Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales. Reciba gratis 100 himnos en PowerPoint al enlazar a nuestro sitio.

Apocalipsis: Desglose del contenido completo de Análisis de las profecías y visiones

Contenido completo del Capítulo Ocho

“Salid de ella, pueblo mío…”
Apocalipsis 18:4-5


www.duncanlong.com  Derechos reservados.

"Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites. Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas" (Apocalipsis 18:1-4).

Mensaje proclamado por una “voz del cielo”. ¿“Salid” de qué cosa? ¿“Salid” quiénes? ¿Por qué salir? ¿Salir a dónde?

“Salid de ella, pueblo mío…” Esta exhortación-advertencia, con tono de urgencia, la proclama una “voz del cielo”, y por consiguiente, se supone que la prestemos los seres humanos la más sobria atención. La primera oración completa del mensaje dice: “Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades”.

“Salid de ella…” ¿“Salid” de qué cosa? ¿Quién es “ella”? Pues, “ella” es “la gran Babilonia”, tema de los Capítulos 17 y 18 de Apocalipsis. En la visión de Apocalipsis 18:1-3, un “ángel… con gran poder… clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia…” Luego, “otra voz del cielo… decía: Salid de ella, pueblo mío…” ¿Quién es “ella”? El antecedente de “ella” es “la gran Babilonia”. Pero, ¿por qué instar a salir “de ella”, es decir, de “la gran Babilonia”, si esta ciudad ya “ha caído”? Por la razón de que la visión de “Ha caído, ha caído…” era una profecía dada al apóstol Juan en el año 95 d. C, fecha en la que él recibió “La revelación de Jesucristo” (Apocalipsis 1.1), la cual se encuentra en el libro del  Nuevo Testamento llamado “Apocalipsis”. “Ha caído, ha caído” señala el tiempo pasado, más sin embargo, “la gran Babilonia” apocalíptica solo estaba comenzando a emerger en el año 95 d. C., tratándose de una entidad que, desarrollándose  y evolucionándose a través de siglos, se manifestaría en el escenario del mundo en un tiempo futuro a la “revelación de Jesucristo” dada a Juan.

Así que, “ella” es “la gran Babilonia”. Mas, ella no es la ciudad terrenal de Babilonia, y esto lo sabemos con certidumbre ya que aquella grandiosa ciudad antigua, capital del Imperio Babilonio, estaba en ruinas y completamente abandonada doscientos cincuenta años antes de recibir el apóstol Juan la “revelación de Jesucristo”. Ahora bien, “la gran Babilonia” apocalíptica es preciso entenderla “en sentido espiritual”, según Apocalipsis 11:8, y “en sentido espiritual” ella también “se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado”. ¿Dónde fue crucificado el Señor? En Jerusalén. Por lo tanto, “la gran Babilonia” es, recalcamos, “en sentido espiritual”, Sodoma, Egipto y Jerusalén. Ella es “Sodoma”, por sus abominaciones sexuales –homosexualismo, fornicación, adulterio. Es “Egipto”, porque esclaviza a las almas, de la manera que el Imperio Egipcio esclavizó a Israel. Es “Jerusalén”, porque sustituye, tal cual los fariseos, sus tradiciones por el mandamiento de Dios (Mateo 15:1-9), y además, por su obstinada incredulidad (Hebreos 2:7-19). Y ella es la misma “Babilonia”, “en sentido espiritual”, porque se postra ante imágenes, venerándolas, a la manera de la Babilonia de tiempos antiguos.


Catedral católica romana Nuestra Señora de los Ángeles, Los Ángeles, California. Costo: $189.7 millones.

Esta ciudad “Babilonia-Sodoma-Egipto-Jerusalén” es “la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra” (Apocalipsis 17:18). “En sentido espiritual”, ¿cuál ciudad es esta? Ella es la Roma pagana del tiempo cuando Juan recibió “la revelación”, hasta el año 312 d. C., cuando el emperador Constantino fue convertido al cristianismo. Y ella es, desde 312 en adelante, “en sentido espiritual”,  aquella misma ciudad cristianizada, es decir, en términos de su dominio sobre las almas de “pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas”, por vía de sus líderes seculares-religiosos cristianizados (Apocalipsis 17:1, 15). Y ella es la Nueva Roma-Constantinopla, nueva capital del Imperio Romano cristianizado, desde el año 330 d. C. hasta el año 1453 d. C., fecha en que los turcos otomanos la conquistaron. Y ella es la Roma de Occidente, en Italia, bajo los Papas y la jerarquía de la Iglesia Católica Romana, hasta el año 1870 d. C., cuando la nueva República de Italia tomó posesión de ella, con la excepción del área que ocupa el Vaticano. Y ella es el mismo “Vaticano”, lugar desde el que la jerarquía católica romana sigue reinando sobre cientos de millones de almas.

“La gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra” también es presentada metafóricamente en Apocalipsis como “la gran ramera”. “Ven acá”, dice uno de los siete ángeles al apóstol Juan, “y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas…” “Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae…” “…la mujer… es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra” (Apocalipsis 17:1, 7, 18). “Salid de ella, pueblo mío…” “Salid” de esta “gran ciudad”, la que es, “en sentido espiritual”, Sodoma-Egipto-Jerusalén-Babilonia. ¿Por qué apresurarse para salir de ella? Porque “ella” es como una “gran ramera” –espiritualmente corrupta, llena de abominaciones (pederastia, adulterio, fornicación), idolátrica, avara, ligada al Sr. Mundano, al Sr. Materialista y al Sr. Político.

¿Qué cosas hace esta “gran ramera”, esta “gran ciudad”?

1.  Ella se viste “de lino fino, de púrpura y de escarlata” (Apocalipsis 18:16; 17:4). Fijarse bien, estimado lector, en los colores “púrpura y escarlata”, preguntándose: ¿Cuál entidad “espiritual-religiosa” distinguen estos dos colores en el día de hoy?

2.  Está “adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas” (Apocalipsis 18:16; 17:4). ¿Cuál entidad “espiritual-religiosa-material” del presente se adorna de esta manera? ¿Cuál adorna así a sus catedrales o capillas? ¿Quiénes son los oficiales religiosos de hoy día que se adornan de esta manera?

3.  Está “sentada sobre muchas aguas”. Estas “aguas… son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas” (Apocalipsis 17:1, 15). ¿Cuál es la organización religiosa de actualidad que se sienta sobre el mayor número de personas a través de la tierra?

4.  “La mujer” que simboliza a “la gran ciudad” “tenía en la mano un cáliz de oro…” (Apocalipsis 17:4). Hoy día, ¿quiénes utilizan cálices de oro, plata y piedras preciosas en actos de adoración a Dios?

5.  Ella “reina sobre los reyes de la tierra” (Apocalipsis 17:18). Viene “sentada sobre una bestia… que tenía siete cabezas y diez cuernos” (Apocalipsis 17:3). “Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes (Apocalipsis 17:9-10). Tanto los “diez cuernos” como las “siete cabezas” son reyes-reinos políticos-seculares. ¿Quién, o cual entidad, afirma tener toda potestad sobre los reyes-reinos-naciones de la tierra? De no estar informado usted al respecto, considere, por favor, la siguiente cita: “Temed, pues, nuestra ira y los truenos de nuestra venganza; porque con su propia boca Jesucristo nos ha nombrado jueces absolutos de todos los hombres, sometiendo a los reyes mismos a nuestra autoridad” (Papa Nicolás I, Años 858-867; C, Página 228). Los Papas y la jerarquía católica romana se arrogan el poder de “sentarse” sobre “los reyes de la tierra”, sobre los gobernantes políticos-seculares de la tierra, aseverando tener semejante derecho aun cuando se vean cohibidos, por fuerzas superiores a las suyas, de ejecutarlo. ¿Estaba usted al tanto de estos hechos?

6.  Con ella “han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación” (Apocalipsis 17:2; 18:9). “Porque todas las naciones han bebido del furor de su fornicación…” (Apocalipsis 18:3). ¿Cuál entidad “espiritual-religiosa-material” mantiene “concordatos” con algunas naciones de actualidad, cuál envía embajadores a las naciones políticas-seculares y cuáles naciones seculares envían, aun en el día de hoy, embajadores o emisarios a ella? Cristo dijo a Pilato: “Mi reino no es de este mundo… mi reino no es de aquí” (Juan 18:36). ¿Cómo, pues, no catalogar de “fornicaria” cualquier entidad “espiritual-religiosa”, que, invocando a Dios y Cristo, sostenga relaciones íntimas con reinos o naciones políticos-seculares?

7.  Mediante sus mercaderías, “la gran ciudad… gran ramera” ha obtenida “tantas riquezas” (Apocalipsis 18:17). Así sucedió en siglos pasados, y aun en el presente sigue mercadeando mundialmente sus “objetos religiosos de confección humana”, sus “servicios religiosos”, etcétera, etcétera. “Ella se ha glorificado y ha vivido en deleites”, diciendo “en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto” (Apocalipsis 18:7). Seguramente usted sabe que Cristo azotó a los mercaderes del templo judío, diciéndoles: “Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado” (Juan 2:13-22). ¿Acaso sea la iglesia de Jesucristo menos que aquel templo en Jerusalén, destruido por los romanos en el año 70 d. C. y nunca levantado de nuevo? Los escritos de los apóstoles también contienen numerosas advertencias contra la mercadería religiosa, ejemplificadas por la siguiente de la pluma del apóstol Pedro: “Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 2:1-3).

8.  El “cáliz de oro” de “la mujer-gran ciudad” está “lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación” (Apocalipsis 17:5) De su “fornicación” con los reinos políticos-seculares-materialistas. Y de la “fornicación” literal de sus propios oficiales. Pederastia, homosexualismo, adulterio y fornicación rampantes. Al extremo de llevar a algunas parroquias de actualidad a la bancarrota a consecuencia de tantas demandas. ¿Cuál entidad religiosa del presente es culpable de tanta “fornicación”? ¿De tan devastadora desacreditación del cristianismo?

9.  “La gran ramera-gran ciudad-gran Babilonia” prepara “bebida” en el “cáliz de oro”, poniéndose “ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús” (Apocalipsis 18:6; 17:4-6). ¿Acaso piense usted que esta parte de la visión se limite a las persecuciones de la Roma pagana efectuadas contra los cristianos antes de la conversión de Constantino en 312 d. C.? ¿Sabe usted que Constantino se constituyó a sí mismo cabeza de la iglesia, y que emprendió enseguida la persecución y matanza de cuantos cristianos no estuvieran de acuerdo con sus creencias? ¿Qué, a consecuencia, fueron muertos decenas de miles de cristianos arrianos? ¿Y qué entidad montó la Santa Inquisición, torturando y matando, durante más de seis siglos, a cientos de miles de creyentes catalogados por los oficiales como “herejes”? En muchos lugares, la sangre corría, literalmente, por las calles a resultado de las “guerras religiosas”. ¿Cuál entidad las fomentaba, actuando como cualquier otro reino secular vengativo y sangrienta?

Respetado lector, ¿qué respuesta ha dado usted a las preguntas que hacemos referente a las acciones de “la gran ramera… gran ciudad” atribuidas a ella en Apocalipsis? ¿Qué entidad viene a su mente?

De mi parte, veo retratada en las visiones y profecías de Apocalipsis sobre “la gran ciudad” Sodoma-Egipto-Jerusalén-Babilonia a la misma Iglesia Católica Romana, con sede en el Vaticano. Estimado lector, si usted es católico romano, comprendo, aunque sea tan solo en parte, que esta apreciación mía ha de ser sumamente ofensiva para usted. Sinceramente, quisiera que usted me explique, con evidencias y argumentos convincentes, por qué no debería este servidor identificar, en la aplicación de la visión apocalíptica al presente, a “la gran ciudad… gran ramera” de Apocalipsis como la Iglesia Católica Romana. Usted es católico romano. Pero, usted no estableció su Iglesia. Usted no la impartió los dogmas y prácticas que ella tiene en actualidad. Usted no la condujo a través de largos siglos, durante los que sus líderes y adeptos del pasado escribieron, mediante su comportamiento y obras, la historia que de ella puede informarse usted, yo o cualquier otro interesado. ¿Por qué, pues, no tomar el tiempo para contemplar desapasionadamente a su iglesia, examinándola como si jamás hubiera pertenecido a ella? Solo estoy suplicándole, como alma que soy delante de Dios, al igual que usted, que analice inteligente y objetivamente la lista parcial arriba, recopilada del mismo texto de Apocalipsis, de los atributos, acciones y circunstancias que identifican a “la gran ciudad… gran ramera”. ¿Por qué no aplicar esta visión y estas profecías de Apocalipsis a su iglesia, estimado miembro de la Iglesia Católica Romana? ¿A qué otra entidad aplicarlas?

“Salid de ella, pueblo mío…” ¿Salir quiénes? ¿No sería, pues, esta exhortación-advertencia precisamente para usted, estimado creyente católico romano? Qué salga usted, no de alguna ciudad literal sino de “la gran ciudad”, de “la gran Babilonia”, que lo es así “en sentido espiritual”. Es decir, salir de la institución espiritual-religiosa-material  representada por ella.

¿Por qué salir, aun con urgencia? Por las razones que da la misma “voz del cielo” que exhorta “Salid”, explicando esta “voz” celestial: “…para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades”. Enfocando los pecados de “la gran ciudad”, la “voz” añade: “Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble” (Apocalipsis 18:4-6). Así que, “salid”, pronto, apresurándose, porque “Dios… ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella” (Apocalipsis 19:1-3).

“Salid de ella, pueblo mío…” ¿Cuáles católicos romanos son, potencialmente, “pueblo” de Dios? Pensamos que se trate de los humildes, mansos y sencillos; de los que realmente aman a Dios, pero que aún no han aprendido a servirle conforme a su “buena voluntad, agradable y perfecta” (Romanos 12:2), la cual ha sido revelada completamente en el Nuevo Testamento, y no “por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2:8). ¿Es usted, potencialmente, “pueblo de Dios”? Si usted ama la verdad...

...por encima de toda lealtad o nexo religioso,

...si la ama más que cualquier tradición cultural o de familia,

...si la ama más que a padre o a madre,

...si la ama más que a su propia vida material,

...si usted busca con sinceridad absoluta la salvación de su alma,

...entonces, ¡usted es, potencialmente, "pueblo" de Dios! Es decir, usted es de los que Dios busca para que le "adoren en espíritu y en verdad" (Juan 4:24). Gente recta de corazón, imparcial en sus juicios, de raciocinio sano, y sobre todo, amante de la verdad divina tal cual revelada en la Biblia.

Pero, usted no será verdadero "pueblo" de Dios hasta no SALIR de los terribles engaños de "la gran ramera-gran ciudad-gran Babilonia". ¿Cómo salir?

-Repudiar el dominio espiritual de “la gran ramera… gran ciudad”. Ella se esfuerza vigorosa e incansablemente para mantener a usted “hechizado” y “engañado”, de la manera que por sus “hechicerías fueron engañadas todas las naciones”, pero “la verdad os hará libres”, apunta el Señor Jesús en Juan 8:32. Pero sea usted advertido con advertencia de Dios, le exhortamos respetuosamente: quienes “no reciben el amor de la verdad para ser salvos”, se exponen a recibir de Dios “un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad…” (2 Tesalonicenses 2:8-12). ¿Cuál prefiere usted? ¿La verdad que salva, o “un poder engañoso”?

-Romper las ataduras de tradiciones, ritos, ceremonias y dogmas religiosos, pues "las tradiciones de los hombres" engañan (Colosenses 2:8), y “los mandamientos de hombres” rinden nulo el culto a Dios, conforme a la enseñanza de Cristo mismo en Mateo 15:7-9.

-Arrepentirse de sus errores y bautizarse por inmersión "para perdón de los pecados" (Hechos 2:38; Romanos 6:1-7).

-Integrarse a una congregación regida por el Nuevo Testamento (2 Corintios 3:6-17), y no a una iglesia cualquiera. Ser "cristiano", nada más, y no "pentecostal, evangélico, protestante", o de cualquier otro nombre no bíblico. Orientarse al respecto, analizando los estudios básicos en "Fundamentos de la fe".

“Salid…” ¿Para dónde?

-No para el ateísmo, por favor. El paradero para muchos de los que se decepcionan con su “iglesia”, o con la “religión” en general, es precisamente el ateísmo. Pero, el ateísmo es una alternativa llena de especulación, inseguridad, tesis no comprobadas, tinieblas y pesimismo. Existe una alternativa muchísimo más positivo y lógico.

-Esta “alternativa” muchísimo más prometedora a la que aludimos no es, en definitiva, “la religión del pentecostalismo”. “Salid…”, si, por favor, se lo suplicamos, pero no para el “pentecostalismo”, tipo de cristianismo muy popular en el presente, y que pretende asentar el único estándar para ser “cristiano de verdad”. Mas no se deje usted engatusar con el entusiasmo desbordante de ellos, su fogosidad exagerada de matices mundanos, aparentes “señales divinas” (lenguas, sanidades, sueños, profecías), llamativas “alabanzas”, pastoras, pastores y evangelistas carismáticos, su “show”, sus espectáculos musicales, sus agendas de reformas sociales, su “evangelio de apariencias”, su “evangelio de prosperidad”, su “evangelio de dominio”, su “evangelio de superación personal”, su “evangelio de restauración de familia”, etcétera.

-Si usted conociera las Sagradas Escrituras a fondo, sabría que todo lo mencionado como característico del pentecostalismo carece de apoyo bíblico; sabría que el cuadro de “iglesia pentecostal” ni siquiera se halla en la Biblia. ¡Ni pizca de semejante iglesia!

-Y su usted tuviera pleno conocimiento de las doctrinas y acciones típicas de pentecostales, ya sabría que ellos y sus iglesias, o movimientos, se involucran en muchos de los males espirituales señalados en “la gran ramera… gran ciudad”. Por ejemplo, crasas mercaderías religiosas interminables, no solo de cosas materiales sino también de sus “servicios o talentos religiosos”. Exigiendo diezmos. Enriqueciéndose con el falso “evangelio de prosperidad”. Ostentando orgullosamente sus riquezas mundanas. Adulterando y fornicando, literalmente, muchos de sus líderes; también, no pocos de sus feligreses. Además, sometiéndose a leyes y tradiciones religiosas ya abolidas, tales como las del Antiguo Testamento, pacto dado solo y exclusivamente al pueblo de Israel para el tiempo entre su salida de Egipto y hasta el Mesías (2 Corintios 3:6-17; Hebreos 7:12; 8:6-13; Colosenses 2:14-17 y muchos textos adicionales parecidos).

-Tiempo y espacio faltan para enumerar y examinar en esta ocasión todo lo que descalifica al pentecostalismo como “estándar” para la iglesia, pero si a usted le interesa profundizar, en www.editoriallapaz.org/salon_pentecostal.htm encontrará cientos de estudios relevantes, intercambios, etcétera.

-La verdadera “alternativa” más prometedora. En casi todo país del presente, existen congregaciones que se rigen solo por el Nuevo Testamento, el cual fue sellado por la sangre de Cristo. Comúnmente, se dan a conocer como “Iglesia de Cristo”. “Salid”, le animamos, para una de ellas. Es de esperarse que allí encuentre la “sana doctrina”, “la doctrina de Cristo” (Hebreos 6:1; 2 Juan 9-11; Tito 2:1; 1 Timoteo 3:16), el verdadero “estándar”, “patrón” o guía para ser cristiano de verdad, y así poder salvar su alma “por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu…”, renaciendo “no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre”. “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:17-25). Lamentablemente, nuestros padres terrenales no siempre nos enseñan la manera más bíblica de vivir y adorar. Sin enjuiciar a ellos en cuanto al destino eterno de sus almas, juicio que no nos corresponde, se nos concede la oportunidad de aprender y practicar la mejor forma de vivir y adorar. ¿Con qué justificación rechazarla? Entonces, “salid” a hacer realidad en su vida cotidiana “la verdad” divina que libera de todo error y pecado. Su premio será “gloria y honra e inmortalidad” (Romanos 2:5-10).

 

Próximo tema: Las siete copas de oro-siete plagas postreras

Apocalipsis: Desglose del contenido completo de Análisis de las profecías y visiones

Contenido completo del Capítulo Ocho

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.