Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

Comentario sobre la
epístola de Pablo a los

COLOSENSES  

“EL CRISTO PREEMINENTE
EN TODO”
 

Luís Alejandro Zepeda Mir

Iglesia de Cristo de Santiago Norte
Avenida Inglaterra No. 1501 (con Marurí) – Independencia
Santiago, Chile
 

Parte 2

COLOSENSES 1.15-23.  

     Pablo comienza a hablar de Cristo. Él trata de destruir la base de la herejía que se presentaba en la iglesia en Colosas poniendo un fundamento firme: LA ROCA QUE ES CRISTO (1 Corintios 3.11). La personalidad de Jesucristo es tan maravillosa que una vez apreciándola, nada hay que pueda destruir nuestra fe. Este es uno de los pasajes que nos señalan con toda claridad la doctrina en cuanto a Cristo como el Hijo de Dios. Pablo combate el error con la verdad.

A.  La PREEMINENCIA de CRISTO en la CREACIÓN (1.15-17).

     Lo primero que vemos es que Jesucristo es " la imagen del Dios invisible ". Dios es Espíritu (Juan 4.24). No tiene forma visible para los ojos humanos (Juan 1.18). Cristo es esta forma visible de Dios. La palabra " imagen " significa una representación EXACTA; no es una sombra. Una manifestación VERAZ. Cristo es la manifestación exacta y veraz de la persona de Dios. (Hebreos 1.3). En Cristo vemos a Dios viviendo la vida humana (Juan 1.18). Cuando observamos la personalidad, el poder, las actitudes, el amor, la paciencia, la santidad y todo el carácter de Jesucristo, estamos observando a Dios (Juan 14.7-9).

     El hombre fue creado " a imagen de Dios "; Cristo es la imagen de Dios; el cristiano es transformado en la imagen de Cristo (Romanos 8.29). Para los "gnósticos" Cristo no fue más que uno de los intermediarios entre Dios y los hombres. Lo consideraban INFERIOR a Dios. Por otro lado decían que si fuera divino no podría tener un cuerpo material y no podría crear al mundo. Pero Pablo afirma que Cristo es DIOS en su propia esencia (Juan 1.1-3) y que es a la vez el Creador de todo. No es fantasma sino una representación visible en la carne del Dios invisible.

     También vemos que Cristo es " el primogénito de toda creación ". Este es un título de rango y honor superior. Mucha gente piensa que esto se refiere a que Cristo es el primer ser creado por Dios. Esto lo sostienen los Testigos de Jehová, pero ¿A QUE SE REFIERE EL TEXTO CON EL PRIMOGENITO DE TODA LA CREACIÓN? Para entender esto, debemos considerar que es lo que nos enseña la escritura con respecto a la palabra “Primogénito”, para establecer a que se refiere.

     En Salmos 89.27 David es considerado por Dios como " primogénito ".  No fue el primogénito en su familia; es decir que no fue el primer hijo nacido en su familia. Tampoco fue el primer rey de Israel (Saúl fue el primero).  Ciertamente no fue el primer rey en la tierra. ¿En qué sentido lo consideró como primogénito? La segunda frase del versículo lo explica: “El más excelso de los reyes de la tierra". David en su tiempo fue el PRIMERO entre los reyes de la tierra, o sea, el MÁS EXCELSO. Claramente no se trata de primero con respecto a TIEMPO sino a RANGO, HONOR, GLORIA Y AUTORIDAD.

     Otro caso es que la nación de Israel es llamada "primogénito" aunque no fue la primera nación con respecto a tiempo sino que fue escogida por Dios para un puesto especial de honor y preeminencia entre las naciones (Éxodo 4.22).

     También vemos que Jacob no nació primero pero se apoderó de la primogenitura en su familia, recibiendo así la mayor bendición y el puesto de honor y autoridad en la familia (Génesis 27.36).

     Así que cuando la Biblia nos dice que Jesucristo es el " primogénito de toda creación ", NO QUIERE DECIR que él sea la primera cosa que Dios creó. Sencillamente está señalando Su autoridad sobre la creación - sobre TODA creación. La palabra primogénito en este pasaje enfatiza la autoridad y poder de Cristo por sobre los demás como CREADOR.

     La explicación más clara y acertada sobre el significado de la frase " primogénito de toda creación " se encuentra en el versículo que sigue: Colosenses 1.16.   ¿Por qué es Cristo "el primogénito de toda creación"?  El texto dice: “ PORQUE en él fueron creadas todas las cosas… todo fue creado por medio de él y para él " (Colosenses 1.16).  NO ES porque fuera la primera cosa creada SINO PORQUE EL creó TODAS LAS COSAS.  ES EL CREADOR.  Por tanto, tiene potestad y preeminencia sobre toda la creación.

     Pablo añade que Cristo creó TODAS las cosas. En forma completamente deshonesta la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras AÑADE dos palabras que no aparecen en ningún manuscrito: “ las OTRAS".   En dicha versión Colosenses 1.16 dice literalmente: “porque por medio de él todas (las otras) cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades.  Todas (las otras) cosas han sido creadas mediante él y para él."   El MOTIVO de añadir las palabras "las otras" antes de "cosas" es para apoyar la FALSA teoría que enseña que Jesús es UNA de las cosas creadas en vez de ser CREADOR de todo. Dicen que El fue creado primero por Dios y que luego El creó todas LAS OTRAS cosas. Para evitar la clara enseñanza de este texto tuvieron que añadir palabras que le dan un significado completamente opuesto al que originalmente tuvo cuando el Espíritu Santo inspiró al apóstol Pablo a escribir estas palabras sobre la preeminencia de Cristo sobre la creación.  Los gnósticos del tiempo de Pablo y los modernos encabezados por los "Testigos de Jehová" y su falsa traducción de la Biblia no entendían ni entienden la posición de Cristo en relación a la creación. No es parte de la creación. Es el Creador de todo lo que fue creado.  Como enseña el apóstol Juan, tratándose de cosas que han sido hechas, es decir lo que no es eterno, sin principio y fin, Cristo las hizo todas (Juan 1.1-3). El no es una de estas cosas que fueron hechas. El las hizo todas. 

     Entre las cosas creadas se incluyen también las " invisibles " o sea el mundo espiritual de ángeles y seres espirituales, aún aquellos que no guardaron su dignidad (Judas 6).   Los "Tronos”, “Dominios”, “Principados" y "potestades" se pueden referir a rangos de autoridad y poder que pueden ser tanto espirituales como materiales. Si habla de lo MATERIAL, Cristo creó todos los poderes y autoridades superiores en el reino de los hombres, algo muy cierto por lo que dice Romanos 13.1-2, y si se refiere a lo ESPIRITUAL. Significa que Cristo creó todos los seres espirituales, ya sean ángeles o criaturas celestiales fieles y leales a Dios como ángeles desobedientes, que siguen las ordenes de Satanás. Si nos damos cuenta, este pasaje nos enseña que Cristo no pertenece a la creación material ni a la espiritual tampoco. Él es Creador de lo que vemos y de lo que no vemos.

     Todo fue creado por medio o través de Cristo y también Cristo es el fin o propósito de toda la creación porque todo es " PARA EL " (Romanos 11:36).

     Cristo es eterno mientras la creación tiene un principio ("él es antes de todas las cosas" 1.17 ).  Antes que la primera cosa fuera creada, Cristo ya existía. Dice que Cristo ES desde antes del principio de la creación, señalando su ETERNIDAD (Juan 8:58).

     Cristo es El que sostiene o mantiene todas las cosas. Es el Sustentador de la creación; " todas las cosas en él subsisten " (Hebreos 1:3).   Ordena, dirige, coordina, sustenta y hace permanecer toda la creación. Todo depende de El. Si nosotros comemos, bebemos, nos movemos, respiramos, amamos, odiamos y todo lo que nosotros hacemos, todo esto es gracias a Cristo, él nos brinda todo lo que necesitamos para subsistir. Él es nuestro sustentador.  

B. La PREEMINENCIA de CRISTO en la IGLESIA (1.18-23).

  El mismo Cristo que es la imagen de Dios y preeminente en toda la creación es también LA CABEZA de la iglesia o sea del cuerpo del Señor. En la iglesia Cristo tiene la autoridad suprema. Es la ÚNICA CABEZA de la iglesia (Efesios 1.22-23). Todo lo que hacemos y decimos es por SU autoridad y para SU gloria (Colosenses 3.17, 23). Los gnósticos del tiempo de Pablo y los religiosos de diferentes sectas de nuestro tiempo querían tomar para sí cierta autoridad y un puesto de superioridad. El apóstol Pablo deja bien claro para su tiempo y para el nuestro que Cristo y SOLO CRISTO tiene autoridad y superioridad en la iglesia, pues ella es SU cuerpo. La Biblia sólo conoce UN CUERPO y UNA CABEZA.

     Cristo es el principio - el primero de muchos hermanos (Romanos 8.29).   La palabra en griego: arché también indica autoridad o poder, la persona o cosa que da inicio a algo. Cristo es el primero en recibir la esperanza de la iglesia. Mediante Su preeminencia aún sobre la tumba y el Hades (Mateo 16.18, 19; Hechos 2.24-36) la iglesia también tiene la esperanza de la victoria sobre el último enemigo: la muerte. ("el primogénito de entre los muertos").

     Fue el primero que resucitó y no puede morir otra vez. Resucitó con Su cuerpo INMORTAL, aunque otros habían resucitado antes, pero no de la misma forma incorruptible (2 Reyes 13.21; Juan 11). La muerte no tiene más poder sobre El (Romanos 6.9; Apocalipsis 1.5, 17,18). Aún en la muerte y entre los muertos Cristo tiene la preeminencia: EN TODO!

     Cristo es supremo por la voluntad de Dios (1.19, 20). La preeminencia de Cristo no es asunto de conflicto con el Padre Celestial. Cristo es Supremo porque tal posición es la voluntad del Padre. Todos los atributos de preeminencia que Cristo posee, los tiene por el placer de Dios Padre. Porque agradó al Padre: " que en él habitase toda plenitud " (1.19). En Su cuerpo habita toda plenitud (1.19). Toda Deidad (Colosenses 2.9). Es Dios con nosotros plenamente.  Agradó a Dios que todo lo que DIOS MISMO ES habitase entre los hombres en forma de hombre. La plenitud de lo que es la vida misma habita en Cristo. Agradó a Dios demostrarnos en Su vida lo que es la vida, la gracia y la verdad.

     " Plenitud " - nada le falta; no necesitamos más que El, porque El es perfectamente completo y en El nosotros también podemos ser completos (Colosenses 1.28). ¿Por qué buscar en la filosofía (como el gnosticismo) una perfección que Dios ya puso a nuestra disposición en Cristo? Si a Dios le agradó que en Cristo habitase toda plenitud, no hay duda que también le agrada que nosotros busquemos esta plenitud para todo en Cristo.

     " Por medio de él reconciliar consigo todas las cosas " (1.20).  Otra verdad que da énfasis a la preeminencia de Cristo en todo. Es solamente por medio de Cristo y especialmente su sacrificio, Su sangre, que uno puede lograr la reconciliación con Dios ( Romanos 6.3-8 para ver en qué momento Dios hace esta maravillosa obra por medio de la sangre de Cristo).

     Este texto no enseña la teoría FALSA del "universalismo" - o sea la salvación de todos sin necesidad de obedecer a Dios. Dios QUIERE salvar a todos y ha hecho posible la reconciliación de todos los hombres consigo PERO depende de la sumisión de ellos a Su voluntad.

La Obra de Cristo - La reconciliación de todas las cosas con Dios (1.20-22).

     El pecado produce la rebeldía, la enemistad contra Dios. Nuestros pecados hacen división entre nosotros y Dios (Isaías 59.1, 2).

     La obra redentora de Cristo, Su sacrificio por nuestros pecados hace posible la paz entre nosotros y Dios porque la ira de Dios por nuestros pecados fue derramada sobre Su propio Hijo en la cruz (Isaías 53.4-6; Efesios 2.1-10; Romanos 5.1-11; 2 Cor. 5.18).

     Efesios 2.11-22 enfoca otros aspectos de la obra de la reconciliación que Cristo realizó mediante Su sacrificio en la cruz. Destruyó las barreras que antes dividían a hombres de diferentes razas y costumbres (como judíos y gentiles).  También eliminó el conflicto de la ley mosaica con el hombre. El evangelio es llamado el evangelio de la paz, no como "la ley que nos era contraria" , y que hacía imposible la paz y la amistad entre Dios y los hombres. Hay tres condiciones humanas relacionadas con la obra de Cristo (1.21, 22).  

1.       LA CONDICIÓN PASADA: EXTRAÑOS Y ENEMIGOS (1.21).

     No nacimos así. Nuestras malas obras produjeron esta condición. La raíz del problema es " la mente ". Éramos enemigos en nuestra MENTE.

     Nuestro modo de pensar tiene que ser cambiado. Éramos " Extraños " - personas privadas de los derechos del ciudadano. Debido a nuestros pecados perdimos los derechos y privilegios que Dios originalmente había designado para los hombres. Éramos " Enemigos " - el pecado es guerra contra Dios. Lamentablemente no entendemos muchas veces la seriedad de nuestros pecados (1 Juan 3.4; Romanos 6.23; Santiago 4.4). Sin embargo Dios busca la paz con nosotros y nos atrae a El mediante Su amor expresado especialmente en la muerte de Su Hijo por nosotros (Juan 3.16; Romanos 5.8-10).  

2.       LA CONDICIÓN PRESENTE: RECONCILIADOS (1.21b, 22).

     El sacrificio de Cristo hace posible la amistad con Dios o sea la reconciliación desde el punto de vista de Dios porque paga el precio por nuestros pecados y rebeliones. Pero también desde el punto de vista del ser humano, también fue esencial la obra de amor de Cristo puesto que es esta manifestación de amor divino que atrae al hombre pecador, lo humilla y lo lleva a la obediencia al evangelio de Cristo. Si el sacrificio del propio Hijo de Dios no puede causar el amor hacia Dios, nada lo hace (2 Corintios 5.19-20; Efesios 2.13-17).  

3.       LA CONDICIÓN FUTURA: SANTIFICADOS (1.22b).

     Ahora somos " Santos " = diferentes; apartados para algo especial.

(1)           El templo fue santo porque fue un lugar diferente, y apartado para un uso especial.

(2)           El día de reposo fue santo porque fue diferente y apartado para un propósito especial también.

(3)           Dios es santo porque es diferente y apartado de las prácticas mundanas (1 Pedro 1.15) .

(4)           Nosotros debemos ser diferentes y apartados para el servicio y la gloria de Dios (Tito 2.14).   No salimos del mundo pero tampoco imitamos al mundo. Leudamos en vez de ser leudados. Vivimos por Cristo, con Cristo y en Cristo. Se trata del proceso de crecimiento en la vida cristiana mediante el cual nos alejamos cada vez más de la vida del mundo.

     Somos " sin mancha "

(1)           Como los sacrificios antiguos tenían que ser sin mancha.

(2)           Una vida tan pura que puede ser ofrecida como sacrificio a Dios.

     Somos " irreprensibles "

(1)           Ser considerados como Inocentes.

(2)           Una vida contra la cual nadie nos puede alegar ni probar nada. Justos en el Juicio Final por la sangre de Cristo.

 

     El Cristo Preeminente Requiere de Nosotros: La Constancia (1.23).  El propósito de la reconciliación es LA SANTIDAD (1.22).   La obligación del reconciliado es LA CONSTANCIA (1.23).

     Este pasaje nos habla que debemos mantenernos firmes y fundados en la fe, que nada nos pueda mover de nuestra confianza y seguridad en Dios. Nos señala la posibilidad de perder lo que hemos recibido de Dios (Gálatas 5.4; Apocalipsis 2.10; Lucas 8.13, 14). Además también nos dice que no debemos “movernos de la esperanza del evangelio”, es algo que Pablo anteriormente había tocado, el cristiano tiene una esperanza en los cielos gracias al evangelio y no tiene que moverse, alejarse de esta esperanza. Y Pablo añade que el evangelio – LA MUERTE, SEPULTURA Y RESURRECCIÓN DE CRISTO (1 Corintios 15.1-4), ha sido predicado en toda la creación, en todo el mundo conocido para ese entonces, como lo dice el 1.6 , el evangelio había llegado a todo el  mundo y Pablo era ministro, administrador de este evangelio para entregárselo a los hombres.

 

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.