Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales. Reciba gratis 100 himnos en PowerPoint al enlazar a nuestro sitio.

. Sermones en esta Web -veintenas

“Vistámonos las armas de la luz”

La noche del pecado está avanzada y se acerca el día del Señor resplandeciente con luz divina

"La noche está avanzada, y se acerca el día. ...es ya hora de levantarnos del sueño. ...vistámonos las armas de la luz. Andemos como de día, honestamente..."

Romanos 13:11-14  

Se utilizan objetos para ilustrar algunos puntos. Inf ormación al respecto en el cuerpo del mensaje.

I.  Introducción.

A.  Salutación.

B.  El título de este mensaje: “Vistámonos las armas de la luz”.

C.  El texto bíblico donde se encuentra este título es Romanos 13:11-14 . Pasaje de poderosa retórica y simbología muy instructiva. Leámoslo. (11) “Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. (12) La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. (13) Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, (14) sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.”

II.  “Conociendo el tiempo.”

Conociendo el tiempo que ya es hora de despertarnos del sueño espiritual

A. El “tiempo” lo debo conocer y entender, interpretándolo acertadamente. Todo ser humano debería conocerlo y entenderlo.

B.  ¿Lo conoce usted?

1.  ¿Sabe en qué época le ha tocado vivir? No, de cierto, en la Mosaica o en la anterior Patriarcal sino en la Cristiana.

2.  ¿Sabe qué etapa de esta Era Cristiana está transcurriendo? No, desde luego, las primeras, pues ya han pasado dos mil años de nuestra Era. Abundancia de señales indican que vivimos los días que preceden el comienzo del temido “poco de tiempo” mencionado en Apocalipsis 20:1-10.

3.  Jesucristo reprendió a los fariseos y saduceos por no poder ellos discernir “las señales de los tiempos” (Mateo 16:1-3). ¿Discierne usted “las señales de los tiempos” actuales, estando capacitado para comprender lo que indican?

4.  En lo concerniente al tiempo, dos grandes torpezas suele cometer la mayoría de nuestra raza:

a)  No preocuparse por conocer el tiempo y sus señales.

b)  Ignorar voluntariamente la marcha inexorable del tiempo hacia el desenlace final de cada vida humana en particular y de la creación material en su totalidad.

-Le rogamos no abanderizarse con la mayoría.

III.  Cuatro hechos debemos conocer acerca del tiempo según Romanos 13:11-14.

A.  Primer hecho: “es ya hora de levantarnos del sueño”.

1.  “Es YA hora de levantarnos…”

a)  No hay tiempo para seguir dormitando. Soñando con los angelitos, o acaso con los diablillos. Inconsciente de oportunidades, deberes o peligros.

b)  La alarma está sonando duro repetidamente. Apagarla, dar espalda al reloj y continuar durmiendo puede que resulte en nuestro despido eterno.

c)  “Es ya hora” de abrir bien los ojos y ponerse en movimiento .

2.  “Es ya hora de levantarnos del sueño. Sí, del “sueño” de…

a)  Irrealidades disfrazadas de realidades.

b)  Ilusiones ficticias hechizantes.

c)  La soporífera indiferencia.

d)  La indolencia espiritual.

e)  El letargo mental.

f)   La pesadez de la ignorancia o dejadez moral.

g)  Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo” (Efesios 5:14).

h)  Sin ofensa, ¡esto va también para quienes acostumbran dormitar durante las predicaciones! “¡Despiértate!” ¿Durmió bien anoche? ¿Viene descansado? Pues, ¡ponga atención! No se duerma. Ocupe su mente y espíritu en el mensaje o la clase bíblica, procurando encontrar alguna joya espiritual que añada usted a su tesoro.

B.  Segundo hecho acerca del tiempo: “ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”.

1.  Esta sencilla realidad animadora y fortaleciente es para nosotros los ya convertidos a Cristo.

2.  Amado cristiano, ¿hace cuánto tiempo creyó usted, se arrepintió y fue bautizado “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38)? ¿Tres años, cinco, veinticinco, cuarenta o más? De cierto, ¡ahora está más cerca su salvación eterna que cuando primero obedeció!

3.  El paso de cada día, hora y minuto nos acerca cada vez más al momento del triunfo final. Es cuestión de resistir un poco más, y tal vez un poco más, hasta alcanzar la meta codiciada. Luego, será nuestra la “corona… incorruptible” de la inmortalidad (1 Corintios 9:25-27; 15:51-58). Seguramente, no pensamos echar a perder el tiempo ya vivido en Cristo, volviendo “atrás del santo mandamiento” y enredándonos “otra vez” en “las contaminaciones del mundo” (2 Pedro 2:20-22). ¿Sigue usted resistiendo y soportando con paciencia? ¡Ánimo! Su salvación está cada vez “más cerca”.

4.  No así en el caso del desobediente al evangelio. Cada día, hora y minuto lo lleva más cerca de su condenación eterna.

  C.  Tercer hecho acerca del tiempo: “La noche está avanzada”.

1.  “La noche.”

a)  El manto oscuro que encubre toda suerte de perversión, inmoralidad, fechoría, crimen, violencia y rebeldía.

b)  De tinieblas arremolinadas, vapores nocivos, emanaciones venenosas.

c)  De supersticiones religiosas, vanas filosofías, huecas sutilezas e ignorancia espiritual.

2.  “La noche” de sublevación contra Dios que comenzó allá antes de la creación del mundo cuando Lucifer pretendió usurpar la autoridad del único Dios Todopoderoso.

3.  La larga “noche” de pecado que se ha extendido hasta el tiempo presente, pero que ya “está avanzada”.

4.  Para el mundo y sus moradores, como también para Satanás y sus secuaces, ¡son más o menos las cuatro, o las cinco, de la madrugada!

[Ilustración. Antes de comenzarse el culto a las 10 a.m. se amarró al púlpito un reloj grande cuyas manecillas indicaban las 4 a.m. Iniciándose el mensaje a las 10:20 a.m., ya las manecillas del reloj marcaban las 4:20 a.m. El predicador explica el propósito de este “reloj de Dios”.]

5.  ¿Está usted consciente de la hora que marca “el reloj de Dios” conforme al tiempo que él ha programado para consumar su voluntad en los humanos y el universo material?

D.  Cuarto hecho acerca del tiempo: “se acerca el día”. Es decir, “se acerca el día” de la Segunda Venida de Cristo .

1.  “Porque vosotros (los cristianos informados y entendidos) sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. (1 Tesalonicenses 5:2-3)

2. Este es “el día del Señor” grande y portentoso que amanecerá con arreboles en el cielo nublado, presagio de tempestades y destrucción universal.

3.  “Porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?”, exclaman los impenitentes sorprendidos y espantados sobremanera por el “fin” inesperado “de todas las cosas” (Apocalipsis 6:17; 1 Pedro 4:7).

4.  “Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón” (1 Tesalonicenses 5:4).

IV.  Seis acciones deberíamos tomar al conocer y entender estos cuatro hechos sobre el tiempo. Por un lado, tres de ellas tienen que ver con las tinieblas, y por el otro, tres se relacionan con la luz.

A.  Las tres que han de ejecutarse si no queremos ser víctimas de la noche son:

1.  La primera, en palabras del Versículo 12: “Desechemos, pues, las obras de las tinieblas”.

a)  “Desechar” es la acción, y el objeto de la acción es “las obras de las tinieblas”. Algunas de estas “obras de las tinieblas” están anotadas en el Versículo 13. “Glotonerías y borracheras… lujurias y lascivias…  contiendas y envidia.” Representativas estas de todas “las obras de la carne” (Gálatas 5:19-21).

b)  ¿Ha tomado usted esta acción de desecharlas?

2.  No andar más en estas obras tenebrosas es la segunda acción.

3.  Y la tercera acción es: “...no proveáis para los deseos de la carne”, como dice el Versículo 14.

a)  El texto no dice “las necesidades de la carne” sino “los DESEOS de la carne” .

b)  Nuestro solemne deber es proveer alimento, vestimenta y techo para este cuerpo de carne, no comiendo “de balde el pan de nadie” (2 Tesalonicenses 5:6-15). Y este deber se extiende a los que dependen de nosotros, particularmente a la “propia familia” (1 Timoteo 5:4-5). De manera que “si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5:8). La advertencia de Romanos 13:14 gira más bien sobre proveer “para los DESEOS de la carne”. “DESEOS” que exceden exageradamente lo necesario, que sobrepasan el uso moderado, que resultan en perversiones y abusos vergonzosos, que desembocan en el caos moral.

c)  Ilustración. [Se utiliza un envase de cristal o plástico transparente de unos 52 centímetros (20 pulgadas) de alto por 30 centímetros (12 pulgadas) de ancho, colocado sobre una mesa, preferiblemente con mantilla, en la tarima o en un lugar donde lo vea toda la congregación. Todos los artículos mencionados a continuación se disponen en la mesa de manera que sea fácil maniobrar conforme a las indicaciones. Antes de comenzarse el culto se prepara el envase para la primera parte de esta ilustración: piedras lisas en el fondo, y encima de ellas una mixtura de lazos de cintas multicolores, papel de regalo estrujado en bolitas, pedacitos de “foam” u otros objetos similares.]

(1)  Este recipiente, tal cual lo están viendo en este momento, representa la vida de la persona empeñada en proveer “para los deseos de la carne” –deseos ilícitos, pecaminosos, corruptos, contagiosos como una enfermedad viral.

-Las piedras en el fondo simbolizan lo esencial para el mantenimiento de la vida material: alimento, vestimenta y techo .

-Los lazos de cintas multicolores, el papel estrujado y los pedacitos de “foam” simbolizan lo acumulado para satisfacer “los deseos de la carne”. Se trata de dinero y otros recursos materiales dedicados a cubrir “glotonerías y borracheras… lujurias y lascivias”, vestimentas lujosas, fiestas mundanas, orgías, apuestas y todo lo parecido.

-Cosas superfluas son, y peor. Lujos y extravagancias que corroen al espíritu. Burbujas y espumas de la vida sensual y materialista que pronto se esfuman.

(2)  Pero, este envase se rescata de inminente destrucción si le aplicamos la primera acción, a saber, desechar “las obras de las tinieblas”, cambiando el contenido de tal manera que agrade al Creador.

-Eliminemos, pues, todo este material ofensivo.

[Se sacan los lazos, el papel estrujado, etcétera, del envase y se echa al zafacón.]

-Dejemos en el fondo las piedras, lo esencial para la vida material.

[Artículos requeridos para la siguiente parte de la ilustración: una Biblia, unas billetes o monedas, piedras cuyos minerales brillan, de unos 7 centímetros (3 pulgadas), un plato fino, una cubierta fina, un carrito de juguete y un avión de juguete.]

-Coloquemos sobre las piedras una Biblia, simbolizando este libro sumisión a la voluntad de Dios, o sea, la obediencia al evangelio.

-Y sobre la Biblia, una ofrenda generosa, pero qué conste, voluntaria, para la obra de Dios en la tierra.

-Añadamos abundancia de piedras preciosas, las que simbolizan numerosas obras benévolas sustanciales hechas desinteresadamente.

-Y por último, un plato elegante y una cubierta fina, representativos de una buena comida fuera de casa, un carro, o acaso un avión, los que simbolizan unas vacaciones sanas en lugar apropiado para cristianos. Y bien pudiéramos añadir otros objetos de la misma categoría. Así, porque al hombre y a la mujer, a los niños y a los jóvenes no les es prohibido disfrutar con moderación los placeres sanos de esta existencia.

B.  Recapitulando, seis acciones deberíamos tomar al conocer y entender cuatro hechos importantes sobre el tiempo. Las tres que tienen que ver con las tinieblas acabamos de identificarlas. Nos restan las tres que se relacionan con la luz.

Vistiéndose de las armas de la luz -fe, salvación, verdad, espada del Espíritu

1.  La primera de estas tres es: “vistámonos las armas de la luz”.

a)  ¿Las viste usted? ¿Las conoce?

(1)  El “cinturón” ancho y fuerte de la verdad divina.

(2)  El “chaleco” de justicia.

(3)  Las “botas” del “evangelio de la paz”.

(4)  “El escudo de la fe.”

(5)  El “casco” de la salvación.

(6)  Y la “espada tipo láser” “del Espíritu, que es la palabra de Dios”.

(Adaptación de Efesios 6:13-17)

b)  ¿O acaso prefiere vistir usted las armas, las vestimentas y los adornos del “lado oscuro”?

(1)  El personaje “Dark Vador”, en la serie “Guerra de las galaxias”, ¿cómo se viste? Capa, casco y botas, todo negro. ¿Correcto?

(a)  ¿Qué quiere decir su nombre “Dark”? Quiere decir “Oscuro”. La connotación es que él pertenece a las tinieblas. Se fue con el “lado oscuro”.

(b)  “Vador” suena como derivado del lenguaje vikingo, ostentando matices bélicos de “invasor violento aliado con el mal”.

(2)  La fascinación con el “lado oscuro”, particularmente en la juventud, es, a mi entender, una “señal” sumamente alarmante de los tiempos que vivimos. ¿Qué opina usted?

c)  Pero, querido joven y amigos todos, ¡la luz es más poderosa que la oscuridad! Pronto, este “reloj de Dios” marcará las seis de la madrugada. No mucho después aparecerá en los cielos el “Sol de justicia”, es decir, Cristo mismo, en todo su fulgor resplandeciente, montando su “caballo blanco”, y no negro, respaldado por “los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio” que le siguen “en caballos blancos” (Apocalipsis 19:11-14). Entonces, “las armas de la luz” prevalecerán de una vez para siempre sobre las armas de las tinieblas. Y ¿con cuál bando se encontrará usted al lidiarse esta batalla final? Recalco: ¡el lado resplandeciente de luz es más poderoso que el lado oscuro de tinieblas!

2.  La segunda acción de las que se relacionan con la luz se expresa de la manera siguiente: “Andemos como de día, honestamente”.

3.  Y la tercera es: “vestíos del Señor Jesucristo”.

a)  El proceso de “vestirse de Cristo” comienza con el bautismo, y esto lo sabemos por lo que dice Gálatas 3:27. “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.”

b)  De no haber usted tomado ya esta acción de vestirse del Señor Jesucristo por medio de sumergirse en las aguas bautismales “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38), ¿qué le impide ejecutarla en este preciso momento? Apresúrese, y no demore ya, pues “la noche está avanzada, y se acerca el día” del retorno de Cristo en victoria fulminante y eterna.

 
Sermones en esta Web -veintenas
Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.