Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Estudio 2 sobre este mismo tema

¿Por qué me dice: Yo soy católico?

 

La Virgen del Rosario del Pozo, de Sabana Grande, Puerto Rico, a la luz de Apocalipsis 17 y otros textos bíblicos

PDF de este documento

Imagen de la "Virgen del Rosario del Pozo", Barrio Rincón, Sector El Pozo, Sabana Grande, Puerto Rico

 

Este mensaje es el primero de dos sobre el tema.

Algunas enseñanzas examinadas en este estudio

-Obispos: el requisito bíblico de casarse.

-Jesucristo católico

-Exaltación de María 

-Ascensión de María 

-Concepción inmaculada

-Pecado original

-Apariciones

-Mediadora, mediador 

-Impacto de María en los marianos y demás católicos

I.  Introducción

A. Querida alma en busca de la verdad divina que ilumina y salva, le invitamos a escudriñar el tema siguiente: La Virgen del Rosario del Pozo de Sabana Grande a la luz de Apocalipsis 17. Encarecidamente, le rogamos que ponga gran empeño en ser objetiva, imparcial y madura en la evaluación de cada punto, pues, sin duda, está en juego la salvación, tanto la suya como la mía.

B. Los siguientes datos sirven como trasfondo para el desarrollo del estudio.

1.  Gran número de personas afirma que la "Virgen del Rosario" apareció repetidas veces en el Barrio Rincón de Sabana Grande, Puerto Rico, durante treinta y tres días, desde el 23 de abril hasta el 25 de mayo de 1953.

2.  El día 25 de mayo de 1997, más de cincuenta mil devotos marianos participaron en el llamado "Día de la Espera" celebrado en Sabana Grande, bajo el auspicio de la Asociación Pro Devoción de la Virgen del Pozo en Sabana Grande. Entre los asistentes figuraron la secretaria del Estado, Norma Burgos, el ex alcalde de San Juan, Héctor Luis Acevedo, y otros funcionarios del gobierno.

Pugna entre los católicos por la Virgen del Pozo

a)  El Cardenal Luis Aponte Martínez recomendó que los católicos no asistieran al evento en Sabana Grande. En un artículo publicado el 3 de mayo, el Presbítero Guillermo Arias, S. J., escribió: "Otro pedrusco con el que chocan los del pozo es su falta de obediencia a la legítima autoridad de los sucesores de los apóstoles". Así pues, se desprende que arde una controversia no pequeña entre la jerarquía de la Iglesia Católica y la organización que promueve el culto a la "Virgen del Pozo". Acentúa la pugna el artículo publicado en El Nuevo Día, el día 27 de mayo de 1997, intitulado "Los devotos de la Virgen del Pozo: Católicos, apostólicos y marianos; ni sectarios ni empozados", escrito por el Lcdo. Luis E. López Padilla. Este defiende sin cuartel la devoción a la "Virgen del Pozo", destacando el rol sobresaliente que la "Santísima Virgen María" está desempeñando, según él, en nuestro tiempo. Dice que "uno de los signos de nuestro tiempo es el referente a la multiplicación de supuestas apariciones de la Santísima Virgen María". Asegura que Dios ha pedido "la edificación de una gigantesca imagen de la Virgen en el Monte Místico".

b) En la misma edición de El Nuevo Día (27 de mayo de 1997), en la página 16, aparece el sorprendente titular: "Cumplidos evangélicos a la devoción en el Pozo"Pensamos dedicarle pronto al Sr. Moisés Rosa, Secretario del Concilio Evangélico de Puerto Rico, un mensaje cuyo título será:"Moisés Rosa y la pared recubierta de lodo suelto", basado en el capítulo 13 de Ezequiel, pues es realmente cosa inaudita que los evangélicos aplaudan el culto a María.

c)  Por encima de las controversias en el seno de la Iglesia Católica sobre la "Virgen del Rosario del Pozo" y la tácita aprobación de algunos evangélicos a la devoción en el Pozo, surgen unas cuestiones de mucho mayor peso. Respetado lector, permítame planteárselas desapasionadamente, sin juicios o prejuicios, como asuntos religiosos que ameritan el análisis intelectual mejor informado y más objetivo. Por ejemplo:

(1)  ¿Por qué debo esperar que aparezca la "Santísima Virgen María" en nuestro tiempo, o en cualquier tiempo? ¿En Puerto Rico, o en cualquier otro lugar? Realmente, ¿tiene ella el poder de manifestarse a través de apariciones?

(2)  ¿Por qué debería ser "mariano", o sea, "devoto de la Virgen"?

(3)  ¿Será cierto que María también resucitara el tercer día, tal cual su Hijo, y que ascendiera al cielo donde fuera coronada "Reina"?

(4)  ¿Será igualmente cierto que ella ostente todos los títulos y ejerza todos los poderes que le atribuyen los teólogos católicos?

(5)  ¿Qué tan cierto lo de que ella nunca se uniera a José y que no tuviera más hijos?

(6)  ¿Existe algún parecido entre la "Virgen, Madre de Dios", según presentada por los eruditos católicos, y las diosas madres de la mitología pagana tales como Semiramis, Ishtar, Isis, Epafrodita, Diana y Venus?

(a)  Este servidor no tiene reserva o temor alguno en lo concerniente a  formular y explorar estos temas. ¿Tiene temor usted, estimado feligrés de la Iglesia Católica Romana?

(b)  Si los teólogos católicos tienen la verdad, la quiero también para mí. Si no están diciendo la verdad acerca de María, también debo saberlo, y actuar acorde.

(c)  El que escribe tiene en su haber la Biblia y gran número de libros para hacer las pertinentes indagaciones. ¡Gloria a Dios por esta bendición! Gracias, Señor, por la libertad religiosa que gozamos en estos tiempos, tanto en Puerto Rico como en los demás países hispano parlantes. Considero, sin asomo de jactancia, que mis facultades intelectuales necesarias para descubrir y entender las verdades divinas esenciales para la salvación de mi alma, no sean inferiores a las de los demás líderes religiosos, incluso, los oficiales y teólogos de la Iglesia Católica Romana. A Dios, gracias. Usted, amado que lee, también las tiene si está entendiendo y asimilando lo que hemos apuntado hasta el momento en este escrito. Estos poderes de comprensión, análisis lógica y decisiones inteligentes son, por cierto, el don de Dios para todo ser humano normal. Nuestro deber es ponerlos a funcionar para que conozcamos toda la verdad, pues el deseo de Dios es que "todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad" (1 Timoteo 2:3). ¿Se fija? "...que todos los hombres... vengan al conocimiento de la verdad", y tan solo unos supuestos eruditos con estudios universitarios y títulos religiosos.

(d)  Afirmo que no es sabio dejar que otras personas, no importa su nivel de preparación académica o su grado de espiritualidad, piensen o razonen por mí. ¿Qué me instruyan sin que examine este servidor sus enseñanzas? ¿Que me laven el cerebro? ¡No se lo permitiré! Mi mente no es cualquier recipiente vacío o pasivo para que la llenen sacerdotes, obispos, profesores, predicadores o maestros con sus interpretaciones y teologías, sin que analice esta alma el alimento espiritual que me pongan delante. Y, ¿usted? Usted que se identifica como católico romano, o de la religión que sea, o sin religión, usted también es capaz de pensar, razonar y examinar por sí mismo. Es más: ¡su sagrado deber es hacerlo concienzudamente! Porque está en juego el destino eterno de su alma. No debemos creer, sin jamás cuestionar, todo cuanto nos digan. Se llama "crédulo" el que lo haga, y todo "crédulo" es presa fácil del "espíritu de engaño". Tampoco deberíamos abrazar creencias religiosas, cualesquiera que sean, para luego encerrar nuestra mente y nuestro espíritu tras puertas de plomo, no tolerando que nadie nos inquiete con otras interpretaciones o enfoques. A toda persona que tal cosa hace, se le dice, con sobrada razón, "prejuiciada", "cerrada" o "fanática", pues no tiene la mente abierta. El consejo divino es: "Examinadlo todo, retened lo bueno" (1 Tesalonicenses 5:10). ¿Está usted dispuesto a hacerlo, es decir, a examinarlo todo, aun el fundamento de su propia fe? Tristemente, no todos están dispuestos. Por ejemplo:

-Los testigos de Jehová rehúsan recibir la literatura de otras iglesias. ¿Por qué? ¿A qué temen? Irónicamente, pretenden que toda persona acepte la literatura suya, y para colmo, ¡la venden! Lo cierto es que hacen caso omiso al mandamiento de examinarlo todo. A consecuencia de su obstinación y la ceguedad auto inducida, siguen siendo engañados por la jerarquía de la Watch Tower en Brooklyn.

(e)  Pero, amigo, no es menos preocupante la actitud de algunos católicos, pues en sus casas ponen un rotulito que dice: "Somos católicos. No aceptamos ninguna literatura que no sea de nuestra iglesia"Puerta cerrada. ¡Mente cerrada! Mentalidad peligrosa, ¿no cree usted? Bueno, ¡lo sé, lo sé! Lo hacen porque confían, sin reservas, en la infalibilidad del Papa y de su iglesia. Pero, el Señor Sentido Común no me deja quieto, preguntando, repetidas veces, con lógica irresistible: ¿Con qué razón eximir las doctrinas católicas del escrutinio imparcial? ¿Por qué no examinarlas? ¿Por qué tragármelas sin probarlas, que si son puras o nocivas para mi alma? ¿Dónde y cuándo se originaron? ¿Se encuentran en la Biblia? "Examinadlo todo; retened lo bueno", exhorta el Espíritu Santo. Me corresponde obedecer, y no ser un cántaro inerte que lo llenan otros a su antojo o conforme a sus conceptos propios de lo apropiado, correcto y saludable. También amonestó el Espíritu Santo: "Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo" (1 Juan 4:1). Este servidor intenta implementar estrictamente estos consejos divinos.

¡Todo obispo debe ser casado y tener hijos creyentes!

(f)  Y, ¿usted? ¿Será esclavo a la merced de amos religiosos que disponen de su persona y de su alma como si fueran dioses, como todopoderosos, como infalibles? Pero, ¿no está acusado, públicamente, aun legalmente en las cortes, gran número de estos "amos religiosos" (sacerdotes, obispos, cardenales) de abusar de niños, de ser homosexuales o de cometer adulterio con mujeres bien sean casadas o solteras? ¿Con qué lógica entregaría usted su alma al cuidado de religiosos que no llenan un requisito específico claramente establecido por el Espíritu de Dios, a saber, que todo obispo debe ser casado y tener hijos creyentes, gobernando bien su propia casa (1 Timoteo 3:1-6)?

"Legión de  María." La "segunda Eva". La "Reina del cielo".

(g)  La semana pasada, viajaba por la Ave. Lomas Verdes, entre Bayamón y El Señorial, cuando vi delante de mí una "guaguita" (autobus) guiada por un varón de pelo canoso. En el cristal trasero, había dos calcomanías pegadas. Una leía: "Legión de María. Setenta y cinco aniversario. Únete a la celebración." La otra, de fondo amarillo, decía: "Somos católicos. En caso de accidente, llame a un sacerdote". ¿Qué cosa es la "Legión de María"? ¿Quiénes son los "marianos"? ¡Cincuenta mil "marianos" devotos a la Virgen del Pozo en Sabana Grande! ¿Por qué esta devoción a la "Santísima Virgen del Rosario"? ¿Por qué estas supuestas apariciones de la "María Santísima" en nuestro tiempo? ¿Estoy perdiendo algo importante para mi vida espiritual, algo indispensable para mi salvación? Todavía no soy "mariano", pero tengo la mente abierta. ¿Quién me convencerá?

(h)  Quienquiera que lo intente, sea sacerdote, obispo, cardenal o el Papa mismo, ha de hacerlo con la Biblia abierta, pues si Dios predestinó a María a ser la "segunda Eva", la "Reina del cielo", la "Elegida de la Trinidad", la "Esposa del Espíritu Santo" y la mujer "conquistadora de la serpiente", es de suponerse que haya revelaciones contundentes al respecto en el libro más importante del cristianismo, o sea, en la Biblia, en las Sagradas Escrituras. ¿Está usted, querido lector, de acuerdo con este criterio? Es decir, las evidencias de las tradiciones religiosas y culturales, por ser estas tradiciones cambiantes y subjetivas, no son suficientes. Hace falta, aun es requisito, el testimonio claro y preciso de las Sagradas Escrituras.

(i)  Para que se convierta este servidor en "devoto a la Virgen del Rosario", habría que convencerme con citas y argumentos de la Biblia. Las meras aseveraciones y citas de los llamados "padres de la iglesia" tendrán poco o ningún impacto en mi mente. Por ejemplo, el Lcdo. López Padilla, en su artículo en el rotativo El Nuevo Día, hace unos pronunciamientos impresionantes acerca de María, ¡sin ni un solo texto bíblico para sostenerlos! Dice:

-"Es la criatura más excelsa salida de las manos de Dios." Ahora bien, mi intelecto, mi espíritu, demanda pruebas bíblicas. ¿Dónde lo dice la Biblia, o siquiera lo insinúa? Bien yo sé que la joven virgen israelita llamada María era casta y digna de ser el instrumento de la encarnación del Hijo de Dios. Pero, ¿"la criatura más excelsa salida de las manos de Dios", meritoria de mi devoción? Tengo que verlo claramente expresado en la Biblia para creerlo.

-Respecto a María, también afirma el Lcdo. López Padilla: "Es la que mayor intimidad tiene con Dios, al ser Hija, Madre y Esposa"De nuevo, mi intelecto, mi corazón, mi alma, todo mi ser, exige pruebas bíblicas. ¿Debo entender que María tenga más "intimidad" con Dios que el mismo Hijo Jesucristo? Este dice: "A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer" (Juan 1:18)? Qué conste: "...nadie le vio jamás" sino el Hijo. Así que, María jamás había visto al Padre. Solo el Hijo lo ha visto; solo el Hijo lo da a conocer. María existe solo desde su concepción en el vientre de su madre terrenal. En cambio, "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios" (Juan 1:1). María no, en absoluto, sino el Verbo. María no es el Verbo; no es superior al Verbo. Sin duda, el Hijo tiene más "intimidad" con el Padre que cualquier otro ser, incluso, María.

-Además, declara el Lcdo. López Padilla: "Estamos viviendo los tiempos de María Santísima, en la que de acuerdo con la doctrina de Luis María Grignon de Monfort, con su pie virginal aplastará la cabeza de la serpiente". A lo cual mi intelecto replica: ¿En qué pasaje de las Sagradas Escrituras se señalan "los tiempos de María Santísima"? Hebreos 1:2 dice que "en estos postreros días" Dios "nos ha hablado por el Hijo"No por María sino por el Hijo. ¿En cuál texto se me enseña que María "con su pie virginal aplastará la cabeza de la serpiente"? En Génesis 3:15, Dios dice a la serpiente: "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar". La simiente de la mujer es quien hiere a la serpiente en su cabeza, o sea, se trata de Cristo y no de la mujer María. Sr. López Padilla, citarme la "doctrina de Luis María Grignon de Monfort" no me hace ningún efecto. Es necesaria una autoridad superior, a saber, la "sana doctrina" de la Biblia, “la doctrina de Cristo” (Hebreos 6:1; 2 Juan 9-11).

-También alega el licenciado: "Así como María en su seno virginal trajo a Cristo en su primera venida, María prepara ahora la manifestación del triunfo de su Hijo Jesucristo en la que Su Reino alcanzará su plenitud en la tierra." Grandiosas palabras. ¿Tan importante papel hace María en nuestros días? ¿Preparar el ambiente para la Segunda Venida de su Hijo? ¿Tan poderosa es ella? ¿Lo ha profetizado el Espíritu Santo en la Sagrada Biblia? ¿Dónde? Quiero leerlo. ¿Conque "María prepara ahora la manifestación del triunfo de su Hijo Jesucristo?" Mi intelecto formula unas interrogantes honestas sobre esta creencia de los "marianos": ¿Se trata de una obra innegable de María, basada en argumentos irrefutables y apoyada por auténticas apariciones verificables, o se trata de una obra meramente imaginaria de un personaje ficticio que le dicen, sin apoyo bíblico alguno: "La Elegida de la Trinidad", la "Esposa del Espíritu Santo", la "Santísima María"? ¿Un personaje ficticio, una diosa madre, creada por mentes que dan credibilidad a testimonios dudosos, prodigios mentirosos, supersticiones antiguas e interpretaciones imaginativas de las Escrituras? Tengo derecho de hacer este tipo de pregunta. Usted también, preciosa alma que lee. Derecho y necesidad tenemos de hacer este tipo de pregunta: de inquirir; de verificar, de cerciorarnos. ¿Qué tal si María ni siquiera está en el cielo a la diestra de Cristo? ¿Blasfemo el que articule semejante pregunta? Negativo. "Blasfemo", de modo alguno. Ciertamente, Dios me concede el derecho de formular tal pregunta, pues me aconseja a examinarlo todo. La supuesta "exaltación de María" es un dogma de teólogos católicos romanos, apoyado por la jerarquía católica romana. ¿Fundamentan este dogma en el entendimiento correcto de la Biblia? Tengo pleno derecho de verificarlo. Los teólogos católicos romanos no son dioses; no son infalibles, ni siquiera el Papa, reclame lo que reclame. Todos son humanos; todos pueden fallar en sus razonamientos, en sus edictos. También a mí el Creador me ha dado mente para leer, escuchar, pensar y analizar independientemente. A usted también, apreciado lector. ¿Está usando su mente, o acaso haya entregada su potestad sobre ella a terceras que la manipulen a su modo? ¿Está permitiendo que otras personas le digan lo que debe pensar y creer? ¡Hay de aquel, hombre, mujer o joven, que entregue su mente y espíritu a otro ser humano, confiando ciegamente en voluntades ajenas, esclavizándose intelectual y espiritualmente! Repito la pregunta: ¿Qué tal si María ni siquiera está en el cielo a la diestra de Cristo?

II.  Argumentos en pro de la exaltación de María y de la devoción a ella. 

A.  La exaltación de María.  

1.  Este servidor posee un libro grueso intitulado "Jesucristo Católico"publicado en 1983 por Victory Publications, Arcadia, California, editado por K. E. Gillete, M. S., con el "Permissu Superiorum" de las autoridades eclesiásticas católicas y dedicado a Nuestra Señora de la Victoria. En el Prólogo, el editor escribe: "El propósito de este libro es ayudar al Espíritu Santo y a Nuestra Señora para que se renueven las mentes y las vidas de la Comunidad Católica... La Doctrina jamás cambia... Este libro trata de doctrina" (Pág. vii).

a)  En las páginas de 89 a 90 del libro, el autor afirma, categóricamente, la asunción de María. Escribe: "En el tercer día, su cuerpo virginal (el cual se compara al arca de madera incorruptible) fue unido una vez más a su Alma. Tal cual su Hijo, no se le permitió ver corrupción; gloriosamente, Ella fue llevada al Cielo, y triunfalmente coronada como Reina".

(1)  Para sostener con la Biblia su tesis, cita el libro de Cantares 8:5, donde Salomón dice: "¿Quién es ésta que sube del desierto, recostada sobre su amado?" Supongo que debiéramos entender, pues el autor no lo comenta, que el "desierto" sea la tierra, que la que "sube" sea María y que se trate simbólicamente de su ascensión. ¿Sobre quién viene "recostada"? No lo explica. La aplicación del texto a la supuesta ascensión de María es patentemente descabellada, ya que no armoniza en nada con el contenido de Cantares, libro que ensalza el amor carnal entre esposos.

(2)  También se cita el Salmo 132:8, donde se lee: "Levántate, oh Jehová, al lugar de tu reposo, Tú y el arca de tu poder". Se indica que debiéramos interpretar el "arca" como símbolo de María y creer, por consiguiente, que ella fuese levantada al lugar de reposo, es decir, que ascendiese al Cielo. Semejante aplicación del texto bíblico la encontramos totalmente forzada e ilógica, pues no hay la más leve indicación de que se trate de María"El arca... de poder" aludida era, sin duda, el "arca del testimonio" ubicada en el Lugar Santísimo del tabernáculo. O, quizás "el arca de su pacto" en el "templo" celestial, según Apocalipsis 11:19. En el lenguaje bíblico de tipos y antitipos, el "arca de Noé" simboliza a la iglesia verdadera, nunca a una persona, y por lo tanto, no simboliza a María. Sin embargo, el autor Gillete, en la página 82 de su libro, presenta a María como "el arca de Noé, el Refugio de pecadores", y en la página 83, como el "arca del pacto, hecha de madera imperecedera, embutida y recubierta con oro finísimo, por su perfecta observancia de la ley de Dios". Extraña y desacertada comparación, del todo carente de apoyo bíblico. En Mateo 5:17, Cristo dijo que él había venido para cumplir la ley. Él, el propio Cristo, y no María, fue la única persona que guardó la ley a perfección, hazaña notable que hizo posible la abolición de aquella Antigua Ley.

c)  Comenzando en la página 79 del libro "Jesucristo Católico", se hilvana una serie de argumentos para probar la concepción inmaculada de María, que ella nunca pecara, que fuera superior a los ángeles, que sea la "Madre de Dios", la "Esposa del Espíritu Santo", que fuera virgen perpetuamente, que sea la "Segunda Eva quien reconquista para nosotros la Vida Eterna", que sea el "Paraíso Espiritual", el segundo "Huerto del Edén", que sea la "Causa de nuestro gozo", la "Puerta del Cielo", la "Reina del Cielo", etcétera. Se deduce que, por su poder, gloria y perfección, el Padre tuviera que exaltarla a su trono. Esta deducción descansa en premisas no encontradas nunca jamás en las Sagradas Escrituras, ni siquiera por implicación. Consideremos un solo ejemplo: la "concepción inmaculada".

(1)  Partiendo de este dogma, los teólogos católicos ensalzan a María por encima de todo ser humano, incluso, los apóstoles y profetas, y por encima de los ángeles, colocándola sobre el trono con Jehová, Cristo y el Espíritu Santo, porque ella era la única, según enseñan, con la excepción de Jesús, cuya alma nunca fue manchada con el pecado original.

(2)  ¿Cuál es la premisa errónea? Se trata de la del "pecado original"Más sin embargo, la doctrina del "pecado original" no aparece en la Biblia. Fue inventada por los padres apóstatas de la iglesia apóstata siglos después de la revelación de las Sagradas Escrituras. El estudio imparcial de la historia cristiana lo confirma. Todo niño nace inocente. Cristo mismo dijo: "Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos" (Mateo 19:14). Toda alma engendrada por Dios es "inmaculada". Él es el "Padre de los espíritus" (Hebreos 12:9), o sea, de nuestras almas. Cada espíritu proviene de Dios. ¿Engendra Dios espíritus impuros? ¡Negativo! ¡Inconcebible! Dios no engendra almas corruptas. Cuando usted, querido lector, fue concebido, era pura el alma que entró en el cuerpo físico formado en el vientre de su madre. ¿Con qué razón cargar a la criatura inocente la culpa de la primera pareja, Adán y Eva? Al nacer usted, su alma era pura. Creciendo y alcanzando el conocimiento del bien y del mal, al escoger lo malo y pecar usted mismo, su alma perdió la  pureza original. La doctrina bíblica se resume en Ezequiel 18:20"El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo." Cuando María fue concebida, su alma no entró en existencia ya manchada del pecado. Y, ¿qué de excepcional o grandioso había en su caso? ¡Nada en absoluto! Toda alma engendrada por Dios es "inmaculada".

b)  Conclusión: Los dos textos bíblicos citados por el Sr. Gillete para sostener el dogma de la ascensión de María nada tienen que ver con el tema. No nos convencen. El argumento basado en la "concepción inmaculada" no tiene ninguna lógica o sentido. De cierto, ¡Jesucristo NO era católico! ¡Tampoco María! Que quede diáfanamente claro:

¡Jesucristo NO era católico! ¡Tampoco María!

2.  El que escribe posee otro libro intitulado "Los misterios divinos del más sagrado rosario", publicado por la J. M. J. Book Company, Necedah, Wisconsin, Cuarta edición, 1979, el cual contiene la supuesta revelación de María Santísima a la española María de Agreda, en el Siglo XVII. Este libro también trae la aprobación de las autoridades eclesiásticas católicas romanas. En la página 233, encontramos la siguiente aseveración: "Esto es el exaltado y supereminente privilegio de nuestra Reina y Señora: que Ella está sentada sobre el trono con las Tres Personas Divinas y ocupa su lugar como Emperatriz, siendo todos los demás nombrados como siervos y ministros del Soberano Rey". No se ofrece prueba bíblica alguna para sostener esta declaración. ¿Se supone que este servidor la acepte como veraz sencillamente porque se trata de una "revelación" de la misma María, conforme al testimonio de quien alega haberla recibido? Sucede que no confío en las "revelaciones" o los "testimonios" de personas que hayan pasado toda su vida inmersas en las creencias y la teología católica romana. La observación imparcial y la lógica sana me enseñan que tales personas se autosugestionan con suma facilidad, que atribuyen sus propios pensamientos a la inspiración de otros seres, que tienden a decir "tal o cual ser me ha revelado", no habiendo Dios hablado, y que son propensas a permitir que el misticismo y el fanatismo religioso se adueñen de su mente. Interesantemente, lo mismo les sucede a los pentecostales. En el ámbito religioso, el fenómeno es muy común. ¡Demasiado común! Se pierde la capacidad para examinar objetivamente toda doctrina y toda experiencia. La Biblia queda, prácticamente, descartada. Se impone el dogma, sea cual sea, aunque contradiga la Biblia. Se impone la experiencia emotiva religiosa, sea cual sea, aunque haga violencia contra doctrinas bíblicas fundamentales. Por eso, sigo insistiendo en que debe imponerse en nuestra vida espiritual solo la verdad divina expuesta en las Sagradas Escrituras, verdad verificable porque está escrita. Sigo insistiendo en que se citen textos de la Biblia que enseñen claramente la ascensión de María.

3.  Amigo, amiga, ¿sabe por qué los teólogos católicos romanos no presentan textos bíblicos para probar la ascensión de María? La razón es obvia: sencillamente, ¡no existen! Yo sé, porque he leído la Biblia centenares de veces, buscando, verificando. Y, ¿usted? ¿Lee a menudo la Biblia?

a)   María se menciona por última vez en la Biblia en Hechos 1:14, donde se nos informa que ella perseveraba en oración con los ciento veinte discípulos, en espera del cumplimiento de la promesa referente a la manifestación del Espíritu Santo. ¿Cuándo y dónde murió María? ¿Dónde fue sepultado su cuerpo? El relato inspirado no proporciona ningún detalle, lo cual da a entender que tal información no debería tener importancia alguna para el cristiano. De cierto, en el contexto espiritual del evangelio puro, tales pormenores no tienen ninguna importancia, pues el cristiano verdadero no venera los lugares de nacimiento, las tumbas o las reliquias de los personajes de la Biblia, o de la historia cristiana, sino que ensalza y glorifica solo al Hijo de Dios. De haber perseverado María fiel hasta la muerte, su alma fue llevada, no al Cielo, sino al Paraíso, donde es consolada y descansa en espera de la resurrección y glorificación del cuerpo, en compañía de las demás almas justas, según la enseñanza de Cristo en Lucas 16:19-31 sobre el destino de las almas, como también según su declaración al ladrón arrepentido : "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23:43).

b)  La "mujer vestida del sol", de Apocalipsis 12, no es María sino el pueblo de Israel representado simbólicamente. Después de la glorificación de su Hijo, aquella mujer, lejos de ascender al Cielo, huye al desierto, "donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo" (Apocalipsis 12:14). En La mujer vestida del sol y Guerra en el cielo se halla un estudio amplio sobre este fascinante tema.

III.  Conclusiones.

A.  La Biblia no enseña la ascensión de María.

B.  Si María no fue exaltada al trono de Dios, no tiene los poderes que los teólogos católicos romanos le atribuyen.

C. ¿Cómo explicar las supuestas apariciones de María, por ejemplo, la de Sabana Grande? Son el producto de la imaginación predispuesta o condicionada para "ver" tales fenómenos.

1.  En el caso de Sabana Grande, y en la mayoría de los casos, ni siquiera la jerarquía católica romana admite que se trate de una aparición creíble.

2.  ¿Quiénes suelen ver  "apariciones" de María? Se trata mayormente de niños, ¿no? ¿Por qué niños? ¡Vamos! ¿No es cierto que los niños son muy propensos a ver "fantasmas" dondequiera, a escuchar "voces", a inventar escenas fantasmagóricas, a interpretar erróneamente lo que piensan haber visto u oído, a exagerar los hechos? Su imaginación es fértil. ¿Se considera cosa inverosímil que los niños católicos, nacidos y criados en el seno del catolicismo romano, pueblen su imaginación con imágenes de María y de los "santos" que ven quizás todos los días? ¿Qué algunos visualicen esas imágenes y escuchen voces al presenciar algún fenómeno de la naturaleza, por ejemplo, una luz misteriosa e inexplicable, para ellos, en el momento? En cuanto a los adultos, ¿no es cierto que muchos de ellos sean como niños cuando se trata de "apariciones" y de otros fenómenos? Impresionables, ingenuos, aun supersticiosos. También "ven" "apariciones de María", "ángeles", "demonios", "espíritus de muertos", hasta platillos voladores y marcianos.

D.  Dando por establecido que María no está sentada en el trono de Dios como "Reina" o "Emperatriz" del Cielo, ¿cómo explicar su impacto en la vida de centenares de millones de "marianos", o sea, de los "devotos a la Santísima Virgen"? Pues, amado lector, de la misma manera que se explica el "impacto" de los personajes, o de los dioses de cualquier religión, en los adeptos que los siguen a ciegas, practicando su fe con fervor hasta muy fanático. ¿Cómo explicar el impacto de Buda en los budistas, del dios Ra en los antiguos egipcios, del fetichismo en los animistas, de los "medios" en los espiritistas, de los líderes carismáticos en los pentecostales? Inteligente lector, lo que se cree fervorosamente, ¡impacta!, aunque sea una mentira grandísima. Impacta, aunque sea nada más que una ficción creada en la imaginación, totalmente irreal e inexistente. Tal es la condición de la mente humana. Por esta razón poderosa, no valen los "testimonios", las "visiones", las "apariciones", etcétera, sino solo la verdad escrita en la Biblia.

E.  Sentar a María sobre el trono de Dios, atribuyendo a ella los grandes poderes redentores y mediadores que pertenecen solo a Cristo en virtud de su sacrificio único, hecho "una vez para siempre" (Hebreos 10:10), se puede interpretar como una afrenta grave a la Deidad. En el Tomo 2, en el Sermón número cincuenta y uno, "San" Bernardino escribió: "Fue necesario... que la Virgen fuese elevada... a un tipo de igualdad con Dios, a través de una clase de infinidad e inmensidad de perfección, tal cual jamás experimentada por criatura alguna". ¿"...necesario... que la Virgen fuese elevada"? ¿Quién lo dice? La Biblia, ¡no! Ningún apóstol, se lo aseguro. "...igualdad con Dios", o sea, según esta teología, María es una "diosa". Al respecto, la gran realidad para los teólogos católicos romanos, para la jerarquía católica romana, y por ende, para la mayoría de los católicos romanos en todo el mundo es esta: la "Santísima María" ocupa el lugar de "Diosa", superior aun a Cristo. Sin embargo, Jesucristo oró: "Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado" (Juan 17:3). Veo que María no figura en el cuadro de personajes celestes que debo conocer para alcanzar la vida eterna. Ella no es "diosa". María era una mujer israelita sana y pura, escogida para ser el instrumento humano que hiciera factible la encarnación del Hijo de Dios. La honro como tal. No la venero; no la adoro. No fue constituida una "diosa" por el Padre. Venero y adoro solo al "único Dios verdadero, y a Jesucristo", que es el "solo mediador entre Dios y los hombres" (1 Timoteo 2:5). Solemnemente recomiendo que usted, estimado lector, tome la misma posición espiritual, si, de veras, busca la verdad y la vida eterna, es decir, que sea cristiano, y no "mariano". Que sea "cristiano", y no "católico romano".

F.  ¿Qué tiene que ver la "Virgen del Rosario de Sabana Grande" con el capítulo 17 de Apocalipsis? La respuesta viene en el Segundo Mensaje sobre este tema.

 

Estudio 2 sobre este mismo tema

¿Por qué me dice: Yo soy católico?

Salid de ella, pueblo mío, exhorta Dios. Salid de Babilonia la Grande.

Enlaces entre la Virgen de Rosario del Pozo, diosas madres de distintas religiones y la gran ramera-gran ciudad de Apocalipsis 17

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.