Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Muchos archivos digitales de intercambios, testimonios y comentarios en esta Web

 

Proceder al “Archivo B” de intercambios y comentarios relacionados con el pentecostalismo

Un solo cartapacio rodeado de un círculo de letras sobre un fondo azul ilustra el archivo digital “A” de aportaciones e intercambios relacionados con el pentecostalismo en sus distintas manifestaciones.

Archivo digital "A" sobre el pentecostalismo

Contiene veintitrés aportaciones de personas que visitaron el Salón de investigaciones espirituales dedicado al estudio del 
Pentecostalismo.

Añadimos nuestras propias
Aclaraciones, explicaciones o comentarios.

Proceder directamente al Índice de aportaciones sin leer la siguiente orientación.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

¡ALERTA! ¡Área de "milicia" espiritual!
Muchos de estos intercambios son de naturaleza altamente polémica.

¿Busca usted temas no controvertidos? Le recomendamo Socorro y bálsamo para el alma sufrida, una lista de mensajes y estudios que infunden ánimo y esperanza, fortaleciendo a la mente y al corazón.

Las aportaciones en este "Archivo A" son para personas preparadas intelectual, psicológico y espiritualmente para estar en los "Campos de milicia espiritual". De no pertenecer usted a este rango selecto, ¡cuidado de pisar estos campos, a no ser que salga lastimado! Si opta por entrar, le rogamos lo haga teniendo presente la orientación del Espíritu Santo, a través del apóstol Pablo: "No militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta" (2 Corintios 10:3-6). Destruir, derribar, llevar cautivo y castigar: estos verbos identifican acciones con un elemento de “violencia”, no, de cierto, carnal, sino intelectual, emocional y espiritual. El “buen soldado de Jesucristo” está preparado para este tipo de “violencia”. No se acobarda ante ella, huyendo (2 Timoteo 1:7). ¿Está usted preparado debidamente? Respetuosamente, le recomendamos leer...
Reflexiones sobre conflictos espirituales
antes de entrar en cualquier "Campo de milicia espiritual" o hacer alguna evaluación de materias polémicas.

Estando en los “Campos de milicia espiritual”, defenderé lo que he aprendido y practico HASTA QUE ya no sea defendible. Sea la doctrina o práctica la que fuere, una vez convencido este servidor de que no sea bíblicamente defendible, debo tener la honestidad de admitirlo, la honradez de renunciarlo y la valentía de abrazar la verdad.

¿Acude usted a los “Campos de milicia espiritual” con el propósito de defender, a diente y uña, a algún personaje religioso, bien sea un teólogo del pasado o del presente, su pastor, su profesor, su sacerdote, un evangelista de renombre, un profeta o una profetisa? El único digno de una defensa a muerte es el Señor Jesucristo, ¿no le parece?

¿Viene usted armado de tanto amor y orgullo por la iglesia o la organización religiosa a la que pertenece que su propia armadura, exagerada y muy pesada, le traba para una lucha honrada?

La contienda sana en los campos de conflictos espirituales es buena y necesaria. “Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido dada una vez a los santos” (Judas 3).  No solo contender sino hacerlo “ardientemente”, o sea, con gran ánimo, calor y fervor, con empeño y tenacidad, sin tregua; no sin ganas sino con deseo y celo. “Por la fe que ha sido dada una vez a los santos” , y no por un evangelio, una doctrina o una iglesia cualquiera.

El material en estos "Archivos" es "alimento sólido ... para los que tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal" (Hebreos 5:11-14). Con esto, está debidamente advertido el cristiano tierno en la fe, como también toda persona alérgica a la controversia. La polémica no hace tropezar al fuerte en el Señor. Más bien, le motiva a seguir estudiando y analizando hasta cerciorarse de poseer la pura verdad del evangelio de salvación.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Evaluación
"He estado leyendo sus comentarios por unos minutos. Me sorprende la forma descriptiva de contestar. No he hallado más que la verdad en sus respuestas."
Gilbert.

Comentario
"Soy cristiano bautizado, sumergido en agua. Oro mucho al Señor, pero me cansa y me fastidia el ruido en la alabanza actual en las iglesias cristianas. Una hora continua de pie, repitiendo estrofas, aplaudiendo y todo es Ruido que me fastidia. En esta ciudad no encuentro una iglesia de tranquilidad donde lo primordial sea la palabra... con profundidad."
Antonio (Colombia)  "Lo primordial" en este sitio de Internet es "la palabra" de Dios, siendo nuestra meta exponerla "con profundidad" y seriedad.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Archivo "A"
Veintitrés aportaciones

Contenido del Archivo "A"

1. Ex-ministro y oficial de las Asambleas de Dios en Cuba explica por qué abandonó al pentecostalismo. ¡No pierda este testimonio clave!

Cita: "Todo era cuestión de saber usar bien la voz, que correctamente combinada con súbitos toques de panderos que aumentaban o disminuían su intensidad, con aplausos que pedía, con susurros bien logrados al "Espíritu" e intercalados con un irrabaiquiavasayamara, o cualquier otra jerigonza, lograban alienar a los que con ojos cerrados y manos alzadas al cielo esperaban de Dios el milagro, la liberación o la sanidad que tanto se promete entre los avivados."

2.  Varón criado en iglesia pentecostal dice: "No aprendí nada. No hay enseñanza".

3.  ¿Media Biblia, medio Antiguo Testamento o toda la sana doctrina de Cristo? "ME GUSTARÍA SABER SI USTEDES USAN LO QUE YO LLAMARÍA MEDIA BIBLIA, ES DECIR, SOLO EL NUEVO TESTAMENTO, PORQUE SI ES ASÍ ENTONCES SUS BÍBLIAS SERÍAN INCOMPLETAS." De nuestra parte, le preguntaríamos: ¿Se aplica usted todo el Antiguo Testamento, o solo dos o tres cosas que le gustan, tales como, por ejemplo, la música instrumental, los diezmos o los sábados? ¿Anda con lo que llamaríamos "medio Antiguo Testamento", o acaso siquiera con la milésima parte del Antiguo?

4.  Maestro pentecostal no está de acuerdo "que todos los que han recibido el Espíritu Santo tienen que hablar en lenguas".

5.  Esposa de pastor venezolano defiende los diezmos. Orientaciones nuestras. ¿También hay en su iglesia un altar de holocaustos, un sacerdocio levítico, un altar de incienso, un alfolí donde guardar los diezmos y se rocían las cosas sagradas con sangre?

6.  "¿Quién lo hizo?" pregunta varón argentino que sale de drogas, robo y barras bravas al entregarse a Cristo en una iglesia pentecostal.Dice: "Leí su informe sobre el pentecostalismo y en verdad estoy de acuerdo en todo". Este varón no habla "lenguas". Algunos pentecostales le exhortan a "no pensar más, a no razonar más". Dilema que requiere solución: si los pentecostales alteran u omiten algunas doctrinales elementales, ¿cómo explicar las "conversiones" espectaculares que logran? ¿Hay "conversiones" incompletas o engañosas?

7.  Dama pentecostal no sabía que la Biblia se entiende con el intelecto. Exhorta: “No invente. Las cosas espirituales con el Espíritu se comprenden”. Aclaramos. ¡Ni siquiera el mensaje pentecostal se entiende si el intelecto no funciona!)

8.  Lector argumenta: Dios es el mismo de siempre. Por consiguiente, hoy también reparte dones sobrenaturales. Contra argumentos. ¿Por qué no hizo Dios milagros en Sodoma, Tiro y Sidón? ¡Hay cosas que Dios no puede hacer! ¿Tiene Dios el poder para destruir al planeta Tierra es este instante? ¿Por qué no lo usa?

9.  Estudioso de las Escrituras opina que unidad no es uniformidad.   Tres aclaraciones hacemos. No procuramos la uniformidad absoluta entre creyentes. Sin embargo, las variaciones permisibles no abren paso a la desunión; no justifican las divisiones cristianas.

10.  Lector emite juicios y críticas a granel, acusándonos de tener “mente tan farisea. Miles de personas en desacuerdo con él. "Juzgad con justo juicio" estudiado y aplicado. ¿Amor meloso o amor que disciplina?

11.  Hermana pentecostal baila por tres horas. Dice: "Mi Dios no es aburrido, ni tampoco es serio. ¡Es un Dios sin limitaciones!"

12.  ¿Salir de mi iglesia? Me gusta mi iglesia, pero "veo cosas que, en mi interior, las rechazo": gritos, desmayos, mercadería. ¿Qué debo hacer?

13.  ¿Por qué "atacan" mucho a los pentecostales?

14.  "Cristo no es religión; Cristo es vida."

15.   "Estoy seguro que el apóstol Pablo tocaría una batería para ganar una preciosa alma."

16.  "No me gusta las críticas que ustedes hacen al Hno. Yiye. A Dios no le gusta que estemos en contiendas."

17.  "Sean más sensatos y prediquen de Cristo."

18  Atea chilena dice que el pentecostalismo es "de locos". Censura mercadería, rivalidades, "relatar a los vientos de sus alcoholismos o drogadicción".Prefiere el ateísmo.

19.  Estudioso de las Sagradas Escrituras concluye que el "bautismo" que necesita todo creyente es el "bautismo en la sangre de Jesús".

20.  "Que rara manera de interpretar la Biblia" opina lector sobre nuestras aportaciones. Hablan "más de las otras iglesias que de la manera de alabar a Dios".

21.  Pentecostal ora que nuestros estudios no toquen al corazón de los demás pentecostales.

22.  Novios pentecostales en España dicen que ser "fanático por Dios es lo más maravilloso del mundo". Añaden: "No busquéis una religión barata sino una relación con Dios".

23.  Cartapacio de desacuerdos, interpretaciones alternas, etcétera, sobre Apocalipsis. Los pentecostales suelen interpretar a Apocalipsis a su manera.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Inquietud. Me gusta mi iglesia, pero "veo cosas que, en mi interior, las rechazo": gritos, desmayos, mercadería. ¿Qué debo hacer?

     "Mi consulta o mi inquietud ahora es, al haber leído lo expuesto en sus páginas, saber cuál es el verdadero camino. Yo asisto a una iglesia evangélica y, la verdad, me siento bien, pero en ocasiones veo cosas que, en mi interior, las rechazo, y me pregunto en mi interior: "Dios mío, ¿será este el verdadero camino a seguir?" No estoy de acuerdo con muchas cosas, como el recogimiento frecuente de ofrendas. No es que no me guste ofrendar, por el contrario, siempre lo hago de corazón, y me gozo al hacerlo ya que es mandato de mi Señor, y esto lo hago sin esperar nada de mi Creador. Los gritos y desmayos y ver cómo la gente, a veces, empieza a temblar fuertemente me hacen creer que esto no viene de Dios. Una emisora cercana a la iglesia que pasa días haciendo maratones para recolectar dinero y se olvidan por un tiempo del verdadero mensaje de la palabra; todo esto me inquieta y me pone a pensar que quizás no estoy en la verdadera iglesia de Dios. En mis oraciones pido a Jesús me indique el camino a seguir e, incluso, anoche le pedía a mi Señor nuevamente que me iluminara el camino a seguir, y ahora, en la mañana, descubro su página. La verdad, no sé qué hacer. Me gusta mi iglesia, mas no ciertas cosas que no me hacen sentir bien, ni ver cómo venden comida en su interior al terminar el culto. Lo veo y me siento muy mal; y lo peor es que no puedo hacer nada por evitarlo. Me gustaría saber más de vuestra iglesia, ya que mi único propósito es de servir a Cristo en la pura verdad de su palabra. Si pueden orientarme a qué debo hacer se los estaría eternamente agradecido. UN HERMANO VUESTRO."

Consejos y observaciones

     Sin duda, en todas las iglesias (evangélicas, protestantes, católicas, mormonas) hay personas amables, afables, de buen ánimo y sinceras. Al conocerlas, nos sentimos bien en su presencia. En la congregación a la cual pertenece este servidor se encuentran muchas personas maravillosas. No dudo que en las demás iglesias de la comunidad, iglesias con doctrinas y prácticas totalmente diferentes a las nuestras, haya personas de la misma categoría. Con todo, tanto el sentido común como las orientaciones bíblicas me dicen que relacionarme con "buena gente cristiana", que "sentirme bien en una congregación", que "gustarme la congregación" no son los factores determinantes para conocer al verdadero evangelio y a la iglesia que sigue, estrictamente, las instrucciones del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento.

     No debo permitir que mis "sentimientos" o "gustos" determinen a cuál iglesia pertenecer, o en cuál permanecer. Más bien, mi deber ante Dios es procurar conocer la "sana doctrina" (1 Timoteo 4:16) y a la iglesia que Cristo fundó (Mateo 16:18). De revelar mis estudios de la Biblia que me encuentro en una iglesia que hace caso omiso a las directrices específicas del Espíritu, ¿qué debo hacer? Pues, SALIR, aunque el rompimiento me cause mucho dolor de alma y angustia mental. SALIR, aunque mi acción lastime a los que se quedan, a mis compañeros de muchos años, a mis amigos y hermanos íntimos, aun a mi propia familia. Salir, y buscar hasta hallar a una congregación que enseñe y guarde los mandamientos del Nuevo Pacto (2 Corintios 3:6-17; Hebreos 7:12; Mateo 26:26), haciéndome miembro fiel. Se considera hasta probable que mi valor y mi ejemplo infundan ánimo en otras almas que experimentan el dilema espiritual que me ha atribulado, también llevándolas a buscar un fundamento más seguro para su fe.

     Quedarme en una iglesia que practica, descaradamente, la mercadería religiosa, que fomenta el desorden, que produce desatinos en sus feligreses, sería, a mi entender, exponerme a la ira de Dios. ¿Qué hizo el Señor Jesús al encontrar a los que hacían del templo una "cueva de ladrones"? Bien sabe usted, querida alma de Dios. Pues, ¡huya, antes de que caiga el juicio del Todopoderoso sobre las iglesias que "por avaricia" hacen "mercadería de vosotros con palabras fingidas" (2 Pedro 2:1-3).

     No hay iglesia perfecta sobre la faz de la tierra, pues todas las iglesias las integran seres humanos imperfectos. Sin embargo, hay miles de congregaciones que no hacen mercadería del evangelio, que todo lo hacen "decentemente y con orden" (1 Corintios 14:40), que adoran "en espíritu y en verdad" (Juan 4:24). Si quiere usted conocer la más cercana, favor de informarnos, sin compromiso alguno, el lugar (país, ciudad, pueblo) de su residencia.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

¿Por qué "atacan" mucho a los pentecostales?

     "Yo soy cristiano; no soy pentecostal. Pero no entiendo por qué los atacan mucho. Recordemos que Cristo no es religión; Cristo es vida. Por lo tanto, todo aquel que hace la voluntad de DIOS, leyendo su palabra y poniéndola en práctica, con la dirección del Espíritu Santo, agrada a DIOS, no adulterando, añadiendo o quitando palabra alguna."

Notas y explicaciones

     ¿"Atacar" nosotros a los pentecostales? Más bien, lo que hacemos es presentar su doctrina, describir sus acciones y comparar el pentecostalismo con el cristianismo del Nuevo Testamento. ¿Hay precedentes bíblicos para nuestro proceder? Considere las medidas que el apóstol Pablo tomó contra algunos creyentes del primer siglo que se desviaron del evangelio puro (2 Timoteo 1:15; 2 Timoteo 2:16-18; Gálatas 1:6-10).

     Usted mismo resume, de manera excelente, nuestro deber al escribir: "todo aquel que hace la voluntad de Dios, leyendo su palabra y poniéndola en práctica, con la dirección del Espíritu Santo, agrada a Dios, no adulterando, añadiendo o quitando palabra alguna". ¡Amén! ¡Amén! ¿Qué dice 1 Corintios 14:27? "Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios." Estas directrices expresan la voluntad de Dios. Son palabra de Dios, la dirección del Espíritu Santo, lo que agrada a Dios. ¿Acatan los pentecostales estas directrices divinas? Negativo. ¡En absoluto! ¡Ni una! ¿Somos malos porque señalamos sus errores? ¿Debemos callarnos ante su crasa violación de los preceptos del Espíritu, permitiendo que sigan engañando a millones?

     "Cristo no es religión; Cristo es vida." Suena como un adagio sublime que nos lleve más allá de iglesias y doctrinas, de controversias y divisiones. Quizás nos engañe el "adagio". Puede que consuele a muchas almas, pero ¿expresa la verdad de Dios? ¿Qué Cristo no sea religión? Cristo mismo nos enseña "la religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre" (Santiago 1:27), siendo él mismo su máxima expresión.

-¿Qué es Cristo sin su iglesia, de la cual es cabeza y Salvador (Efesios 5:21-33)? Incompleto, ¿no?

-¿Qué es Cristo sin su "sana enseñanza" (Tito 1:9) impartida a través del evangelio (Juan 16:13-15; 1 Timoteo 4:16; Tito 2:1)? Un personaje divino sin mensaje, ¿correcto?

-"La verdad es una persona, Cristo", exclamó cierto predicador, como si hubiese descubierto una gran verdad escondida hasta el momento. Pero, ¿qué es Cristo sin su palabra, el evangelio? Él mismo dijo: "Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad" (Juan 17:17). Cristo, sin sus palabras de verdad, sería solo una "persona" muda e impotente para salvar.

     ¿Para quiénes es Cristo "vida"? Solo para los que oyen y obedecen su evangelio. Por lo tanto, a nuestro entender, más acertado es decir: Cristo es la pura religión, la iglesia auténtica, la sana doctrina, el evangelio puro, la verdad no adulterada, la vida verdadera, nuestra única esperanza a través de su sacrificio y sus promesas inmutables. El Cristo separado de su iglesia y de su mensaje no es el Cristo de las Sagradas Escrituras sino más bien un dios falso inventado por religiosos en su empeño de encubrir sus propias contradicciones, divisiones, multiplicación de iglesias y errores. Cristo, su iglesia y su evangelio son inseparables.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Lector asegura que el apóstol Pablo tocaría la batería para ganar almas. Dice que nuestra "mente" es "tan pequeña".

     "Dijo el apóstol Pablo: me hago débil a los débiles por ganar a alguno. Estoy seguro que si Pablo necesitara ganar a alguien tocando la batería, de seguro, lo haría y no perdería esa hermosa alma solo porque le dicen que no toque. Por favor, que mente tan pequeña tienen . Es importante que sepan que la salvación es por gracia y no por tocar o no tocar instrumentos. Esto referente al dialogo de acapela y el instrumento. Cada quien alabe y adore a Dios de corazón y en espíritu y en verdad, y olvidémonos de instrumentos o no instrumentos. O ¿acaso necesitan del Internet para evangelizar? Orare por ustedes."

Respondemos

Agradecemos su reacción al tema de los instrumentos en culto a Dios. Quisiéramos responder, siempre con el ánimo de orientar y nunca con el propósito de ofender sensibilidades. Pienso que si todos los cristianos pudiéramos callar nuestros sentimientos y prejuicios religiosos, se nos haría mucho más fácil captar las verdades inmutables de la Biblia.

El apóstol Pablo y la batería. Respetuosamente, le pregunto: ¿Cómo puede usted "estar seguro" que Pablo tocara una batería para ganar a un alma que no aceptara a Cristo por medio de la predicación? ¿Por qué él se hacía "débil a los débiles"? ¿Se quiere decir que Pablo se hiciera pecador para ganar a los pecadores? ¿Que participara en fiestas paganas para ganar a los paganos? ¿Que contara chistes de doble sentido y tomara tragos con los mundanos para ganarlos? ¿Que se desnudara y se mezclara con la gente de playa para ganarla? ¿Que montara un espectáculo musical en la playa para ganar a la juventud obsesionada con el entretenimiento, la desnudez y el sexo? Cosa esta última que algunos pentecostales y evangélicos hacen. Obviamente, hacerse "débil a los débiles, para ganar a los débiles" (1 Corintios 9:20-22) tiene sus límites.

De cierto, el contexto del pasaje tiene que ver primordialmente con los judíos. Cuando la ocasión lo ameritaba, Pablo se abstenía de vino y de carnes que eran inmundas, según la ley judía (el Antiguo Testamento), para no hacer tropezar a los candidatos israelitas para conversión (Romanos 14:14 -15:3). Pero, ¡nunca mandó a los cristianos, por el Espíritu, que guardaran las leyes mosaicas sobre lo inmundo, teniéndolas como normas del Nuevo Testamento! ¿Tocó Pablo un arpa o una flauta en culto a Dios para atraer y ganar a los judíos? ¿Restituyó el sacerdocio levítico, holocaustos, sábados y diezmos para ganar a los judíos? Cosas que Cristo abolió en la cruz, que no figuraban en el Nuevo Testamento, que esclavizaban a la Antigua Ley.

El mismo apóstol Pablo escribió que el evangelio es "poder de Dios para salvación" (Romanos 1:16); el evangelio y no la música instrumental. También escribió: "Agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación" (1 Corintios 1:21). Pero, al parecer, a muchos evangelistas y pastores pentecostales les agrada intentar atraer y salvar a los pecadores a través de los espectáculos musicales, lo cual para ellos no es "locura" sino "revelación del Espíritu", "sabiduría de Dios". El contraste de métodos es notable, siendo el primero (la predicación) de Dios, y el segundo estratagema humana.

"Cada quien alabe y adore a Dios de corazón y en espíritu y en verdad, y olvidémonos de instrumentos o no instrumentos", dice usted. Sin embargo, el Espíritu Santo exhorta: "Para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 15:6). No cada cristiano a su manera, a su antojo, como le parezca, sino todos "unánimes, a una voz". Todos "en verdad" (Juan 4:24). ¿Qué es la verdad? "Tu palabra es verdad" (Juan 17:17). Por lo tanto, debemos adorar todos los cristianos conforme a las directrices de la palabra inspirada del Nuevo Testamento, y no a nuestro parecer. El culto "de corazón" pero no conforme a la verdad no es válido. "En vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres" (Mateo 15:9).

     Estimado lector, es importante que sepa usted que la salvación es por gracia, y no por medio de practicar el culto abolido del Antiguo Testamento. De hecho, quien practique aquel culto se desliga de Cristo, poniendo en gran peligro su salvación (Gálatas 5:4).

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

 

Críticas y contiendas. Lector las censura. No le gusta.

     "QUE DIOS LES BENDIGA A TODO EL ELENCO. PERO, NO ME GUSTAN LAS CRITICAS QUE USTEDES HACEN AL HERMANO YIYE, AL HERMANO LUIS Y A LOS DEMÁS HERMANOS COMO CRISTIANOS. A DIOS NO LE GUSTA QUE ESTEMOS EN CONTIENDAS. QUE DIOS LES BENDIGA A TODOS."

Observaciones y aclaraciones, a la luz de precedentes bíblicos.

Estimado hermano:

     La paz de Dios abunde en usted.

     "A Dios no le gusta que estemos en contiendas." Muy cierto; estoy de acuerdo. Dios nos dice lo que le agrada, a saber, la perfecta unidad.

-Que todos sus hijos hablemos " una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer " (1 Corintios 1:10).

-Que "sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa" (Filipenses 3:16).

-"Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria" (Filipenses 2:2-3).

-Que haya "un cuerpo... una misma esperanza... una fe, un bautismo" (Efesios 4:3-6).

(Para un estudio detallado sobre la norma divina de "perfectos en unidad", "perfectamente unidos... y que no haya entre vosotros divisiones", contrastada con la "unidad ecuménica" o la "unidad interdenominacional", presione aquí.)

     "A Dios no le gusta que estemos en contiendas." Sin embargo, los contenciosos abundan y sobreabundan. Los pentecostales contienden por su doctrina y su forma alborotosa de alabar, tildando a las demás iglesias de "muertas". Yiye Ávila contiende a favor de sanidades, del rapto y de un reino milenial literal en la tierra. Los Testigos de Jehová contienden por su doctrina. Los católicos por la suya.

     En realidad, nos guste o no, las contiendas son inevitables, pues siempre hay contienda entre la verdad y el error, entre la santidad y la inmoralidad, entre la luz y las tinieblas. El Espíritu Santo lo expresa de la manera siguiente: "Es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados" (1 Corintios 11:19).

     A mi no me gusta la contienda, ni denunciar a nadie. Sin embargo, el Espíritu de Dios ordena: "Que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos" (Judas 3). "Ardientemente", varonilmente, y no como soldado espiritual débil, raquítico, cobarde, tímido, miedoso, sin el valor o la fuerza de carácter cristiano necesario para defender la verdad de Dios ante el error y el engaño. Claramente, el Espíritu del Señor establece el precedente de aun nombrar a los que traen otros evangelios.

-"Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos" (2 Timoteo 2:16-18).

-"Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes" (2 Timoteo 1:15).

-"Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene" (Tito 1:10-11).

     ¿No es cierto que los pentecostales se encuentran en los más contenciosos? Denuncian a Católicos, Testigos, Mormones, Evangélicos "muertos", como a todos los demás, por igual. Critican, censuran, vociferan. Se creen los únicos ungidos con el Espíritu. Curiosamente, cuando otros creyentes señalan sus excesos, descarada mercadería y violación de mandamientos claros, por ejemplo, que la mujer guarde silencio en el culto (1 Corintios 14:33-34), ponen el grito en el cielo, acusándolos de "criticones", "contenciosos", "faltos de amor", "intolerantes", llegando algunos al extremo de llamarlos "hijos del diablo".

     Amado, contender con reverencia, mansedumbre, tacto y firmeza no es malo; no es pecado, siempre y cuando se contienda por la verdad de Dios. Contender en defensa de evangelios pervertidos siempre es pecado, aunque se haga con tacto, reverencia y mansedumbre. Si posee usted la verdad de Dios, no tema contender por ella, ya que Dios aprueba esta clase de contienda.

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

 

Lector nos exhorta a ser "más sensatos".

     "Sean más sensatos y prediquen de Cristo."

Comentarios y aclaraciones

¿Qué pretende? ¿Qué nuestro mensaje por Internet, o en las calles, sea: "¡Cristo, Cristo, Cristo, Cristo! Cristo salva. Cristo le ama". ¡Vaya! No entiendo cómo predicar de Cristo sin predicar su mensaje, sus Verdades divinas, su gran comisión, sus doctrinas sobre el Reino espiritual, su ejemplo, etcétera. ¿Puede usted "predicar de Cristo" sin incluir todo esto, y mucho más, aun todo lo que está estrechamente vinculado a Cristo y su obra redentora?

"¡Cristo salva!" ¿A quién salva Cristo? Él mismo responde al proclamar la Gran Comisión. "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado será salvo; mas el que no creyere será condenado" (Marcos 16::15-16). "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19). ¿Pretende usted que hagamos caso omiso a las condiciones para perdón que Cristo mismo puso en vigor mediante su Gran Comisión? Creer y bautizarse para ser salvo: estas son las condiciones divinas. Pero casi todos los evangélicos y pentecostales eliminan el bautismo de la Gran Comisión. ¡Error mayúsculo que pone en peligro a millones de almas! Sustituyen por el bautismo la "Oración del Pecador" o la "Profesión de Fe", ambas doctrinas carentes de precedente o fundamento bíblico. Los apóstoles eran más sensatos: predicaron el arrepentimiento y el bautismo "para perdón de los pecados" (Hechos 2:38). "Sensato" es todo aquel cristiano que, después de haber anunciado "Cristo salva", también procede a explicar cómo y a quién salva el Señor. ¿Es usted "sensato"?

"¡Cristo le ama!" Claro, ¡ama a todo el mundo! Pero, ¿a quién salva? "Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando" (Juan 15:10, 14). ¿Predicar del amor de Cristo sin predicar sus "mandamientos"? ¡Imposible!

Amigo , ese "evangelio sin huesos", es decir, sin las condiciones y los mandamientos dados por Cristo, ¡se desploma! Se vuelve una masa sin fuerza para salvar. Ese "evangelio fácil", que no incluye las condiciones de la Gran Comisión, no salva. Ese "evangelio meloso" de "amor, amor, amor", sin incluir el amor verdadero que induce a guardar los "mandamientos", produce un sentimentalismo religioso, pero no la salvación del alma.

"Prediquen de Cristo". He aquí otro "Refrán engañoso del sentimentalismo religioso corriente":

¡Guardaos de los "Refranes engañosos del sentimentalismo religioso corriente"! De cierto, "Prediquen de Cristo" figura entre ellos. Suena tan lindo, tan magnánimo, tan "interdenominacional", tan amoroso y tolerante. Pero, ¿qué es Cristo sin sus mandamientos, su Verdad, su doctrina, su iglesia? Y, ¿qué es usted si no aprende los mandamientos, la Verdad, la doctrina de Cristo, incluso las condiciones para perdón encerradas en la Gran Comisión, obedeciendo al evangelio puro para ser añadido por Cristo a su iglesia (Hechos 2:38-47)? Los sentimentalistas religiosos esperan en Dios, pero resisten la "sana doctrina" como si fuera un apéndice innecesario y molestoso. Sin embargo, el Espíritu Santo dice: "Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren" (1 Timoteo 4:16). El apóstol Pablo exhorta al evangelista Tito: "Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina" (Tito 2:1). "Vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas" (2 Timoteo 4:3-4). Sin duda, nosotros vivimos el cumplimiento de esta profecía.

     Seamos todos "sensatos", y no insensatos.

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

 

Atea chilena dice que el pentecostalismo es "de locos". Censura mercadería, rivalidades, "relatar a los vientos de sus alcoholismos o drogadicción". Prefiere el ateísmo.

     "Soy estudiante de Ingeniería de La Universidad de Chile con sede en su capital. Soy egresada de Diseño de Vestuario. Una vez asistí a una de las iglesias de ustedes, iglesias que se hacen llamar de Cristo pero la verdad es que más me pareció una de locos. La gente saltaba como si estuviese poseída por algún tipo de espíritu. Yo no creo en dios pero prefiero no (creer) porque entre ustedes, especialmente la rama evangélica, existe una falsedad del porte de un estadio. En especial, por sus líderes que solo buscan sacarles el dinero a la pobre gente a cambio de solo decirles que Cristo debe entrar en sus vidas y, de paso, que su pastor no debería trabajar, lo cual me parece una sinvergüensura. Por otro lado demuestran una rivalidad entre ustedes mismos que se hacen llamar hermanos.

     Lo otro que me parece una burla es que llamen o traten de ignorantes a los Testigos de Jehová. Y o no lo soy pero si los admiro por que por lo menos y a diferencia de ustedes y a la basura de iglesia Católica, tratan de dar una esperanza de un mundo mejor a la gente llevándole l á minas en revista, que jamás a mi me han vendido. Y o he dado aportes voluntarios, a diferencia de ustedes que esperan que sus feligreses los mantengan. Sean verdad o no, por lo menos tratan de dar una esperanza a la gente, a que decir que Jesús volverá y se llevara a su Iglesia o los arrebatara en las nubes en un abrir y cerrar de ojos... por favor, que cosas más absurdas, y ustedes llaman o sienten lastimas por los Testigos de Jehová. Y o he conversado con varios y la mayoría son profesionales. Es más , tengo compañeros de carrera que lo son . No como la mayoría de los evangélicos que lo único que saben es pararse en una esquina y relatar a los cuatro vientos de sus alcoholismos o drogadicción. Se ven entre su gente personas analfabetas, y eso, créanme que da lastima."

Notas de parte nuestra

     Al pentecostal le conviene meditar sobriamente estas impresiones de la atea chilena. El apóstol Pablo observa: "Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?" (1 Corintios 14:23). En aquel tiempo, se trataba de idiomas. Los pentecostales del presente no hablan otros idiomas por el Espíritu, sin haberlos estudiado jamás, sino hablan jerigonzas, las cuales no provienen del Espíritu de Dios. Y, para colmo, las hablan sin respetar ni una de las directrices asentadas por el Espíritu Santo para los verdaderos dones de hablar en lenguas e interpretar. "Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. Y si no hay intérprete, calle en la iglesia" (1 Corintios 14:27-28). ¿Cuántos pentecostales hablan las lenguas jerigonzas (que ellos llaman "lenguas angelicales", pero no lo son) en sus reuniones? ¡Un montón! ¿Hablan "por turno"? ¡No, sino todos a la vez! Si no hay intérprete, ¿se callan? ¡De modo alguno! ¿Es de extrañarse que personas pensantes exclamen: "¡Están locos!" Con todo, multitudes se dejan llevar por el espíritu de emocionalismo que opera en el pentecostalismo. Se trata de personas, hay que decirlo aunque duela, no pensantes que no saben Biblia, ni analizan, ni razonan sino que se entregan enseguida, con fervor asombroso, a las olas de sentimentalismo y de superstición religiosa que inundan al mundo entero.

     En Cartapacio de reacciones y evaluaciones de personas que visitaron al Salón Ateísmo respondemos a muchos de los planteamientos de la atea chilena, pero no encontramos cómo defender a los pentecostales de la mayoría de sus ataques contra ellos. A decir verdad, lamentablemente, tiene ella razón, con la excepción del desprecio que manifiesta hacia los analfabetos.

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

"Que rara manera de interpretar la Biblia" opina lector sobre nuestras aportaciones. Hablan "más de las otras iglesias que de la manera de alabar a Dios".

"Dios te bendiga mi amigo.

¡Que rara manera de interpretar la Biblia tienes!!! Has hablado más de las

otras Iglesias que de la manera de alabar a Dios. Ni siquiera te animas a

hablar de la obra del Espíritu Santo.

Ojalá Dios pueda iluminarte y sobre todo creo que tendrías que abrirle tu

corazón y dejar que su Espíritu entre en tu vida.

Dios te bendiga."

Aclaraciones y observaciones al respecto

     Como sabrá usted, Cristo fundó una sola iglesia (Mateo 16:18), "mi iglesia" y no "mis iglesias", dándole un solo evangelio (Efesios 4:1-6), "una fe" y no muchas. A este servidor le encanta presentar la iglesia que el Señor compró a precio de sangre (Hechos 20:28) y proclamar "el evangelio eterno" entregado por el Espíritu Santo a la iglesia. Me siento lleno del Espíritu Santo al hacerlo, y al obedecer los mandamientos de la "ley de Cristo" (1 Corintios 9:2), teniendo el "sello del Espíritu", "habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación" (Efesios 1:13).

     ¿Sabe? De no existir "otras iglesias" y "otros evangelios", podíamos dedicarnos a dar a conocer la única iglesia encontrada en el Nuevo Testamento y la única "fe una vez dada a los santos" (Judas 3), sin ninguna necesidad de salir del tema, sin jamás mencionar a "otras iglesias". Pero, existen muchas iglesias distintas y muchos evangelios diferentes (Gálatas 1:6-1). Por lo tanto, surge, naturalmente, la interrogante: ¿cuál de las muchas iglesias es la del Señor y cuál de los muchos evangelios es el no adulterado? Preguntas lógicas; preguntas necesarias, pues no todas las muchas iglesias diferentes pueden ser la verdadera, como tampoco pueden ser puros todos los evangelios proclamados, ya que las muchas iglesias difieren mucho en su fe y práctica y los muchos evangelios son contradictorios, ¿correcto? ¿Quién tiene el valor de enfrentarse a las interrogantes y el conocimiento bíblico necesario para una respuesta que armonice con las Sagradas Escrituras? ¿Nadie? ¿Nos callaremos todos para no lastimar a las almas delicadas y demasiado sensibles? ¿No predicaremos la unidad bíblica de "una sola regla... que hablemos todos una misma cosa... y que no haya entre vosotros divisiones" porque multitudes de creyentes en las "divisiones cristianas" no soportan el mensaje del Espíritu Santo? Aunque no sea este servidor el más inteligente, el más espiritual o el más indicado, el deber se me impone. De ahí, mi empeño de elevar a la iglesia y al evangelio de la Biblia muy por encima de las sectas cristianas y los otros evangelios creados por creyentes con agendas ministeriales propias que dividen y tergiversan.

     Fíjese: la reacción de muchos que visitan nuestro sitio en Internet es muy diferente a la suya. Por ejemplo, hoy mismo se recibió el siguiente correo electrónico: "Es un placer saludarlos. La verdad que estoy muy impactado con lo que he podido leer de su página web. Yo soy miembro del ministerio .... No tengo ningún cargo pero he quedado con un gran deseo en mi espíritu de conocer más de ustedes. Bendiciones a todos ustedes y que el ESPÍRITU SANTO los guíe en sus estudios y en su vida en general." (No divulgamos el nombre del ministerio, tampoco el del autor de estas palabras, pues nuestra póliza es no compartir tal información con los demás que se comunican con nosotros.)

     De haber leído usted todos los más de ciento veinte títulos disponibles en nuestro sitio en el Internet , seguramente no hubiese escrito las palabras "ni siquiera te animas a hablar de la obra del Espíritu Santo" , ya que hablamos de su obra auténtica, según el Nuevo Testamento, en unos cuantos de los estudios y mensajes.

     De todos modos, agradecemos su comunicación y le rogamos ore por nosotros.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Pentecostal ora que nuestros estudios no toquen al corazón de los demás pentecostales.

     "Me parece que ustedes quieren hacer ver nuestra iglesia como una secta más y, además, que reside en un ambiente demoníaco al referirse a nuestros cultos para Dios como emocionalismo afectado por legiones. No quiero discutirles nada; solo voy a pedir a Dios para que sus "estudios bíblicos" no puedan tocar el corazón de aquellos que han sido perdonados y lavados con la sangre de Jesucristo."

Nuestra oración: ¡que nuestros estudios lleguen a todo pentecostal, abriéndole la menta a la verdadera naturaleza de su fe existencial!

     Estimado lector pentecostal, ¿por qué no quiere usted discutirnos nada? ¿No quiere, o no puede? "El que calla, otorga."

     Querida alma, le suplicamos muy respetuosa y encarecidamente que analice con gran imparcialidad el caso fuerte que levantamos contra el Pentecostalismo antes de ponerse a orar que los demás pentecostales no sean impactados, pues las evidencias bíblicas que ofrecemos no son pequeñas o despreciables. Para su conocimiento, no pocos pastores y miembros pentecostales han renunciado ya el emocionalismo y el sentimentalismo religioso, abrazando la "sana doctrina" que se proclama en la verdadera Iglesia del Señor. Ojalá pise usted sus talones muy pronto.

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Lector emite juicios y críticas a granel, acusándonos de tener “mente tan farisea”.

"Da pena y vergüenza que personas llamándose cristianas hablen como ustedes hablan acerca de otras denominaciones.

¿Creen ustedes que van a ganarse a alguien que no pertenezca a la suya? Tendría que ser loco. Una cosa que gusta de las enseñanzas de Jesús es que el tenia amor cuando se refería a las personas con excepción de los fariseos.

El amor Ágape de Dios es la verdad revelada en Cristo Jesús, el cual con mansedumbre la divulgó por toda la región que él recorrió durante su ministerio. Toda potestad le fue dada a él solamente para juzgar a los demás y nosotros no tenemos ningún derecho de juzgar porque todos somos pecadores. Romanos 2:1-3

Yo espero que ustedes se dediquen a predicar y a enseñar con amor sin exaltarse tanto porque los que se suben muy alto sufren mucho cuando caen porque se dan duro.

Yo le ruego a nuestro Señor Jesús que tenga misericordia con ustedes y que le cambie esa mente tan farisea. Léanse la parábola del Fariseo y del Publicano.

Que Dios los perdone y llegue a bendecirlos con la verdad del evangelio sin ningún prejuicio hacia nadie.”

Miles de personas en desacuerdo con él. La exhortación "Juzgad con justo juicio" estudiada y aplicada. ¿Amor meloso o amor que disciplina?

Estimado:

Sentimos mucho que nuestra forma de abordar temas controversiales religiosos lastime su espíritu. Curiosamente, centenares y aun millares de personas que leen el mismo material no reaccionan como usted. Al contrario, se edifican, y muchas almas nos felicitan por el contenido de los mensajes y estudios. Aunque le cueste trabajo creerlo, no dos o tres personas sino miles, incluso pastores, predicadores, maestros y evangelistas, han salido del embrollo del “denominacionalismo” mediante estos mismos mensajes que ofenden a usted, pasando a ser miembros de la iglesia del Señor que no es sectaria, tomando solo el nombre “cristiano”. “Tendría que ser loco” quien lo haga, según usted. Entonces, ¡hay un número elevado de “locos” en casi todo país de habla hispana!

Algunos se indignan. Otros aplauden. ¿Por qué se dan reacciones tan contrarias? Quizás porque gran número de creyentes simpatiza con las "divisiones cristianas" (las denominaciones), respaldándolas con sus recursos espirituales y materiales, mientras un grupo menor entiende que el divisionismo cristiano no agrada a Dios. La norma de Dios para la unidad lee como sigue: "perfectamente unidos, perfectos en unidad... y que no haya entre vosotros divisiones" (Juan 17:20-23; 1 Corintios 1:10). La Divinidad aborrece la división, teniéndola como obra de la carne. ¿Cree usted que Dios pase por alto el pecado enorme del cristianismo dividido simplemente porque ame a todo aquel que confiese el nombre de Cristo? El mismo Señor dice: "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad" (Mateo 7:22-23). ¿Pronunció Cristo estas palabras tan duras, pensando solo en los fariseos? Quizás ni siquiera en los fariseos incrédulos, ya que no creían en él, sino en quienes confesaren su nombre, aun reclamando haber hecho milagros, pero que no obedecen su evangelio completo, ni aun bautizándose "para perdón de los pecados" (Hechos 2:38) en cumplimiento de las condiciones de la Gran Comisión.

Citamos sus palabras: "Toda potestad le fue dada a él solamente para juzgar a los demás y nosotros no tenemos ningún derecho de juzgar porque todos somos pecadores. Romanos 2:1-3" . Observamos que Jesucristo no reclama para sí mismo en Mateo 28:18 "toda potestad" para juzgar solo él a los demás. El tema de "juzgar a los demás" no figura en el texto. Asevera usted que "no tenemos ningún derecho de juzgar". En cambio, el Espíritu Santo enviado por Cristo para revelarnos toda la verdad (Juan 16:13) nos instruye a juzgar.

"Amados, no creáis a todo espíritu, sin probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo" (1 Juan 4:1). ¿Cómo probarlos sin juzgarlos?

"Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen" (1 Corintios 14:2).

"Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos...?" (1 Corintios 6:2-6).

"Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que  tal cosa ha hecho" (1 Corintios 5:3).

No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio" (Juan 7:24).

Es muy cierto que todos los cristianos hemos sido pecadores, pero se supone que ya no vivamos en pecado. No practicamos el pecado. Debemos crecer, alcanzando un grado de madurez en Cristo que nos convierte en "espirituales". Entonces, "el espiritual", dotado de sabiduría espiritual, " juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie" (1 Corintios 2:15). Juzgar arbitraria e injustamente, o juzgar “según las apariencias” , es el tipo de “juicio” que censura el Espíritu de Dios, pero no el "justo juicio" , pues juzgar justa, objetiva e imparcialmente es necesario para distinguir entre el error y la verdad, entre los "falsos profetas" y los siervos fieles del Señor.

Su propia carta está llena de juicios contra nosotros. Lo mismo que usted condena tan enérgicamente, ¡es, precisamente, lo que usted mismo practica! ¿Se da cuenta? Escribe usted: "Yo espero que ustedes se dediquen a predicar y a enseñar con amor sin exaltarse tanto porque los que se suben muy alto sufren mucho cuando caen porque se dan duro. Yo le ruego a nuestro Señor Jesús que tenga misericordia con ustedes y que le cambie esa mente tan farisea. Léanse la parábola del Fariseo y del Publicano. Que Dios los perdone y llegue a bendecirlos con la verdad del evangelio sin ningún prejuicio hacia nadie". Sus propios "juicios" contra nosotros son "duros" en extremo, y ofensivos: que nos exaltemos tanto, que tengamos una mente tan farisea, que seamos pecadores. Unas preguntas le hacemos para aclarar asuntos: en todos los títulos que ofrecemos ¿en cuál de ellos nos jactamos de saberlo todo? La “menta de fariseo” sustituye tradiciones religiosas por la Palabra de Dios, juzgando a otras personas conforme a sus propias interpretaciones privadas. ¿En cuales escritos sustituimos nuestras tradiciones por la Palabra inspirada? ¿Cuándo ha visto usted que oremos como oró el fariseo, exaltándonos a nosotros mismos, jactándonos? A nuestro parecer, usted mismo hace un juicio demasiado injusto, por ser infundado.

Querida alma, analizar objetivamente, indicar diferencias entre doctrinas de hombres y la "sana doctrina" de Dios, comparar y evaluar no es juzgar injustamente, ni exteriorizar falta de amor por las almas. Al contrario, de no sentir amor por las almas, nos callaríamos para evitar cualquier incomodidad, sinsabor, juicio, crítica o encontronazo. A tono con estas convicciones, respondemos a sus críticas y juicios contra nosotros porque amamos su alma y no quisiéramos que usted tropezara, perdiéndose, por no entender más correctamente el tema bíblico de "juzgad con justo juicio".

El amor meloso que todo lo da por bueno, aun lo malo y lo errado, ¿es el amor que Cristo manifestó durante su ministerio? “Porque el Señor al que ama, disciplina” (Hebreos 12:6-11). “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo… que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina(2 Timoteo 4:1-2). Esto mismo intentamos hacerlo, dentro del marco de humildad y reverencia para todos que nos enseña el apóstol Pedro en 1 Pedro 3:16, conscientes de fallar en ocasiones y pidiendo perdón por nuestras imperfecciones humanas.

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.
Lector argumenta: Dios es el mismo de siempre. Por consiguiente, hoy también reparte dones sobrenaturales.

“¿¿¿QUE NO ES EL MISMO DIOS QUE LES DIO AQUELLOS (dones) CUANDO el día del Pentecostés? QUE NO PUEDE HACERLO EN NUESTROS DÍAS O CAMBIÓ Y HOY TENEMOS A OTRO DIOS ? ¿NO ES EL QUE ABRIÓ EL MAR EN SECO? ¿NO ES EL MISMO QUE NOS DIO VIDA? ¿ENTONCES???”

Contra argumentos. ¿Por qué no hizo Dios milagros en Sodoma, Tiro y Sidón? ¡Hay cosas que Dios no puede hacer! ¿Tiene Dios el poder para destruir al planeta Tierra es este instante? ¿Por qué no lo usa?

¿Qué hacemos con tantos signos de interrogación? ¡Responderemos con aún más preguntas!, añadiendo comentarios adicionales. Por ejemplo, ¿contradice Dios a sí mismo? Si él mismo determinó y enseña que los dones sobrenaturales no estarían disponibles después de la época de los apóstoles, ¿seguirá dándolos hasta la segunda venida de Cristo, a pesar de su determinación previa y su revelación sobre la duración limitada de los dones en 1 Corintios 13:8-13 Efesios 4:10-16? Si Dios siempre actúa como el Dios que abrió el Mar Rojo, ¿ por qué no hizo milagros en Tiro, Sidón y Sodoma, pues el mismo Cristo testifica que, de haberlos hecho, aquellas ciudades se hubiesen arrepentido (Mateo 11:20-24). “¡Ay de ti, Corazón! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón su hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. Y tú, Capernaum , que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy.” ¡Que instructivo!, ¡no cree usted! A Dios no le faltó el poder para hacer milagros en Sodoma, Tiro y Sidón. ¡No los hizo porque no es su voluntad salvar a todos los seres mediante señales milagrosas visibles! Definitivamente, ¡no actúa siempre de la misma manera! En este particular, la teología pentecostal falla seriamente, y este fallo produce todavía otros muchos.

Amado, hay cosas que Dios no puede hacer. No puede contradecirse, como tampoco puede mentir. No puede anular su propia voluntad tal cual expresada en el Nuevo Testamento sellado con la sangre de su Hijo (Mateo 26:28). Si el Espíritu Santo dice que los dones terminarían para determinado tiempo, Dios el Padre no va a seguir impartiéndolos después del tiempo determinado. No es cuestión de su "poder" sino de su "voluntad" o "designio". Dios tiene el "poder" para destruir al planeta Tierra en este instante, o en cualquier instante, pero no lo hará hasta el tiempo determinado, ni lo hará antes del tiempo determinado, y el tiempo determinado es cuando suene la séptima trompeta (Apocalipsis 10:5-7). De la misma manera, siempre tiene el "poder" de impartir dones y hacer milagros, pero ¿qué es su voluntad al respecto? Lo cierto es que Dios ejerce el poder cuando su voluntad dicte, y no cuando los pentecostales quisieran u ordenen ¡Que atrevimiento! ¡Ordenar a Dios a que haga milagros! "Dios, acuérdate, tú eres siempre el mismo Dios que da vida. Abriste el Mar Rojo. Así que, tienes que manifestarte mediante milagros todos los días y en todo lugar. ¡Te ordeno que sanes a este enfermo de cáncer!" ¿Por qué no ordenarle a desaparecer los huracanes y las demás tempestades desastrosas, apagar el relámpago, silenciar el trueno, calmar las olas gigantescas del océano embravecido, sofocar los volcanes, detener los terremotos, restaurar las piernas amputadas o devolver al parapléjico la perfecta salud?

Querida alma, le animamos a ser "cristiano", aferrándose a la verdad de Dios, dejando atrás al pentecostalismo con sus "dones" ficticios y "prodigios mentirosos".

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Dama pentecostal “no sabía que la Biblia se entiende con el intelecto”. Exhorta: “No invente. Las cosas espirituales con el Espíritu se comprenden”.

       “Yo no sabía que la Biblia se entiende con el intelecto. No invente. Las cosas espirituales con el Espíritu se comprenden, ¿no? Bueno, yo no sé mucho. Lo único que sé es que Cristo mora en mi corazón y ha cambiado la vida de toda mi familia. Mi hermano era drogadicto y Cristo lo cambió. Aun en mí ha cambiado mi lamento en baile; me ha dado gozo, alegría, paz, amor. ¿Usted tiene eso?”

Aclaramos. ¡Ni siquiera el mensaje pentecostal se entiende si el intelecto no funciona!

  Querida alma:

¿Cómo se adquiere el "conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual" (Colosenses 1:9)? No, por cierto, mediante el corazón sino mediante el intelecto, es decir, por medio de leer u oír la Palabra inspirada con entendimiento. El primer paso hacia la salvación eterna es adquirir el "conocimiento" correcto de Dios, Cristo, el Espíritu Santo y la Palabra de salvación que la Divinidad utiliza para dar a conocer su voluntad buena y perfecta a la humanidad. Luego, el conocimiento y el entendimiento correcto producen fe, una fe inteligente, y no supersticiosa, pues ¿cómo podemos creer en quien, o en lo que no conocemos o entendemos? Entonces, la fe genuina nos insta a obedecer el mensaje entendido, incluso a bautizarnos "para perdón de los pecados" (Hechos 2:38).

Usted pertenece a una iglesia pentecostal. Al escuchar el mensaje pentecostal, su intelecto entró en acción, procesando las palabras utilizadas por el pastor o evangelista pentecostal para comunicar las doctrinas típicamente pentecostales. De no haber desempeñado su papel el intelecto, usted no hubiese entendido ninguna de las doctrinas o ideas expresadas. Su espíritu queda totalmente sin entendimiento si su intelecto no funciona.

Querida dama pentecostal, el Espíritu Santo actúa en nosotros mediante nuestro intelecto. Cristo asignó al Espíritu la misión primordial de revelarnos “toda la verdad” (Juan 16:13). Esta Verdad Divina no nos llega a través de sentimientos, emociones, impresiones, influencias esotéricas, efluvios, sueños, visiones o revelaciones de origen humano, sino por medio de la Palabra inspirada del Nuevo Testamento. ¿Cómo entendemos las palabras inspiradas que comunican “toda la verdad”? Con el intelecto. El Espíritu obra en el intelecto por medio de las palabras divinas. Entonces, al entenderlas y captar el mensaje, responde el corazón, alegrándose por el conocimiento adquirido, moviéndonos y animándonos a obedecerlo para salvación y vida eterna. Hermoso y asombroso proceso, ¿no?

En cuanto a “vidas cambiadas”, el evangelio puro, sin el excesivo emocionalismo del avivamiento, cambia vidas. El temor de Dios, fundamentado en el entendimiento de su justicia, de infierno para los malos y cielo para los buenos, cambia vidas, hasta las más descarriadas, trayendo gozo, alegría, paz y amor a los obedientes. ¿Me pregunta que si tiene este servidor estas bendiciones? Pues, ¡claro que sí! Y las tengo sin bailar, brincar o gritar. Tengo una fe inteligente y segura que viene "por oír" la palabra de Dios (Romanos 10:17), y no por ver "señales"; una fe tranquila y pacífica, y no agitada o frenética. Me regocijo en el "conocimiento" de la "sana doctrina" del Nuevo Testamento, y no el de supuestas "nuevas revelaciones, sueños y profecías". El gozo mío los hombres no me lo pueden quitar, ni tampoco sube o baja conforme a supuestas "manifestaciones visibles del Espíritu". Disfruto de la seguridad de ser "hijo de Dios" por contar con el testimonio del Espíritu, a través de la Palabra infalible (Romanos 8:1-18), de haber hecho este servidor lo que pide Dios. Hay muchas clases de “amor”. Infinidad de personas profesan amar a Dios, pero no obedecen sus mandamientos. Si me amáis, guardad mis mandamientos. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a é. El que no me ama, no guarda mis palabras(Juan 14:15-24).  Este servidor afirma amar a Dios, y lo confirma aprendiendo y obedeciendo los “mandamientos” de Cristo y del Padre Dios. ¿Tiene usted todo esto?

El deseo de Cristo para usted y este servidor es que "hablemos una misma cosa... sintiendo lo mismo" (1 Corintios 1:10 ; Filipenses 2:1-7). Que su cumpla su voluntad en nosotros.

 

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Estudioso de las Escrituras opina que “unidad no es uniformidad”

“Soy un Cristiano que ha accedido a su página de Internet. Me alegro de ver que hay gente, como ustedes, que parecen buscar a Dios sinceramente y sin hacer concesiones. Les felicito por ello y deseo que sus vidas siempre sigan el camino que El Señor muestra. Sin embargo, me ha entristecido leer tanto espacio que han dedicado a criticar a quienes, buscando a Dios con tanto empeño como ustedes (o incluso más) no comparten su forma de hacerlo. Es importante recordar que no somos nosotros quienes buscamos a Dios, sino Dios quien nos busca a nosotros. Dios es uno solo y Él no cambia, pero Él no desea que nos agrupemos de tal manera que nos cerremos a quienes también lo siguen por no hacerlo con nuestros preceptos. Abrazo el no agarrarme a una UNIÓN que cambie el evangelio que nos ha sido entregado en la Palabra de Dios. Sin embargo, no abrazo agarrarme a un grupo que , aunque comparta ese evangelio conmigo, se dedique a echar por tierra a quienes no ven todo exactamente igual. Unidad no es uniformidad.  

Tres aclaraciones hacemos. No procuramos la uniformidad absoluta entre creyentes. Sin embargo, las variaciones permisibles no abren paso a la desunión; no justifican las divisiones cristianas.  

Estimado Amigo::

Sin duda, Dios nos busca. También nos exhorta a buscar a él. "Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros" (Hechos 17:26-27). Le encontramos donde él mora sobre su trono celestial de luz y verdad.

Primera aclaración: no nos dedicamos a "echar por tierra" a ninguna alma sincera, sino a descubrir algunas causas del divisionismo rampante que caracteriza al "cristianismo" actual. Ni tampoco nos ofuscamos en esta tarea como si fuera la única o la más importante para nosotros, pues no lo es, sino proclamar el evangelio puro. Sin embargo, al proclamar el evangelio puro, inevitablemente chocamos con las instituciones divisionistas "cristianas". Por ejemplo, al predicar la norma divina de "perfectos en unidad", "perfectamente unidos... y que no haya entre vosotros divisiones", ¿qué sucede? Surgen conflictos con quienes promueven el concepto de "la multiplicidad de credos e iglesias".

Segunda aclaración: no nos aislamos. Estamos abiertos al diálogo. Pero, no somos simpatizantes de quienes apoyan abierta y oficialmente al denominacionalismo del cristianismo moderno. No estamos en comunión espiritual con los tales. Abrazarlos sería participar en su mala obra. Entiendo que los cristianos fieles debemos ver "exactamente igual" al divisionismo, teniéndolo como lo tienen Dios, Cristo, el Espíritu Santo y los apóstoles, es decir, como una abominación, una obra de la carne, una estratagema satánica. ¿No concuerda usted? En materias opinables tales como las citadas en el libro de Romanos , el capítulo catorce (días sagrados, carnes, vino), podemos diferir, sin causar divisiones. Sin embargo, cuando de los “rudimentos" (Hebreos 6:1-3) del evangelio se trata, nuestro deber es hablar lo mismo, seguir "una misma regla" (1 Corintios 1:10; Filipenses 3:16). ¿Concuerda usted?

“Unidad no es uniformidad” apunta usted. “Uniforme”, de la cual se deriva "uniformidad", "se aplica a la cosa que no presenta variaciones o cambios en su conjunto o totalidad" (Diccionario de uso del español, Tomo 2, Pág. 1418). Aplicado el concepto de absoluta uniformidad a la iglesia, todos los miembros en todo país del mundo tendrían que vestir el mismo “uniforme” (ropa, moda), comer los mismos manjares, tomar las mismas bebidas y seguir el mismo patrón, sin variaciones, en el formato para sus reuniones, por ejemplo, una oración para comenzar, tres himnos, la cena del Señor y la predicación, sin alterar la secuencia. Este tipo de “uniformidad absoluta” no lo procuramos, pues, claramente, el Espíritu de Dios permite variaciones de conducta y práctica en materias opinables. Sin embargo, es imposible cumplir las directrices divinas de hablar, sentir y pensar “una misma cosa”, ser “perfectos en unidad”, o “perfectamente unidos”, si no hay uniformidad en las doctrinas rudimentarias, como también en la implementación de ellas en las congregaciones, ¿no cree usted? Sin esta clase de uniformidad, habría total caos doctrinal, y no la unidad que enseña Dios.

     La norma divina de unidad no demanda absoluta uniformidad en todo detalle, todo pormenor, todo asunto opinable, pero tampoco permite la tergiversación arbitraria o intencional de doctrinas fundamentales, abriendo paso a divisiones. “Los cristianos en todo el mundo no tenemos que estar de acuerdo en todo detalle de conducta, testimonio, programa de trabajo o formato de culto. Por lo tanto, las divisiones cristianas son aceptables.” Semejante forma de argumentar y defender el denominacionalismo cristiano es fatal por la sencilla razón de que Dios aborrece las divisiones. Más correcto sería decir: “Los cristianos en todo el mundo no tenemos que estar de acuerdo en todo detalle de conducta, testimonio, programa de trabajo o formato de culto. Sin embargo, debemos estar perfectamente unidos en un solo cuerpo espiritual, habiendo recibido un solo bautismo, alabando a Dios a una voz, hablando lo mismo y teniendo una misma esperanza, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz, y no permitiendo divisiones entre nosotros” . Amado, unidad no es desunión o división.

Tercera aclaración. Este servidor "no se agarra a un grupo", como si se tratara de "una secta más". Mi convicción es que Cristo me ha añadido a su iglesia (Hechos 2:47), la cual no es mero "grupo" sino su cuerpo espiritual en la tierra, compuesto de todas las almas que cumplen las condiciones de la Gran Comisión (creer y bautizarse para ser salvo) y perseveran en "la doctrina de los apóstoles" (Hechos 2:42). Él conoce a todos los suyos (2 Timoteo 2:19). Mi anhelo es ser uno de ellos, y mi deseo es que usted también figure en el mismo número de "elegidos", como también toda alma sincera.

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Esposa de pastor venezolano defiende los diezmos.

  "(1) CREO EN LA PALABRA DE DIOS DESDE GÉNESIS HASTA APOCALIPSIS.  

     (2) CREO EN LA SOBERANÍA DE DIOS. ÉL DECIDE LO QUE EST Á ABOLIDO Y LO QUE ESTA VIGENTE.  

     (3) NO ESTOY DE ACUERDO CON EL TEMA "LOS DIEZMOS FUERON ABOLIDOS". SOY ESPOSA DE PASTOR. SOMOS JÓVENES EGRESADOS DEL INSTITUTO BÍBLICO EBENEZER, SAN CRISTÓBAL, TÁCHIRA, EN VENEZUELA. TENEMOS 20 AÑOS EN EL PASTORADO. NUESTROS 04 HIJOS DAN FE Y TESTIMONIO PÚBLICO DE NUESTRO MINISTERIO EL CUAL NO DEPENDE DE LOS DIEZMOS NI DE LAS OFRENDAS, SINO DE LA BENDICIÓN DE DIOS, LA QUE "ENRIQUECE Y NO AÑADE TRISTEZA". CREO EN LOS DIEZMOS Y OFRENDAS Y QUE CUANDO EL CREYENTE NO LO DA ROBA A DIOS. NO PERSEGUIMOS A NADIE POR HACERLO O NO, NI APLICAMOS DISCIPLINA ALGUNA. ES MÁS, NO LLEVAMOS REGISTRO DE QUIENES LO HACEN. PERO, SÍ, ENSEÑAMOS A LOS HERMANOS A DIEZMAR Y A DAR SEGÚN HAYAN PROSPERADO. 

     (4) NO ES JUSTO QUE LA EXPERIENCIA QUE USTED O SU FAMILIA HAYAN TENIDO CON UN "PASTOR" EXIGIDOR DE DIEZMOS LO LLEVE A SACAR SEMEJANTE CONCLUSIÓN. LA ÚLTIMA PALABRA LA TIENE DIOS."

Orientaciones. ¿También hay en su iglesia un altar de holocaustos, un sacerdocio levítico, un altar de incienso, un alfolí donde guardar los diezmos y se rocían las cosas sagradas con sangre?

Estimada Hermana:

Le saludamos en el nombre de Cristo, deseando que se encuentre bien, juntamente con su esposo e hijos. ¿Me permite hacerle unas observaciones en torno al contenido de su carta? Quisiera hacerlo siempre con el ánimo de edificar y nunca con el propósito de lastimar su preciosa alma.

(1) Usted afirma creer "en la palabra de Dios desde Génesis hasta Apocalipsis". ¿Quiere decir que, para usted, toda la palabra de Dios desde Génesis hasta Apocalipsis está vigente; todos los mandamientos, todos los ritos y ceremonias del pasado? Si responde en lo afirmativo, entonces, lógicamente, debía usted levantar altares, sacrificando animales al estilo de los patriarcas y los israelitas bajo el Antiguo Testamento. En su iglesia, ¿hay un sacerdocio levítico, un altar de incienso, un alfolí donde guardar los diezmos, se rocían las cosas sagradas con sangre? ¿Por qué no? Todo esto está en la Biblia. ¿Con qué razón seleccionar los diezmos del Antiguo Testamento, rechazando todo lo que mencionamos, más ritos y ceremonias sin fin que también integran la ley de Moisés? Tenga presente, se lo ruego, que quien enseña el diezmo, "está obligado a guardar toda la ley" (Gálatas 5:3).

(2)  Profesa usted creer en la soberanía de Dios, y que decida él lo que esté abolido o vigente. ¡Ya lo ha decidido y lo ha declarado claramente! "Cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley" (Hebreos 7:12). ¿Quién hace estos cambios? ¡Dios mismo! Quitó el sacerdocio levítico; cambió la ley. Al parecer, los pentecostales aceptan solo la primera parte de Hebreos 7:12. No instituyen el sacerdocio levítico en sus congregaciones o concilios. Sin embargo, insisten en retener la ley del diezmo que proveía para el sostenimiento de aquel sacerdocio. ¿No le parece incongruente, contradictorio? La realidad es que Dios abolió en la cruz todo el Antiguo Testamento (Colosenses 2:14-16), tanto el sacerdocio levítico como los diezmos, tanto los alimentos inmundos como los sábados. ¿Acaso guarda usted el sábado? Está en la Biblia. Figura como el cuarto mandamiento de los diez grabados en piedra. Si no lo guarda, ¿por qué? Este servidor no lo guarda porque el Espíritu Santo me enseña en 2 Corintios 3:5-17 que los diez mandamientos fueron abrogados. Nuestra "perfecta ley de libertad" (Santiago 1:25), la "ley de Cristo" (1 Corintios 9:17), es muy superior al Antiguo Pacto, bien sea en su código moral o en los demás mandamientos (Hebreos 8:6-13).  

(3)  Querida dama, usted y su esposo estudiaron en un instituto pentecostal. ¿Será posible que no acepten las conclusiones irrefutables sobre la abolición del diezmo debido a fuertes prejuicios sembrados en aquel instituto? ¿Se da cuenta usted de cuántas veces dice "Creo" en su carta, pero sin ofrecer textos o argumentos bíblicos? "Yo creo" no satisface; no basta. La defensa de nuestra fe consiste de textos bíblicos y argumentos formulados correctamente. Que exijan ustedes el diezmo, o no, que lleven, o no, registro, que disciplinen, o no, al que no diezma, ¿qué tiene que ver? El meollo del asunto es que no tienen derecho de enseñar el diezmo, ya que fue abolido en la cruz, juntamente con el sacerdocio levítico y el resto de la Antigua Ley. Todo ministro competente del Nuevo Pacto (2 Corintios 3:6) enseña la ofrenda voluntaria según se haya prosperado (1 Corintios 16:1-2). ¿Ministran ustedes conforme al Antiguo Pacto o de acuerdo con el Nuevo? ¿Acaso son sacerdotes levíticos?

(4)  Nos motivó a publicar el estudio sobre la abolición del diezmo el deseo de dar a conocer la verdadera doctrina de la Biblia, y no, como implica usted, alguna experiencia negativa con algún pastor abusador. Con todo, sabe el Señor cuantos atropellos cometen muchos pastores en su afán de vivir de los diezmos ilícitos.

Dios ilumine su corazón, pasando usted y su familia a un nivel de entendimiento mucho mayor del que se conoce en el pentecostalismo. Que se dediquen a levantar congregaciones regidas por el Nuevo Testamento sellado con la sangre de Cristo (Mateo 26:28), y no gobernadas por el viejo régimen de un pacto ya caducado (Romanos 7:1-6), pues "estamos libres de la ley".

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

Maestro pentecostal no está de acuerdo "que todos los que han recibido el Espíritu Santo tienen que hablar en lenguas".

     "Saludos a todos los miembros de la Iglesia de Jesucristo: Soy miembro de una congregación pentecostal en la cual se predica (y con lo cual no estoy de acuerdo) que todos los que han recibido el Espíritu Santo tienen que hablar en lenguas. Uno de los motivos por el cual me animé a escribirles es el siguiente: estoy interesado en acudir a la Iglesia de Jesucristo. Espero contar con su apoyo para poder asistir a la Iglesia de Jesucristo. Por favor, espero su pronta respuesta, ya que soy maestro de la Escuela Bíblica Dominical y se me ha invitado a predicar en los cultos; lo cual hago con agrado y lo seguiré haciendo mientras no tenga que tocar el tema o los temas en los cuales no estoy de acuerdo. De antemano , gracias por su respuesta."

Línea divisoria para Archivo A de intercambios sobre doctrinas y prácticas pentecostales, en editoriallapaz.org.

  Varón criado en iglesia pentecostal dice: "No aprendí nada. No hay enseñanza".

    "En esta ciudad, las iglesias pentecostales tienen fábula de emoción. No hay enseñanza. Yo me crié en la iglesia pentecostal. Mis padres fueron de ahí siempre. Pero, todos los años que estuve ahí, no aprendí nada. Predicaba la mujer. Se levantaban a profetizar. Había sueños, testimonios, etcétera. Yo me cansé con todas esas cosas, y no fui más. Yo no vuelvo nunca más allá."

Proceder al “Archivo B” de intercambios y comentarios relacionados con el pentecostalismo

Muchos archivos digitales de intercambios, testimonios y comentarios en esta Web

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.