Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

DESGLOSE de todos los recursos para clases bíblica en esta Web

Desglose de estudios sobre Deidad, Trinidad y Jesús solo

 

“El nombre Jehová es invención de Satanás”, alega un creyente.

Datos interesantes e instructivos sobre el hebreo יְהֹוָה  (“Jehová”), y אֱלהִים  (“Elohím”)

 
Fotografía del espacio tomada por el telescopio Hubble.

"Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una nocha a otra noche delcara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus palabras" (Salmo 19:1-4).

Intercambio

“Dios le Bendiga, hermano, por su excelente Página, la que fue de los motivos principales por unirme a la Iglesia que Cristo fundó. 

Ya llevo dos años de bautizado conforme al Nuevo Testamento y sigo creciendo en mi carrera cristiana. Sin embargo, hay un tema que me inquieta mucho, que puede causar división en la Iglesia de Cristo de mi ciudad. Sin más rodeos, el tema es el siguiente: 

Hay un hermano en la iglesia que se enoja muchísimo por emplear el nombre JEHOVÁ en las alabanzas, y porque en muchos de los discursos que se dan los domingos algunos hermanos suelen usar el Antiguo Testamento.”  

-Observaciones y aclaraciones

1.  “Enojarse muchísimo” cualquier cristiano descubre inmadurez, falta de disciplina personal, de dominio propio. El cristiano maduro, al querer convencer a otros sobre algún punto en desacuerdo, enseña y razona con calma, no exteriorizando “ira”, ni insultando a sus oyentes u opositores.

2.  Usar sabiamente eventos del Antiguo Testamento, como también los tipos, es decir, los símbolos, o sombras, en él encontrados, para comunicar o enfatizar enseñanzas contenidas en el Nuevo Testamento, nos lo manda a hacer el Espíritu Santo en textos tales como 1 Corintios 10:1-11 y Romanos 15:4-5. Esto mismo lo hacen muy a menudo escritores inspirados tales como el apóstol Pablo, por ejemplo, en gran parte de Hebreos (Ver Hebreos 9) y Gálatas. Refiriéndose a “la palabra profética más segura” del Antiguo Testamento, el apóstol Pedro dice que es “una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2 Pedro 1:16-21). Tanto Cristo mismo como los apóstoles citan a menudo textos del Antiguo Testamento. ¿Hemos de rechazar los Proverbios de Salomón y todos los Salmos de David como irrelevantes o inútiles? Así que, pregunto: ¿Con qué base bíblica, o argumentación, oponerse al uso del Antiguo Testamento en mensajes y estudios? A la vez, hacemos la siguiente salvedad: que predicar o enseñar más sobre eventos, personajes y cosas del Antiguo Testamento que sobre los del Nuevo –tendencia que este servidor ha observado en unos pocos predicadores y maestros de nuestra hermandad- ciertamente, no conviene, por la razón obvia de que estamos bajo el Nuevo Testamento, y no el Antiguo, y por consiguiente, se supone que concentremos el grueso de estudio y enseñanza en el Nuevo.  

“El hermano tiene los siguientes puntos doctrinales bíblicos: Solo hay un nombre que debemos usar y este nombre está por encima de otro nombre para que en el nombre de Jesucristo se doble toda rodilla…”  

 

-Comentarios

Sin pretender cubrir, en esta ocasión, todos los aspectos de este tema, observo lo siguiente:

1.  “No hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12), dice el apóstol Pedro ante el concilio judío en Jerusalén, obviamente, porque solo Jesús murió en la cruz por nosotros. Este hecho no quiere decir que “usemos solo el nombre de Jesús” en todo mensaje, clase bíblica o conversación. Cierto es que Jesucristo es el “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29), pero no perdamos de vista que él no vino por sí mismo sino que fue enviado por Dios, saliendo de Dios (Juan 8:18, 42),  que habló lo que oyó de su Padre (Juan 8:38; 14:24) y que hizo lo que su Padre le “mandó” (Juan 14:31). Vemos, pues, que el “Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” (2 Corintios 1:3) inició el plan de reconciliación, colaborando plenamente su unigénito Hijo Jesucristo en la ejecución del propósito divino. Dada esta verdad, ¿con qué razón o justificación aseverar que los cristianos usemos “solo el nombre de Jesucristo”?

2.  Tampoco dice Romanos 14:10-12 que doblemos rodilla  “solo y exclusivamente en el nombre de Jesús solo”. Pretender lo contrario sería introducir en el texto una idea inexistente en él.

3.  De mi parte, afirmo que el nombre de Jesús (Jesucristo, Cristo) no está por encima del nombre del Dios Padre. Diciéndolo, abordamos el tema de la “Deidad”, tema amplio, y complejo, o mejor dicho, hecho complicado por especulaciones y conceptos humanos. Mi convicción personal, después de haber estudiado este tema por largos años, es que Cristo no es el Dios Padre, ni es el Dios Padre Jesucristo mismo, posición con la cual se solidarizan algunos, mientras se oponen otros, aun “enojándose” porque me atrevo a cuestionar la doctrina tradicional de “Trinidad”. Bien que tenga convicciones, aclaro que no soy dogmático, ni voy a “enojarme” con quien discrepe, ni tampoco voy a formar un partido para promover mis convicciones, ni mucho menos causar una división. Porque mi creencia es que Dios no exige que entienda yo perfectamente lo de la “Deidad” como condición de ser salvo. Lo que él requiere es que crea yo en el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo, en “estos tres”, como dice el apóstol Juan, y que sean “uno” (1 Juan 5:7). Creo en ellos, y que son “uno” de la manera que somos “uno” los que obedecemos sus mandamientos (Juan 17:20-23). Reitero, el nombre de Jesús (Jesucristo, Cristo) no está por encima del nombre del Dios Padre, fundamentando mi conclusión, en parte, sobre 1 Corintios 15:27-28. “Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. [Dios el Padre sujeta a Cristo todas las cosas. Dos Seres: uno que sujeta; el otro, el por debajo de cuyos pies las cosas están sujetadas.] Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.” [Dios el Padre no está sujeto a su propio Hijo Cristo, sino es quien sujeta “todas las cosas” a este, agradándole “al Padre que en él habitase toda plenitud” (Colosenses 1:19; Efesios 1:21-22).] “Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.” Por lo tanto, el Dios Padre está por encima de su Hijo, Jesucristo. Y esto mismo lo dice Cristo, usando expresiones sencillas e inconfundibles tales como: “…porque el Padre mayor es que yo” (Juan 14:28), y “Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Juan 20:17).

3.  Para el análisis de otros textos relevantes, www.editoriallapaz.org/deidad_desglose.htm.

 

Otro Argumento:

Si observamos, el Nuevo Testamento siempre se nos habla de dirigirse al Padre por medio del Hijo, o sea, Jesús nos enseñó a llamar a Dios Padre y no YHWH, yahve, Jehová, etcétera.

Los escritores de las Escrituras griegas cristianas no usaron jamás el TETRAGRAMA. Solo “Adonai”, o “Señor”.

El hermano dice que el nombre Jehová es una invención satánica.

Yo, por mi cuenta, he estado investigando, y consulté en una Página judía: que los mismos judíos no saben cómo se pronuncia hoy en día ese nombre. Lo correcto es decir “Señor”, o “Adonai”, dondequiera que aparezca YHVH o YHWH.

Me gustaría saber su opinión al respecto. Si no usamos el nombre JEHOVÁ en las oraciones, ¿deberíamos también omitirlo en los cantos de alabanza? ¿Hay evidencia primitiva paleocristiana del uso del Nombre?”

 

-Observaciones.

1.  No soy erudito en los idiomas antiguos hebreo y griego, y por consiguiente, me abstengo de emitir pronunciamientos como si lo fuera. Me limito a observar que יְהֹוָה  figura sí en el Antiguo Testamento.

2.  Ahora bien, el que los israelitas de la Era Mosaica Tardía no supieran pronunciar el nombre, no significa que “Satanás hubiera originado el nombre”, creencia que raya, prácticamente, en blasfemia, a mi humilde entender, por la siguiente razón: Si aceptamos que el Dios Creador inspiró los libros del Antiguo Testamento, hemos de aceptar también que él mismo es el autor original de יְהֹוָה. De hecho, Dios, dirigiéndose a Moisés, atribuye el nombre יְהֹוָה  a sí mismo. “Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en mi nombre Jehová יְהֹוָה no me di a conocer a ellos” (Éxodo 6:3).

3.  Siguiendo la misma línea de análisis, diríamos que no saber los judíos o los gentiles de la Era Cristiana la pronunciación correcta original de este nombre, jamás significaría que el nombre fuera, originalmente, “invención de Satanás”.

4.  Algunos datos que arrojan luz sobre יְהֹוָה

“Jehová (pronunciado /dʒɨˈhoʊvə/) es una representación del hebreo יְהֹוָה, una vocalización del Tetragrama יהוה (YHWH), nombre propio, en la Biblia hebrea, del Dios de Israel.[1]

יְהֹוָה aparece 6,518 veces en el tradicional Texto Masorético, en adición a 305 ocurrencias de יֱהֹוִה (Jehovih).[2] El texto latino más antiguo disponible que utiliza una vocalización similar a ‘Jehová’ data del Siglo XIII.[3]a mayoría de los eruditos opinan que ‘Jehová’ sea un vocablo híbrido, formado cerca de 1100 d. C., confeccionado por medio de combinar las letras JHVH con las vocales de Adonai, pero existe alguna evidencia que pudiera haber sido usado en la Antigüedad Tardía (Siglo V). Ciertamente, no fue la vocalización histórica del Tetragrama en el tiempo de la redacción del Pentateuco (Siglo VI a. C.), siendo Yahweh la pronunciación más probable en aquel entonces. La pronunciación histórica se perdió debido a que durante el judaísmo del tiempo del Segundo Templo –los Siglos III y II a. C.- se evitaba pronunciar el Tetragrama, sustituyéndose Adonai, o sea, ‘mis Señores’.

De acuerdo con una tradición judía desarrollada durante los Siglos III y II a. C., el Tetragrama se escribe, pero no debiera pronunciarse. En la lectura, términos sustitutos reemplazan el nombre divino donde יְהֹוָה aparece en el texto.

Los traductores modernos tempranos hicieron caso omiso de la práctica de leer Adonai (o sus equivalentes en griego y latín) en lugar del Tetragrama, más bien combinando las cuatro letras hebreas del texto con los signos vocales que las acompañaban, exceptuándose en los rollos usados en las sinagogas, lo cual dio por resultado la forma Jehová.[18]

1.  ^ Preface to the New American Standard Bible

2.  ^ a b www.google.com/

3.  ^ Pugio fidei by Raymund Martin, written in about 1270.

18.  ^

-Traducción de las notas en inglés de la entrada arriba de estas líneas, menos la nota larga del medio.

1.  Título: Ortografía del Tetragrama y formas conectadas en el texto hebreo Masorético (signos vocales en rojo).

-YHWH, con indicaciones a pronunciarlo como Adonai:

2.  Lo mismo, según los mejores manuscritos bíblicos y ediciones eruditas:

3.  Adonai, con signos vocales un tanto diferentes:

(Nota no traducida)

4.  YHWH, con indicaciones a pronunciarlo como Elohím:

5.  Lo mismo, según los mejores manuscritos y ediciones eruditas:

6.  La palabra Elohím por sí sola:

-“Elohím (אֱלהִים) es la forma plural de eloah, siendo esta la forma expandida del nombre semítico noroeste il (אֱל, ʾēl [1]   Hay un número de excepciones notables a la regla según la cual Elohím se toma como singular cuando se refiere al Dios de Israel, entre ellas, Génesis 20:13; 35:7; 2 Samuel 7:23; Salmo 58:11, y particularmente, el epíteto de “Dios Viviente”, en Deuteronomio 5:26, etcétera, cuya construcción es con el adjetivo plural Elohim Hayiym אלהים חיים , pero que aun así se complementa con verbos en el singular. En las traducciones de la Septuaginta y del Nuevo Testamento, Elohím es traducido θεὸς, singular en el griego, aun en los casos señalados, siguiendo este patrón las traducciones modernas al traducir el término como “Dios”, singular.[12]

1.           ^ K. van der Toorn, Bob Becking, Pieter Willem van der Horst (eds), "Dictionary of deities and demons in the Bible" (revised 2nd edition, Brill, 1999) p.274, 352-3

2.           ^ Richard N. Soulen, R. Kendall Soulen, Handbook of biblical criticism, Westminster John Knox Press, 2001, ISBN 9780664223144, p. 166.

(La información de esta entrada “4.” sobre “Jehová”, fue traducida de porciones de artículo “Jehovah”, en www.wikipedia.org. La información sobre Elohím se tradujo del artículo Elohim, en www.wikipedia.org.)  

 

5.  Los escritores del Nuevo Testamento no usaron el Tetragrama por la sencilla razón de que escribían en griego, y no en hebreo. ¿Por qué habrían de insertar ellos el Tetragrama hebreo en escritos griegos? Más bien, lo que hacen es traducir el Tetragrama al griego. Escritos los evangelios en griego, naturalmente, יְהֹוָה no aparece en ellos. De ahí, que las indicaciones de Cristo sobre dirigirnos al “Dios Padre” se imparten en griego, y no en hebreo, como tampoco mediante una mezcla de griego con hebreo. Ahora bien, Jesucristo, durante su ministerio terrenal, hablaba a los israelitas en hebreo. ¿No habrá él usado jamás el Tetragrama יְהֹוָה?

6.  Cuando leemos los cristianos el Antiguo Testamento, ¿deberíamos siempre sustituir “Señor”, o “Señores”, por יְהֹוָה? ¿Es más lógico, o correcto, hacer esto que completar el Tetragrama con las vocales indicadas en el hebreo, haciendo posible una traducción del nombre hebreo a nuestro idioma? ¿Dónde exige Dios, so pena de condenación, que pronunciemos el Tetragrama tal cual él mismo lo pronunciara cuando primero reveló su nombre יְהֹוָה a los humanos? Muchos argumentos de peso sostienen que los signos en hebreo que indican vocales específicas eran absolutamente necesarios desde el principio de referido idioma, que sin ellos una confusión ininteligible hubiese trabado cualquier comunicación. En cuanto al Tetragrama, los signos que indican vocales resultan en el vocablo Yahweh, traducido al español “Jehová”. Por lo tanto, ¿qué pecado cometeríamos al decir “Jehová”? Asumiendo que no sea pecado decir “Jehová” al leer textos tales como Éxodo 6:3, ¿qué pecado cometeríamos al pronunciarlo hoy día en cánticos espirituales, oraciones u otros contextos? Al fin y al cabo, es el nombre que el Dios Omnipotente se da a sí mismo.

7.  A propósito, ¿cuántos de nosotros sabemos pronunciar correctamente el griego traducido “Señor”, o el griego traducido “Jesús”, “Jesucristo”, “Señores”, “Dios”, “Soberano Dios”, “Todopoderoso”, “Creador”, “Espíritu Santo”? No saber pronunciar correctamente, perfectamente, en el hebreo o el griego antiguos, estos nombres (vocablos) usados para identificar a los integrantes de la “Deidad”, no significa, en definitiva, que “Satanás los haya inventado”, o que estemos pecando grandemente al intentar pronunciarlos en la lengua que sea. Así pensamos. Pronunciarlos con la debida reverencia sería sí lo indispensable.

8.  También, es preciso tener presente que referidos nombres (vocablos), traducidos a otros idiomas (inglés, ruso, chino, japonés, lenguas autóctonas) suenan completamente diferentes a su pronunciación en español.

 

 DIVISION. Esta persona está formando un grupo para exponer su doctrina ante los ministros de la iglesia pero ambos bandos están radicalizados en sus posiciones. 

Le agradezco me amplíe el tema, puesto que yo también voy a participar en la reunión que le estoy comentando y quisiera ir bastante preparado sobre el asunto de vital importancia. Gracias le doy de antemano.

Bendiciones espirituales de parte de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo.”

-Observaciones

1.  “Siete cosas aborrece Jehová…”, siendo la séptima “el que siembra discordia entre hermanos” (Proverbios 6:16-19). Particularmente, diríase, al que siembre discordia sobre cuestiones no esenciales para la salvación del alma. Interesantemente, en este mismo Proverbio aparece el nombre יְהֹוָה “Jehová”. Esta condenación de divisionistas también se pronuncia a menudo en el Nuevo Testamento. “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación, deséchalo, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio” (Tito 3:10-11).

2.  “Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes” (2 Timoteo 2:14). Conviene, pues, determinar que si estas “contiendas sobre יְהֹוָה (Jehová)” sean, o no, una clara violación de la exhortación recomendada por Pablo.

 

DESGLOSE de todos los recursos para clases bíblica en esta Web

Desglose de estudios sobre Deidad, Trinidad y Jesús solo

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.