Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

 

Sermones en esta Web. De texto completo. Audio. Video.

Guías para clases bíblicas en esta Web. Gran número.

Cursos de capacitación ministerial en esta Web

DESGLOSE del Contenido completo de Buenos ministros de Jesucristo

Buenos ministros de Jesucristo

Curso de capacitación espiritual para distintos ministerios

 
En este reloj artístico sobrepuesto a una imagen del espacio se resaltan las horas tempranas de la mañana, las que representan la “mañana de la vida” del ministro de Dios activo y productivo durante su juventud y hasta la mediana edad.

 

TEMA

Cinco etapas en la vida y en los ministerios de los siervos de Dios

Parte 1

 

La primera etapa: desde los quince años de edad hasta los treinta y cinco

I.  Introducción.

A.   Salutación. Querido siervos y siervas del Señor, se nos concede el privilegio de compartir con ustedes esta serie de temas especialmente importantes para nosotros los que desempeñamos roles en el Reino de Dios, nuestro Padre celestial, y su Hijo amado Jesucristo, nuestro Salvador, orando fervientemente que todos y cada uno seamos beneficiados en gran manera.

B.   El término "siervo" lo utilizaremos con frecuencia en estos estudios en referencia tanto a las damas como a los varones que administramos "la multiforme gracia de Dios" (1 Pedro 4:10), cada uno conforme a las normas de las Sagradas Escrituras que gobiernan sus ministerios particulares.

Gráfica 1

Gráfica que ilustra mediante múltiples imágenes y textos Cinco etapas en la vida y en los ministerios de los siervos de Dios.

Hacer clic en la miniatura para ver la gráfica en grande.
Hacer clic en el enlace arriba de la miniatura abre una Página con la gráfica identificada en el contexto de este estudio.

 

C.  "Cinco etapas en la vida y en los ministerios de los siervos de Dios" es el tema general que engloba los primeros tres estudios. Se dedica el primer estudio a "La Primera Etapa”, la cual cubre “Desde los quince años de edad hasta los treinta y cinco".

Imagen para la proyección digital o el estudio personal

Gráfica de múltiples imágenes y texos que enfoca el tema Desde los quince años de edad hsata los treinta y cinco en la vida de los ministros de Dios.

 

1.   "Desde los quince años de edad hasta los treinta y cinco." [Los números “quince”, “treinta y cinco”, etcétera, en estos estudios son relativos. Por ejemplo, no pocos jóvenes se bautizan antes de los quince años de edad, empezando algunos a realizar enseguida obras en el Reino de Dios de acuerdo a sus capacidades y oportunidades limitadas.]

a)  Una veintena de años, equivalente a dos décadas completas.

b)  Veinte años hacen siete mil, trescientos días.

c)  Esta cantidad de días contienen ciento setenta y cinco mil, doscientas horas.

2.  En el "Reloj de los años productivos del servidor del Señor", donde cada hora representa cinco años de vida, las 6 a. m. indica los quince años de edad y las 10 a. m. representa los treinta y cinco años de edad.

a)  Se trata de la "Mañana de la vida" cuando el sol sale y su fulgor va en aumento. Se siente la frescura del alba y las aves lo celebran cantando a todo pulmón. Una mañana hermosa, impregnada de vida, de ilusiones, de esperanzas. Así lo ven las almas positivas.

b)  Por delante hay no solo cuatro horas, ¡sino todo un día para gozar y producir buenos frutos! Así lo ve todo siervo diligente.

c)  Según Mateo 20:1-4, el Señor del reino "salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Saliendo cerca de la hora tercera (o sea, las 9 a. m.) del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña".

(1)  Amado siervo joven, el Señor quiere contratarle en la mañana de su vida para la obra de su Reino.

(2)  ¿Ha firmado usted el contrato y está trabajando ya en la viña espiritual? De haberlo hecho, le felicitamos. De no haberlo hecho, ¿por qué se detiene? La paga es sumamente generosa: en esta vida, infinidad de bendiciones, y en la próxima, ¡inmortalidad en el Paraíso de Dios!

(3)  ¿Cuántos de los presentes están viviendo esta etapa de la vida, es decir, entre los quince y los treinta y cinco años de edad?)

c)  Por cierto, ciertas indagaciones sobre la productividad del ser humano promedio enseñan que algunos obreros trabajan mejor y rinden más, precisamente, durante las horas de la mañana. Asimismo, observamos que en el Reino de Dios se encuentran cristianos que realizan sus labores más fructíferas y más excelentes durante la Primera Etapa de su vida como siervos de Cristo. Sin duda, la Primera Etapa puede ser un tiempo de logros gloriosos. ¡Que así sea para usted!, siervo joven.

 

Imagen para la proyección digital o el estudio personal

Gráfica de múltiples imágenes y textos que enfoca a siervos de Dios que se cubrieron de gloria por por las hazañas logradas durante la mañana de su vida productiva.

 

II.  Estudiemos los ejemplos de algunos siervos que se cubrieron de gloria por las hazañas logradas durante la mañana de su vida productiva.

El rey Saúl llama "muchacho" al joven David, más sin embargo, en el contexto de las guerras entre Israel y los filisteos, este se convierte en gigante espiritual, matando al gigante Goliat.

A.  David (1 Samuel 17), el "muchacho" que mató a Goliat.

1.  El rey Saúl lo llama "muchacho", diciéndole: "No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud" (1 Samuel 17:33).

2.  Más sin embargo, el espíritu que hubo en David no era de un "muchacho" débil o despistado, sino el de un siervo joven confiado plenamente en su Dios. Acercándose valientemente a Goliat, David le dice: "Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a tí en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano" (1 Samuel 17:45-46). ¡Qué confianza más asombrosa en un varón joven!

a)  Pues, sepa usted, siervo joven, ¡que también usted mismo puede matar a “gigantes”! Sí, definitivamente. Por ejemplo, a los gigantes, desafiantes y burladores, llamados “Paganismo”, “Ateísmo” y “Materialismo”. Puede hacerlo, con tal de confiar, sin dudar, en el poder de Jehová, el Dios de los escuadrones del ejército espiritual, siendo este “ejército”, para la Época Cristiana, la iglesia verdadera y militante de Jesucristo.

b)  Si le dicen: "Muchacho, tú no puedes", diga que sí, que la batalla es de Jehová. Al vencer a los “gigantes” nombrados, más a otros de la misma calaña, saliendo airoso, no se olvide de dar la gloria a Dios, no tomándola para sí mismo, pues no teniendo usted fe fuerte en Dios, ni contando con su sabiduría, usted no sería nada más que un “muchacho” impotente, en términos espirituales. ¿De acuerdo?

B.  Ezequías (2 Reyes 18:1 - 20:21).

1.  Aquel varón llamado Ezequías fue hecho rey del pueblo de Israel, teniendo tan solo veinticinco años de edad, y reinó sobre Israel veintinueve años.

2.  Su nombre y su memoria están cubiertos de gloria porque él "hizo lo recto ante los ojos de Jehová. Quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera. En Jehová Dios de Israel puso su esperanza; ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá. Porque siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos... Y Jehová estaba con él; y adondequiera que salía, prosperaba" (2 Reyes 18:3-7).

a)  Siervo joven, usted que tiene veinticinco, veintiocho, treinta, treinta y dos, treinta y cuatro años de edad, ¡usted también puede “reinar”! Reinar sí sobre su propia vida. Sobre los predios de su mente y espíritu, tomando dominio sobre su propia voluntad. Usted no solo puede sino que también debe arremeterse con valentía inderogable contra los falsos dioses y las falsas doctrinas del presente, dentro y fuera de la iglesia, quebrándolas. Contra las imágenes y los ídolos de actualidad, bien sean de sustancias materiales, o existentes en esferas cibernéticas.

b)  Lo podrá hacer, cubriéndose de gloria y honra, a condición de que, tal cual el ilustre Ezequías, pone su esperanza en Jehová, guardando sus mandamientos y no apartándose de él.

c)  "Ni después ni antes de él hubo otro como él." Este insólito encomio figura en la historia divina del rey Ezequiel. Ni siquiera el rey David era superior a él. Tampoco Salomón, pese a su sabiduría descomunal. ¿Qué le parece, siervo joven? Tenga por cierto que usted también puede llegar a ser único, sobresaliente en grado sumo. Trabajando arduamente y constantemente en los campos del Señor, con muchísima fe e incansable diligencia, quizás le sea posible realizar una obra de altísima calidad, aun meritoria del calificativo "¡Única en su categoría!"

C.  Josías (2 Reyes 22:1 - 23:30).

1.  Josías comenzó a reinar sobre Israel cuando tenía solo ocho años de edad. Reinó treinta y un años.

2.  Este niño rey se hizo joven rey y también se cubrió de gloria espiritual antes de morir a los treinta y nueve años de edad. "Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda." Teniendo solo veintiséis años de edad, mandó a limpiar y reparar el templo en Jerusalén. Ocupados los obreros en esta tarea, descubrieron el libro de la ley. Cuando el rey Josías oyó  "las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos" (2 Reyes 22:11). Al leer "todas las palabras del libro del pacto", Josías ordenó que sacasen del templo "todos los utensilios que habían sido hechos para Baal... quitó los sacerdotes idólatras...derribó los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová", hizo que se purificara totalmente el templo y restauró el culto verdadero. Realizó esta grandiosa obra, ¡teniendo solo veintiséis años de edad! "No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él nació otro igual" (2 Reyes 23:25).

a)  Oh, siervos jóvenes del Señor, hoy por hoy existen en la tierra infinidad de templos religiosos llenos de idolatría, mercadería y prostitución espiritual, donde ministran sacerdotes y pastores corruptos. Aun en algunos de nuestros propios lugares de reunión, osan presentarse como líderes espirituales hombres que profanan lo sagrado y ministran sirviendo a los falsos dioses conocidos como "Placeres Mundanos", "Vanagloria", "Nueva Hermenéutica", "Carismático", "Inconformidad", y otros parecidos.

b)  Oh, siervos jóvenes del Señor, ¿quiénes de entre ustedes se levantarán, tal cual el joven rey Josías, para limpiar y reparar la casa de Dios dondequiera que haya sufrido deterioro y abandono, para hacer que todo el pueblo oiga "todas las palabras" de nuestro pacto, el Nuevo Testamento; para luchar contra lo falso y lo idolátrico y para restaurar, o instituir, el culto verdadero dondequiera que se haya dejado de celebrar? ¿Quiénes se levantarán?

c)  Los siervos jóvenes que actúan con el espíritu de Josías, serán coronados de gloria y honra en el reino eterno de Dios.

D.  Daniel, Shadrac, Mesac, y Abednego (El libro de Daniel, los capítulos del uno al tres).

1.  La historia conmovedora y aleccionadora de estos cuatro jóvenes israelitas todo estudiante dedicado de la Biblia la sabe contar.

a)  Que Daniel reveló e interpretó el sueño del rey babilónico Nabucodonosor sobre los cuatro reinos; que Daniel se negó a adorar a la estatua del rey Darío; que fue echado en el foso de leones; que salió ileso porque confió en su Dios.

b)  Que Shadrac, Mesac y Abednego fueron echados en el horno de fuego porque rehusaron adorar a una imagen de oro; que salieron sanos con "sus ropas intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían".

2.  La excitante y gloriosa odisea espiritual de estos cuatro jóvenes comenzó cuando ellos aún eran muchachos. "A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños" (Daniel 1:17). ¿Por qué recibieron de Dios poderes tan grandes? La razón se encuentra en Daniel 1:8, a saber: cuando fueron seleccionados como candidatos para servir al rey de Babilonia, propusieron en sus corazones "no contaminarse" con lo inmundo.

a)  Siervo joven, ¿quiere usted comenzar, tal cual estos cuatro jóvenes israelitas, una odisea excitante y gloriosa por este mismo país o por otras tierras desconocidas por usted hasta el momento, donde podría exaltar al verdadero Dios y predicar su Nombre? Hay una condición importante: ¡proponer en su corazón no contaminarse con lo inmundo!  Solo así podrá tener poder y mucho éxito en las empresas de Dios.

b)  Usted podrá predicar a multitudes, tanto a gente pobre como rica, tanto a gente humilde como poderosa, si no se contamina con lo inmundo y si confía siempre en el poder de su Dios. Al hacerlo, ¡su nombre aparecerá en la misma "Lista de Honor" donde están los nombres de Daniel, Shadrac, Mesac y Abednego; de David, Ezequías y Josías!

E.  Cristo (Los cuatro evangelios).

1.  A los treinta años de edad, comenzó Jesús sus ministerios. Tres años y medio más tarde, teniendo tan solo treinta y tres años de edad, ¡los perfeccionó! Su ministerio y su ejemplo son inigualables y todo fue realizado en la "mañana de su vida" como siervo de Dios. No terminó la Primera Etapa; no llegó siquiera a los treinta y cinco años de edad. Lo crucificaron. Fue sepultado. Resucitó el tercer día. A los cuarenta días, ascendió al cielo y se sentó a la diestra de su Padre Jehová. Fue "exaltado" y "hecho Señor y Cristo" (Hechos 2:29-36). ¡Todo esto, antes de cumplir los treinta y cinco años de edad! Cristo no conoció las demás etapas de la vida humana en la tierra.

2.  Siervo joven, ¡imitad el ejemplo del hombre joven Jesucristo! Aprovechad al máximo el tiempo, de la manera que lo hizo aquel hombre de Galilea. Así, pues tal vez se acabe su vida en la tierra, como le pasó al Señor mismo, antes de que alcance usted los treinta y cinco años de edad. De acontecer semejante evento, entonces, ¡no le quedaría más tiempo para hacer las obras del Reino! ¿Ha contemplado usted su vida en este contexto? ¿Por qué, pues, se detiene? Los campos están blancos para la siega y los obreros son pocos.

F.  Timoteo (1 Timoteo, 2 Timoteo, Hechos 16:1-3, Filipenses 2:19-24).

1.  Timoteo conoció las Sagradas Escrituras "desde la niñez" (2 Timoteo 3:15). Se las inculcaron su abuela Loida y su madre Eunice, mujeres fieles de Dios (2 Timoteo 1:5).

2.  La reputación intachable y las obras sobresalientes del joven evangelista Timoteo se destacan en las cartas del apóstol Pablo. Este testifica, refiriéndose a Timoteo: "A ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros" (Filipenses 2:20).

3.  Temprano en su vida, Timoteo comenzó en los ministerios de Dios. Puso un fundamento sólido y construyó sobre él un edificio hermoso e imponente, la obra maestra de su vida espiritual en Cristo.

a)  Siervo joven, le animamos a pisar los talones de Timoteo. ¡Usted también puede construir un sólido y bello edificio espiritual! Al hacerlo, los cristianos le colocarán en la misma categoría con Timoteo, recibirá los mismos elogios, inspirará respeto y será, tal cual Timoteo, ejemplo para todos los que observan su conducta y contemplan sus obras (Filipenses 2:22).

b)  Pero sepa que para lograrlo, debería usted tener el mismo espíritu que tuvo Timoteo quien no buscaba "lo suyo propio" sino "lo que es de Cristo Jesús"(Filipenses 2:21), mostrando ánimo, diligencia, fidelidad y sinceridad en todo.

III.  Obviamente, comenzar en los ministerios del Señor cuando se es joven tiene ciertas ventajas.

A.  Vigor físico.

1.  El cuerpo físico del adulto joven está en su apogeo de desarrollo y fuerza.

2.  Tanto el cuerpo físico como la mente y el espíritu son capaces de soportar largas horas de trabajo en los campos del Señor, el rigor de viajes evangelísticos, el estrés de obras intensas de evangelismo y benevolencia, etcétera.

B.  Vigor mental.

1.  La mente del adulto joven es alerta, aprende rápido, retiene y reacciona pronto.

2.  Este servidor conoce a cierto evangelista que, teniendo menos de veinticinco años de edad, aprendió de memoria veintiún libros del Nuevo Testamento y porciones de los demás libros de referido pacto. Al hacerlo, asentó, en lo concerniente al conocimiento del Libro Sagrado, una base sólida para todo el ministerio que ha venido desarrollando desde aquel tiempo.

C.  Generalmente, el siervo joven goza de ventaja cuando se trata de la delicada obra de relacionarse con adolescentes, jóvenes y adultos jóvenes, identificándose con ellos, ganando su confianza, evangelizando entre ellos, persuadiéndolos, convirtiéndolos, aconsejándolos y guiándolos.

D.  Normalmente, el siervo joven tiene el tiempo a su favor, siempre y cuando sepa aprovecharlo. Hoy día, el promedio de vida es de aproximadamente setenta y siete años. Esto significa que si el siervo joven usa bien los siete mil, tres cientos días de la Primera Etapa de su vida y ministerios, tendría tiempo para:

1.  Establecer un fundamento sólido sobre el que edificar obras más abarcadoras y más excelentes durante las futuras etapas de su vida y ministerio.

2.  Aprender mucha Biblia: doctrinas, historias y normas morales, tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo.

3.  Estudiar muchas materias relacionadas: la historia, las costumbres y las filosofías de los tiempos bíblicos, como también las de la Era Cristiana, incluso las de tiempos contemporáneos.

4.  Adquirir mucha experiencia práctica por medio de participar activamente en las obras del Reino.

a)  Teniendo tal preparación, el joven ministro tendría las herramientas para efectuar ministerios cada vez más productivos en beneficio de la humanidad necesitada y que redundarían para la gloria de Cristo y su iglesia. Se supone que pudiera ampliar sus ministerios y expandir su radio de acción e influencia.

b)  Ahora bien, nuestras experiencias bien pueden ser sanas y edificantes o malas y dañinas. ¿Cómo puede el joven ministro adquirir las "sanas y edificantes"?

(1)  Mediante la relación "Pablo - Timoteo". Es decir, por medio de trabajar con un evangelista probado y competente.

(2)  Los institutos bíblicos de nuestra hermandad pueden enseñar mucha teoría, y se puede hacer lo mismo por medio de conferencias tales como estas. Pero, ¡la mejor escuela es la Escuela de la Vida! Es la de vivir, sufrir y gozar en carne propia la obra del Reino. Hacer esto mismo bajo la supervisión de un evangelista probado y competente, apoyándose en su fuerza y dejándose llevar por sus sabios consejos, resulta, cuando todo marcha conforme a las normas divinas, en la acumulación de un caudal cuantioso y rico de experiencias instructivas, las que preparan al joven siervo para grandes luchas futuras.

E.  Siervo joven, le animamos a aprovechar al máximo esta época de su vida y ministerio, preparándose para grandes obras futuras.

1.  Prepárese para ayudar a alcanzar la meta de predicar el evangelio puro a toda alma de habla hispana en todo el mundo.

2.  Prepárese para trabajar bíblicamente con las congregaciones, ayudándolas a organizarse bíblicamente, preferiblemente, con ancianos y diáconos, a consolidar sus logros, a seguir creciendo y a madurar todavía más tanto en conocimiento como en espiritualidad.

F.  Querido siervo joven, ¿que está logrando usted durante los siete mil, trescientos días de esta Primera Etapa?

1.  ¡Pronto se acabarán para usted estos siete mil, tres cientos días! ¿Qué habrá logrado?

2.  ¿Acaso está aguantado en la obra del Señor? ¿Acaso está esperando circunstancias más propicias? Más sabio sería ponerse activo ahora mismo y predicar "a tiempo y fuera de tiempo" (2 Timoteo 4:2), no deteniéndose porque las circunstancias del presente le parezcan difíciles, ni esperando hasta que se presenten mejores oportunidades.

G.  Amado siervo joven, ¡qué los ángeles buenos le acompañen! (Hebreos 1:14; Salmo 34:7), guardando sus entradas y salidas, hasta que sea forjado en su ser interior un guerrero espiritual de primer orden, reluciente y poderoso, un verdadero capitán en el ejército espiritual de Dios.

Imagen para la proyección digital o el estudio personal

Gráfica de múltiples imágenes de siervos jóvenes de Dios, ángeles buenos y deomonios que introduce la sección sobre los demonios, en sentido figurado, que se arremeten contra el ministro joven.

 

IV.  Pedimos que le guarden los ángeles de Dios, porque hemos visto lo que sus ojos de siervo joven quizás aún no hayan captado. Hemos visto a unas criaturas malévolas, es decir, ¡a unos "demonios" que quieren acabar con usted antes de que alcance los treinta y cinco años de edad!

-Lamentablemente, no todo siervo joven sale con vida espiritual en Cristo de esta Primera Etapa de su ministerio. Algunos caen presos de los "demonios" que emergen de regiones entenebrecidas con la misión especial de engañar y hacer caer a los siervos jóvenes, persiguiéndoles tenazmente y arrebatando a los débiles.               

-Bien saben estos “demonios” que si logran incapacitarlos o talarlos completamente durante el tiempo cuando aún viven la Etapa de Siervo Joven, no tendrán que pelear más contra ellos, a menos que se levanten de nuevo. Bien saben que si logran tronchar sus ministerios en plena carrera, habrán frustrado, efectivamente, el futuro de tales siervos, evitando la realización de todas las obras evangelísticas y benévolas que hubiesen sido capaces de ejecutar. Este último dividendo endulza aun más la victoria de los “demonios”. ¿Quiénes son estos “demonios”?  De cierto, al siervo joven le conviene tener conocimiento de ellos de antemano –saber sus nombres, atributos y estratagemas- para poder identificarlos prontamente cuando hagan acto de presencia en su vida y ministerio, así evitando caer indefenso en sus garras destrozadoras.

Imagen para la proyección digital o el estudio personal

Gráfica de múltiples imágenes y textos enfoca al demonio, en sentido figurado, Vanaglorioso que intenta derribar al joven ministro de Dios.

 

A.  "Vanaglorioso" es el nombre del primer "demonio" que descubrimos para usted, joven cristiano que desempeña ministerios en el Reino de Dios. ¡Conózcalo bien! Pues, este demonio se especializa en hacer tropezar y caer a los siervos jóvenes dotados de talentos notables.

En esta gráfica, un ser vestido de túnica larga y luciendo dos grandes alas, cuya mirada y postura proyectan orgullo, representa el demonio Vanaglorioso, teniendo él por misión llenar al joven ministro del Señor de auto importancia, orgullo personal y vanagloria, elementos que presagian su caida desastrosa.

1.  "Vanaglorioso" se asoma sigilosamente y susurra al oído del siervo joven: "Oye, siervo mío, tú tienes mucha carisma personal. Eres un líder natural, ¿sabes? Hablas con fluidez, elocuencia y poder persuasivo. La gente te admira". Luego, sutilmente hace fluir hacia la mente del siervo joven la influencia mala de la "vanagloria", diciéndole: "¡Puedes llegar a ser reconocido ampliamente! Tu nombre lo reconocerán muchas personas en muchos lugares. Y eso te llenará de gran satisfacción, ¿no?"

2.  Pues bien, el siervo joven, inmaduro e incauto, que presta oído a “Vanaglorioso”, al hacerle caso, seguramente, se inflaría de los aires venenosos de la auto importancia y del orgullo personal. Hemos visto por ahí, de vez en cuando, a los hijos de “Vanaglorioso”.

a)  Hablan, predican y enseñan para impresionar a sus oyentes. Algunos utilizan un vocabulario floreado de palabrería rebuscada, demostrando en ocasiones un estilo afectado o flamante.

b)  Visten para impresionar a la gente. El “ministro vanaglorioso” es un gallo orgulloso,  de plumaje llamativo, y la congregación, su gallinera.

c)  Envuelto en el éxtasis de su propia autoestima exagerada, el siervo "vanaglorioso" quizás ni se dé cuenta de que ya es preso del espíritu malo de la "vanagloria".

d)  Si no se arrepiente, si no cambia de actitud hacia sí mismo, es posible que aun en esta vida sea castigado por Dios. Si muere sin haberse arrepentido y revestido de humildad, en el gran día del Juicio Final, ¡será desplumado y los ángeles le echarán en la olla caliente del infierno!

3.  El apóstol Pablo identifica y reprende al espíritu de la "vanagloria" que él discernó en algunos cristianos que ejercían ministerios en las congregaciones del Siglo I.

a)  Escribe a la iglesia en Corinto: "Porque no nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos. Pero nosotros no nos gloriaremos desmedidamente, sino conforme a la regla que Dios nos ha dado por medida. Mas el que se gloría, gloríese en el Señor; porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba"  (2 Corintios 10:12-13, 17-18).

b)  En su epístola a la iglesia en Colosas, el apóstol señala a algunos que estaban vanamente hinchados "por su propia mente carnal" (Colosenses 2:18).

c)  Nosotros los servidores del Señor en el tiempo presente también estamos en el deber de identificar y reprender a este mismo espíritu dañino de la "vanagloria", dondequiera que se manifieste.

4.  ¿Cómo puede el siervo joven resistir y derrotar al demonio "Vanaglorioso"? A continuación, algunas sugerencias.

a)  Saber identificarlo, quitándole su disfraz. Luego, repudiarlo con todas sus fuerzas.

b)  Humillarse delante de Dios y la iglesia, aprendiendo a estimar "a los demás como superiores a él mismo" (Filipenses 2:3).

c)  Reconocer que "toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces" (Santiago 1:17), siempre dando gracias a Dios por los talentos recibidos de parte del Todopoderoso, utilizándolos sabiamente, no para su propia gloria personal, sino para la del Señor y su causa.

d)  Tener presente en todo momento que el poder que salva no proviene del hombre sino de Dios y que el siervo del Señor ha de ser el recipiente de cristal transluciente por medio del que se hace llegar la Verdad divina a la raza humana.

e)  También le conviene tener presente una advertencia divina, a saber: el que no da gloria a Dios, tarde o temprano será castigado por Dios. Herodes fue herido por un ángel de Dios y "expiró comido de gusanos" porque "no dio la gloria a Dios" (Hechos 12:20-23).

 

Imagen para la proyección digital o el estud

Gráfica de múltiples imágenes y textos que enfocca al demonio, en sentido figurado, Fortunato Oportunista cuya especialidad es llenar al ministro joven de dios de motivaciones materialistas y de ambición carnal.

 

B.  "Fortunato Oportunista." He aquí, otro "demonio" adiestrado para hacer tropezar y caer a los colaboradores de Dios que tienen entre quince y treinta y cinco años de edad. Este se llama "Fortunato Oportunista". Su "especialidad" es llenar al corazón del joven que se propone tomar roles en la iglesia de motivaciones materialistas y de ambición carnal. Lo hace con gran astucia, mezclando las sanas motivaciones con las malas, alabando las buenas y presentando las malas como prácticas y realistas. Oculta su verdadera identidad de "demonio" bajo el disfraz de “hombre de negocios, práctico y razonable”.

En esta gráfica, un ser con cuerpo humano pero cabeza de macho cabrío con muchos cuernos, sentado sobre un trono, con un mago frente de él, representa al demonio Fortunatio Oportunista, el que disfrazándose de Hombre de negocios, práctico y razonable, insta al ministro joven de Jesucristo a aprovecharse de toda oportunidad para asegurar su bienestar material, tanto actual como futuro.

1.  Con tono serio, “Fortunato” dice al servidor joven inmaduro y desprevenido:

a)  "¿Así que te llama la atención el ministerio de la Palabra? ¿Quieres ser predicador y maestro? Muy noble de tu parte querer ayudar a otros seres humanos. Sí, señor, se trata de una profesión muy respetable, la de ser ‘ministro’.

b)  "Y ¡mira que es una profesión que te ofrece varias oportunidades estupendas! Tú puedes ganar buen dinero como ministro. Y con la tasa de desempleo tan alta en casi todo país, ¿por qué no considerarlo? Además, es una profesión honorable, a la par con el de doctor o el de abogado, y además, bastante suave. De traje y corbata. De horario flexible. Puedes dormir hasta las 11 de la mañana si te da la gana.

c)  "A lo mejor, podrás viajar y, ¿quién sabe?, ¡aun salir de tu país y quizás ubicarte en otro país de más progreso económico! Tú sabes que la iglesia en Estados Unidos de América es grande y rica. Tal vez logres relacionarte con algunos poderosos y adinerados de aquella iglesia. A lo mejor les caigas bien y comiencen a sostenerte.

d)  "Piensa en tu futuro. Oye, ¡no seas bobo! Tienes derechos como los demás. Derecho a vivir bien. Derecho a la felicidad. Otro consejo te doy: al lograr que provean salario, mientras lo recibas, saca todo el tiempo necesario preparándote para otro oficio o profesión por si acaso pierdas el sostenimiento de la iglesia. ¿Verdad que tienen sentido mis consejos? Son muy prácticos, ¿no? Tú tienes que ser realista. Esta vida es dura y debes saber aprovechar las oportunidades."

2.  "Fortunato Oportunista" es un palabrero muy convincente, un verdadero "vendedor de motivaciones materialistas y egoístas". No da su brazo a torcer. A la verdad, en muchos países, no pocos cristianos jóvenes que se ilusionan con desempeñar ministerios espirituales padecen de estrechez económica. ¿Cómo callar tal servidor a "Fortunato" y echarlo de la casa de su fe? ¿Cómo eliminar motivaciones materialistas o carnales de su vida ministerial?

a)  Pues bien, estimado siervo joven, si usted ha escuchado a “Fortunato” y quiere callarlo, cerrando su mente y espíritu a él, observo que primero le urge a usted definir, con toda precisión y objetividad, sus propias motivaciones. En realidad, ¿por qué quiere usted desempeñar algún rol de liderazgo en el Reino de Dios? ¿Quiere expandir las fronteras de este Reino espiritual? ¿Salvar a muchas almas? ¿Hacer prosperar a la causa de Dios en el planeta Tierra? ¿Ama tanto la verdad de Dios que quisiera predicarla dondequiera, pese a obstáculos y oposición, aún persecuciones? ¿O busca ventajas materiales y sociales?

(1)  El apóstol Pablo expresó sucintamente algunas de sus motivaciones al decir a los corintios: "No busco lo vuestro, sino a vosotros" (2 Corintios 12:14). ¿Qué busco yo? ¿Qué busca usted?

(2)  Jesucristo mismo tuvo que definir sus propias motivaciones y defenderlas contra Satanás. De la manera que "Fortunato Oportunista" ofreciera a usted "villas y castillas", asimismo Satanás ofreció a Cristo riquezas y gloria. "Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás" (Mateo 4:8-9).

(a)  Al principio de su ministerio, Cristo tomó una decisión definitiva: ¡no servir al dios Mamón! Mamón es el dios de las riquezas. En Lucas 16:13, el Señor afirma: "Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a Mamón (las riquezas)".

(b)  Siervo joven, al principio de su propio ministerio, usted debe tomar la misma decisión definitiva: ¡no servir a Mamón! Si sus motivaciones son confusas o conflictivas, ¿cómo podrá servir a Dios de todo corazón? ¡Decídase de una vez! Dígale a "Fortunato Oportunista": ¡Vete! Tus bonitas palabras no me engañan. Lo más importante para mí no es el dinero o las ventajas materiales sino mi alma y las almas de los demás".

b)  Siervo joven, al calificar usted por sus talentos, méritos y virtudes, usted podría ser tenido por la iglesia por obrero digno de recibir salario (1 Timoteo 5:18; 2 Corintios 11:8). Lo malo, lo reprobado y lo pecaminoso es que usted, o cualquier otro, tome el ministerio, cualquier ministerio de la iglesia, como mera "profesión" y "fuente de ganancia" (1 Timoteo 6:3-6). Que sea usted, tal cual "Fortunato", un mero "Oportunista", un despreciable "asalariado"(Juan 10:12-13). Tenga presente que por ahí andan unos “compradores de predicadores”, mayormente de los que se autodenominan “conservadores”. “Compran” a neófitos, aun a recién bautizados, siempre y cuando estos se comprometan a enseñar sus doctrinas. Táctica perversa es esta, violando no solo directrices bíblicas sino también el sentido común. 

Imagen para la proyección digital o el estudio personal

Gráfica de múltiples imágenes y textos que enfoca al demonio, en sentido figurado, Impulso Carnal, el que tiene un Doctorado en Psicología y se disfraza de Sabio Consejero Matrimonio, pero que insta al joven ministro del Señor a satisfacer sus impulsos carnales, especialmente los sexuales, aun a divorciarse y casarse con una cristiana más bonita y talentosa.

 

C.  "Impulso Carnal". "Fortunato Oportunista" hace pareja con otro "demonio" llamado "Impulso Carnal". "Impulso" tiene un "Doctorado en Psicología", con una concentración en la ciencia fina de manipular las emociones asociadas con el amor, el matrimonio y el hogar. Él es un "demonio", pero se disfraza de "Sabio Consejero Matrimonial".

Esta gráfica de un ser fantasmal desnudo  con una gran rosa roja por corazón y tocados muy anchos, a manera de halos, sobre la cabeza, representa al demonio Impuso Carnal, el cual apela con gran sentimiento y convincente psicología al joven ministro de Dios, animándole a fijarse en las bellas mujeres de la igleisa y que no frustre sus deseos sexuales naturales.

1.  Con vocecita suave y palabras perfumadas, "Impulso" dice: "Oye, querido siervo soltero, Dios quiere que te cases, ¿cierto?, para que no te estés quemando, tú sabes. Pues, en las congregaciones se hallan muchas muchachas y mujeres bonitas. Hazte ministro, si quieres, y búscate una compañera entre ellas. Así podrás tener tu propia familita y quizás salario para sostenerla". ¿Qué de malo hay en este consejo de "Impulso"?

a)  ¿No debe el siervo soltero buscar una compañera entre las hermanas de la iglesia? ¡Claro que sí!

b)  Pero, querido siervo soltero, "lo malo" del consejo de "Impulso" estriba en lo de animar a usted a valerse de ministerios espirituales para fines principalmente egoístas y carnales. “Casarse, satisfacer sus impulsos sexuales naturales. Procrear hijos. Tener familia. Obtener salario de la iglesia para costear un hogar.” Más sin embargo, sus motivaciones han de ser espirituales, puras y sin intereses personales. Todo lo demás, incluso matrimonio con una mujer cristiana, ha de ser secundario.

2.  Acercándose “Impulso Carnal” al siervo joven ya casado, con el propósito malvado de hacerle caer en pecado, acostumbra emplear todos sus poderes sugestivos y engañosos. Por ejemplo, le dice suave y muy sugestivamente: "Hermanito, fíjate en la hermanita Florecita, ¡qué preciosa es! ¡Tan comprensiva y espiritual! Tu mujer Margara es buena, pero tiene tantos defectos, ¿verdad? ¿No te gustaría cambiar esa mujer por la "Florecita" perfecta? Anda, ¡hazlo! Tú mereces una compañera mejor que la que tienes. ¿Vas a pasar los largos años de vida que te queden con esta cruz? Tú eres joven. ¡Aprovéchate! Hombre, no es como lo pintan algunos de esos predicadores estrictos, legalistas y pasados de moda. Hay circunstancias cuando divorciarse es mejor que seguir atado a una mujer inferior a ti. Así que, sepárate y cásate con la "Florecita" soñada. Tú no tendrías que abandonar el ministerio. Tienes la opción de mudarte lejos, a otra provincia o a otro país, donde no conozcan tu historial, y seguir predicando. Eso mismo ya lo han hecho varios de tus compañeros."

a)  En la conquista de siervos jóvenes casados, ¿ha tenido éxito "Impulso Carnal" con esos consejos tan descarados y patentemente maliciosos? ¡Sí señor! Bastante éxito. ¿Cuántos predicadores hay por ahí que han seguido al pie de la letra las indicaciones sediciosas y destructivas de "Impulso Carnal"? Encontrándose un solo, nada más, ¡ya habría demasiado! Pero, lastimosamente, nos consta que han seguido los consejos de “Impulso” no uno solo predicador o maestro de la Biblia, sino unos cuantos, por no decir muchos. Tentados y seducidos por “su propia concupiscencia” (Santiago 1:13-15), caen en fornicaciones y adulterios. Se divorcian, o se separan sin divorciarse. Se llevan a una hermana de la iglesia, o a una mujer aún no convertida. Luego, se mudan a otro lugar, y allá, ¡siguen descaradamente en los ministerios, como si nada anormal o inmoral hubiese pasado! “Impulso Carnal" los engatusó muy hábilmente, y ahora son completamente suyos, amarrados doblemente con la soga púrpura de la inmoralidad y también la soga amarrilla de la hipocresía. ¡Ay de ellos! ¡Ay de los cristianos, de las congregaciones, que se hacen partícipes en sus múltiples pecados!

b)  Pero bien, estimado siervo joven casada, ¿qué puede usted hacer para resistir las sugestiones pervertidas de "Impulso Carnal"? Aunque el espíritu esté deseoso de ser fiel a Dios, la carne es débil, y la lucha contra sus impulsos imperiosos, pues a veces muy dura, trance que describe el apóstol Pablo con elocuencia dolorosa en Romanos 7:14-25.

(1)  Esto puede y debe hacer: ¡Pararse “varonilmente” (1 Corintios 16:13) y luchar contra “Impulso”! Citarle la Biblia: que el matrimonio es sagrado; que el divorcio es admisible solo por infidelidad matrimonial; que el amor por la mujer de su juventud ha de cultivarse, y no descuidarse; que usted, habiéndola seleccionado, debería honrarla, y no despreciarla o descartarla como si fuera un objeto sin sentimientos, sin alma. “Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud” (Malaquías 2:14-17).

(2)  Esto puede y debe: Argumentar con poder contra él. Que ningún cónyuge es perfecto; ¡que ni siquiera la "Florecita" es perfecta!; que el siervo de Dios no puede ser tan débil y falto de espiritualidad como para dejarse enamorar estúpidamente de las mujeres de la iglesia; que el siervo de Dios no puede dejarse engañar por maquinaciones pasionales de la mente carnal, tales como las que trae el demonio "Impulso Carnal".

(3)  Esto puede y debe hacer: ¡Botar al demonio "Impulso Carnal" de su casa, vetándole entrada por siempre!

Imagen para la proyección digital o el estudio personal

Gráfica de múltiples imágenes y textos que enfoca el demonio, en sentido figurado, Escepticismo, con Doctorado en Teología, cuya misión es sembrar dudas, cuestionamientos, incertidumbres e incredulidad en la mente del ministro joven de Jesucristo.

 

D.  "Escepticismo." Otro "demonio" espantoso que se yergue bravo frente al joven cristiano que anhela ser útil a Dios, tiene un solo nombre, y querido hermano, de verdad, ¡le basta por feo y largo! Se llama "Escepticismo". Este nombre quiere decir: “Desconfianza o duda de la verdad o eficacia de algo. 2. Doctrina de ciertos filósofos antiguos y modernos, que consiste en afirmar que la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla.” (Diccionario de la Real Academia Española, en Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.) Sorprendentemente, pese a su nombre, este "demonio" en particular tiene un "Doctorado en Teología", con una concentración en la ciencia fina de cómo producir, en la mente del cristiano, las dudas, los cuestionamientos y las incertidumbres que son la semilla de la incredulidad y del ateísmo. De hecho, "Escepticismo" es el ayudante excepcionalmente listo de aquel otro “demonio” fornido y temible llamado precisamente "Ateísmo". Como ya indicáramos, académicamente, "Escepticismo" cuenta con una preparación excelente. Conoce y usa con fluidez el lenguaje de la llamada "Escuela de la alta crítica", cuyos fundadores y promotores desmienten la inspiración de la Biblia. Yendo aún más lejos, algunos de ellos, entre los cuales se cuentan profesores de universidades, han alegado públicamente que "Dios ha muerto". Con todo, irónicamente, se presentan osadamente como "teólogos", no siendo pocos los seres humanos que los siguen, incluso un sinnúmero de "ministros protestantes", por difícil ser creerlo. Ahora bien, este demonio "Escepticismo" conoce todas las supuestas o aparentes contradicciones de la Biblia. Soberbiamente, como si fuera dueño de toda la verdad en el mundo, se acerca al joven cristiano ilusionado con servir a Dios y la iglesia, acosándole con dudas de tal magnitud que hacen estremecer el fundamento de su fe y agrietarse su convicción.

Esta gráfica espantosa de una criatura infernal con dos largos cuernos, alas y patas de animal, y que toca un violín, representa al demonio Escepticismo que se introduce sutilmente en la mente del ministro joven de Jesucristo, hablándole de las "fábulas" de la Biblia y diciéndole que, según la Escuela de la alta crítica, Dios ha muerto.

1.  Con tono altanero, le dice:

a)  “Mira, mi siervo, que tú has estudiado mucho la Biblia pero todavía hay muchas cosas que tú no entiendes, ¿verdad? ¿Cómo puedes afirmar con toda seguridad que ese libro sea  inspirado? Tus maestros te lo dijeron y aceptaste ciegamente su testimonio. Debes ser más honesto contigo mismo, ¿no crees?"

b)  "¿Cómo puedes creer en esa fábula de la creación en Génesis? Tú sabes que los científicos han probado que la tierra tiene trece billones de años de edad, y no, como indica tu Biblia, tan solo unos seis mil, quizás hasta ocho mil, años. ¿No has visto los huesos de los dinosauros? ¡Ahí está la prueba! Debes aceptar que la ‘evolución’ es una realidad. Si te cuesta tanto trabajo creer en la ‘evolución darwinista’, entonces propongo que abraces la ‘evolución deísta’, la que plantea que Dios creó el mundo sí, pero que lo desarrolló conforme a las normas de la evolución."

c)  "Bendito, siervo mío,  ¿y esa fábula infantil del Edén, de la supuesta caída de la gracia del hombre prototipo, de la ‘serpiente que habla’ y de la maldición sobre la tierra y el hombre? ¡Ridículo! ¡Absurdo! ¡Todo eso suena a cuentos de hadas y tú lo sabes!"

d)  "Y, ¿cómo puedes creer en ese Dios Jehová del Antiguo Testamento, tan arbitrario, violento, vengador y sanguinario? ¡Ese ‘Dios’ despiadado que manda a exterminar a pueblos enteros, juntamente con los niños inocentes y los animales irracionales! A Amalec y a todo su pueblo, por ejemplo. ¡Un ‘Dios’ guerrero! ¡Un ‘Dios’ que hace; luego se arrepiente de lo que él mismo ha hecho!"

e)  "Y, ¿cómo te atreves a predicar el nacimiento virginal de Jesús, su resurrección y ascensión? Varón inteligente, ¡hay cuentos parecidos en la historia de otras religiones! Su llamado ‘cristianismo’ no es una excepción."

f)  "Y, ¿eso de un infierno eterno para todos los que no creen lo que tú dices creer? ¡Qué duro es tu Dios y qué duro eres tú! Y déjame decirte que ese mensaje tuyo de ‘una iglesia’ y ‘una fe’ es pura evidencia de una mentalidad cerrada, legalista y fanática."

g)  "Básicamente, yo te encuentro inteligente y magnánimo de espíritu, pero enseñas un libro anticuado, lleno de mitos e inspirado por un espíritu autoritativo e intolerante. ¿Dudas? Tú tienes un saco lleno, ¿verdad? No seas hipócrita. Date de baja como ministro, hasta que no resuelvas tus conflictos y acabes con tus dudas."

2.  Bueno, estimado servidor joven, ¿ha tenido usted una confrontación con este demonio "Escepticismo"? Si responde afirmativamente, me intriga saber quién ganara. ¿Usted, o caso él?

3.  ¿Está usted riñendo aun en el presente con el fuerte "Escepticismo"? De ser así, ¿qué será el desenlace de la batalla? ¿Saldrá usted invicto o caerá muerto, su fe hecha pedazos?

4.  Querido siervo joven, si usted no toma todas las medidas necesarias para vencer de una vez para siempre a "Escepticismo", sepa que el próximo emisario de las tinieblas que se le acercará a usted, con paso pesado y aplastante, será "Ateísmo". Este se adueñará de su mente y alma, traspasando su espíritu con la espada de la pura incredulidad, echándole luego al hombro y llevando a usted, inexorablemente, directo para el infierno. Tal ha sido la suerte triste de no pocos siervos del Altísimo.

a)  ¿Ha habido predicadores que se convirtieran en ateos? Positivo, lamentablemente.

b)  ¿Ha habido predicadores o maestros de la Biblia que siguieran en ministerios espirituales, beneficiándose materialmente, aun mientras albergaran, encubiertos en sus propios corazones, los demonios "Escepticismo" y "Ateísmo"? Por cierto, los ha habido, y todavía los hay.

c)  Este servidor conoció a un hombre brillante, profesor de la universidad donde estudié, contra quien se arremetió el demonio "Escepticismo". Este poderoso demonio venció al profesor, llevándolo a abandonar la fe. De hecho, "Escepticismo" parece tener más éxito con los siervos "intelectuales" o "eruditos", quienes demuestran una inclinación de meterse en el bosque oscuro de la llamada "teología moderna", que con los siervos de mente más sana, espíritu más razonable y alma más equilibrada.

d)  Este servidor conoce, personalmente, a este demonio "Escepticismo" y doy fe de su temeridad y poder. Cuando tenía el que escribe diecinueve años de edad y estaba preparándome para dedicarme a los ministerios del Señor, "Escepticismo" se acercó agresivamente a la casa de mi fe, asestando, una y otra vez, una serie de golpes fuertísimos contra su fundamento.

(1)  Se estremeció violentamente el fundamento, como sacudido por un fuerte sismo.

(2)  Sentía que la casa de mi fe se me desplomara encima. Grande era mi temor y agudísima mi angustia de espíritu.

(3)  Clamé a Dios, aun dudando de su existencia, y desafié al demonio "Escepticismo", luchando contra él por espacio de unos ocho meses.

(4)  Por fin, lo vencí y reparé el daño que hizo a la casa de mi fe, reforzándola y ampliándola.

(5)  Todavía "Escepticismo" tiene la osadía de acercarse a mí de cuando en cuando, pues él es siempre muy persistente, pero ahora lo despacho enseguida y la casa de mi fe, que para mí ya es un castillo, sigue intacta.

e)  Siervo joven, ¿cómo puede usted vencer a un enemigo tan fuerte? He aquí unas recomendaciones:

(1)  Estudiar muchísimo para resolver y eliminar toda duda.

(2)  Estudiar muchísimo para tener convicción propia sobre la inspiración de la Biblia, la sana doctrina, la iglesia que Jesucristo edificó y el mensaje que usted mismo proclama.

(a)  La convicción de sus padres, de los miembros de la iglesia o de los maestros de las escuelas o los institutos bíblicos, puede que le impresione, aun sosteniéndole espiritualmente en parte.

(b)  Sin embargo, la convicción que cuenta en los tiempos críticos, cuando el demonio "Escepticismo" ataca ferozmente y zarandea vigorosamente, es su propia convicción personal, bien íntima, bien suya, de las mismas entrañas de su mente, corazón y espíritu.

(c)  En esta lucha sin cuartel, las armas prestadas quizás sean de poca utilidad. Para su enfrentamiento a Goliat, Saúl "vistió a David con sus ropas, y puso sobre su cabeza un casco de bronce, y le armó de coraza. Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había hecho la prueba. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y David echó de sí aquellas cosas. Y tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo... y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo" (1 Samuel 17:38-40). Valiéndose de armas que él mismo entendía, David mató a Goliat. Asimismo, tenemos que luchar cada uno contra "Escepticismo". ¡Con nuestras propias armas! Es decir, con las "armas espirituales" que hemos hecho nuestras por haberlas estudiado y haber practicado con ellas. ¿Qué tal sus “armas”? ¿Ha practicado con ellas?

(d)  En esta lucha crucial, cuyo desenlace significa o vida eterna o muerte eterna, la fe que vence ha de ser la mía. No la de mis padres ni la de mis hermanos en la iglesia, ¡sino la mía propia! El fundamento para mi fe lo tengo que poner yo mismo, y edificar sobre él la casa de mi fe, mi propia casa. Solo así puedo vencer.

 

Imagen para la proyección digital o el estudio personal

 

Gráfica de múltiples imágenes y textos que enfoca al demonio, en sentido figurado, Solitario Guerrero, el que tiene Cinta Negra en el arte de manipular sentimientos relacionados con la autonomía personal, usando astutamente sus conocimientos malos para aislar al siervo joven de Dios, instándole, por ejemplo, a independizarse completamente de ministros mayores de edad, tildándolos de torpes y pasados de moda.

 

E.  "Solitario Guerrero". Otro demonio que se empeña en juntarse al siervo joven se llama "Solitario Guerrero". Este es un maestro, con "Cinta Negra", en el arte de manipular los sentimientos relacionados con la autonomía personal. Su propósito es aislar al siervo joven, haciendo que corte lazos con los siervos maduros. Sabe que si logra que el siervo joven se independice prematuramente de la supervisión de los siervos maduros, podrá entonces meterle en miles de problemas y situaciones difíciles donde cometerá infinidad de errores. Consecuentemente, sus ministerios resultarían poco productivos, tal vez totalmente estériles y fracasados, tornándose el siervo joven frustrado y amargado.

Esta gráfica de un solo guerrero surreal parado sobre una columa y con una gran espada desenvainada representa en demonio Solitario Guerrero que se empeña en lograr que el siervo joven de Dios se independice prematuramente.

1.  Para lograr su meta nefasta, el demonio "Solitario Guerrero" se disfraza de hombre completamente confiado en sí mismo y de soberbio espíritu independiente. Dice al siervo joven inmaduro e incauto: "¡Anda, hombre, sal de la sombra de los demás obreros! Es verdad que tú eres joven, pero tú puedes hacer tu propia obra sin que te aconsejen. Estás bien preparado. Tienes más entusiasmo y más ideas que aquellos siervos viejos y torpes. ¡Independízate ya! No permitas que intervengan en tus ministerios. Solo quieren controlarte y usarte".

2.  Respetado siervo joven, si hace usted caso a los malos consejos de "Solitario Guerrero", se convertirá usted mismo en un "solitario guerrero". Consabido es que Satanás vence con más facilidad a casi cualquier “solitario guerrero” que al hermano respaldado fuertemente por competentes compañeros de la milicia espiritual.

a)  ¿Se siente usted impulsado por un sentido fuerte de valentía y destreza personal a lanzarse solo contra las huestes de Satán? De ser así, considere lo que la advertencia hallada en Jeremías 23:10, a saber, que en los siervos de Dios puede haber un tipo de "valentía" que "no es recta". “…la carrera de ellos fue mala, y su valentía no es recta.” ¡Qué la valentía suya no sea de esta categoría!

b)  Al independizarse prematuramente, es muy probable que Solitario Guerrero le empuje por un "camino" que será "como resbaladeros en oscuridad" (Jeremías 23:12). Entonces, ¡a usted mismo Dios le hará "comer ajenjos"! (Jeremías 23:15), el fruto amargo de sus errores y fracasos.

c)  No haga caso a Solitario Guerrero. ¡Despídalo de una vez!

d)  Manténgase en comunión estrecha con los demás siervos del Señor cuyas obras sanas y abundantes dan testimonio de ser ellos siervos rectos y eficaces.

e)  No desprecie en su corazón a los obreros competentes de mayor edad sino "considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe" (Hebreos 13:7).

V.  Conclusión.

A.  Querido siervo joven, ¡póngase duro con los "demonios", venciéndolos y obligándolos a regresar con las manos vacías a las guaridas oscuras de donde salieron!

B.  Aproveche al máximo los siete mil, tres cientos días de la "mañana de su vida productiva". Así, usted estará bien preparado para comenzar la próxima etapa de su vida y ministerios. 

 

-Proceder al próximo capítulo cuyo título es La segunda etapa en la vida y los ministerios del siervo de Dios: desde los treinta y cinco años de edad hasta los cincuenta y cinco.

Sermones en esta Web. De texto completo. Audio. Video.

Guías para clases bíblicas en esta Web. Gran número.

Cursos de capacitación ministerial en esta Web

DESGLOSE del Contenido completo de Buenos ministros de Jesucristo

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.