"Aprendamos a vivir un día a la vez, no preocupándonos desmedidamente por el mañana."
Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Títulos y puntos de partida para el desarrollo de mensajes de púlpito o estudios para clases bíblicos

 

Tema

“Aprendamos a vivir un día a la vez, no preocupándonos desmedidamente por el mañana.”


Texto clave. Mateo 6:34.
“Así que no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana
 traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.”

 

A continuación, algunas ideas para el predicador o maestro.

 

A.  Exponer “Basta a cada día su propio mal” , dando ejemplos y haciendo aplicaciones para el presente.

1.  ¿Qué males trae cada día? Identificar algunos que suelen ocurrir con frecuencia. Por ejemplo, críticas destructivas, maldiciones, mentiras, insultos, agresiones, robos, muertes violentas, crímenes, pruebas, enfermedades.

a)  ¿En el hogar?

b)  ¿En el trabajo?

c)  ¿En la calle?

d)  ¿En instituciones tales como escuelas, universidades, dependencias del gobierno?

2. ¿Quién o quiénes suelen originar los males de cada día?

3. ¿Qué significa el verbo “Basta” ?

-De ser cierto que a cada día basta su propio mal, ¿con qué razón o justificación añadirle uno mismo más males?

4. ¿Es cierto que nunca se vive ni siquiera un solo día totalmente libre de algún mal?

B.  ¿Cómo implementar este consejo divino en la vida cotidiana?

1.       Algunas directrices prácticas para lograrlo:

a)  Al despertarse por la mañana, traer pronto a la mente este consejo.

b)  Reflexionar sobre lo más importante para el día de hoy, orando y meditando, con el propósito de fijar prioridades para este día en particular .

c)  Despejar la mente y el espíritu de lo que pasara ayer, particularmente de lo negativo. Seguir la sabia regla del apóstol Pablo, quien escribió: “Olvidando ciertamente lo que queda atrás...” (Filipenses 3:13-14).

d)   Concentrarse en las tareas y los deberes del día de hoy , esmerándose en el cumplimiento ameno de todo cuanto le corresponda, procediendo con diligencia (Romanos 12:11) y buen ánimo (Colosenses 3:22-23).

e)  Al asomarse a su mente preocupaciones “por el día de mañana” , no darles albergue por mucho tiempo, pues ¡usted ni aun sabe a ciencia cierta si habrá un mañana!

f)  Finalizadas las labores o las diligencias del día de hoy, dar gracias a Dios por estas veinticuatro horas. Luego, ¡acostarse tranquilo!, satisfecho de haber aprovechado bien este día de su vida terrenal.

2.       Ventajas o bendiciones de vivir conforme a este consejo divino.

a)  Poder llevar el ser humano una carga que no le aplaste, que no lo llene de frustración, que no le hunda en desesperación o una depresión agobiante.

(1)  La carga del pasado sumada a la carga del día de hoy resulta ser un peso demasiado fuerte para el ser humano promedio.

(2)  Asimismo, añadir una carga proyectada para un mañana desconocido a la carga real del día presente produce la misma situación.

(3)  Colocar sobre sus hombros tanto la carga del pasado, como la del presente y la del futuro, no lo hace ninguna persona sabia o espiritual, pues bien sabe que tanto peso quebrantará su mente y espíritu, y por ende, su cuerpo mortal.

b)  Se vive con más sosiego y alegría, pues los temores y ansiedades provenientes de preocupaciones por lo que pudiera pasar “mañana”, la próxima semana, el próximo mes o el año que viene ya no llenan de nubes tenebrosas el cielo de hoy.

C.  ¿Qué porcentaje de nuestra raza acostumbra vivir conforme al consejo de Cristo?

1. ¿De entre las personas que creen en Dios pero que no practican el cristianismo?

2. Y los miembros de la iglesia del Señor, ¿cuántos de nosotros nos dejamos llevar por el consejo del Señor? ¿Acaso lo calificamos de impráctico para las gentes de naciones industrializadas?

D.  Algunas consecuencias de no seguirlo.

-Ansiedades, estrés, preocupaciones innecesarias, hipertensión, úlceras, quebrantamientos emocionales, psicosis, enfermedades del sistema nervioso, con las inevitables repercusiones negativas en el hogar y el lugar de trabajo, como además en la sociedad y la iglesia misma.

E.  Santiago 4:13-16. Planes para el futuro. Pero, no planificar para el futuro ¿es sabio? Ampliar y aplicar.

F.  Invitación: 2 Corintios 6:1-2.

 

(Estimado hermano, este tipo de bosquejo ¿es útil para usted? Agradeceremos su evaluación objetiva. iglesia_de_cristo@msn.com)

 

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.