Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Muchos archivos digitales de intercambios, testimonios y comentarios

Intercambios cortos. Puntos de vista diferentes. Instructivos diálogos. Siete temas principales.

 

Archivo digital "General" de aportaciones e intercambios en esta Web

Manos sobre el teclado de una computadora ilustra el archivo digital de contenido “General” de intercambios y aportaciones en editoriallapaz.org.

 

El hermano nos reconviene: 
“¡Su plan de salvación es demasiado largo!”
  

“¡ESTOY ASOMBRADO DE SU PLAN DE SALVACIÓN! ¡ES DEMASIADO LARGO! DIOS NO EXIGE TANTO. ACEPTAR LA GRACIA DE JESUCRISTO EN NUESTRAS VIDAS NO ES NADA DE COMPLICADO. ASÍ COMO EL ACEPTAR LO QUE REQUIERE EN SU PALABRA PARA OBEDECER.”  

¿“Demasiado largo”, o del “largo” que establece Dios? 

¿Demasiado corto y fácil el “plan” que anuncian la gran mayoría de los predicadores, evangelistas y pastores modernos? 

Estimado amigo Chiquito:

El “plan de salvación” que anunciamos se resume en las palabras de Cristo: “El que creyere, y fuere bautizado, será salvo” (Marcos 16:16); y en las de los apóstoles en Pentecostés: “ Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados” (Hechos 2:38). Creer, arrepentirse y bautizarse: tres pasos para alcanzar perdón. Estos tres pasos, ¿los establecen Cristo y el Espíritu Santo? ¿Cuál o cuáles de los tres podemos eliminar para que el “plan” no sea “demasiado largo”? ¿El bautismo? ¡Ah!, el bautismo es el paso que complica, según muchísimos mensajeros, el plan, ¿no es eso así?, haciéndolo “demasiado largo”.

En Pentecostés, los apóstoles no encontraron el plan que incluye el bautismo “demasiado largo y complicado”. Responden a su predicación y llamamiento “como tres mil personas” (Hechos 2:41). ¿Qué fue la reacción de los apóstoles? ¿Acaso se consultaran entre sí para abreviar el plan de Cristo? 

“¡Maravilla de maravillas! Tres mil almas están arrepentidas de sus pecados y quieren seguir a Cristo. ¡Asombroso sobremanera!  Pero, ¿cómo zambullir en las aguas a tanta gente? ¡Imposible hacerlo hoy mismo! Ciertamente nuestro Señor nos mandó a predicar su evangelio ‘a toda criatura’, diciendo ‘El que creyere, y fuere bautizado, será salvo’, pero ¿bautizar a tantas personas enseguida? ¿Dónde? Nos tomará demasiado tiempo. Vamos a recibir en comunión a estos tres mil, adoctrinándoles con paciencia, y bautizándoles algunas a la vez, poco a poco. ¿De acuerdo?” 

En realidad, ¡ni el asomo de tal mentalidad aflora en los apóstoles! “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” (Hechos 2:41). “Bautícese… para perdón” instruyeron por el Espíritu a la multitud, y procedieron a bautizar aquel mismo día a todos “los que recibieron su palabra”.

Pero, el plan de salvación que siguieron los apóstoles en Pentecostés es “demasiado largo y complicado” para la mayoría de los predicadores modernos. Estos quieren ver frutos al instante, sin pasar trabajo o molestia

“¿Quién necesita de Cristo en esta noche? ¿Cuántos quieren ser salvos en esta misma noche? ¡Cristo es poder! ¡Cristo sana y salva! ¡Pasen al frente! ¡Pasen! Quiero orar por ti para que recibas perdón. Trae tus problemas a Cristo. ¡Confía en él! ¡Gloria a Dios! ¡Algunos están pasando! ¡Ábranles paso! ¡Aleluya! ¡Muchas almas están pasando al altar! Júntense aquí, manos en alto. Ahora, repitan esta oración conmigo: ‘Señor, estoy arrepentido de mis pecados. Perdóneme, Cristo. Yo te recibo como mi Salvador. Lávame en tu sangre. ¡Soy salvo! ¡Ya soy salvo! ¡Gracias, Dios! ¡Gracias, Cristo! ¡Gracias por la salvación que me han dado! ¡Me siento salvo! Dios me ha perdonado. Yo era borracho… drogadicto… mujeriego. Pero, ¡ya soy salvo! ¡Amén! ¡Gloria a Dios! ¡Cristo me salvó! ¡Aleluya! ¡Amen, y amén!’” 

¡Ni una palabra acerca de bautizarse “para perdón de los pecados”!

“¡Fastidioso ‘bautismo’! ¡Demasiado problemático! No tenemos agua en este lugar. ¿Salir de aquí a esta hora de la noche para el río, la playa, un pozo de agua? Dios no exige tanto. ¿Sumergir a estas personas, aun a las mujeres de edad, en agua fría? ¿También mojarme yo? ¡Bendito sea Dios! Aceptar la gracia de Cristo en nuestras vidas no ha de ser tan complicado.” 

A la luz de la Biblia, este “plan de salvación sin bautismo” es chiquito, demasiado corto y fácil, acomodaticio en extremo, y sus “frutos”, pues, inmaduros, logrados a medias, realmente faltos de salvación, diga lo diga el siervo que lo anuncia. 

“Quiero orar por ti para que recibas perdón.” Estimado siervo Chiquito, en todo el Nuevo Testamento no se encuentra alguna expresión parecida. La famosa “oración del pecador para perdón” es pura Invención humana. El pastor Francis Chan, de la Iglesia Comunitaria Conerstone, está de acuerdo.

Francis Chan, fundador de la Iglesia Comunitaria Cornerstone, pone en tela de juicio “la oración del pecador” como medio para salvación, enseñando el arrepentimiento y el bautismo como necesarios para recibir el perdón de Dios.

El plan de salvación que incluye el bautismo Pablo y Silas no lo tenían por “demasiado largo y complicado”. Encarcelados en la ciudad de Filipos, después del terremoto acaecido a la medianoche, los dos exponen “la palabra del Señor” al carcelero de Filipos “y a todos los que estaban en su casa”. El carcelero cree la palabra “y en enseguida se bautizó él con todos los suyos. Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. Cuando fue de día…” Esta familia se bautiza en horas de la noche, antes de que fuese “de día”. No se bautizan en su casa, pues claramente se relata que el carcelero lleva a Pablo y Silas a la casa de él después de efectuarse el bautismo (Hechos 16:25-40). ¡Tanto trabajo, molestia e incomodad para recibir la gracia del perdón! Salir de la casa en la oscuridad de la noche, antes del alba. Mojarse, a lo mejor en agua fría, para bautizar a una sola familia. No lo haría el predicador típico moderno. ¿Verdad que no? De haber estado allá en la casa del carcelero en lugar de Pablo el típico pastor de actualidad, hubiese preguntado al hombre y su familia: “¿Creen que Cristo es el Hijo de Dios?”, y respondiendo ellos afirmativamente, les hubiese dicho: “Pues, ¡ya son salvos! ¡Los declaro salvos! Salvos por gracia. Salvos por fe. ¡Glorifiquen a Dios! Pues, sus pecados han sido perdonados ya.” Y ¡se acabó el evento! ¡Sin el bautismo! Pero, el evento real de la conversión verdadera del carcelero y su familia no fue tan sencillo, acomodaticio, en desacuerdo con instrucciones específicas de la Deidad y ejemplos previos de conversiones en el Siglo I. El carcelero y los suyos debían bautizarse como los tres mil en Pentecostés. Por inmersión, enseguida y “para perdón de los pecados”. Y, de hecho, esto mismo lo hicieron.

La persona que confía en el “evangelio corto y fácil de salvación por fe sola”, o en el “evangelio de salvo por la oración del pecador para perdón”, ¿recibe la gracia de Jesucristo en su vida? La respuesta bíblica: solo una porción incompleta; no lo suficiente para ser salva. Creer y arrepentirse traen bendiciones, por ejemplo: cambios de actitud y conducta, paz, esperanza, gozo en el espíritu. Sin embargo, la medida plena de gracia divina no la recibimos hasta no sumergirnos en las aguas bautismales“en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:18-20), para que sean lavados nuestros pecados (Hechos 22:161 Pedro 3:21Tito 3:5). Por lo tanto, los sentimientos de “paz, esperanza, gozo” que se experimentan antes de bautizarse no se justifican, siendo prematuros, y esto es así, pese a emociones o testimonios, por la sencilla razón de que no se ha hecho todo lo que requiere Dios para que sea otorgada al creyente arrepentido la remisión de sus pecados. Es más, ¡tales emociones y testimonios resultan realmente engañosos! Fíjese bien, Sr. Chiquito: el carcelero y su familia se regocijan después de bautizarse, y no antes (Hechos 16:33-34). El etíope sigue “gozoso su camino” después de bautizarse, y no antes (Hechos 8:26-40).

Respetado amigo Chiquito, el plan de salvación es tan largo como Dios mismo lo ha establecido. El siervo que lo abrevia, anula su efectividad. Quien elimina el bautismo del plan divino, elimina también la salvación. Tan significativo y emocionante es todo bautismo realizado bíblicamente que negárselo al creyente arrepentido es privarlo no solo del perdón y del “don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38) sino también de una experiencia espiritual gloriosa e inolvidable.

Su servidor en Cristo,

 

 


 

Un cristiano perfecto de la congregación perfecta” nos reconviene por seguir las “tradiciones” de la “denominación Iglesia de Cristo”.  

Estimado hermano Ricardo Piña: 

Saludos en el Señor.  Intercalo unos comentarios en su interesantísima carta. Usted escribe:

”Hola hermano; Dios le siga bendiciendo.

Yo no soy ni nunca he sido pentecostal, ni tampoco he congregado en la "Iglesia de Cristo", pero estoy convencido que mi fe en Jesucristo y mi permanencia en su Palabra me hacen parte (y a los que congregan en mi casa) de la Iglesia de Cristo en la tierra.

He estado leyendo su trabajo y es una gran bendición. Me atrevo a escribirle porque he notado en sus respuestas a otras personas su disposicion por conocer la verdad aunque duela.

La "Iglesia de Cristo" de la que usted habla es una denominación más. Se han transmitido sus tradiciones unas a otras y aunque se llaman a si mismas independientes o autónomas o algo así, todas son una replica de una idea de su fundador. Entonces se encierran en sus errores. Quien puede decir que los que fundaron esa denominacion hace talvez cien años no podian estar equivocados en algunas cosas ?
 

Comentario. Todo ser humano puede equivocarse, incluso este servidor, usted y los personajes a quienes se alude usted. Que la “Iglesia de Cristo” sea “una denominación más” que haya “transmitido sus tradiciones” es una apreciación suya, al igual que encerrarse esta iglesia, según usted, “en sus errores”. Alegaciones graves de esta categoría deben ser respaldadas por pruebas fehacientes e indisputables. Sin duda, ciertas prácticas relacionadas con el “formato de culto” caen en la categoría de materias opinables, algunas de las que se convierten en “tradiciones” transmitidas de generación a generación. No por ello constituyen “doctrinas erróneas” o hacen de la Iglesia de Cristo una denominación más.

De donde se puede sacar la conclusion , por ejemplo, de que al morir el ultimo apostol ya no habrian mas milagros. Las citas que ustedes usan de que los milagros cesaran no tienen ninguna relacion con la vida de los apostoles . Solo es una tradicion .  

Comentario. ¿Cómo que la cesación de los dones sobrenaturales no tengan nada que ver con los apóstoles? Siendo ellos los instrumentos de Dios para impartir los dones, hecho claramente enseñado en Hechos 8:14-18, indiscutiblemente, su muerte marcó el fin de tal función. El mismo apóstol Pablo enseñó la cesación de los dones en 1 Corintios 13 y Efesios 4. Estimado hermano Ricardo Peña, su objetividad está en tela de juicio. ¿Acaso piensa refutar la misma palabra inspirada y argumentos de gran peso, echándolo todo en el saco de “tradiciones”?

De donde, otro ejemplo, sacan la conclusion de que si se pueden usar las pilas bautismales, las bancas de madera, la energia electrica , microfonos y otras cosas no mencionadas en el nuevo testamento, pero las cosas que ustedes han escogido que tampoco estan (palmas o panderos, manos alzadas, etc.) no se pueden usar? Solo es una tradicion denominacional .  

Comentario. También está en tela de juicio su conocimiento de lo espiritual y su capacidad analítica. Perdone mi franqueza. ¿No sabe usted distinguir entre cosas incidentales, tales como bancas de madera y micrófonos, que en nada alteran la naturaleza del culto a Dios, y los instrumentos de música del Antiguo Testamento que, sí, definitivamente, añaden otra dimensión al culto, además de resultar en introducir al Nuevo Testamento elementos del Antiguo clavado en la cruz?

”Yo no soy pentecostal y tambien predico en contra de los excesos y falsedades pentecostales y de las otras denominaciones, pero no considero que mi congregacion sea la unica iglesia verdadera ni que estemos excentos de cometer errores de juicio, interpretacion o actitud.  

Comentario. Tampoco me considero exento a cometer semejantes errores, pues ningún hombre es infalible. Ni enseño que exista congregación o iglesia perfecta sobre la faz de la tierra. Más bien, insisto en que solo Dios conoce a los suyos. Permítame recomendarle los estudios sobre “La iglesia ideal” disponibles en www.editoriallapaz.org/salon_preceptos2.htm/. Sin embargo, afirmo que la verdad de Dios necesaria para la salvación, el culto “en espíritu y en verdad” y el funcionamiento de su iglesia está al alcance de la persona que desea conocerla. Si el ser humano es incapaz de entender lo fundamental y necesario del evangelio, ¿con qué lógica o razón revelárselo Dios?

Tenemos que estar vigilantes. El corazon es engañoso. Usted se ha acomodado a las tradiciones de una denominacion que dice no ser denominacion . Si usted hubiera estudiado las escrituras todos esto 50 años sin la influencia de su denominacion , jamas se le habrian ocurrido esos dos ejemplos que di. Ni muchas otros. Si usted quiere verdaderamente ser una bendicion y que ese don que Dios le ha dado de comunicarse con soltura sea para la gloria de Dios, tiene que enseñar lo que Jesus y los apostoles enseñaron, y no lo que su tradicion denominacional considera que ellos debian haber enseñado segun su interpretacion .  

Comentario. Existe una iglesia que no es una denominación. Dios la conoce. Quizá usted no la conozca, ni este servidor, pero Dios conoce a su pueblo, y su pueblo no constituye una mera “denominación cristiana” sino la iglesia edificada y gobernada por su Hijo. “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos” (2 Timoteo 2:19). 

Se que estoy en ventaja porque me resulta facil presentarme como un cristiano perfecto de la congregacion perfecta, y como usted no me conoce, no puede corregirme. Pero no hay problema si algun dia quiere ayudarnos le contare todas nuestras practicas de adoracion y nuestras posiciones escatologicas para que pueda darnos una luz como la que hoy le doy yo. Sinceramente espero verlo reconocer estas cosas.

Su hermano, Ricardo Pina, Iglesia cristiana de La Ceiba.”
 

Comentario. Pues, ese último párrafo me deja completamente boquiabierto, ya que nunca esperaba conocer a “un cristiano perfecto de la congregación perfecta”. Le felicito por haber logrado semejante “perfección”. Aguardamos sus orientaciones sobre cómo alcanzarla nosotros.

Su servidor en Cristo,  Homero Shappley de Álamo

 


 

Juan, predicador de Ica, Perú, observa corrientes y prácticas preocupantes en el cristianismo de actualidad, entre ellas, “ministerios de payasos”.  

Apreciados hermanos en Cristo:

Me he pasado gran parte de mi tiempo, leyendo mucha de la información que ustedes envían. Yo, cuando niño, conocí la palabra de nuestro Señor Jesucristo en una iglesia que tenía los mismos fundamentos que, según he podido leer, ustedes tienen. Actualmente, soy líder de una pequeña congregación, cuyo único objetivo es exaltar el nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, nuestro única Cabeza y Autoridad, y nuestro único objetivo es que las personas vengan a los pies de Cristo, pues hoy en día parece se ha perdido esto y las congregaciones están tomando la palabra de Dios como una empresa de hacer dinero (no todos, por supuesto). Pero hay muchos que están compitiendo a ver qué grupo es más exitoso, olvidándose muchas veces que lo principal es la salvación de las personas y de engrandecer el nombre de Cristo, quien es el único que merece todo.

Siento mucha pena al ver a jóvenes que se inscriben en ministerios de payasos, diciendo que van a servir al Señor con una música profana, y se van a otros lugares de gira, y no ven la gran necesidad que hay a su alrededor de anunciar el Glorioso Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo.

Espero me envíen lo solicitado, pues tengo mucho deseo de difundir la única verdad que nos ha dejado el Señor Jesucristo, "su palabra". Yo llevo la palabra de Dios, reuniéndonos en mi casa
y también en otro pueblo un poco retirado, sirviendo al Señor de la mies donde él me guíe y enseñando solo su palabra, y no doctrina de hombres.

Juan,

Ica, Perú.

 

Muchos archivos digitales de intercambios, testimonios y comentarios

Intercambios cortos. Puntos de vista diferentes. Instructivos diálogos. Siete temas principales.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.