Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

-Apocalipsis.  Desglose completo del contenido de "Análisis de las profecías y visiones".
este comentario ocupa más de 965 páginas tamaño carta.

-Contenido completo del "Capítulo Ocho" de este "Análisis"

APOCALIPSIS

 Capítulo Ocho de este “Análisis”

“La gran ramera” es “la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra”.

Presentación gráfica

-A continuación, una parte del "Texto" incluido en esta Presentación gráfica. “La gran ramera” es “la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra”. -Una “ciudad” literal, compuesta de edificios (gubernamentales, comerciales, estadios, residenciales), calles, parques, etcétera, NO REINA literalmente. -”REINA”, retóricamente, si cuenta con personas poderosas las que, teniéndola como “capital” o “sede”, GOBIERNAN, bien sea política o espiritualmente, o de ambas formas. “La gran ciudad”, personificada por “la gran ramera”, es ROMA-CONSTANTINOPLA. -Inaugurada la Nueva Roma (Constantinopla), en el año 330 d. C., como capital del Imperio, la antigua Roma pierde su dominio. Pero, la Nueva Roma, creciendo muy rápido, sigue imponiendo el mismo dominio. -La “Nueva Roma” es, efectivamente, la continuación de la antigua Roma, en Italia. -Ambas ciudades son, “en sentido espiritual” (Apocalipsis 11:8), una sola ciudad. -Ambas ciudades “reinan”, política y espiritualmente, “sobre los reyes de la tierra”. -Ambas ciudades “reinan”, política y espiritualmente, “sobre los reyes de la tierra”. Luego, se ve, en la Presentación, un esquema superpuesto a la "línea del tiempo", mediante el que se enseña la relación entre la Roma "pagana", la Roma "cristiana" y la Constantinopla "cristiana". Entre "la gran ramera" pagana de la Roma occidental, "la gran ramera cristiana", también de la Roma occidental, y "la gran ramera cristiana" en Constantinopla. "La gran ramera", ¡se hace "cristiana"!

-Ver "Aplicaciones y observaciones prácticas" después de la Presentación gráfica.

 

 

A.  Muchas profecías sobre "la gran ciudad", que es, "en sentido espiritual", "Babilonia la Grande", Sodoma, Egipto y Jerusalén, ya se cumplieron, efectuándose, efectivamente, una parte de "la sentencia contra la gran ramera", sinónima esta mujer corrupta de aquella ciudad inicua. Faltan las de su destrucción definitiva y final.

B. El cumplimiento comprobado de estas profecías evidencia, indisputablemente, la inspiración divina del libro de Apocalipsis. Cumplidas, pues, estas profecías sobre "la gran ciudad" - "la gran ramera", ¿con qué justificación dudar del cumplimiento de las demás profecías de este libro, y del resto del Nuevo
Testamento? Recuerde: "el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía" (Apocalipsis 19:10). No fallando sus profecías, su "testimonio" acerca de su Padre celestial, el designio de este para la humanidad y el universo material, el fin de la creación material, el fin del tiempo mismo, su Segunda Venida en gloria, triunfo y juicio, el destino tanto de los justos como de los malos y desobedientes a su Evangelio, ha de tomarse muy en serio. ¿Lo está tomando muy en serio usted?

C. "Tomar en serio" el "testimonio de Jesús" significa no solo estudiar "profecías" sino aprender y obedecer al "evangelio de nuestra salvación". Bondadosa y amorosamente, Dios ofrece salvación a todos, queriendo "que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad" (1 Timoteo 2:3-4). De hecho, según 1 Pedro 1:22, la purificación del alma se alcanza "por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu...". Desde luego, lo que infunde a la verdad el poder de librar y salvar es "la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha" (1 Pedro 1:18-20). Las condiciones para salvación establecidas en esta poderosa "verdad" se destacan en la Gran Comisión emitida por Jesucristo, a saber: "El que creyere y fuera bautizado será salvo..." (Marcos 16:15-16). De manera que el bautismo (inmersión en agua) Cristo lo declara esencial para salvación. Y esto lo confirma el Espíritu Santo mismo en el día de Pentecostés, al proclamar, por medio del apóstol Pedro y los demás apóstoles: "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38). El que esto hace es añadido por Cristo mismo a la iglesia que él mismo edificó (Hechos 2:47; Mateo 16:16-18), y no a cualquier iglesia. Aclarando un poco más, es añadido a la iglesia que se rige por el Nuevo Testamento sellado con la sangre del Cordero mismo (Mateo 26:27-28). Respetuosamente, le animamos a obedecer, de no haberlo hecho ya, este evangelio puro, perseverando en él hasta el fin de sus días para que se salve eternamente. Para estudios más completos sobre el "Plan divino de salvación" y "La iglesia edificada por Cristo conforme al modelo de Dios", recomendamos los temas básicos en la Página "El evangelio de nuestra salvación". Para conocer a la iglesia de Cristo más cercana a su residencia, consultar al "Directorio de congregaciones", o contactarnos.   .

 

-Apocalipsis.  Desglose completo del contenido de "Análisis de las profecías y visiones".
este comentario ocupa más de 965 páginas tamaño carta.

-Contenido completo del "Capítulo Ocho" de este "Análisis"

[Para PowerPoint. Copiar la siguiente "Presentación" a "My Pictures" ("Mis fotografías"). En "Mis fotografías", seleccionar y copiar. para PowerPoint y otras aplicaciones, pegar (Paste) en una nueva presentación (slide). Y así, sucesivamente, con el resto de la serie. Para Microsoft Word, en "Mis fotografías", seleccionar y copiar; luego, pegar (paste) en Word. Imprimirla en acetato si desea proyectarla utilizando un retro proyector. Creado en CorelDraw 10.]

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.