Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Juventud, familia y hogar. Matrimonio. Conducta moral. Muchos artículos en esta Web.

PELIGROS QUE ESTÁN DESTRUYENDO A MIEMBROS DE LA IGLESIA DE CRISTO DE HOY

Esta fotografía de un adulto joven que señala hacia muchas imágenes del mundo cibernético y redes sociales ilustra el artículo Peligros que están destruyendo a miembros de la iglesia de Cristo hoy, por José Luis Miranda.

 

José Luis Miranda P.

David, Chiriquí, Panamá.

E- mail: joseluismirandap@gmail.com

Tel: (507) 6862-9123

 

Miembros de la Iglesia de Cristo, damas y caballeros:

Observamos que son muy religiosos, pues vemos a todos ustedes asistir todos los domingos para participar de la cena del Señor, oran, cantan y leen la Biblia. No fallan en casi ningún servicio de la semana, y aun muchos de ustedes presiden algún ministerio en su congregación como: “maestro”, “maestra de niños”, “director de las alabanzas”, y aun hacen obras de “evangelismo” y “visitas”, etcétera. De verdad, es increíble y sorprendente su inconsistencia en lo que hacen, pues vemos que muchos de ustedes visten ropas indecorosas, algunos manifiestan partes de su cuerpo al descubierto sin ninguna preocupación por cuidar su nombre, y por tanto, el de Cristo, al vestir así. ¿Acaso Cristo es honrado? ¿Acaso están cuidando su prestigio como cristianos? Hemos visto que muchos en su vocabulario expresan palabras mundanas como si Dios no se hubiera expresado en torno al tema, como si nunca leyeran su Biblia y no conocieran a Dios, igual que los inconversos del mundo.

Como si esto fuera poco, ahora en la nueva tendencia de la tecnología se emplean el uso, o más bien, el mal uso del Internet, las famosas redes sociales en toda su proporción sin precaución alguna. Como parte del movimiento para imitar al mundo, vemos que muchos insertan en su Página de Facebook, en la sección de religión, este nombre: “Iglesia de Cristo” o “Cristiano”. De verdad, admiramos su valor de no ocultar la fe que profesan seguir, más sin embargo, nos preocupa grandemente su falta de cuidado, imprudencia y todo tipo de manifestaciones por las redes sociales que, sinceramente, no armonizan con la fe que profesan seguir. Pues hemos visto publicaciones, imágenes y fotografías que revelan escenas muy comprometedoras casi sin excepción para imitar al mundo y el desenfreno carnal que figuran en no pocos que afirman seguir a Cristo.

Con todo respecto censuramos y advertimos que con tales manifestaciones no solo comprometen su imagen como cristiano, sino aún peor, comprometen y pisotean el nombre de Cristo y hacen tropiezo al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio” (Hebreos 6:4-6).

Pero el problema no termina aquí. También hemos observado que muchos que contraen noviazgo y relaciones de índole prematrimonial se toman ellos mismos el permiso para las caricias, besos, citas a privado, todas estas cosas que son permitidas solo en el matrimonio. Vemos a jóvenes besándose, acariciándose y tocándose sin importar que no sean casados, al igual que un noviazgo inconverso. ¿Son esenciales los besos, las caricias y las citas a solas en el llamado "noviazgo"? Si no, ¿por qué miembros de las iglesias de Cristo las practican como si Dios hubiese dado algún permiso de practicarlas? ¿No enseña la Biblia que esto mismo es permitido solo en el matrimonio?

“Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?” (Hebreos 10:26-29). 

Finalmente les invitamos a leer y reflexionar seria y profundamente los siguientes textos de la biblia:

“Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne” (Romanos 13:14). 

“Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29).

“Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo” (Colosenses 4:5).

“Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno,  el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 de Pedro 3:3-4). 

“Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros,  escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón” (2 de Corintios 3:2-3). 

“Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios” (2 de Corintios 4:2).

“…presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros” (Tito 2:7-8). 

“Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores,  glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras” (1 de Pedro 2:11-12). 

“…teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo” (1 de Pedro 3:16).

Juventud, familia y hogar. Matrimonio. Conducta moral. Muchos artículos en esta Web.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.