Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Cursos y estudios en esta Web para la capacitación ministerial

Muchos estudios, artículos y mensajes en esta Web sobre Familia, Matrimonio y Juventud

Iglesia de Cristo en Puerto Rico

Sermones en esta Web. Más de cien. De texto completo, PDF, para PowerPoint, audio y video.

Clases bíblicas en esta Web. Gran cantidad. Guías para el maestro. PDF, para PowerPoint, de texto completo.

Desglose del contenido de esta serie sobre la Unidad de la fe y de la iglesia

 

La Unidad de la Iglesia y de la fe

Esta gráfica identifica el tema ‘La unidad de la iglesia fortalecida grandemente por familias cristianas bien unidas’, Tema 6, Parte 1, de la serie ‘La unidad de la iglesia’, en editoriallpaz.org.

Tema 6

La unidad de la iglesia fortalecida grandemente por familias cristianas bien unidas

Parte 1

I.  Introducción.

A.  Salutación. Agradecemos al Creador del universo el privilegio de compartir este estudio con todos los que están “solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de paz” (Efesios 4:3).

B.  Tema: "La unidad de la iglesia fortalecida grandemente por la familia cristiana muy unida".

1.  Visualizamos a la iglesia local como una esfera (globo) grande, con una superficie dura y brillante, llena de entidades con vida, dinámica (en movimiento), y que emita luz y energía, atrayendo a las almas conforme al poder que pulse en su interior.

a)  La "Superficie dura y brillante" es el “amor fraternal no fingido” (1 Pedro 1:22).

(1)  Esta es la fuerza que une a todos los moradores de la esfera grande.

(2)  Este amor puro es como un casco fuerte que encierra y protege a todas las familias y los individuos que se encuentran en la esfera grande (congregación).

b)  Dentro de esta esfera grande discernimos otras “Esferas más pequeñas”.

(1)  Estas esferas pequeñas simbolizan a las familias que componen la congregación.

(2)  Observamos que estas esferas pequeñas pueden agruparse de acuerdo con los rasgos que los caracterizan.

2.  Estudiemos de cerca las esferas pequeñas para entender cómo contribuyen a la integridad, unidad y poder de la esfera grande, o restan de ella.

II.  “Esferas pequeñas casi perfectamente redondas.” En el centro de la esfera grande se destaca una concentración de esferas pequeñas casi perfectamente redondas, cada una con una superficie dura y luminosa, y por dentro unas entidades posicionadas y conectadas, conforme a un solo plan maestro, de tal modo que se maximicen la unidad, productividad, poder y felicidad de los componentes del grupo.

A.  Cada una de este grupo particular de esferas simboliza a una familia cristiana fiel y muy unida. Componen, efectivamente, el núcleo de la congregación local.

B.  La estabilidad, fuerza y permanencia de la congregación se centran en estas familias.

C.  Estas familias sólidas y unidas aseguran que la iglesia sea sólida y unida.

D.  Emana de esta concentración de esferas (familias unidas) tremendo poder espiritual, la que se hace sentir en toda la esfera grande (la congregación). Aquí está la dínamo principal de la iglesia, la cual provee la mayor parte de la luz que llena toda la esfera grande, alcanzando su resplandor aun a las tinieblas de afuera. Además, esta agrupación de esferas suministra casi toda la energía para mantener a la esfera grande funcionando y en movimiento (se trata, metafóricamente, de las obras espirituales ejecutadas por la iglesia).

E.  Su rasgo de "casi perfectamente redondas" significa que estas familias han logrado, cada una, un alto grado de perfección en Cristo.

F.  La "superficie dura y luminosa" de cada  una de estas esferas es símbolo del amor matrimonial y filial fortalecido al máximo y pulido. Esta superficie es un casco duro que envuelve totalmente al valiosísimo contenido precioso de la esfera (la familia que la ocupa), protegiéndola.

G.  Las "entidades posicionadas y conectadas según un mismo plan maestro" son:

1.  El hombre casado, en sus roles de esposo y cabeza del hogar.

a)  Él es amante y tierno esposo (Efesios 5:22-33; Colosenses 3:19-20; 1 Pedro 3:7) que sustenta a su familia tanto con el pan espiritual como con el material (1 Timoteo 5:8; 2 Tesalonicenses 3:6-15; Efesios 4:28).

b)  Él es padre amoroso que sabe imponer la disciplina necesaria, sin provocar a sus hijos a ira (Efesios 6:1-4).

2.  La mujer casada, en sus roles de esposa y madre.

a)  Ella es amante, sumisa, respetuosa y casta esposa (Efesios 5:22-33; Colosenses 3:18; 1 Pedro 3:1-7).

b)  Ella es madre amorosa que sabe gobernar su casa y criar a sus hijos según las instrucciones del Señor (1 Timoteo 5:14; Tito 2:4-5; Efesios 6:1-4).

3.  Los hijos grandes que ya obedecieron al Señor, zambulléndose en agua “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38).

a)  Estos honran y obedecen a sus padres (Efesios 4:1-3).

b)  Además, se llevan bien entre sí. Son hermanos carnales, pero también hermanos espirituales en el Señor Jesús.

4.  Los hijos chiquitos.

a)  Estos están bajo la supervisión constante de padres amorosos que se preocupan por su bienestar físico, moral y espiritual.

b)  También sus hermanos mayores los aman, velando celosamente por ellos.

H.  El "plan maestro" es, precisamente, el diseño trazado por el Creador mismo para la organización y el funcionamiento de la familia ideal.

I.  "Unida, productiva, poderosa y feliz" suele ser este tipo de familia, porque son muy fuertes los vínculos de amor sincero, respeto mutuo y apoyo recíproco que los atan los unos a los otros. ¡Asimismo es la congregación que cuenta con familias como estas! ¡Unida, productiva, poderosa y feliz! ¡Qué dicha!

III.  En la esfera grande (la congregación local), discernimos otra agrupación de esferas (familias) cuyas características sobresalientes contrastan marcadamente con las del grupo en el centro. No son redondas sino de formas irregulares. Examinándolas detenidamente, observamos que sus superficies parecen ser algo blandas, de pobre consistencia, ¡aun agrietadas y rotas en algunos lugares! Al contemplar a las entidades que las habitan, notamos que algunos ocupan posiciones extrañas, no discerniéndose en su disposición patrón alguno maestro. Además, las conexiones entre ellas parecen ser tenues, torcidas y frágiles, y supongamos que se rompan con suma facilidad.

-Vemos que poca luz y poca energía fluyen de este tipo de esfera. Por cierto, ¡de vez en cuando, su luz mengua hasta apagarse completamente! Luego, revive, aunque parpadeante y débil. 

-Estas esferas presentan otra anomalía preocupante, a saber, emiten, cada rato, sonidos discordantes, como de los estallidos que ocurren cuando corrientes dispares o contrarias se cruzan. Al continuar observándolas pacientemente, escuchamos, en ocasiones, hasta truenos y vemos, algo atemorizados, que algunas de estas esferas se estremecen violentamente. Cuando esto ocurre, las demás esferas (familias) son afectadas y es evidente que la esfera grande (congregación) pierde cierto porcentaje de su poder para alumbrar, moverse y atraer.

A.  Cada esfera de este grupo simboliza a una familia disfuncional, desunida, con serios trastornos. Pertenecen a la congregación, pero distan mucho de haber adquirido todos los atributos excelentes de la familia cristiana estable y muy unida.

B.  Las "superficies blandas y de pobre consistencia" evidencian que el amor matrimonial y filial de estas familias no ha sido perfeccionado sino que, lejos de ello, fácilmente cede ante casi cualquier presión, por ligera que sea. No resiste roces siquiera leves. Es errático, inconstante; a veces, insincero, aun impuro, y esto se debe al egoísmo, materialismo o sensualismo que lo diluyen.

C.  "Agrietadas y rotas en algunos lugares." Este daño lo causan los encontronazos emocionales, las rencillas verbales, el rompimiento ocasional de relaciones normales y la tirijala de competencias y celos infantiles que tanto daño hacen a esta clase de familia.

D.  "Las entidades” que habitan este tipo de esfera en particular, “ocupan posiciones extrañas". Por ejemplo:

1.  El hombre casado.

a)  A veces, este cumple aceptablemente su rol de cabeza del hogar; a veces, no.

b)  En lo concerniente a sustentar al hogar, él no es constante, poniéndose vago e irresponsable de vez en cuando.

c)  Profesa amar mucho a su familia, más sin embargo, en ocasiones, se vuelve tosco, rudo, áspero, ofensivo, duro y aun violento.

d)  Pierde la paciencia con sus hijos, gritándoles airadamente, castigándoles caprichosamente y, en momentos de mucha cólera, ha llegado al extremo de la violencia hiriente.

2.  La mujer casada.

a)  De cuando en cuando, esta dama se vuelve desafiante y desobediente, intentando tomar el dominio total sobre el hogar. Castiga al esposo. Bien que no lo haga corporalmente, el castigo que le aplica de vez en cuando duele mucho, pues le azota con latigazos de palabras ofensivas, y para colmo, le deniega el amor conyugal.

b)  Se le escucha exclamar: “¡Estoy harta de cuidar de esta casa, cocinar, lavar ropa y bregar con estos niños testarudos y respondones!”

(1)  Frecuentemente, se pone de mal humor.

(2)  Hace las tareas del hogar esporádicamente, casi siempre de mala gana, y en las ocasiones cuando se siente muy deprimida o explotada, ¡ni siquiera prepara alimentos para la familia!

(3)  Pasa demasiado tiempo fuera del hogar charlando con los vecinos, metida en las casas de familiares o paseando por el pueblo.

3.  Los hijos, desorientados por la conducta errática de sus padres, se confunden cada vez más, poniéndose resentidos y rebeldes.

a)  Con astucia asombrosa, se las arreglan para salir con lo suyo, manipulando a sus padres de tal manera que estos se someten, a menudo, a la voluntad de sus propios hijos, pese a reconocer para sus adentros que no proceden sabiamente.

b)  Los hijos que ya tienen más de diez años de edad pelean por no ir a la iglesia.

c)  Tanto grandes como chiquitos acostumbran cruzar miradas y palabras que hacen menguar mucho su amor natural de “hermanos". Aún más, llegan, a veces, a bofetadas o golpes, lastimándose sí físicamente, pero las heridas emocionales-psíquicas asestadas resultan ser notablemente más profundas y difíciles de sanar. Sin entender cabalmente las consecuencias de lo que están haciendo, siembran las semillas de sentimientos amargos y resentimientos duros que desembocarán, cuando lleguen a adultos, en un enajenamiento frío, en un distanciamiento quizás insalvable.

E.  "Conexiones tenues, torcidas y frágiles" representan las relaciones familiares-sociales demasiado flojas entre los miembros de esta clase de familia.

1.  Después de sus encontronazos, los esposos, lastimados emocional y psíquicamente, llenos de ira y rencor, suelen pasar bien sean horas, días o hasta semanas completas, sin dirigirse la palabra, y desde luego, sin ser íntimos, ni siquiera tomándose de las manos.

2.  Cualquier palabra, gesto o hecho lo tuercen, tomándolo como ofensivo y usándolo como excusa para cortar brusca, arbitraria y unilateralmente toda comunicación sensata y toda relación positiva.

F.  "Los sonidos como de estallidos y los truenos" simbolizan las peleas verbales, también las físicas, que prorrumpen en el seno del hogar cuando chocan las voluntades contrarias e inflexibles de los que allí residen.

G.  "Algunas se estremecen violentamente", señal de que tales familias están a punto de explotar, de separarse, de recurrir al divorcio.

H.  Claro que esta clase de familia desunida representa un peligro serio para toda la congregación.

1.  Su inestabilidad y mal ejemplo impactan a otras familias de la iglesia.

2.  Sus acciones irracionales, conflictos y peleas se prestan para todo una avalancha de malas sospechas, chismes o maledicencias, siempre obrando este enjambre de males en contra de la unidad de la iglesia.

3.  Pese a que traten de disimular o tapar la triste condición de su hogar, "papi, mami y los hijos" tienden a involucrar a otras familias de la iglesia en sus conflictos.

a)  Lo hacen al procurar orientación y consejos.

b)  Lo hacen, contando con lujo de detalle "lo que dijo mi esposo” o “lo que hizo mi esposa", exagerando, exacerbando, aun mintiendo, todo para justificarse o desahogarse.

c)  Lo hacen,buscando cada cual apoyo de terceras para su percepción de las causas de los males que los afligen. Apoyo de terceras para su propio ego, para su versión de lo que está pasando.

d)  En cuanto a las "otras familias" de la iglesia contactadas, estas se exponen a caer en el error de favorecer a una de las facciones, sin tener todos los datos para un juicio completamente imparcial.

e)  Cabe la posibilidad (lo hemos visto suceder) que las "otras familias" (de la iglesia) también entren en conflictos entre sí sobre “lo que está pasando en aquella familia disfuncional”, discutiendo y debatiendo, aun acaloradamente, en torno a quién, o quiénes, tengan razón, y quiénes son los más culpables en "esa familia caótica" que está tambaleando al borde del "Abismo del Rompimiento".

4.  Estas familias disfuncionales de la iglesia son capaces de involucrar y sacar de quicio aun a los líderes de la congregación.

a)  Los administradores de una congregación no pueden simplemente obviar la familia desunida, a punto de desmoronarse, por la sencilla razón de que tal familia puede, potencialmente, hacer muchísimo daño a la congregación. Además, se trata de miembros de la iglesia al cuidado, se supone, de los administradores, y por consiguiente, a estos les corresponde intentar socorrerlos.

b)  Así que, los administradores maduros y bien unidos toman el tiempo necesario para estudiar imparcialmente el caso, con todas sus ramificaciones. Visitan a la familia desunida. Reprenden, exhortan, redarguyen y llaman al arrepentimiento. Pase lo que pase, se mantienen unidos frente a la situación.

c)  En cambio, líderes carentes de madurez y solidez corren el riesgo de caer en desacuerdos, disputas fuertes o aun división al discutir la cuestión de cómo tratar a los distintos miembros de la familia disfuncional, o las medidas a implementarse para confrontar y contener los peligros que tal familia represente.

(1)  ¡Cuidado que tales líderes no caigan ellos mismos de cabeza en el vórtice del torbellino negro, el que gira violentamente en el seno de la familia disfuncional y llena de pecado, quedándose golpeados y desgarrados emocional y espiritualmente.

(2)  Al esforzarse para cambiar el derrotero de tal familia y lograr que sus integrantes confiesen sus pecados, arrepintiéndose, no sería nada extraño que ¡esa misma familia les cayera encima con acusaciones de "entremetidos", "jueces parcializados”!, pues esto mismo ha ocurrido en algunos casos.

d)  Permaneciendo tales familias en la congregación por meses o años, sin rectificar sus malas costumbres, las tensiones yfrustraciones aumentan para los líderes y demás miembros. Desde luego, semejante situación puede afectar seriamente la unión, comunión, efectividad evangelística, dinamismo espiritual y santidad general de la congregación.

I.  ¿De dónde provienen estas "familias disfuncionales y llenas de pecado"?

1.  Algunas salen del mundo, llegando a la iglesia cuando “se convierten a Cristo”.

a)  Motivados los padres de tales familias a buscar soluciones que salven su hogar, quizás motivados también por la salvación espiritual de sus almas, se acercan a la iglesia. Escuchan mensajes y estudios alentadores. Se sienten conmovidos, persuadidos a tomar acción. Pasan al frente, confiesan el nombre de Cristo, afirmando haberse arrepentido de sus pecados, y proceden a bautizarse enseguida “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38).

b)  Pero, su conversión queda corta. No se perfeccionan en Cristo. Andando el tiempo, no se transforman en familias sólidas, maduras y bien espirituales. ¿Por qué? Entre las razones principales figura la siguiente: no logran imponer en el seno del hogar las normas para la familia ideal que Dios ha asentado en su Palabra.

c)  Llegan a la iglesia, cargados de todos sus problemas familiares. Se bautizan. Pero, no reforman drásticamente sus actitudes, su mentalidad, su trato entre sí, su conducta personal. Tal vez cambien bastante por un tiempo, pero pronto vuelven a sus viejas costumbres malísimas y destructoras. Sin embargo, continúan asistiendo a las reuniones de la iglesia y participando en sus actividades. He aquí el dilema que crean.

2.  Por otro lado, hay familias, ya pertenecientes a la iglesia, que al tiempo se tornan  problemáticas aun en el mismo seno de la iglesia.Usualmente, casos de esta categoría ocurren cuando se casan un hombre y una mujer que ya son, los dos, miembros de la iglesia. Pese a ser “cristianos”, los aquejan deficiencias sociales-espirituales potencialmente fatales para su matrimonio y hogar. Dos ejemplos:

a)  Caso A. Una joven pareja de cristianos se casa. Los dos han sido “cristianos” desde su juventud. A pesar de haber perseverado en la iglesia durante unos cuantos años, casi enseguida surgen fuertes diferencias de carácter, personalidad, prioridades, criterios morales, visión para el hogar, etcétera, las que desembocan en discusiones airadas, peleas verbales o aun en agresión física. Este triste y peligroso desenlace pone al descubierto la pobre calidad de su fe cristiana, de su entendimiento, o inteligencia, espiritual (Colosenses 1:9).

b)  Caso B. Se casan dos cristianos y su matrimonio marcha bien durante tres, cinco, quince o veinte años. Luego, se deteriora hasta el extremo de pasar a la categoría de "familias desunidas al borde de explotar". ¿Por qué? Comúnmente sucede que tales personas descuidan sus compromisos conyugales de toda índole. “Ya somos cristianos. Así, pues, no tenemos que preocuparnos por nuestro matrimonio u hogar. Vamos a la iglesia todos los domingos. Amamos a Dios. Él no cuida y provee. Todo está bien.” Más sin embargo, no todo está bien si ambos cónyuges no ponen continuamente de su parte para hacer crecer su amor, si dejan de tratarse con mucho cariño y respeto, si permiten que su amistad se enfríe, si se envuelven en la vida material de tal manera que mengue su espiritualidad, si las presiones diarias del hogar comienzan a ahogarles, etcétera. Profesar ser “cristianos” los que se casan no asegura, de modo alguno, un matrimonio duradero, lleno de amor. Es preciso seguir siendo cristianos de verdad, aplicando diariamente a su matrimonio y hogar todas las hermosas reglas divinas que han de gobernar no solo a la iglesia sino también todo aspecto de la vida cotidiana.

J.  ¿Qué suele pasar cuando explotan estas familias disfuncionales?

1.  Se salen de la iglesia algunos de sus integrantes, o quizás todos, echando a perder su salvación.

2.  También es posible que arrastren consigo a otros feligresesfuera de la iglesia, hacia el espacio frío donde vuelan solo las huestes de Satanás. Por ejemplo, a familiares que también sean miembros de la iglesia, o a cristianos débiles que hayan sido lastimados fuertemente en su espíritu por las acciones o palabras dañinas de la familia desunida y llena de pecado.

3.  La gran esfera, símbolo de la congregación madura, sufre aunque sea una pequeña rotura en su superficie brillosa, y quizás algún daño colateral por dentro.

a)  Pero, los hábiles líderes sabios actúan rápido para contener el daño.

b)  Sellan la superficie, reparan lo que se pueda reparar y hacen que siga funcionando la esfera, aun mejor que antes, como luz fuerte que alumbre las tinieblas y nave de rescate que reciba a todas las almas dispuestas a dejar la oscuridad y subir a bordo.

 

Lista del contenido de esta serie sobre la Unidad de la fe y de la iglesia

Cursos y estudios en esta Web para la capacitación ministerial

Muchos estudios, artículos y mensajes en esta Web sobre Familia, Matrimonio y Juventud

Iglesia de Cristo en Puerto Rico

Sermones en esta Web. Más de cien. De texto completo, PDF, para PowerPoint, audio y video.

Clases bíblicas en esta Web. Gran cantidad. Guías para el maestro. PDF, para PowerPoint, de texto completo.

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.