Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Evangelio de prosperidad. Muchos temas al respecto en esta Web.

La iglesia ideal, según Dios

Mensajes por Vicente Mercado Santamaría

 

“LA  PRESENTACIÓN”

El evangelio de las apariencias

Por Vicente Mercado Santamaría

“Porque  ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gálatas 1:10) (BLA)  

 

LAS “DÉBORAS” EN VESTIDO LARGO. 

[Las siguientes tres fotografías, con sus textos acompañantes, fueron copiadas, sin alteraciones, de www.elreyjesus.org por HSdeÁlamo, y añadidas al estudio escrito por Vicente Mercado Santamaría.]

 

"El desfile se llevo a cabo como representación de la belleza y la unción de las hijas de Dios. Así como la Reina Esther y Débora, las mujeres de hoy tenemos el reto de ser valientes, guerreras y lucir hermosas como dignas representantes de Cristo en la tierra."

 

"La pastora Ana Maldonado, la Apóstol Kim Daniels y la Profeta Brenda Kunneman incentivaron a la mujer con palabra fresca y confrontativa para que tomen su papel, sus armas y arrebaten sus bendiciones y la de los suyos."

 

"Un promedio de 5000 mujeres oraron, recibieron, adoraron y se gozaron. Rompiendo esquemas y echando fuera la religiosidad un desfile de modas fue el abre bocas de lo que será DEBORAS AL FRENTE DE LA BATALLA 2008 Y SU BELLEZA QUE?"
 

Amada Iglesia: 

Parecía la presentación en “sociedad” de un grupo numeroso de mujeres en un club social.   Todas estaban vestidas con trajes largos hasta los pies con zapatos brillantes de tacón alto, de seda y lentejuela o lino fino y bordado. Todas estaban maquilladas y con peinados especiales de salón de belleza. Los porteros y los acomodadores que las atendían estaban todos vestidos de etiqueta, con vestido smoking y corbatín negro. Pero como era un teatro, más bien parecía una graduación de gala. Caminaban esas mujeres con mucha vanidad y orgullo por su apariencia de vestidos ostentosos y eso les decía la animadora del evento, que se despojaran de su apariencia humilde y se sintieran con todo el derecho de una hija de rey (mundano) a tener una apariencia de vida lujosa. 

Pero, quedé pasmado al darme cuenta que era un culto cristiano de mujeres evangélicas, organizado por una asociación de mujeres llamada “las Déboras”  (¿Porqué creen que escogieron un nombre del Antiguo Testamento?).

Sorprendido por la incoherencia entre esa costosa presentación personal de lujo y vanidad, con la enseñanza del verdadero Evangelio de Cristo, pues la Palabra de Dios en el Nuevo Testamento dice: 

“VUESTRO ATAVÍO NO SEA EL EXTERNO DE PEINADOS OSTENTOSOS, DE ADORNOS DE ORO O DE VESTIDOS LUJOSOS, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 Pedro 3:3) 

Esa velada de gala o de presentación “en sociedad” y de “inmersión en el mundo”, por parte de “las Déboras”, tuvo lugar en la iglesia “El Rey Jesús” que pastorea el auto dominado apóstol Guillermo Maldonado y estuvo dirigida por su esposa Ana de Maldonado. 

Ese es un ejemplo típico del nuevo movimiento dominionista “Conquistando el Reino” que busca convertir la Iglesia en un reino mundano o terrenal y en este caso de mujeres “del Reino” que se han rebelado contra el modo de vida sumiso, sobrio, afable y humilde, mandado por la Palabra de Dios y acostumbrado desde el principio de la Iglesia, por las mujeres evangélicas. Pretenden cambiarlo por un estilo de vida "cristiano" que parece orientado por la revista “Cosmopolitan”. 

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo” (1 Juan 2:15). 

Podemos ver a muchas pastoras y dirigentes cristianas con esa nueva mentalidad mundana, apareciendo en el Canal de televisión Enlace, con sus largas uñas pintadas de negro o de morado, sus labios de rojo subido, sus párpados repintados de color violeta encendido, cual Jezabel, y sus párpados con antimonio, enrolladas con varias vueltas de collares de oro o perlas, pulseras, brazaletes, todos sus dedos con anillos, vestidos modernos de escote abierto y hombros desnudos, corte de pelo en ala de cuervo, pintado con tinte rojizo y con laca o fijador.   A veces se les corre la pestañina al calor de las luces del estudio de televisión o del púlpito convertido en escenario teatral. 

Por supuesto que esas engominadas damas no danzan, ni en el Espíritu ni en la carne, para que no se les dañe el maquillaje y el costoso vestido.  Además porque la mayoría se han practicado cirugías plásticas, no solo ellas, sino sus esposos pastores también. 

Ellas hablan de traer “la liberación femenina” a la Iglesia y para lo cual deben prepararse, pero no en oración y conocimiento bíblico, sino en estudios universitarios y presentación personal, para manejar sus propias empresas económicas y no depender del varón.    

No desean depender del varón, ni en la casa ni en la iglesia, pues vemos la proliferación de pastoras y líderes en las iglesias, asumiendo la dirección y la enseñanza, que no les corresponden, por encima de los varones y del Evangelio.     

DIOS EN SU PALABRA DEL EVANGELIO, NO PERMITE A LAS MUJERES EJERCER DOMINIO SOBRE LA IGLESIA, NI EJERCER EL MINISTERIO DE PASTORA, solo dirigir (liderar) y enseñar a otras mujeres, pero no a la iglesia teniendo a los esposos o varones sentados y sujetos a ellas. Pero, por la dureza de corazón o rebeldía, se apoyan en muchos razonamientos para desobedecer ese mandato divino.    

 

UN  CASO  EXTREMO  DE  LIBERACIÓN  FEMENINA  PASTORAL 

Como dije en ocasión anterior, conozco el caso extremo de una mujer que mientras su esposo es pastor de una iglesia de mi ciudad, ella es pastora de otra iglesia diferente, separada ministerialmente de su marido y en otra ciudad relativamente cercana, a menos de dos horas por carretera. Cada cual ejerce su ministerio de pastor en forma independiente y ella viaja a reunirse con su esposo e hijos cada varios días o a veces después de largas y agotadoras jornadas, el mismo día (no sabemos cómo atiende a su esposo pastor y a sus hijos a la distancia).    

Esa forma de mantener o monopolizar el dominio en familia, por géneros separados, sobre diferentes congregaciones, es el colmo que nunca habíamos conocido en la Iglesia cristiana.   Pero, LA CODICIA, CONDUCE A MONSTRUOSAS DEFORMACIONES DEL EVANGELIO, PRETENDIENDO DAR UNA APARIENCIA DE PIEDAD.    

EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS Y MANERAS. EL SERVICIO Y EL MINISTERIO DE CRISTO DEBEN SER REALIZADOS CONFORME ESTÁ ESCRITO Y MANDADO EN LA PALABRA DE DIOS DEL NUEVO TESTAMENTO.    

No podemos imitar la manera como lideró la profetiza Débora en el Antiguo Pacto e implantarla en la Iglesia del Nuevo Pacto de Jesucristo.  

Por ese camino torcido, terminan muchas iglesias sometiéndose a las Jezabeles y Atalías de hoy. Y Dios entrega los espiritualmente castrados varones o esposos a esas caprichosas Jezabeles, porque no aman la verdad de la Palabra, sino solo buscan señales.   

Algunos hermanos no han sido libres del vicio de consultar a la adivina y ahora viven obsesionados en consultar a esas profetizas (muchas veces con espíritus de adivinación), tal como nos lo advirtiera Cristo  en (Marcos 13:22), en lugar de consultar las sagradas Escrituras bíblicas. 

Si alguno piensa que estos mandatos son costumbres machistas del apóstol Pablo o de este servidor de ustedes, la Palabra de Dios, recalca lo siguiente:

“Si alguno se cree profeta, o espiritual, RECONOZCA QUE LO QUE OS ESCRIBO SON MANDAMIENTOS DEL SEÑOR” (1 Corintios 14:37) 

“Asimismo QUE LAS MUJERES SE ATAVÍEN DE ROPA DECOROSA, CON PUDOR Y MODESTIA;  NO CON PEINADO OSTENTOSO, NI ORO, NI PERLAS, NI VESTIDOS COSTOSOS… La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque NO PERMITO A LA MUJER ENSEÑAR, NI EJERCER DOMINIO SOBRE EL HOMBRE, sino estar en silencio” (1 Timoteo 2:9)  

Pero, nos hemos apartado del tema de hoy que es sobre la presentación, en este caso imitando al mundo, en la vanidad de sus clubes sociales. Este tema quedó muy bien especificado en el caso que mostramos a continuación. 

 

EL CURSO DE MARKETING EN UNA IGLESIA 

Alcancé a ver la predicación ya empezada, pero justo cuando el pastor instaba a su iglesia y a los televidentes del mismo canal Enlace, para que aplicaran los principios de la publicidad y la mercadotecnia (o Marketing en inglés) a sus ministerios y a la vida cristiana.   

Decía él que todo entra por los ojos, por ello debemos tener una presentación agradable y atractiva, no solo de los púlpitos convertidos en escenarios teatrales o de entretenimiento religioso, sino en nuestras apariencias físicas. Se dedicó este pastor en toda la predicación para su iglesia y para los televidentes, a dar un curso de métodos publicitarios, literal y explícitamente, sin disimular o cambiarle los nombres, en reemplazo o complementación al Evangelio de Cristo. 

Ese pastor, llamado Severino Guzmán, de Barquisimeto, Venezuela, acostumbra vestirse con el cuello de camisa cerrado tipo Nehru, imitando al clergyman de los sacerdotes católicos.  Tiene implantado en su iglesia el sistema piramidal G-12, y practican en sus cultos ceremonias y leyes propias del Antiguo Testamento o del judaísmo, como la recolección de primicias además de los diezmos, la presentación de un espectáculo o show con danzarinas de ballet coreografiado, disfrazadas de campesinas hebreas en el púlpito, con cintas de colores y banderas con la estrella de David, candelabros menorah, etc.

“Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (1 Samuel 16:7) 

Por ello vemos también que la predicación o la enseñanza la presentan con acompañamiento musical de fondo, generalmente tienen un pianista que teclea sus acordes de acuerdo a la entonación de la voz del predicador, como todo show que más que entretener quiera impresionar con agrado sensual a los oyentes. Como han rebajado el Evangelio a un producto de espectáculo para agradar sensualmente y mantener entretenidos o dormidos espiritualmente a sus infantiles auditorios que pastorean rumbo a la muerte eterna. 

“No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio” (Juan 7:24). 

Otro caso típico de hipócrita y engañosa presentación, es el de la falsa profetisa, ex sacerdotisa del Vudú y ex interna de una sanatorio psiquiátrico, Ana Méndez Ferrell, quien entre otras cosas dice que cuando tomamos la santa cena, comemos literalmente el cuerpo y la sangre de Jesús, tal como dice el catolicismo romano, o narra detalladamente cómo es la vida en el infierno, donde ella dice haber estado en cuerpo astral o algo así. Pues bien, a esa falsa profetisa, quien es mexicana y habla perfecto español, la vimos predicar sus falsas doctrinas pero en inglés, ¡con mediación de una intérprete a un auditorio de hispanos! Haciendo todo un show a los incautos.

Eso fue el colmo. Quedamos estupefactos al ver tanto fingimiento y tanto engaño, añadido a sus mentirosas doctrinas, todo por dar una presentación de apariencia impresionante y “respetable” de espiritualidad y conocimiento. Falsa presentación, como falsa es ella y su ministerio. Y falso el canal Enlace que propaga tantas mentiras en nombre de Cristo, POR LUCRO. 

 

EL  EVANGELIO  DE  LAS  APARIENCIAS

PARA  SER  VISTOS  DE  LOS  HOMBRES:  YA  TIENEN  SU  RECOMPENSA 

La “presentación de excelencia”, no se basa en la condición espiritual, sino en la apariencia visual y sonora, es decir, no en el Espíritu, sino en la carne y la materia. 

Todo lo anterior lo resumió Jesús en la frase: PARA SER VISTOS O ESCUCHADOS POR LOS HOMBRES.

“Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto;  y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos” (Mateo 6:5).

Este EVANGELIO DE LAS APARIENCIAS se vale de muchos recursos de la publicidad para lograr una sugestión, en algunos casos, una verdadera hipnosis colectiva y seducir o cautivar a los espectadores.

Vemos a predicadores, como el mencionado Severino Guzmán, su jefe Nahun Rosario o el mismo Benny Hinn, que se visten con uniformes con cuellos que imitan a los sacerdotes católicos romanos; sus trajes tienen escudos o logotipos, adoptan vestirse siempre con ropas de riguroso blanco, etc. Algunos, como Marcos Witt, predican siempre con una pequeña Biblia negra en su mano izquierda, la cual mecen delante de las cámaras para recibir autoridad con esa imagen visual. Vimos el caso de aquel pastor chileno que decía hacer llover oro sobre la congregación, cambiar su vestimenta después de un tiempo por una extravagante bata, toga o sotana de seda dorada. Y así muchos pretenden impresionar a sus espectadores o seguidores, e imponer su autoridad basados en raros atuendos o uniformes. Cristo en su Evangelio nunca mandó hacer nada parecido. 

El Palabra del Evangelio no necesita la apariencia ni la técnica del mundo para ser viva y eficaz.

En el mundo hay un refrán que sin ser Palabra de Dios, tiene su sabiduría humana: “Las apariencias engañan”.  

“No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué responder a los que se glorían en las apariencias y no en el corazón” (2 Corintios 5:12). 

Y contra toda apariencia, estos escritos son para edificación, exhortación y consolación, con todo amor fraternal en Cristo, amados. 

Bendición, gracia y paz, de Dios.   Vicente Mercado Santamaría. 

 

Cristianos en Acción

Contendiendo ardientemente por la fe (Judas 3)

cristianos.en.accion.hoy@hotmail.com, viramers@hotmail.com 
Barranquilla, Colombia 
 

 

Evangelio de prosperidad. Muchos temas al respecto en esta Web.

La iglesia ideal, según Dios

Mensajes por Vicente Mercado Santamaría

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.