Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

-Siete páginas de títulos.
El libro de Charles Chiniquy ocupa centenares de páginas

Altamente recomendado. Charles Chiniquy era sacerdote
católico por largos años. Este libro está disponible en el
sitio de Eliyahu Eibzan.

 

http://www.geocities.com/eibzan/Chiniquy.htm

  Cincuenta Años
en la Iglesia de Roma

Por Charles Chíniquy

Traducido al Español por

George W. Romer

Copyright © 1997 George W. Romer


D E D I C A C I O N

¡Fieles ministros del Evangelio! Presento a ustedes este libro para que sepan que la bestial Iglesia de Roma, quien derramó la sangre de sus antepasados, todavía está operando hoy, a su misma puerta, para encadenar a su gente a los pies de sus ídolos. Conocerán la vida interior del papado desde el arte despótico por el cual ata a la mente del niño tímido, hasta la degradación indecible del sacerdote bajo el talón de hierro del obispo.

Les mostrará las supersticiones, las ridículas prácticas humillantes y la secreta agonía mental de los monjes, monjas y sacerdotes. Los errores del Romanismo serán discutidos y refutados con claridad y sencillez.

A los obispos, sacerdotes y gente del Romanismo también dedico este libro por amor a sus almas inmortales. Por la misericordia de Dios, descubrirán en sus páginas cómo han sido cruelmente engañados por sus vanas y falsas tradiciones.

Descubrirán que no son salvos por sus ceremonias, misas, confesiones, purgatorio, indulgencias, rosarios, ayunos, etc. ¡La salvación es un don! ¡La vida eterna es una dádiva! ¡El perdón de los pecados es un don! ¡Cristo es el Don! Lo único que tienen que hacer es arrepentirse, creer y amar.

C. CHINIQUY

 

NOTA: LES PRESENTO ESTO MARAVILLOSO LIBRO PARA QUE LEAN POR LA BOCA DE UN EX-SACERDOTE CATÓLICO ROMANO QUE ROMA ES LA GRAN RAMERA DE LAS ESCRITURAS. QUE ROMA ES UNA GRAN COMEDIA MUY AMARGA ENVIANDO A LAS GARRAS DEL INFIERNO A MÁS DE UN BILLÓN DE CATÓLICOS ROMANOS. AUNQUE ESTE LIBRO NO TIENE LOS NOMBRES KADOSHIM DEL PADRE YHWH Y DEL HIJO YAHSHÚA, ES DIGNO DE SER LEÍDO POR TODOS. Eliyahu Eibzan

 

CONTENIDO

CAPITULO 1
La Biblia y el sacerdote de Roma

CAPITULO 2
Mis primeros días de escuela en St. Thomas — El monje y el celibato

CAPITULO 3
La confesión de los niños

CAPITULO 4
El pastor azotado por sus ovejas

CAPITULO 5
El sacerdote, el purgatorio y la vaca de la pobre viuda

CAPITULO 6
Festividades en la casa parroquial

CAPITULO 7
Preparación para la Primera Comunión — Iniciación en la idolatría

CAPITULO 8
La Primera Comunión

CAPITULO 9
Educación intelectual en el colegio Católico-romano

CAPITULO 10
La instrucción moral y religiosa en colegios Católico-romanos

CAPITULO 11
Niños Protestantes en los conventos y colegios de Roma

CAPITULO 12
Roma y la educación — Por qué la Iglesia de Roma quiere destruir las escuelas de los Estados Unidos — Por qué se opone a la lectura de la Biblia en las escuelas

CAPITULO 13
Teología de Roma: Su carácter anti-social y anti-cristiano

CAPITULO 14
El voto de celibato

CAPITULO 15
Las impurezas de la teología de Roma

CAPITULO 16
Los sacerdotes de Roma y los Santos Padres — Cómo juré abandonar la palabra de Dios para seguir la palabra de hombres

CAPITULO 17
El sacerdocio Católico-romano — Idolatría antigua y moderna

CAPITULO 18
El dogma de transubstanciación — Paganismo antiguo con un nombre Cristiano

CAPITULO 19
Vida vicarial en St. Charles — Cómo la Iglesia sobrevive las inmoralidades y la corrupción de sus sacerdotes

CAPITULO 20
Melancolía en el gran banquete de los sacerdotes — La hermana maniaca del Rev. Sr. Perras

CAPITULO 21
Soy designado vicario del cura de Charlesborough — La piedad, vidas y muertes de los Padres Bedard y Perras

CAPITULO 22
Simonía — Extraño tráfico sacrílego del supuesto cuerpo y sangre de Cristo — Enormes cantidades de dinero sacadas de la venta de misas para librar las almas del purgatorio — La Sociedad de Tres Misas abolida y la Sociedad de Una Misa establecida

CAPITULO 23
Misas canadienses vendidas en París con descuento

CAPITULO 24
Hospital Marinero de Qüebec — Primera vez que llevo le bon dieu (el dios oblea) secretamente en la bolsa de mi chaleco

CAPITULO 25
Dr. Douglas — Mi primera lección sobre la abstinencia — Estudio de la anatomía — La obra destructiva del alcohol en el cuerpo humano — La asesina de su propia hija — Yo abandono para siempre el uso de bebidas embriagantes

CAPITULO 26
Conversiones de Protestantes al Romanismo — El método extraño del Rev. Parent de abordar y convertir a Protestantes — Cómo espiaba a los Protestantes por medio del confesionario — Yo convenzo a 93 familias a volverse Católicos

CAPITULO 27
Los homicidios y robos en Qüebec entre 1835 y 1836.— Excursión nocturna con dos ladrones —La restitución — El alba de luz

CAPITULO 28
Chambers y sus cómplices condenados a muerte — Me piden prepararles para su terrible destino — Una semana en su calabozo — Su sentencia cambiada a exilio en Botany Bay — Su salida a exilio — Encuentro uno de ellos un convertido sincero muy rico y con una posición muy honorable en Australia en 1878

CAPITULO 29
Los milagros — Ataque de fiebre tifoidea — Aparición de Sta. Ana y Sta. Filomena — Mi curación repentina — El cura de St. Anne du Nord
casi un Protestante disfrazado

CAPITULO 30
Mi nombramiento como cura de Beauport — Degradación y ruina de ese lugar por la borrachera — Mi oposición inútil a mi nombramiento
— Preparación para establecer una sociedad de abstinencia — Escribo al Padre Mathew por consejo

CAPITULO 31
La mano de Dios en el establecimiento de una sociedad de abstinencia en Beauport y sus alrededores

CAPITULO 32
Fundación de las sociedades de abstinencia en las parroquias vecinas — Me ordena tomar mi obispo — Monseñor de Forbin Janson, Obispo de Nancy me defiende públicamente contra el Obispo de Qüebec y rompe para siempre la oposición del clero

CAPITULO 33
El dios de Roma comido por ratas

CAPITULO 34
La visita de un extranjero Protestante que tira una flecha a mi alma sacerdotal que nunca fue quitado

CAPITULO 35
Soy enviado a suceder al Rev. Sr. Varín, cura de Kamouraska — Severa oposición de ese cura y la gente — Horas de desolación en Kamouraska — El Buen Maestro calma la tempestad

CAPITULO 36
Organización de la sociedad de abstinencia en Kamouraska y sus alrededores — La muchacha disfrazada de hombre en el servicio a los curas de Qüebec — Asustado por los escándalos, abandono mi parroquia para entrar a los “Oblatos de María Inmaculada” de Longueuil

CAPITULO 37
Noviciado en el monasterio de los “Oblatos de María Inmaculada” de Longueuil — Algunas de los miles de acciones de necedad e idolatría en la vida de un monje — El sistema de espionaje — La caída deplorable de un padre y el Gran Vicario Qüiblier — Enfermo en el Hotel Dieu de Montreal — Hermana Urtubice confirma a María Monk — Los dos misioneros a los leñadores — La opinión de uno de los mejores padres Oblatos sobre los monjes y el monasterio

CAPITULO 38
Acepto la hospitalidad del Rev. Sr. Brassard de Longueuil — Doy mis razones por salir de los Oblatos al Obispo Bourget — El me presenta un crucifijo espléndido bendecido por el Papa y acepta mis servicios en la causa de abstinencia en la diócesis de Montreal

CAPITULO 39
Preparación para el último conflicto — Longueuil la primera para aceptar la abstinencia — En 200 parroquias, 200,000 personas hacen la promesa — Soy nombrado oficialmente “Apóstol de Abstinencia de Canadá”

CAPITULO 40
Mi sermón sobre la Virgen María — Primeras dudas serias acerca de la Iglesia de Roma — Fiel discusión con el obispo de que los Santos Padres se oponen a la adoración moderna de la Virgen

CAPITULO 41
Nuevas dudas al no encontrar las doctrinas de mi Iglesia en los escritos de los Santos Padres — El purgatorio y el lechón de hombre pobre de Varennes

CAPITULO 42
Carta del Rev. Obispo Vandeveld de Chicago — Gran proyecto de los obispos de los Estados Unidos para tomar posesión del rico valle Mississippi y las llanuras de Oeste para dominar esa gran república — Quieren ponerme al corazón de la obra — Mis discursos sobre la abstinencia en Detriot

CAPITULO 43
Mi visita a Chicago en 1857 al Obispo Vandeveld — Su predecesor envenenado — Las llanuras magníficas del Oeste — Mi regreso a Canadá — Carta animando a la emigración — Malos sentimientos del Obispo Bourget — Rehusó mandar a una mujer rica a un convento para enriquecer al obispo

CAPITULO 44
El complot para destruir mi reputación — La Suspensión —El retiro al colegio de los Jesuitas — La muchacha perdida empleada por el Obispo retracta — El Obispo confundido ve su injusticia y la corrige

CAPITULO 45
Llego a Chicago — Selecciono el lugar para mi colonia — Construyo la primera capilla — Gran éxito de la colonia.

CAPITULO 46
Intrigas, imposturas y vida criminal de los sacerdotes en Bourbonnais — Indignación del Obispo — La gente expulsa al sacerdote criminal de su parroquia — Mi fe en la Iglesia seriamente conmovida

CAPITULO 47
La colonia crece — La nueva capilla quemada por incendiarios — El Obispo Vandeveld reemplazado por el Obispo O'Regan — El obispo exija mi casa y mi jardín

CAPITULO 48
Papa Pío IX proclama el nuevo dogma de la Inmaculada Concepción de María — Mis feligreses hacen preguntas difíciles

CAPITULO 49
Mi hermosa penitente me enseña las abominaciones de la confesión auricular

CAPITULO 50
Mala conducta de los sacerdotes en el retiro eclesiástico — El Obispo me prohíbe distribuir la Biblia

CAPITULO 51
Actos públicos de simonía — Robos del Obispo O'Regan— El clamor general de indignación — Determino resistirle directamente — El emplea al Sr. Spink para mandarme a la cárcel — Abraham Lincoln me defiende — Mi querida Biblia llega a ser más que nunca mi luz y mi consejero

CAPITULO 52
La tiranía del Obispo O'Regan sobre los canadienses-franceses de Chicago — El decide a echarme de mi colonia y enviarme a Cahokia — Publica que me ha suspendido — Mi gente le envía una delegación — La falsa excomunión por tres sacerdotes borrachos

CAPITULO 53
Mi gente me pida que me quede — Soy juzgado en Urbana por inmoralidad — La ansiedad de Abraham Lincoln — La señorita Moffat enviada por Dios para salvarme —La confesión y angustia de Lebel — Mi inocencia reconocida — Conducta y palabras nobles de Abraham Lincoln

CAPITULO 54
El complot de los obispos para dominar la ciudades —Roma, el enemigo implacable de los Estados Unidos

CAPITULO 55
Mi primera visita a Abraham Lincoln para advertirle de los complots contra su vida que yo sabía — Los sacerdotes circulan el rumor de que Abraham Lincoln nació en la Iglesia de Roma — Carta del Papa a Jeff Davis — Mi última visita al Presidente — Su disposición a morir por su nación

CAPITULO 56
Abraham Lincoln, un verdadero hombre de Dios — El asesinato por Booth, el instrumento de los sacerdotes — La casa de Mary Surratt el lugar de reunión de los sacerdotes — Juan Surratt protegido por los sacerdotes — Las noticias del asesinato conocido en St. Joseph Minnesota 4 horas antes que ocurrió

CAPITULO 57
Dos sacerdotes, Brassard y Desaulnier, enviados por los obispos de Canadá para persuadirnos a someternos al Obispo O'Regan — Ellos reconocen públicamente que el obispo está equivocado y que nosotros tenemos la razón — Consiento en retirar mi pleito bajo ciertas condiciones — Desaulnier nos traiciona para ser puesto a la cabeza de mi colonia — Mi última entrevista con ellos

CAPITULO 58
El Sr. Desaulnier es nombrado Vicario General de Chicago para aplastarnos — Nuestra gente se une más que nunca para defender sus derechos — Cartas del Obispo de Montreal contra mí y mi respuesta — El Sr. Brassard forzado contra su conciencia a condenarnos — Mi respuesta al Sr. Brassard — El escribe, pidiendo perdón

CAPITULO 59
Envío al Papa Pío IX y a Napoleón, Emperador de Francia, los documentos legales y públicos probando la mala conducta del Obispo O'Regan — El gran Vicario Dunn manda decir de mi victoria en Roma — Voy a Dubuque para presentar mi sumisión al obispo — La paz sellada y públicamente proclamada por el Gran Vicario Dunn el 28 de marzo de 1858

CAPITULO 60
Excelente testimonio de mi obispo — Mi retiro — El Gran Vicario Dunn me escribe acerca de la nueva tempestad preparada por los Jesuitas — Rehuso quitar la Palabra de Dios de mi sumisión — Soy librado del sacerdocio — Visión: Cristo se ofrece a mí como un Don — Soy perdonado, rico, feliz y salvo — Vuelvo a mi gente — Más de mil entran en la tierra prometida

CAPITULO 61
Suavemente guío a mi gente fuera de sus supersticiones — Desechamos el nombre de Católico-romanos — El asombro de los obispos — Duggan, coadjutor de St. Louis, viene a St. Anne a persuadir a la gente a someterse a su autoridad — Huye temiendo por su vida

CAPITULO 62
Vista panorámica de los eventos importantes después de mi conversión — Mis escapes por un pelo — El final del viaje por el desierto hacia la tierra prometida

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.