Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Francisco, peruano, hace preguntas sobre diezmar y ofrendar

Imagen de dinero peruano

Escribe: “Muy importante el tema abordado. He leído detenidamente; pero quisiera saber de 1 Corintios 16:2 cuando dice de apartar "algo" según haya prosperado, ¿cuanto representa en número, o porcentaje este "algo"? Por ejemplo, si en la semana gané 1,000 Nuevos soles (moneda de Perú), ¿cuanto es ese algo que debo dar para que mi conciencia esté tranquila?” 

-Comentarios nuestros. El cuánto del “algo” se determina de acuerdo con algunas directrices asentadas en los Capítulos 8 y 9 de 2 Corintios.

1.  “Será acepta (la ofrenda) según lo que uno tiene, no según lo que no tiene(2 Corintios 8:12). El dador bien pudiera pensar algo como sigue: “Tengo suficiente comida y vestimenta, pero no tengo toda la mejor comida ni toda la ropa de buena calidad que quisiera tener. Tengo techo, pero no tengo la amplia y bella casa que yo y mi familia quisiéramos tener. Por consiguiente, voy a dar una suma pequeña a la causa de Cristo en lo que acumule más para comprar lo que quisiera tener.” El tal dador estaría aportando “según lo que no tiene”, y no, en definitiva, “según lo que… tiene”.

2.  La ofrenda debería ser generosa. “Como de generosidad, y no como de exigencia nuestra.” “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará” (2 Corintios 9:5-6). Los cristianos de Macedonia “abundaron en riquezas de su generosidad pese a su “profunda pobreza” (2 Corintios 8:1-3).

Solo usted, instruidos su corazón y conciencia según las enseñanzas del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento, puede determinar qué porcentaje de sus ingresos constituye justamente el “algo” de 1 Corintios 16:1-3. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre” (2 Corintios 9:7). “Cada uno de cómo propuso…” Dios no autoriza a ningún “pastor” a fijar la cantidad para usted. Este servidor no cuenta con semejante autoridad. ¡Usted tiene que proponer la cantidad!

¿Sería sensato y espiritual el cristiano que ofrendara para la obra de Dios un porcentaje tan alto de sus ingresos que su “generosidad” resultara en privar a los suyos de las necesidades básicas de la vida? Pienso que no. “Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5:8).


“Por otro lado el diezmo no solo se dio según la ley sino antes de la ley y ¿sería malo si se da después de la ley?”

-Comentario. Sobre la cuestión del diezmo antes de la ley mosaica, permítanos recomendarle el estudio detallado DIEZMOS en la IGLESIA. Melquisedec, Abraham y Cristo. ¿Debemos los cristianos diezmar porque Abraham dio diezmos a Melquisedec? Hebreos 7:1-10; Génesis 14:17 -20”, en www.editoriallapaz.org/diezmos_melquisedec.htm.  

 “¿Seria pecado si los cristianos de hoy de buen corazón quieren dar la décima parte de sus ganancias para el ministerio de la iglesia? Como usted afirma que el nuevo testamento no habla de dar diezmos; pero el Nuevo Testamento tampoco prohíbe dar diezmos. Entonces si mi corazón propone dar la décima parte de mis ingresos ¿debo hacerlo o no? Con estas preguntas no quiere decir que no estoy de acuerdo con el tema mencionado. Por el contrario, le felicito y estoy de acuerdo con su exposición; pero también tengo estas cuestiones que le estoy planteando. Espero sus respuestas.”

-Comentario. Estimado siervo Francisco, me parece haber respondido ampliamente a estas últimas preguntas suyas mediante las explicaciones encontradas en Ángel plantea que el diezmador no pone en peligro su salvación, y que los que piden y administran diezmos darán cuenta a Dios”, disponible en www.editoriallapaz.org/diezmos_sin_peligro.htm. Le ruego leerlo cuidadosamente.

Dios ilumine su entendimiento, como también el nuestro, guiándonos a través de su Palabra infalible para que hablemos y practiquemos todos “una misma cosa” (1 Corintios 1:10).

Para servirle en el amor del Señor,

Homero Shappley de Álamo

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.