Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Conducta moral, sexualidad, modas, vicios, gangas, pornografía.

El velo y otras vestimentas en las culturas de Grecia y Roma. Lista, con enlaces, de estudios a fondo en esta Web.

Divorcio, nuevas nupcias, adulterio, fornicación, bautismo de divorciados, carta de divorcio, leyes romanas sobre matrimonio y divorcio. Lista, con enlaces.

 

Predicador hace preguntas acerca de matrimonio, divorcio, nuevas nupcias y bautismo

 

Esta fotografía de un matrimonio joven peleado y triste ilustra Predicador hace preguntas sobre matrimonio, divorcio, nuevas nupcias y bautismo, en editoriallapaz.


“He leído un artículo concerniente al matrimonio, divorcio y segundas nupcias. Hay algunas cosas que no me han quedado muy claras de dicho artículo y se me hacen muy confusas. La primera:

“Es entendido que la ley o concesión que se les dio a los judíos bajo la ley de Moisés en Deuteronomio 24, concerniente al repudio, meramente fue una concesión, por la dureza del corazón de ellos. Y que bajo esa ley, se amparaban para disolver sus matrimonios por causas triviales, sin ser estas el adulterio. Y que si se unían en una segunda unión matrimonial no pecaban. Mi pregunta es: Alguien que no conoce el evangelio, un inconverso, llamémoslo así en términos generales, y se ha divorciado de un primer matrimonio sin ser la causa el adulterio, y se ha unido tal vez dos o más veces en otros matrimonios, entonces el hecho de ser sumergido en las aguas, ¿santifica su matrimonio ante Dios? Y después de ser bautizado, ¿su matrimonio pasa a ser un matrimonio legal ante Dios?

-Comentario. Primero, es preciso determinar lo que hicieran los apóstoles en el día de Pentecostés respecto a los judíos casados, divorciados y casados de nuevo, aun múltiples veces, todo conforme a la ley del Antiguo Testamento. Al presentarse estas parejas en Pentecostés, pidiendo ser bautizados los cónyuges, ¿contaban con matrimonios legítimos ante Dios y la sociedad judía? ¿Sí, o no? Y suponiendo que se responda que no, entonces sería necesario explicar por qué. A mi entender, es necesaria esta determinación, pues lo que hicieran los apóstoles en Pentecostés respecto a tales matrimonios asentaría precedente para el futuro.

-Desde luego, el bautismo no santifica ningún matrimonio que Dios tenga por ilegítimo, desaprobado, inmoral. Determinar cuáles matrimonios pertenezcan a esta categoría quizás no sea tan fácil y claro como algunos pretendan. Suponiendo que los matrimonios judíos legítimos en Pentecostés, pese a previos divorcios no por adulterio y nuevas nupcias, no pertenezcan a referida categoría, surge, naturalmente, la pregunta: Y los matrimonios romanos del mismo tipo contraídos según la ley civil romana, ¿pertenecían, o no, a esa categoría?

“Entonces si esa ley no aplica a los inconversos, ¿a quién aplica? ¿Solo a los cristianos?

-Respuesta. Como ya he indicado, al tratar de lo sucedido en Pentecostés, no estamos hablando de “inconversos” sino de judíos fieles a la ley dada en Sinaí, incluso las directrices sobre matrimonio, divorcio y casarse de nuevo. Podremos analizar los matrimonios de los inconversos del presente una vez se determine lo que sucediere en Pentecostés.

“Entonces, ¿qué hacemos con el término de la Palabra “cualquiera” en Mateo 5:32, y 19:9? ¿Es un término limitado, solo para los cristianos?

-Respuesta. De nuevo, insisto en la necesidad de verificar lo sucedido en Pentecostés, y después. Por ejemplo, la iglesia en Jerusalén creció asombrosamente durante los dos, hasta tres, años antes de ser dispersada a causa de la muerte de Esteban, llegando a tener tal vez un mínimo de veinte cinco mil miembros, aun hasta cincuenta mil. Ver estudios al respecto en www.editoriallapaz.org/iglesia_Jerusalen_revelacion_progresiva.htm. ¿Cuántos de esos miles y miles eran parejas judías con múltiples matrimonios-divorcios-nuevos matrimonios conforme a la ley de Sinaí? ¿Debían disolver sus matrimonios como condición para bautizarse? ¿Evidencias?

“Entonces la gente del mundo puede casarse cuantas veces quiera. Y su matrimonio en el cual vengan a ser expuestos al evangelio, al ser bautizados ¿será un matrimonio valido?

-Comentario. Perdone, pero cuando haya usted respondido a los planteamientos hechos acerca de parejas judías en Pentecostés, entonces tendremos al menos algunos parámetros más precisos para hablar de la “gente del mundo” con sus múltiples matrimonios-divorcios-nuevos matrimonios.

“Porque entiendo yo que vivimos desde hace dos mil años bajo la Ley de Cristo, y no bajo las leyes terrenales. ¿O las leyes civiles están sobre las leyes de Dios?

-Comentarios y preguntas. ¿Quién vive bajo la ley de Cristo? ¿Todo el mundo, hasta japoneses, chinos, aborígenes de Australia e Indonesia? ¿Gentes nacidas y criadas en el paganismo, en religiones autóctonas y supersticiones de toda suerte? ¿Sin jamás haber escuchado de Cristo y su nueva ley? Sinceramente, esto no me parece tan sencillo. Por ejemplo, el apóstol Pablo se refiere, en Romanos 2:14-16, a los que están “sin ley”, indicando que viven bajo la ley de la conciencia y que asimismo serán juzgados, es decir, conforme a la ley de la conciencia. Pero, ¿qué tal los matrimonios de aquellos que están sin ley? ¿Acaso sean todos inválidos, no reconocidos por Dios, como me dijera cierto predicador de habla inglesa?

-Pregunta usted que si “las leyes civiles están sobre las leyes de Dios”. Pues, diríase que las leyes de Dios ni existen entre los que viven bajo la ley de la conciencia. No hay conocimiento de ellas, y por consiguiente, impera la ley de la conciencia. Conociéndose las leyes de Dios, no imperaría la ley de la conciencia. Esto es axiomático. Pues bien, entre los que no conozcan las leyes de Dios existen leyes, normas o tradiciones sobre matrimonio-divorcio o separación-nuevas nupcias. ¿Acaso no reconozca Dios como válidos los matrimonios de los que, sin conocer absolutamente nada acerca de leyes divinas, tienen matrimonios legítimos según las leyes, normas o tradiciones del lugar donde residen?

-Fíjese, amado, cada reino, o país, tiene su ley. Guatemala tiene la suya. Estados Unidos de América tiene su constitución y gran cantidad de leyes. El ciudadano de Guatemala, ¿está sujeto a la ley de Estados Unidos de América, o viceversa? Ahora bien, si un ciudadano guatemalteco quiere hacerse ciudadano americano, le exigen ciertos requisitos, pero técnicamente no está sujeto a la ley de Estados Unidos de América hasta no ser admitido legalmente al país. ¿Tengo razón, o no? Pues, el “reino de Dios” es un reino espiritual, gobernado por leyes espirituales, y estas leyes rigen a los ciudadanos del “reino de Dios”, es decir, a los cristianos. Para ser aceptado como ciudadano espiritual del reino espiritual de Dios, la Deidad ha establecido requisitos. Bien que estos requisitos sean parte del “evangelio”, o sea, el conjunto de mandamientos y enseñanzas que componen el “nuevo pacto” de Cristo, no todos los mandamientos y enseñanzas de este pacto son para la “gente del mundo”, es decir, para los ciudadanos del reino mundano. Por ejemplo, la cena del Señor, instrucciones sobre ofrendas, sobre cómo adorar a Dios, etcétera, etcétera, no son aplicables a los ciudadanos del reino mundano. El punto clave para mí es el siguiente: esos requisitos para ser aceptado en el “reino de Dios”, ¿estipulan la disolución de todo matrimonio contraído en conformidad con las leyes de países establecidos por Dios precisamente para imponer orden en las sociedades humanas? ¿Incluso matrimonios, con previos matrimonios y divorcios, todo hecho de acuerdo con las leyes del país que sea? Y estas consideraciones nos llevan de nuevo a Pentecostés donde había, sin duda alguna, muchas parejas con múltiples matrimonios-divorcios no por adulterio-nuevos matrimonios.´

-Los israelitas que estamos enfocando tenían matrimonios legítimos ante Dios según la ley mosaica, pese a divorcios no por adulterio. ¿Eran legítimos ante Dios los matrimonios de romanos y griegos contraídos según su ley civil, pese a divorcios que no fueran por adulterio? ¿Bajo cuál ley vivían aquellos romanos y griegos del Siglo I durante el tiempo de Juan el Bautista y Cristo? ¿Bajo su propia ley civil, autorizada por Dios, o sin autorización de Dios? ¿O vivían bajo la ley mosaica? En cuanto a matrimonio-divorcio-nuevas nupcias, ¿era la ley civil romana más estricta que la ley de Moisés?

-En fin, el inconverso vive, social y legalmente, bajo la ley civil del país del cual es ciudadano. Llenando los requisitos para ser ciudadano del “reino de Dios”, pasará a vivir bajo la ley espiritual de este reino espiritual. Antes de este cambio, ¿se casaba, se divorciaba por razones que no fueran el adulterio, se casaba de nuevo, aun más de una vez, en conformidad con la ley civil que le regía? En el “reino de Dios” no seguirá haciéndolo, pues la nueva ley espiritual que le rige no lo aprueba. Antes del cambio, ¿se juntaba con una mujer sin casarse, la dejaba, tomaba otra, y así, sucesivamente, quizás con unas cuantas? Ya no podrá hacerlo como ciudadano del “reino de Dios”. A propósito, ¿qué diferencia hay entre el segundo caso y el primero sino documentos de matrimonio y divorcio? ¿Por qué obligar al primero a disolver su matrimonio como condición para bautizarse, pero permitir al segundo o casarse con su última concubina o repudiarla, quedándose libre para buscar a otra mujer? Como que hubiera ciertos elementos de injusticia en tal proceder. ¿Qué opina usted?

“Porque si ese fue el caso, entonces ¿por qué Juan el Bautista le dijo a Herodes que la mujer que tenia no le era licito tenerla?”

-Respuesta. Sencillamente, porque Herodes estaba conviviendo con la esposa de su hermano. En abierta violación tanto de la ley de Moisés como también de la ley romana. Por cierto, el Imperio Romano tenía leyes muy específicas sobre el matrimonio. Hace pocos días, añadí seis temas al respecto a nuestro sitio de Internet www.editoriallapaz.org/velo_desglose.htm. Reitero, Herodías era esposa de Herodes Felipe I, y no de Herodes Antipas, hermano de Felipe. Ella no era esposa de Herodes Antipas, y por consiguiente, a este no le era lícito tenerla.

 

Conducta moral, sexualidad, modas, vicios, gangas, pornografía.

El velo y otras vestimentas en las culturas de Grecia y Roma. Lista, con enlaces, de estudios a fondo en esta Web.

Divorcio, nuevas nupcias, adulterio, fornicación, bautismo de divorciados, carta de divorcio, leyes romanas sobre matrimonio y divorcio. Lista, con enlaces.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.