Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

Índice de las demás lecciones de este curso

Recursos en esta Web para la capacitación de obreros

Cómo planificar, preparar y presentar mensajes (sermones), conferencias y clases bíblicas

Lección 4

       

“Herramientas útiles para el desarrollo de mensajes, conferencias y clases bíblicas”

        

I. Una concordancia, preferiblemente una concordancia completa. Ejemplo: “Nueva concordancia Strong exhaustiva”, disponible a veces, a buen precio, en Sam’s o Costco. ¿Cómo utilizar efectivamente esta herramienta?

A.  Primero, identificar las palabras más importantes del título y los puntos principales de su presentación. En el tema "La virtud como gracia divina que perfecciona nuestra fe", las palabras "virtud", "gracia", "perfecciona" y "fe" son las más importantes.

B.  Luego, buscar en la concordancia las palabras así identificadas, anotando los textos que pudieran resultar más relevantes a las enseñanzas que usted se propone a impartir.

C.  Entonces, buscar en la Biblia y examinar muy atentamente estos textos.

1.  Fijar con precisión el contexto gramatical e histórico de cada texto, determinando si convenga, o no, incorporarlo en su mensaje o estudio.

2.  Analizar detenidamente la idea, el mandamiento o la lección enseñada en cada texto, integrando pasajes bíblicos en su mensaje o estudio al encontrarlos acorde con el tema y el propósito de la presentación.

3.  Explorar el uso literal o figurativo de las palabras claves, teniendo presente el que figuras retóricas, definidas y enfatizadas debidamente, luego aplicadas sabiamente, suelen llamar mucho la atención del oyente, añadiendo colorido al mensaje o estudio. Por ejemplo, en el título de esta lección, la palabra "herramientas" se usa figurativamente, no tratándose de herramientas fabricadas de hierro, acero, plástico o cualquier otro material sino de las que se emplean para comunicar información. En la Biblia, Cristo, los apóstoles y los profetas se valen aun de herramientas materiales para transmitir, de manera pintoresca e impactante, ideas o conceptos espirituales.  

(a)  La palabra de Dios es "como martillo que quebranta la piedra" (Jeremías 23:29), también usada “piedra” retóricamente en representación del corazón endurecido o la mente resistente a la Verdad divina.

(b)  Juan el Bautista declaró: "…el hacha está puesta a la raíz de los árboles", simbolizando “el hacha” la ira de Dios contra “los árboles”, es decir, los seres humanos, particularmente, según el contexto, contra los israelitas, que no producían “buen fruto”. También dijo: "Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará" (Mateo 3:10-12). El buen maestro o predicador, en la preparación de cualquier exposición sobre este pasaje, se informa sobre la herramienta llamada “aventador”, su forma y uso en el tiempo de Juan el Bautista, explicando toda la terminología para sus oyentes de tal manera que comprendan y se impresionen.

(c)  Jesucristo apuntó: "Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios" (Lucas 9:62). ¿Qué tipo de herramienta es un “arado”? ¿Su forma y uso? ¿Aplicaciones prácticas para el presente? ¿Para el oyente? El maestro o predicador competente responde cabalmente a estas preguntas, siempre procurando la edificación de todos los que le escuchen.

D.  La juiciosa selección de los textos bíblicos más apropiados, y su inteligente incorporación en el estudio o mensaje, expande y fortalece la presentación amena y convincente de temas importantes para el crecimiento del oyente.

E.  Algunos consejos:

1.  No cometer el error de intentar incluir en su presentación todo texto bíblico donde aparecen las palabras claves sino solo los que se prestan para ampliar, esclarecer, ilustrar o confirmar las enseñanzas que desea usted comunicar.

a)  Por ejemplo, supongamos que el tema escogido por usted sea el de "La resurrección". Pues, consultando una concordancia completa, verá que el vocablo clave “resurrección” aparece en muchísimos pasajes. Además, de ser usted perspicaz, comprenderá que el tema “La resurrección” es demasiado abarcador para un solo mensaje o estudio de cuarenta minutos, o menos. Pretender presentar en una sola intervención todas sus facetas, con todo texto bíblico relevante, solo lo haría el maestro o predicador inepto. Así que, la tarea sería determinar cuáles enseñanzas sobre “La resurrección” quisiera usted traer, y luego, seleccionar inteligentemente los pasajes bíblicos más relevantes.

b)  Lo importante no es el número de textos citados sino...

(1)  La concordancia de los textos usados con el tema y…

(2)  …la explicación correcta de los textos.

2. Tener cuidado de no pasar demasiado tiempo definiendo alguna palabra o expresión, explicando su origen, su evolución, su uso gramatical, sus derivados, etcétera, ya que tales disertaciones técnicas tienden a aburrir al oyente promedio. Desde luego, hay excepciones. Por ejemplo, cuando se trata de un estudio doctrinal sobre el modo del "bautismo" bíblico, o sobre el significo preciso de "alabando" en Efesios 5: 19.

II.  Diccionarios. Preferiblemente, diccionarios amplios, los que no solo dan definiciones básicas sino también ejemplos de cómo son usadas las palabras. Las definiciones dadas en tal diccionario pueden ensanchar su entendimiento de cualquier palabra clave, trayendo ideas y sugiriendo aplicaciones que mejoren notablemente su presentación. Ejemplo: La palabra "gestación" como usada en la Lección 3 de esta serie: "La' gestación de un mensaje o de una clase bíblica".

A.  En el Internet se encuentran “diccionarios online” gratis, como también para la venta. Por ejemplo,

1.  www.thefreedictionary.com de Farlex ofrece, gratuitamente, diccionarios en varios idiomas. Al entrar una palabra en español, Farlex presenta las definiciones del Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L., el Diccionario Enciclopédica Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L. y K Dictionaries Ltd., con Tesauro, y opciones para traducciones.

2.  www.education.yahoo.com ofrece, gratuitamente, diccionarios en español e inglés, con traducciones.

3.  www.babylon.com vende diccionarios online.

B.  Hay diccionarios disponibles en el formato de CD (disco compacto), incluso, el Diccionario de la Real Academia Española.

C.  Desde luego, también hay muchos diccionarios impresos, incluyendo algunos especializados. Mencionamos:

1.  Diccionario de uso del español, por María Moliner, de Editorial Gredos, en dos tomos grandes.

2.  Diccionario Anaya de la lengua.

3.  Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, por Manuel Seco, de la Real Academia Española. Editorial ESPASA.

4. Diccionario Vox.

D.  Advertencia. Tratándose de vocablos tales como "iglesia, bautismo, cena, santo, virgen, sacerdote, comunión, altar, obispo, diácono, reverendo, apostasía", etcétera, etcétera, los diccionarios de actualidad acostumbran dar definiciones de acuerdo con el uso corriente de tales palabras, o definiciones dictadas por la Iglesia Católica Romana. En muchos casos, estas definiciones no armonizan en nada con el significado o uso de los mismos vocablos en la Biblia.

III.  Materiales preparados por miembros de la iglesia de Cristo.

A.  Existen no pocos recursos en español preparados por miembros de nuestra propia hermandad. ¿Está usted plenamente familiarizado con ellos? ¿Sabe dónde conseguirlos? ¿Los tiene en su biblioteca personal? ¿Los usa en el desarrollo de sus mensajes y clases?

B.  A continuación, indicamos cinco fuentes de estos recursos, entre numerosas que ofrecen materiales, ya sean muchos o pocos.

1.  Iglesia de Cristo. P. O. Box 1264, Bayamón, Puerto Rico 00960. www.editoriallapaz.org –miles de páginas de materiales: comentarios bíblicos, guías para clases bíblicas, sermones completos, bosquejos para sermones, más de 430 Presentaciones gráficas, intercambios sobre temas controvertidos, etcétera. También materiales impresos y grabados en CD o casete, incluso, muchos himnos a capela.    “Editorial La Paz” no es una organización sino meramente un nombre que identifica el proyecto de preparar materiales para el evangelismo y la edificación de los convertidos a Cristo.

2.  Spanish Literature Ministry, Drawer W, Wichita Falls, TX 76308- 0095.

3.  Cursos para líderes (Iglesia de Cristo, 306 E. Franklin, Farmerville, LA 71241) ofrece estudios extensos que cubren muchos temas y textos bíblicos. Los cursos incluyen tanto materiales impresos como grabados. www.cbpoc.net    www.cursosbiblicos.net  

4.  La Voz Eterna (PO Box 15218, Houston, TX 77220).

5.  Cursos para líderes C.E.L.O (Instituto Baxter, Apdo. 1726, Tegucigalpa, Honduras, C.A.) ofrece estudios por correspondencia para líderes.

C.  A todo predicador, maestro y maestra le convendría tener estos recursos de nuestra hermandad en su propia biblioteca, usándolos astuta y sabiamente en el desarrollo de mensajes y estudios.

D.  Los materiales que nuestros hermanos preparan deberían tener muchísimo más importancia para nosotros que los preparados por personas de otras iglesias o religiones. He aquí, dos razones obvias:

1.  Lo que producen nuestros hermanos se ajusta más a la Verdad divina tal cual dada en la Biblia.

2.  Lo nuestro no está plagado por las interpretaciones doctrinales erróneas características de las producciones realizadas por mentes gobernadas por las distintas "escuelas de interpretación" del sectarismo cristiano.

E.  Ciertamente, no procede sabiamente el predicador o maestro que desprecia lo nuestro, prefiriendo lo que ofrecen apoyadores de credos o tradiciones religiosas humanas.

1.  El que tamaño error comete se expone al peligro de ser engañado por falsos maestros.

2.  De incorporar en sus mensajes o estudios las falsedades de los que enseñan doctrinas, mandamientos o tradiciones de hombres, no solo se engaña a sí mismo sino también a sus oyentes, convirtiéndose él mismo en falso maestro.

F. ¿Por qué algunos maestros y predicadores de nuestra hermandad no acostumbran estudiar y usar lo que producen los nuestros? Indicamos algunas posibles razones.

1.  Simplemente, no tienen conocimiento de los materiales disponibles. Pero, que conste: el obrero apto y responsable pregunta por los materiales confeccionados por los nuestros, los busca afanosamente, y de ser posible, los hace suyos. No llena su oficina o lugar de estudios con materiales sectarios, obviando o despreciando lo preparado por nuestra hermandad.

2.  "Yo no utilizo los materiales preparados por el hermano fulano o el hermano mengano   porque sus exposiciones sobre varios temas y textos hasta se contradicen, y yo no quiero confundirme." A lo cual respondemos:

a)  Analizar distintos puntos de vista, compararlos los unos con los otros y también compararlos cuidadosamente con la Biblia, es un proceso que resulta, se supone, en el ensanchamiento de nuestro conocimiento y entendimiento, ayudándonos a formular conclusiones propias iluminadas por toda la información recopilada y escrutada diligentemente.

b)  Además, los maestros y predicadores de la iglesia del Señor podemos tener distintas opiniones sobre temas y asuntos bíblicos no esenciales para la salvación sin enemistarnos, sin perder la comunión y la unidad que Dios nos enseña. Por ejemplo, sobre el significado de la "primera resurrección" presentada en Apocalipsis 20.

c)  Ahora bien, en lo concerniente a las enseñanzas bíblicas esenciales sí para salvación, diríamos que estudiar imparcial y detenidamente todo lo que dice la Biblia sobre cada enseñanza de esta categoría, luego escrutar lo que dicen nuestros hermanos eruditos al respecto, contribuiría, es de esperarse, a que lleguemos a la muy deseada y necesaria "unidad de la fe" (Efesios 4:14). Es decir, nos llevaría a las mismas conclusiones. A tener las mismas creencias, a pensar y hablar “una misma cosa” (1 Corintios 1:10), a andar, adorar y obrar conforme a “una misma regla” (Filipenses 3:16). No estudiar de esta manera es la falta mayúscula que conduce a no pocos a las lagunas de conocimiento a medias, de entendimiento parcial, deducciones defectuosas y posiciones contrarias, cuyo fruto amargo son las odiosas, debilitantes y vergonzosas divisiones.

3. Ningún escritor, predicador o conferencista de la iglesia es infalible. Esto es axiomático.

a)  Por lo tanto, sabio y astuto es aquel que examina con la lupa de la Biblia toda enseñanza traída por los hermanos, particularmente sobre temas doctrinales.

b)  ¿Implica este observación que no debiéramos tener confianza en los maestros y predicadores de nuestra propia hermandad? Pues, a la verdad, no nos conviene tener confianza implícita, o ciega, en ningún predicador o maestro de nuestra hermandad, por mucha fama que tenga o éxito que haya logrado en sus ministerios. Consideremos:

(1)  El mero hecho de identificarse algún creyente como miembro de nuestra hermandad, aun como predicador, obispo (anciano) o maestro de la “iglesia de Cristo”, no justifica asumir que el tal apoye toda la sana doctrina. Presumir la verticalidad doctrinal y moral de todo aquel que así se presente, sin ver o requerir evidencias fehacientes, lo hace el cristiano meloso, ingenuo, demasiado confiado, inmaduro.

(2)  No por nada nos exhorta el Espíritu Santo a probar a todos los que ministran en el nombre del Señor (1 Corintios 14:29; 1 Juan 4:1), no eximiéndose los que se identifican con de la “iglesia de Cristo”. Hacer caso omiso a esta exhortación es abrir puertas a decepciones, engaños y aun divisiones.

(3)  Examinar objetiva e minuciosamente toda enseñanza traída por nuestros hermanos es la responsabilidad de todo buen maestro o predicador.

(4)  No deberíamos seguir ciegamente las enseñanzas de nadie. Tampoco hacernos "discípulos" de ningún hermano, admirándolo y ensalzándolo al extremo de creer, sin examinar, todo lo que enseñe, también repitiéndolo. "Maldito el varón que confía en el hombre" (Jeremías 17:5).

(a)  Algunos feligreses de la iglesia en Corinto se identificaban como discípulos de Pablo; otros, de Apolos; otros, de Cefas; y otros, de Cristo (1 Corintios 1: 12).

(b)  Hoy día, también impera la misma mentalidad en muchos. Aunque no lo digan con el mismo descaro de los corintios culpables, permiten que su mente y espíritu los domine algún hermano de carisma excepcional o fuertemente agresivo en la proclamación de sus convicciones. “Yo soy de Efraín Valverde; yo, de Leonel Cortés; yo, de Harris Goodwin; yo, de Wayne Partain; yo, de Larry White. En fin, de cualquier predicador o maestro destacado de la hermandad. Tristemente, de la manera que hay “Compradores de predicadores y maestros”, también hay “Predicadores y maestros que se venden”, que no son suyos, ni son de Cristo, sino que son esclavos de los que los manipulan.

(5)  Cada maestro y predicador dará cuenta personal a Dios por lo que enseña. A esta realidad obedece la exhortación de Santiago: "Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación" (Santiago 3: 1).

(a)  Si repite usted, como "papagayo", lo que otros enseñan porque no está dispuesto usted a pasar el trabajo de estudiar por su propia cuenta, lógica e indiscutiblemente, responderá delante de Dios por los errores inculcados debido a su propia vagancia mental y espiritual.

(b)  ¿Hace usted el rol de maestro o predicador? Pues, le incumbe usar al máximo la inteligencia que Dios le ha dado, ocupándose asiduamente “en la lectura, la exhortación y la enseñanza” (1 Timoteo 4:13), “Procura con DILIGENCIA presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué arrepentirse, que USA BIEN la palabra de Dios” (2 Timoteo 2:15). “Examinadlo todo; retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21) es su sagrado deber, pero ¿cómo hacerlo si no está dispuesto a dedicarse arduamente a hacer precisamente lo que el texto ordena? Le corresponde, pues, aprovechar la inteligencia con la que Dios le ha dotado, leyendo, muy frecuentemente, la Biblia, y también obras relevantes. Examinarlo todo, pensar, reflexionar, razonar y llegar a tener convicción propia es mi deber, teniendo el mismo deber cada cristiano que desempeña el rol de maestro, predicador u obispo (anciano).

(c)  Esta convicción muy personal, que no descansa principalmente en los estudios de terceras sino en los realizados por uno mismo, infunde poder al maestro o predicador, revistiéndole de la “autoridad” necesaria para adoctrinar de manera convincente. “Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” (Tito 2:15).

IV.  Literatura, grabaciones, sitios de Internet, etcétera, que ofrecen personas no miembros de nuestra hermandad.

A.  Ejemplos de tales materiales:

1.  Manuales o diccionarios bíblicos. “Diccionario bíblico conciso Holman”; “Manuel bíblico de Unger”; “Diccionario bíblico ilustrado”, etcétera.

2.  Libros de historia cristiana.

3.  Los comentarios bíblicos de D. L. Moody, Luis Palau, Billy Graham, Tyndale, Juan Calvino, Martín Lutero, Juan Wesley, Matthew Henry, etcétera.

4.  Todos los materiales producidos por editoriales de otras iglesias tales como: Casa Bautista, Casa Nazarena, La Reforma y Betania.

5.  Recomendamos la obra digital “iLumina”, la cual contiene varias versiones de la Biblia, diccionarios bíblicos, mapas, concordancia, fotografías de lugares y objetos asociados con la Biblia, animaciones computarizadas y otras ayudas. A veces, Sam’s lo tiene disponible. www.ilumina.com

B.  El sabio estudiante de materias espirituales examina cuidadosamente, a la luz de la Biblia, esta categoría de material, reteniendo lo bueno y rechazando lo que no concuerde con la verdad de las Escrituras. Por ejemplo, el Manuel bíblico de Unger” provee mucha información correcta, pero su autor, el Sr. Merrill F. Unger enseña, en el mismo Manual, el premilenialismo, es decir, que Cristo viene por Segunda Vez antes del Milenio, para establecer un “reino milenario” aquí en la tierra.

C.  Por supuesto, el conocimiento amplio de la sana doctrina enseñada en la Biblia es indispensable para el escrutinio inteligente de los escritos o ponencias de predicadores y maestros de otras iglesias o religiones.

1.  Al buen doctor le hace falta pleno conocimiento de enfermedades, condiciones físicas, medicamentos o tratamientos disponibles, etcétera, para diagnosticar acertadamente el mal de su paciente y restaurarle a salud.

2.  Igualmente, al tecnólogo que toma y lee radiografías es requerimiento imprescindible que tenga perfecto conocimiento de los equipos y procedimientos utilizados, y además, la preparación necesaria para interpretar, sin equivocarse, los resultados obtenidos. De ello dependería la curación de cualquier mal detectado, quizás aun la vida misma de la persona afectada.

3.  Asimismo, el previo conocimiento pleno de la regla divina, con la cual todo lo espiritual ha de medirse, es absolutamente indispensable para realizar un examen inteligente e imparcial de lo que escriben y dicen personas no pertenecientes a nuestra hermandad. Al decir “regla divina”, se trata, desde luego, de la Biblia (Apocalipsis 11:1-2).

D.  Una problemática seria impacta a no pocas congregaciones locales de actualidad, a saber, la que crean predicadores o maestros que no poseen este "requisito previo". O sea, no conocen bien la sana doctrina bíblica sobre algunos temas claves. Este tipo de siervo, al estudiar los escritos o escuchar los mensajes de quienes propagan interpretaciones privadas de textos bíblicos o conceptos puramente humanos, aceptan sus enseñanzas como verídicas. Luego, se las transmiten a las congregaciones donde ejercen sus ministerios. No habiendo en ellas cristianos capaces de reconocer y resistir el error, todos terminan apostatando de la fe verdadera.

1.  Respetado maestro o predicador, ¿hasta qué medida domina usted los siguientes  temas o corrientes religiosas?

a)  La organización bíblica de la iglesia. ¿Sabe discernir entre congregaciones organizadas bíblicamente e iglesias tipo comunitaria, iglesias dominadas por una sola persona, el paradigma de mega iglesias, etcétera?

b)  La adoración contemporánea, espontánea, tradicional o bíblica. Por qué no tocar instrumentos de música en las alabanzas.

c)  La naturaleza única de la iglesia tal cual concebida por Dios y establecida por Jesucristo, en contraste con patrones del denominacionalismo.

d)  Evangelios nuevos tales como el de la “prosperidad”, el de “superación personal”, el de “renovación social”, el de “liberación”, el de “ecumenismo”, el de “células”, etcétera.

e)  Todo lo relacionado con el pentecostalismo –avivamiento, señales, “dones de sanidad, lenguas y profecías”, bautismo en el Espíritu Santo, “rapto de la iglesia”, “dejado atrás”, “Anticristo”, “reino milenario en la tierra”, “tres Venidas de Jesucristo”, etcétera.

f)  Enseñanzas bíblicas aplicadas al matrimonio, divorcio, nuevas nupcias, concubinato, convivir sin casarse, bautismo de personas no arrepentidas de sus pecados de índole social-sexual, etcétera.

2.  Respecto a estos temas, y otros parecidos, ¿acaso se hallan muchas lagunas en su mente, dudas, aun la inclinación de aceptar e implementar mucho de lo que están enseñando e implementando líderes de iglesias que no integran nuestra hermandad? De ser así su condición espiritual, ¿a qué se debe? ¿A la falta de conocimiento bíblico atribuible a vagancia mental? Comoquiera que sea, volvemos a enfatizar que el maestro o predicador que enseña mal a sus oyentes, despistándolos del camino correcto trazado por el Espíritu Santo y causando divisiones, dará cuenta a Dios.  

E.  La solución para esta problemática:

1.  Estudiar más la Biblia.

2.  Tomar los cursos avanzados ofrecidos por maestros experimentados y capaces de la iglesia.

3.  Estudiar las exposiciones impresas, grabadas o de Internet sobre estos temas preparadas por los hermanos de nuestra hermandad.

V.  La inversión requerida para adquirir buenas herramientas.

A.  Los que ejercen oficios seculares (agricultores, albañiles, carpinteros, dentistas, etcétera) invierten dinero en los equipos necesarios para realizar, agilizar o mejorar sus trabajos.

B.  Asimismo, el buen obrero de Cristo está dispuesto a invertir dinero en la adquisición de las "herramientas" importantes para el ejercicio de su profesión espiritual, siempre y cuando cuente con fondos para hacerlo.

VI.  Ejercicios:

A.  Juntar usted todas sus "herramientas" de estudio en un solo lugar, por ejemplo, en su oficina o el cuarto de su casa donde estudia.

B.  Hacer un listado de las "herramientas" con las cuales cuenta en la actualidad.

C.  Hacer un listado de las 'que más le hace falta.

D.  Determinar y apuntar las medidas que pueda usted tomar para adquirir las que necesita.

E.  Hacer una lista de temas religiosos y pasajes bíblicos que usted aún no domina bien.  

Índice de las demás lecciones de este curso

Recursos en esta Web para la capacitación de obreros

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.