Cerrar menú

Nuevos artículos

Doctrinas

Adoración

Capacitación

Profecías

Familia

Apoyo Moral

Categorías

Índice temas

Congregaciones

Versión clásica
Cerrar
Por favor ingrese su nombre.
Por favor ingrese un correo electrónico válido.
Por favor ingrese su comentario, consulta, o sugerencia.
Enviar
Cerrar

Muchas gracias por contactarnos. Su mensaje ha sido enviado con éxito a nuestro correo electrónico.

Editorial La Paz se reserva el derecho de utilizar la aportación que usted hiciera por este medio. Sus comentarios, sugerencias u otros escritos podrían ser añadidos a los recursos de esta Web, incluso comentados por los administradores. Al publicar su aportación, no anotaremos su nombre completo, correo electrónico o cualquier otra información personal, a menos que usted nos autorice explícitamente. También reservamos el derecho de corregir errores ortográficos, de puntuación, etcétera, en su escrito, y reformatearlo, sin alterar el sentido original. Si no aprueba la publicación de su aportación favor de hacérnoslo saber al enviárnosla.

La paz de Dios guarde su corazón. Su servidor en el Señor, Homero Shappley de Álamo

Cerrar
Cerrar

Suscribirse para recibir artículos

Editorial La Paz

Menú Buscar
Historia gráfica de Roma, Italia y de Constantinopla, la Nueva Roma.

 

APOCALIPSIS

Capítulo Ocho de

 Análisis de las profecías y visiones

 

 “La gran ramera... gran ciudad”

Escandaloso drama convulsionado de una poderosa mujer inmoral,
avara, perseguidora, increíblemente cruel y hasta sangrienta,
la que también pretende gobernar al mundo entero
y ser adorada por todos los seres humanos.
 

 

 Capítulos 17 y 18 de Apocalipsis

 

Acto 1

“La gran ramera” es “la gran ciudad”.

 

Escena 1

Su manifestación como “la gran ciudad”

 

Escenario 1

El “SENTIDO ESPIRITUAL” 
de “la gran ciudad”

 

 Diapositiva en PowerPoint

Para el Escenario 1, de la Escena 1, del Acto 1

 

Esquema de la historia de “la gran ciudad”
Roma-Constantinopla

 

Parte 1

 

 

El Texto de la diapositiva

 

“La gran ramera” es, “en sentido espiritual”“la gran ciudad” de Roma pagana.

Además…

La Roma “cristiana”

La Roma “católica papal”
Y la Roma “ortodoxa”. 

Es decir, ella es la personificación figurada de los poderosos de Roma, durante las distintas etapas religiosas-espirituales de esta ciudad, y en sus dos distintas localidades a saber, Roma, en Italia, y la Nueva Roma, en Bizancio. Figura de “poderosos” gobernantes, intelectuales y líderes religiosos engañados por la abominable falsa religión engañosa, ya sea esta “pagana”, ya “cristiana”

Esquema de la historia de “la gran ciudad” Roma-Constantinopla (Sección 1).

Roma, Italia“la gran ramera” pagana.

Constantino se convierte al “cristianismo”. Roma, Italia, deja de ser la capital del Imperio.

Roma "cristiana".

Rómulus Augustus, último emperador en el oeste. 

Odoacer, alemán, “rey” en el oeste. Él es “cristiano ariano”.

Esta Roma “cristiana” es controlada por el Imperio Romano Oriental.

A veces, por los godos.

La Roma cristiana fue saqueada en 387, 410, 455, 472 y 546.

De un millón, o más, de habitantes en el siglo III, su población mengua hasta veinte mil.

Crece el poder espiritual y secular del Obispo de Roma.

Roma “cristiana” oriental. La “Nueva Roma” -Constantinopla- es la nueva capital del Imperio Romano. Crece rápido. Llamada “la gran ciudad”.

Gráficos: bustos de Tácito, Séneca y Marcus Aurelio. Reconstrucción del centro de Roma -siglo I.

 

Sección 2 del Esquema de la historia de gran ciudad Roma-Constantinopla.

Del año 600 hasta el año 1200.

 

Aplicaciones y observaciones prácticas

 

A.  Muchas profecías sobre "la gran ciudad", que es, "en sentido espiritual""Babilonia la Grande", Sodoma, Egipto y Jerusalénya se cumplieron, efectuándose, efectivamente, una parte de "la sentencia contra la gran ramera", sinónima esta mujer corrupta de aquella ciudad inicua. 

Faltan las acerca de su destrucción definitiva y final.

B. El cumplimiento comprobado de estas profecías evidencia, indisputablemente, la inspiración divina del libro de Apocalipsis.

Cumplidas, pues, estas profecías sobre "la gran ciudad-la gran ramera", ¿con qué justificación dudar del cumplimiento de las demás profecías de este libro, y del resto del Nuevo Testamento?

Recordemos: "el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía" (Apocalipsis 19:10).

No fallando sus profecías, su "testimonio" acerca de su Padre celestial, el designio de este para la humanidad y el universo material, el fin de la creación material, el fin del tiempo mismo, su Segunda Venida en gloria, triunfo y juicio, el destino tanto de los justos como de los malos y desobedientes a su Evangelio, ha de tomarse muy en serio.

¿Lo está tomando muy en serio usted, respetado lector, estimada lectora?

C. "Tomar en serio" el "testimonio de Jesús" significa no solo estudiar "profecías" sino aprender y obedecer al "evangelio de nuestra salvación".

Bondadosa y amorosamente, Dios ofrece salvación a todos, queriendo "que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad" (1 Timoteo 2:3-4).

De hecho, según 1 Pedro 1:22, la purificación del alma se alcanza "por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu...".

Desde luego, lo que infunde a la verdad el poder de librar y salvar es "la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha" (1 Pedro 1:18-20).

Las condiciones para salvación establecidas en esta poderosa "verdad" se destacan en la Gran Comisión emitida por Jesucristo, a saber: "El que creyere y fuera bautizado será salvo..." (Marcos 16:15-16).

De manera que el bautismo (inmersión en agua) Cristo lo declara esencial para salvación.

Y esto lo confirma el Espíritu Santo mismo en el día de Pentecostés, al proclamar, por medio del apóstol Pedro y los demás apóstoles: 

"Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38).

Toda persona que esto lo hace sinceramente es añadido por Cristo mismo a la iglesia que él mismo edificó (Hechos 2:47; Mateo 16:16-18), y no a cualquier iglesia.

Aclarando un poco más, es añadido a la iglesia que se rige por el Nuevo Testamento sellado con la sangre del Cordero mismo (Mateo 16:27-28).

Respetuosamente, le animamos a obedecer, de no haberlo hecho ya, este evangelio puro, perseverando en él hasta el fin de sus días para que se salve eternamente.

Para estudios más completos sobre el Plan divino de salvación y La iglesia edificada por Cristo conforme al modelo de Dios, recomendamos los temas básicos en la Página:

El evangelio de nuestra salvación.

Para conocer a la iglesia de Cristo más cercana a su residencia, consultar al Directorio de congregaciones, o contactarnos.

editoriallapaz2@gmail.com

 


 

Esquema de la historia de "la gran ciudad" Roma-Constantinopla.Parte 2

El TEXTO de: el “SENTIDO ESPIRITUAL” de “la gran ciudad”. Escenario 1.