Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales. Reciba gratis 100 himnos en PowerPoint al enlazar a nuestro sitio.

-Cuatro páginas -Dos gráficos

 

¡Ojo Venezuela y demás países de la América Latina!

Estos multimillonarios mercaderes del falso “evangelio de prosperidad” también van tras su dinero para sus arcas rebosantes de riquezas materiales.

“Hay demasiado dinero desparramándose por dondequiera…”

Kenneth Copeland Ministerios

¡La Admisión es GRATIS

September 4-5, 2009
Campaña de Victoria de Venezuela

Maracaibo, Venezuela


Kenneth y Gloria Copeland

Gráficos copiados de www.kcm.org, la Web de los Copeland

"¡Estamos aquí para ti!" ¿Para hacer qué cosa contigo? ¡Están ahí para sacarte tu dinero! La entrada para sus campañas "es gratis", pero una vez esté usted ahí adentro, en el estadio o local que sea, pasarán el plato, quizás varias veces. Se lo aseguro. E intentarán persuadirle, con miles de lisonjas, subterfugios y tergiversaciones de las Escrituras, a "sembrar su dinero en las cuentas de ellos".

A continuación, la traducción de un artículo encontrado en:
www.msnbc.msn.com

“Familia de tele evangelista prospera a través de su ministerio”

Imperio religioso en Texas bajo escrutinio por los embrollos de familiares

Prensa Asociada. 26 de julio de 2008

“Newark, Texas. Aquí, entre las colinas ondulantes del norte de Texas, el tele evangelista Kenneth Copeland ha edificado un imperio religioso, enseñando que Dios quiere que sus seguidores prosperen.

A través de los años, un círculo de familiares y amigos de Copeland ha logrado eso mismo, conforme a hallazgos de Prensa Asociada. Entre ellos figura el cuñado, con un trato lucrativo de hacer corretaje del tiempo en televisión para Copeland, el hijo, quien adquirió terreno perteneciente a la iglesia para su negocio ranchero, viéndolo cuadruplicar en valor, y miembros de la junta, quienes han sido pagados, entre todos, cientos de miles de dólares por sus intervenciones en eventos relacionados con la iglesia.

Aseguran oficiales de la iglesia que ninguno se beneficie impropiamente por sus vínculos con el vasto ministerio evangélico de Copeland, el cual reclama 600.000 suscritores, en 134 países, para su revista principal Voz de victoria del creyente. La junta de directores toma decisiones sobre asuntos importantes, dicen ellos. Sin embargo, los reglamentos de la iglesia conceden a Copeland el derecho de veto en lo concerniente a decisiones de la junta.

Mientras Copeland insista que el ministerio cumple con la ley, expertos independientes sobre impuestos, quienes examinaron información obtenida por Prensa Asociada mediante entrevistas, documentos de la iglesia y récords públicos, dudan de ello. Dicen que la red de compañías y organizaciones sin fines de lucro asociada con el tele evangelista da lugar a que se cuestione la integridad del ministerio.

‘Aquí, hay demasiados familiares, por mucho’, dijo Frances Hill, profesor de derechos de la Universidad de Miami, y especialista en leyes sobre impuestos para organizaciones sin fines de lucro. ‘Hay demasiado dinero desparramándose por dondequiera, y demasiado desparramándose entre personas con afiliaciones traslapadas y lealtades por sangre, amistad o meramente por vínculos formados a través de los años. Sobre todas estas relaciones se levantan banderas coloradas de sospecha.’

Ni Kenneth Copeland, ni su hijo, John, director administrativo del ministerio, respondieron a peticiones por entrevistas.

El evangelio de prosperidad

Kenneth Copeland, de setenta y un años de edad, es un pionero del evangelio de prosperidad, según el que creyentes son destinados a prosperar espiritual, física y financieramente –y compartir sus riquezas con otros.

El recinto de 1.500 acres (cuerdas) que posee su ministerio en las afueras de Fort Worth (Texas) da testimonio de su éxito. El mismo incluye una iglesia, una pista de aterrizaje privada, un hangar para los aviones del ministerio y una mansión valorada en $6.000.000.00 de dólares, propiedad de la iglesia.

Siendo ya una figura bien conocida, durante meses recientes Copeland ha sido sometido a mayor escrutinio. Él es uno de los blancos de una investigación del Comité Senatorial de Finanzas sobre alegaciones de gastos cuestionables y contabilidad financiera descuidada en seis grandes organizaciones de tele evangelistas que predican la teología de salud y riquezas. Todas ellas niegan haber infringido la ley, pero Copeland es quien ha resistido más tenazmente, rehusando responder a la mayoría de las preguntas hechas por el senador republicano Chales Grassley, de Iowa, arquitecto de la investigación.

Desde el lecho seco de un río

En una época, Copeland era un cantante de pop, pero llegando a tener la experiencia de ‘nacer de nuevo’, se matriculó en la Universidad Oral Roberts, en Tulsa, Oklahoma. Trabajó como piloto y chofer del mismo Roberts. [Nota del traductor. Oral Roberts fue pionero, descomunalmente exitoso, del “evangelio de prosperidad”.]

Dice que recibió su llamado personal de predicar estando parado en el lecho seco de un río.

Kenneth Copeland Ministries, en la actualidad una operación con 500 empleados y un presupuesto por decenas de millones de dólares, ha ganado simpatizantes mundialmente mediante conferencias, una red de peticiones por oración, obras a favor de víctimas de desastres, revistas y programas de televisión.

Bajo el código sobre impuestos, Kenneth Copeland Ministries es organizado como una iglesia, y así se beneficia de un nivel de privacidad no concedida a grandes grupos seculares o religiosos de categoría sin fines de lucro, los que han de divulgar sus presupuestos y salarios pagados. Según el código federal sobre impuestos, el pago que reciben pastores ha de ser ‘razonable’.

El salario actual de Copeland no es dado a conocer por su ministerio. Sin embargo, en una aplicación para exención contributiva, la iglesia reveló que sus ingresos para 1995 eran de $364.577.00 de dólares; Gloria, la esposa de Copeland, ganó $292,593.00 de dólares. Es preciso tener presente, con todo, que la familia Copeland tiene negocios no relacionados con la iglesia. [Nota del traductor. El lector atento se da cuenta de que estas cifras no son para el año 2008 sino para el 1995.]

Douglas Neece, cuñado de Gloria Copeland, es presidente de Integrity Media, la que hace un rol, importante pero poco conocido, en el mundo de tele evangelismo. Compra tiempo en emisoras de televisión para el ministerio. En una entrevista, Neese dijo que el ministerio de Copeland representa un poco más del 50 % de transacciones realizadas por Integrity Media.

Douglas Neece dijo que su empresa cobra (al ministerio de Copeland) una comisión ‘fuertemente reducida’ por debajo de la taza del 15 % de la industria. ‘Ganamos nuestro dinero’, dijo Neece. ‘Así son las cosas… No tenemos nada que tapar.’

El dinero envuelto es sustancial. En 1997, en una registración de formas realizada en el condado Tarrant, la iglesia pagó a una ‘parte relacionada participante’ $22.000.000.00 de dólares por ‘gastos de transmisión por televisión y medios en masa” para el 1997, recibiendo un descuento de aproximadamente $1.700.000.00 de dólares a base de la transacción.” [Nota del traductor. De nuevo observamos que el lector atento se fija en que estas cifras no son para el año 2008 sino para el 1997, suponiéndolas mucho mayores para el presente.]

Nota adicional. Pese a la investigación, Kenneth Copeland Ministries “está procediendo con un gran proyecto de levantar fondos, solicitando donaciones para la compra de equipo nuevo de televisión a fin de que Copeland pueda transmitir en alta definición”.

(Traducción por Homero Shappley de Álamo)

////////////////////////////////////////////

Propósitos que nos motivan a publicar artículos de esta naturaleza

-Informar para educar y orientar, a fin de que cada interesado tome decisiones inteligentes y espirituales.

-Descubrir a “personas” que “no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres”, y que “con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos”. Animar a fijarse “en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Romanos 16:17-18).

-Llamar a combatir a ministerios e individuos que hacen mercadería del evangelio, a “hombres”, y mujeres, “corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales” (1 Timoteo 6:5).

-Desenmascarar a “falsos maestros” que introducen “herejías destructorias”, tales como la del “evangelio de prosperidad”, y amonestar, con amor pero firmeza, a los “muchos” que siguen “sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad” es “blasfemado” en el tiempo presente, cumpliéndose la profecía “por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas” (2 Pedro 2:1-3). Por cierto, “sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 2:3).

//////////////////////////////////////////////////////////

¡Sea usted advertido!

1.  Ninguno de estos tele evangelistas, predicadores de “prosperidad, salud y felicidad”, auto nombrados “Apóstoles”, “Profetas”, “Pastores”, “Reverendos” del movimiento pentecostal-carismático, cumple la Gran Comisión tal cual dada por Jesucristo, pues no predican todas las condiciones para salvación asentadas en ella, prescindiendo del bautismo “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38). “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15-16). ¿Cuándo ha escuchado usted a un tele evangelista, pastor o pastora de estos citar, o repetir, en su “llamado a los pecadores”, las palabras exactas de Cristo en Marcos 16:16? ¿O las instrucciones del apóstol Pedro en Hechos 2:38. “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados…”

2.  Aportar a sus “ministerios” es hacerse copartícipe en sus mercaderías religiosas, falsos evangelios y demás pecados, incluso el divorcio y nuevas nupcias por razones que no sea la infidelidad sexual.

3.  “Con palabras fingidas”, y mayormente mediante el falso y pernicioso “evangelio de prosperidad”, hacen “mercadería de vosotros”. “Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 3:1-3).

4.  Estimado creyente, no sea usted tan ingenuo, ni sea avaro, amando la “prosperidad”, y persiguiéndola como si fuera lo más importante de esta vida, como si fuera la promesa más grande de Dios, como si fuera el mensaje céntrico del evangelio de Cristo. Léase de nuevo su Nuevo Testamento. Objetivamente. Despasionadamente. Sin pensar principalmente en su salud física, su condición económica o sus aspiraciones materiales. Se lo suplico encarecidamente. Quizás logre entender que el “evangelio de prosperidad y salud” es una tremenda distorsión del verdadero “evangelio de nuestra salvación” (Efesios 1:13), cuyo enfoque principal es la salvación del alma, lo cual requiere, por cierto, que no amemos a este mundo. “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:15-17).

5.  ¿Qué? ¿No tiene usted ojos espirituales para ver cómo estos “tele evangelistas”, cómo estas “mujeres pastoras”, se enaltecen, se llenan de vanagloria, se enriquecen a expensas de los que engatusan con sus palabrerías, carisma personal, actuaciones teatrales, derrochadores estilos de vida? ¿Bajará usted al nivel de algunos pobres creyentes en la antigua Corinto? “Pues toleráis si alguno os esclaviza, si alguno os devora, si alguno toma lo vuestro, si alguno se enaltece, si alguno os da de bofetadas” (2 Corintios 11:20). ¿No está ocurriendo precisamente lo mismo en el presente? ¿A escala fenomenalmente mayor? ¿A nivel “internacional”? Todos estos “ministerios internacionales… de cosecha mundial… de alcance global”, lo que están haciendo mayormente es desprestigiar universalmente al verdadero evangelio y a la iglesia fiel a su Fundador y Única Cabeza. Le rogamos abrir sus ojos, y unir su voz a la de muchos que no estamos hechizados por estos “tele evangelistas” o “pastores carismáticos”, bien que sean grandes, medianos o pequeños.

6.  La iglesia fiel a Cristo no hace mercadería del evangelio. No pide diezmos, sabiendo que el diezmo fue abrogado en la cruz, juntamente con el sacerdocio levítico y todo aquel sistema de culto del Antiguo Testamento. “Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley” (Hebreos 7:12). Lo puede confirmar usted mismo leyendo el estudio detallado “Los diezmos fueron abolidos” (www.editoriallapaz.org/Diezmos.htm/). Así pues, le animamos a procurar encontrar una congregación fiel a Cristo y su Nuevo Pacto, haciéndose miembro, o a establecer una, de no haber ninguna en el área donde reside usted.

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.