Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Antony Flew, el ateo más férreo e influyente del mundo, acepta la existencia de Dios.Su cambio de postura fue debido “casi enteramente a las investigaciones sobre el ADN”“Lo que creo que el ADN ha demostrado, debido a la increíble complejidad de los mecanismos que son necesarios para generar vida, es que tiene que haber participado una inteligencia superior en el funcionamiento unitario de elementos extraordinariamente diferentes entre sí, asegura. 

Versión en INGLÉS del siguiente artículo disponible

ENGLISH version available for the following article

 

 

El espectacular ORIGEN de la
VIDA HUMANA

 

Gráfica con título para el tema ¿Tu vida? ¿Tu cuerpo?, sobre el origen de la vida humana, derechos del bebé concebido e impacto del aborto.

 

¿Qué tal? Espero que te encuentres bien.

¿Cómo va tu vida? ¿Cómo te sientes?

Cortésmente te lo pregunto porque valoro cada vida humana, solo deseando el BIEN para todas y cada una. Ojalá no te incomode mi acercamiento.

“¿Mi vida? ¿Mi bienestar corporal?” Gracias por preguntar. Todavía estoy en pie de lucha y agradecido por el privilegio de vivir. “Privilegio” sí, pues antes de ser concebido, ¡yo no existía! Permíteme abundar un poco.

Francamente, ¡yo, personalmente, NADA tuve que ver con el inicio de mi vida en este planeta Tierra! No originé mi propia vida. No la comencé aquí por mi cuenta; por mi propia voluntad. Mi presencia aquí no la visualicé ni la planifiqué, pues, recalco, yo no existía antes de ser concebido. Y tú, ¿existías antes de tu concepción en la matriz de tu madre? Esto tiene importancia para lo que viene más adelante.

¿Planificarían mis padres mi concepción y subsiguiente desarrollo? A la verdad, desconozco. Nunca se lo pregunté. ¿Desear y planificar una concepción humana? Los sondeos al respecto arrojan que más o menos el 50% de las concepciones no son planificadas, y el 18% no deseadas. En mi caso, el simple hecho es que un espermatozoide de mi padre fecundó un óvulo de mi madre, y así ¡fui concebido!

Ahora bien, habiendo estudiado un tanto estos asuntos y reflexionando, comprendo que mis padres no diseñaron ni infundieron de vida aquellas dos células reproductivas complicadísimas. Más bien, las poseían por herencia física. Fusionándose las dos y formándose una sola, ¡el asombroso ADN (ácido desoxirribonucleico) que resultó contenía el código completo para mi cuerpo actual!

El núcleo de la célula contenía 46 cromosomas, o sea, 23 de cada progenitor, 32,185 genes y 3,079,843,747 bases. ¿Puros accidentes evolutivos de la naturaleza material? ¡Vaya! El renombrado ateo Antony Flew llegó a ser creyente en Dios después de estudiarlos. www.editoriallapaz.org/ateismo_Flew_cambia.htm El descubrimiento del elegante doble hélix trenzado fue anunciado en 1953. Mientras el descifrado del código genético fue completado en 2005.

 

  

 

Óvulo fecundado y en el ADN que porta por dentro
¡el código para un ser humano completo y maduro!

 

 

 

¿Tenían VIDA aquellas dos células? De no haberla tenido, no hubieran sido capaces de unirse. La espectacular fusión de las dos se llama “concepción”, creándose una nueva vida, un nuevo ser humano. Potencialmente completo en todo detalle y maduro al efectuarse las funciones programadas en la doble hélice del ADN formado maravillosamente en el óvulo fecundado.

Ya que mis padres terrenales no originaron la vida de aquellas dos células ni la nueva vida humana iniciada en el óvulo fecundado, o sea, “YO MISMO”, razono que no tenían
potestad incondicional
yabsoluta sobre este nuevo Ser Humano, a saber, “YO MISMO”, por derecho de creación. Recalco: no me dieron vida; no me crearon. Solo hicieron posible mi concepción, la cual NO es sinónima de creación. Sin restar importancia a sus roles, pues de no haberlos ejecutado mis muy amados padres terrenales, ¡no existo! Así pues, potestad tenían ellos de transmitir la vida sí; autoridad de eliminarla una vez transmitida, ¡NINGUNA!

Una vez concebido, ¡EXISTO! VIVO el código completo, repito, ¡VIVO!, para el actual cuerpo maduro mío, en el ADN de aquel óvulo fecundado. ¿Quién o qué organización contaba con la autoridad de eliminarme, de matarme, de tronchar mi desarrollo natural, ya en mi estado de cigoto, ya en el de feto, infante, niño, joven o adulto?

¿A cuál ley suprema e incuestionable apelaría el ente o la entidad que reclamara semejante autoridad? ¿A criterios, opiniones o pronunciamientos de origen netamente humano? ¿Rescindirme a mí, o a ti, autocráticamente, el derecho a la formación natural? ¿Progenitores, pediatras, otros doctores, abogados, cortes o jueces? Seres humanos falibles todos ellos tal como yo, como tú.

Rechazo enérgicamente su pretensión de potestad humana sobre mi persona, mi ser, mi propia vida humana en cualquier etapa de su desarrollo natural y sano. ¿Qué dices tú de tu propia vida?

Estas preguntas y afirmaciones puedo formularlas justamente porque no me eliminaron personas sin derecho alguno de interferir con mi desarrollo natural.

Tengo derecho sobre mi propio cuerpo”, apunta la mujer decidida a abortar la criatura en su matriz, es decir, a terminar su vida ya en desarrollo natural. Sin embargo, ella no creó a su propio cuerpo ni al ser que vive en su matriz. Consiguientemente, no es dueña, por derecho de creación, ni del uno ni del otro. Por ende, se arroga una potestad que no es inherentemente suya, ni mucho menos de terceras personas. La autoridad de extinguir a una vida humana ya sea la suya, ya la del pequeño ser humano que vive en su matriz, la de un familiar, la de un vecino o la de cualquier persona, ¡NO LA POSEE! Un entendimiento tenido como por instinto e intuición natural a través de las culturas de todo el mundo.

“Cuál de las dos vidas es más importante? ¿La de la madre ya físicamente madura, o la del bebé vivo en su matriz?” A lo cual respondo: tratándose de solo lo físico, la madre que desea eliminar la nueva vida humana en su matriz no fue abortada por su propia madre, más, sin embargo, egoístamente, no quiere conceder al ser humano que ha concebido el mismo derecho y privilegio. ¡Salvadas y salvados del aborto los que practican sin misericordia el aborto! ¡Qué injusticia! ¡Mal mayúsculo!

En términos de calidad y logros positivos durante los años productivos de la vida normal, ¡aún no se sabe cuál de las dos vidas sea la más importante, la de más valor! Ni se sabrá nunca si manos crueles extinguen, en cualquier momento, la nueva vida en pleno desarrollo desde la concepción hasta la madurez. 

 


 

A las cuatro semanas el bebé está desarrollando las estructuras que formarán, eventualmente, su cara y cuello. El corazón y los vasos sanguíneos siguen desarrollándose. Los pulmones, estómago e hígado empiezan a desarrollar.

 

 

 

Anualmente, se calculan en unos 40,000,000 los abortos a través del mundo, o sea, aproximadamente 120,000 a diario. www.wikipedia.org/wiki/Abortion  www.worldometers.into/abortions/

Bien que haya, entre 40,000,000 de personas maduras, muchísimas vidas faltas de calidad y logros positivos, no es menos cierto que habría gran número de seres humanos destacados por sus hazañas de distintas categorías loables (desde agricultores y artesanos competentes y honestos hasta empresarios, educadores, escritores, médicos y gobernadores proficientes y rectos). Mucha gente buena, sana, compasiva y dadivosa. Pero, ¡nunca los habrá en esa población de 40,000,000 abortados! ¡Igual cantidad año tras año! ¡MUERTOS! Porque los vivos responsables por ellos fríamente determinaron ELIMINARLOS. ¿No te parece esto del todoinjusto, inhumano, falto de toda sensibilidad, un atropello bárbaro a la norma de “igual oportunidad para toda vida humana concebida”?

Irónicamente, debido al control de natalidad y tasas altas de aborto, las poblaciones de ciertas naciones han declinado tanto que han optado por aceptar a gran cantidad de personas de culturas diferentes a la suya, lo cual ha dado lugar a intentos de manipular, aun forzar, la integración, todo con éxito muy limitado y no pocos conflictos sociales-económicos-religiosos-políticos, aun terrorismo. Mientras tanto, las multitudes de abortados pudieran haber llenado, natural y suavemente, aquel vacío.

Desde luego, esto de “igual oportunidad para toda vida humana concebida” no hace mella en mentes y corazones de jóvenes y adultos humanos entregados enteramente a saciar su fuertísima adicción a todo tipo de placer físico, pasión sensual y lo enteramente material. Tampoco en maleantes y criminales de toda calaña. Tampoco en evolucionistas darwinianos, ya que estos valúan la vida humana solo en el contexto de la sobrevivencia de los más fuertes. Su tesis abre paso a la eliminación de los menos fuertes. Al aborto, la infanticida y la eutanasia; a denegar auxilio médico a incapacitados, no importando su edad. Para los tales, la vida humana es tan solo producto de infinitas casualidades de la naturaleza puramente material.

A resumida cuenta, las grandes masas de personas profundamente secularizadas o ateas por convicción, que tratan la vida y los cuerpos de los demás humanos como si los hubieran creado ellos mismos, son, naturalmente, los más a aprobar y practicar el aborto, y esto aun hasta en la hora mismita del alumbramiento.

Tanto jovencitas como mujeres adultas identificadas con tales gentes no titubean en procurar acabar con la vida de los bebés que conciben. Ni falta personal médico de la misma mentalidad secular-sensual-atea-materialista dispuesto a complacerlas. Recompensa tendrán.

 

 


El SEGUNDO MES del embarazo es muy crítico para el desarrollo del bebé, y cualquier perturbación causada por virus, drogas o factores ambientales puede resultar en defectos congénitos. Se desarrollan sustancialmente el páncreas, estómago, hígado, los pulmones y el sistema nervioso del bebé. Los órganos sensoriales tales como los oídos, el nervio óptico, la lengua y la terminación de la nariz siguen desarrollándose, viéndose solo mediante el escaneo ultrasonido. Los primeros músculos hacen posible que el bebé se mueva.  Comienzan a tomar forma los riñones y la espina dorsal.

 

Yo no me identifico con tales gentes. ¿Y tú? Las masas sumidas en su yoísmo, su individualismo radical, su humanismo, su fe en la no existencia de ser alguno superior al ser humano. Muchísimo más lógico me parece creer que la estupenda vida humana -corporal, intelectual, emotiva, social, moral y espiritual- la haya originado un Diseñador Inteligentísimo, un Creador Poderosísimo, fijándole propósitos prácticos y nobles.

Por cierto, tal Ser ha dado abrumadoras evidencias de su existencia no solo mediante nosotros, su máxima creación, sino por todo lo visible tanto vivo como inerte. Se da a conocer como el AUTOR de la VIDA en todas sus tremendísimas manifestaciones, asegurando que tanto el cuerpo humano como el alma-espíritu que mora en él le pertenecen por derecho de Creador, incluso toda criatura humana concebida, todo niño y todo adulto.

Acepto como totalmente racional su declaración , pues no creé ni mi cuerpo físico mortal ni a mi espíritu que mora en él. La vida de ambos proviene del Autor de toda Vida. Digo “mi vida, mi cuerpo, mi alma, mi espíritu”, refiriéndome a los distintos componentes de mi ser complejo, pero no en el sentido de haberlos originado yo mismo sino en el de haberlos recibido de su Creador. Y no incondicionalmente sino para desenvolverme aquí conforme a los designios explícitos del Creador. Se me concede el derecho de rechazar sus designios a riesgo de severas penalidades o implementarlos con recompensas inmensas y eternas.

Todo esto me parece justo y lógico ya que no soy dueño absoluto e incondicional de mi ser por derecho de creación propia.

Dando fe de mi entendimiento y convicción, me identifico con el Creador y su Hijo Jesucristo, profesando fe en ellos y bautizándome en su nombre como prueba de mi convicción. ¿Y tú?

Atenta y respetuosamente, tu compañero de la raza humana,

Homero Shappley de Álamo

 

Textos relevantes. Génesis 1 y 2; Colosenses 1:15-17; 1 Tesalonicenses 5:23; Hebreos 12:9; 1 Corintios 2:11-14; 6:20; Romanos 1:18-25; 6:3-7; 10:17; Hechos 2:37-47; 17:16-34.

 

Para centenares de temas relacionados www.editoriallapaz.org

 

 

Versión en INGLÉS disponible

ENGLISH version available

 

 


 

Antony Flew, el ateo más férreo e influyente del mundo, acepta la existencia de Dios.Su cambio de postura fue debido “casi enteramente a las investigaciones sobre el ADN”“Lo que creo que el ADN ha demostrado, debido a la increíble complejidad de los mecanismos que son necesarios para generar vida, es que tiene que haber participado una inteligencia superior en el funcionamiento unitario de elementos extraordinariamente diferentes entre sí, asegura. 

Mi cuerpo; mi vida. Sermón con algunos enfoques y aplicaciones distintos a los de esta Página.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.