Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

Cómo planificar, preparar y presentar sermones, clases bíblicas o conferencias.

Sermones. Veintenas en esta Web. Texto completo, audio, PowerPoint, video.

PDF de las quince imágenes para este mensaje, vía un carrusel de las mismas, en el tamaño de 960 x 720 pixeles. Estas sirven para la proyección digital o el estudio personal.

 

Comprendiendo y apreciando al Dios de "Todas las cosas son posibles... nada hay imposible".

El “Dios Digital”

Imagen 14 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

Texto para el mensaje

El predicador o maestro que quisiera impartir este tema puede ampliar o abreviar, a su discreción, la información y aplicaciones que lo componen.

PDF de este Texto

PDF de las quince imágenes para este mensaje, vía un carrusel de las mismas, en el tamaño de 960 x 720 pixeles. Estas sirven para la proyección digital o el estudio personal.

Las imágenes en este documento miden 400 x 300 pixeles.

Imagen 1 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. El título: Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

B. Percepciones iniciales.

1. Muchos seres humanos no creen en Dios, o dudan de él, porque no comprenden sus atributos y, por consiguiente, no le aprecian.

2. No los comprenden porque no los estudian lo suficientemente, ni con la objetividad de mente puramente honesta.

3. Gran cantidad de los que creen en Dios tienen conceptos pobres de él, vagos, distorsionados, o completamente contrarios a su verdadera naturaleza. De ahí que no le pueden apreciar, honrar, obedecer y servir como deberían.

C. De Dios se testifica que “todas las cosas son posibles” para él; “…nada hay imposible”.

1. En la imagen estamos viendo una fotografía, tomada por un telescopio muy potente, de la gran galaxia espiral Andrómeda que se encuentra lejísimo del planeta Tierra, allá en el espacio, distante aproximadamente 2.5 millones (2,500,000) de años de luz. Ya que la luz se traslada a 300,000 kilómetros (186,000 millas) por segundo, es realmente enorme, prácticamente inconcebible, la distancia entre nosotros y aquella galaxia, la que, según calculan, se compone de dos mil millones (2,000,000,000) de estrellas, concentrándose en el centro la masa de ellas, de donde sale una iluminación fulminante.

2. ¡Qué cosa más fantástica! Tan bella desde nuestra plataforma de observación aquí en el planeta Tierra. ¿Apareció por mera casualidad o alguien la creó? Mi convicción es que Dios la creó. ¿Crear algo tan enorme con una estética tan gloriosa? ¡Claro que sí! Para él ¡todo es posible! ¡No hay nada imposible! Y qué conste: no creó dos o tres galaxias, nada más, sino miles de millones, según los astrólogos, de las cuales la nuestra, la Vía Galatea, es una.

 
 
Imagen 2 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. El ángel Gabriel afirma que “nada hay imposible para Dios”, según el relato en Lucas 1:36-37. Venido del cielo y teniendo conocimiento personal de los atributos del Todopoderoso, su testimonio se reviste de gran peso.

1. Dio su testimonio cuando visitó a la doncella María para anunciar a ella que Dios le había escogido para ser la madre terrenal del Mesías.

2. Refiriéndose a Elisabet, “parienta” de María, dice: “…ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril. ¿Concebir una mujer estéril? ¿Concebir una mujer ya entrada en años? ¡Imposible! ¡Contra la naturaleza! Pero, Gabriel explica tranquilamente: “…porque nada hay imposible para Dios”. Y así concibió Elisabet a Juan, el que llamarían “el Bautista”, el mayor de todos los profetas de la Era Mosaica, conforme al testimonio que el propio Jesucristo da de él (Juan 11:11).

3. Tampoco sería “imposible para Dios” hacer que María, concibiera, por el Espíritu Santo, sin haber conocido a hombre alguno, al que sería llamado Jesús, el Hijo del hombre, el Hijo de Dios. Porque “para Dios todas las cosas son posibles”, incluso obrar milagros en las matrices de Elisabet y María para traer al mundo a sus dos escogidos principales, sus “dos testigos” (Apocalipsis 11:1-13.) en el maravilloso drama espiritual-terrenal de abrir para la raza humana perdida y sin esperanza “una salvación tan grande” (Hebreos 2:1-4) como la que él ofrece gratuitamente.

Para un estudio detallado sobre estos “dos profetas”: www.editoriallapaz.org/apocalipsis_trompeta_6_Escena4_dostestigos.htm)

B. [La pintura. María y José, a la izquierda, visitan a Elisabet y Zacarías, a la derecha.]

 
 
Imagen 3 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. También el propio Jesucristo asegura que para su Dios y Padre “todas las cosas son posibles”, y esto más bien en un contexto espiritual relacionado con la salvación de seres humanos. Si bien el Dios supremo, “único Dios verdadero” como lo identifica el Hijo (Juan 17:3), puede hacer concebir a la mujer estéril ya anciana, como en el caso de Elisabet y, además, siglos anteriores, en el de Sara, esposa de Abraham, y si puede hacer que una virgen conciba y dé a luz sin haber conocido a hombre, pues también puede implantar, por medio de la predicación, una semilla espiritual tan poderosa en corazones de materialistas ricos dispuestos a recibirla, que estos nazcan de nuevo para salvación eterna de sus valiosísimas almas. Así enseña el Señor a sus discípulos después de marcharse triste el joven rico al escuchar la orden de vender todo lo que tenía y unirse del todo a la misión divina asignada al Mesías. En la fotografía superior de actores que hacen los papeles de los distintos personajes cuya historia se relata en Marcos 10:25-27, Jesús dialoga con el joven rico a la izquierda mientras observan y escuchan algunos discípulos. Alejándose aquel rico, Jesús comenta: “Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios”. Los discípulos se asombran “aún más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?

1. “…ser salvo” es el asunto clave, de suprema importancia absoluta, sinónimo de “entrar… en el reino de Dios”, y en este contexto de lo más elevado espiritual los discípulos disciernen un dilema cuya solución parece ser imposible, a saber, que si es tan difícil que se salve un rico, entonces, ¿qué esperanza puede haber para el resto de la humanidad? Por distorsionados que fueran los conceptos de “salvo” y “reino de Dios” de los discípulos, la realidad es que ni rico ni pobre podían alcanzar jamás, por su propia cuenta, estas excelsas bendiciones, debiendo primero ofrecerlas el Soberano Dios de quien se había apartado, inexcusablemente, su creación humana. De ahí que el Señor responde a los discípulos: “Para los hombres es IMPOSIBLE…”.

2. “…una salvación tan grande” (Hebreos 2:3), es, pues, “imposible” para los hombres, más sin embargo, no, de modo alguno, negativo. “…para Dios, NO; porque todas las cosas son posibles para Dios”.

3. Difícil sí para el rico, por las múltiples ataduras que suelen traer las riquezas de este mundo (1 Timoteo 6:6-10). Hasta más difícil que pasar un camello por el ojo de una aguja, y por consiguiente, realmente imposible, ya que es del todo imposible que un camello, animal grande, pase por el ojo de una aguja, aunque la aguja sea muy grande como la de la fotografía inferior. En esta ilustración, al camello, animal taciturno y obstinado según dicen, le amarraron una soga a la cabeza, pasando un cabo por el ojo de una aguja grandísima colocada frente de él. Pese a que el ojo sea de tamaño descomunal, el camello dice: “¡No! No quepo. Por ahí no puede pasar ni la cabeza, mucho menos el cuerpo entero. ¡Imposible que pase!”

4. Pero, gracias y gloria al Dios de “nada hay imposible”, el rico puede ser salvo, y también el pobre, y de cierto, todos los humanos que tengan la sensatez de buscar de este Creador tan poderoso como bondadoso, entenderle, apreciarle y acatar gozosamente su “buena voluntad, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

5. Se deduce necesariamente por las expresiones del apóstol Pablo en 1 Timoteo 6:17-19 que los ricos pueden ser salvos. “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.  Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;  atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.” Pudiendo poner “la esperanza… en el Dios vivo”, atesorar “para sí buen fundamento para lo por venir” y echar “mano de la vida eterna”, ¡seguramente pueden ser salvos eternamente! Con tal de recibir “con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas” (Santiago 1:21). Esta muy poderosa “palabra implantada” en la mente y el espíritu del rico, como además en cualquier persona que anhela salvación eterna, es la tremenda fuerza divina utilizada por Dios, recalcamos, para hacer posible lo que es imposible para el hombre.

 
 
Imagen 4 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Este poder grandioso de Dios se pone de relieve aun en lo pequeño del universo. Por ejemplo en los “pajarillos”.

1. Dando el Señor instrucciones a sus doce apóstoles para la obra a la que les enviaba y explicándoles el valor que tenían ante Dios como también el cuidado que el Padre tendría de ellos, les dice: “¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos (Mateo 10:30-31).

a) Así que, ¡ni un pajarillo “cae a tierra”, o sea, muere,sin que el Padre se dé cuenta! Este pronunciamiento de Cristo, ¿debería entenderse como hipérbole o se trata de una realidad? ¿Se quiere decir que el Padre Dios esté consciente de la existencia de todos los pajarillos, y por extensión, de todas las aves en el mundo, dándose cuenta al morir cualquiera de ellas? Pero, ¡esto parece imposible, ya que hay miles de millones de aves alrededor del planeta Tierra! Más sin embargo, “nada hay imposible” para Dios. Al fin y al cabo, el Ser Inteligentísimo que concibió y creó todas las especies de aves, dotándoles de sus plumajes tan lindos, sus distintos cantos gratos –casi todos- al oído del humano y su glorioso don de volar, ¿no podría, por inferencia, observarlas, cuando quisiera, en su desenvolvimiento conforme a sus designios para ellas, percatándose de la muerte de cada una? Amigo, hermano en la fe, ¿cuál es más difícil: concebirlas, crearlas y hacer posible su procreación o contarlas, observarlas y tomar nota cuando una de ellas “cae a tierra”?

b) “Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.” Dice un cántico espiritual: “Si cuida de las aves, cuidará también de mí”. Claro que este es el sentido de la comparación que hace el Señor. “…más valéis vosotros que muchos pajarillos.”Cada uno de los siervos fieles de Cristo vale más que muchas aves. Pero, esta comparación carecería de validez, y por ende, del poder para fortalecer y confortar si se trata de mero hipérbole, o de una ficción.

2. En otro escenario de su ministerio, estando presente una gran multitud de millares, Jesucristo hizo un pronunciamiento similar, dirigiéndose a ellos como “amigos míos” y diciendo: “¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios (Lucas 12:1-7). Quiere decir que el Dios de “Todas las cosas son posibles” está pendiente a toda su creación, incluso aves pequeñas, tomando cuenta de su existencia, desenvolvimiento y muerte, no olvidándose de nada. Esto no es imposible para él, ya que “nada hay imposible” para él. Y si esto es así en lo concerniente a las criaturas pequeñas por él concebidas, creadas y sostenidas por medio de la procreación y su cuidado de ellas, ¡cuánto más al tratarse de su obra cumbre, a saber, los seres humanos! Dada esta realidad, tanto fariseos, como saduceos, escribas y gentiles de toda categoría deberían comprender su valor intrínseco, cada uno en particular, ante el Creador, pues “más valéis vosotros que muchos pajarillos” (Lucas 12:7). Y pensar de sí mismos en consonancia con el lugar más alto que ocupan en la creación, respaldándoles sus actuaciones.

B. Una palabra para el ateo, escéptico o meramente mundano que se mofa del Dios que no se olvida ni siquiera de pequeñas aves. ¿Ha pensado usted en lo maravilloso de toda vida? No solo la vida de todo ser humano sino también la de todas las criaturas del reino animal. ¿De dónde proviene toda esta “vida”? ¿Apareció en todas sus formas distintas e intrigantes por mera casualidad? ¿O será más lógico concluir que un Ser Inteligentísimo la creó? Y suponiendo que esto ocurrió, ¿con qué sentido burlarse de él por manifestar que está pendiente constantemente de toda su creación? Desde luego, la mente que desprecia toda vida, quizás con la excepción de la suya propia, no sería capaz de apreciar el valor que el Creador atribuye a todo lo que ha creado, ni su interés en observarlo continuamente, sustentando “todas las cosas con la palabra de su poder” (Hebreos 6:1). Pero, el hombre sensible que ama la vida, al igual que la mujer, el joven o el niño de sensibilidades humanas tiernas, valúa grandemente no solo la vida de otros seres humanos sino también la de criaturas inferiores. Le conmueve la muerte de una mascota. Le conmueve la muerte de una bella ave. La conmueve la muerte de un caballo, de un ciervo, de una ballena. ¿Será el Creador de toda vida menos sensible, menos interesado, en tales vidas que nosotros los humanos?

 
 
Imagen 5 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Este poder maravilloso de Dios que le permite hacer “todas las cosas” también se pone de relieve aun en lo no esencial o de comparativamente poco valor. Por ejemplo, contar los “cabellos” de la cabeza del ser humano. Bien que el cabello proteja y embellezca la cabeza, no es absolutamente esencial para la vida corporal. Más sin embargo, Jesucristo afirma que aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados”. ¿Quién los cuenta? Pues, Dios el Padre. El mismo Ser Inteligentísimo que ideó hacer un ser terrenal “a su imagen y semejanza”, a la imagen y semejanza del Creador mismo. Trabajando en el diseño del cuerpo físico de este ser terrenal tan especial, máxima manifestación del poder divino creativo, habiendo determinado la forma de la cabeza, el Creador-Diseñador por excelencia la adorna entonces con cabello. ¿Qué tal si nos hubiera dejado a todos nosotros sin cabello, tanto mujeres como hombres? ¡Todos nos veríamos en la necesidad de usar alguna prenda para cubrir la cabeza, o de lo contrario, andar calvo! Ahora bien, ¿cuál es más difícil: concebir el cabello y el folículo complicadísimo donde nace cada pelo, se alimenta y se sostiene, o contar los cabellos de todos y cada uno? De todos modos, “nada hay imposible” para Dios. Si su interés en cada ser humano es de tal magnitud que cuenta hasta los cabellos de la cabeza, poder tiene de hacerlo. Lejos de cuestionar semejante capacidad absolutamente extraordinaria, ¿no deberíamos interpretarla como otra evidencia de su tremendo interés por nosotros, el cuidado que quisiera brindarnos, el valor grandísimo que tenemos para él?

B. El número de folículos de cabello en la cabeza del recién nacido oscila entre cien mil y ciento cincuenta mil. No se forman nuevos folículos durante el transcurso de la vida. La herencia genética es un factor determinante en el número de folículos-cabellos.

1. ¿Cuánto trabajo daría contar los cabellos del varón casi completamente calvo que aparece en la imagen?

2. En cambio, contar nosotros los cabellos de la dama, el varón joven o el varón maduro que sostiene una Biblia en sus manos no sería fácil sin técnicas un tanto sofisticadas. Sin embargo, para la Inteligencia Divina que ideó y creó el complicadísimo cuerpo humano, se supone que contar los cabellos lo hiciera en un santiamén.

 
 
Imagen 6 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Profundizando en estos temas, consideremos la capacidad asombrosa de Dios de registrar todas las palabras dichas o escritas en todos los idiomas y dialectos de la tierra. Esta habilidad realmente sobrenatural se infiere de las enseñanzas impartidas por Jesucristo según Mateo 12:36-37. “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.” Qué conste: “…de toda palabra ociosa”, y no de unas pocas. “…que hablen los hombres”, cláusula general cuyo sentido es “todos los hombres –todo varón y mujer- en todo el mundo, en toda época, sea cuál sea el idioma, dialecto o jerga”. Se disciernen dos posibilidades, a saber:

a) Que el propio ser humano traiga a memoria, “en el día del juicio”, “…toda palabra ociosa”, cosa no fácil, aun quizás imposible, para el hombre, dadas las fallas típicas de su memoria, aunque no se descarta que Dios pudiera despertar en el juicio la memoria de cada humano.

b) Segunda posibilidad: que Dios haya registrado “toda palabra ociosa” de todo humano, de la manera que las obras de cada uno se registran “en los libros, según sus obras” allá en los cielos (Apocalipsis 20:12), lo cual nos parece más lógico.

Se deduce que se registran no solo las palabras ociosas sino también las sanas, pues se nos informa: “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Entonces, ¡todas nuestras palabras se registran en “los libros” celestiales de Dios, en el record de cada ser humano! Siendo nuestras palabras casi tan importantes que nuestras acciones, aun más importantes en algunas situaciones, ¿por qué habría de sorprendernos el que tanto nuestras palabras como nuestras obras se anoten en aquellos “libros”?

B. Tenidas por verídicas las enseñanzas de Jesucristo sobre nuestras “palabras”, mucho cuidado deberíamos tener de no imitar a las personas en las fotografías.

a) Las dos damas jóvenes que se disfrutan de chismes, o se escandalizan, o se ofenden, o hacen daño a terceras, según sea el caso.

b) El varón joven que grita palabras airadas y ofensivas por el teléfono. Palabras soeces, insultos, maldiciones, blasfemias.

C. ¿Cuántas palabras habla usted en veinticuatro horas? ¿Hablo yo? De todas ellas daremos cuenta, menos las de las que nos arrepentimos, pidiendo perdón y reconciliación, no solo a Dios sino particularmente a la persona, o las personas, que hayamos lastimado con nuestra lengua, la cual, no domada, se vuelve un fuego que enciende grandes bosques (Santiago 3:1-5).

D. Volviendo a la capacidad de Dios de registrar todas las palabras de todos los seres humanos, cualquiera sea el idioma, dialecto o jerga, y exigir que los desobedientes den cuenta de las ociosas suyas en el juicio, no se duda de que muchos ateos, escépticos, sensuales y maldicientes de toda calaña respondan: “¡Totalmente inconcebible, imposible, absurdo! ¡No lo creo! Ningún ser podía tener semejante habilidad”.

[Para la réplica, proceder a la próxima imagen.]

 
 
Imagen 7 para el mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de Todo las cosas son posibles, no hay nada imposible.

 

A. ¿Por qué no creerlo? Tratándose del almacenamiento y manejo de palabras en gran escala, aun la tecnología humana se acerca, teóricamente, a la posibilidad de registrar todas las palabras de grandes multitudes de seres humanos. Un caso teórico: implantar un pequeñísimo dispositivo de audición en todos los ciudadanos de un país, registrándose todas sus palabras computadoras de enorme capacidad computacional rapidísima. Pero, considere, por favor, un ejemplo más sencillo: el poder de la herramienta de “Búsqueda” de Google. Entro la palabra “Biblia” y en tan solo 29 segundos los servers encuentran 68,600,000 resultados, o sea, ocurrencias del vocablo “Biblia”, en español, en documentos disponibles en el Internet. Entro “Bible”, en inglés, y los resultados son 428,000,000 resultados en 36 segundos. La gráfica es una fotografía de la pantalla del monitor de mi laptop donde se proyecta la Página de Google que despliega los resultados.

B. Supongamos que pudiéramos contar todas las palabras procesadas durante veinticuatro horas por todas las computadoras en todo el planeta Tierra. Los que tienen algún conocimiento de lo que se está contemplando saben que el total de palabras se acercaría tal vez al número de estrellas en el firmamento o granos de arena en las playas de los océanos.

C. Sr. Ateo, Escéptico, Hedonista, Humanista, Pecador, si los humanos disponen ya de medios tan poderosos de registrar palabras, ¿con qué lógica poner en tela de juicio la capacidad de la Inteligencia Suprema tras toda ciencia y tecnología material de superar los logros de meros humanos? Al fin y al cabo, los humanos solo descubren y manejan ciencias; no las crean de la nada. Quién las concibió originalmente, utilizándolas para crear al universo, no es ningún dios de la casualidad, ninguna diosa de la evolución, sino el Dios Creador. Para este servidor, más razonable es creer esto que no creer en nada o creer las tesis de la evolución.

 
 
Imagen 8 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. ¡TODOS los seres humanos seremos juzgados por Dios! Esta grandiosa declaración se encuentra en numerosos pasajes de la Biblia. Citamos solo dos.

1. “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio…” (Hebreos 9:27).

a) Todos los hombres mueren físicamente “una sola vez”, con la excepción de dos, Enoc (Hebreos 11:5) y Elías (2 Reyes 2:11), que fueron trasladados sin ver muerte, y los que serán transformados sin ver muerte al aparecer Jesucristo por segunda vez (1 Corintios 15:51-58; 1 Tesalonicenses 4:13-18).

b) ¿Qué viene “después” de la muerte física? “…el juicio.”

c) ¿El “juicio” para quiénes? Lógicamente, para todos los que mueren físicamente, pues así es el enlace gramatical entre “los hombres que mueran” y “el juicio”.

d) Deducción ineluctable: ¡TODOS los seres humanos seremos juzgados por Dios!

b) “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10). “…TODOS nosotros”, y no algunos o ciertas categorías de humanos.

B. El descreído bien pudiera responder: “¡Imposible! ¡Pura ficción! ¿Juzgar a catorce mil millones de seres humanos? ¿Cuánto tiempo se requeriría para procesar a tantas almas?” Replicamos que no solo afirman el ángel Gabriel y Jesucristo que “nada hay imposible” para Dios sino que los falibles, muy limitados y lentos seres humanos, habiendo iniciado la Edad Industrial en el Siglo XVIII, ya son capaces de procesar en poco tiempo enormes cantidades de información. Añadimos que el Soberano Dios, Creador del tiempo, dispone de cuánto tiempo necesite para la tarea que sea, pues él es “el único que tiene inmortalidad” (1 Timoteo 6:16), y consiguientemente, es eterno. Para él, “un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3:8). Aplicar a él las limitaciones nuestras en términos del tiempo en general y cuanto tiempo en particular requerimos para ciertos procesos, por ejemplo, el de efectuar juicios en cortes, solo lo haría la persona de limitada visión y poco entendimiento de estos temas.

C. Hasta el creyente en Dios pudiera tener aunque fueran sombras de dudas al reflexionar sobre asuntos tales como “el juicio de TODOS los seres humanos”. Algunos eruditos en materias de población calculan que ha habido más o menos doce mil millones de seres humanos desde el primero hasta el día de hoy. Otros dicen treinta mil millones; otros, sesenta mil millones; y otros, incluyendo en el conteo a homínidos bípedos de pronunciados rasgos simios que existían, aseguran, siete mil millones de años atrás, llegan a noventa mil millones. ¿Cifras demasiado grandes? Pues, le invitamos a comparar con ellas las enormes bases de datos del Seguro Social, de la IRA (Agencia de Recaudación de Contribuciones sobre Ingresos), o de la FBI (Bureau de Investigaciones Federal). Más aún, las vastas bases de datos que recopilan y manejan distintas ramas de las Naciones Unidas sobre la población de todos los países del mundo.

 
 
Imagen 9 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Además, el Dios para quien “todas las cosas son posibles”, “…nada hay imposible”, tendrá su propia tecnología celestial, quizás infinitamente más sofisticada y rápida, para el manejo de enormes bases de datos sobre toda su creación, tanto animada como inanimada.

B. Al fin y al cabo, él es la Gran Inteligencia Suprema que originó toda la ciencia y todos los elementos que hacen posible nuestro vasto  y poderoso mundo digital.

1. Sr. Dudoso y Sr. Burlador, ¿dónde estaban ustedes cuando esta Inteligencia Suprema hizo el universo de la nada, creando elementos (acero, plata, oro, titanio) e implementando las ciencias que los gobiernan?

2. Esta pregunta se basa en el muy antiguo libro de un hombre riquísimo llamado Job. Perdiendo todas sus riquezas y enfermándose gravemente, aquel patriarca, sin negar totalmente a Dios, comenzó a quejarse fuertemente y lamentar hasta el día de su nacimiento, refunfuñando seriamente contra el Creador. Este, después de escuchar todo lo que decía Job en su contra, le responde de tal manera que el varón se queda prácticamente mudo (Job  38 – 41). Al principio de su discurso, el majestuoso Creador reta a Job, diciéndole: “Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?” (Job 38:3-7) ¿Qué dicen Don Dudoso y Don Burlador? ¿Dónde estaban ustedes?

2. Consideren, señores, ¡que el Creador era “Dios Digital” antes de la creación del primer hombre! Se quiere decir, con toda reverencia, “Dios de los dígitos, de lo digital, de la matemática, del álgebra, de la física, de la trigonometría, del cálculo, de ciencias atómicas”, ya que él es el Principio de todo.

 
 
Imagen 10 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Entonces, ¿por qué dudar de que él cuente también con los medios y datos para efectuar juicios según proyecta hacerlo?

-“Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras” (Apocalipsis 20:12).

B. De nuevo se escuchan cuestionamientos y exclamaciones de incredulidad.

-“¿Tantísimos libros sobre tantísimas vidas, compuestos a través de miles de años? ¡Ridículo! Otra ficción para asustar a los humanos. No es concebible que ser alguno recopile, guarde y utilice en algún momento dado tan enorme caudal de datos sobre todos los seres humanos que han nacido  y vivido desde horas hasta décadas, aun más de novecientos años en el caso de los más antiguos, sobre la ancha faz de la tierra.”

-A la luz de “todas las cosas son posibles” para Dios, “…nada hay imposible”, y además, a la de las observaciones y comparaciones hechas ya en este mensaje, sospechamos de que sus objeciones y opiniones sean tal vez una estratagema psicológica-emocional-intelectual de evitar confrontar honesta y varonilmente todas las responsabilidades terrenales y espirituales impuestas por la proclamación de un juicio tal como el de Apocalipsis 20:12 –con los records de los humanos abiertos, y también abierto el libro de la vida. En síntesis, dicen: “No quiero creerlo. No quiero vivir día tras día pensando en semejante juicio. Quiero vivir conforme a mis gustos, y qué no me imponga ser alguno directrices, leyes, códigos morales.” Luego, argumentando a favor de su tesis y estilo de vida, justificándose, declaran “imposible” el juicio que Dios anuncia. Cualquier mente de sano juicio detecta enseguida el subjetivismo y razonamiento acomodaticio de la persona que piensa y porfía así.

C. En lo concerniente a “los libros” que contienen el record de “las obras” de todos los muertos, y también “el libro de la vida”, entendemos que se habla retóricamente de los archivos y registros mantenidos en los lugares celestiales de Dios y sus ángeles. Por consiguiente, deberíamos tener cuidado de no enturbiar nuestra comprensión de aquel escenario profético del juicio del “gran trono blanco” (Apocalipsis 20:11-15), visualizando cientos de miles de millones de libros impresos. Reiteramos lo ya observado: el Todopoderoso Dios para quien “todas las cosas son posibles… nada hay imposible”  dispondrá de sus propios medios para el almacenamiento y utilización de las enormes cantidades de información necesaria para sus juicios completamente justos. Ni pasemos por alto que, a manera de comparación, aun contamos los humanos con infinidad de libros y documentos digitales, con incontables miles de millones de datos e información al fácil alcance casi instantáneo.

 
 
Imagen 11 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Entre las invenciones maravillosas de los últimos años se encuentra el GPS. ¡Fantástica tecnología práctica! “GPS” son las siglas para “Global Positioning System”. En español, el Sistema de Posicionamiento Global.

B. Piezas claves para el Sistema son veintisiete satélites en órbitas a 19,300  kilómetros (12,000 millas) de distancia en el espacio. Transmiten veinticuatro, sirviendo de respuestas los restantes tres para reemplazar enseguida a cualquier satélite que deje de funcionar. Cada satélite hace dos órbitas alrededor de la tierra en el lapso de 24 horas.

C. Los satélites pesan entre tres y cuatro toneladas.

 
 
Imagen 12 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. El recibidor de señales GPS coordina las de cuatro satélites distintos para calcular la posición exacta del recibidor. Las señales electromagnéticas se desplazan a 300,000 kms. (186,000 millas) por segundo.

B. La gráfica a la izquierda ilustra las órbitas de los satélites alrededor del planeta Tierra. Visibles en el globo del planeta son áreas del hemisferio occidental, incluso gran parte de Sur América. A la derecha, superior, un recibidor de señales de GPS montado en un carro traza una ruta programada en su memoria. A la derecha, inferior, muchos de los últimos teléfonos inteligentes (smartphones) también tienen la función de recibidor de la señal GPS.

 
 
Imagen 13 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. El sistema GPS, desarrollado por las fuerzas militares de los Estados Unidos de América y prontamente hecho disponible para el sector civil, se utiliza para ubicar la posición exacta de aviones militares o comerciales, barcos, carros, camiones, trenes, bicicletas, etc.

B. Además, puede utilizarse para fijar la posición precisa tanto de seres humanos como de animales.

 
 
Imagen 14 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Con todos estos tremendos avances tecnológicos, no hemos dejado atrás a Dios. Siempre va muy delante de nosotros, ¡por años de luz! En nuestro nuevo mundo digital, él no es un anacronismo. Nosotros solo empezamos a entender leyes, fuerzas y elementos naturales que él incorporó en su universo material desde el principio. Él es el Ingeniero Original de todas las maravillas que comenzamos a descubrir.

B. No pocos de las multitudes de hombres y mujeres que trabajan en el mundo digital, bien en el desarrollo de nuevas tecnologías, la fabricación de dispositivos digitales o en el procesamiento de información digital, y no pocos de las multitudes de aficionados de todo lo digital, como además, de los jóvenes, adultos jóvenes y personas maduras obsesionadas con lo digital, cuya vida social-emocional-intelectual gira en torno a teléfonos inteligentes, ipads, computadoras, el Internet, Facebook, Twitter, Skype, etcétera, consideran haber dejado atrás a Dios, allá en los viejos bosques oscuros de fantasías y supersticiones. Sus nuevos “dioses y diosas” son los aparatos y tecnologías digitales que adulan. Digitalizados su cerebro, corazón y espíritu, la gran mayoría no se detiene para siquiera reflexionar someramente sobre el axioma ya expresado, a saber: las ciencias y elementos que hacen posible todo lo digital de actualidad existían antes del desarrollo de la primera tecnología o la invención del primer aparato digital rudimentario. ¿Existían por mera casualidad, producto de una supuesta evolución, o fueron concebidos y hechos realidad por una Inteligencia poderosísima capaz de tal hazaña? Me parece muchísimo más lógica la segunda explicación. Por cierto, la tengo con un hecho. Allá con sus nuevos dioses y diosas los que difieren.

C. En lo referente a ubicar localizaciones exactas de seres humanos, el Dios de “nada hay imposible” puede saber en cualquier instante la ubicación exacta de cada uno de nosotros. Por ejemplo, él sabe que usted está aquí en este momento y por qué. ¿A usted le agrada o incomoda este conocimiento del Dios Padre eterno? Si le incomoda, le animo, respetuosamente, a alinearse con los designios para nosotros los humanos que el Dios de “todas las cosas son posibles” ha revelado.

 
 
Imagen 15 para el texto del mensaje Comprendiendo y apreciando al Dios de “Todas las cosas son posibles… nada hay imposible”.

A. Este Dios Creador y Padre, tan amoroso y bondadoso como inteligente y poderoso, ha prometido “cielos nuevos, con tierra nueva”(2 Pedro 3:10-13)a los que le aman y obedecen. Amado, ¡son suyos si los desea poseer! Él no le decepcionará, pues de la manera que creó este universo material, con su bello planeta Tierra, nuestro hogar terrenal, él es totalmente capaz de crear “cielos nuevos, con tierra nueva” en los cuales morará la justicia para siempre.

B. Si cree usted en Dios y su Hijo Jesucristo, y si está arrepentido de todo error y pecado de su vida, el próximo paso es el bautizarse “para perdón de los pecados” (Hechos 2:37-47). Haciéndolo y creyendo de verdad, en el contexto espiritual “todo le será posible” para usted también (Marcos 9:23). Pues, recibirá el “don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38), será añadido por Cristo a su iglesia (Hechos 2:47), y fortalecido continuamente es su ser interior, o sea, en su espíritu, por toda la Palabra gloriosa implantada, irá triunfando en su vida moral-social-espiritual hasta ser contado digno de entrar en el reino eterno de Dios (2 Pedro 1:11), en las mansiones celestiales (Juan 14:1-3), en la tierra nueva con cielos nuevos.

 

PDF de las quince imágenes para este mensaje, vía un carrusel de las mismas, en el tamaño de 960 x 720 pixeles. Estas sirven para la proyección digital o el estudio personal.

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

Cómo planificar, preparar y presentar sermones, clases bíblicas o conferencias.

Sermones. Veintenas en esta Web. Texto completo, audio, PowerPoint, video.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.