Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales. Reciba gratis 100 himnos en PowerPoint al enlazar a nuestro sitio.

-DESGLOSE de los estudios de esta serie

 

Música cristiana contemporánea, tradicional o bíblica

La cuestión del uso de instrumentos de música
en culto a Dios


www.elim.org.uk  Una fotografía del grupo musical de la organización religiosa “Elím”.
Suponiendo que Efesios 5:19 autorizara el uso de instrumentos de música en culto a Dios, ¿sería aceptable, por inferencia, toda clase de instrumento y todo tipo de música cristiana? ¿Quién tendría la autoridad de juzgar como "aprobado" o "desaprobado" cualquier instrumento o categoría de música cristiana? ¿No importaría el efecto que los instrumentos, las voces, la vestimenta de los músicos, sus movimientos, incluso danzas, y el escenario en general causaran en los oyentes-observadores-participantes? ¿Armonizan todos los objetos materiales vistos en esta fotografía con la adoración “en espíritu y en verdad”, la cual Dios desea hallar en los “verdaderos adoradores” que él “busca”, según las enseñanzas de Cristo mismo en Juan 4:23-24? ¿Puede usted imaginar a Cristo en este escenario como “animador-predicador-cantante”, tomando el lugar del varón con el micrófono en la mano? De ser usted verdadero estudioso objetivo de las Sagradas Escrituras, y verdadero buscador de la verdad sobre los “verdaderos adoradores” que busca Dios, y si tiene la paciencia y dedicación necesarias para analizar cuidadosamente este estudio sobre Efesios 5:19, nos atrevemos a pensar que quizás llegue a la misma conclusión a la cual llegamos nosotros. De ahí, contestaría las preguntas que acabamos de formular de la misma manera que contestaríamos nosotros. Dios le bendiga en su análisis.

RAZONES PODEROSAS
para excluir los instrumentos de música
del culto de la iglesia y de toda actividad espiritual.

Parte 5 (de cinco)

La terminología precisa de Efesios 5:19 en el griego

λαλουντες εαυτοις ψαλμοις και υμνοις και ωδαις πνευματικαις αδοντες και ψαλλοντες εν τη καρδια υμων τω κυριω.”

www.greeknewtestament.org

“Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.”

¿Qué es el significado verdadero de “cantando”, “alabando”, “salmos”, “himnos” y “cánticos espirituales” en este versículo inspirado?

 

A.   El apóstol Pablo escribió Efesios 5:19 en griego. A continuación, copiamos las palabras griegas claves del texto original, con las traducciones correspondientes al español.

1.  Los verbos.

  -laloutes...                            …“hablando”.

              -adontes...                         …“cantando”.

              -yallontes...                …“alabando”.

 

2.  Los nombres.

-yalmois...           …“salmos”.

-uvmnois...            ...“himnos”.

-wjdais pneumatikais...    …“cánticos espirituales”.

B.   El significado de yallontes (“alabando”).

-El Sr. Everett Ferguson, profesor de Abilene Christian University (Abilene, Texas, EUA), realizó una investigación exhaustiva sobre el significado de yallontes (“alabando”) y su evolución en el idioma griego. Los datos y las citas que aparecen en esta “Parte 5” el que escribe los recopiló del libro “A cappella Music in the Public Worship of the Church” –“La música a capela en el culto público de la iglesia”, escrito por el Doctor Everett Ferguson, y publicado en año 1972 por Biblical Research Press, Abilene, Texas, USA. Añado algunas observaciones y conclusiones propias.

1.  El argumento de más peso a favor del uso de instrumentos de música en el culto de la iglesia del Señor es acaso el que gira en torno al significado y la traducción correcta de Yallontes en Efesios 5:19. Algunos de los ministros y maestros que defienden la práctica de tocar instrumentos musicales en culto a Dios afirman confiadamente que Yallontes significa no solo “alabar” sino también “tocar”.

2.  Según diecisiete léxicos comparados y cotejados por el profesor Everett Ferguson, el significado fundamental de la palabra Yallontes  es “rasguear”.

3.  “Rasguear” en diccionarios modernos.

a)  Antes de traer más información sobre los términos griegos claves de Efesios 5:19, veamos cómo algunos diccionarios modernos definen la palabra “rasguear”. Desde luego, los diccionarios del presente reconocidos como autoritativos definen palabras de acuerdo con su uso común y corriente en el tiempo y lugar de su elaboración. Por ejemplo, “España, 2010”; “México, 2009”; “Colombia, 2007”, o el año que sea. De incluirse definiciones antiguas, en desuso o regionales, se hacen las debidas indicaciones en el texto. ¿Qué quiere decir “rasguear” hoy día según los diccionarios citados a continuación?

-“Rasguear: tocar la guitarra u otro instrumento músico de cuerda pasando los dedos por varias cuerdas en un mismo movimiento”, dice el Diccionario de uso del español, Tomo II, 933, por María Moliner, Editorial Gredos, Madrid, 1988).

-“Rasguear. v. tr. 1. Tocar la guitarra u otro instrumento musical rozando varias cuerdas a la vez con la punta de los dedos. v. intr. 2. Hacer rasgos con un instrumento de escritura.”, según el Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

Rasguear. tr. mús. Tocar [la guitarra] rozando varias cuerdas a la vez con las puntas de los dedos. intr. Hacer rasgos con la pluma.” Diccionario Enciclopédica Vox. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

-“Rasguear. (De rasgar2). tr. Tocar la guitarra u otro instrumento rozando varias cuerdas a la vez con las puntas de los dedos. 2. intr. Hacer rasgos al escribir.” (Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Diccionario de la Real Academia Española. Corporation. Reservados todos los derechos.)

-Rasguear: tañer [la guitarra] rozando con cierta velocidad varias cuerdas a la vez con las puntas de los dedos.” (Microsoft Bookshelf en español, CD-ROM, 1998)

b)  Ahora bien, estos diccionarios no pretenden ser léxicos de idiomas antiguos, y por consiguiente, no anticiparíamos que se dieran en ellos el significado de “rasguear” conforme al uso de Yallontes en el idioma griego tal cual hablado y escrito en el Siglo I de la Era Cristiana.

(1)  Razonamos que podría verificar el significado correcto de Yallontes en el tiempo de Cristo y los apóstoles solo un erudito en el idioma griego de aquellos tiempos –erudito en vocabulario, gramática, sintaxis, variaciones, excepciones, en fin, todas las reglas que gobernaran el uso del griego hablado en el Siglo I de la Era Cristiana. No soy tal “erudito”; estudié griego, en clases universitarias, solo por un año con tres meses. Se requiere un “Doctorado en griego” para traducir con autoridad, preparar léxicos, emitir evaluaciones inteligentes sobre cuestiones difíciles, etcétera. ¿Cuántos de los que hacen pronunciamientos sobre Yallontes en defensa de tocar instrumentos en la adoración tributada a Dios poseen tales credenciales?

(2)  Además, emitir juicios legítimos sobre el uso de Yallontes en  Efesios 5:19 conocimiento del uso de Yallontes en las literaturas seculares o religiosas no solo del Siglo I sino de siglos anteriores –historia del vocablo, su evolución a través de los tiempos, contextos, posibles usos retóricos, etcétera. Dado que el griego fue, por largos siglos, el idioma culto y literario no solo de los griegos sino de varios pueblos, la tarea de aprenderlo perfectamente cualquier persona de actualidad, parecería casi imposible. De hecho, pocos son los que se tienen por verdaderas autoridades.

4.  Volviendo al estudio muy detallado y documentado del profesor Everett Ferguson, se nos informa que, según estudiosos debidamente acreditados, la palabra Yallontes  tuvo cinco definiciones distintas durante varios siglos antes y después de Cristo. Los anotamos a continuación.

a)  Arrancar el pelo. Como en Nehemías 13:25, de la Versión Septuaginta, traducción del Antiguo Testamento al griego.

b)  Halar, o estirar, el hilo del arco, para disparar saetas.

c)  Estirar y luego soltar un hilo. Por ejemplo, el cordel que usan carpinteros.

d)  Rasguear las cuerdas de un instrumento de música, por ejemplo, de un arpa o de un salterio.

e)  Rasguear, simbólicamente, las cuerdas del corazón, es decir, alabar.

5.  ¿Cuál de estas cinco definiciones es la que corresponde a Yallontes  en Efesios 5:19?

a)  Para llegar a la traducción correcta, los traductores de este versículo toman en cuenta al menos los siguientes factores, y quizás aún otros:

(1)  El contexto espiritual del pasaje.

(2)  El simbolismo evidente en el pasaje, indicado por la frase “en vuestros corazones”.

(3)  El uso común y corriente del griego en el tiempo del apóstol Pablo.

(4)  La metamorfosis que sufren muchísimas palabras de todo idioma, incluso Yallontes.

b)  Los lingüistas que trabajaron en las versiones del Nuevo Testamento comúnmente aceptadas como las más correctas y autoritativas, escogen, unánimemente, la definición número cinco: “Rasguear las cuerdas del corazón, es decir, alabar”. Reiteramos: “ALABAR”, y no tocar o rasguear las cuerdas de algún instrumento de música.

c)  ¿Con qué razón o justificación poner en tela de juicio la traducción de tantos eruditos lingüísticos? ¿Por qué cuestionar su entendimiento de la palabra Yallontes tal y como usada en el tiempo del apóstol Pablo? ¿Por qué obviar el contexto espiritual del culto espiritual de la iglesia espiritual del Siglo I? ¿Por qué no traducen Yallontes como “tocar”, “tocar el arpa”, “tocar el salterio”, “alabar y tocar” o “alabar y rasguear”? Las razones son obvias.

(1)  Porque “alabar” es una traducción completamente legítima del vocablo.

(2)  Porque el contexto bíblico apoya esta misma traducción, aun exigiéndola. La traducción “alabar” es legítima porque se le daba tal significado, entre otros, al vocablo Yallontes antes, durante y después del tiempo del apóstol Pablo, conclusión corroborada mediante información dada en la “Parte 1” de esta serie de estudios, y ampliada en la presente “Parte 5”.

C.   Los idiomas evolucionan. El Sr. Max Muller, conferenciante sobre “La ciencia de lenguas”, Institución Real de Gran Bretaña, dice: “Todo lo que compone la naturaleza, sea mineral, vegetal o animal, no cambia desde el comienzo hasta el fin de su existencia; en cambio, pocos son los idiomas que pudieran reconocerse después del lapso de sólo mil años”.

1.  Comparada la “Versión Casiodoro de Reina” de las Sagradas Escrituras, tra­ducida en el año 1569 d. C., con las versiones “Cipriano de Valera” de 1602, 1862, 1909, 1960 y 1995, las diferencias saltan a la vista. El español moderno difiere marcadamente de la lengua que hablaban Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza.

2.  El inglés sufre la misma transformación lenta. La más famosa traducción de la Biblia al inglés es la “Versión del Rey Santiago”, efectuada en el año 1611 d. C. Tanto ha cambiado el idioma inglés en menos de quinientos años que ya se considera arcaica una de cada quince palabras de referida versión.

3.  Dada la evolución que sufre todo idioma, ¿con qué lógica pretender que el griego fuese una excepción y que, en particular, Yallontes  no pudiese significar, para el tiempo apostólico, solo “alabar” en el contexto de Efesios 5:19?

D.   La evolución del idioma griego.

1.  El Sr. Sophocles era lexicógrafo de la Universidad Harvard por treinta y ocho años. Analizó las obras de quinientos noventa y cuatro autores griegos que escribieron durante los ciento cuarenta y seis años antes de Cristo a mil cien años después de Cristo. Identificó seis épocas de la literatura griega, a saber:

a)   La “mítica” –la época antes del tiempo del escritor griego Homero, autor de “La iliada” y “La odisea”.

b)   La “iónica” –del tiempo de Homero a 500 antes de Cristo.

c)   La “ática” –de 500 años antes de Cristo a 283 años antes de Cristo.

d)   La “alejandrina” –de 283 años antes de Cristo a 146 años antes de Cristo.

e)   La “romana” –de 146 años antes de Cristo a 330 años después de Cristo.

f)    La “bizantina” –de 330 años después de Cristo a 1453 años después de Cristo.

2.  El profesor Sophocles escribe: “Ya para el Siglo II de nuestra Era [la Era Cristiana], el idioma había cambiado perceptiblemente del criterio antiguo. Palabras y expresiones viejas se habían desaparecido, y algunas nuevas las sustituyeron. Además, se dieron significados nuevos a palabras viejas (Introducción, Léxico Griego de Sophocles). Conforme a los datos recopilados por estudiosos competentes, el vocablo Yallontes pertenece a esta categoría de palabras. Palabra antigua que adquiere nuevo significado.

3.  Añade: “Los escritores del Nuevo Testamento, y de los libros Apócrifos, eran Helenistas. Hicieron uso del dialecto común como hablado por los judíos de educación limitada. Dada la brecha grande entre las doctrinas propagadas por los apóstoles y la religión de los griegos, dichos escritores a veces se vieron obligados a dar SIGNIFICADOS NUEVOS a PALABRAS y EXPRESIONES VIEJAS (El léxico de Sophocles, 8).

-Helenista. El que, sin ser griego, hablaba en esta lengua. Este término se aplicaba sobre todo a los judíos que, habiendo adoptado la lengua griega, habían asumido también las costumbres e ideas de los griegos” (Nuevo diccionario bíblico ilustrado. Página 475).

4.  Es evidente que los traductores de nuestras versiones valuadas como más correctas y autoritativas se solidarizan con la afirmación del lexicógrafo Sophocles. Yallontes adquiere nuevo significado en el contexto de los escritos apostólicos, como también en el de una nueva creación espiritual, la iglesia. Significa rasguear las cuerdas del corazón, y no las de un instrumento musical. Es decir, significa “ALABAR”, no abarcando el vocablo, ni por implicación, el uso de instrumentos materiales de música.

E.  “…alabando a Dios en vuestros corazones.”

1.  El “instrumento” cuyas “cuerdas” deberíamos “rasguear” está claramente identificado como el del “corazón”. Por lo tanto, los demás “instrumentos” quedan excluidos. ¿Qué instrumento rasguea todo cristiano fiel en culto espiritual a Dios? ¡El “corazón”! El Espíritu Santo identifica el instrumento que todo cristiano debería “rasguear”, señalando al corazón.

2.  El corazón es el instrumento vivo que toca todo cristiano fiel en adoración. No es un instrumento muerto, es decir, fabricado de materiales inertes, sin vida, de hechura humana. El corazón no es un instrumento inanimado. “La flauta” y “la cítara” el Espíritu de Dios las cataloga de “cosas inanimadas que producen sonidos” (1 Corintios 14:7). Por ende, la pandereta, la guitarra, el güiro, las maracas, la trompeta, la batería, también son “cosas inanimadas que producen sonidos”. “¡Inanimadas!” ¡Sin vida!  Pero, conforme a su Nuevo Pacto, a Dios no le agradan las “cosas inanimadas” o “muertas”, sino el “sacrificio vivo, santo, agradable a Dios”, en “culto racional” (Romanos 12:1). Rasguear el cristiano fiel su “corazón”, tal cual “instrumento vivo”, ¡esto es lo que agrada a Dios! Tratándose de las alabanzas, la prioridad principal de los “verdaderos adoradores” (Juan 4:23-24) es, precisamente, agradar a Dios. Rendirle loor conforme a su deseo, no elevándose la voluntad humana por encima de la divina. “Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gálatas 1:10). Buscar “el favor de los hombres”, “agradar a los hombres”, ¡es justamente lo que hacen los incontables “ministros de música cristiana contemporánea”, pastores y pastoras que alquilan “artistas cristianos”, montan “espectáculos de música cristiana contemporánea”, edifican “templos teatros” para presentar “obras teatrales”, aun con bailarines y bailarinas “cristianos”, y centran su adoración en la música de instrumentos! Agradando así “a los hombres”, ¡ya no son siervos de Cristo!, juicio que emite el Espíritu por medio del apóstol Pablo.

3.  Cantar alabanzas, “rasgueando las cuerdas del corazón”. Retóricamente, rasgueando delicadamente, con “las puntas de los dedos del espíritu, las cuerdas del corazón”. Rozando, a la vez, armoniosamente, “las cuerdas de amor, sinceridad, entendimiento, fervor espiritual, reverencia, admiración y gratitud”. Haciendo esto, al unísono, toda una congregación de “verdaderos adoradores”, ¡cuán gloriosa para Dios será la adoración tributada! ¡Y cuán edificante será tal experiencia para los adoradores! “Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 15:5-6). Que conste: no glorificando cada adorador espontáneamente, a su gusto personal, sino todos “unánimes, a una voz”. Con la “VOZ”, no incluyéndose ni implicándose instrumentos musicales. Todo cristiano normal tiene “voz”, y con su voz puede entonar himnos, salmos y cánticos espirituales. Pero, comparativamente pocos son los cristianos que sepan tocar algún instrumento de música.

4.  Ya que el cristiano se le exhorta a tocar las cuerdas de su corazón, ¿se le permite  también, por implicación, tocar algún instrumento musical? De modo alguno. El instrumento que Dios quiere escuchar lo identifica el Espíritu Santo como el del “corazón”. Así que, añadir cualquier otro sería alterar lo estipulado por él. Lo que escribió el apóstol Pablo sobre “pacto… ratificado” es aplicable a la adoración. “Un pacto… una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade” (Gálatas 3:15). ¿Con qué autoridad cuenta el cristiano para añadir o quitar a lo “ratificado” por Cristo en su Nuevo Pacto? ¡Absolutamente ninguna! Lógicamente, unir las “cosas inanimadas” del hombre al “sacrificio vivo” que agrada a Dios resultaría en la invalidación del Nuevo Pacto santificado por la sangre del Cordero.

5.  Supongamos que la palabra griega Yallontes  quisiera decir, en Efesios 5:19, no solo “alabar” sino también “rasguear las cuerdas de un instrumento de música”. Pues bien, el verbo particular “rasguear” significa una acción muy particular, a saber, rozar o teñir las cuerdas de un instrumento. Por tanto, quedarían eliminados los instrumentos que no fueran de cuerdas: la pandereta, la maraca, la batería, los instrumentos de viento tales como la trompeta o el saxofón, etcétera. Podrían tocarse solo los instrumentos de cuerda tales como el arpa, la lira, la guitarra, el violín o la viola. Un verbo preciso define una acción precisa. “Caminar” no quiere decir “correr”. “Zambullirse” no significa “rociarse”. “Cantar” no es exactamente lo mismo que “canturrear”. “Tocar” es genérico. “Rasguear” especifica una acción particular. ¿Haremos caso a la precisión de las palabras usadas en la Biblia, u obviaremos su significado exacto? De todos modos, en Efesios 5:19, Yallontes no quiere decir “rasguear las cuerdas de cualquier instrumento de cuerdas” sino “rasguear las cuerdas del corazón”. A propósito, si Yallontes quisiera decir “rasguear las cuerdas de instrumentos musicales de cuerdas”, ¿no sería tal mandamiento para todo cristiano? ¿Acaso es aceptable que otro cristiano cante por mí, callándome y no cantando yo? ¿O que otro cante por la congregación, callándose la congregación? Volvemos a repetir: todo cristiano normal puede cantar himnos, salmos y cánticos espirituales, rasgueando “las cuerdas de su corazón”, pero tan solo un número muy reducido de cristianos puede tocar instrumentos de cuerda.

F.  Datos sobre cómo y cuándo cambió el significado de Yallontes y los vocablos relacionados.

1.  Yallontes  en la Versión Septuaginta del Antiguo Testamento. La Septuaginta (LXX). El nombre de esta versión proviene de la leyenda de Aristeas, según la cual setenta y dos judíos prepararon la traducción en setenta y dos días. Pero la Septuaginta es resultado de un proceso mucho más lento. El Pentateuco se tradujo cerca de 250 a. C. y poco a poco los demás libros hasta quedar terminada cerca de 150 a. C.” (Diccionario bíblico ilustrado. CDRom. iLumina. www.caribe-betania.com). Esta traducción del hebreo al griego fue realizada en Alejandría, Egipto. Los traductores judíos escogieron la palabra griega yallw como la traducción más acertada del hebreo “zamar” en algunos pasajes donde el significado obviamente ha de ser “alabar” o “cantar”, y no “tocar”, ni “tocar y cantar”. Para el lector que guste ver evidencias y profundizar, presentamos, a continuación, algunos ejemplos.

a)  Salmo 47:6-7. “Cantad con inteligencia” (versión Valera). “Cantad.”  yallw  en la Septuaginta; “cantad” en la Valera. Doscientos años antes de Cristo, los traductores judíos seleccionan el vocablo griego yallw  como aceptable para representar en el griego la acción de “alabar” o “cantar”. Para aquella fecha, la palabra podía significar “rasguear las cuerdas del arpa o la lira”, pero también podía significar “alabar” o “cantar” sin el uso de instrumentos de música. La frase preposicional de este texto lee “con inteligencia”, y esto significa “con entendimiento, comprensión”. No dice yallw  “con destreza”, como si se tratara de un instrumento musical, sino yallw “con inteligencia”. Efectivamente, esta frase preposicional determina el significado de yallw. “Alabar” o “cantar” es, precisamente, el significado que requiere el contexto.

b)  Salmo 71:23. “Mis labios se regocijarán (“alegrarán”, Valera) cuando te cante (de yallw) y se preocupará mi lengua por tu justicia todo el día.” En este pasaje, se yallw con los “labios”, y no con algún instrumento musical. De nuevo vemos que doscientos años antes de Pablo, yallw podía significar “cantar” o “alabar”.

c)  El Salmo 18:49 (citado en Romanos 15:9) es un paralelismo he­breo, o sea, la misma idea o pensamiento expresado de dos maneras distintas en el mismo pasaje. “Te confesaré entre las naciones, oh Señor; a tu nombre cantaré.” En este paralelismo, “cantaré” es el contrapunto de “confesaré”, realizándose las dos acciones con la boca, y no con instrumentos musicales. yallw, o su forma correcta para el tiempo futuro, es la palabra griega traducida “cantaré”.

d)  Salmo 135:3. Otro paralelismo hebreo. “Alaba al Señor, porque él es bueno: canta (psalete) a su nombre, porque él es bueno.” “Psalete” significa “alabar” o “cantar”.

-Paralelismos adicionales de esta categoría se encuentran en Salmo 30:4; 138:1 y 146:2.

e)  Conclusión. Doscientos años antes de Cristo, yallw  ya se usaba para significar “cantar” o “alabar”. Aunque en otros contextos significara “tocar”, podía significar “cantar” o “alabar”, nada más, sin que se implicara el uso de instrumento musical alguno.

2.  “Los Salmos de Salomón”, escritos durante el Siglo I antes de Cristo, eran salmos compuestos por los fariseos. En algunos, Yallontes  significa “cantar”, sin que si implicara el uso de instrumentos. Ejemplos:

a)  “Alma, ¿por qué duerme y no bendice al Señor? Cantad (psalle) un himno nuevo al Dios que es digno de ser alabado. Cantad (psalle) y vigilad su advenimiento, pues bueno es un salmo para Dios de un corazón bueno” (3: 1,2).

-Observaciones: (1) El “alma” canta (psalle); el alma no toca. El uso simbólico de “psalle” es evidente. (2) Se canta (psaule) de un corazón bueno”. La similitud con Efesios 5:19 es impresionante.

b)  “Un salmo nuevo con una oda de corazón regocijado, fruto de labios mediante el instrumento bien afinado de la lengua, las primicias de labios de un corazón piadoso y justo” (15:3).

-El “salmo nuevo” es “fruto de labios”, y no de un instrumento musical. Igualmente, “el instrumento bien afinado” es “la lengua”, y no un instrumento de música. La similitud con Hebreos 13:15 en el Nuevo Testamento es evidente. “Ofrecemos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.”

3.  Los “Pergaminos del Mar Muerto”.

a)  El pergamino “Hodayoth”, de “Acción de Gracias”. “Y en mi boca has puesto cánticos de gratitud y sobre mi lengua cántico de alabanza, y has circuncidado mis labios en la morada del regocijo para que cante (zamar) tus favores y medite todo el día sobre tu poder” (1 QH, XI, 4, 5).

b)  El Pergamino de la “Regla” (Manual de Disciplina). “Con el sacrificio de mis labios le bendeciré... Cantaré (zamar) con conocimiento, y vibrará toda la lira mía para la gloria de Dios, y mi laúd y mi arpa para el Orden Sagrado que Él ha hecho. Levantaré la flauta de mis labios por su manera justa de juzgar” (1 05, x, 6,9).

(1)  ¿Qué es “toda la lira mía”? Pues, todo el cuerpo y alma del autor de esta alabanza. No se trata de un instrumento material de música. La “flauta” no es el instrumento músico del mismo nombre sino sus “labios”. El lenguaje es retórico, poético, simbólico. Todo el contexto enseña que no se trata de instrumentos materiales de música.

(2)  En estos trozos, el hebreo “zamar” se traduce “cantar”. Según los traductores de la versión Septuaginta, en el griego “psallo” (yallw) es la traducción correcta de “zamar”. Por lo tanto, “psallo” también puede significar “cantar”, como también “alabar”.

4.  Los “Libros Apócrifos”.

a)  En el libro apócrifo “Sirach”, las palabras griegas para “cantores” y “cantoras” se derivan de la raíz  yallw, dando a entender que este vocablo ya no significaba, necesariamente, música instrumental. Se trata de quienes “cantan” y no de los que tocan instrumentos musicales.

b)  Sirach (Eclesiásticus) 47:8-10. David “puso psaltodous (cantores) ante el altar para que hicieran dulce melodía con sus VOCES (echous)...” El enlace de los psaltodous es con “voces”, y no con instrumentos músicos.

c)  Sirach 9:4. “Psallousa” es traducida “cantora”.

d)  Sirach 50:18. “Los psaltodous (cantores) alabaron con sus VOCES; hicieron dulce melodía con sonido resonante.” De nuevo, vemos que el enlace de “psaltodous” (griego) es con “voces”, y no, en definitiva, con instrumentos musicales.

G.  Conclusión. Definitivamente, los términos de Efesios 5:19, en el griego original, no prueban que el Espíritu Santo autorizara el uso de instrumentos de música en culto a Dios. Al contrario, el mandamiento es “rasguear las cuerdas del corazón”, y esto armoniza perfectamente con el “culto espiritual”, de un “pueblo espiritual”, regida por una “ley espiritual”. Un pueblo que se compone de “verdaderos adoradores” que adoran “al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Juan 4:23-24). ¡Amén!

 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

-DESGLOSE de los estudios de esta serie

 

 
Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.