Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

Jesucristo joven. Lección 1.

Jesucristo joven. Lección 2.

El joven Jesucristo

Lección 3

Una joven israelita teje telas de colores llamativos.

Una joven israelita teje telas de colores llamativos.

 

 

Jesucristo joven –Lección 3 en PDF

 

El joven Jesús: su desarrollo emocional, impulsos naturales y tentaciones que confrontara.

Lucas 2:39-52

 

Instrucciones

 

-Contestar todas las preguntas, aun las retóricas.

-Pensar bien la respuesta antes de escribirla. Evitar respuestas superficiales.

-Si el espacio resulta insuficiente para su respuesta, usar el dorso de la hoja. En tal caso, favor de indicar que la respuesta sigue al dorso.

 

Desarrollo del estudio

 

1.  Para comenzar esta lección, escribir un párrafo describiendo la persona de Cristo tal y como la haya visualizado usted hasta el presente.

 

 

 

 

 


2.  Al pensar en Cristo, ¿siempre lo visualiza como adulto? ¿Ha meditado usted alguna vez en la juventud de Jesús? Explicar.


 

 

 

 

3.  ¿Piensa que la juventud de Jesús no fuera normal? Es decir, que no tuviera él experiencias parecidas a las que tiene usted, que no tuviera él nunca pensamientos semejantes a los suyos o que no conociera las mismas tentaciones. Abundar, expresando sus conceptos de la juventud de Jesús.

 

 

 

 

Textos a analizarse: Hebreos 2:14-18; 4:15-16.

 

Hebreos 2:14. “Por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo.” En este pasaje,hijos” significa seres humanos, categoría que, demás es decirlo, abarca también a los jóvenes. Usted mismo como joven se encuentra entre estos “hijos”.

Hebreos 2:17. “Debía ser en todo semejante a sus hermanos.”  En este versículo, el vocablo “hermanos” identifica a los seguidores de Dios, incluso los jóvenes, pues somos hermanos de Cristo en virtud de obedecer, tal cual él, la voluntad del Padre. Mateo 12:46-50. Ya que nosotros vivimos, sufrimos y somos tentados en la carne, era preciso que Cristo tuviera la misma experiencia “para venir a ser misericordioso”.

Hebreos 2:18. “Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.”

Hebreos 4:15. “Fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”    “…nuestra semejanza” significa según nuestra “naturaleza carnal”.

 

1. ¿Vino Cristo a la tierra como ser humano?

2. ¿Pasó Jesús por la etapa de adolescente?          ¿Luego por la de joven?          Posteriormente, ¿por la de adulto joven?

3. ¿Cree usted que Cristo conociera los sufrimientos y las tentaciones, así como también las alegrías de la juventud?            ¿Por qué?

 

 

 

 

 

4. Apunte 10 sufrimientos y tentaciones que abundan entre los jóvenes.

a)

b)

c)

d)

e)

f)

g)

h)

i)

j)

 

 

5. ¿Habrá experimentado Jesús, como joven, algunos de los sufrimientos y tentaciones que anotó usted? Explicar, dando argumentos que respalden su respuesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6. ¿Cree usted que Jesús pasara los días de su juventud encerrado en cuatro paredes, que nunca saliera a la calle y que no observara la vida de aquel poblado de Nazaret donde se crió?       ¿Que pasara todos los días de su juventud leyendo, orando y ayunando?

 

7. Localizar Nazaret y Jerusalén en un mapa de Israel (Palestina). En algunas versiones de la Biblia se incluyen mapas después de Apocalipsis. También hay la opción de consultar algún libro de geografía bíblica o un mapadel Próximo Oriente. ¿Qué distancia hay entre Nazaret y Jerusalén?

 



-Cumpliendo Jesús doce años de edad, ¿cuántos viajes, ida y vuelta, había hecho de Nazaret a Jerusalén? Consultar Lucas 2:41.                    Y, ¿al cumplir veinte años de edad?

 

8. ¿Por qué iban José y María con Jesús y los demás hijos todos los años a Jerusalén? La respuesta se encuentra en Éxodo 12:1-27.

 

 

9. En sus viajes, ¿por cuáles aldeas, pueblos o ciudades hubiesen pasado. Identificarlos en un mapa.

a) Suponiendo que tomaran una ruta por Samaria.

 

b) Suponiendo que tomaran una ruta por las orillas del río Jordán.

 

 

10. ¿Identificar posibles medios de transportación que utilizara al viajar?

 

11. Al usar José, María, Jesús, sus hermanos y demás familiares uno o más de estos medios, ¿cuánto contacto directo hubiesen tenido con el populacho?

a) ¿Tendrían amplias oportunidades para conocer a distintos pueblos, ver tanto lo bueno como lo malo y escuchar a otras gentes en su forma de hablar sobre temas corrientes de aquel tiempo?     Discutir.

b) ¿Tendrían ellos ocasión para conocer distintos aspectos, tanto positivos y negativos, de diferentes culturas?     Dar razones.

 

12. ¿Quiénes iban juntos en aquellos viajes? Una pista se encuentra en Lucas 2:44.

 

13. ¿Cuánto tiempo solían quedarse en Jerusalén?

 

14. ¿Cuántos israelitas acudían a Jerusalén para las fiestas solemnes de la Pascua y Pentecostés, según indicaciones de Hechos 2:1-11?

 

15. ¿De cuántos países o provincias del Imperio Romano venían, según la información en Hechos 2:5-11?

 

 

16. Durante los viajes y estadías en Jerusalén, ¿siempre velaban muy de cerca todos los padres a sus hijos?      Considerar el caso de Jesús y sus padres, según Lucas 2:43-46.

 

 

 

Conclusión: Antes de bautizarse Jesús a los treinta años de edad, había hecho quizás hasta veinte y nueve viajes a Jerusalén. Hizo viajes durante su niñez, su adolescencia y como adulto joven. Habrá visto centenares de miles de personas, entre ellas, gran número de niños, adolescentes, mozos y señoritas, en varios pueblos, a lo largo de los caminos y, particularmente, en Jerusalén, donde pasaba al menos una semana cada año.

Durante la época de Jesús, Jerusalén era una ciudad grande, la sede del judaísmo, donde se encontraban el palacio edificado por Herodes el Grande y cuarteles para soldados romanos. En aquella ciudad cosmopolita erguía el templo majestuoso, también edificado por el rey Herodes. Los ojos de Jesús vieron todo aquello. Sus sentidos captarían todas aquellas escenas, tanto familiares como extrañas, de las distintas culturas representadas por las masas que llegaban cada año de los cuatro contornos de la tierra para las fiestas solemnes. De hecho, según el historiador judío Flavio Josefo que vivió en el Siglo I, hasta tres mil miles (tres millones) participaban en aquellas fiestas. Escucharía conversaciones entre personas de muchas clases distintas. Tendría oportunidades para ver el coliseo romano en Jerusalén, mercados, plazas; gobernantes romanos o judíos, soldados romanos, sacerdotes que oficiaban en el templo; jóvenes, mujeres y hombres de distintos rangos sociales y económicos. Escuchar la música de las fiestas solemnes. Palpar el bullicio de las calles estrechas. Pues, llegaban a Jerusalén israelitas y también prosélitos, es decir, gentiles convertidos completamente al judaísmo, de países cercanos y lejanos. Gente buena, gente no tan buena, hasta gente mala –mujeres y hombres.

De nuevo, enfocamos la vida del joven Jesús en Nazaret, preguntando: ¿Pasaría Jesús mucho tiempo en el taller de su padrastro José, acaso como ayudante? José se ganaba la vida como carpintero. ¿Cuántas conversaciones habrá escuchado Jesús entre su padrastro y los clientes de este? Tal vez no pocas en torno a la religión judía y la esperanza de Israel. Quizás también sobre cuestiones políticas, la economía y sucesos en la vida social-moral-espiritual de los demás habitantes de Nazaret. Estas consideraciones sirven para ayudarnos a comprender, aunque sea un poco mejor, las circunstancias de la vida diaria de Jesús durante su juventud. Que él no vivía aislado de aquel mundo. Que no pasaba la mayor parte de su tiempo en alguna sinagoga o escuela religiosa. Que convivía normalmente con su familia inmediata, su familia extendida, sus vecinos, los demás moradores de Nazaret. Que los horizontes de su mundo se ensanchaban grandemente mediante los viajes anuales a Jerusalén.

 

 


Asignación: Leer Mateo 12:46-50 y Mateo 13:53-58.

 

1. ¿Cuántos hermanos varones tenían Jesús?    ¿Cómo se llamaban?

 

 

2. ¿Tenía Jesús hermanas carnales?    ¿Cuántas?

3. ¿Cómo se habrá llevado Jesús con sus hermanos y hermanas de sangre? ¿Cómo los habrá tratado? Basar su opinión en lo que se sabe del carácter y del comportamiento de Jesús.

 

 

 

 


4.  ¿Habrá jugado con ellos?

¿Conversado mucho con ellos?



 

5. En muchos casos, nuestros hermanos carnales nos hacen pasar malos ratos. ¿Cuáles son algunas de las pruebas que nos hacen pasar?

 

 

 

 

 

 

6. ¿Habrá pasado el joven Jesús algunas de estas pruebas? Respalda su respuesta con observaciones acertadas o deducciones lógicas.

 

 

 

7. Comparar la familia del joven Jesús con las familias cristianas del presente que usted conoce. ¿Acaso existan diferencias notables? Explicar.

 

 

 

8. ¿Comía, vestía, dormía y estudiaba Jesús como cualquier otro joven judío de su época?

 

 

 

Algunas consideraciones y conclusiones: Durante su juventud, ¿vivió Cristo una vida aislada del mundo real? ¡De modo alguno! ¿Encerrado siempre en la casa de José y María? ¿Siempre enclaustrado en su cuarto con algún pergamino de la ley mosaica? ¿Día y noche metido en alguna sinagoga de área de Nazaret? ¿No tenía contacto con los demás jóvenes del pueblo? Semejante cuadro las Sagradas Escrituras no lo presentan de la vida del joven Jesús.

Poca información inspirada tenemos sobre la adolescencia de Jesús, pero la suficiente para saber que el joven Jesús fue expuesto ampliamente al mundo de su época. Viéndolo, escuchándolo, experimentándolo, habrán cruzado por su mente de joven, por su espíritu joven, más o menos las mismas tentaciones que conocen todos los jóvenes de todas las épocas y de todos los lugares. Así es que el Cristo glorificado que está sentado ahora a la diestra de Jehová conoce el corazón del joven, sus tentaciones y sufrimientos, pues él también fue una vez joven, habiendo experimentado en carne propia las vicisitudes, pruebas y, razonamos, hasta las incertidumbres que suelen sacar de quicio a no pocos jóvenes.

Al tener contacto social con las doncellas de su tiempo, ¿habrá sentido el joven Jesús la fuerte atracción física que es normal en el varón? No dudamos de ello. Jesús no era un afeminado u homosexual. Ni tampoco era un joven anormal, exento de las emociones y de los deseos característicos de nuestra raza. ¿Pensaría en tener novia? ¿En casarse? ¿Vería, si bien no en Nazaret al menos en ciudades cercanas o en Jerusalén, a muchachas y mujeres de la vida libre? ¿Lugares donde usaban drogas y consumían bebidas embriagantes, y donde romanos, griegos, samaritanos y aun algunos judíos celebraban fiestas mundanas? Es cierto que Jesús no vio jamás alguna película chabacana, violenta o pornográfica de televisión, de video o de cine, ni quizás ninguna publicación pornográfica, ya que no existían en aquel tiempo del Siglo I los medios electrónicos-digitales de actualidad. Más Sin embargo, los mismos elementos inmorales que tientan al joven de hoy día existían y se manifestaban en el tiempo de Jesús, y sin duda, él estaría expuesto en ocasiones a ellos. ¿Fue tentado él como joven? ¡Definitivamente que sí! Pero, ninguna tentación le sedujo hasta el extremo de inducirle a cometer pecado.

Incuestionablemente, el joven Jesús era de espíritu muy sensible cuando del bien y del mal se trataba. Porque ya sabía la ley de Dios aun desde joven, tanto que a los doce años de edad era capaz de sostener diálogos inteligentes con los doctores de la ley en Jerusalén (Lucas 2:41 -49). Se asume, pues, que distinguiera claramente entre el bien y el mal, luchando en su ser interior a favor del bien y en contra todo lo malo. Esta misma lucha es la que sostiene todo joven y todo adulto normales. De no haberla experimentado Jesús, no pudiera haber conocido o entendido a plenitud nuestra naturaleza humana. No hubiera sido “tentado en todo según nuestra semejanza”. Fue tentado, pero no cedió.

Jesús no se casó nunca. Nunca hizo el amor a mujer alguna. Pero, al fin y al cabo, ¿qué es más fácil? ¿Casarse, o abstenerse totalmente del sexo? ¿Tener a una mujer por esposa, o no tenerla? Él se abstuvo de relaciones sexuales. Quizás ya presintiera o comprendiera en su mente y corazón, aun cuando todavía en alguna etapa de adulto joven, que pronto acabaría su vida terrenal por medio de una muerte violenta. Tal vez el Espíritu Santo le revelara en algún momento de aquellos años antes de su bautismo su misión única a favor de los humanos. Desde luego, estamos especulando, pues no se revela nada al respecto en los cuatro evangelios. Con todo, parece razonable intuir que Jesús recibiera alguna orientación divina que le llevara a no procurar casarse. Quizás previere, de alguna forma, los años de intensa labor evangelística, de fieras luchas contra Satanás, de encontronazos con las autoridades religiosas y políticas, y de persecuciones, culminando todo en el sacrificio de su vida. ¿Qué mujer, como esposa, pudiera haber soportado tanto trabajo, estrés, peligro; tanto sacrificio? Cristo optó por no pedir a ninguna que lo hiciese, sacrificando también sus instintos naturales, con tal de llevar a cabo su misión a favor de la humanidad perdida. En todo esto, Jesucristo manifestó no solo un espíritu extraordinariamente sensible y abnegado sino también recio y disciplinado en extremo, capaz de resistir hasta la muerte, y muerte de cruz, de soportar lo insoportable, de sacrificar la última gota de sangre, para que triunfara sobre la muerte, el pecado y Satanás, abriendo paso para que triunfe también todo joven, todo adulto, toda mujer, todo hombre.

Hoy día, miles de jóvenes de ambos sexos siguen el ejemplo del joven Jesús. También aprenden la ley de Dios la cual es, para la Era Cristiana, el Nuevo Testamento, y no aquel Antiguo (Colosenses 2:14-16; Hebreos 8:6-13; 2 Corintios 3:6-17, y muchos textos parecidos). También luchan contra todo lo malo. También vencen. Quizás no siempre, como Jesús, pero si caen de la gracia, entonces con valor se arrepienten, se levantan y siguen resistiendo la maldad, amando lo bueno, lo sano y lo puro más que los deleites de la carne. Se abstienen del sexo ilícito. Repudian los demás vicios. Andan rectamente delante de Dios y sus semejantes. Joven, ¿lo hace usted? ¿Vive usted así?

 

9. ¿Cuáles medidas habrá tomado el joven Jesús para resistir las tentaciones?

 

 

 

 

 

10. ¿Qué quiere decir “socorrer” en el contexto espiritual de Hebreos 2:18?

 

 

 

11. ¿Cuándo acostumbran los jóvenes buscar “socorro?” Dar ejemplos:

 

 

12. ¿Cree usted que Cristo sepa socorrer a los jóvenes cuando estos son tentados? ¿Por qué?

 

 

13. ¿Qué medios puede utilizar Cristo hoy día para brindar socorro a los jóvenes?

 

 

 

14. ¿Cómo puede el joven pedir socorro a Jesús?

 

 

 

15. En el mundo del presente, hay ciertos “lugares” moral y espiritualmente peligrosos para el joven. Al encontrarse en cualquiera de estos lugares, al joven le conviene salir pronto de allí y pedir el socorro que Cristo puede brindar. Cristo no entra en lugares moral y espiritualmente peligrosos. Nombrar diez lugares específicos de esta categoría, identificando también algún peligro que pueda presentarse en cada uno.

a)

b)

c)

d)

e)

f)

g)

h)

i)

j)

 

16. Cuando le urge encontrar socorro a causa de alguna tentación o sufrimiento fuerte, ¿a quién acude usted primero?               ¿Por qué?

 

 

 

 

 

 

17. En tiempos de tentación y peligro, ¿se atreve usted a acercarse “confiadamente” a Cristo buscando “el oportuno socorro”?  ¿Por qué?

 

 

 

 

 

18. ¿Qué quiere decir “confiadamente”?

 

 

19. ¿Cómo puede el joven estar preparado para “acercarse confiadamente” a Cristo en cualquier momento de necesidad?

 

 

 

 

20. ¿Qué quiere decir “oportuno socorro”?

 

 

 

 

21. Cristo fue tentado en todo y venció. Nosotros también somos tentados de muchas maneras. En lo concerniente a vencer las tentaciones, ¿qué diferencia hay entre Jesús y nosotros? Explicar, dando argumentos que sostengan su respuesta.

 

 

 

 

Jesucristo joven –Lección 3 en PDF

 

 

Jesucristo joven. Lección 1.

Jesucristo joven. Lección 2.

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.