Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Estudios sobre adorar “en Espíritu y en verdad”

Lista de los estudios que componen esta serie sobre la música en la iglesia

 

Música cristiana contemporánea, tradicional o bíblica

La cuestión del uso de instrumentos de música
en culto a Dios durante la Era Cristiana

RAZONES DE GRAN PESO para excluir los instrumentos de música del culto de la iglesia y de toda actividad espiritual.

Parte 4

La fuerte oposición de comentaristas renombrados al uso de instrumento de música en la adoración de la iglesia

 

PDF de este estudio

 

 

  Juan Calvino    

Erasmo de Rotterdam, Juan Calvino, Juan Wesley y Tomás de Aquino

 

ERASMO de Rotterdam

 Erasmo de Rotterdam promovió la expansión del humanismo por toda Europa occidental. En la imagen se puede contemplar el retrato que de este gran pensador realizara Hans Holbein el Joven en 1523 y que actualmente se conserva en el Museo del Louvre (París, Francia).
 Archivo Fotografico Oronoz

(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993—2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

“Nació el 26 o 27 de octubre, probablemente de 1466, en Rotterdam, hijo ilegítimo de un sacerdote, Roger Gerard, y de la hija de un médico. Asistió a severos colegios monásticos en Deventer y ´s- Hertogenbosch y, después de la muerte de su padre, se hizo agustino en Steyn. En 1492 se ordenó sacerdote y trabajó para el obispo de Cambray, estudiando las filosofías escolástica y griega en la Universidad de París. Disgustado por la vida sacerdotal, buscó un empleo secular, y más tarde recibió la dispensa papal para vivir y vestir como erudito laico. Desde 1499 viajó incansablemente de ciudad en ciudad trabajando como profesor y conferenciante, escribiendo constantemente e investigando manuscritos antiguos. Su obra más trascendente fue la traducción al griego del Nuevo Testamento (1516), basado en manuscritos nuevos, con notas críticas y acompañada de una nueva traducción latina, que demostraba lo poco rigurosa que era la Vulgata latina. Por estas obras, que influyeron a los reformadores religiosos de la época, se le llama padre de la reforma.” (Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

Contemporáneo de Martín Lutero, Erasmo tenía la reputación de ser, en la materia del clasicismo, el erudito de más renombre de su época. Enfocando la música sacra de su época, escribió:

-“Hemos introducido en nuestras iglesias una música teatral y laboriosa; un rechinamiento tan confuso y desordenado de ciertas palabras, como apenas escuchado jamás, pienso, en los teatros griegos o romanos. Retumba la iglesia con el ruido de trompetas, gaitas y dulzainas; y se esfuerzan las voces humanas para compartir con ellas. Corren los hombres a la iglesia como a un teatro para que cosquilleen sus oídos. Con este propósito alquilan a los que tocan órga­nos, dándoles salarios elevados, y a una compañía de jóvenes quienes malgastan todo su tiempo aprendiendo estos sonidos quejumbrosos” (Comentario sobre 1 Corintios 14:11).

-Observaciones nuestras. Sustituimos panderetas, maracas, guitarras y baterías por “gaitas y dulzainas”, y este párrafo, escrito por Erasmo hace quinientos años, describiría, acertadamente, gran número de iglesias del presente que utilizan instrumentos musicales en sus cultos. Resaltamos algunas expresiones descriptivas: 

 

-“Música teatral.” De teatro. Para entretener a los seres humanos, particularmente a los “creyentes”, pero también para atraer y emocionar a los inconversos, mayormente a la juventud, la que suele responder entusiastamente a la “música cristiana tipo teatral”, pero que carece del conocimiento bíblico, la seriedad, la madurez y la espiritualidad necesarios para discernir entre lo que agrada a Dios y lo que se hace en la religión principalmente para agradar al hombre.

-“Rechinamiento confuso y desordenado.” Justamente lo que escuchamos y presenciamos en muchas iglesias pentecostales y círculos carismáticos de actualidad. Desafinaciones. Desentonaciones. Rechinar. (De re- y china1). intr. Dicho de una cosa: Hacer o causar un sonido, comúnmente desapacible, por rozar con otra.” (Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos) Confusión y desorden. Bullicio y algarabía. Y a mucha gente le encanta tal ámbito, tal “adoración”, tales “alabanzas”. Pero, “Dios no es Dios de confusión” (1 Corintios 14:33), requiriendo: “Hágase todo decentemente y con orden” (1 Corintios 14:40). Dios nos ha informado, mediante su propio Hijo Jesucristo, el tipo de adorador que le agrada, que él mismo busca. “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren(Juan 4:23-24). “…la hora…” que vendría, y que estaba cerca, era la “hora cuando entraría en vigor el Nuevo Testamento”, ocurriendo esto en el día de Pentecostés del mismo año cuando Cristo fue muerto en la cruz, resucitó y ascendió al trono en el cielo (Hechos 2). Indiscutiblemente, Cristo estaba anunciando que habría una nueva forma para adorar a Dios, que el culto en el templo judío, con sus sacrificios de animales, incienso e instrumentos de música, ya no sería aceptable. ¿Por qué les cuesta tanto a los pentecostales y demás carismáticos comprender esta sencillísima verdad? ¿Acaso estén tan ofuscados con sus propios criterios y gustos, con entretenerse a sí mismos por medio de sus alabanzas inventadas, que se ciegue su entendimiento?

-“Retumba la iglesia con el ruido.”

-“Corren los hombres a la iglesia como a un teatro.” “Teatros” es donde se reúnen algunas iglesias cuyo culto se centra en la “música cristiana contemporánea”, y “teatro” es lo que ofrecen tanto a su membresía como al público en general. Muchos auditorios construidos por este tipo de iglesia se diseñan como “teatros”, obedeciendo su configuración al enfoque predominantemente “teatral” de sus alabanzas, como además a las “actuaciones” de sus predicadores, dirigentes de alabanzas y demás elinco.

-Al igual que en aquel tiempo de Erasmo, hoy día iglesias o “ministerios” “alquilan” conjuntos de músicos “cristianos”, artistas “cristianos”, algunos de renombre, alegadamente convertidos al Señor, para avivar sus presentaciones y atraer a mucho público.

-En el presente, multitudes de “jóvenes cristianos”, pisando los talones de aquellos que acudían a las iglesias en el tiempo de Erasmo, “malgastan todo su tiempo aprendiendo” a tocar “música cristiana” de todo género, la mayor parte inspirada por ritmos mundanos e inmorales: “rap cristiano”, rock, salsa, merengue, mariachi, bachata, reguetón “cristiano”. Los estudiosos serios de las Sagradas Escrituras comprenden, juntamente con Erasmo, que todo este popular y poderoso movimiento de “música cristiana contemporánea” no es bíblico, siendo propulsado más bien por intereses comerciales y propensiones carnales de quienes se afanan por entretener o ser entretenidos.

 

JUAN CALVINO

Juan Calvino

“Calvino, nacido como Jean Cauvin (o Cauvin, en latín Calvinus) en Noyon, Picardía, Francia, era hijo de Gérard Cauvin y Jeanne Lefranc. Fue excelente en sus estudios y profundamente religioso desde su juventud.[1 El padre de Calvino era abogado y en 1523 envía a su hijo, que por entonces tenía 14 años, a la Universidad de París a estudiar humanidades y leyes. En 1532, se doctora en leyes. Con poco más de 20 años adoptó los puntos de vista de Lutero: negación de la autoridad de la iglesia de Roma por derecho divino, negando la sucesión apostólica desde el apóstol Pedro, y dando primordial importancia a la Biblia como única regla de fe y conducta, destacando la doctrina de la justificación del hombre por medio de la gracia, mediante la fe, y no por las obras.

“En 1536 publica el libro en el cual sistematiza la doctrina protestante: La Institución de la Religión Cristiana. Dedicada a Francisco I, rey de Francia –a quien solicita libertad de opinión en materia de religión-, esta obra alcanzó una gran difusión y fue determinante, pues, si bien Lutero inspiró y puso en marcha la Reforma, fue Calvino quien la sostuvo gracias a las ideas expuestas en esta obra clave para el futuro de Europa.” (www.wikipedia.org/wiki/Juan_Calvino])

Juan Calvino escribe lo siguiente referente al uso de instrumentos musicales en la adoración.

-“En la celebración de alabanzas a Dios los instrumentos de música no serían más apropiados que el quemar incienso, encender lámparas o la restauración de otras sombras de la ley. Por lo tanto, en esto [el uso de instrumentos], como en muchas cosas más, los papistas neciamente se han apropiado lo de los judíos. Es posible que los hombres amantes de la pomposidad externa se deleiten en ese ruido; mas a Dios le agrada muchísimo más aquella simplicidad que él nos ha recomendado a través de los apóstoles. La voz del ser humano, pese a que no la aprecie el populacho, seguramente supera todo instrumento inanimado de mú­sica. No tenemos, de modo alguno, derecho de practicar bajo el evangelio lo que utilizaban bajo la ley, siendo estas cosas no solo superfluas sino inútiles. Debemos abstenemos de ellas, pues la entonación pura y sencilla es suficiente para alabar a Dios, siempre y cuando se cante con el corazón y con la boca. Sabemos que ha venido nuestro Señor Jesucristo, y que abolió mediante su advenimiento aquellas sombras. Por lo tanto, afirmamos que fue tolerada, nada más, la música instrumental a causa de los tiempos y la gente, pues... eran como niños, ya que su condición requería tales rudimentos pueriles. Ahora bien, en estos tiempos del evangelio, no debemos recurrir a ellos, a no ser que pretendamos destruir la perfección del evangelio y hacer oscurecerse la luz meri­diana que gozamos en Cristo, nuestro Señor.” (Comentario de Juan Calvino sobre el Salmo 33 y 1 Samuel 18:1-9).

-Observación nuestra. Todo verdadero erudito en las Sagradas Escrituras comprende a cabalidad, tal cual Juan Calvino, que la Antigua Ley de Moisés fue abrogada, anulada, clavada en la cruz (Colosenses 2:14-16), y que este “cambio de ley” efectuado por Dios mismo (Hebreos 7:12) significa que los instrumentos de música también fueron eliminados del culto, al igual que el incienso, encender lámparas, etcétera. Pero, aún no lo entienden los pentecostales y demás defensores de la “música cristiana contemporánea”, con sus característicos instrumentos musicales, y esto es lamentabilísimo por la razón de que someten a multitudes de ingenuos a un pacto caducado, el de Sinaí, que “da hijos para la esclavitud” (Gálatas 4:21-31). Abrogado “ese culto” del Antiguo Testamento (Hebreos 9:9), quien lo sigue hoy día adora “en vano” (Mateo 15:9).

 

JUAN WESLEY

Juan Wesley

El teólogo inglés John Wesley fue el fundador del movimiento metodista. El 1 de mayo de 1739 formó en Londres, junto con un grupo de seguidores, la primera congregación metodista. Ese mismo mes se constituyeron otras dos sociedades metodistas en Bristol. Wesley fue también un prolífico escritor. El bajo precio al que se vendían sus obras hizo que sus ideas se extendieran con rapidez, incluso entre las clases más pobres de la sociedad. (Gráfico de Corbis  Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993--2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.) 

Juan Wesley, amante de la música y poeta, autor de himnos. Fundador, juntamente con su hermano Carlos, de la iglesia Metodista.

Cuando preguntaron a Juan Wesley su opinión sobre la introducción de instrumentos de música  en los templos metodistas, replicó:

“No tengo objeción alguna a los instrumentos en nuestras capillas, ¡siempre y cuando no se vean ni se escuchen”! 

ADAM CLARKE

Adam Clarke

“Abomino y aborrezco instrumentos de música en la casa de Dios.” 

Nacido en el año 1760 (o el 1762), falleció en el 1832. Teólogo metodista británico y erudito bíblico. Reconocido mayormente por su Comentario sobre la Biblia, tardando él cuarenta años en completarlo. Este “Comentario” fue el recurso teológico primordial de los metodistas durante dos siglos.

Contestando a quienes inquieran sobre la aceptabilidad de tocar instrumentos musicales en la adoración, Adam Clarke responde:

“Negativo; van en contra de ello todo el espíritu, el alma y el genio de la religión cristiana, y quienes mejor conocen la Iglesia de Dios, y lo que constituye su estado espiritual genuino, saben que han sido introducidas estas cosas como sustitutos para la vida y el poder de la religión; y que donde más prevalecen menos del poder del cristianismo hay. ¡Afuera con esos juguetes pretenciosos de la adoración al Espíritu infinito, quien requiere que sus seguidores le adoren en espíritu y en verdad!, pues esos instrumentos no armonizan con tal clase de adoración (Comentario, Tomo II, 690,691)

Comentando sobre Amos 6:5 (“E inventan instrumentos musicales, como David”), Adam Clarke escribe:

“No creo que el Señor autorizase a David a introducir aquella multitud de instrumentos musicales en el culto divino del cual leemos; y estoy seguro que su conducta al respecto fue reprendida muy solemnemente por el profeta. Es más, creo que el uso de instrumentos de música en la Iglesia Cristiana carece de la aprobación de Dios y va en contra de su voluntad; que, en cuanto al espíritu de devoción verdadera, son subversivos, y que son pecaminosos. Si, bajo la ley, hubo un ¡Ay! para quienes, como David, se inventaran instrumentos musicales, ¿no habrá un ¡Ay!, una maldición, para los que los inventan y los introducen en el culto a Dios en la Iglesia Cristiana? Soy hombre viejo, y ministro viejo; y ahora declaro que, hasta donde sepa yo, nunca han obrado para bien en el culto a Dios; al contrario, tengo por qué creer que han hecho mucho mal. Como ciencia, estimo y admiro la música, más abomino y aborrezco instrumentos de música en la casa de Dios. Se trata del abuso de la música, y aquí apunto mi protesta contra todas las corrupciones similares en culto al Autor de la Cristiandad”. 

TOMÁS de AQUINO  

“Santo Tomás de Aquino (1225-1274), filósofo y teólogo italiano, en ocasiones llamado Doctor Angélico y El Príncipe de los Escolásticos, cuyas obras le han convertido en la figura más importante de la filosofía escolástica y uno de los teólogos más sobresalientes del catolicismo.” (Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos)  

Famoso teólogo católico del Siglo XIII. 

Tomás de Aquino escribió:

-“No usa nuestra iglesia (la Católica Romana) instrumentos de música, tales como arpas y salterios, para alabar a Dios, pues no desea aparentar que judaizara” (Secunda Secundae, Quaest. xci, artículo ii).

 

 

Parte 5 de esta serie sobre la música en la iglesia. La terminología precisa de Efesios 5:19 en el griego.

Estudios sobre adorar “en Espíritu y en verdad”

Lista de los estudios que componen esta serie sobre la música en la iglesia

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.