Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

"La vida en el cuerpo de Cristo"

Por Jerry Humphries, evangelista

Lección 1

“La iglesia, el cuerpo de Cristo”

Introducción

Al pensar usted en la palabra “iglesia”, ¿qué imagen se forma en su mente? ¿Acaso la de un edificio material? ¿De una organización? ¿De un club social religioso? ¿De alguna agrupación de acción política? ¿De una denominación? ¿O la de una conglomeración de denominaciones?

I. El vocablo “iglesia”.

En el Nuevo Testamento, el vocablo “iglesia” es la traducción de la palabra griega “eclesía” [ekklesia]. Bien sea que “llamado fuera” figure en la etimología de la palabra, su significado básico es “asamblea”. Se utilizaba en referencia a prácticamente todo tipo de asamblea. Jesús y los escritores inspirados del Nuevo Testamento dieron a “eclesía” un significado espiritual especial al usarla en referencia a personas salvas, o sea, las personas que están en comunión con Dios y Jesucristo.

Algunas referencias bíblicas enfocan a la iglesia universal, es decir, a los cristianos en todo el mundo. Mateo 16:18 es un ejemplo. En Romanos 16:16 y Gálatas 1:2 se encuentran referencias a una pluralidad de congregaciones en determinada área. Por otro lado, 1 Corintios 1:2 y 1 Tesalonicenses 1:1 son ejemplos de referencias a una asamblea o congregación de cristianos en una localidad específica.

Hay quienes usan, en ocasiones, una terminología no bíblica, sectaria o denominacionalista en referencia a la iglesia. Esto dificulta, para no poca gente, el  apercibir a la iglesia como ella debería ser en realidad. Algunos ejemplos son: “Yo soy Iglesia de Cristo”, “Congregaciones de la Iglesia de Cristo”, “Creencias Iglesia de Cristo”, “Predicadores Iglesia de Cristo”, etcétera.

II. Imágenes de la iglesia.

En el Nuevo Testamento, no se encuentra ningún nombre exclusivo para la iglesia. Se hallan varias designaciones, las que enfatizan distintos aspectos de la iglesia. Estas incluyen:

-“Iglesia de Dios” (1 Corintios 1:2).

-“Iglesias de Cristo” (Romanos 16:16).

-“Iglesia del Dios viviente” (1 Timoteo 3:15).

-“La esposa del Cordero” (Apocalipsis 21:2, 9; Efesios 5:22-32).

-“Edificio de Dios” (1 Corintios 3:9; 1 Pedro 2:5; Efesios 2:19-22).

-“Reino de Dios”, de Cristo, o del cielo (Mateo 16:18-19; Colosenses 1:13, 18; Juan 3:3-5).

-“Familia de Dios” (Gálatas 6:10; Efesios 2:19; 1 Timoteo 3:15).

La designación predilecta del apóstol Pablo para la iglesia era “el cuerpo de Cristo”. Dios le inspiró a referirse de esta manera a la iglesia treinta y dos veces. (Romanos 12:5; 1 Corintios 10:17; 12:12-27; Efesios 1:22-23; 2:14-16; 3:6; 4:14-16, 25; 5:23-30; Colosenses 1:18, 24; 2:19; 3:15).

III.  Verdades importantes acerca de la iglesia.

A.  La iglesia es única. Su misión también es única. Algunas estrategias o técnicas apropiadas para otras organizaciones son inapropiadas para la iglesia. El éxito de la iglesia de Cristo no debería ser evaluado conforme a criterios materialistas o mundanos.

B.  La iglesia no es meramente una institución u organización. Ella es el cuerpo viviente de Cristo.

C.  La iglesia de Jesús no es una denominación o conglomeración de denominaciones. Reciben la promesa de salvación los creyentes en Jesucristo que le obedecen, arrepintiéndose, confesando tener fe en él y bautizándose (Marcos 16:15-16; Romanos 10:9-10; Hechos 2:38). Los tales se unen con Cristo en un solo cuerpo (Romanos 6:3-5; 1 Corintios 12:13). Cada una de las denominaciones es un cuerpo distinto, separada de las demás. Cada una tiene sus propias doctrinas y requerimientos particulares para hacerse miembro. La persona que quisiera integrarse a una denominación se ve obligada a tomar algún paso, o pasos, diferentes a lo que la Biblia enseña.

D.  Existe una sola iglesia de Cristo verdadera. En toda referencia bíblica a la iglesia como el cuerpo de Cristo, se enfatiza que es singular. Jesús es la cabeza de su único cuerpo, la iglesia (Efesios 1:22-23; Colosenses 1:18). Ya que existe solo un Cristo verdadero, puede haber solo una iglesia verdadera.

E.  Fuera de la iglesia, no hay seguridad alguna de salvación. ¿Salva la iglesia? ¡No! ¡La iglesia es el conjunto de los salvos! Mediante la cruz, Jesús reconcilia a las personas con  Dios en su cuerpo único (Efesios 2:16). Las que se encuentran en este cuerpo único están en Cristo y disfrutan de las provisiones y promesas de Dios (Efesios 3:6). Jesús es el Salvador de la iglesia, su cuerpo (Efesios 5:23).

F.  Los miembros de la iglesia tienen una íntima relación sumamente vital con Jesucristo, y también los unos con los otros. Están conectadas inseparablemente nuestra unión con Cristo y nuestra unión para con otros miembros del cuerpo (Romanos 12:5). En futuras lecciones, abundaremos mucho sobre nuestras relaciones los unos para con los otros. El cristianismo verdadero no promueve el individualismo tanto como piensen algunos.

Preguntas para reflexionar y discutir

1.  ¿Cómo afecta nuestro concepto de la iglesia la actitud nuestra hacia ella?

2.  ¿Qué es la definición de la palabra “iglesia”?

3.  ¿Qué significa “iglesia universal”, y qué significa “iglesia local”?

4.  Identificar ejemplos del uso sectario, o denominacionalista, de “Iglesia de Cristo”.

5.  ¿Cómo acostumbraba el apóstol Pablo referirse a la iglesia?

6.  ¿Qué tiene que hacer uno para ser recibido como miembro en la iglesia de Jesucristo? ¿Qué hay que hacer para unirse a una denominación? Dar ejemplos.

7.   ¿Salva la iglesia? Según la Biblia, ¿puede uno ser salvo fuera de la iglesia? ¿Por qué sí, o por qué no?

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.