Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Esquema de la historia de “la gran ciudad” Roma-Constantinopla (Sección 1)

-A continuación, el "Texto" principal incluido en esta Presentación gráfica. “La gran ramera” es, “en sentido espiritual”, “la gran ciudad” de Roma pagana. Además, la Roma “cristiana”, la Roma “católica papal” y la Roma “ortodoxa”. Es decir, ella es la personificación figurada de los poderosos de Roma, durante las distintas etapas religiosas-espirituales de esta ciudad, y en sus dos distintas localidades a saber, Roma, en Italia, y la Nueva Roma, en Bizancio. Figura de “poderosos” gobernantes, intelectuales y líderes religiosos engañados por la abominable falsa religión engañosa, ya sea esta “pagana”, ya “cristiana”. Esquema de la historia de “la gran ciudad” Roma-Constantinopla (Sección 1).

-Roma, Italia: “la gran ramera” pagana. Constantino se convierte al “cristianismo”. Roma, Italia, deja de ser la capital del Imperio.

-Roma "cristiana". Rómulus Augustus, último emperador en el oeste. Odoacer, alemán, “rey” en el oeste. Él es “cristiano ariano”. -Controlada por el Imperio Oriental. .A veces, por los godos. -Saqueada en 387, 410, 455, 472 y 546. -De un millón, o más, en el Siglo III, su población mengua hasta veinte mil. -Crece el poder espiritual y secular del Obispo de Roma.

-Roma “cristiana” oriental. La “Nueva Roma” -Constantinopla- es la nueva capital del Imperio Romano. Crece rápido. Llamada “la gran ciudad”.

Gráficos: bustos de Tácito, Séneca y Marcus Aurelio. Reconstrucción del centro de Roma -Siglo I.

-Ver "Aplicaciones y observaciones prácticas" después de la siguiente Presentación gráfica.

-"Sección 2" del "Esquema de la historia de gran ciudad Roma-Constantinopla". Del año 600 hasta el año 1200.

 

A.  Muchas profecías sobre "la gran ciudad", que es, "en sentido espiritual", "Babilonia la Grande", Sodoma, Egipto y Jerusalén, ya se cumplieron, efectuándose, efectivamente, una parte de "la sentencia contra la gran ramera", sinónima esta mujer corrupta de aquella ciudad inicua. Faltan las de su destrucción definitiva y final.

B. El cumplimiento comprobado de estas profecías evidencia, indisputablemente, la inspiración divina del libro de Apocalipsis. Cumplidas, pues, estas profecías sobre "la gran ciudad" - "la gran ramera", ¿con qué justificación dudar del cumplimiento de las demás profecías de este libro, y del resto del Nuevo
Testamento? Recuerde: "el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía" (Apocalipsis 19:10). No fallando sus profecías, su "testimonio" acerca de su Padre celestial, el designio de este para la humanidad y el universo material, el fin de la creación material, el fin del tiempo mismo, su Segunda Venida en gloria, triunfo y juicio, el destino tanto de los justos como de los malos y desobedientes a su Evangelio, ha de tomarse muy en serio. ¿Lo está tomando muy en serio usted?

C. "Tomar en serio" el "testimonio de Jesús" significa no solo estudiar "profecías" sino aprender y obedecer al "evangelio de nuestra salvación". Bondadosa y amorosamente, Dios ofrece salvación a todos, queriendo "que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad" (1 Timoteo 2:3-4). De hecho, según 1 Pedro 1:22, la purificación del alma se alcanza "por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu...". Desde luego, lo que infunde a la verdad el poder de librar y salvar es "la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha" (1 Pedro 1:18-20). Las condiciones para salvación establecidas en esta poderosa "verdad" se destacan en la Gran Comisión emitida por Jesucristo, a saber: "El que creyere y fuera bautizado será salvo..." (Marcos 16:15-16). De manera que el bautismo (inmersión en agua) Cristo lo declara esencial para salvación. Y esto lo confirma el Espíritu Santo mismo en el día de Pentecostés, al proclamar, por medio del apóstol Pedro y los demás apóstoles: "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38). El que esto hace es añadido por Cristo mismo a la iglesia que él mismo edificó (Hechos 2:47; Mateo 16:16-18), y no a cualquier iglesia. Aclarando un poco más, es añadido a la iglesia que se rige por el Nuevo Testamento sellado con la sangre del Cordero mismo (Mateo 26:27-28). Respetuosamente, le animamos a obedecer, de no haberlo hecho ya, este evangelio puro, perseverando en él hasta el fin de sus días para que se salve eternamente. Para estudios más completos sobre el "Plan divino de salvación" y "La iglesia edificada por Cristo conforme al modelo de Dios", recomendamos los temas básicos en la Página "El evangelio de nuestra salvación". Para conocer a la iglesia de Cristo más cercana a su residencia, consultar al "Directorio de congregaciones", o contactarnos.   .

 

-Apocalipsis Desglose completo del contenido de "Análisis de las profecías y visiones"

-Contenido completo del "Capítulo Ocho" de este "Análisis"

Diapositivas para PowerPoint de gráficas que ilustran el Capítulo Ocho

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.