Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Lista de estudios sobre Romanos disponibles en esta Web

 

Esta Biblia abierta iluminada por rayos de luz identifica el Análisis de Romanos 11, Lección 1, estudio disponible en editoriallapaz.org.

Análisis de Romanos 11

Salvo un "remanente" de Israel

"Su plena restauración"

"Todo Israel será salvo"


"Pregunte al rabí"  www.be-true.org

Pero, ¿sabría el rabí explicar Romanos 11:1-10?

Lección 1

Romanos 11:1-10

Texto del análisis, útil también como Guía para el maestro de estos temas.

 

-Romanos 11:1 . “Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín.”

A.  En la pregunta “¿Ha desechado Dios a su pueblo?”, ¿a cuál “pueblo” se alude?

-Al pueblo terrenal de Israel. “Yo soy israelita, escribe el apóstol Pablo, efectivamente identificando el “pueblo” en cuestión. Desde Romanos 2:9 en adelante, él aborda, una y otra vez, el papel de Israel en el plan maestro de Dios para redimir a la humanidad, examinando además el estado espiritual de los judíos en aquel tiempo (año 57 d. C., fecha para la carta a los romanos). La sección de la epístola romana a la que pertenece el Capítulo 11, comienza en el Capítulo 9:1. “Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; que son israelitas …” (Romanos 9:3-4).

B.  ¿Qué responde Pablo a su propia pregunta?

-“En ninguna manera.” En el siguiente Versículo 2, el apóstol declara con llaneza: “No ha desechado Dios a su pueblo”.

C.  ¿Qué es la primera evidencia presentada para sostener la respuesta: “en ninguna manera” ha desechado Dios al pueblo de Israel, es decir, a los judíos?

-Pablo presenta a sí mismo como primera evidencia. “Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín.” Lógicamente, se intuye la parte vital de su evidencia, a saber: “Y yo soy salvo”. El argumento de Pablo se resume como sigue:

-Dios “no ha desechado… a su pueblo”.

-Mi propio caso constituye una prueba incuestionable.

-Yo soy israelita (judío), y yo soy salvo. “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna” (1 Timoteo 1:15-16).

-Romanos 11:2-6. “No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: (3) Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? (4) Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. (5) Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. (6) Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.”

A.  La segunda evidencia que presenta Pablo para respaldar su respuesta que “no ha desechado Dios a su pueblo”, “en ninguna manera”, se encuentra en estos versículos del 2 al 4. Anotarla concisamente.

-Respuesta: se trata del caso del profeta Elias, y del remanente de “siete mil hombres” leales a Dios en aquel tiempo.

B.  ¿En qué tiempo vivió el profeta Elías?

-El profeta Elías vivió durante el Siglo IX antes de Cristo.

C.  Trasfondo: lo que hizo y habló el profeta Elías. Huyendo de la reina Jezabel, pues esta le amenazaba de muerte, Elías llega a “Horeb, el monte de Dios. Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elias? El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto… y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado…” (1 Reyes 19:1-18).

1.  ¿Pensaba Elías que todos los israelitas repudiaran a Dios? Sí, todos menos él.

2.  ¿Tenía razón? Negativo.

3.  ¿Qué fue “la divina respuesta” a su pesimismo exagerado? “Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal.”

B.  ¿Qué relevancia establece Pablo entre la condición espiritual del pueblo de Israel en aquel tiempo del profeta Elias y la que el pueblo vivía a mediados del Siglo I de la Era Cristiana, cuando fue escrita la epístola a los romanos?

-Que existía un paralelismo evidente. Es decir, que de la manera que Dios no había desechado a todo el pueblo durante los días de Elias, tampoco desechaba a todo el pueblo después de la crucifixión de Cristo. Dicho de otra forma, como hubo un remanente fiel en el tiempo de Elías, “Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido…”. “Este tiempo” es el Siglo I de la Era Cristiana.

C.  ¿ Cuán grande era el “remanente escogido” de judíos (israelitas) salvos en el tiempo del apóstol Pablo?

-Superando por mucho los “siete mil hombres” leales a Dios en el tiempo de Elías, el “remanente escogido” de judíos convertidos durante el Siglo I de la Era Cristiana lo componían veintenas de miles. Las evidencias para sostener esta conclusión se encuentran en Hechos 2:41; 2:47; 4:4; 5:14; 6:1, 7 y los pasajes que relatan la conversión de muchos judíos en los lugares evangelizados por el apóstol Pablo y sus compañeros en sus viajes misioneros. Todos los convertidos durante los primeros seis o siete años de la iglesia eran judíos o prosélitos, siendo Cornelio y los suyos los primeros gentiles bautizados (Hechos 10).

Numero de judíos convertidos en Jerusalén durante los primeros tres años de su historia Documento histórico detallado en esta Web.

D.  ¿Qué es el significado de “remanente”?

-“Remanente” no es el todo de algo sino lo que queda. No es el grueso de algo sino la parte más pequeña de un todo. Aplicado al pueblo de Israel, se quiere decir que el grueso del pueblo no es “escogido”, o sea, “salvo”, sino solo un número reducido. Se calcula en unos siete millones el número de judíos en el Imperio Romano antes de la Guerra Judío-Romana librada desde el año 67 hasta el 70 del Siglo I. Suponiendo cien mil judíos convertidos a Cristo, o doscientos mil, o aun medio millón, cualquier de estas cifras hubiese sido mero “remanente” del pueblo entero.

E.  ¿Cómo es “escogido” el remanente del pueblo de Israel que se salva en Cristo?

-“Por gracia”, y no por obras.

1.  Definir “gracia”.

-Este vocablo significa “favor inmerecido”.

2.  En la oración “Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia”, ¿a qué tipo de “obra” se alude?

-A “las obras de la ley” mosaica, identificadas en textos tales como Gálatas 3:5 y 10. Entre aquellas “obras de la ley” mosaica figuraban: guardar “los días, los meses, los tiempos y los años” (Gálatas 4:10), la circuncisión (Gálatas 5:2-6) y no comer alimentos clasificados como “inmundos” (Marcos 7:19; Hechos 10:9-16). Crucificado y resucitado el Señor, Dios cambió el sacerdocio, efectuando también “cambio de ley” (Hebreos 7:12), acción que rindió inválidas para salvación aquellas “obras de la ley”. Así pues, por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él…” (Romanos 3:20). “Ningún ser humano” incluye a los judíos escogidos por gracia. Estos se salvan obedeciendo los “mandamientos” de Cristo (Juan 14:15, 21-24), o sea, la “doctrina de Cristo” (2 Juan 9-11) hallada en el Nuevo Testamento, y no por medio de seguir sometiéndose al Viejo Pacto (2 Corintios 3:6-17).

3.  ¿Qué son los medios utilizados por Dios para hacer efectiva su “gracia” tanto en judíos como en gentiles?

-La sangre expiatoria de Cristo, y el evangelio, siendo este evangelio el “poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego” (Romanos 1:16).

4.  Los judíos que viven durante la Era Cristiana, ¿pueden ser salvos sin obedecer el evangelio de Cristo? ¿Sin creer en Cristo, confesar su nombre, arrepentirse y bautizarse “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38)?

-Negativo, ¡en absoluto! Recalcamos: el evangelio es “poder de Dios para salvación… al judío primeramente…” (Romanos 1:16).

5.  ¿Escoge Dios al azar a los judíos que integren el “remanente” de salvos en el Señor?

-De modo alguno. Dios no hace acepción de personas; no procede arbitrariamente. El proceso de “escoger” es llevado a cabo por medio de la predicación del evangelio. Quien lo obedece voluntaria y sinceramente entra al grupo de “escogidos”. Esto es así tanto para judíos como para gentiles.

-Romanos 11:7-10. “¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; (8) como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy. (9) Y David dice: Sea vuelto su convite en trampa y en red, en tropezadero y en retribución; (10) Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y agóbiales la espalda para siempre.”

A.  ¿Qué cosa es “lo que buscaba Israel”?

1.  Lo que sea, es lo que “los escogidos sí… han alcanzado” .

2.  ¿Qué cosa alcanzan “los escogidos”?

-Libertad en Dios (Gálatas 4:21-31; 5:1-13). Perdón y salvación. Restauración a la gracia de Dios. Ciudadanía en el reino eterno de Dios (Filipenses 3:20-21; Colosenses 1:13).

B.  Si “los escogidos” alcanzaron todo esto al obedecer el evangelio, ¿por qué afirma Pablo: “Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado?

-Porque el pueblo de Israel como tal, es decir, como un todo, como pueblo entero, como entidad completa, no lo alcanza, sino que lo alcanza solo un “remanente” .

-El “Israel” de aquel tiempo apostólico lo componían dos grupos distintos, a saber, por una parte, “los escogidos”, y por otra, los descreídos. Esta condición existe hasta el día de hoy, y existirá hasta el Fin del Mundo. En sentido global, no todo Israel es desechado. Ni tampoco es “salvo” todo Israel, o será “salvo” todo Israel, en sentido global. Estos hechos son claves para la interpretación acertada de expresiones tales como “plena restauración”, “admisión” y “todo Israel será salvo” encontradas más adelante en Romanos 11.

C.  Los israelitas escogidos “por gracia” alcanzan las mismas bendiciones disponibles para todo cristiano. Pero, “los demás fueron endurecidos”. Es decir, los judíos desobedientes e impenitentes “fueron endurecidos”.

1.  ¿Por qué “fueron endurecidos”?

a)  “Por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos (2 Tesalonicenses 2:10. Todos aquellos que no aman la verdad sino que se complacen “en la injusticia” (2 Tesalonicenses 2:12) arriesgan que Dios les envíe “un poder engañoso, para que crean la mentira” (2 Tesalonicenses 2:11).

b)  Este mismo procedimiento de Dios contra los que no aman la verdad se resalta en Romanos 1:21-32. Él “entregó a pasiones vergonzosas”, él “entregó a una mente reprobada”, a los “que cambiaron la verdad de Dios por la mentira(Versículos 26, 28 y 25).

2.  “Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy” (Romanos 11:8).

a)  ¿A quiénes dio Dios un “espíritu de estupor”?

-A los israelitas que no amaban la verdad. A los que “amaron más las tinieblas que la luz” (Juan 3:19). No, de cierto, a los simples y sencillos de corazón, sino a los soberbios doctores de la ley mosaica, a los “escribas, fariseos, hipócritas” que se gloriaban en las apariencias y en su propia alegada santidad (Mateo 23:1-36).

b)  ¿Amaba todo el pueblo de Israel las tinieblas más que la luz, la mentira más que la verdad?

-De modo alguno. Cristo “a lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:11-12). Juan dice que “los suyos no le recibieron”, expresión equivalente a “los israelitas no recibieron a Cristo”, tratándose del pueblo judío como un todo, como una entidad global. Mas sin embargo, no todo el pueblo rechazó a Cristo, pues Juan mismo observa que “a todos los que le recibieron… les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Esta misma manera de explicar la condición espiritual del pueblo judío es la que el apóstol Pablo emplea en Romanos 11.

c)  ¿Qué es un “espíritu de estupor”?

-“Estupor. (Del lat. stupor, -ōris). m. Asombro, pasmo. 2. Med. Disminución de la actividad de las funciones intelectuales, acompañada de cierto aire o aspecto de asombro o de indiferencia.” Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

-Tener un “espíritu de estupor” es padecer de una mente incapaz de entender, evaluar o razonar correctamente. Precisamente, esta es la condición de quien ama la mentira más que la verdad, las tinieblas más que la luz, complaciéndose en la injusticia y practicando vicios abominables, pese al haber “entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte” (Romanos 1:28-32).

d)  “Ojos con que no vean y oídos con que no oigan.”

(1)  ¿Acaso utilizara Cristo alguna expresión parecida?

-Sí, en Mateo 13:13. “Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.”

(2)  Pero, ¿por qué privar Cristo a muchos de sus oyentes el entendimiento de verdades importantes para su salvación?

-Él mismo da la explicación, citando al profeta Isaías. “Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y yo los sane” (Mateo 13:14-15). Esto es, no amaban la verdad. No querían entenderla. A consecuencia de esta mentalidad malísima de rebeldía contra la Deidad reciben un “espíritu de estupor”, sinónimo de “un poder engañoso”.

-“El corazón de este pueblo se ha engrosado.” ¿De todo el “pueblo” de Israel? ¡Claro que no! En Mateo 13:16, el mismo Señor añade, dirigiéndose a sus discípulos: “Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen”.

e)  ¿Qué es el significado de la expresión “hasta el día de hoy” en la oración: “Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy”?

-Que hasta el día cuando Pablo escribió la epístola a los romanos, a saber, el año 57 d. C., veinticuatro años después de la muerte, resurrección y ascensión del Mesías, esta condición de “estupor” espiritual seguía siendo la de la porción del pueblo de Israel que no amaba la verdad.

-Podemos añadir que, sin duda, hasta el día presente, hasta la segunda década del Siglo XXI, Dios sigue tratando de la misma manera a los que no aman la verdad, no solo a los judíos sino también igualmente a gentiles, haciendo venir sobre ellos un espíritu de ceguera espiritual, de sordera espiritual, un “poder engañoso” . ¿Qué opina usted?

f)  ¿Qué otros castigos reciben los que son “endurecidos” ? Dos más se apuntan en Romanos 11:9-10.

(1)  “Sea vuelto su convite en trampa y en red, en tropezadero y en retribución.”

(2)  “Y agóbiales la espalda para siempre.”  

 

-Lección 1. Guía para el desarrollo de clases.

-Lección 2. Guía para el maestro.

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.