Capítulo Seis del Análisis

 

 Espantoso drama de dos
grandes bestias apocalípticas

 Capítulo 13 de Apocalipsis

 La Primera Bestia de Apocalipsis 13

  Su herida mortal fue sanada

Acto 1

Escena 2

 


 

 Octubre de 312 d. C. Las fuerzas de Constantino el Grande, a la derecha,
persiguen a las de su contrincante, Majencio, que intentan escapar
a través del Puente Milvio sobre el Río Tíber, cerca de Roma.

Las guerras civiles por el trono de Roma: ¿herirían 
gravemente
al Imperio Romano?

La sexta cabeza-rey-reino de la primera “bestia” 

de Apocalipsis 13 recibió una “herida de muerte”

“pero su herida mortal fue sanada. 

PDF de este estudio

 

Apocalipsis 13:3-10 

“Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, 4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? 5 También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. 6 Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. 7 Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. 8 Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo. 9 Si alguno tiene oído, oiga. 10 Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos.”

 

[Se sigue el patrón de bosquejo iniciado en la Escena 1.]

 

G. “Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada.” Apocalipsis 13:3

Abre el telón, y comienza la Escena 2 del Acto 1 del Espantoso drama de dos grandes bestias apocalípticas.

Ahí en medio del escenario permanece aquella terrible bestia que subió del mar.

Juntamente con el apóstol Juan, estamos mirando cuando una de las siete cabezas de aquella bestia recibe una “herida de espada” (Apocalipsis 13:14) tan fuerte como para resultar “mortal”. Pero, sorprendentemente, ¡la cabeza herida se sana!

1. Una de las siete cabezas sufre una “herida mortal”.

Pero, según Apocalipsis 13:12, la propia bestia recibió la “herida mortal”.

Este versículo 12 dice: “La primera bestia, cuya herida mortal fue sanada”.

“Cabeza herida”; bestia herida. Por sostener la bestia las siete cabezas, sufre ella cualquier golpe asestado a cualquiera de las cabezas, de la manera que todo el cuerpo humano sufre cuando uno de sus miembros es herido o se enferma.

Este hecho confirma nuestra tesis según la que las “siete cabezas” son siete manifestaciones distintas en la tierra de aquella bestia malévola primordial. 

La bestia misma hace acto de presencia en la tierra en siete ocasiones distintas mediante siete reinos seculares-políticos distintos.

Fijemos bien: en una de sus manifestaciones, sufre una “herida mortal”.


Izquierda. Orgías en Roma. Muchos funcionarios y ciudadanos depravados. Muchísimos esclavos. ¿Culpables de herir de muerte al Imperio Romano? La sexta cabeza de la primera bestia de Apocalipsis 13 recibe una "herida de muerte", pero su "herida mortal" fue sanada. ¿Cuándo y cómo fue herida? ¿Por quiénes? ¿Cuándo y cómo fue sanada?

 

2. “…una de sus cabezas…” significa: uno de los siete reinos seculares idolátricos ya identificados en la Escena 1. La frase equivale a decir, efectivamente: “uno de los siete reyes”, pues los “siete reyes” también simbolizan siete reinos seculares.

3. “…como herida de muerte…” Tan profunda y severa era esta herida que hubiese causado la muerte bajo circunstancias normales.

4. “…pero su herida mortal fue sanada.” 

El reino representado por esta “cabeza” sufre una herida que penetra hasta sus órganos vitales, a consecuencia de la que agoniza y está para sucumbir, mas, sin embargo, asombrosamente, ¡se recupera! “…su herida mortal fue sanada.”

5. ¿Cuál de los grandes reinos seculares del mundo es representado por la cabeza “herida de muerte” que “fue sanada”? Todas las evidencias señalan hacia el Imperio Romano.

a) ¿Cuándo recibió el Imperio Romano una “herida mortal”?

Al escudriñar los caudalosos datos históricos sobre aquel reino, encontramos en el siglo III de la Era Cristiana eventos y circunstancias que dejaron gravemente herido al Imperio Romano.

b) ¿Quiénes asestaron esta “herida mortal” al Imperio Romano durante el siglo III de la presente Era? Entre los protagonistas, discernimos a:

(1) Numerosos pretendientes al trono de Roma.

Estos se enfrascaron en sangrientas guerras civiles, compitiendo despiadadamente por la corona del Imperio. Sus acciones bélicas debilitaron notablemente no solo a las instituciones gubernamentales sino también la capacidad del Imperio para defenderse contra el enemigo foráneo, destruyéndose o perdiéndose grandes cantidades de recursos de toda índole.

Izquierda. Bárbaros del norte de Europa invaden algunas áreas del Imperio Romano durante el siglo III y principios del siglo IV. ¿Asestaban al Imperio una “herida mortal”? ¿Figuran en el cumplimiento de la profecía sobre la sexta cabeza-rey-reino?

www.usa.edu  

 

(2) También los bárbaros que habitaban el norte de Europa, más allá del río Danubio, los que en aquel siglo se arremetían contra el Imperio, o lo infiltraban, adueñándose de cada vez más territorio: 

Francos, godos, alemanes, sajones, marcomanos, hérulos, lombardos, gépidos, visigodos, vándalos, etcétera.

 

La Crisis del Tercer Siglo que sufrió el Imperio Romano

La Crisis del Tercer Siglo, también conocido como la Anarquía Militar o la Crisis Imperial (235 – 284 EC. Era común. Era cristiana para los cristianos.), fue un período durante el que el Imperio Romano por poco se colapsa bajo las presiones de:

Las invasiones de los bárbaros, las migraciones dentro del territorio romano, las guerras civiles, rebeliones de los peones, inestabilidad política (la competición de usurpadores por el poder), la dependencia de Roma de mercenarios bárbaros, conocidos como foederati, y sus comandantes, los que trabajaban nominalmente por Roma pero que eran, cada vez más, independientes, plagas, devaluación de la moneda y depresión económica.

Ya para principios de 268 EC, el Imperio Romano se había dividido en tres estados competidores entre sí, saber:

El Imperio Gálico (incorporando las provincias romanas de Galia, Britania y, brevemente, Hispania).

El Imperio Palmyrene (incorporando las provincias orientales de Siria-Palestina y Aegyptus.

Y, entre estos dos, el Imperio Romano propio, centrado en Italia.

Más Adelante, el emperador romano Aureliano (emperador de 270 – 275) reunificó Imperio.

La Crisis llegó a su fin cuando Diocleciano se hizo emperador, implementando las reformas de 284.

https://en.wikipedia.org/wiki/Crisis_of_the_Third_Century

 

(3) Colaboraron en el acto de asestar al Imperio Romano una “herida mortal” las masas de esclavos y pordioseros que había, especialmente, en la ciudad de Roma, pues estas multitudes inquietas y revoltosas no contribuían nada a las arcas nacionales. Al contrario, consumían mucho, agotando aún más los recursos del Imperio.

(4) Se hicieron cómplices del acto los muchos funcionarios y ciudadanos depravados, quienes saquearon, moral y espiritualmente, al Imperio mucho antes de que los bárbaros de otros contornos lo hicieran literalmente.

c) ¿Cómo y cuándo fue sanada la “herida mortal”?

(1) En primer lugar, nos llama la atención una hazaña importantísima lograda por el emperador romano Constantino el Grande, a saber: puso fin a las guerras civiles romanas, venciendo a su rival Majencio en el año 312 EC, e imponiéndose como único emperador en el año 324.

 

Busto del emperador romano
Constantino el Grande,
“Salvador” del Imperio Romano 

www.wordpress.com

 

“Nacido con el nombre de Flavio Valerio Constantino, en Naissus (hoy, Niš, en la actual Serbia), hijo del prefecto del Pretorio (jefe militar de la Guardia Pretoriana) Constancio Cloro (más adelante en su carrera llegó a ser el emperador Constancio I) y de Elena (la que fue canonizada como Santa Elena).

“Luchó contra los sármatas y se unió a su padre en Britania, en el 306. Fue tan popular entre sus tropas que le proclamaron Augusto cuando Constancio murió ese mismo año.

“Sin embargo, durante las siguientes dos décadas tuvo que luchar contra sus rivales al trono, y no logró ser emperador único hasta el 324.

“En el 312, en la víspera de una batalla contra Majencio, su rival en la península Itálica e hijo de Maximiano, se dice que soñó cómo que se le apareciera Cristo y que este le dijera que grabara las dos primeras letras de su nombre (XP en griego) en los escudos de sus tropas.

“El día siguiente, la leyenda dice que vio una cruz superpuesta en el sol y las palabras ‘con esta señal serás el vencedor’ (en latín, in hoc signo vinces).


Después de vencer Constantino a Majencio en la batalla decisiva del Puente Milvio, fue erigido un arco de triunfo en el que se proclamó que Constantino había “salvado” al Imperio Romano.

(El debilitamiento y la caída del Imperio Romano, Tomo I, Página 295. Por Edward Gibbon). 

Derrotó a Majencio en la batalla del Puente Milvio, cerca de Roma, en octubre de ese año (312). El Senado aclamó al vencedor como salvador del pueblo romano y le tituló Primus Augustus.

“Constantino consideró que el Dios cristiano le había proporcionado la victoria, por lo que abandonó sus anteriores creencias paganas.” 

(Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

Por cierto, lo salvó de la muerte inminente que hubiese sufrido inexorablemente el Imperio de haber continuado las guerras civiles y demás atropellos, hasta dejarlo postrado en el suelo. 

(2) Dados todos estos hechos, no titubeamos en afirmar, sin reservas, que la “herida mortal”, en sentido genérico, que sufrió el Imperio Romano, a manos de muchos enemigos dentro y fuera del estado, fue sanada al establecer el emperador Constantino el Grande una nueva capital para el Imperio en Bizancio, cerca de la antigua Troas (Tróada), consolidando las fuerzas militares romanas e infundiendo a la ciudadanía un nuevo espíritu de confianza y poder.

 

La “Nueva Roma”, llamada prontamente “Constantinopla”, fue establecida por Constantino el Grande como la nueva capital del Imperio Romano. Esta nueva capital fue inaugurada el 11 de mayo de 330 EC.

Ya “para el año 337 EC, tenía cincuenta mil habitantes; para el año 400, aproximadamente cien mil; y para el año 500, casi un millón.

La fundación de esta nueva capital, su rápido crecimiento y la consolidación del poderío del Imperio Romano en el Oriente, ¿acaso significaran que las profundas heridas recibidas por el Imperio en el Occidente fueran sanadas?

 

(3) La “Nueva Roma” fundada. Roma se salva y se sana, renaciendo.

En noviembre del año 324 d. C., Constantino el Grande, acompañado por sus consejeros, ingenieros y sacerdotes –sacerdotes, no del paganismo sino del cristianismo ya en plena apostasía- trazó los límites de la nueva capital para el Imperio Romano, llamándola la “Nueva Roma”.

El nombre es muy significante. “¡Nueva Roma!” Es decir, Roma renacidaRoma resucitada¡El Imperio Romano salvado y sanado! 

¡He aquí el cumplimiento, al pie de la letra, de lo que se profetizó en Apocalipsis 13:3!

Aun antes de fallecer Constantino, ya algunos romanos llamaban a la nueva capital “Constantinopla” en honor a su fundador, pero el nombre original era “Nueva Roma”.

Esta nueva capital del Imperio Romano fue inaugurada el 11 de mayo del año 330 EC.

“En menos de dos siglos, Constantinopla llegó a ser la ciudad más rica, hermosa y civilizada del mundo, continuando así por diez siglos. Para el año 337 EC, tenía cincuenta mil habitantes; para el año 400, aproximadamente cien mil; y para el año 500, casi un millón.

“Por espacio de mil años, aquí el Imperio Romano sobrevivía el diluvio de bárbaros que inundaba a Roma (en el oeste). Por ocho siglos después de Mahoma, resistió la ola musulmana que inundaba a Asia, África y España.”

Constantinopla iba“dominar al alma del oeste por mil años”.

(Citas e información tomadas de: La historia de la civilización, Tomo IV, La era de la fe, Páginas 3-5, por Will y Ariel Durant. Recipientes del Premio Pulitzer por su magna obra literaria.).

 

 

 

 

Este es un modelo de la parte céntrica de Constantinopla, más o menos
para el siglo XII.

 

(4) Así que, las evidencias para la sanación de la “herida mortal” asestada al Imperio Romano son realmente abrumadoras. Esta “herida mortal… fue sanada” durante la primera mitad del siglo IV de la Era Común., cuando la nueva capital fue establecida, llamándose precisamente la “Nueva Roma”.

 

La cuestión clave de la duración del Imperio Romano. Los historiadores Durant apuntan que Constantinopla iba a “dominar al alma del oeste por mil años. Más precisamente, tratándose del Imperio Romano Oriental, desde 330 EC hasta 1453 EC cuando fue conquistado por los turcos otomanos. O sea, 1,123 años.

“Oeste” en este contexto significa el Imperio Romano Occidental. Certeramente, el Imperio Romano, sanado en sentido global (Este y Oeste unidos) de su “herida mortal” durante la primera mitad del siglo IV, no se dividió en dos partes independientes en 476 CE.

Una vez establecida la nueva capital en el este, en Constantinopla, desde ella el gobierno central del Imperio mantenía dominio también sobre la parte occidental, no tratándola como “un imperio independiente” sino como una parte integral del Imperio Romano tenido por uno solo e indivisible.

Andando el tiempo, la parte oriental pierde su potestad militar sobre cada vez más de las extensiones territoriales del Imperio, a la vez que se conservaba sumamente rica e influyente.

Mientras tanto, al pasar los siglos, la parte occidental aflora de nuevo al tomar Carlomagno el título de “Emperador de los Romanos”, no repudiando él la parte oriental sino procurando la unidad de ambas partes.

A través de 1,123 años, ambas partes sufren altibajos. Sin duda, los historiadores Durant se apoyarían en infinidad de evidencias para concluir que la parte oriental, con su grandiosa capital de Constantinopla, iba a “dominar al alma del oeste por mil años”.

Las multifacéticas consecuencias a largo plazo que trajo la sanación de la “herida mortal” que recibió el Imperio Romano pueden apreciarse plenamente solo si se fija correctamente el fin de aquel Imperio en la línea del tiempo. No terminaron en 476 CE sino en 1806 CE. No duraron tan solo unos 170 años, sino que se extendieron largamente a través de casi quince siglos. Contando desde 330 CE, la fecha para la inauguración de la nueva capital romana de Constantinopla, hasta 1806.

La fecha 1806 CE para el fin del Imperio Romano se estable inequívoca e irrefutablemente en el documento: Hechos y ficciones en torno a la duración del Imperio Romano.

La historia pervertida y los errores propagados por comentaristas, profesores, predicadores, maestros, editores y otros escritores, tanto online como en impresos.

Los HECHOS claves son: la Sexta Cabeza-Rey-Monte-Reino de Apocalipsis es el Imperio Romano. Aquel Imperio continuaría como un reino poderoso hasta 1555 EC (Era Común. La Edad Cristiana para los cristianos) y en un estado debilitado hasta 1806 EC.

Definitivamente, no cayó en 476 EC. Estos HECHOS sencillos son verdaderamente esenciales para la interpretación acertada de las profecías de Apocalipsis y Daniel sobre las Siete Cabezas-Reyes-Montes, los Diez Cuernos-Reyes-Reinos y el temible “cuerno pequeño”.

 

 


 

Próximo tema: La autoridad, los poderes y las acciones de la Bestia Sanada.

 

Índice completo del Capítulo Seis

 

Hechos y ficciones en torno a la duración del Imperio Romano.

La historia pervertida y los errores propagados por comentaristas, profesores, predicadores, maestros, editores y otros escritores, tanto online como en impresos.

 

Apocalipsis: análisis. Lista del contenido completo del comentario, incluso las imágenes

Apocalipsis: análisis. Índice de solo los textos que componen el comentario

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Archivos en PDF para el comentario

 

 

Dios, la política, los gobernadores
del mundo
y los cristianos

 

Dios, la política, los gobernadores del mundo y los cristianos. Diapositiva y TEXTO.

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.