Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

¿Aprueba Dios que las mujeres prediquen
en las congregaciones de los santos?

José Andrés presenta argumentos sobre 1 Timoteo 2:12

Intercalamos comentarios en su carta.  

“Hace un tiempo que estoy visitando sus páginas, así que comprenderán que tengo algunas dudas.

"No permito que ninguna mujer enseñe ni que tenga autoridad sobre los hombres. Ella debe permanecer en silencio.”

    No hay duda acerca del hecho que el autor de 1 Timoteo ha impuesto una prohibición a las mujeres que les impide enseñar o tener autoridad en su asamblea Cristiana. Sin embargo, el aspecto principal es: ¿era esta únicamente una prohibición local y temporal o una norma universal impuesta bajo inspiración para los tiempos venideros? Podemos deducir que era solo una prohibición temporal y local en base a las siguientes consideraciones:

   1. Cuando se usa el verbo ‘permitir’ (epitrepsein) en el Nuevo Testamento se refiere a un permiso específico en un contexto específico (Mateo 8,21; Marcos 5,13; Juan 19,38; Actos 21,39-40; 26,1; 27,3; 28,16; 1 Corintios 16,7; etc.). Además el uso del tiempo indicativo indica un contexto inmediato. La traducción correcta por lo tanto, es: “Al momento no permito“ (Spencer; Hugenberger); “he decidido que por el momento las mujeres no deben enseñar o tener autoridad sobre los hombres” (Redekop; véase también Payne).”
 

-Comentarios y contra argumentos nuestros.

A.  Lo que se dice de “permitir” , que “en el Nuevo Testamento se refiere a un permiso específico en un contexto específico”, puede afirmarse, sin duda, acerca de cualquier verbo o nombre en el Nuevo Testamento. Toda expresión, o vocablo, tiene “contexto específico”, como también su significado “específico”. Así pues, encuentro que la primera oración del argumento Número 1 no apoya necesariamente la conclusión según la que la prohibición de Pablo en 1 Timoteo 2:12 fuese “temporal y local”.

B.  Lo mismo es aplicable a la segunda oración: “Además el uso del tiempo indicativo indica un contexto inmediato”. Respondemos: El estilo narrativo de gran parte del Nuevo Testamento hace que casi todo lo revelado sea de “contexto inmediato”. Según Hechos 14:23, Pablo y Bernabé “constituyeron ancianos en cada iglesia”. Ya que se trata de lo que hicieron, tiempo pasado, en el “contexto inmediato” de aquel tiempo del Siglo I, ¿deberíamos deducir que no sea preciso seguir su ejemplo? Porque, según plantean algunos maestros, Pablo y Bernabé  se valieron de métodos evangelísticos y patrones de organizar a nuevos creyentes derivados del judaísmo o influenciados por culturas romanas y griegas de aquel tiempo. Esta misma conclusión es la que hace la inmensa mayoría de los evangelistas y predicadores actuales, pues, de cierto, no constituyen “ancianos”, plural, “en cada iglesia”, sino un solo pastor o pastora sobre cada iglesia.

-Siguiendo la línea de argumentación de las primeras dos oraciones del Número 1, ¡quedaría eliminado virtualmente todo el Nuevo Testamento como guía para los cristianos del presente! Esto mismo es lo que ha hecho la abrumadora mayoría de líderes e iglesias del “cristianismo” de actualidad: ¡eliminar el Nuevo Testamento como guía! Lo menos que siguen en su organización y adoración es el Nuevo Testamento sellado con la sangre del Señor (Mateo 26:28), y ratificado de una vez para siempre (Gálatas 3:15).

C.  “La traducción correcta por lo tanto, es ‘Al momento no permito…’ .” Nuestro comentario al respecto. La expresión “Al momento” no aparece, en definitiva, en el texto original. Más bien, la misma es introducida por los escritores citados en conformidad a normas de interpretación carentes de fundamento o lógica sana. Además, las dos razones dadas por Pablo para sostener las prohibiciones a la mujer rinden absurda la inserción de la frase “Al momento no permito…” en el texto bíblico, ya que ni la primera ni la segunda tiene que ver con el “momento”, o tiempo, de emitir el Espíritu Santo las directrices sino que datan desde el huerto de Edén. La primera razón lee: “Porque Adán fue formado primero, después Eva” (1 Timoteo 2:13). Y la segunda razón dice: “Y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión” (1 Timoteo 2:14).


   “2. Sabemos de hecho que Pablo permitió a las mujeres hablar proféticamente en la Asamblea (1 Corintios 11,5). Las mujeres actuaban en la Iglesia como Diaconisas. Sabemos por lo tanto, que las mujeres hablaban en las Asambleas. 1 Timoteo 2,12 es una excepción, una disposición posterior para contrarrestar una amenaza específica.”

-Comentarios y contra argumentos nuestros.

A.  La 1 Corintios 11:5 no dice que las mujeres profetizaran “en la Asamblea”. Afirmar que lo hicieran, apoyándose en este pasaje, es insertar en el texto un asunto no verificable. Cualquier estudioso de las Escrituras sabe que había mujeres profetisas en la iglesia del Siglo I, pero el que domina estos temas también sabe que no existe evidencia alguna de que profetizaran frente a las congregaciones, contando con la autorización de Dios para ello. Campo amplio tenían las profetisas donde ministrar su don, sin tomar el dominio en una congregación, ejerciendo autoridad sobre todos los presentes. Su “campo” lo componían todas las mujeres de aquellos lugares y tiempos.

B.  “Diaconisa” significa “servidora”. “Servidora” de la iglesia, sin implicación alguna de "servir" la diaconisa como “pastora”, “evangelista”, “predicadora”, “profetisa” o “apóstol” de una congregación. De la manera que un “diácono” puede servir a la congregación sin predicar o enseñar, asimismo una “diaconisa” puede cumplir su ministerio fundamental de "servir", sin subir al púlpito de la iglesia o tomar dominio sobre los hombres.

   “3. El contexto inmediato de la prohibición fue el peligro de las enseñanzas Gnósticas que en ese tiempo afectaban principalmente a las mujeres. Aumentar el propósito para incluir una norma permanente para todo el tiempo va más allá del texto y el “sentido literal” y el ámbito al que se pretendía llegar por parte del autor bíblico.”

-Comentarios y contra argumentos nuestros.

A.  Personalmente, no veo en el “contexto inmediato” ninguna intimación de alguna referencia a “enseñanzas gnósticas”. Que aquellas “enseñanzas gnósticas” afectaran “principalmente a las mujeres” es una aseveración que requiere evidencias corroborantes. De todos modos, el argumento realmente no viene al caso por la razón de que el mismo apóstol Pablo, por el Espíritu, fija dos razones como base para la prohibición, no teniendo que ver ni la primera ni la segunda con “gnósticos”. Las dos razones establecen el “contexto” exacto para el entendimiento correcto de la prohibición. Repetimos las dos:

1.  “Porque Adán fue formado primero, después Eva” (1 Timoteo 2:13).

2.  “Y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión” (1 Timoteo 2:14).

-Estas dos razones rinden total e inequívocamente nula la segunda oración del Número 3, particularmente la expresión: “…va más allá del texto y el ‘sentido literal’ y el ámbito al que se pretendía llegar por parte del autor bíblico”. El “autor bíblico” no apela a “ámbito” alguno del Siglo I de la Era Cristiana, más bien fundamentando su prohibición en un hecho efectuado al principio de la creación y en otro acaecido poco después, cuando la primera pareja aún ocupaba el Edén.

B.  Apoyan nuestros “comentarios y contra argumentos” las ordenanzas del Espíritu Santo para la iglesia en Corinto.

-“Como en TODAS las IGLESIAS DE LOS SANTOS, vuestras mujeres CALLEN en LAS CONGREGACIONES; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas… es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1 Corintios 14:33-35).

-Qué conste: “en todas las iglesias de los santos… en las congregaciones”, y no solo en la de Corinto. El contexto es el de un mandamiento universalmente aplicable, contrario a las porfías de los pastores y las pastoras pentecostales, quienes suelen argumentar que el mandamiento era para la iglesia en Corinto porque, dicen ellos, algunas mujeres de la iglesia en Corinto estaban alborotando las reuniones, o algo parecido.

-Fortaleciendo sus órdenes, el apóstol Pablo apunta: “Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor. Mas el que ignora, ignore(1 Corintio 14:37-38). “Ignorar”, claro, sufriendo las consecuencias de desobedecer los “mandamientos del Señor”.


    “El sentido general de este verso, es por lo tanto: “Hasta que las mujeres hayan aprendido lo que necesitan saber a fin de tener una comprensión total de la verdadera enseñanza, ellas no pueden enseñar ni tener autoridad sobre los hombres.” Redekop 

¿Qué opinan ustedes?
Cordiales saludos les envío. 

-Conclusión nuestra. A la luz de nuestros “comentarios y contra argumentos”, el “sentido general de este verso” (de 1 Timoteo 2:12), definitiva y absolutamente no es el que el escritor Redekop formula.

-En realidad, las tareas asignadas a las damas cristianas fieles son más que suficientes para ocupar todo su tiempo y todos sus talentos. ¿Por qué habrían de adueñarse también de las que Dios ha asignado a los varones? Pero, vivimos la época de la liberación femenina, cuando está de moda arrogarse la mujer todo papel asignado por Dios al varón, incluso mandar en el hogar y ejercer dominio en las iglesias. El grueso de las mujeres no se “sujetan” a nadie, ¡ni a Dios mismo!, como tampoco lo hacen los varones. La mayoría de estos se confabulan con las mujeres en su sublevación contra el Espíritu Santo, y no pocos van todavía más lejos, sujetándose y callándose ante las damas dominantes.

-Qué ninguno interprete nuestras observaciones como “discriminatorias”, pues no se trata de la “superioridad” de nadie sobre nadie sino de roles establecidos por el Creador desde el principio. Entiendo que él no los ha invertido, como tampoco los ha pronunciado “nulos”, y mi convicción es que tanto damas como varones deberíamos todos respetarlos, cumpliendo cada sexo sabiamente con sus distintos papeles en la creación, tanto en la material como en la “nueva creación” espiritual.

Homero Shappley de Álamo  

José Andrés Bilczuk
jabilczuk@gmail.com
http://www.womenpriests.org/sp/scriptur/timothy.asp

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.