Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 Contenido completo del Libo 1 de "Guías para clases bíblicas"

DESGLOSE de todos los recursos para clases bíblica en esta Web

Desglose de estudios sobre Deidad, Trinidad y Jesús solo

 

¿Deidad, Trinidad o “Jesús solo”?

 


La galaxia Messier, a treinta y cinco millones años luz de la tierra. www.msn.com 2010.
"Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos" (Salmo 19:1).

Unos textos bíblicos y algunas preguntas para los que creen que “Jesús es el Padre Dios”, bautizando “solo en el nombre de Jesús”.

1 Corintios 15:24-28; Hechos 2:32-37

Lección 1

Texto para el maestro

 

“Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas . Pero, luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también él mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos (1 Corintios 15:24-28).

1.  ¿Quién entrega “el reino al Dios y Padre” ? Cristo, ¿cierto? Pero, si el Padre es Cristo, y viceversa, Cristo es el Padre, entonces ¿entrega Cristo el reino a sí mismo? De tener la frase “entregue el reino al Dios y Padre” semejante significado, con sobrada razón se calificaría el lenguaje del texto como “falta de sentido natural o común”, aun “engañoso”, pues, conforme a lo expresado, actúan dos seres, a saber, el que entrega el reino y el que lo recibe. Lógicamente, los dos no son el mismo ser.

2.  En la frase “preciso es que él reine”, ¿quién es el que reina? Cristo, a quien el Padre Dios hace rey de su reino espiritual durante el tiempo de la Era Cristiana.

a)  “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos” (Hechos 2:32). Pero, si Jesús es también el mismo Padre Dios, entonces ¡resucitó Jesús a sí mismo! Sin embargo, de nuevo actúan dos seres, a saber, Jesús, quien fue resucitado, y Dios, quien lo resucitó. Deducción irrefutable: Jesús no es Dios el Padre. Jesucristo pertenece a la Deidad, y por ende, derecho tiene de ser llamado Dios, llamándolo así el mismo Padre (Hebreos 1:8), pero él no es Jehová, Dios el Padre.

b)  “Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hechos 2:33). Exaltado Cristo, ¿qué lugar ocupa en el cielo? Esta “por la diestra de Dios”. No toma el lugar que pertenece solo y exclusivamente a Dios el Padre sino el lugar que le corresponde, según la determinación del Padre, a saber, “la diestra”. ¿Cuántos lugares se identifican? El trono que ocupa el nuevo rey Cristo, a la diestra de Dios el Padre, y por inferencia necesaria, el lugar, o trono, que ocupa Dios el Padre. Dos lugares distintos; dos seres distintos que ocupan los dos lugares, o tronos, distintos. En definitiva, Cristo no es Dios el Padre.

c)  “David… dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.” El apóstol Pedro, por el Espíritu, aplica la profecía de David, explicando: “Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Hechos 2:34-37). ¿Cuántos “Señores” figuran en la profecía de David? ¡Dos! “Dijo el Señor a mi Señor”. ¡Dos “Señores”! ¿Quién es el primero? Dios el Padre. ¿Quién es el segundo? Cristo, el Hijo de Dios, a quien el Padre dice “Siéntate a mi diestra”. ¿Sentarse dónde? “A mi diestra.”  Dos “Señores” distintos; dos lugares, o tronos, distintos. Aplicando la profecía, Pedro enseñan claramente que Dios hace Señor a Cristo. “Dios le ha hecho Señor y Cristo.” ¿Acaso debemos creer que Cristo se hiciera Señor a sí mismo? Siendo así, encontraríamos el lenguaje, tanto de David como del apóstol Pedro, sumamente engañoso. De ser Cristo el Padre Dios Jehová, el Espíritu Santo bien pudiera haberlo declarado así llanamente, evitando confusión y conceptos erróneos sobre la Deidad.

3.  “Todas las cosas las sujetó debajo de sus pies.” ¿Quién lleva a cabo la acción de “sujetar”? Dios el Padre. ¿A quién sujeta “todas las cosas”? Al Hijo, Cristo. Un Ser, el Padre, sujeta. Otro Ser, Cristo, recibe el dominio sobre “todas las cosas”. ¿Cuántos Seres actúan? ¡Dos! El asunto es totalmente elemental y transparente. No está envuelto en una neblina de “misterios” teológicos contradictorios o carentes de sentido. Dos actúan. El uno no es una mera proyección del otro. Los dos existen. No son múltiples personalidades de un solo Ser sino dos Seres divinos, cada uno con su propia personalidad distinta. Cada uno con su radio definido de autoridad y poder.

4.  “Claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.” ¡Más claro no canto un gallo! ¿Quién es aquel que no está sujeto a Cristo? ¡Bendito! ¿Cómo equivocarse en la respuesta? ¡Es Dios el Padre! “Todas las cosas” han sido sujetadas a Cristo, con una excepción. ¿Y qué es la excepción? ¡Jehová Dios, el Padre! Este no está sujeto a Cristo. ¿Cuántos Seres figuran en esta afirmación? ¡Dos! Uno tiene más poder y autoridad que el otro. A Cristo el Padre le da “toda potestad… en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18), siempre reservando para sí mismo la suprema potestad, o autoridad, pues él mismo no se sujeta al Hijo.

5.  “Pero, luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también él mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos. ¿Quién se sujetará a quién? ¡Cristo a Dios el Padre! ¿Cuándo? Una vez vencidos todos los enemigos de la Deidad, incluso la muerte, el último enemigo. ¿Cuándo se logrará tan fulminante victoria? Al volver Cristo la Segunda Vez, derrotando a los últimos intransigentes impenitentes en la batalla de Armagedón (Apocalipsis 19:11-21). Entonces, cumplida su misión y reinado durante la Era Cristiana, ¿qué hará Cristo? ¡Se sujetará él mismo a Dios el Padre! “Él mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas.” ¿Cómo expresarlo con mayor sencillez? ¿Con qué propósito tomarse este paso? “Para que Dios sea todo en todos.” ¿Quién es el “Dios” de esta expresión? Dios el Padre, a quien se sujetará el Hijo, una vez “entregue el reino al Padre”. ¿Qué quiere decir “todo en todos”? Que Dios el Padre tome de nuevo toda autoridad sobre todas las cosas y todos los seres, no delegando potestad, como lo hizo al dar a su Hijo “toda potestad” durante la Era Cristiana.

6.  Conclusión. A nuestro entender, este texto, 1 Corintios 15:24-28, enseña muy claramente que Cristo no es Dios el Padre. De cierto, no pretendemos entender perfectamente todas las ramificaciones del tema de la “Deidad”. Sin embargo, el vocabulario y la gramática de este pasaje imparten conocimientos decididamente fáciles de entender. ¿O nos equivocamos?

 

-Contenido completo del Libo 1 de "Guías para clases bíblicas"

DESGLOSE de todos los recursos para clases bíblica en esta Web

Desglose de estudios sobre Deidad, Trinidad y Jesús solo 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.