Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Archivos en PDF para el comentario Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones

Índice de SOLO los TEXTOS que componen el comentario Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones

Desglose del contenido completo del comentario Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones, incluso las imágenes.

Contenido completo del Capítulo Siete

Mapa de Europa en el año 1500. Ubicación de los “diez cuernos”

 

La bestia con diez cuernos.

APOCALIPSIS

Capítulo Siete de
 Análisis de las profecías y visiones

Diez cuernos peligrosos, el séptimo rey, el octavo rey y el cuerno pequeño

Épico drama que cubre muchos siglos, impactando a vastas multitudes de seres humanos.

Las cuatro bestias de Daniel

Las cuatro bestias de Daniel, pintura tipo mural por Joe Maniscalco.

Las bestias son cuatro reinos, cada uno representado en la parte superior del panorama por una de sus estructuras famosas. El león alado es Babilonia, con su alta torre (zigguret, o pirámide) que recuerda la de Babel. El fuerte oso es Medo-persa, con su elegante palacio en Persépolis. El leopardo con cuatro cabezas y alas es Grecia, imperio que fue dividido en cuatro partes después de la muerte de Alejandro el Magno. El Partenón en Atenas es representativo de muchos edificios impresionantes de la cultura griega. Luego, la cuarta bestia"tan diferente de todas las otras, espantosa en gran manera", de cuya cabeza nacen diez cuernos, y de entre los diez sale el cuerno pequeño. Esta bestia que "tenía dientes de hierro, y uñas de bronce, que devoraba y desmenuzaba", es el gran Imperio Romano. El edificio que escoge el pintor para representarlo es la Basílica de San Pedro, del Vaticano

Capítulo 17 del libro de Apocalipsis

Capítulo 7 del libro de Daniel 

Acto I 
Los diez cuernos

Escena 1

Los diez cuernos identificados

PDF de este estudio

[Imagen para la proyección digital. Introducción. Los diez cuernos, el séptimo rey, el octavo rey y el cuerno pequeño. Apocalipsis 17 y Daniel 7. Pintura por Joe Maniscalco.]

Contenido general del “Acto I”, “Escena 1”.

-Algunas deducciones preliminares sobre la identidad y la naturaleza de los diez cuernos.

-Identificado el reino secular-político-idolátrico del cual nacen los diez cuernos.

-¿En qué tiempo se levantan los diez cuernos? Respuesta: se levantan antes de la desaparición del Imperio Romano.

-¿Qué cosas hacen los diez cuernos? Las profecías al respecto señalan cuatro acciones importantes.

1.  Se ponen de acuerdo, llegando a tener el mismo propósito.

2.  Entregan su poder y autoridad a la bestia por “una hora”.

3.  Se arremeten contra la “gran ramera” (la iglesia apóstata), despojándola y desnudándola.

4.  Pelean contra el Cordero.

-Los “diez cuernos” erróneamente identificados como diez reinos desarrollados desde el año 400 d. C. hasta el año 800 d. C.

-La verdadera identidad de los diez cuernos: diez reinos que surgen hacia fines de la Edad Media, entre los años 1300 d. C. y 1700 d. C. Un mapa de Europa enseña referidos países.

-¿Cuáles causas principales provocaron a estos países a aborrecer a “la ramera”, la que simboliza al cristianismo en plena apostasía? Se disciernen tres causas principales.

-También pelean contra el Cordero. Evidencias al respecto.

 

Bestia que sube del mar con diez cuernos

Los “diez cuernos” en la tarima 

A.  Preámbulo. Al subir el telón del drama de Diez cuernos peligrosos, el séptimo rey y el octavo rey tres escenas toman lugar en rápida sucesión ante nuestros ojos, y en cada una aparece un gran ser distinto, el uno tan malévolo, amenazante y amedrentador como el otro. Los tres tienen un rasgo extraño en común, saber: “¡diez cuernos!” Asimismo como los vemos. ¡Cada uno tiene diez cuernos!

1.  El primero que hace acto de presencia es la cuarta bestia que vio Daniel en sus visiones, “espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies… y tenía diez cuernos” (Daniel 7:7).

2.  Enseguida entra el “gran dragón escarlata”, cuya “cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo”, y vemos que tiene “siete cabezas y diez cuernos y en sus cabezas siete diademas (Apocalipsis 12:3-4).

3.  Y por último aparece una bestia que sube del mar, la cual también “tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas” (Apocalipsis 13:1).

B.  La identidad de estos “diez cuernos” nos intriga profundamente. Observando atentamente las escenas y reflexionando sobre la naturaleza de los tres seres en cuyas cabezas crecen estos “diez cuernos”, hacemos algunas deducciones preliminares acerca de su identidad y carácter.

1.  Viendo que los “diez cuernos” salen de la cabeza de la “bestia”, y habiendo comprobado ya que la “bestia” simboliza a reinos seculares opuestos a Dios, razonamos que estos “cuernos” también representan a poderes seculares que no honran al Todopoderoso, aunque sea por un tiempo determinado y no durante toda su existencia. En una cabeza dura y mala esperaríamos encontrar, naturalmente, ¡cuernos duros y malos!

a)  Hallarse los diez cuernos en la cabeza de la bestia significa que provienen de la bestia, o sea, tienen su origen en la bestia, en las entrañas de la bestia. Nacen de la bestia. Se deduce que poseen los mismos rasgos que distinguen a la bestia. “De tal palo; ¡tal astilla!”

b)  Establecido que la naturaleza fundamental de la primera bestia del Capítulo 13 de Apocalipsis (siendo ella la cuarta bestia de Daniel 7) es de índole secular, política e idolátrica, nos parece del todo lógico concluir que la naturaleza de los diez cuernos nacidos de la cabeza de la bestia es, esencialmente, política, secular e idolátrica.

2.  Tomando nota de que los “diez cuernos” también pertenecen al “gran dragón escarlata”, se nos ocurre que han de representar, indudablemente, a poderes seculares aliados a Satanás. De la manera, pues, que pertenecen las siete cabezas a Satanás, asimismo le pertenecen los diez cuernos por el tiempo necesario para que se cumpla en ellos la voluntad de Dios (Apocalipsis 17:17). Así que, luce muy evidente que los diez cuernos simbolizan a diez reinos seculares aliados al diablo por el tiempo de “una hora” fijado en la profecía (Apocalipsis 17:12).

 

Bestia escarlata con diez cuernos

3.  Sostiene estas deducciones la explicación dada tanto en Daniel como en Apocalipsis sobre lo que son los diez cuernos. Conforme a ambos textos, los diez cuernos son “diez reyes”.

a)  “Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes…” (Apocalipsis 17:12).

b)  “Los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes (Daniel 7:24).

c)  En lenguaje profético y retórico, “reyes” simbolizan “reinos” (países, naciones). Ser “rey” implica tener “reino”.

d)  Además, también vemos “diez diademas” en los diez cuernos de la primera bestia (Apocalipsis 13:1). Esto significa que los diez cuernos han sido coronados. Siendo, usualmente, la “corona” o “diadema” prenda de una persona que reina, las “diez diademas” representan, naturalmente, a reyes, y por ende, reinos.

C.  Siguiendo nuestras investigaciones sobre la identidad de los “diez cuernos”, preguntamos: ¿De cuál reino secular, en particular, nacen ellos? La respuesta bíblica se encuentra en Daniel 7:24. “Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes…” Nacen de “aquel reino”. ¿Cuál es “aquel reino”? Leyendo los Versículos 23 y 24, notamos que el antecedente de “aquel reino” es el “cuarto reino” del Versículo 23. “La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra…”

1.  En la visión de Daniel, la primera bestia que “era como león, y tenía alas de águila” (Daniel 7:4) es Babilonia.

2.  La “segunda bestia, semejante a un oso, la cual se alzaba de un costado más que del otro, y tenía en su boca tres costillas entre los dientes”(Daniel 7:5), es el reino de los Medo-persas.

3.  La tercera bestia, “semejante a un leopardo, con cuatro alas de ave en sus espaldas” (Daniel 7:6), es Grecia.

4.  Entonces, la “cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte… y [que] tenía diez cuernos” (Daniel 7:7), es el Imperio Romano, pues este es el gran poder que reemplaza a Grecia en aquellas áreas de Europa y el cercano Oriente donde se levantan las cuatro bestias. Por consiguiente, podemos afirmar confiadamente que los “diez cuernos” (reinos) nacen del Imperio Romano.

 

Bestias de Daniel y Apocalipsis

D.  Determinar en qué época se levantan estos diez cuernos-reinos será clave para su identificación correcta. Investigando, descubrimos dos parámetros críticos.

1.   Uno de los parámetros principales para fijar el tiempo de la aparición de los “diez cuernos” (reinos) se encuentra en Apocalipsis 17:12. “… aún no han recibido reino…” “Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino…” Con el fin de apreciar correctamente la significancia de este dato nos ubicamos en la línea del tiempo cuando el apóstol Juan vio la visión, a saber, en el año 95 después de Cristo. Así, comprendemos de inmediato que para fines del Siglo I, los “diez reyes” de la visión aún no habían “recibido reino”

2.  Otro parámetro hasta más importante lo encontramos en Apocalipsis 17:12, a saber, los “diez reyes” (cuernos) actúan “juntamente con la bestia”, entregando “su poder y su autoridad a la bestia”, según Apocalipsis 17:13. Quiere decir que los cuernos-reinos se levantarían antes de la desaparición del Imperio Romano. Ahora bien, si entregan “su poder y su autoridad a la bestia”, manifestándose “juntamente” con ella, claramente existen durante el tiempo cuando la cuarta bestia aún está viva.

a)  La “cuarta bestia” es el Imperio Romano.

b)  Por consiguiente, los “diez reyes” (reinos, cuernos) habrían de levantarse y manifestarse durante el tiempo del Imperio Romano, y no después del fin de este gran reino. Fijar acertadamente el tiempo de la caída final del Imperio Romano es absolutamente crucial para la identificación correcta de los “diez cuernos”. Repasemos los hechos.

(1)  El Imperio Romano no dejó de existir en el año 476 d. C. Antes de esta fecha, ya había sido sanado de su “herida mortal” al trasladar el emperador Constantino la capital a Constantinopla.

(2)  En su condición de “cabeza sanada”, el Imperio Romano siguió por largos años, pero iba debilitándose notablemente durante el Siglo XV de esta Era Cristiana hasta por fin expirar a mediados del Siglo XVI. 

(a)  De hecho, la parte oriental del Imperio, identificado por historiadores modernos como el Imperio Bizantino pero nunca como tal por sus ciudadanos, cayó en el año 1453, año en el que los musulmanes conquistaron a Constantinopla.

(b)  En el occidente, para el año 1519 los territorios del Sacro Imperio Romano se limitaban solo al centro de Europa. No incluían Francia, España o Inglaterra; tampoco gran parte de Italia. A pesar de su debilitamiento, oficialmente el Sacro Imperio Romano permaneció hasta el año 1806 d. C. Sin embargo, el historiador Will Durant apunta: “Efectivamente, el Sacro Imperio Romano murió en el año 1555 y no en 1806” (“La Reforma”, Página 457).

(2)  Se concluye, por lo tanto, que los diez cuernos-reyes-reinos debían levantarse antes del año 1806. Con precisión más realista, deberían levantarse antes de año 1555 d. C.

c)  Continuando nuestro análisis, formulamos otras deducciones importantes.

(1)  Dados los parámetros temporales fijados en los textos bíblicos citados y mediante los hechos históricos establecidos, la profecía sobre los diez cuernos simplemente no puede tener su cumplimiento en el Siglo XXI, o cualquier época subsiguiente. Quien sostenga lo contrario ignora el tiempo determinado en la visión para su cumplimiento, tiempo que transpiraría, recalcamos, antes del año 1555 d. C.

(2)  Tampoco es posible que las profecías de Apocalipsis 17 sobre los diez cuernos tengan su cumplimiento en los países que componen el Mercado Común Europeo. Esta entidad fue creada en el Siglo XX, pero las profecías sobre los diez cuernos deberían ser cumplidas antes del año 1555 d. C.

(3)  Aquellos intérpretes de la “escuela futurista”, al postular que los diez cuernos aún no han hecho su entrada en el escenario del mundo sino que se presenciarán en un tiempo futuro, obviamente no toman en cuenta los vínculos estrechos entre los “diez cuernos” y la “cuarta bestia”, es decir, entre los reinos que nacen del Imperio Romano y su interacción con esta “bestia” antes de expirar ella. Irrefutablemente, tanto la “cuarta bestia” como los “diez cuernos” existen contemporáneamente por un tiempo.

[Imagen para la proyección digital. Los"diez cuernos" (naciones) proyectados en la línea del tiempo. Su origen. Devoran y queman a la iglesia apóstata. Pelean contra Cristo. Son conquistados por Cristo. Su existencia durante el Milenio y el "poco de tiempo".]

 

E.  ¿Qué cosas hacen los diez cuernos? ¿En qué se ocupan? Contestaciones verificablemente correctas a estas preguntas nos ayudarán a identificar a los “diez cuernos”. Compilando información relevante, descubrimos cuatro acciones explícitas atribuidas directamente a ellos. En el Épico drama que estamos presenciando, las vemos efectuadas en medio de escenarios conmovedores donde seres poderosos hacen convenios diabólicos, se alían con la bestia, pelean contra el “Cordero” y también contra “la ramera”. ¡Drama real! De muchísima “acción”. Con personajes y entidades reales. Y repercusiones sonantes que estremecen a multitudes, desembocando en violencia y muerte en muchos lugares.

1.  Primera acción. Los diez cuernos se ponen de acuerdo para el cumplimiento de su propósito“Tienen un mismo propósito” (Apocalipsis 17:13). Estos diez reinos participan de la misma naturaleza, y por consiguiente, no es sorprendente que concuerden entre sí en cuanto a su “propósito”, o sea, su misión en el mundo. Su naturaleza durante el tiempo de “una hora”, cuando entregan su potestad a la bestia, es satánica, y por lo tanto, su “propósito” es, esencialmente, malo, pese a que sus acciones resultasen, con el tiempo, en favor de la causa de Dios en la tierra. “…pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia” (Apocalipsis 17:12).

2.  Segunda acción. “Entregarán su poder y su autoridad a la bestia” (Apocalipsis 17:13). Actúan, pues, “juntamente con la bestia” (Apocalipsis 17:12).

a)  El verbo “entregarán” es bastante significativo. Implica que los organismos seculares-políticos representados por los diez cuernos-reinos hayan alcanzado, cada uno, notable autonomía, pues actúan por cuenta propiaejerciendo su propia voluntad y poder. Pronto veremos que se trata de naciones nacientes, las que, al adquirir cada vez más riquezas y poderío militar, empiezan a manifestarse individual e independientemente.

b)  Entregar los cuernos mismos “su poder y su autoridad a la bestia” quiere decir que lo hacen voluntariamente.

(1)  El contexto de esta profecía no nos obliga a concluir que los diez reinos se sometan literalmente, en todo aspecto, a un solo gobierno central representado por la bestia (por ejemplo, al Sacro Imperio Romano), cediendo totalmente su autonomía y fundiéndose con la bestia hasta perder sus rasgos particulares. Más bien, lo que se entiende por “entregar” es que “prestan” su potestad y su autoridad a la bestia. O sea, las ponen a su disposición. Permiten que la bestia las haga suyas por el tiempo de “una hora” determinado por la profecía.

(2)  Actúan “juntamente con la bestia” para lograr, específicamente, el “propósito” que los mueve a unirse. Quizá no se unieran del todo a la bestia sino solo para la misión particular a efectuarse juntamente con ella. ¿Entregarían todas sus riquezas, toda su economía y todo su poderío militar a la bestia? Tal vez no, a lo mejor reservando para sí lo que no fuera necesario para el cumplimiento del “propósito” concertado entre ellos. 

c)  ¿A cuál bestia entregan los diez cuernos “su poder y su autoridad”?

(1)  A la “bestia” que, en términos generales, simboliza todo poder secular engañado y utilizado por Satanás para su obra nefasta, sin tomar en consideración los tiempos o las épocas. O sea, a la “bestia” como símbolo universal de los imperios, naciones y pueblos bajo el dominio del Maligno.

(a)  Específicamente, entregan “su poder y autoridad” a la sexta cabeza, la que fue sanada, es decir, al Imperio Romano sanado.

(b)  Con todo, a nuestro entender, la idea central es que los diez cuernos-reinos entregan su poder y autoridad al conjunto de todas las fuerzas seculares del mundo que se oponen a Dios, conjunto representado por la simbólica “bestia” universal. Unen su poder y autoridad al poder y autoridad de los demás gobernantes seculares bajo el dominio satánico. Recalcamos: “seculares”, y no religiosos. “Los gobernantes seculares deben tener supremacía sobre las entidades religiosas.” Esta es la posición de la “bestia” universal secular cuya voluntad está controlada por Satanás. Y esta misma posición es la que los diez cuernos-reinos adoptan por “una hora”.

(2)  En definitiva, los diez cuernos NO entregan “su poder y su autoridad” a la segunda bestia de Apocalipsis 13, o sea, no se los entregan a la religión apóstata, con sus dos cuernos, la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Ortodoxa Griega. ¿Cuáles consideraciones conducen a esta deducción? Pues, principalmente, la siguiente:

-Los diez cuernos aborrecen a la iglesia apóstata, dejándola “desolada y desnuda”, devorando “sus carnes” y quemándola “con fuego” (Apocalipsis 17:16). Así que, ¡los diez cuernos odian a la iglesia apóstata! A la luz de este hecho,  ¿con qué lógica entregar su poder y potestad a ella? Aborreciéndola, ¡ciertamente no colaborarían con ella! De modo alguno la apoyarían. Al contrario, ¡procurarían destruirla! En la “Partida 4” abajo se amplía esta explicación.

3.  Tercera acción. ¿En qué actividad adicional se ocupan los diez cuernos? ¡Pelean contra Cristo! “Pelearán contra el Cordero” (Apocalipsis 17:14). Tal cual las cuatro bestias, estos diez cuernos-reinos son, esencialmente, terrenales, y por ende, materialistas, carnales y corruptos. Pese a que pretendan honrar al Cordero, son bélicos y sanguinarios, siendo motivados por avaricia y poder político. De ahí que también están “contra el Cordero” y su Reino espiritual, santo y pacífico, o sea, el antítesis de reinos mundanos. Al identificar específicamente los reinos terrenales representados por los diez cuernos y analizar sus acciones, presentaremos abundantes pruebas para sostener esta interpretación.

4.  Cuarta acción. ¿Qué más hacen los diez cuernos? Pues, conforme a lo ya indicado, ¡pelean también contra la madre iglesia apóstata! Esta acción de los diez cuernos es sumamente importante como evidencia para identificarlos. “Aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego” (Apocalipsis 17:16).

a)  ¿Quién es “la ramera”? Para el tiempo de los diez cuernos, la “ramera” es la gran madre iglesia apóstata. En el Capítulo Ocho de este Análisis, descubriremos la identidad de la “la ramera” en sus distintas manifestaciones durante tiempos anteriores al que estamos enfocando.

b)  Por lo tanto, la profecía es que los diez cuernos se levantarían en contra de esta entidad religiosa apóstata persiguiéndola y dejándola desolada. En el Capítulo Ocho de este Análisis estudiamos detenidamente las profecías sobre la “gran ramera”.

F.  Los “diez cuernos” erróneamente identificados en las interpretaciones de algunos comentaristas. Debidamente orientados por todos los datos recopilados de Apocalipsis 17 y Daniel 7, albergamos la ilusión de poder identificar con más certeza las entidades representadas por los “diez cuernos”. Primero, consideramos una tesis desacertada, según nuestra apreciación.

1.  Algunos comentaristas, por ejemplo, Albert Barnes, en su Comentario sobre Apocalipsis, (Página 393), afirman que los “diez cuernos” son diez reinos que se levantaron en Europa durante los primeros siglos de la Edad Media (400 - 800 d. C.)“La bestia” a la cual los diez cuernos entregan su autoridad y poder era, conforme a su interpretación, la Iglesia Católica Romana, la que llamamos a menudo en estos estudios “la madre iglesia apóstata” por tener ella un sinnúmero de dogmas y prácticas inconsecuentes con la iglesia apostólica tal cual presentada en el Nuevo Testamento. Los comentaristas aludidos identifican a los “diez cuernos” levantados de “la bestia” como sigue:

a)  El reino de los vándalos y álanos, establecido en el área de España y África del norte.

b)  El reino de los suevianos, establecido en España.

c)  El reino de los visigodos.

d)  El reino de los álanos, establecido en Galia.

e)  El reino de los burgandinos.

f)   El reino de los francos.

g)  El reino de los unos, establecido en el centro de Asia.

h)  El reino de los lombardos.

i)   El reino de los britanos.

j)   El reino de Ravena.

2.  Escrutando cuidadosamente esta tesis, la encontramos deficiente por las razones siguientes.

a)  Primera razón. Los diez reinos nombrados por Albert Barnes no ejecutaron acciones programadas para los “diez cuernos”.

(1)  Según Apocalipsis 17:16, los diez cuernos-reinos pelearían contra “la ramera”, o sea, contra la madre iglesia apóstata, dejándola desolada, desnuda y quemada “con fuego”. Pero, históricamente, los diez reinos nombrados por el Sr. Albert Barnes NO devastaron a la Iglesia Católica Romana. Más bien, sucedió todo lo contrario: ¡aquellos reinos se convirtieron a la Iglesia Católica Romana, enriqueciéndola y ensalzándola! Lejos de “desolar” a esta iglesia, la elevaron a la posición de “iglesia del estado”, forzando sus líderes, como también  a multitudes de súbitos, a convertirse a ella y persiguiendo o matando a quienes se negaran. Claramente, estos diez reinos nombrados por el comentarista Barnes NO efectúan las acciones profetizadas para los “diez cuernos”, y por consiguiente, simple y llanamente no pueden ser los “diez cuernos”.

(2)  En su exposición, Albert Barnes reconoce, efectivamente, que Apocalipsis 17:16 no armoniza con su interpretación conforme a la cual la “bestia” es la Iglesia Católica Romana y los “diez cuernos” son los diez reinos nombrados por él. Intenta salir del impasse especulando que en “un tiempo futuro”, o sea, en un tiempo después del Siglo XIX, cuando él escribió su comentario, los diez reinos señalados por él cambiarían de parecer referente a la Iglesia Católica Romana, atacándola en lugar de socorrerla. Sin embargo, desde el tiempo cuando el Sr. Barnes escribiera su teoría hasta el día de hoy (primera mitad del Siglo XXI), los países de Europa, como además los del hemisferio occidental y otras áreas del mundo, continúan garantizando a la Iglesia Católica Romana los mismos privilegios que a las demás iglesias.

b)  Segunda razón. Los “diez cuernos” actúan “juntamente con la bestia” por solo “una hora”y no durante muchos siglos de la Era Cristiana. Según las proyecciones del comentarista Albert Barnes sobre Apocalipsis 17:16, los diez países que él identifica como los “diez cuernos” bien pudieran estar confabulados con “la bestia”, o sea, con la Iglesia Católica Romana, según su tesis, durante mucho tiempo antes de levantarse ellos contra ella. Se detecta, pues, una discrepancia no pequeña entre su interpretación y los hechos previstos proféticamente. De todos modos, “la bestia” a la cual los “diez cuernos” entregan “su poder y su autoridad”, actuando “juntamente” con ella “por una hora”, no es “la ramera”, es decir, la Iglesia Católica Romana, sino el Imperio Romano sanado.

c)  Tercera razón. En el gran panorama de la historia de la Era Cristiana, los diez “reinos” identificados por el escritor Barnes se catalogan como relativamente insignificantes, apenas reuniendo las características necesarias para pertenecer a la categoría de “reinos”. Leyendo y estudiando la historia de nuestra Era, descubrimos a otros diez reinos cuyos rasgos y acciones responden con muchísimo más precisión a lo de “reino”, como también a la descripción profética de los “diez cuernos”. Ya pronto los identificaremos por nombre.

d)  Cuarta razón. Cristo no conquistó a estos reinos nombrados por Albert Barnes sino que fueron conquistados espiritualmente por fuerzas religiosas en plena apostasía, capitaneadas por una fuerte jerarquía episcopal parecida en su organización al gobierno del Imperio Romano. En cambio, los reinos representados por los “diez cuernos” en la visión en Apocalipsis 17, después de entregar su poder y autoridad a la bestia “por una hora”, son conquistados por Jesucristo para sus propósitos particulares“Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá…” (Apocalipsis 17:1).

e)  Quinta razón. El comentarista Barnes plantea que “la bestia” a la que los “diez cuernos” entregan su autoridad y poder es la Iglesia Católica Romana. Discrepamos.

(1)  La “gran ramera” es la Iglesia Católica Romana (el cristianismo en plena apostasía). Ella viene sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos” (Apocalipsis 17:3). Si ella fuera esta propia “bestia”, pues, ¡vendría sentada sobre sí misma! Pero, esto sería incongruo, ridículo, sin sentido. Ella no viene sentada sobre sí misma sino sobre otra criatura representada por la “bestia escarlata”. ¿Qué es esta criatura con “siete cabezas y diez cuernos”? Ya hemos comprobada que se trata del ser metafórico que simboliza el poder secular universal bajo el dominio satánico. Para el tiempo de la “gran ramera”, ese “ser”, esa “bestia escarlata”, es el Imperio Romano sanado.

(2)  Ahora bien, los “diez cuernos” entregan su poder y autoridad a esta “bestia escarlata”, de la cual nacieron y a la cual pertenecen por naturaleza. No se la entregan a la “mujer”, a “la gran ramera”, es decir, a la Iglesia Católica Romana, máxima representación del cristianismo en apostasía. Ocurre todo lo contrario: ¡aborrecen “a la ramera”, dejándola “desolada y desnuda”; devoran sus carnes y la queman “con fuego” (Apocalipsis 17:16).

[Imagen para la proyección digital. Los diez cuernos (países) se levantan en Europa más o menos durante la etapa que abarca desde 1300 hasta 1700 d. C. El clamor fuerte e insistente por "Reforma" se hace escuchar primero en Inglaterra y Bohemia en el Siglo XIV. Razones por las que se confrontan particularmente a la Iglesia Católica Romana.]

G.  La verdadera identidad de los “diez cuernos”. Juntando y analizando detenidamente los datos bíblicos sobre los "diez cuernos", también leyendo y estudiando la historia de la Era Cristiana, concluimos que los “diez cuernos” son diez reinos (países, naciones) formados durante los siglos del XIV al XVII después de Cristo, o sea, más o menos dentro del período abarcado entre el 1300 y el 1700 d. C. El Imperio Romano, en su manifestación como el “Sacro Imperio Romano” en el occidente de Europa, y como el Imperio Bizantino en el oriente, seguía existiendo, pese a reveses serios que lo debilitaba cada vez más y más. Precisamente, esta condición del Imperio Romano durante la época señalada abre paso a la formación de nuevos reinos. Del caos político de aquellos tiempos emergieron nuevas potencias, forjándose nuevos reinos durante la última etapa de la Edad Media. Asombrosamente, sus ejecutorias durante aquellos siglos son justamente las fijadas proféticamente para los “diez cuernos”, según  las visiones dadas al apóstol Juan en el año 95 d. C. Una vez más las desglosamos: (1) Obran “juntamente con la bestia” por “una hora”, (2) se arremeten contra la “gran ramera”, (3) pelean “contra el Cordero” y (4) son vencidos por Cristo. Dejándonos llevar por el simbolismo que suele ser característico de números en contextos proféticos, no sería obligatorio, a nuestro entender, interpretar literalmente el número “diez”. Sin embargo, no deja de ser significante y corroborante el que se levantan específicamente en el tiempo indicado a lo menos diez reinos con rasgos que los cualifican para ser los “diez cuernos” profetizados. Procedemos a identificarlos por nombre.

1.  Inglaterra

2.  Bohemia (Transilvania)

3.  Alemania (el Sacro Imperio Romano Germánico)

4.  Francia

5.  Italia

6.  España

7.  Suecia

8.  Dinamarca

9.  Escocia

10.  Holanda (los Países Bajos).

 

Mapa de los diez cuernos-reinos de Europa.

Europa. Años 1500-1700 d. C.

“A partir de los estados feudales de la edad media, las regiones de Europa emergieron como naciones poderosas y centralizadas. Francia obtuvo la supremacía tras su triunfo sobre Inglaterra en la guerra de los Treinta Años en 1648. Gracias a los esfuerzos del cardenal Richelieu, Francia se convirtió en la potencia mundial dominante.” (Encarta. © Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos) 

1.  Estos diez países-cuernos se definieron políticamente durante la existencia del Imperio Romano sanado.

a)  Refiriéndose a estos países, el renombrado historiador Will Durant observa: “Las monarquías nacientes, enriquecidas mediante los ingresos obtenidos del comercio y de la industria, día a día iban librándose del dominio de la iglesia” (La Reforma, por Will Durant. Página 15). Para estos estudios, el vocablo “nacientes” es especialmente significante. Indiscutiblemente, los diez países nombrados “nacieron” del Imperio Romano sanado. Esta escena importantísima en el gran drama real que estamos presenciando fue proyectada proféticamente muchos siglos antes del evento mediante las visiones de los “diez cuernos”, los que nacieron de la cabeza de la bestia.

b)  “La creación del estado nacional” preparó el camino para “La Reforma” (La Reforma por Will Durant. Página 8).  El “estado nacional” era un nuevo tipo de organismo político sobre la tierra. Se trata de nuevos países que nacían de la bestia sanada. Entre estos nuevos estados nacionales se encuentran los “diez cuernos”.

c)  Desde 1500 d. C. en adelante“ningún gobernante de Europa podía seguir visualizando al Papado como un soberano gobierno moral que uniera a todas las naciones en una mancomunidad cristiana. El Papado mismo, convertido en estado secular, era nacionalista. Al decaer la vieja fe, toda Europa se despedazó en fragmentos los cuales no reconocían ninguna ley supranacional o ley moral internacional” (La Reforma, Will Durant, Página 14).

2.  En todos y cada uno de los países nombrados se levantaron multitudes de personas en abierta oposición a la Iglesia Católica Romana, odiándola, despojándola de sus riquezas y  desvistiéndola de su poder.

3.  Implementando sus “reformas” con gran violencia y matanza, la inmensa mayoría de estas mismas multitudes también se hizo culpable de actuar “contra el Cordero”.

a)  Desconcertados y tristes, vemos que se valen de armas carnales para la defensa de su fe las sectas protestantes fundadas por Martín Lutero, Juan Calvino, Huldrych (o Ulrich) Zwingli, John Knox y otros líderes religiosos de la época. Mientras observamos sus actuaciones bélicas carnales, traemos a memoria la sublime enseñanza del apóstol Pablo, la que dice: “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios…” (2 Corintios 10:3-6). Obviamente, estos “reformadores” religiosos, pese a sus buenas intenciones, aún no han llegado a tan elevado nivel de entendimiento y espiritualidad. A continuación, presentamos tres ejemplos de protestantes culpables de milicia carnal.

(1)  Siglo XVI. La Liga de Esmalcalda fue una liga de príncipes protestantes del Sacro Imperio Romano Germánico que se creó en el Siglo XVI para defender sus territorios y luchar contra el emperador y rey español Carlos V, defensor del catolicismo frente a la Reforma luterana. Toma su nombre de la ciudad de Esmalcalda (Schmalkalden), en Turingia (Alemania).” (www.wikipedia.org). Concibiendo y formando esta “Liga de Esmalcalda” para la defensa armada del luteranismo, los protestantes descubren una mentalidad carnal y belicosa muy contraria a la que tiene el verdadero soldado de la cruz. Están decididos a derramar sangre en defensa de su fe, medida opuesta totalmente a la norma de “amar a vuestros enemigos”. Los cristianos genuinos jamás derramamos la sangre de nadie en defensa de nuestra creencia. Lastimosamente, los ciudadanos “protestantes” que integraban las poblaciones de los “diez cuernos” peleaban no solo contra la “gran ramera” sino también contra “el Cordero de Dios”.

(2)  El “ejército protestante” ganó la “Guerra Esmalcalda”(Dato de La nueva enciclopedia religiosa Shaff-Herzóg, Tomo IX, Página 420.) ¿Un “ejército protestante” de cristianos verdaderos peleando en batalla carnal? ¡Inaudito! “Protestante”, pues, sí, pero no de fieles siervos del Señor, santos y espirituales. “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo”, escribe el apóstol Pablo al evangelista Timoteo (2 Timoteo 2:3). Los “buenos soldados de Jesucristo” forman un “ejército” espiritual, y no carnal. Aquellos “protestantes” que ganaron la “Guerra Esmalcalda”, pese a su profesión de fe en Dios y Cristo, efectivamente, pelearon “contra el Cordero” 

(3)  Octubre, 1531. Los católicos romanos atacaron y derrotaron al pequeño ejército protestante de Zurich en la Batalla de Capel.Zwingli, quien había acompañado a su rebaño como capellán y patriota, murió heroicamente en el campo de batalla” (La nueva enciclopedia religiosa Shaff-Herzóg, Tomo IX, Página 421). El afamado caudillo protestante Ulrich Zwingli ¡pierde su vida en una batalla carnal! Por cierto, peleaba contra la “gran ramera”, pero también “contra el Cordero”, aunque pretendiera todo lo contrario.

b)  En algunos países nuevos de aquellos tiempos, las nuevas sectas protestantes estaban ligadas estrechamente al poder político, siendo, en efecto, “iglesias del estado”, protegidas y sostenidas por el estado (La Reforma, Will Durant, Páginas 438-458). Habiendo los líderes políticos de estos nuevos países destronado a la Iglesia Católica Romana, cometen el gravísimo error de entronar en su lugar a la Iglesia Protestante. Su acción dio por resultado la perpetuación del gran mal de “iglesia de estado”, no siendo menos culpables las nuevas Iglesias protestantes que aceptaron tal posición, sufriendo ellas las consecuencias dañinas de tan innoble unión.

(1)  Conforme al  “Acuerdo de Westfalia” firmado en el año 1648, derechos iguales a los concedidos a la Católica Romana fueron otorgados solo a la Iglesia Luterana y a la Iglesia Alemania Reformada, siendo excluidas las demás iglesias (La nueva enciclopedia religiosa Shaff-Herzóg, Tomo IX, Página 420). Según este convenio, la Iglesia Luterana y la Iglesia Alemania Reformada compartieron, juntamente con la Iglesia Católica Romana, la posición de “iglesia del estado”, siendo sostenidas y controladas por el estado.

(2)  La iglesia protestante establecida en Suecia “retuvo la forma episcopal de gobierno en unión estrecha con el estado” (La nueva enciclopedia religiosa Schaff-Herzog, Tomo IX, Página 423).

4.   ¿Cuáles causas principales provocaron a estos diez países a aborrecer tanto a “la ramera”, representación simbólica de la Iglesia Católica Romana? Se disciernen tres causas principales.

 

El Palacio de los Papas en Roma

El Palacio del Papa
“La mansión más bella y poderosa en el mundo.” Así lo describió un cronista hace diez siglos. En el Siglo XIV, este palacio lujoso era la capital del mundo cristiano. Aquí, reinaron nueve Papas, consecutivamente.

a)  Primera causa. Las enormes riquezas materiales de la iglesia apóstata.

(1)  A través de la Edad Mediala Iglesia Católica Romana se hizo dueña de aproximadamente la MITAD, quizá aún más, de los territorios y de toda la riqueza de toda Europa¡LA MITAD! El emperador romano Constantino, al convertirse al cristianismo, obsequió enormes riquezas y honores a la iglesia existente a principios del Siglo IV, exceptuándose los donatistas contra quienes montó una guerra (Gibbon, El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 302, 305). Carlomagno, coronado “emperador de los romanos” por el Papa Leo III el 25 de diciembre del año 800, también “pagó ricas ofrendas” a la Iglesia Católica Romana (“El decaimiento y fin del Imperio Romano”, Tomo II, Página 209). Sin embargo, la Iglesia Católica Romana de aquellos siglos del IV al IX era “pobre” comparada con la del Siglo XV. ¡La MITAD de Europa en manos de la Iglesia Católica Romana! ¡Más de la MITAD! No solo de terreno sino de todas las riquezas. Para apreciarlo mejor, supongamos que la Iglesia Católica Romana del presente fuera dueña de más de la mitad de los terrenos de todo el continente de Europa de actualidad, teniendo además en su haber más de la mitad de los negocios, las fábricas y todos los demás valores materiales. Tal era su poderío económico en el Siglo XV.

 

Monte San Miguel (Francia) con su abadía benedictina

Monte San Miguel (Francia), con su gran abadía benedictina. www.wikipedia.org 

 

Huertos de la abadía benedictina en San Miguel, Francia

Huertos de la abadía benedictina en Monte San Miguel, Francia. www.ndsu.nodak.edu  La abadía fue fundada en el año 889 d. C. Sus múltiples y grandes estructuras, huertos y distintas facilidades evidencian las increíbles riquezas que la Iglesia Católica Romana poseía durante su apogeo. En la actualidad, esta abadía figura, por su arquitectura y aspectos históricos, entre los Centros de Patrimonio Mundial.

(2)  La jerarquía de la Iglesia Católica Romana imponía impuestos altos y controlaba una parte sustancial de la producción y el comercio en todo el continente. ¡Imponía su “marca”! ¡La “marca” y el “número” de la segunda bestia! Tengamos presente que la madre iglesia apóstata es la segunda bestia de Apocalipsis 13.

(3)  La Iglesia Católica Romana hacía que sus multitudes de siervos, desde cardenales hasta monjes y monjas, en todos y cada uno de los países bajo su dominio, remitieran a la tesorería en Roma grandes sumas de dinero.

(4)  Ejemplo de la extravagante riqueza eclesiástica. En el Siglo XV, “el Papa Paulo II llevaba puesta una tiara (diadema) que, en términos de su valor, pesaba más que un palacio” (La Reforma, Will Durant, Página 13).

b)  Segunda causa. Las grandiosas pretensiones políticas y seculares de la jerarquía de la iglesia apóstata, y además, sus intervenciones militares.

(1)  La jerarquía eclesiástica católica romana del período enfocado (1300 – 1700 d. C.) gobernaba con dureza los extensos territorios suyos en toda Europa.

(2)  Aquellos jerárquicos pretendían que todos los gobernantes seculares del mundo se sometieran a ellos, reclamando dogmáticamente derecho divino de constituir o deponer reyes, príncipes, gobernadores u otros oficiales, no importando la voluntad de estos como tampoco la de sus súbditos.

(a)  El Papa Gregorio VII formuló la doctrina de la “República Cristiana de Europa” (La Reforma, Will Durant, Página 6).

(b)  “En medio de todas las quejas y las sublevaciones, los Papas seguían aseverando que tenían señorío absoluto sobre los reyes de la tierra” (La Reforma, Will Durant, Página 7).

(c)  Año 1324. Patrocinado por el Papa Juan XXII, Agustino Trionfo escribió una defensa del Papado según la cual:

-Es necesario obedecer al Papa aunque este sea un gran pecador.

-La autoridad del Papa trasciende la de todo gobernante secular.

-El Papa puede, a su antojo, destronar a reyes o emperadores, haciendo caso omiso a las protestas de la gente o de los electores.

-Ningún decreto secular es válido a menos que cuente con la aprobación del Papa.

-El Papa ocupa un lugar más alto que los ángeles y es merecedor de la misma reverencia que rinden a la Virgen y a los santos  (La Reforma, Will Durant, Página 8)El Papa Juan XXII aprobó todas estas enseñanzas.

(3)  La misma Iglesia Católica Romana organizó ejércitos y hacía guerra carnal tal cual otras potencias puramente seculares.

(a)  Siglo XV. El Papa Sixto IV financió sus batallas vendiendo puestos de la iglesia a las personas que más dinero ofrecieran.

(b)  El Papa Julio II guerreó contra Venecia y Francia, capitaneando él mismo su propio ejército. Le encantaba la vida y el lenguaje rudo de los campamentos militares. “Toda Europa se escandalizó al observar que el Papado no solo se había secularizado sino que también se había militarizado” (La Reforma, Will Durant, Página 13).

(c)  En el año 1526, el Papa Clemente VII organizó un ejército de siete mil tropas con el propósito de atacar al pueblo colona (El renacimiento, Will Durant, Página 628).

El Papa capitanea su propio ejército haciendo guerra carnal

El Papa, vistiendo su triple tiarra, capitanea su propio ejército, haciendo guerra carnal contra sus enemigos.

c)  Tercera causa. La más terrible y vergonzosa corrupción moral de los miles de sacerdotes, monjes, monjas, obispos, arzobispos, cardenales y Papas de la Iglesia Católica Romana. Se cumplió en ellos, al pie de la letra, la profecía espantosa: “Tenía en la mano un cáliz de oro [riquezas] lleno de abominaciones [ídolos, reliquias, supersticiones paganas] y de la inmundicia [inmoralidad] de su fornicación [infidelidad espiritual]” (Apocalipsis 17:4).

Monje católico romano emborrachándose
Monje emborrachándose

 

Monje y monja. Inmoralidad del clero católico romano.

Monje y monja

(1)  La inmoralidad del clero.

(a)  Casi todos adulteraban, teniendo concubinas. Erasmo escribió:  “Muchos de los conventos tanto de mujeres como de hombres difieren en poco de los prostíbulos públicos” (Epístola 94 en Groude, citada en La Reforma, Will Durant, Página 20).

-Erasmo de Rotterdam (c. 1466-1536), escritor, erudito y humanista holandés, principal intérprete de las corrientes intelectuales del renacimiento en el norte de Europa.” (Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

(b)  “En Roma, se daba por hecho que los sacerdotes tenían concubinas. Según algunos informes, el número de prostitutas era de seis mil, siendo la población entera no más de cien mil” (La Reforma, Will Durant, Página 21).

(c)  Se divertían carnalmente, emborrachándose. Año 1503. El comisario Papal Guy Jouenneaux fue enviado a Francia con la encomienda de reformar los monasterios de los Benedictinos. Informó que muchos monjes apostaban, maldecían, frecuentaban tabernas, portaban espadas, acumulaban riquezas, fornicaban, vivían la vida de Baco y que “eran más mundanos que el meramente mundano” (La Reforma, Will Durant, Página 20).

(2)  La mercadería rampante practicada por los religiosos.

(a)  Se vendían los puestos altos en la iglesia por cuantiosas sumas de dinero, practicándose la simonía a gran escala.

-“Simonía. (De Simón Mago). f. Compra o venta deliberada de cosas espirituales, como los sacramentos y sacramentales, o temporales inseparablemente anejas a las espirituales, como las prebendas y beneficios eclesiásticos. 2. Propósito de efectuar dicha compraventa.”  (Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

(b)  Año 1450. Refiriéndose a los oficiales católicos romanos que vendían indulgencias, Tomás Gascoigne, Canciller de la Universidad de Oxford, escribió: “Estos buscones de indulgencias vagan por todo el país dando una Carta de Perdón, a veces, por dos peniques, a veces por un trago de vino o cerveza... o aun por los amores de una prostituta o por el amor carnal” (Los siete ríos de Babilonia, citado en “La Reforma”, Will Durant, Página 23)“La queja que por fin encendió La reforma fue la venta de indulgencias” (La Reforma, Will Durant, Página 22).

Sacerdote católico vende indulgencias a otro católicos

Un sacerdote, a la izquierda, vende indulgencias a católicos romanos:

(c)  “Casi tan mercenario que la venta de indulgencias fue la aceptación o solicitación de parte del clero de dinero, subvenciones o donativos por oficiar misas” por los muertos (“La Reforma”, Will Durant, Página 24).

(d) Contribución papal sobre ingresos. El Papa Inocente III era el primero que impusiera una contribución sobre ingresos.

“La contribución papal sobre ingresos fue impuesta por primera vez en el año 1199 d. C. por el Papa Inocente III, requiriéndose originalmente que todo el clero católico pagara anualmente la cuadragésima parte de sus ingresos eclesiásticos para costear las cruzadas. La segunda contribución sobre ingresos no fue exigida hasta el Cuarto Concilio Lateranense en el año 1215, constituyéndose ella la vigésima parte cada tres años.

“Este precedente fue continuado frecuentemente por los sucesores de Inocente III, siendo ejecutado por censura eclesiástica, por secuestración, y a menudo, por el uso de la fuerza. Al imponerse por primera vez esta contribución, se les prometió a los contribuyentes que una cuarta parte de sus penitencias sería remetida de ellos efectuar sus pagos de buena voluntad y honestamente; la segunda vez, la amenaza para el incumplimiento fue sencillamente la excomulgación. En unas pocas ocasiones, los Papas convocaron un concilio general antes de legislar una contribución sobre ingresos, pero con más frecuencia la impusieron valiéndose solo de su propia autoridad.

“Este poder fue usado más adelante a favor de las cruzadas efectuadas fuera de la Tierra Santa. Por ejemplo, en el año 1228, el Papa Gregorio IX ordenó una contribución del 10% sobre ingresos para financiar su guerra contra Federico II, emperador del Sacro Imperio Romano.

“Los papas de los Siglos XIV y XV cobraron contribuciones de la misma categoría para su uso personal, como además para guerras contra los turcos otomanos y otros. Las contribuciones podían ser cargadas a la iglesia universal, al clero de algún país particular o aun a un grupo de provincias. Mientras las primeras contribuciones fueron pagadas directamente a los cruzados, ya para mediados del Siglo XIII la costumbre era pagárselas directamente a reyes, príncipes o nobles, los que prometieran unirse a la cruzada. De no realizarse la cruzada, el dinero sería devuelto a la Cámara Apostólica. El impago de la contribución fue rampante, y los gobernantes seculares de siquiera modesto poderío usualmente pudieran tener éxito en la imposición de restricciones a las contribuciones papales colectadas en sus dominios, si bien no en obtener una porción para sí mismos (con o sin el pretexto de la cruzada). Por ejemplo, Eduardo I y Eduardo II obtuvieron para sí mismos más de la mitad de la acostumbrada décima parte, como también los reyes franceses durante el Papado Avignon.”

(Información tomada del libro Papal Revenues in the Middle Ages –Ingresos papales durante la Edad Media- por William E. Lunt. Publicado en 1950 por Columbia University Press. Dos tomos. Páginas 70-77. Traducción del inglés por Homero Shappley de Álamo)

5.  Observaciones adicionales.

a)  Cuatro años antes de que Martín Lutero clavara las Noventa y Cinco Tesis a la puerta de la iglesia de Witimburgo en Alemania, Machiavelli predijo el castigo de la Iglesia Católica Romana, castigo ya profetizado como “sentencia contra la gran ramera” en Apocalipsis 17:1. Escribió: “No puede haber mayor prueba para la decadencia [de la Iglesia Católica Romana] que el hecho de que cuánto más cerca la gente esté a la Iglesia Romana, la cabeza de su religión, cuánto más irreligiosa es. Quienquiera que examine los fundamentos sobre los cuales está fundada esa religión [la cristiana] y se dé cuenta de cuán lejos de esos principios son la práctica y la aplicación en el presente, juzgará que su ruina o castigo está cerca” (Michiavelli, Discursos, iii, 1, citado en La Reforma, Will Durant, Páginas 16-17).

b)  “El desdén y el odio de los laicos hacia el clero degenerado fue un factor de no poca importancia” de los que llevaron a muchas personas a abandonar a la Iglesia Católica Romana (Pastor, citado en La Reforma, Will Durant, Página 24).

c)  “Las denuncias de las fallas de la Iglesia... inquietaban las escuelas, disturbaban los púlpitos, inundaban la literatura, se acumulaban día tras día, año tras año, en la memoria y en el resentimiento de los hombres, hasta que se rompió la represa de la reverencia y de la tradición, y Europa fue barrida por una revolución religiosa de más envergadura y de más profundidad que todas las transformaciones políticas de los tiempos modernos” (La Reforma, Will Durant, Página 25).

 

Próxima Escena 2 del Gran Drama de los Diez Cuernos

Mapa de Europa en el año 1500. Ubicación de los “diez cuernos”

Contenido completo del Capítulo Siete

Archivos en PDF para el comentario Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones

Índice de SOLO los TEXTOS que componen el comentario Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones

Desglose del contenido completo del comentario Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones, incluso las imágenes.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.