>

Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales. Reciba gratis 100 himnos en PowerPoint al enlazar a nuestro sitio.

Comentario sobre Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Por Homero S. de Álamo

Comentario completo sobre Colosenses

Hechos de Apóstoles

Por Lucas, el médico amado

Este Manuscrito antiguo de una porción pequeña del Nuevo Testamento ilustra la Página de la Introducción para el comentario por McGarvey sobre Hechos de Apóstoles.

 

Estimado estudiante de las Sagradas Escrituras, nos place ofrecerle la siguiente exposición erudita sobre el libro de "Hechos de Apóstoles". Muy elogiado entre los estudiosos de habla inglesa, hace más de un siglo lo tradujo al español un miembro de la Iglesia de Cristo de México.

 

Comentario por J. W. McGarvey, M. A.

Predicador y escritor de la Iglesia de Cristo

Adaptación del Prof. E. J. Westrup

Introducción

I.  Hechos de Apóstoles es un libro que mucho se ha desatendido. Así fue en los días de Crisóstomo que vivió en el siglo quinto y dice: "Hay muchos que ni siquiera saben que existe, ni el nombre del autor". Así es hoy; miles van a otros libros de la Biblia buscando la enseñanza que es distintiva de éste. La razón está en el hecho de que, ya para el tiempo de Crisóstomo, la iglesia se había apartado de esa enseñanza distintiva, y no ha regresado a ella hasta la fecha. Dolorosa conciencia de ello fue lo que al que esto escribe lo hizo emprender hace más de treinta años la elaboración de un comentario popular del libro, y aunque ya para ahora se le da algo más de atención, se necesita aún en este siglo darle lugar aún más prominente. La nueva atención que se le ha dado en esta generación se debe principalmente a los ataques que los racionalistas hacen a su veracidad, y quizá sea el mejor medio de la Providencia de llamar a los hombres a una com­prensión más clara de sus enseñanzas, y a la fiel observancia de las mismas, cosa que caracterizó a la iglesia primitiva.

II.  Titulo. "Los Hechos de los Apóstoles" nos lleva a error: hace que el lector novicio suponga que trata de todos, o casi todos, los hechos de todos los apóstoles; cuando lo que pasa es que sólo unos cuantos hechos menciona de algunos de ellos, y calla casi todos los hechos de la mayoría. Si omitimos los dos artículos definidos se convierte en "Hechos de Apóstoles", que corresponde al contenido del libro, el que presenta ciertos hechos de algunos apóstoles, sin mencionar el número de ellos ni de apóstoles. Exactamente ese título lleva en uno de los dos más antiguos manuscritos, el Código B, mientras el otro, el Sinaítico, lo estila sencillamente "Hechos". Sin duda el título le fue dado después que salió de las manos del autor, pues los que escribían libros en aquella edad no acostumbraban darles títulos, aunque sería difícil inventar titulo mejor.

III. El Autor. Nos viene este libro sin expresión de quién lo escribiera, pero en la primera frase lo vemos dirigido a cierto Teófilo, y pretende ser de la pluma de quien ya habla producido un tratado previo referente a la biografía de Jesús, dirigido al mismo Teófilo. Ese tratado previo es el evangelio tercero, que se acredita a Lucas. Tal demanda de ser el mismo autor para ambos se confirma en la uniformidad de estilo que prevalece en los dos libros. No menos de cincuenta palabras son de uso común en ambos, lo que no pasa con ningún otro del Nuevo Testamento. Así, toda la evidencia que concurre a probar que Lucas escribió el tercer evangelio, tiene fuerza igual en prueba de que escribió los dos. Si los incrédulos en general niegan cualquiera, todos admiten que los dos fueron escritos por la misma persona.

     Al progresar en su lectura, nos fijamos en el uso del pronombre "nosotros, nos" en grandes secciones del relato, que son aserto de haber el autor acompañado a Pablo en el transcurso de gran parte de su ministerio (Véase Capítulo 16:11 y cortos intervalos hasta el final del relato.), y de haber estado con él en su primer prisión de Roma (Capítulo 28:16). Tales indicios son exclusivamente del que Pablo llama "Lucas, el médico amado" (Colosenses 4:10-14; Filemón 23,24), distinguiéndolo entre todos otros acompañantes habituales suyos en aquella prisión en la que escribió las dos epístolas citadas. Así, en el relato de los que acompañaban a Pablo en su último viaje a Jerusalén (Capítulo 20:4-6), se distingue del resto, pues Sopater, Aristarco, Segundo, Gayo, Timoteo, Tíquico y Trófimo fueron delante a Troas, y allí "nos esperaron", dice el autor de sí y de Pablo. Como el que escribe el libro no estaba entre aquéllos, y cierto acompañó a Pablo en esta visita a Jerusalén, y de allí hasta Roma, podemos identificarlo con no otro que Lucas. Cierto, otros se hallaban con Pablo además de Lucas, cuando escribía las dos epístolas mencionadas, pero ninguno de ellos viajó con Pablo como el autor.

     La evidencia interna de quién compone un documento escrito tiene en su favor una presunción, así como la que favorece una escritura o testamento que se halla en forma apropiada: ante la ley y la razón es válida mientras no la suplante evidencia más fuerte de origen externo. Para poder descartar la evidencia de que Lucas es el autor de Hechos, precisa dar con algún autor competente como testigo, que lo contradiga. No solo eso, sino que, habiendo de seguro sido escrito por alguien el libro, la cuestión de quién lo haya escrito oscila entre Lucas y algún otro autor. Así, un testimonio adverso tiene la obligación de presentar nombre de otro autor para que sea conclusivo. Pero ni aún se pretende que exista tal evidencia. No solo no se acredita por nombre a autor conocido alguno, sino que ni se pretende que haya evidencia externa de ninguna clase de que Lucas no fue quien lo escribió. AI contrario, los dos más antiguos escritores cuyas obras se conservan, mencionan este libro por nombre y declaran que Lucas fue su autor. Uno de ellos fue Ireneo, nacido en Esmirna en la pri­mera mitad del siglo segundo, hecho anciano de la iglesia en Lyons, Francia, el año 170, y fallecido al terminar ese siglo. En su niñez conoció a Policarpo, que estaba familiarizado con varios de los apóstoles, y por lo tanto no era fácil que se equivocara en este asunto (Contra Herejías, 3:14,1). El otro es el autor del Canon Muratorio, escrito por el mismo tiempo, en el que se hace la misma declaración, textualmente: "Los hechos de todos los apóstoles están en un libro. Lucas refiere a Teófilo sucesos en los que fue testigo ocular". Aunque esto sea inexacto, es sin embargo explícito en cuanto al autor. Ningún sabio dudaría de una evidencia tal referente al autor de casi cualquier libro secular de la antigüedad.

     Siendo tales las evidencias interna y externa más antiguas del origen de este libro, como podríamos esperarlo, hallamos huellas de su existencia a través de todo el período que interviene entre el tiempo de su composición y los días de los autores que citamos. Retrocedemos de la fecha de éstos y “Hechos” se halla en dos traducciones del Nuevo Testamento hechos por el año 150, una de ellas al latín y la otra al siriaco. Aquélla, la Latina, circuló en la provincia romana de África; ésta, el Peshito Siriaco, por Siria al norte de Palestina. El que el libro haya sido traducido muestra que previamente existió en griego por suficiente lapso de tiempo para creérsele de fuente inspirada, y esto en días en que los viejos de las iglesias se acordaban de allá en los días de los apóstoles. Hallamos también a Policarpo, que mencionamos como contemporáneo de los apóstoles, citando “Hechos”. Tal cadena de evidencia es demasiado fuerte para romperse. En el pasado ha soportado la violencia de ataques de los descreídos, y sin duda los soportará por todo el futuro.  

IV. Fuentes de Información. Si el uso de la primera persona en las partes en que ocurre prueba que el autor se hallaba presente en las escenas que con ello se describen, tal hecho no quiere decir que sólo en ellas estaba presente. Pueda haber hablado en tercera persona de los que acompañaban, a pesar de estar presente. Cuando lo estaba, su propia observación personal, por supuesto, era su fuente de información, con lo que esto abarca no solo los pasajes en que dice "nosotros" , sino otros más, probablemente. Para casi todo el resto, inclusive el discurso y martirio de Esteban, Pablo fue quien le informó, y respecto a los sucesos en que Pablo no tuvo participio, Lucas tuvo la oportunidad de conversar con los que tomaron parte —como, por ejemplo, Felipe en sus labores en Samaria, Pedro y Jacobo, el hermano del Señor, en todo lo que participaron. El hecho de que ciertos hebraísmos ocurran en los primeros capítulos ha llevado a algunos sabios a suponer que utilizó hasta cierto punto documentos ya escritos, lo que no es improbable. Tampoco debemos olvidar que es casi cierto que haya gozado del don milagroso del Espíritu Santo por la imposición de manos apostólicas, y esto también debe haberle guiado en la selección, guardándolo de aceptar informes no seguros, sin quitar la necesidad de investigar cuidadosamente.  

V. Su credibilidad. La cuestión de lo creíble del libro se divide en dos, según el asunto, a saber: (1) lo creíble de los hechos, y (2) lo creíble de los discursos que se informan. Lo primero descansa sobre tres bases sustanciales. En primer lugar, el libro se produjo por un escritor que poseía el primer grado de credibilidad que los cánones de la crítica histórica otorgan; esto es, fue contemporáneo a los sucesos que narra, y que en cuanto no fue testigo ocular de ellos, se informó de los que lo fueron. Escritor tal, si no está sujeto a tela de juicio, posee el más alto grado de credibilidad que se conoce en la historia secular. En segundo lugar, los sucesos que anota corresponden en muchos detalles con declaraciones de otros escritores compe­tentes de la época en que vivió, y que profesaban credos, y aun eran de nacionalidades, hostiles a los de él. Esto da fuerza enorme a la evidencia que se basa en lo de lo primero que se menciona. En tercer lugar, contiene el libro muchos puntos de convenio incidental con las epístolas que se reconocen de Pablo, lo que no se puede explicar sino suponiendo que Pablo y él hacen relato verídico de tales sucesos. Para una exhibición elaborada de especificaciones bajo los dos primeros títulos, se refiere al lector a Horae Paulinae de Paley, gran obra maestra sobre el tema, y a Evidencias del Cristianismo, Parte Tercera, del que esto escribe, en donde se presentan puntos de evidencia que Paley omite. El terreno principal en que la credibilidad de Hechos se pone en duda es, sin sombra de cuestión, el hecho de que contiene tantos relatos de milagros; pero tal objeción es solo de los racionalistas, que rechazan todo relato de éstos, dondequiera que se halle, sin juzgarlo siquiera digno de investigarse. En el progreso de los comentarios se tomará nota de todas estas objeciones espe­ciales basadas en pasajes particulares del libro.

     En cuanto a las alocuciones de Hechos, se ha alegado que, no habiendo método de taquigrafía, era imposible conservar las que se pronunciaban, y se ha acusado que ciertos rasgos característicos del estilo de escribir de Lucas que contienen, prueban que él las compuso y las puso en boca de los supuestos oradores. Pero a estas dos objeciones se oponen consideraciones: a la primera, de que estos discursos es obvio que son epítomes de los originales, grandemente abreviados tales como podrían recordarsee informarse por el oradoro aún los oyentes. En cuanto a los rasgos del estilo peculiar que se explican en parte por el hecho de que tomaba todo abreviado, y en parte porque algunos discursos al menos se hablaron en arameo y Lucas los tradujo, lo que les dio el sello de su estilo. Además, los sabios que se han tomado la molestia de investigar la fraseología de estos discursos han demostrado claramente, comparándolos con las epístolas de los oradores, que el habla de cada uno que dejó epístolas contiene algunos rasgos de su propio estilo en éstas. En realidad pues, los discursos tienen precisamente los rasgos característicos que esperarían hallar al originarse y venirnos como la narración nos hace suponer de ellos.  

VI. Sus divisiones. Como todos los escritores primitivos, Lucas prosigue su narración de principio a fin sin marcas ni notas que indiquen las divisiones de su asunto, pero si nada llega a la vista que muestre divisiones, las hay y son inequívocas. Nadie puede leer el libro sin notar dos grandes divisiones, la primera de las cuales se puede tomar como historia general de la iglesia hasta la muerte de Herodes (Hechos 12:23-25); la segunda se extiende desde allí hasta el final del libro y se ve que es relato de las labores de Pablo apóstol. Por esto, muchos escritores tratan del libro como si se dividiera solo en dos partes. Pero cada una contiene subdivisiones que bastante se distinguen una de otra, y que se extienden suficientes para llamarlas también partes. Por ejemplo, la carrera de Pablo se divide en el relato de sus jiras de predicación entre los gentiles, desde que fue apartado para esta obra (Hechos 13:1-3), hasta su visita final a Jerusalén al terminar la tercera jira, (Hechos 21:16); y la cuenta que da de sus cinco años de prisión, lo que ocupa el resto del libro. También la historia general se divide en dos partes muy distintas, la primera que termina en Capítulo 8:4 y trata exclusivamente de la iglesia en Jerusalén, y el resto desde Capítulo 8:5 al 12:25, de la difusión del evangelio en Judea, Samaria y comarcas alrededor. Yo prefiero, pues, una distri­bución en cuatro partes, siguiendo estas cuatro divisiones hechas por el autor.

     Cada una de estas partes va subdividida en secciones, donde trata cada una de un tópico especial bajo encabezado general. Estas deberían distinguirse por los capítulos impresos en nuestro Nuevo Testamento, y así sería si la división en capítulos se hubiese hecho siguiendo principios científicos, pero arbitraria como es, frecuentemente corta el capítulo las secciones naturales, con lo que nos lleva a confusión. Yo he distribuido el texto en sus secciones naturales, empleando la división de capítulos solo para referencia conveniente. Y para exhibir aún con mayor claridad a la vista del lector las divisiones del autor en su asunto, he separado el texto en párrafos, poniendo a cada uno su rubro apropiado. Tales divisiones con sus títulos y subtítulos, son en realidad partes del comentario, ya que ayudan al lector a ver claro el plan del autor, y un estudio cuidadoso de los mismos en conexión con las observaciones hechas sobre los detalles da la narración capacita al lector para formarse mucho más alta idea de la habilidad literaria del autor que de otra manera.  

VII. Su plan. Entre los sabios que creen y los racionalistas hay diferencia radical en cuanto al objeto principal para el que fue escrito el libro de Hechos. Es común entre todos los que siguen la escuela de Tübingen asumir que Pedro era el líder de todos los judaizantes que estuvieron en antagonismo continuo contra Pablo, y que los demás apóstoles sentían plena simpatía para Pedro, y que tal antagonismo jamás se abatió en vida de los apóstoles; que “Hechos” se escribió como a fines del primer siglo, o poco más tarde, con propósito deliberado de que pareciese que tal antagonismo jamás había existido. Dice uno, Baur: "Nos vemos obligados así a pensar que el objeto inmediato para el que Hechos se escribió fue trazar un paralelo entre los dos apóstoles, en el que Pedro apareciera con carácter paulino, y Pablo con carácter petrino. Hasta en lo que se refiere a las proezas y fortunas de los dos hallamos un convenio notable. No hay milagro de ninguna clase que se atribuya a Pedro en la primera parte de la obra que no tenga su correspondencia en la segunda. Y es aún más notable observar cómo en la doctrina de sus alocuciones, en sus modos de acción como apóstoles, no sólo van de acuerdo entre si, sino que parecen cambiar de papeles". Tal opinión del propósito del autor hace que el libro falte por completo a la verdad, refutación suficiente a lo cual se halla en lo que más antes dijimos en cuanto a su autor y su credibilidad. Añadiremos que el paralelo entre Pablo y Pedro, que de hecho existe, no es sostén de esa teoría, porque plenamente se explica si se supone la veracidad del relato entero. Si Pedro y Pablo tuvieron el poder de sanar enfermos, deben haber sanados los males que se hallaban entre el pueblo, por lo que deben haber sanado la misma clase de males. Si predicaban el mismo evangelio, deben haber expresado muchas de las mismas ideas, especialmente si predicaban, como lo han de haber hecho, a personas numerosas que se hallaban en el mismo estado mental y necesitaban la misma instrucción. Si eran perseguidos, deben haber padecido iguales aflic­ciones que sobrevienen comúnmente a los perseguidos, y si eran guiados por el mismo Espíritu, deben haber convenido uno con el otro. Así es que ambas cosas, la teoría de estos señores, así como el razonamiento con que la quieren sostener, son falsos y frutos de la fantasía.  

     Los que creen, empero, si por necesidad rechazan la teoría expuesta, difieren mucho entre si en cuanto al designio principal del escritor. Son casi tan numerosas las opiniones sobre este punto como los comentadores. No nos meteremos a mencionarlas; basta decir que casi todas ellas adolecen del error de no distinguir entre lo que el autor ha hecho y el objeto con que lo hizo. Lo que ha hecho es escribir un brevísimo relato del origen y progreso de la iglesia en Jerusalén hasta ser dispersa por persecución que comenzó con Esteban; de los hombres y métodos que se usaron para iniciar iglesias en regiones circunvecinas, inclusive el bautismo para los gentiles; de las jiras de predicación de Pablo en las regiones de Asia Menor, Macedonia y Grecia, sin dejar a un lado el origen de la controversia acerca de las relaciones de convertidos gentiles con la ley de Moisés, y su arreglo parcial; y finalmente de la prisión de Pablo que comenzó en Jerusalén y se terminó en Roma. Tal es lo que ha hecho, pero el propósito suyo al hacerlo se logra conocer mediante la inspección del tópico que introduce en diversas partes de su narración. Sin duda, como otros historiadores, tenía más de un propósito al frente, uno sin embargo principal y los otros subordinados, y los habremos de distinguir por la suma relativa de atención que a cada cual da. Será objeto principal aquél a que consagre mayor espacio, y al que las declaraciones sobre otros temas se subordinen relativamente. Pues bien, sin comparación la mayor parte de libro consiste en relatos detallados de conversiones a Cristo, y aún de tentativas a lograrlas. Si extrajésemos del libro todo relato de esta clase junto con los hechos e incidentes que las preparaban y les seguían como consecuencia, habremos borrado casi enteramente el contenido del libro. El primer capítulo nos muestra el modo en que los apóstoles se prepararon para la obra de convertir gentes; el segundo nos refiere la conversión de tres mil; el tercero la conversión de otros muchos, seguido del arresto y juicio de Pedro y Juan a consecuencia de estas conversiones; las persecuciones de los cuatro capítulos siguientes brotaron de la oposición a tales conversiones; los capítulos 8, 9 y 10 se consagran a la conversión de los samaritanos, del eunuco, de Saulo de Tarso y de Cornelio; el 11, principalmente a la fundación de la iglesia de Antioquía mediante el bautismo de judíos y gentiles allí; en el 12 se ve un episodio de la benevolencia de los convertidos y la persecución de nuevo en Jerusalén; los 13 y 14 dan sermones del viaje con Bernabé y sus conversiones; el 15 describe la contro­versia que se originó de las conversiones en la primera jira de Pablo; el 16 da principalmente incidentes que conducen a la conversión de Lidia y del carcelero de Filipos, y con la misma se enlazan; el 17 habla de conversiones en Tesalónica y Berea, seguidas del esfuerzo infructuoso en Atenas para el mismo fin; el 18 de las conversiones en Corinto, donde se empleó año y medio; el 19, de muchas conversiones en Éfeso y la persecución que se siguió; del 20 en adelante, del último viaje de Pablo a Jerusalén, seguido de su aprensión y tentativas inútiles para convertir al populacho en esa ciudad, a Félix, Festo y Agripa, y por fin su viaje a Roma donde hace el esfuerzo vano de convertir a los judíos incrédulos de esta otra. No hay duda pues de que el plan que el escritor llevaba fue presentar a sus lectores multitud de casos de conversión bajo las labores de apóstoles y hombres apostólicos, para que sepamos cómo esta obra, la principal por la que Jesús murió y a la que comisionó a sus apóstoles, fue debidamente cumplida. Los casos que se relatan allí representan todos los diversos grados de la sociedad humana, desde aldeanos idólatras hasta sacerdotes, procónsules y reyes. Abarcan todos los grados de cultura intelectual y religiosa; todas las ocupaciones comunes de la vida; todos los países y lenguas del mundo conocido entonces; lo que demuestra la adaptación del nuevo sistema de vida y salvación para todos los habitantes del orbe.

     La historia de un caso de conversión comprende dos clases distintas de “Hechos”: primero, las agencias e instrumentalidades que se emplean para efectuarla; segundo, los cambios que se operan en el sujeto. En prosecución del objeto principal, pues, el autor fue guiado a designar específicamente todas esas agencias, instrumentalidades y cambios. Así lo hace, a fin de que sus lectores puedan saber qué agentes emplear y la manera en que han de obrar, qué instrumentos han de usar y cómo se aplican y qué cambios ocurrirán en una conversión bíblica. Se puede enseñar a los hombres con mayor éxito y moverlos con más facilidad mediante el ejemplo que con el precepto, de acuerdo con tal conocida característica de nuestra naturaleza, muchos maestros de religión, en sus esfuerzos por convertir pecadores, se atienen más a "experiencias" bien referidas que a la predicación directa de la Palabra. El Señor se anticipó a tal método al darnos el libro de “Hechos”. Los casos que allí se registran tienen, sobre todo lo que ocurre, esta superioridad: que fueron casos seleccionados por la sabiduría infalible entre los millares que ocurrieron, por razón de merecer de un modo peculiar tener lugar en el relato inspirado. Así, si las conversiones modernas concuerdan con éstas, deben ser correctas; si no, deben ser incorrectas en el mismo grado. El que se propone guiar a otros por la vía de salvación está obligado a guiarlos por estos modelos, y el que se supone convertido genuino a Cristo, pruebe su experiencia comparándola con la de éstos.

     Si se preguntase por qué no podríamos igualmente tomar por modelos las conversiones que tuvieron lugar en las antiguas economías o bajo el ministerio personal de Jesús, se contestaría que no vivimos bajo la ley de Moisés ni bajo ese ministerio de Jesús, sino bajo el ministerio del Espíritu Santo. Puesto que Jesús, el Señor, antes de ascender entregó todos los asuntos de su reino en manos de doce hombres guiados por el Espíritu Santo, quien descendió poco después de la ascensión de él, todo lo que podemos saber de las condiciones actuales de perdón se ha de aprender de la enseñanza y del ejemplo de estos hombres. Luego, si las condiciones de perdón bajo cualquier economía precedente difieren en cualquier detalle de las que se asientan y se ejemplifican en “Hechos”, en todo punto diferente estamos ligados a esta economía y libres de la anterior. Estudiar el libro de “Hechos” como conviene es estudiarlo con referencia suprema a este asunto; y es por tal razón que en las páginas que siguen nunca debe perderse de vista este tópico.

     Cuando se ha desatendido este libro en el pasado, como ya lo hemos apuntado, se ha desatendido más que todo en referencia a esta su enseñanza más precisa. Por ignorar esto, millares de evangelistas acostumbran referir los pecadores para instrucción sobre el tema de la conversión al libro de los Salmos con mayor frecuencia que al de “Hechos de Apóstoles”. La actual era de misiones intensas, pues, nos exige entender mejor este libro único de toda la Biblia que va consagrado a tema tan trascendentalmente importante.

     El agente principal para que estas conversiones ocurrieran, y el que dirigió todas las labores de los apóstoles, fue el Espíritu Santo; y sin duda, si no es propósito coordinado del amor, lo es secundario el mostrar cómo este poder divino se ejerció para que se cumpliese la tan reiterada promesa del Señor. Tiene el libro su punto de partida en la comisión dada a los apóstoles (Hechos 1:2); pero éstos recibieron instrucciones de no empezar su obra señalada sino hasta que el Espíritu Santo viniera sobre ellos (Hechos 1:4); y así es cómo el cuerpo principal del libro comienza con el relato del descenso del Espíritu Santo, era preciso seleccionar las labores de apóstoles y evangelistas como dirigidas constantemente por el Espíritu que en ellos habitaba. Nuestro Señor dijo a sus discípulos antes de partir: "Os es necesario que Yo vaya; porque si Yo no fuere, el Consolador no vendría a vosotros; mas si Yo fuere, os Le enviaré" (Juan 16:7). "Aun tengo muchas cosas que deciros, mas ahora no las podéis llevar. Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, El os guiará a toda verdad" (Juan 16:12/13). El relato de la partida del primer Guía célico se halla en la introducción a “Hechos” (Hechos 1:9-11), y el cuerpo del libro nos presenta la obra prometida del segundo. Luego, si con propiedad podemos denominar “Evangelio de Cristo” a los cuatro evangelistas, hay igual propiedad, como alguien sugiere, en llamar a “Hechos” el “Evangelio del Espíritu Santo”.

     Al cumplir con el propósito principal referente a las conversiones y a la guía del Espíritu Santo, era preciso que Lucas seleccionara de entre la multitud de sucesos que tuvieron lugar en los treinta años que abarca su narración, y el plan según el cual hizo estas selecciones trae a la vista otro de sus propósitos subordinados. Evidentemente, fue plan suyo presentar los trabajos de Pablo con mayor plenitud que los de cualquiera otro; quizá, además de servir tan perfectamente a su propósito, también es que estaba mejor familiarizado con ellos. Pero si solo éstos hubiera informado, los habría presentado sin la conexión histórica del pasado, y en consecuencia se vio constreñido a comenzar con sucesos que precedieron al ministerio de Pablo y prepararon vía para esto. Como Pedro fue el líder en los sucesos precedentes, fue natural que lo hiciera figurar con más prominencia en esa parte del relato; y como había muchos judaizantes al tiempo de ser compuesto el libro, gente que se ocupaba en propalar la especie de que la enseñanza de Pablo era contraria a la de Pedro en algunos puntos, fue expediente sabio refutar tan falsa y dañina especie escogiendo actos y palabras de uno y otro que probaran su perfecto acuerdo. Esto explica además esa fase de la narración que se mencionó ya y que han cogido los racionalistas como base para negar la credibilidad del libro.

     Al inquirir en el carácter especial de las selecciones relacionadas con la obra de Pedro, descubrimos otro propósito subordinado, el de exhibir en breve los descalabros de la madre iglesia en Jerusalén, y después las agencias secundarias por las que el evangelio fue llevado a pueblos contiguos a la Palestina. Al mismo tiempo, tanto con esta parte como con la en que Pablo es la figura principal, el escritor logra otro propósito importante: el de mostrar el método apostólico para organizar congregaciones individuales de creyentes. Se podrían indicar otros propósitos subordinados más, si estuviéramos dispuestos a agotar ese tópico; pero basta con éstos para mostrar que el plan del autor llevó sistema, fue bien estudiado y llegó lejos. En la Biblia no hay libro que dé pruebas más finas de proyecto más completo en su método y en su material con referencia a los objetivos que llevaba en mente su autor.  

VIII. Su fecha. Todos los racionalistas de la escuela de Tübingen fijan la fecha del libro de Hechos demasiado tarde para que Lucas hubiera podido ser su autor. Para esto no tienen otra razón que las demandas de su teoría referente al plan del autor, la que ya expusimos (No. VII); pero como la teoría suya es incuestionablemente falsa, las conclusiones que sobre ella basan no merecen consideración. Otros escritores que son más conservadores, pero que hasta cierto grado se hallan bajo influencia racionalista, no le dan fecha anterior al año 70. La razón que los obliga a fijar esta fecha tardía es que toman como un hecho que Lucas escribió su evangelio después de la caída de Jerusalén; y la base de esto es lo otro que asumen, que la predicción de la destrucción de Jerusalén, que se cita de Jesús en Lucas 21:21-25, se escribió después que pasó el suceso. Pero como tales suposiciones no tienen peso ninguno para los que creen en la realidad de las predicciones milagrosas, obramos en justicia al hacer a un lado sin más alegato la conclusión que sobre tales suposiciones se basan.

     Los conservadores que escriben en general, guiados por las indicaciones del libro mismo, van de acuerdo al asignar al libro la fecha de la circunstancia final que en él se menciona. Tal circunstancia es la prolongación de la prisión de Pablo en Roma "por dos años enteros" . El cerrarse la narración sin informar al lector si fue puesto en libertad o se le dio muerte, se tiene como prueba conclusiva de que ni uno ni lo otro sucedió antes de escribirse la última palabra del libro. Esa prueba adquiere gran fuerza si se la considera en conexión con el curso del relato en los cuatro capítulos últimos. En el Capítulo 25 el autor informa de la apelación de Pablo al César, que fue lo que suspendió su juicio ante Festo y originó todo lo que se siguió. A consecuencia de esta apelación Festo, perplejo por el informe que con el prisionero habría de mandar al emperador, puso el caso a la consideración de Agripa y trajo también ante el joven rey a Pablo (Capítulo 25:12, 26, 27). Se le envió al viaje que se describe en el Capítulo 27 para cumplir la ley referente al derecho de apelación; recibió aliento cuando la tormenta les quitaba toda esperanza de vida, con el mensaje divino, "Pablo, no temas; es menester que seas presentado delante de César" (Capítulo 27:24); su apelación a César fue el tópico de la primera plática que tuvo con los judíos de la ciudad de Roma (Capítulo 28:17-29), y fue guardado preso dos años en espera del resultado de su juicio. Bien, si su juicio ante César se hubiera verificado antes que el libro se completara, sea que hubiera resultado libre o convicto, ¿cómo explicar que el libro se cerrara sin decir una palabra sobre ello? Tal cosa hubiera sido, no una simple omisión como muchas otras que sabernos se hicieron en el curso de la narración —omisión de asuntos cuya mención no se requiere para el contexto histórico— sino omisión del hecho culminante a donde nos llevaba toda la serie de sucesos que antes se mencionan, y acerca del que el escritor deliberadamente despertó la curiosidad del lector. Sería como un drama en que se excita el más profundo interés en el desenlace del drama, pero que cierra en el punto en que tal desenlace es lo que sigue y la escena final a presenciar. 0 más al punto aún, como la relación de un notable juicio, diciendo del arresto del prisionero, su trasporte de país distante al sitio del juicio, los incidentes de su largo encierro hasta llegar al mero día del juicio, y luego cerrar sin decir palabra del juicio mismo. Tal narración jamás se ha escrito, a no ser que se trate de algo ficticio que termine con el mero propósito de atormentar a los que la lean. Jamás se ha oído de tal final de una historia seria y verídica. Nuestra única inferencia racional es, pues, que Lucas escribió la frase final del libro al terminar los dos años enteros que él menciona y antes que Pablo llegara a presentarse ante el emperador.

     Se ha hecho la tentativa de romper la fuerza de este razonamiento suponiendo que Lucas haya tenido intención de escribir otro libro, y así como en el primero dejó incompleto lo de la ascensión de Jesús, y luego lo completó en el principio de “Hechos”, así trataría de hacerlo en el tercero contando del juicio de Pablo. Pero no hay el más insignificante fundamento para suponer tal intención en Lucas. Es invención para explicar un hecho que se explica sin ella. Además, tal caso supuesto no establece paralelo, pues el evangelio de Lucas, sí, menciona la ascensión, de lo que al siguiente libro da más amplia cuenta; pero aquí no dice palabra de cómo resultó el juicio de Pablo, aunque podía haberlo dicho en un renglón. Dispone de la muerte de Jacobo apóstol con ocho palabras (Hechos 12:2), y podía haber añadido otras tantas para decir que Pablo estaba libre o sentenciado; y si pensaba escribir otro libro, reservarse para un más explícito relato.

     Propio es decir, antes de cerrar este tema, que Ireneo, que escribió en la segunda mitad del siglo dos, dice que Lucas escribió su evangelio después de la muerte de Pedro y Pablo apóstoles, pero la evidencia interna que ya adujimos pesa más que tal evidencia tradicional y llega aun a peso mayor si consideramos que, al ser cierta tal suposición, no sólo omitió el autor lo del resultado de la apelación de Pablo a César, sino que ni mencionó dos eventos directamente relacionados con su historia, calamidades las más alarmantes y tristes que sobrevinieron a la iglesia apostólica, la ejecución en Roma de estos dos prominentes apóstoles.

IX. Su Cronología. Con excepción de ciertas secciones en la Parte Segunda, cuando el autor comienza con la dispersión de la iglesia en Jerusalén para seguir a los varios predicadores que llevaban el evangelio a algún distrito, y luego vuelve para seguir con otro desde el mismo punto, todo el material de “Hechos” va en orden cronológico, aunque el autor no da en conexión notas de tiempo de las que pudiéramos sacar el lapso que tomaron todos los sucesos, ni el que ocupó parte alguna del libro que no sea la final. En esta parte final, sí, es explícito en lo del tiempo, pues dice que Pablo fue preso en Jerusalén en la fiesta de Pentecostés, que se le tuvo preso dos años hasta llegar Festo, que al otoño siguiente fue enviado a Roma, llegando a esa ciudad la siguiente primavera y así quedó preso en Roma dos años más. Así esta porción de la historia ocupa casi cinco años enteros, y hecho histórico establecido es que Festo fue enviado a Judea el año 60; por lo que vemos que el arresto de Pablo en Pentecostés del 58 dos años antes, y su partida a Roma el otoño del 60; que llegó allí la primavera del 61, y el relato termina con la primavera del 63. Como durante esta prisión escribió las epístolas a Efesios, Colosenses, Filemón y Filipenses, llevan fechas entre 61 y el 62.

     Si tomamos el arresto de Pablo en Jerusalén en Pentecostés del 58 y retrocedemos, podemos guiarnos por los dichos de Lucas cierta distancia, y luego por los de Pablo. Ya en el viaje que por fin lo llevó a Roma, pasó en Filipos los días de los ácimos anteriores (Hechos 20:6), y allí había llegado de Grecia donde estuvo tres meses (Hechos 20:1-6). Estos deben haber sido del invierno, pues el viaje a Filipos fue a principios de la primavera. Con esto llegamos al invierno entre el 57 y 58; como escribió Romanos antes de la salida de Grecia (Romanos 15:25,26. Compare Hechos 24:17), su fecha debe haber sido a principios del 58. Gálatas lleva evidencia interna de haberse escrito por el mismo tiempo.

     Como Pablo fue a Grecia directamente de Macedonia, en ésta debe haber pasado el otoño anterior, y a los Corintios dice de su intención de quedarse en Éfeso hasta el Pentecostés, y pasar el siguiente invierno en Corinto; así debe haber empleado el verano del 57 en Macedonia (1 Corintios 16:5-8), de donde escribió la segunda a los Corintios (2 Corintios 1:12; 7:5), con esa fecha. Pero la primera fue fechada en Éfeso no mucho antes de Pentecostés del mismo año (1 Corintios 16:8), que fue cuando terminó sus labores en ese emporio. Allí estuvo dos años tres meses (Capítulo 19:8-10), así comenzó ese trabajo a principios del 54. No tenemos cifras de conexión más atrás, pero por conjetura retrocedemos poco con buen grado de probabilidad. Puesto que Pablo en su último viaje a Antioquía dio cita a Priscila y Aquila en Éfeso con objeto de tener su ayuda al regresar (Hechos 18:19-21), es casi seguro que haya pasado rápidamente por los distritos entre Antioquía y Éfeso tomando mucho menos que un año. Esto es que su tercera jira la comenzó el 53, habiendo dado fin a la segunda como a mediados o en la primera mitad de ese mismo año. Pero al terminar esa segunda jira se vino a Antioquía directamente de Corinto, un viaje de unas dos semanas; y en Corinto se habla quedado dieciocho meses (Hechos 18:11). Esto nos lleva a principios del 52 o fines del 51 con punto de partida para sus labores en Corinto. En ese tiempo escribió las dos cartas a los Tesalonicenses, lo que se averigua comparando lo que se dice de la llegada de Timoteo y Silas allí en Hechos 18:5 con 1 Tesalonicenses 3:3-6, que muestra que Timoteo había sido enviado de regreso a Corinto cuando ya estaba escrita la primera carta. La condición de la iglesia en Tesalónica siguió lo mismo, y Silas se quedó con Pablo, pero no le siguió al dejar éste a Corinto, lo que prueba que la segunda carta la escribió poco después (2 Tesalonicenses 1-4). Si concedemos más o menos dos años para los apóstoles llegar a Corinto, pondremos esto a principios del año 50; y como esa jira la comenzó casi inmediatamente después de la conferencia en Jerusalén sobre la circuncisión, esa fecha es probablemente correcta.

En este punto lo que nos ayuda es algunos de los cálculos de Pablo. Dice a los Gálatas (Gálatas 1:13) que tres años después de su conversión se fue de Damasco a Jerusalén, y que después de catorce años (Gálatas 2:1) volvió allí con Bernabé a la conferencia. Si se ha de entender que estas dos temporadas fueran seguidas haciendo diecisiete años desde su conversión hasta la conferencia, ésta pudo haber sido el año 50, lo que echa la conversión de Pablo al año 33, tres después de la fundación de la iglesia.

De todo esto podemos arreglar para conveniencia las siguientes fechas, algunas de las cuales son dudosas por ser fruto de cálculos aproximados:

1.  Primer Pentecostés, fundación de la iglesia, año 30 de la Era Cristiana.

2.  Muerte de Esteban, dispersión de la iglesia hierosolimitana, y conversión de Pablo, año 36.

3.  Vuelta de Pablo a Jerusalén tras su conversión, año 39.

4.  Obra de Felipe en Samaria y bautismo del eunuco, entre años 36-39.

5.  Bautismo en la casa de Cornelio, año 41.

6.  Fundación de la iglesia en Antioquía, año 42.

7.  Primera obra de Pablo y Bernabé en Antioquía y Siria, año 43.

8.  Viaje de los mismos a Jerusalén, muerte de Jacobo, prisión de Pedro y muerte de Herodes, año 44.

9.  Primera jira de Pablo entre los gentiles que tomó probablemente cuatro años. Estadía en Antioquía de Siria, 44 a 50.

10.  Conferencia sobre la circuncisión, año 50.

11.  Segunda jira de Pablo, con 18 meses en Corinto, de 50 a 53. Allí escribió 1 y 2 Tesalonicenses.

12.  Tercera jira, con dos años y tres meses en Éfeso, de 53 a 58. Entonces escribió 1 y 2 Corintios, Gálatas y Romanos.

13.  Misión que comienza en Jerusalén en el 58, prisión en Cesarea hasta el 60, y con el viaje a Roma hasta el 63. Aquí escribió Efesios, Colosenses, Filemón, Filipenses, 1 y 2 Timoteo, Tito, y quizá también Hebreos.

14.  Tercera jira, con dos años y tres meses en Éfeso, de 53 a 58. Entonces escribió 1 y 2 Corintios, Gálatas y Romanos.

15.  Misión que comienza en Jerusalén en el 58, prisión en Cesárea hasta el 60, y con el viaje a Roma hasta el 63. Aquí escribió Efesios, Colosenses, Filemón, Filipenses, 1 y 2 Timoteo, Tito, y quizá también Hebreos.


-La continuación de este Comentario: Parte I. Origen, progreso y dispersión de la Iglesia en Jerusalén. Capítulos 1:1 — 8:4. Sección I. Observaciones preliminares (Capítulo 1:1-23).

Comentario sobre Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Por Homero S. de Álamo

Comentario completo sobre Colosenses

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.