Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

El tabernáculo-templo de Israel es "símbolo para el tiempo presente". Tema mediante once imágenes (diapositivas-slides) para la proyección digital o el estudio personal.

Israel librado de esclavitud en Egipto. Nueve imágenes de alta resolución en PDF, disponibles mediante un carrusel de las mismas.

Cursos de capacitación ministerial disponibles en esta Web

 

Moisés, “muy manso, más que todos los hombres”, pero sus frustraciones, indignación, iras y reacciones precipitadas, aun violentas, le costaron muy caro.

En esta pintura, Moisés golpea la peña dos veces en lugar de hablarle, desobedeciendo a Dios, y fue castigado por su incredulidad.

Tres imágenes (diapositivas-slides), con gráficas y textos, recogen momentos de crisis en el liderazgo de Moisés.

Se prestan para clases de capacitación ministerial

Una pintura de Moisés parado sobre el monte de Sinaí, con las dos tablas de la ley

-Moisés, “muy manso, más que todos los hombres”, pero sus frustraciones, indignación, iras y reacciones precipitadas, aun violentas, le costaron muy caroParte A. Lecciones para líderes de hoy. 1. Moisés no quiso liderar a Israel, citando varias "razones", pero al ceder, fue "fiel en toda la casa de Dios". A menudo, resulta ser más eficaz el que rehúye liderato que el que lo busca afanosamente. Rechazar al llamamiento divino puede ser fatal para el alma. Dios alaba al obrero "fiel" en su iglesia. 2. Moisés tenía ochenta años de edad al presentarse ante el Faraón. Quizás su edad tuviera que ver con el intento que hizo de evadir la responsabilidad que Jehová deseaba imponerle. Dios no llama a "neófitos" a guiar a su pueblo sino a "ancianos", esperando que los capacitados acepten el reto. Esto es precisamente así en la iglesia del Señor, según Hechos 14:23; 1 Timoteo 3:1-8 y textos parecidos. 3. Moisés llegó a lamentar amargamente su rol en Israel. El "mal" que Jehová le hubiese hecho al ponerlo en el liderato; "la carga" de todo aquel pueblo rebelde. "¿Concebí yo a todo este pueblo? ¿Lo engendré yo, para que me digas: Llévalo en tu seno, como lleva la que cría al que mama...? No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado, en demasía. Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte..." (Números 11:11-15). Hoy, no pocos siervos lamentan su rol en la iglesia. El "mal" y la carga pesada que ella representa para ellos. Se molestan. Dimiten. Algunos hasta mueren espiritualmente.

 

En esta pintura, Moisés, muy enojado a causa de la idolatría del pueblo de Israel, está al punto de arrojar las dos tablas de la ley, acción que efectuó, quebrantándolas.

-Moisés, “muy manso, más que todos los hombres”, pero sus frustraciones, indignación, iras y reacciones, precipitadas algunas, otras aun violentas, le costaron muy caroParte B. Lecciones para líderes de hoy. 4. Moisés soporta las primeras dudas y quejas de Israel: frente al Mar Rojo, en Mara y en el desierto de Sin. El primer asomo de frustración se registra en RefidimSu indignación e ira explotan en Sinaí, cuando, bajando del monte con las dos tablas de la ley, encuentra al pueblo entregado a la idolatría y gozándose de una gran fiesta carnal. Ardió su ira y arroja las tablas de sus manos, quebrándolas. ¿Justificada su “IRA”? Sin duda. ¿Sus acciones? Quizá. Pero, tal vez más sabio controlar el siervo de Dios sus emociones, dejando “lugar a la ira de Dios” (Romanos 12:19). Refrenar impulsos iniciales. No quebrar obras sagradas. Dejar castigos a Dios. Pero, hablar y actuar sí con vigor, firmeza y autoridad. 5. Hostigado por las continuas quejas y acusaciones de los israelitas, Moisés se torna negativo hacia el propio Dios“Seiscientos mil es el pueblo; ¡y tú dices: Les daré carne, y comerán un mes entero! Jehová respondió: ¿Acaso se ha cortado la mano de Jehová? Ahora verás si se cumple mi palabra, o no.” (Números 11:18-23, 31-35). Aplicación: ¡Cuidado, siervo de Cristo! A no suceder que las muchas quejas de todo tipo del actual pueblo de Dios le cansen, irriten, fustiguen y desorienten, provocándole a poner en tela de juicio el poder de Dios y el valor de su obra. Las acusaciones contra Moisés no eran justas. Aplicación: Siervo del Señor, cuidar su conducta y doctrina de tal manera que toda acusación quede sin lugar es el deber de todo cristiano (1 Timoteo 3:16).

 

En esta pintura, Moisés sostiene en sus manos la vara con la que había golpeado la peña, en vez de hablarle conforme a las instrucciones específicas de Dios.

-Moisés, “muy manso, más que todos los hombres”, pero sus frustraciones, indignación, iras y reacciones suyas, precipitadas, aun violentas, le costaron muy caroParte C. Todo el texto siguiente está incluido en la imagen. 6. Moisés se enoja “en gran manera” contra Coré y su séquito (Números 16). /// Coré, Datán, Abiram y On, “con doscientos cincuenta varones... príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre... se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos” (Vs. 1-3). Hoy, no faltan líderes de congregaciones, entre ellos, varones destacados, de confianza (“del consejo”y poder, que repudien a otros siervos, incluso a obispos (ancianos) y evangelistas, sublevándose, disimulando y causando divisiones (Hechos 20:28-32). Tal cual Coré, llaman “santos” a los que no lo son. /// Datán y Abiram niegan reunirse con Moisés, culpándole de forzarlos a salir de Egipto, “tierra que fluye leche y miel”, y de enseñorearse “imperiosamente” de Israel (Vs. 12-15). Hoy, algunos en la iglesia tuercen hechos, culpan injustamente, difaman y rechazan el diálogo, pereciendo “en la contradicción de Coré” (Judas 11). Esto causa dolor, aflicción y aun ira, pero el siervo de Dios no debería perder los estribos. 7. Moisés golpea la peña dos veces en vez de hablarla. Números 20:1-13. De nuevo, los israelitas hablan contra Moisés porque no había agua, lamentando su salida de Egipto. Dios dice a Moisés: “Toma la vara... y hablad a la peña a vista de ellos”. Moisés, molesto y enojado, dice al pueblo: “¡Oíd ahora, rebeldes!” Alza su mano y golpea dos veces la peña. No habló a la peña sino que la golpeó. Dios le dice: “No creísteis en mí... por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado”. Así, los arranques y la desobediencia de Moisés le costaron muy caro. ¡Cuidado, siervo, de perder el control y desobedecer aun en lo pequeño! Le puede costar grandes pérdidas ante Dios y el pueblo.

 

Cursos de capacitación ministerial disponibles en esta Web

Imágenes para la serie "Ejemplos para nosotros". Lista y secuencia de diecinueve imágenes individuales.

El tabernáculo-templo de Israel es "símbolo para el tiempo presente". Tema mediante once imágenes (diapositivas-slides) para la proyección digital o el estudio personal.

Israel librado de esclavitud en Egipto. Nueve imágenes de alta resolución en PDF, disponibles mediante un carrusel de las mismas.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.