Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Odisea emocionante de un alma colombiana en busca de salvación


El Penol, Colombia. www.paisatours.com

Primer comunicado. Conciso. Al grano. De incrédulo, a pentecostal, a cristiano.

“Demasiada corrupción e ignorancia” entre los pentecostales “en el manejo de las Sagradas Escrituras”. “Matan a las almas.”

“Hermano, que Dios lo bendiga. Soy colombiano de nacimiento. Hace 25 años, ingresé a la Policía Nacional de mí país. Tenía un desconocimiento absoluto de Dios. Estuve vinculado por más de diez años a esta institución. Conocí mucha maldad. Hace varios años, empecé a buscar de Dios y llegue a la Iglesia Pentecostés Unida Internacional, pero me di cuenta que lo realizado en ese lugar era peor que vivir perteneciendo a guerrilla o paramilitarismo. Matan a las almas.  Quisieron hacerlo conmigo enfrente a varios supuestos pastores sobre la doctrina que ellos manejan. Fui expulsado con disciplinas por no seguir al hombre. En estas iglesias hay demasiada corrupción e ignorancia en cuanto al manejo de las Sagradas Escrituras.

Los mensajes de usted me ayudaron a encontrar la verdad y a conocer al Espíritu Santo y bautizarme bíblicamente. Hoy en día, soy cristiano, como su mensaje lo dice. Pertenezco a la iglesia de Cristo y predico la sana doctrina de la iglesia ideal según Dios.

Que Dios lo bendiga grandemente.

Atentamente, Oswaldo”

 

Segundo comunicado. El relato ampliado. Quiero que las personas que lean este mensaje busquen de Dios, y sepan que no hay mejor amigo que nuestro Señor Jesucristo.”

“Hermano Homero, personalmente yo no lo distingo físicamente, pero usted para mí ha sido un varón que Dios ha colocado en mi camino. Quiero que lo que yo escribo aquí, usted lo redacte, no con el fin de vanagloriarme sino para que muchas personas comprendan que el amor de Dios es infinito. Yo no creía en Dios; para mí Dios era un imposible. Amante de los deleites y placeres, conocí al Presidente Uribe cuando era gobernador de Antioquía, Colombia. Compartimos mesa redonda con varios mandos militares, siempre con el fin de tratar situaciones de orden público en las zonas donde éramos mandos. Hablo como suboficial de policía que fui. Sufrí varios atentados contra mi vida. En uno de esos, un tiro de pistola lo recibí en la rodilla. Esto fue en Angostura, Antioquia. Pero hoy, camino perfectamente; para nada me es molesto.

La situación del mundo, y más en mí amada Colombia, es conflictiva. No es porque falten hombres capaces de manejar un país; es porque el hombre no conoce a Dios. Fui preparado en toda clase de armas hasta el punto de mi maldad que llegué a conformar las autodefensas de Caucasia. Eso es estar metido en la boca del lobo. Conocí a varones dispuestos para toda clase de mal. Fui retirado de la institución por mal comportamiento. No digo que la institución sea mala sino el hombre, y lo interno que hay en el corazón de él. Mi refugio era el licor y las mujeres, pero llegué a un punto donde quería suicidarme. Nadie me quería, ni mi madre siquiera. La depresión era total dentro de mi ser.

Antes de ser retirado de la institución, compré unos libros y de añapa me dieron una Biblia, y en mi soledad empecé a leer. Me interesó conocer a Dios y no faltó el personaje que, conociendo algo de mi vida, me llevó al pentecostalismo. Les interesó mi historia. Fui nombrado, con el tiempo, co-pastor, diácono y predicador. Supuestamente, tenía un don de sanidad, pero comencé a mirar una corrupción garrafal peor que mi vida pasada como combatiente. Los tales pastores solo hablaban de dinero, de diezmos, de múltiples ofrendas. No les importaba el proceder de estos dineros. Lo único que querían era enriquecerse. Vi hijos de hermanas morir violentamente por busca del dinero fácil, hermanas que ayunaban dos o tres veces en la semana y que luego las he visto descarriadas. Aquí fue otra lucha dura en la cual empecé a hablarles que la palabra de Dios dice una cosa pero ellos decían otra. Fui puesto a disciplinas. Me trataron de rebelde y divisionista por no seguir las artimañas de ‘hombres corruptos de entendimiento que toman la piedad como fuente de ganancia’. Es mucha la torpeza y el descalabro para manejar las Escrituras, que si me pongo a contarlos no termino nunca.

Hace cuatro años, aproximadamente, un hermano en la sangre me trajo unos estudios de la iglesia ideal según Dios, los cuales me ayudaron a conocer todo lo relacionado con el Espíritu Santo. Gloria a Dios por esto. ¡Magnífico! Me despejó muchas dudas. Comencé solo a predicar, a enseñar la sana doctrina, con la ayuda de Dios. Hoy en día, mis padres y parte de mi familia somos cristianos. Pertenecemos a la iglesia de Cristo, la que está en el Nuevo Testamento, la que usted, con tanto celo y amor, enseña, hermano Homero. Quiero que las personas que lean este mensaje busquen de Dios, y sepan que no hay mejor amigo que nuestro Señor Jesucristo. Él es el camino de la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por él. Que Dios lo bendiga grandemente.”

[Respetuosamente, recomendamos al interesado los estudios bíblicos fundamentales encontrados en www.editoriallapaz.org/salon_preceptos2.htm. Entre ellos se encuentran algunos que, hace años, llegaron como impresos a manos del autor de este “comunicado”.]

 

Tercer comunicado. La odisea continúa. Conoce a una iglesia de Cristo cuyos líderes eran inmorales; también corrompidos por dinero de Estados Unidos. Se retira de ella. Luego, conoce a una congregación de “conservadores”. Ellos reciben sustento pero, le repito, la evangelización está muerta. No hay amor.” A pesar del caos religioso que nuestro cronista ha experimentado en carne propia, ¡sigue adelante con fe fuerte!

“Dios lo bendiga, hermano Homero. Siguiendo con mi relato de mi conversión al cristianismo, hace cuatro años, aproximadamente, un hermano mío trabajaba en una empresa y tenía acceso al internet. Yo, debido a muchos inconvenientes, poca atención le había prestado a este medio, aunque hace unos tres años le escribí. No sé si el mensaje llegara. Lo hice por el correo de mi hermano al cual le pedi el favor de que lo saludara a usted. Mi hermano me dio los mensajes pero no siguió conmigo. Él se siguió congregando con otra denominación similar al pentecostalismo.

Yo seguí predicando a Cristo, que había una iglesia edificada por Dios, hecha realidad en la tierra por Cristo, guiada por el Espiritu Santo. Comencé a fotocopiar los estudios que tenia en mi poder ya que en la ciudad de Pasto, en donde vivía en esos momentos, no conocía esta hermosa doctrina, aunque me dedique dia y noche a escudriñar la palabra de Dios y demostrar que lo que Dios enseña es diferente a lo que los pentecostales enseñan. Pero, por varios estudios que de parte de Dios llegaron a mis manos, escritos por usted, me orientaron en la sana doctrina verdadera, mediante los cuales me propuse evangelizar en veredas y barrios de Pasto. Parte de mi familia, incluyendo a mi hermano que me dio, hace cuatro años, los estudios, llegaron a Cristo. Pertenecen a la iglesia del Señor. Tengo amor por las almas. Me reunía con un gran número de personas y les compartía de Cristo y su doctrina. Lo que usted dice es verdad. Se debe tener colaboración entre iglesias de varios paises para que la evangelización no se detenga.

Hace un año, conocí a un Sr. ________________, el cual, según él, lleva 25 años predicando la doctrina de Cristo. Debido a mi situación económica, le entregué el grupo de personas que yo las estaba orientando. Nos bautizamos bíblicamente. Pero, es una iglesia, manejada por el hombre, con el nombre de Iglesia de Cristo. Encontré fornicaciones y disputa por el dinero que envían de Estados Unidos. No hay moral para reprender el pecado. Usted mismo sabe que cuando los apóstoles Pablo y Pedro escribieron sobre estas apostasías, no lo hicieron contra ningún grupo como catolicos, pentecostales, testigos, mormones, etc., porque en esos tiempos no había estas denominaciones. Los apóstoles alertaron sobre estas apostasías y era para la Iglesia de Cristo. De verdad, lo mismo que los pentecostales, y hasta peor. Hablé con el hermano y los predicadores que él tiene, los cuales son los mismos yernos casados con las hijas de _______, pero lo de siempre: a través de insultos en el púlpito e indirectas y amenazas.  Opté por retirarme.

Un día, conocí a otros hermanos. Estos son temerosos de Dios. Se admiraron de cómo yo había llegado a conocer la doctrina. Lo extraño es que ellos llevan varios años, pero aquí nadie los conoce. No sé, pero la evangelización está muerta. Yo le manifesté al hermano que está encargado de la congregación aqui en Pasto que gracias a Dios por colocar al hermano Homero, de Puerto Rico, en mi camino porque me orientó en llegar a conocer de Dios y despejar muchas dudas e inquietudes. Él me comentó que los institutos no eran bíblicos y que no se debía apoyar esto.

[Comentario nuestro al respeto. Este servidor, Homero Shappley de Álamo, ¡no soy “instituto”! “Editorial La Paz”, al igual que www.editoriallapaz.org, son meros nombres utilizados para identificar una obra exclusivamente de la iglesia. No somos “instituto”. No hay oficiales, puestos o títulos; tampoco “junta de directores”. No soy “el ministro” de congregación alguna. No soy “presidente” de organización alguna. Estoy esforzándome para hacer “obra de evangelista” (2 Timoteo 4:5). El que más de una congregación aporte para cubrir los gastos de producir materiales y sostener medios evangelísticos, incluso el sitio de Internet, lo tengo por completamente bíblico. Referente a las tesis de los auto llamados “conservadores”, hemos confeccionado un análisis que abarca siete lecciones (www.editoriallapaz.org/cooperacion_desglose_lecciones.htm). Escudriñando objetivamente los temas cualquier creyente de mente abierta a la verdad, ¿cómo no llegar el tal a las mismas conclusiones que aún tengo por verídicas, a saber, que las congregaciones locales pueden sí colaborar para realizar obras benévolas y evangelísticas más allá de las posibilidades de cualquier congregación sola, y que obreros calificados según las directrices del Nuevo Testamento pueden sí unirse para obras benévolas y evangelísticas, sin la necesidad de crear organizaciones, puestos y títulos no aprobados por Dios. El apóstol Pablo y sus compañeros de milicia son el gran ejemplo, claro e irrefutable, mediante el que se asienta el precedente bíblico. También las congregaciones de Macedonia, Acaya y otras provincias del Imperio Romano, existentes en el Siglo I. 2 Corintios, los capítulos 8 y 9; Romanos l5:22-33; Hechos 24:17-18, etcétera.]   

“Pero yo personalmente creo que el hombre de Dios deba prepararse en todo conocimiento bíblico. Se deben ayudar entre sí las congregaciones de Cristo para la evangelización. Ellos reciben sustento pero, le repito, la evangelización está muerta. No hay amor.”

[Observaciones nuestras. Típica condición de las congregaciones bajo el dominio de auto nombrados “conservadores”. Los promotores internacionales de las tesis de referido grupo andan por el mundo, invadiendo congregaciones ya formadas, “rescatándolas de apostasía”, según ellos. Este servidor no conoce a ninguna congregación establecida por ellos. En realidad, lo que hacen es adueñarse de iglesias, o dividir las ya establecidas, sembrando discordia, malestar y negativismo en los corazones de ingenuos que no dispongan de suficiente conocimiento para discernir entre “opiniones de hombres” y “precedentes netamente bíblicos”. Por cierto, los grupos por ellos controlados tienden a estancarse en cuanto al evangelismo y obras benévolas. “Lo extraño es que ellos llevan varios años, pero aquí nadie los conoce.” Eso mismo es lo que suele pasar. Lamentable fruto, no de ser bíblicamente “conservador”, sino de ser, humanamente hablando, “legalista”, imponiendo “patrones” de organización y trabajo carentes de respaldo bíblico.]

“Usted no me conoce a mí pero y a través de sus mensajes lo conozco espiritualmente. Lo llevo en mis oraciones y uno no sabe si algún día, con la ayuda de Dios, tener la oportunidad de conocernos personalmente. Los estudios que yo he repartido en la evangelización son los que me dio mi hermano cuando estaba conociendo de Cristo, y son: “Conociendo a la iglesia ideal, según Dios, Partes 1 y 2, Diezmos y ofrendas, El diezmo patriarcal y el mosaico, Ofrendas en el Nuevo Testamento; Cristianos, nombre sin igual; Lenguas y profecías; El evangelio de nuestra salvacion, El plan divino de salvación, La cena del Señor, Requisitos de los pastores y diáconos; Por qué no toco instrumentos en culto a Dios, El pentecostalismo, y varios estudios más. En una de las iglesias de Cristo en Pasto, encontré, arrugados y empolvados, unos tratados, que me dio alegria cuando miré el nombre del autor, usted hermano Homero. Decía: El apóstol Pablo en Latinoamérica. Me sentí contento, y de verdad lo aprecio. Aquí tiene un discipulo en Cristo, ayudado por usted.”

[Comentario nuestro. De mi parte, querido hermano Oswaldo, doy gracias a Dios porque usara a este servidor para hacer llegar a usted enseñanzas basadas solo en la Biblia, la “sana doctrina”, “toda la verdad” (Juan 16:13), revelada por el Espíritu Santo a los apóstoles del Siglo I. Toda la gloria para nuestro Dios, y su Hijo, Jesucristo, nuestro Salvador. Soy mero instrumento en sus manos. Al menos, eso es lo que quiero ser.]

“Hermano, es mucho lo que tengo que hablar con usted. Eso de “maosvive” [en su dirección de correo electrónico] significa que “Mafla Oswaldo vive” por la misericordia de Dios, porque sobreviví a la guerra de los años 90-96, en Medellín, contra Pablo Escobar, y las guerrillas de las FARC. La gente por allá me dá por muerto hace mucho tiempo, pero Dios tuvo misericordia de mí. Gracias por todo y adelante Hermano, que Nuestro Señor lo bendiga.”

[Despedida nuestra. Pues, de veras, nos alegramos sobremanera que Dios haya tenido gran misericordia de usted, hermano Oswaldo Mafla, que usted haya sobrevivido tantos peligros, que haya podido pasar de incrédulo a cristiano, y que haya conservado su fe fuerte, pese al caos encontrado en el mundo religioso, aun entre algunos que afirman seguir de cerca el Nuevo Testamento. Le agradecemos el haber tomado el tiempo para escribir tan interesante, emocionante y edificante relato de lo que percibimos como su “odisea espiritual”, orando que la misma tenga feliz término al permanecer usted fiel hasta la muerte y recibir, en aquel día, la corona de inmortalidad. Su servidor en el amor del Señor, Homero Shappley de Álamo]

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.