Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

Sermones en esta Web. Lista con enlaces.

Temas en PowerPoint en esta Web. Lista con enlaces.

 

NAVES ESPACIALES

TEXTO para este mensaje,
con las imágenes en el tamaño de 400 x 300 pixeles

 
Esta diapositiva para el sermón Naves espaciales ilustra el Texto para el mensaje, el cual incluye las veintidós imágenes-diapositivas, en editoriallapaz.org.

PDF de este mensaje

Imágenes (diapositivas) para este mensaje en PDF de alta resolución

 

Texto e imágenes

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 1 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.
 

Amados hermanos y queridos amigos, en esta ocasión quisiera hablarles de NAVES ESPACIALES.

 
Imagen (diapositiva-slide) 2 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

En primer lugar, de naves espaciales de la ciencia ficción. He aquí, estamos viendo una grandiosa nave interestelar con unos doce pisos. Su configuración muy elegante y aerodinámica proyecta su potencia de trasladarse por los cielos a gran velocidad.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 3 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

La nave espacial “Enterprise”, de la serie “Star-Trek”, pertenece a la categoría de la ciencia ficción.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 4 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Próximo, presentamos la enorme y hermosa nave espacial “PLANETA TIERRA”. Esta nave es real, y no virtual como las naves de la ciencia ficción. La vemos en esta imagen acompañada por su satélite la Luna.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 5 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Concebir a la tierra como “nave espacial” está de moda en ciertos círculos del presente, especialmente entre ecologistas, gente de la “Nueva Era”, y quizás no pocos astrólogos, visionarios y empleados de programas o industrias espaciales, como también personas deseosas de viajar a otros planetas, aun a otros sistemas planetarios de la Vía Láctea y más allá. Evidencia la fascinación con este concepto la atracción “Spaceship Earth” –La “Nave Espacial Tierra”- de Disney World, en Orlando, Florida, EE UU, vista en las dos imágenes a la izquierda.

La comparación de nuestro planeta con una nave espacial la encontramos natural e instructiva en el contexto de la Edad Tecnológica que está transcurriéndose en la actualidad (primera mitad del Siglo XXI).

¡Y bellísima “nave” que es nuestro “Planeta Azul”, espectacular y gloriosa, cursando su viaje anual alrededor del Sol con una precisión absolutamente asombrosa! En la imagen a la derecha, inferior, se destaca el mar Atlántico, con el continente de África hacia oriente y el de Sur América hacia occidente.

Ahora bien, la nave espacial “Planeta Tierra” vuela solo en el universo material. Ha hecho un mínimo de 6,020 viajes alrededor del Sol, quizás hasta 8,000 o más. Un solo viaje completo cada año. Algunos eruditos en datación aseguran que nuestro planeta fue creado más o menos 6,020 años atrás; otros, postulan cifras mayores. Desde luego, los evolucionistas aseveran confiadamente que este planeta tiene miles de millones de años de edad, pero sus hipótesis no son tema para este mensaje.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 6 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Durante el año 2014 (este mensaje fue preparado y presentado a principios del año 2015), la nave espacial “Planeta Tierra” voló 940 millones de kilómetros, a 108,000 kilómetros por hora, dando una vuelta completa al Sol. [584 millones de millas, a 67,000 millas por hora.] ¡Con todos nosotros a bordo! ¡Qué mucho viajamos el año pasado, y a una velocidad increíble! Nada más y nada menos que a 108,000 kilómetros (67,000 millas) por hora.

Aun en este preciso momento, ¡estamos viajando en nuestra nave “Planeta Tierra” a 108,000 kilómetros (67,000 millas) por hora! Y nuestra nave, pues completamente estable. Ni sentimos su traslación por el espacio a tan fantástica velocidad. No escuchamos ningún ruido de su paso. No somos arrancados de la superficie y lanzados al espacio negro a consecuencia de esta velocidad tan grande. ¿Cómo es posible esto? ¡Maravilla de maravillas! Una de muchísimas que evidencian la existencia de una Inteligencia poderosísima que concibiera e hiciera realidad todo lo que estamos viendo, experimentando y conociendo.

En la imagen, el rayo blanco curvado indica la gran velocidad del planeta Tierra en su órbita alrededor del Sol.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 7 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Por interesantes que sean las naves de la ciencia ficción y la nave espacial “Planeta Tierra”, mi tema principal para hoy es la nave espacial “IGLESIA DE CRISTO”. [El predicador o maestro que presente este mensaje-estudio añade a “IGLESIA DE CRISTO” el nombre del lugar donde se encuentra la congregación o clase que le escucha.]

En la gráfica, simboliza esta nave “IGLESIA DE CRISTO” una inmensa nave redonda de índole virtual, la que en esta escena está sobrevolando áreas pobladas del globo terráqueo. Visualizar a esta congregación como una “nave espacial” brinda, según pude comprender enseguida, múltiples oportunidades para enfocar y explorar aspectos y funciones vitales de ella. Ojalá encuentre usted edificante la comparación, y vengo orando que ninguno tropiece a causa de ella.

De hecho, al ir desarrollando este mensaje pensaba que si Jesucristo hubiese realizado su ministerio durante esta Edad Tecnológica-Digital que estamos viviendo quizás él mismo hubiese hecho alguna comparación similar, basando esta conjetura en su método acostumbrado de enseñar por parábolas asociadas con el mundo que sus oyentes conocían.

Bueno, pues prosigo con la comparación, observando que esta nave “IGLESIA DE CRISTO…” tiene su base terrenal en… [la ubicación exacta de la congregación], pero vuela tanto en el espacio celestial-espiritual como en el terrenal.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 8 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

-Levantó vuelo en el año… [fecha del establecimiento de la congregación], y se mantiene aún intacta para esta fecha... [fecha del día cuando se predique el mensaje].

-Ha de tener sus MOTORES encendidos constantemente con tal de evitar perder órbita y estrellarse.

-Estos motores se alimentan de una mixtura energética compuesta principalmente de: motivación, voluntad, deber, ánimos positivos, fogosidad, empuje dinámico, más infusiones providenciales divinas. Menguando o faltando algunos de estos elementos, los motores de esta nave tan especial y única comienzan a perder fuerza, y si no son restituidos prontamente ¡la nave hasta puede caer del cielo a la tierra, desintegrándose! “Motivación, voluntad, deber, ánimos positivos, fogosidad y empuje dinámico” son elementos de la mixtura energética que suplen los tripulantes humanos de la nave, es decir, los cristianos que la ocupan, mientras las “infusiones providenciales divinas” las inyecta Dios, el Diseñador celestial de la nave. Esto lo hace él en colaboración con los tripulantes de la nave y en proporción a las aportaciones de ellos.

¿Qué tal el funcionamiento de los motores de esta nave hoy día? ¿Errático, estable u óptimo? De mucho interés sería tener las evaluaciones objetivas, particularmente las de los líderes de esta congregación. ¡Y qué no se engañen a sí mismos, engañando también a los demás tripulantes a bordo! Por ejemplo, si el funcionamiento de los motores es, en realidad, errático, si están fallando y la nave perdiendo altura rápidamente, ¡no decir que todo está bien, que la iglesia va viento en popa!

¿Y la velocidad de la nave? ¿Lentísima, lenta, normal o acelerada? Se quiere decir que con cuánta rapidez ejecuta la nave “IGLESIA” sus tareas. Por cierto, existe peligro para una nave de esta categoría que se mueve con exagerada lentitud, a saber, ¡qué de pronto se pare, cayendo a tierra y desplomándose!

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 9 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

La nave espacial “IGLESIA DE CRISTO…”, ¿siempre hace honra a su Diseñador celestial, o luce, a veces, como un PLANEADOR sin motor, a merced de corrientes de aires fluctuantes?

-La fotografía a la derecha, inferior, es de un planeador usado durante la Segunda Guerra Mundial para transportar tropas y armamentos. No tenía motor alguno. Un avión con motores potentes lo arrastraba hasta alguna altura determinada, soltándolo. De ahí, se deslizaba por los aires hasta el punto fijado de aterrizaje. Huelga decir que toda la maniobra era bastante peligrosa.

Ninguna congregación debiera ser como un planeador. Sin motor. Sin empuje. Sin fuerza. A merced de cualquier viento de doctrina falsa, de evangelio diferente, de voluntades caprichosas de pilotos espirituales incompetentes. El DESTINO ignominioso del “Planeador Iglesia” es terrenal, y no celestial, y lo terrenal es temporal, destinado a desaparecer eternamente.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 10 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

¿Cuál es la MISIÓN de la nave “IGLESIA DE CRISTO…”? Pues, en sentido figurado su misión prioritaria es SOBREVOLAR, una y otra vez, día tras día, todos los lugares al alcance de su potencia, ya sea una ciudad grande... …una barriada, un pueblo, varios pueblos, áreas rurales, el país completo, aún otros países o todo un continente. Dar a conocer visiblemente su presencia, su existencia y el por qué de ella.

Suele suceder que cuando primero levanta vuelo una nave de este género celestial-espiritual, los tripulantes, desde el mejor preparado, capacitado y eficiente hasta el novato que abordó hace poco tiempo, están plenamente conscientes de la Misión de la nave. Todos los días la tienen presente, como si cada rato apareciera en la pantalla de su mente-espíritu, y en la pantalla grande de su nave. “¡Recordatorio! Nuestra Misión es…” “Tripulantes, no se olviden: nuestra Misión es…” Pero, desconcertantemente, el Récord de vuelos revela que, al andar el tiempo –cinco años, diez, quince- para los tripulantes de no pocas naves de esta categoría única y maravillosa ¡la Misión pierde importancia, borrándose paulatinamente hasta casi nunca ser ni mentada! Y la nave comienza a divagar, tomar otros rumbos y ocuparse en tareas no programadas por el Diseñador. A perseguir alguna “misión” fijada por los tripulantes, bien sea por los que comandan la nave o por los demás tripulantes que la sugieran y presionen para su implementación.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 11 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

¿Cuál es la DIRECTIVA para la nave “IGLESIA DE CRISTO…”? ¡Bombardear a los habitantes de todos los lugares a su alcance con mensajes de advertencia e instrucciones de cómo salvarse!

Un ejemplo conciso de estos mensajes es el siguiente:

-“Escuchen, queridos habitantes de… [nombrar el lugar, o los lugares] Su nave Planeta Tierra pronto se caerá de órbita, ardiendo hasta consumirse. La nuestra, en esencia indestructible, fue enviada desde los altos cielos eternos del Creador Todopoderoso para rescatarles.”

Desde luego, abundar sería necesario. Que este mensaje se lo manda el Creador del Planeta Tierra a sus ocupantes, él mismo Creador que la puso en órbita y que lo mantiene dando vueltas hasta el día de hoy (Hebreos 1:1-4). Qué él es quien ha determinado la destrucción de la nave Planeta Tierra a causa de la contaminación y corrupción moral-espiritual que le han invadido, alterando irreparablemente su plan original para ella (Apocalipsis 11:15-19; 2 Pedro 3:9-12). Que “la nuestra” es la nave celestial-espiritual IGLESIA DE CRISTO…, en esencia indestructible (Hebreos 12:25-29; Daniel 2:44), pese a que algunos de sus tripulantes actuales elijan abandonarla, atraídos por los encantos de la vida material-carnal. Que nuestra nave realmente proviene de su Creador celestial, habiéndola él concebida, diseñada y hecha realidad mediante las obras de Jesucristo (Efesios 3:8-11), su Ingeniero por excelencia encargado de toda la creación material y también la espiritual (Colosenses 1:15-19; Hebreos 1:1-4). Que nuestra misión es del tipo “RESCATE” debido al inminente peligro que la nave Planeta Tierra confronta.

La DIRECTIVA para la nave “IGLESIA DE CRISTO…” la compuso el propio Diseñador celestial de la nave, a saber, Dios el Todopoderoso, el que concibió e hizo realidad todos los sistemas materiales y espirituales en los que ángeles y humanos hacen roles céntricos. Se supone que toda iglesia tenga y siga al pie de la letra esta Directiva, encontrándose el texto de la misma en el documento intitulado “Nuevo Pacto”. Pero, algunas se atreven a obviarla, interpretarla a su capricho o, efectivamente, reescribir porciones de ella para que se ajuste a su visión o agenda.

La fotografía en esta diapositiva recoge un área dentro de la atracción “Nave Espacial Tierra” de Epcot, en Disney World. En el mismito centro se destaca el globo terráqueo, viéndose en la toma el hemisferio occidental.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 12 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

¿Está cumpliendo debidamente la DIRECTIVA divina esta nave “IGLESIA DE CRISTO…”? Qué cada tripulante responda honestamente, con toda objetividad.

Ciertamente no faltan medios de comunicación. Desde las más sencillas, por ejemplo, volantes, folletos o anuncios y orientaciones publicados en periódicos, revistas, etcétera, hasta las más sofisticadas tales como la radio, la televisión y el Internet.

-¿Sabe usarlos la tripulación de esta nave?

-Bien que no toda congregación cuente con miembros diestros en el uso de medios de comunicación, no es menos cierto que en algunas se encuentran “tripulantes” no solo conocedores de los medios sino capaces de utilizarlos para transmitir el Mensaje encomendado a la nave “IGLESIA”. Algunos, particularmente de las generaciones nuevas, saben hasta cómo montar un sitio de Internet y/o publicar el Mensaje en Facebook. No faltan quienes saben grabar mensajes en discos compactos y hacer muchas copias en poco tiempo usando una copiadora de CD’s; también diseñar e imprimir carátulas atractivas para este medio. Pero, la inercia mental-espiritual los tiene inactivos, estancados, para vergüenza suya. Inercia que rinde inefectivos a no pocos “tripulantes” de la nave “IGLESIA”. No se mueven. Como si fueran objetos materiales sin vida pegados en un sitio por la fuerza de la gravedad. Tratándose de “talentos”, ya nos ha advertido el Capitán de nuestra nave que seremos premiados según el uso que los demos. Así que, más nos vale vencer la insidiosa inercia mental-espiritual, además, la física, empleando gustosa y alegremente nuestras habilidades. Quienes lo han hecho ya saben que recompensas positivas se reciben aún en esta vida, destacándose la satisfacción de sentirse útiles y productivos.

¿Cuántas transmisiones salen de esta nave aquí arriba en espacios celestiales-espirituales para las masas de almas que ocupan la gran nave “PLANETA TIERRA”?

¿Con cuánta frecuencia?

¿O acaso lo que haya mayormente de nuestra parte para ellas sería el SILENCIO? ¿Seremos para ellas como una “nave espacial fantasma”?

¿Qué porcentaje de nuestros mensajes–comunicaciones se efectúan solo dentro de nuestra nave?

-¿Un 90%? ¿95%? ¿98%?

-¿Nos deleitamos comunicándonos los unos a los otros? ¿Predicándonos y enseñándonos los unos a los otros casi todo el tiempo? ¿Llamándonos los unos a los otros? ¿Publicando boletines para nosotros mismos? ¿Compartiendo los unos con los otros casi siempre? Pues, esta comunicación casi constante entre nosotros ha de calificarse, por cierto, de muchísima importancia, ya que así nos estimulamos los unos a los otros a mantener nuestra nave volando, con todos los tripulantes viviendo y trabajando en armonía. Pero, ¿apenas sin mirar allá abajo, a la nave “PLANETA TIERRA”? ¿No teniendo compasión de aquellas tantas almas en peligro grave de perderse eternamente? Efectivamente, haciendo caso omiso a órdenes explícitas de la DIRECTIVA celestial. Amados, esto nos no conviene. Así, porque en un día futuro, previamente determinado por el Diseñador de nuestra nave, tendremos que llegar al puerto en el cielo, donde él pedirá que le entreguemos nuestro “RECORD DE VUELO”. ¡Ay de nosotros si encuentra él muchos renglones en blanco de los que se supone relaten el pleno cumplimiento de las directrices que estipulan el RESCATE de almas de la nave “Planeta Tierra”!

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 13 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Allá abajo, ¿saben que nuestra nave está aquí arriba? ¡INVISIBLE será nuestra nave para las masas de almas si NO TRANSMITIMOS, dando a conocer el Mensaje divino que el Creador nos encomendó!

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 14 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

¡Transportado! ¡Transformado!

Debidamente transmitido el Mensaje de la Federación Celestial a las almas que ocupan la nave “Planeta Tierra”, cualquiera de ellas que lo cree y obedece es transportada a esta nave “Iglesia de Cristo” por el Dueño de ella (Hechos 2:47). ¡Su transformación espiritual ha comenzado!

El vocablo “¡Transportado!” armoniza con la simbología de “nave celestial-espiritual”. En términos netamente bíblicos, Jesucristo añade a su iglesia a toda persona que obedece de corazón los mandamientos de creer en él y su evangelio, arrepentirse de sus pecados y bautizarse “para perdón de los pecados”, como lo hicieron aproximadamente tres mil en el día de Pentecostés, en Jerusalén, en el año 30 de esta Era Cristiana (Hechos 2:37-47; Romanos 6:17).

Al que obedece al evangelio Dios le perdona los pecados, saliendo de las aguas bautismales una “nueva criatura” para andar “en vida nueva” (2 Corintios 5:17; Romanos 6:3-7). Comienza así la transformación de su mente y espíritu (Romanos 12:2), proceso que continua hasta morir “en Cristo”, o hasta la Venida del Señor “por segunda vez, sin relación con el pecado” (Hebreos 9:28).

Las gráficas. Abajo: la nave espacial “Planeta Tierra”. Arriba: una nave espacial que representa la nave celestial-espiritual “IGLESIA DE CRISTO”. En el medio: una figura que mira hacia arriba representa a la persona que ha escuchado las transmisiones de la nave “IGLESIA DE CRISTO”, colocándose, mediante obedecer al Mensaje divino, en posición para ser “transportada” a la nave “IGLESIA”, es decir, ser añadida por el Dueño de esta “nave” a la “tripulación” de ella.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 15 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Una vez a bordo de la nave celestial-espiritual “IGLESIA DE CRISTO”, comienza para el nuevo tripulante una etapa de aprendizaje, orientación personal y adaptación. Aún le faltan el conocimiento y sabiduría necesarios para posiciones de alta responsabilidad en la nave.

-Siendo aprendiz (neófito, o principiante), de mal gusto sería que comenzara enseguida a emitir opiniones, censuras o directrices en lo concerniente a la operación de la nave. En esta fase inicial, a él no le incumbe pronunciar públicamente evaluaciones de los tripulantes, especialmente las de índole negativa, mucho menos criticar abiertamente a los que comandan la nave. Semejante atrevimiento se interpretaría como insubordinación. Más bien, debería dedicarse primero a conocer bien a la nave y sus tripulantes, a leer y releer la DIRECTIVA divina que gobierna la nave y utilizar al máximo de sus talentos en desarrollo, conforme a los recursos puestos a su disposición, para contribuir al cumplimiento de la MISIÓN primordial de la nave, a saber, recalcando, ¡RESCATAR a las almas en peligro en la nave “Planeta Tierra”!

Una vez a bordo, el Dueño Celestial de la nave asigna al nuevo adepto un lugar particular y único en la nave. Volviendo al lenguaje bíblico, Dios coloca “a los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso” (1 Corintios 12:18).

Las gráficas. Izquierda: el hombre que acaba de ser transportado a bordo de la nave “IGLESIA” simboliza a la persona añadida por Cristo a su iglesia. Derecha: estas fantásticas facilidades de una nave espacial virtual simbolizan “el lugar particular y único” asignado por Dios a toda alma que elige ser transportada a su nave celestial-espiritual “IGLESIA”. Las consolas electrónicas simbolizan los medios de comunicación que el nuevo tripulante puede utilizar para comunicarse con los demás tripulantes, pero que debería usar mayormente para enviar el Mensaje divino a los ocupantes de la nave “Planeta Tierra”, cuya desintegración es inminente.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 16 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

¡El nuevo adepto ya pertenece a la TRIPULACIÓN! La DIRECTIVA celestial indica que debería iniciar labores enseguida, conforme a sus talentos.

Marshall McLuhan, canadiense, filósofo de la teoría de comunicación, autor del famoso término “la aldea global” y de la sentencia “El medio es el mensaje”, dijo: “There are no passengers on Spaceship Earth. We are all crew”. “En la Nave Espacial Tierra, no hay pasajeros. Somos todos tripulantes.”

Pues bien, este es precisamente el concepto que queremos presentar en lo referente a esta nave “IGLESIA DE CRISTO…” ¡Ella no es de pasajeros! Todos los que en ella viajamos somos TRIPULANTES, menos unos pocos invitados que son meros observadores. Cada uno tiene su posición particular en la nave, con tareas que le corresponden.

Pero, de la manera que a muchísimos ocupantes de la nave “PLANETA TIERRA” no les cae bien el dicho del profesor McLuhan al efecto de que “Somos todos tripulantes”, asimismo sucede con algunos en la nave celestial-espiritual “IGLESIA”. ¡Solo quieren ser pasajeros! No tener responsabilidad alguna. No realizar ninguna tarea. Meramente disfrutar del viaje como observadores. ¡Y que los demás les sirvan, brindándoles de buena gana su camaradería! ¡También cualquier bendición material que tuvieran a bien aportarles! “…de cierto os digo que ya tienen su recompensa” (Mateo 6:2).

Las graficas. Izquierda: el globo terráqueo como nave espacial y el dicho del profesor McLuhan en inglés “There are no passengers on Spaceship Earth. We are all crew”. Derecha, superior: el nuevo adepto, recién transportado a la nave “IGLESIA” se encuentra dentro del espacio que le fue asignado. Familiarizándose con sus entornos espirituales y los recursos a su disposición, no debería tardar en comenzar a aportar positivamente al buen funcionamiento de la nave y el cumplimiento de su MISIÓN prioritaria.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 17 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

¡ENEMIGOS A LA VISTA!

La gráfica. La nave espacial virtual en esta escena proyecta tremenda agresividad, gran fuerza violenta y descomunal velocidad de traslación, poseyendo armamentos sumamente sofisticados. Su trata de una nave enemiga que proviene de regiones celestes de maldad. Ella simboliza a las fuerzas malignas que se lanzan contra las naves celestiales-espirituales de Dios, es decir, contra las congregaciones representadas retóricamente en este mensaje como “naves espaciales”.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 18 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

¡Existen ENEMIGOS inteligentes y fuertes en este espacio celestial-espiritual por donde navegamos! Luchamos “contra principados… gobernadores de las tinieblas de este siglo… huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:10-20). Algunos embisten de frente.

-En cierta nave celestial-espiritual, entiéndase congregación, cada miércoles por la noche el maestro de clase hacía el papel de un ATEO que, por Internet, desafiaba a los cristianos a responder a las “contradicciones” que él encontraba en la Biblia. Este es un ejemplo clásico de “embestir de frente”. También de “enemigos inteligentes y fuertes”.

Pero, no estamos sin defensa. Nuestra nave “Iglesia de Cristo” dispone de ESCUDOS muy sofisticados que anulan el efecto de los rayos laser enemigos. Uno de los escudos se llama “VERDAD DIVINA”. Pregunto, particularmente a los que comandan esta nave: ¿Está debidamente activado este escudo?

La gráfica: en esta escena virtual, la nave en primera plana es un enemigo que se arroja a gran velocidad y con tremendo coraje hacia una luz blanca brillante delante de él, la cual emana, simbólicamente, de nuestra nave celestial-espiritual “IGLESIA”, protegiéndonos el escudo de la luz fulminante llamada “VERDAD DIVINA”.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 19 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Vienen sobre nosotros enemigos cuya agenda es asimilarnos a sus culturas de humanismo, materialismo y libertinaje. Respetuosamente, pregunto, particularmente a los que tienen el mando de esta nave: ¿Está plenamente activado nuestro escudo de “Blanca santidad celestial”, el que llevamos encima como glorioso casco protector?

Las gráficas. Derecha, superior. Naves virtuales a manera de aves de rapiña simbolizan las “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12) contra las cuales tenemos lucha. Derecha, inferior: a nuestra nave “IGLESIA” la protege un escudo espiritual que identificamos como el de la “Blanca santidad celestial”. Aquellas “huestes espirituales de maldad” no penetran esta defensa siempre y cuando esté debidamente activada.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 20 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Toda una flota de enemigos viene detrás de nosotros, persiguiéndonos maliciosamente y lanzando contra nuestra nave “juicios injustos, burlas e insultos”. Pregunto, particularmente a los que conducen esta nave: ¿Está activado el escudo de “LUZ CELESTIAL”, el que nos puede envolver y proteger muy efectivamente?

Las gráficas. En primera plana, una nave espacial virtual envuelta en su escudo electrónico protector. Ella simboliza a la nave celestial-espiritual “IGLESIA”, cuyo escudo espiritual “LUZ CELESTIAL” la puede proteger de toda suerte de enemigo, con tal de estar activado a plena potencia en todo momento. Trasfondo: pequeñas naves espaciales enemigas simbolizan los “juicios injustos, burlas e insultos” que enemigos de la “IGLESIA” lanzan contra ella, mientras solo se ve una parte de nuestra “nave”, la cual sigue adelante con su MISIÓN, sin dejar que enemigos la distraigan o detengan con sus armas de maldad, las cuales no son efectivos contra nosotros, siempre y cuando mantengamos nuestros ESCUDOS TODOS funcionando a plena capacidad.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 21 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Activados nuestros fantásticos escudos y funcionando normalmente nuestros motores, con una tripulación eficiente y dedicado, ¡estamos a salvo! Y si permanecemos en esta nave hasta el fin determinado por su Dueño, ¡seremos glorificados eternamente!

La gráfica. Cada nave espacial virtual representa a una nave celestial-espiritual distinta, es decir, a una congregación local de la Iglesia de Cristo.

 
 
Imagen (diapositiva-slide) 22 para el texto completo del sermón Naves espaciales, en editoriallapaz.

Amigo, amiga, de ser limitado su viajar por esta existencia solo a la nave “Planeta Tierra”,  le rogamos hacer caso al Mensaje que nos ha sido encomendado, andando los pasos para ser transportado a esta, la que es de origen y destino celestial.

 
 

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

Sermones en esta Web. Lista con enlaces.

Temas en PowerPoint en esta Web. Lista con enlaces.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.