Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

La iglesia ideal, según Dios

¿Quién es cristiano de verdad ante Dios?

Este tema en PDF imprimible como FOLLETO
de cuatro páginas, impreso en una hoja tamaño
carta de un doblez

 

El plan divino de salvación

El ser parado en la punta del pináculo… ¡es usted!... ¡soy yo! Frente a la eternidad del más allá. El Dios Creador afirma categóricamente que “quiere que todos los hombres se salven” eternamente (1 Timoteo 2:4), facilitándonoslo al darnos su “evangelio eterno” (Apocalipsis 14:6). Este escrito es, efectivamente, una guía para la auto instrucción sobre este “evangelio”.

¡Su salvación está muy cerca! Veinte minutos para esta orientación. Un tiempito más para andar los pasos programados por Dios.

Estimado lector, estimada, ¿desea usted salvar su alma, reconciliándose con Dios, para tener derecho a la vida eterna en el cielo y evitar terminar en el lugar de castigo eterno? Lógicamente, no alcanzará usted tan grandes bendiciones sin hacer nada de su parte. Existen condiciones para todo ser humano, las que Dios mismo ha establecido en su Nuevo Testamento. Las personas dotadas de entendimiento y mente abierta que leen o escuchan estas condiciones pueden comprenderlas casi al instante, pues son pocas y sencillas, y teniendo la voluntad dispuesta, puede obedecerlas enseguida para salvación. De hecho, es factible efectuar todo el proceso de aprendizaje y obediencia en cuestión de horas, transformándose pronto de perdido a salvo, trasladado rápido del reino de las tinieblas al Reino espiritual del amado Hijo de Dios.

Primer paso: OÍR, con entendimiento, el evangelio"Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios(Romanos 10:17)

a) ¿Está usted dispuesto a oír la palabra de Dios?

b) ¿Comprende que la fe necesaria para agradar a Dios se obtiene por medio de oír la palabra (el evangelio) que Dios mismo proclama?

c) Esta "palabra de Dios" que produce fe se encuentra solo en la Biblia. Una vez dado el mensaje divino, y ratificado, "nadie lo invalida, ni le añade" (Gálatas 3:15). ¿Permitirá usted que su fe esté fundamentada solo en esta "palabra de Dios", no yendo más allá "de lo que está escrito" (1 Corintios 4:6)?

Segundo paso: CREER de todo corazón"Pero sin la fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay,que es galardonador de los que le buscan(Hebreos 11:6).

a) Usted se está acercando a Dios. Por el testimonio de la "palabra" que está recibiendo y por el testimonio de la creación misma (Romanos 1:18-20), ¿cree usted que Dios existe?

b) ¿Cree usted que él es capaz de cumplir sus promesas de resucitar a los muertos y dar vida eterna a los justos, llevándolos a morar "en la casa" celestial donde hay "muchas moradas"? O sea, ¿realmente cree que él es poderoso para ser "galardonador de los que le buscan"? ¿Deposita su fe en él incondicionalmente?

c) Esta fe que agrada a Dios y que "vale algo" es la que "obra por el amor" (Gálatas 5:6). Esta fe "obra", impulsando a obedecer los demás mandamientos. “La fe sin obras es muerta” (Santiago 2:20). ¿Permitirá usted que su fe se exprese y que su alma sea purificada mediante "la obediencia a la verdad" (1 Pedro 1:22)?

Tercer paso: ARREPENTIRSE de sus pecados. Es decir, sentir vergüenza por ellos y determinar no seguir pecando, ajustando su conducta a las normas morales de Dios. "Pero Dios... ahora manda a todos los hombres en todo lugarque se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia" (Hechos 17:30-31)"Arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio" (Hechos 3:19).

a) ¿Está arrepentido de sus pecados?

b) ¿Está decidido a no seguir pecando?

c) "Renovaos en el espíritu de vuestra mente""Desechando la mentira, hablad verdad…" "…no se ponga el sol sobre vuestro enojo." "…el que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo... lo que es bueno.” "…ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca." "…pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros... ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías" (Efesios 4:22-32; 5:1-5). ¿Acepta usted conducirse conforme a estas normas para que sea "nuevo hombre (o mujer), creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad"?

d) ¿Desea, con toda su alma, disfrutar los "tiempos de refrigerio" que vienen "de la presencia del Señor"? Por ejemplo, "la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento" (Filipenses 4:7), el "descanso" para su espíritu (Mateo 11:28-30), y la "consolación eterna y buena esperanza por gracia" (2 Tesalonicenses 2:16) que Jesucristo da.

Cuarto paso: CONFESAR el nombre de Cristo"Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación(Romanos 10:9-10). Cuando "un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros", oyó el evangelio y quiso obedecerlo, bautizándose, el evangelista Felipe le dijo: "Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios(Hechos 8:26-40). 

    


Hacía unos instantes antes de la toma de esta fotografía, el joven a la derecha confesó "con su boca que Jesús es el Señor". Dirigido por un anciano (obispo) de la iglesia, todos los congregados piden bendiciones divinas para el joven y su decisión sabia e importantísima de obedecer los mandamientos de Cristo. Terminada la oración, el joven fue bautizado "enseguida", glorioso acto registrado en la siguiente fotografía. Usted aprenderá la "sana doctrina"sobre por qué no posponer el bautismo al proseguir con este estudio.


 

a) ¿Está usted dispuesto a pronunciar estas mismas palabras? ¿A confesar con su propia boca que "Jesucristo es el Hijo de Dios"?

b) Me incumbe orientarle que confesar "con su boca que Jesús es el Señor" es uno de varios pasos esenciales para ser salvo"Todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:18). De no seguir leyendo el pasaje, bien pudiera usted pensar que no hiciera falta nada más para la salvación sino invocar el nombre del Señor. Sin embargo, los versículos subsiguientes identifican, claramente, pasos adicionales. "¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quién les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!" (Romanos 10:14-15). Los pasos evidentes en este pasaje son los siguientes:

(1) Predicadores enviados a anunciar "la paz", las "buenas nuevas". (El deber de enviarlos pertenece a la iglesia que Cristo edificó.)

(2) Que los predicadores enviados cumplan su misión, proclamando las "buenas nuevas".

(3) Que almas sinceras oigan las "buenas nuevas" acerca de Cristo.

(4) Que crean en Cristo.

(5) Que invoquen su nombre, pues "¿cómo... invocarán a aquel en el cual no han creído?”

Ahora bien, por inferencia necesaria, entre "creer" e "invocar" figura el paso de "arrepentirse". ¿Se atrevería usted a "invocar" el nombre del Señor "para salvación", sin haberse arrepentido de sus pecados? "Señor, invoco tu nombre, confesando que tú eres el Hijo de Dios, y quisiera que me salves, pero todavía no estoy arrepentido." Lógicamente, el paso de arrepentirse precede al de invocar. Sin embargo, este paso del arrepentimiento no se menciona en Romanos 10:9-15. ¿Comprende usted que no todos los pasos indispensables para la salvación se encuentran en un solo texto bíblico? De hecho, tampoco aparece en Romanos 10:9-15 el próximo paso que es igualmente indispensable.

Después de la buena confesión se toma, sin demora, el próximo paso.

El quinto paso: BAUTIZARSE (sumergirse, zambullirse) en el agua "para perdón de los pecados" (Hechos 2:38). ¿Duda usted de la necesidad del bautismo en agua para salvación? El deber de este servidor como guía es traer a su atención los textos inspirados relevantes. Su deber es analizarlos objetivamente, sin ideas preconcebidas. Está en juego su salvación, como también la mía. Cuidado de no tropezar en este momento sobre tradiciones, mandamientos o interpretaciones privadas de los hombres.

a) Condiciones para salvación de la GRAN COMISIÓN. "Id por todo el mundo y predicad el evangelio toda criatura. El que creyere y fuere bautizadoserá salvo; mas el que no creyere, será condenado" (Marcos 16:15-16). He aquí la Gran Comisión dada por Cristo a los apóstoles, y en ella figuran dos de las condiciones para salvación, a saber, creer y bautizarse.

(1) ¿Acepta usted estas dos condiciones como necesarias ambas para ser salvo?

(2) Según los términos de esta Gran Comisión, ¿es "creer" el único paso esencial para ser salvo? ¿Cuál otro paso establece Cristo?

(3) La expresión "fuere bautizado", ¿precede la promesa "será salvo", o la sigue? ¿Se realiza el bautismo antes de ser salvo o después?

b) Bautizados en Pentecostés “para perdón”. "Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíosy bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Así que, los que recibieron la palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas" (Hechos 2:36-41).

(1) Estos eventos acontecieron en el día de Pentecostés, diez días después de la ascensión de Cristo. Aquel día, se implementó la Gran Comisión por primera vez. En la Comisión Cristo había puesto el bautismo como requerimiento para ser salvo. ¿Lo presentaron así los apóstoles en el día de Pentecostés o lo eliminaron como requerimiento? Ellos dijeron: "Bautícese cada uno... para perdón de los pecados". ¡Exactamente como en la Gran Comisión! ¿Concuerda usted? ¿Por qué razón debería bautizarse "cada uno"? La respuesta correcta es "…para perdón". No porque ya hubiese recibido el perdón sino para recibirlo.

(2) ¿Qué acción tomaron "los que recibieron la palabra" de los apóstoles? "…fueron bautizados." ¿Cuándo? "…aquel día." ¡Aquel mismo día se bautizaron, y fueron añadidos a la iglesia! "Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47). ¿Está usted de acuerdo en seguir su ejemplo? ¿Está dispuesto a bautizarse hoy mismo "para perdón"?

c) Citamos de nuevo el caso de aquel etíope, tesorero de la reina Candace. "Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino" (Hechos 8:35-39).

(1) ¿Por qué pidió el eunuco ser bautizado? Porque Felipe, al anunciarle "el evangelio de Jesús", debía enseñarle, obligatoriamente, el bautismo como condición para salvación. A mí me toca hacer otro tanto. No le enseño el puro y completo "evangelio de Jesús" si dejo fuera el bautismo "para perdón de los pecados". ¿Está usted de acuerdo?

(2) ¿En qué elemento fue bautizado el eunuco? "Llegaron a cierta agua ... Aquí hay agua ... descendieron ambos al agua ... subieron del agua." Obviamente, aquella agua era agua literal. Retóricamente, Cristo es "una fuente de agua que salte para vida eterna" (Juan 4:14), pero el bautismo de la Gran Comisión se efectúa en agua literal, como en el caso del etíope. ¿Está usted dispuesto a sumergirse en agua literal?

(3) En la ejecución del bautismo de aquel etíope, ¿cuántos descendieron al agua? "Ambos... Felipe y el eunuco." ¿Por qué ambos? Porque el bautismo es por inmersión, y no por rociamiento. ¿Está usted de acuerdo en descender al agua, juntamente con algún cristiano fiel quien bautizare a usted como se bautizó el etíope?

(4) ¿Cuándo fue bautizado aquel etíope? ¡Tan pronto confesara "Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios"! ¿Con qué razón posponer el bautismo? Posponerlo es posponer la salvación, ya que el bautismo es requisito "para perdón". ¿Quiere usted ser salvo hoy mismo? ¡Bautícese, pues, enseguida! Todos los ejemplos de conversión relatados en el libro de Hechos de apóstoles enseñan esta misma "sana doctrina" y práctica.

(5) ¿Cómo se sentía aquel etíope después de subir del agua del bautismo? “Gozoso.” Había obedecido el mandato de Dios. Fue perdonado. Fue añadido a la iglesia. Echó mano de la vida eterna. Qué conste: “Gozoso” después de bautizarse, y no antes. Quien se regocija antes del bautismo, creyéndose salvo sin el bautismo, experimenta un "gozo" prematuro y engañoso. ¿Quiere usted conocer el gozo que sentía el etíope? ¡Bautícese como se bautizó él!

 

Dos varones cristianos bautizan bíblicamente a una dama quien, momentos antes, había confesado con sus labios el nombre del Señor Jesucristo. Ella fue bautizada "enseguida", por inmersión, y "para perdón de los pecados", tal cual enseña el Espíritu Santo en el Nuevo Testamento. La dama se levanta de estas aguas
para "andar en nueva vida" (Romanos 6:3-7).

d) Bautizados enseguida el carcelero de Filipos y su familia. Impactado fuertemente aquel carcelero por el terremoto acaecido a media noche y circunstancias relacionadas, él "se postró a los pies de Pablo y de Silas; y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y enseguida se bautizó él con todos los suyos. Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. Cuando fue de día, los magistrados enviaron alguaciles a decir: Suelta a aquellos hombres... Pero Pablo les dijo... No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos” (Hechos 16:25-37).

(1) ¿Cómo conocieron el carcelero y su familia, siendo ellos gentiles y paganos, al Señor Jesucristo? ¿Qué responde usted? Si contesta que mediante "la palabra del Señor" que Pablo y Silas "le hablaron... a él y a todos los que estaban en su casa", acertaría perfectamente, pues -¿se acuerda?- "...la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios".

(2) ¿Alcanzaron el carcelero y su familia la salvación al creer en Jesucristo, sin tomar otros pasos, porque Pablo y Silas le dijeron: "Cree... y serás salvo, tú y tu casa"? De responder usted que no, indicando que el relato de su conversión no termina con "cree... y serás salvo" sino cuando se bautizan todos, pues bien, ¡tendría usted toda la razón!

(3) ¿Cuándo se bautizaron el carcelero y su familia? Si replica que enseguida, aquella misma noche, citando las palabras inspiradas: "en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y enseguida se bautizó él con todos los suyos", su respuesta sería absolutamente correcta. ¿Se bautizaron antes del alba? Al responder usted en lo afirmativo, observando que la frase "Cuando fue de día" marca un punto en la línea del tiempo después de los bautismos, después de que el carcelero llevara a Pablo y Silas a la casa y después de que les pusiera la mesa, pero antes de que saliera el sol, entonces, estaría razonando usted con lógica irreprochable, demostrando que sabe tomar en cuenta detalles importantes.

(4) ¿Dónde se efectuaron los bautismos? ¿En la casa del carcelero? Si apunta usted que en la casa no, sino fuera de la casa, porque después de los bautismos el carcelero lleva a Pablo y Silas "a su casa", ¡qué bien! Deducción irrefutable haría usted, razonando sanamente.

(5) ¿Se bautizaron “ENSEGUIDA”, aun antes del alba, porque Pablo y Silas tuviesen prisa para huir de Filipos? Si observa usted que no tenían ninguna prisa porque, cuando los alguaciles mandan a decir "Suelta aquellos hombres", y el carcelero se lo hace saber a Pablo y Silas, Pablo responde: "No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos", entonces, su conclusión armonizaría al pie de la letra con los hechos del caso.

e)  Ananías, predicador, dice a Saulo, pecador: "Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre(Hechos 22:16). Se desprende que Saulo de Tarso no fue salvo camino a Damasco sino cuando fue bautizado en Damasco.

f)  El apóstol Pedro corrobora la necesidad del bautismo "para perdón" escribiendo: "El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo" (1 Pedro 3:21)Pedro afirma categóricamente que "el bautismo... nos salva". Subrayamos "nos", deletreando este pronombre así para énfasis: "N O S". Cuidado de no eliminar la "s" de la palabra, haciendo que lea la frase "no salvo" en vez de "nos salva".

g)  "¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva(Romanos 6:3-4). El bautismo es, pues, una sepultura en agua. Esto quiere decir que es por inmersión, y no por aspersión o rociamiento. El viejo hombre de pecado es sepultado mediante el bautismo y se levanta la nueva criatura para andar "en vida nueva". Así que, pese a que la persona cambie su conducta antes de bautizarse, seguiría arrastrando sus pecados hasta no bautizarse. Queda libre al bautizarse bíblicamente.

El sexto paso. Permanecer fiel hasta el fin de su jornada terrenal. Al tomar usted los primeros cinco pasos, sus pecados pasados serán remitidos, y Cristo le añadirá a su iglesia. De ahí en adelante, es necesario ser "fiel hasta la muerte" para heredar la vida eterna (Apocalipsis 2:10).

Orientaciones claves. ¿Enseñan estos textos y ejemplos traídos para su estudio que una sola acción o atributo salva? ¿Salva el amor, la gracia o la misericordia de Dios, sin que el ser humano tome acción alguna? ¿Salva la fe sola, sin obrar, sin obedecer el que cree? ¿Se salva el alma con solo invocar el nombre de Cristo? ¿O se complementan y son necesarios todos los atributos y todas las acciones enseñados en el evangelio de Cristo? La realidad es que todos son necesarios y se complementan: el amor, la gracia y la misericordia de Dios para con los humanos; el sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz; la predicación del evangelio puro; que el oyente deseoso de salvarse oiga el evangelio, que crea en Cristo, que confiese su nombre, que se arrepienta, que se bautice para perdón, que sea añadido a la iglesia y que permanezca fiel hasta el fin. ¡TODOS son necesarios! Por sí solo, ¡ninguno salva!

Amado, amada, Dios ama a usted con un amor grandioso y sacrificado. Si usted reciproca su amor y anhela recibir la salvación que él le ofrece, ¿qué impide que obedezca enseguida las condiciones para perdón que acaba de aprender?  ¿Cómo proceder? Pues, ya entiende que no es tan fácil como repetir la "Oración del pecador para salvación", la cual muchos predican por error. Ni tampoco es tan acomodaticio como meramente hacer "Profesión de fe", otro "plan" de guías faltos de entendimiento. Entonces, ¿qué? Ya lo sabe usted: sencillamente, ¡aplicar lo aprendido! 

Para asistencia al respeto, especialmente, para bautizarse bíblicamente, procurar hallar una congregación legítima de la iglesia de Cristo. Primero, consultar el Directorio de congregaciones en www.editoriallapaz.org/directorio_desglose.htm. O, en el Internet, en “Búsqueda” anotar “iglesia de Cristo”, o “iglesias de Cristo”, y su país, provincia (estado) y ciudad. O, solicitar información, escribiendo a editoriallapaz2@gmail.com. A sus órdenes en el Señor.  

     ¿Cuánto tiempo tardó usted en aprender los pasos estudiados? ¿Acaso unos veinte o treinta minutos? ¿Cuánto tiempo necesita para obedecer? ¡Le falta poco para ser salvo! Diligencia y prisa se requieren para que no pase este día sin antes gozar usted de perdón y reconciliación, con sus grandiosas bendiciones y esperanza inigualable.

 

Este tema en PDF imprimible como FOLLETO de cuatro páginas, impreso en una hoja tamaño carta de un doblez

 


 

Tema relevante

¡Por aquí para el cielo! ¿Sabe leer el mapa espiritual donde se traza la ruta segura para llegar al Cielo de Dios?

Esta gráfica de una carretera derechita que, después de un tramo, sube hacia el espacio, terminando en una flecha apuntando al Cielo, ilustra el mensaje espiritual ¡Por esta ruta al Cielo!, en editoriallapaz.

¡Por aquí para el cielo!¿Sabe leer el mapa espiritual donde se traza la ruta segura para llegar al Cielo de Dios? ¿Distinguir entre caminos que parecen correctos, pero no lo son? ¿Desvíos que engañan, poniendo en gran peligro al alma? ¡No por caminos viejos ya eliminados ni por vías nuevas hechas por religiosos que no siguen directrices del único Ingeniero autorizado! No por allá, ni por acá, sino precisamente por la ruta trazada en el Nuevo Testamento. Lugares y caminos en el mundo religioso-moral-espiritual. Comparaciones muy instructivas, con textos bíblicos relevantes.

 


 

¿Quién es cristiano de verdad ante Dios?

La iglesia ideal, según Dios

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.