Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Salud mental, emocional y espiritual. Muchos documentos en esta Web.

La mente: ¡nuestra fantástica “computadora”! ¿Bien usada o mal usada?.

Mente sana, corazón puro y alegre, alma santa y salva. Lección 2.

Mente sana, corazón puro y alegre, alma santa y salva. Lección 3.

Mente sana, corazón puro y alegre, alma santa y salva

Lección 1

En esta gráfica de un hombre parado sobre un rompecabezas vemos que él está contemplando un espacio vacío donde falta una pieza, ilustración para la Lección 1 de la serie sobre Mente sana, corazón puro y alegre, alma santa y salva, en editoriallapaz.org.

¿Qué pieza, o piezas, faltan para una mente sana?

Mente sana

Guía para el desarrollo de las clases

I.  Introducción.

A.  Definir “mente”.

-“Mente. (Del lat. mens, mentis). f. Potencia intelectual del alma. 2. Designio, pensamiento, propósito, voluntad. 3. Psicol. Conjunto de actividades y procesos psíquicos conscientes e inconscientes, especialmente de carácter cognitivo. de buena ~. loc. adv. ant. De buena voluntad, de buena gana. tener algo en la ~. fr. Tenerlo pensado o prevenido.” Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

B.  ¿Qué órgano del cuerpo humano ocupa y utiliza la “mente”?

1.  ¿Cuánto pesa este órgano?

2.  ¿Cuánto pesa una computadora portátil?

3.  ¿Qué potencia tiene la “mente” en comparación con la de una computadora portátil?

a)  ¿Qué porcentaje de esta “potencia” suele usar el ser humano promedio?

b)  ¿Qué porcentaje de esta “potencia” suele usar el ser humano promedio para propósitos espirituales?

C.  Definir “sana”.

1.  “Sano, na. (Del lat. sanus). adj. Que goza de perfecta salud. 2. Seguro, sin riesgo. 3. Que es bueno para la salud. Alimentación sana. País, aire sano. 4. Dicho de un vegetal o de lo perteneciente a él: Sin daño o corrupción. Árbol, melocotón sano. Madera sana. 5. Libre de error o vicio, recto, saludable moral o psicológicamente. Principios sanos. Doctrina, crítica sana. 6. Sincero, de buena intención. 7. coloq. Entero, no roto ni estropeado. No queda un plato sano. cortar por lo ~. fr. coloq. Emplear el procedimiento más expeditivo sin consideración alguna, para remediar males o conflictos, o zanjar inconvenientes o dificultades. ~ y salvo, va. loc. adj. Sin lesión, enfermedad ni peligro.” Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

-Enfatizar, aplicando a la “mente”, las definiciones particulares: “Que goza de perfecta salud. 5. Libre de error o vicio, recto, saludable moral o psicológicamente. Principios sanos. Doctrina, crítica sana. 6. Sincero, de buena intención”.

2.  Definir “cuerdo”.

-“Cuerdo, da. (Del lat. cor, cordis, corazón, ánimo). adj. Que está en su juicio. 2. Prudente, que reflexiona antes de determinar.” Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

3.  Definir “en sus cabales”.

-“Cabal. (De cabo, extremo). adj. Ajustado a peso o medida. 2. Dicho de una cosa: Que cabe a cada uno. 3. Excelente en su clase. 4. Completo, exacto, perfecto. 5. m. Hues. Pegujal del segundogénito. 6. ant. caudal (hacienda). 7. adv. m. cabalmente. al ~. loc. adv. ant. cabalmente. No estar alguien en sus ~es. fr. estar fuera de juicio. por su ~. loc. adv. ant. Con mucho empeño, con mucho ahínco, poniendo uno cuanto está de su parte. por sus ~es. loc. adv. cabalmente. 2. Por su justo precio. 3. Por el orden regular. Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

D.  En la Biblia, ¿se habla de la “mente de Cristo”?

1.  “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo(1 Corintios 2:16).

2.  La “mente” que tenía Jesucristo durante su vida terrenal, y particularmente durante la etapa entre su bautismo y ascensión, ¿era “sana” en todos los aspectos de “mente que goza de perfecta salud”?    

a)  ¿Acaso evidenciara Jesucristo debilidades o desajustes mentales en alguna ocasión? ¿Tal vez en Getsemaní, previo a su arresto, ante Pilato o en la cruz?

b)  Asumiendo que Jesucristo conservara “sana” su mente aun cuando vivía las experiencias más amargas y crueles, ¿a qué atribuir su “fuerza mental”?

3.  El apóstol Pablo afirma: “nosotros tenemos la mente de Cristo”. “Nosotros”, es decir, los cristianos.

a)  ¿Quién de los presentes desea sincera y ardientemente tener “la mente de Cristo”?

b)  (Pregunta para la evaluación personal y reflexión) ¿Cuántos miembros de esta clase podemos afirmar categóricamente: “Yo ya tengo la mente de Cristo”?

c)  (Pregunta para la evaluación personal y reflexión) ¿Quién tiene en grado elevado la “fuerza mental” que demostró poseer el Señor Jesucristo durante su travesía terrenal?

d)  META de este estudio: Adquirir al grado máximo posible “la mente de Cristo”. ¿Les parece importante esta “meta”? ¿Alcanzable? ¿Deseable en extremo?

II.  Problemas, desajustes o debilidades mentales. (Sugerencia: identificar los más comunes, sin abundar mucho, y limitando, con tacto pero con firmeza, la participación, pues las “enfermedades mentales” abundan en todo estrato de la sociedad, y este tema puede resultar muy sensible para no pocas personas. Explicar a la clase que el propósito no es definir clínicamente, con lujo de detalle, todo tipo de “enfermedad relacionada con la mente”, dando ejemplos, sino mencionar algunas que no tienen su origen en defectos orgánicos o químicos del cerebro material, para luego, enseguida, analizar cómo Cristo y su evangelio las pueden refrenar o aun curar completamente.)

A.  Depresiones (no incluyendo necesariamente la que resulta de deficiencias químicas en el cerebro).

B.  Obsesiones (afanes excesivos, pasiones o ilusiones que dominan la actividad de la mente).

C.  Complejos (de inferioridad, de “fracasado”, de persona “inútil”, de apariencia física no grata, de “rechazado”).

D.  Inseguridad frente a la vida. Aturdimiento. Temores.

E.  Confusión de pensamientos, criterios, prioridades. Indisciplina mental. Mente agitada casi siempre. Inestable. Incapaz de concentrarse por más de un minuto en un solo tema o asunto. Inatención: deficiencia que aqueja a muchos niños de actualidad. Y a muchos adultos.

F.  Vagancia mental.

(Maestro: añadir a esta lista a su discreción.)

III.  Remedios recetados por Cristo y el Espíritu Santo para estas condiciones mentales.

A.  Primera receta: “En esto PENSAD.” Filipenses 4:8. “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”

1.  Definir concisamente, dando por lo menos un ejemplo:

a)  “Verdadero.”

b)  “Honesto.”

c)  “Justo.”

d)  “Puro.”

e)  “Amable.”

f)   “De buen nombre.”

g)  “Virtud.”

h)  “Digno de alabanza.”

2.  El mandamiento del Espíritu Santo lee: “en esto pensad”. ¿Cómo forzar mi “mente” a “pensar” en estas ocho categorías de cosas saludables para ella, para todo mi ser y para los seres humanos en derredor mío? ¿Obligarla? ¿No permitir que divague?

-¿Cómo obligar mi mente a concentrarse en esta misma clase, aprovechándola?

-¿Estoy atendiendo a lo que se presenta en esta clase, o estoy permitiendo que mi mente se ocupe de asuntos no relacionados con esta clase? “Ponga atención”, exhorta el maestro o la maestra. Pero, ¿cómo “poner atención”?

-Si se interponen en mi mente en este instante pensamientos no relacionados con esta clase, ¿qué puedo hacer al respecto?

a)  El papel de la “voluntad”.

-“Voluntad. (Del lat. voluntas, -ātis). f. Facultad de decidir y ordenar la propia conducta. 2. Acto con que la potencia volitiva admite o rehúye una cosa, queriéndola, o aborreciéndola y repugnándola. 3. Libre albedrío o libre determinación. 4. Elección de algo sin precepto o impulso externo que a ello obligue. 5. Intención, ánimo o resolución de hacer algo. 6. Amor, cariño, afición, benevolencia o afecto. 7. Gana o deseo de hacer algo. 8. Disposición, precepto o mandato de alguien. 9. Elección hecha por el propio dictamen o gusto, sin atención a otro respeto o reparo. Propia voluntad. Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

b)  ¿Cuán robusta es mi “facultad de decidir y ordenar” mis pensamientos?

(1)  ¿Es posible fortalecer esta “facultad” de la “voluntad”?     ¿Cómo?

(2)  ¿Tienen todos los miembros de esta clase la misma “fuerza de voluntad”?

(3)  ¿Qué le pasa a “Voluntad” si no la ejercitamos?

c)  Algunos pasos para lograr concentrarse en esta clase:

(1)  Mirar al maestro. Mirar a cada miembro de la clase que aporte.

(2)  Poner oído a toda palabra, expresión, consejo, argumento, intercambio de interpretaciones u opiniones, aplicación práctica, etcétera.

(3)  Preguntarse a menudo: ¿Cómo me ayudan personalmente estas enseñanzas? ¿Cómo aplicarlas a mi condición personal?

(4)  Decirse a sí mismo: “Mi deber es entender y analizar lo que se está presentando. ¿Qué puedo añadir que sea edificante para los presentes? La pregunta que el maestro acaba de hacer, ¿tengo suficiente entendimiento para contestarla? ¿Me atrevo a contestarla?”

d)  “Pensad”, manda el Espíritu del Señor. “En esto pensad.”

(1)  ¿Es “pensar” una actividad propia de la “mente”?

(2)  ¿Se requiere “esfuerzo” para la realización de esta “actividad”?

(3)  ¿Es endémica en nuestra raza la “vagancia mental”?

(4)  El mal de la “vagancia mental”, ¿aflige también a algunos “cristianos”?      ¿Qué consecuencias producen este mal en el cristiano?

3.  Al exhortar el apóstol Pablo “en esto pensad”, se intuye que no nos conviene pensar en lo contrario de lo que el Espíritu recomienda. Dar un ejemplo de lo contrario de cada grupo de cosas que él recomienda. ¿Qué es lo contrario de…?

a)  “Verdadero.”

b)  “Honesto.”

c)  “Justo.”

d)  “Puro.”

e)  “Amable.”

f)   “De buen nombre.”

g)  “Virtud.”

h)  “Digno de alabanza.”

 

4.  Identificar algunos males mentales que suelen atacar a la mente de quien pasa mucho tiempo pensando en lo contrario de lo que el Espíritu Santo recomienda.

a)  Por ejemplo, pensar con frecuencia en lo que no es “puro”, o lo que no es “de buen nombre”, o lo que no tiene “virtud”, o lo que no tiene nada “digno de alabanza”, ¿puede causar, o al menos contribuir sustancialmente, a…?

(1)  ¿Depresiones recurrentes que acorten la productividad y dificulten relaciones sociales? Explicar cómo.

(2)  ¿Mal humor que se adueñe a menudo de la mente, brotando en ofensas, rudezas y confrontaciones lastimosas? Dar razones o ejemplos.

(3)  ¿Inseguridad y temores que resulten en desorientación y confusión mental? Explicar.

(4)  ¿Negativismo? ¿Pesimismo dañino?

(5)  ¿Amarguras que se arraigan en la mente, haciendo desvanecerse la paz mental?

b)  ¿Sufren algunos cristianos de estos “males mentales” y sus efectos peligrosos?

5.  Tarea: memorizar Filipenses 4:8.

6.  Para “mente sana”, procurar que lo POSITIVO en su mente pese más que lo NEGATIVO.

a)  Las cosas malas y negativas en esta vida terrenal, ¿suelen ser más que las buenas y positivas?

b)  En la “mente no sana”, particularmente en la de la persona que no sigue a Cristo, ¿abundan más las cosas negativas que las positivas?     ¿Con qué consecuencias?

 

c)  ¿Qué cosa negativa hay en Filipenses 4:8?

 

B.  Segunda receta: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente(Mateo 22:37).

1.  Explicar brevemente las diferencias fundamentales entre “corazón”, “alma” y “mente”. ¿Cuáles son las funciones principales de cada uno?

 

2.  ¿A quién debemos amar con todo el corazón, alma y mente?            ¿Por qué a él, más que a cualquier otro ser o cosa?

 

3.  ¿Es aceptable para Dios, o saludable para la mente del ser humano, amar al cónyuge, o a los hijos, con todo el corazón, alma y mente? Dar razones.

 

 

4.  “Todo” aparece una vez en este corto mandamiento de Cristo, y “toda”, dos veces.

a)  ¿Qué es lo contrario de todo?

b)  ¿Por qué el énfasis de Cristo sobre este vocablo “todo”?

 

5.  “Toda”, en la expresión “toda tu mente”, abarca el intelecto, la lógica, el entendimiento y el poder de razonar.

a)  ¿Quiere decir el Señor que debemos amar a Dios intelectualmente, con lógica, razón y entendimiento?

b)  ¿Por qué razón fundamental es lógico que amemos a Dios intelectualmente?

 

c)  ¿Aman a Dios intelectualmente, es decir, con “toda su mente”, todos los discípulos del Señor?         ¿Qué evidencia sostiene su respuesta?

 

-¿Qué error cometen los discípulos del Señor que no aman a Dios intelectualmente?

 

d)  ¿Puede el cristiano tener “mente sana” si no ama a Dios intelectualmente?      Explicar.

 

6.  El intelecto debidamente instruido e iluminado, ¿qué papel clave hace para asegurar que tengamos “mente sana”?

 

-En lo concerniente a “intelecto debidamente instruido e iluminado”, discutir la relevancia de Hebreos 8:10.

 

C.  Tercera receta: Filipenses 3:7-14. (7) “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. (8) Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, (9) y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; (10) a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, (11) si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. (12) No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. (13) Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, (14) prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

-En este trozo, el apóstol Pablo descubre, para los filipenses, y por ende, también para nosotros, su mente, corazón y alma, revelando actitudes, conceptos y directrices característicos de una “mente sana” en el Señor.

-Tareas:

-Identificarlos.

-Discutir cómo cada uno obra eficazmente para combatir males mentales, por ejemplo, depresiones, amarguras, tristezas, agotamiento intelectual, desesperación, complejos.

1.  Filipenses 3:7-9. Pablo fija una regla para su vida: estimar “todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús”.

a)  Según su convicción, ¿qué cosa es más excelente que toda “ganancia” material?

-¿Es esta misma cosa más importante para usted que toda “ganancia” material?

b)  Esta “regla”, o “determinación”, de Pablo para su vida, ¿libra a la mente de mucho estrés, de muchos problemas o conflictos?     Discutir.

2.  Según Filipenses 3:10-11, dos esperanzas particulares motivaron al apóstol Pablo a fijar para su vida la “regla” enunciada en los Versículos 7-9. Anotar y comentarlas, aplicándolas cada uno a su vida en Cristo.

a)  Primera esperanza.

 

b)  Segunda esperanza.

 

c)  Estas dos esperanzas, ¿nos ayudan a ordenar la mente, a controlarla, a disciplinarla, a enfocarla en asuntos de suprema importancia?

 

3.  Filipenses 3:12.

a)  Identificar en este Versículo una a característica de “mente sana”.

 

b)  Identificar en este Versículo una acción continua de quien tiene “mente sana”.

 

c)  Al escribir el apóstol Pablo “por ver si logro asir aquello…”, ¿significa que él no estaba seguro de su eventual destino?

 

d)  ¿Qué es “aquello”, en la expresión “si logro asir aquello…”?

 

e)  El concepto de haber sido “asido por Cristo Jesús”, ¿fija propósito en la mente?     El “sentido de propósito”, ¿cuán importante es para la formación de “mente sana”?

 

f)  Para reflexión y auto análisis. Este noble concepto de haber sido “asido por Cristo Jesús”, ¿figura continuamente entre los conceptos que determinan mis pensamientos, canalizándolos hacia la meta de lograr “asir aquello para lo cual fui también asido”?

4.  Filipenses 3:13-14.

a)  Para obtener el “premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”, tres acciones son necesarias según las directrices que el apóstol seguía en su vida y ministerios. Anotarlas.

(1)  Primera acción.

(2)  Segunda acción.

(3)  Tercera acción.

b)  Referente a la formación y la preservación diaria de “mente sana”:

(1)  ¿Qué beneficio brinda la acción de olvidar “ciertamente lo que queda atrás”?

 

(2)  Anotar y comentar los “trastornos mentales” que suelen desarrollarse cuando esta directriz para la vida no se sigue.

 

 

(3)  Definir “extendiéndome” y “lo que está delante”.

 

(4)  ¿Qué beneficio para la mente trae la implementación diaria de esta directriz?

 

-Esta directriz, o norma, para la vida cotidiana, ¿es eficaz para combatir depresiones, tristezas, rencores, amarguras y vagancia mental?  Comentar.

(5)  El verbo “prosigo” aparece dos veces en esta “receta para mente sana”. Explicar su importancia. ¿Qué es lo contrario de “prosigo”?

 

D.  Cuarta “receta para mente sana”. Efesios 4:23. “Renovaos en el espíritu de vuestra MENTE.”

1.  Definir “espíritu” en la expresión “en el espíritu de vuestra mente”.

 

2.  Para reflexión y auto análisis. ¿Qué tipo de “espíritu” predomina en mi mente? ¿Positivo, negativo, turbado, tranquilo, bueno, malo, deprimido, esperanzado?

3.  El proceso de la “renovación” del espíritu de la mente que comienza con el nuevo nacimiento (Efesios 4:22-24), ¿debería seguir durante el resto de la vida del cristiano?        ¿Por qué?

 

a)  En Romanos 12:2, se encuentra el mismo concepto de “renovación del espíritu de la mente”. Anotar la expresión paralela en este texto bíblico.

 

b)  “Renovaos” y “transformaos”, ¿son acciones intelectuales que cada creyente ha de tomar si quiere lograr ser “nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:24)?

c)  ¿Cuánto esfuerzo mental requieren estas acciones? ¿Durante cuánto tiempo?

 

d)  Renovar el “entendimiento”, y mantenerlo renovado día tras día, hasta la muerte, ¿es fácil? ¿Lo hace el vago de mente?

 

e)  El constante proceso de renovación y transformación de la mente, del entendimiento, del intelecto, ¿contribuye a la formación y manutención de “mente sana”, evitando recaídas potencialmente desastrosas tanto para la mente como para el alma?

 

E.  Quinta receta. 2 Corintios 1:15-20. (15) “Con esta confianza quise ir primero a vosotros, para que tuvieseis una segunda gracia, (16) y por vosotros pasar a Macedonia, y desde Macedonia venir otra vez a vosotros, y ser encaminado por vosotros a Judea. (17) Así que, al proponerme esto, ¿usé quizá de ligereza? ¿O lo que pienso hacer, lo pienso según la carne, para que haya en mí Sí y No? (18) Mas, como Dios es fiel, nuestra palabra a vosotros no es Sí y No. (19) Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que entre vosotros ha sido predicado por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no ha sido Sí y No; mas ha sido Sí en él; (20) porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.”

-En este texto, el apóstol Pablo describe su forma de pensar. Sin duda, nuestra “forma de pensar” afecta directamente nuestra “salud mental”. ¿Qué similitud guarda nuestra “forma de pensar” con la de Pablo?

1.  2 Corintios 1:17.

a)  Definir “ligereza”.

 

b)  La “ligereza” en planes, decisiones, pensamientos o expresiones, ¿qué efectos nocivos produce no solo en relaciones sociales o espiritual sino en la misma “mente” del que la usa?

 

 

c)  ¿Qué es lo contrario de “ligereza”?

 

d)  “¿O lo que pienso hacer, lo pienso según la carne, para que haya en mí Sí y No?”

(1)  Según este planteamiento del apóstol Pablo, pensar “según la carne” produce una situación mental tan lamentable como peligrosa. Identificar esta “situación”.

 

(2)  Ambivalencia mental, indecisión, incertidumbre, contradicciones mentales. Definir estos términos, analizando su impacto sobre la “mente”. ¿Tienden a causar trastornos mentales?

 

(3)  En Santiago 1:8, ¿qué expresión paralela se usa para identificar la condición de de “Sí y No”?

 

2.  2 Corintios 1:19-20.

a)  ¿Había “Sí y No” en Jesucristo, el Hijo de Dios?

b)  En este contexto, ¿qué había en él?

c)  Para reflexión. En este mismo contexto, ¿qué hay en mí?

d)  En este mismo contexto, “todas las promesas de Dios son dos cosas. Anotar las dos.

 

3.  Conclusiones. Según este texto, la “mente sana en Cristo” es decidida, firme y completamente positiva. No es indecisa, irracional, de doble ánimo, inconstante o negativa. Dice “Sí” y “Amén” a “todas las promesas de Dios”, derivando de ellas fuerza para mantenerse estable, esperanzada en su total y perfecta transformación a “mente de Cristo” (1 Corintios 2:16), en el sentido absoluto de este estado, al unirse con el Señor después de la muerte.

 

Mente sana, corazón puro y alegre, alma santa y salva. Lección 2.

Mente sana, corazón puro y alegre, alma santa y salva. Lección 3.

La mente: ¡nuestra fantástica “computadora”! ¿Bien usada o mal usada?

Salud mental, emocional y espiritual. Muchos documentos en esta Web.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.