Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Iglesia Católica Romana. Sus dogmas, tradiciones, prácticas e historia.

La verdadera iglesia de Cristo, según la Biblia

 

Carnaval, Miércoles de ceniza y Cuaresma

¿Buscando a Dios en lugares equivocados?


 

Seis imágenes (diapositivas) se encuentran al final de este artículo.

 

“Para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de ninguno de nosotros” (Hechos 17:27). Palabras del apóstol Pablo dirigidas a los atenienses, y aplicables universalmente.

Lo que Wikipedia informa y lo que NO informa.

       
    “Don Carnal y Doña Cuaresma”

Bajo el título “Batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma”, la Web
presenta una serie de fotografías bastante curiosas, incluso estas dos de un “monje” que representa a “Don Carnal” y una “monja” que representa a “Doña Cuaresma”. Interesantemente, las letras del vocablo “carnal” figuran en “carnaval”, interponiéndose solo las dos letras “va”, las que constituyen el verbo “va”. Así: carna(va)l”. De manera que puede decirse que la persona que celebra “carnaval”, ¡“va” a ser “carnal”!

“Carnaval” 

Wikipedia, la enciclopedia libre de Internet, informa.

“El carnaval es una celebración pública que tiene lugar inmediatamente antes de la cuaresma cristiana, con fecha variable (desde finales de enero hasta principios de marzo según el año), y que combina algunos elementos como disfraces, desfiles, y fiestas en la calle. Por extensión se llaman así algunas fiestas similares en cualquier época del año. A pesar de las grandes diferencias que su celebración presenta en el mundo, su característica común es la de ser un período de permisividad y cierto descontrol.

-Comentarios.

A.  Lo que Wikipedia no informa es que la “permisividad y cierto descontrol”, característicos comunes de “carnaval”, son sinónimos del “desenfreno de disolución” censurado severamente por el apóstol Pedro. “Basta ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A éstos les parece cosa extraña que vosotros [los cristianos] no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan” (1 Pedro 4:3-4).

1.  ¿Quién autoriza ese “período de permisividad y cierto descontrol” “inmediatamente antes de la cuaresma cristiana”? Buscando y revisando, no encuentro que Dios, Cristo o los apóstoles del Señor lo hayan hecho. Parece ser, pues, una idea de hombres sin inspiración divina.

2.  ¡Una “magnífica idea” para todo aquel a quien le agrade andar “en lascivias [“Inclinación exagerada y fuerte al deseo o placer sexual. Lujuria, voluptuosidad.” Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.] , concupiscencias [“Deseo de bienes y placeres materiales, especialmente deseo sexual, generalmente desordenado o exagerado.” Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.], embriagueces, orgías, disipación y… idolatrías”. ¿No son estas cosas las que predominan en carnaval?

3.  Mas “desenfreno de disolución” es lo que llama el Espíritu Santo a estas cosas de acuerdo a la revelación dada a Pedro.

a)  ¿Cuáles imágenes se forman en su mente al leer o escuchar usted la palabra “carnaval”? ¿A caso las de mujeres casi, casi desnudas andando o bailando en las calles? ¿Las de mujeres y hombres disfrazados para encubrir su verdadera identidad mientras participan en la orgía típica de carnaval?

b)  ¿Le agradaría que incluyéramos en este artículo fotografías de las mujeres y hombres que desfilan y fiestean en el “Carnaval de Río de Janeiro”? Pues, no le complaceremos porque nuestro anhelo ferviente es glorificar al Dios que dice “Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:16), y no servir al Baco de la permisividad y descontrol.

B.  ¿“Período de permisividad y cierto descontrol” o “Vida ordenada y pura todos los días”? El mismo apóstol Pedro ya citado también dice: “Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación(1 Pedro 1:17). “…todo el tiempo…” no dejar lugar para un “período”, cada año, “de permisividad y cierto descontrol”. Un “período” sin “temor” a Dios.

C.  ¿Y qué tal si Dios decidiera enviar a su Hijo Jesucristo “por segunda vez” justamente durante “carnaval”, ese “período de permisividad y cierto descontrol” que “ciertos religiosos” conceden a sus grandes multitudes de seguidores? ¿Pasaría por alto su tremendo “desenfreno de disolución”? Suponiendo que usted se ilusione con que lo hiciera, en tal caso este que escribe pensaría que usted simplemente no conociera al “único Dios verdadero” de la Biblia. Bueno, estoy esforzándome para conocer al Dios que se revela en su Palabra, evitando seguir a un “dios” creado en mi propia mente conforme a mis propios deseos, pasiones o ilusiones.

 

Carnaval. Río de Janeiro, Brasil.

Wikipedia sigue informando: “El origen de su celebración parece probable de las fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del buey Apis en Egipto. Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5.000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio Romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir del siglo XV.

-Comentarios. ¡Qué “origen” el de “carnaval”! En las festividades de culturas y pueblos idolátricos del pasado tenebroso de nuestra raza inclinada al mal, y no, de modo alguno, en cualquier culto o celebración de los santos seres celestiales en las esferas espirituales de Dios. ¿Qué es “carnaval”, pues, si no la transferencia al “cristianismo” de festividades mundanas y orgías sexuales una vez celebradas en honor a dioses falsos, los que fueron creados por los hombres a imagen del hombre caído de la gracia del “único Dios verdadero” (Juan 17:3) y entregado en cuerpo y espíritu a pasiones exageradas de la carne?

Wikipedia. “El carnaval está asociado principalmente con el catolicismo, y en menor medida con los cristianos ortodoxos orientales; las culturas protestantes usualmente no celebran el carnaval o tienen tradiciones modificadas, como el carnaval danés.

-Comentarios.

A.  “Carnaval.” Efectivamente, una orgía masiva, de origen puramente idolátrico, asociada directa e inextricablemente, con el catolicismo romano, con la Iglesia Católica Romana, cuya sede es el Vaticano. Esto informa Wikipedia, y esto lo sabe casi el mundo entero. “Carnaval” está enlazado con la “Cuaresma”, “Miércoles de ceniza” y “Semana Santa”, tradiciones católicas romanas. ¿Qué, pues, hemos de concluir acerca de la supuesta “santidad” de la Iglesia Católica Romana?

B.  El que lee el Nuevo Testamento, libro por libro, capítulo por capítulo, encuentra las siguientes palabras del Espíritu Santo en la epístola del apóstol Pablo a los efesios: “Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha(Efesios 5:25-27). A la luz de tan sublime retrato divino de la iglesia, ¿es concebible que la auténtica iglesia de Cristo esté identificada con una festividad netamente sensual, carnal, depravada e idolátrica tal cual “carnaval”? ¿Cómo pensar cualquier persona seria encontrar al Dios de santidad y orden en tal celebración o en la iglesia, cualquiera que sea, asociada con ella en las mentes de las multitudes? ¿Estarán millones y millones de seres humanos buscando a Dios en lugares completamente equivocados? ¿En ámbitos, actividades e iglesias donde él jamás se presentaría, a menos que fuera para advertir y llamar al arrepentimiento?

C. ¿Quiénes celebran “carnaval” con un entusiasmo que raya en la locura, con excesos realmente satánicos? Usted, querido lector, sabe quiénes lo hacen. Este hecho sostiene nuestra tesis, ampliamente expuesta, con abundantes pruebas, en “Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones”, el Capítulo Ocho sobre “la gran ciudad… gran ramera… Babilonia la grande”, según la cual la máxima expresión del cristianismo apóstata la vemos en las iglesias que se revisten del paganismo antiguo.

Wikipedia informa. “Según el libro Guinness de los récords, la celebración del carnaval más grande del mundo es la de Río de Janeiro; y la mayor agrupación carnavalesca (comparsa), Galo da Madrugada de la ciudad de Recife, sitio de otro carnaval muy importante. Pero muchos otros países tienen importantes celebraciones, como en Bolivia el Carnaval de Oruro, en Colombia con el Carnaval de Barranquilla, como la que se celebra en Italia, en el Carnaval de Venecia, en España con el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife y el Carnaval de Cádiz los cuales son además los únicos carnavales españoles en tener la categoría de Fiesta de Interés Turístico Internacional. El Carnaval del Uruguay es el más largo del mundo, pues se inicia a fines de enero y finaliza en las primeras semanas de marzo. Su capital, Montevideo, fue declarada en 2009 Capital Iberoamericana del Carnaval. Al igual el carnaval de Veracruz, en México. Otro carnaval de México es el de Mazatlán, el cual tiene una tradición de 113 años ininterrumpidos. Una celebración carnavalesca muy colorida es el de República Dominicana, donde desfilan variados personajes de trajes brillantes y ruidosos y representativos de fokclor dominicano.

Los etnólogos encuentran en el carnaval elementos supervivientes de antiguas fiestas y culturas, como la fiesta de invierno (Saturnalia), las celebraciones dionisíacas griegas y romanas (Bacanales), las fiestas andinas prehispánicas y las culturas afroamericanas. Algunos autores consideran que para la sociedad rural, fuertemente estructurada por el cristianismo, el tiempo de «carnestolendas» ofrecía mascaradas rituales de raíz pagana y un lapso de permisividad que se oponía a la represión de la sexualidad y a la severa formalidad litúrgica de la Cuaresma.

La cuaresma (latín: quadragésima, 'Cuadragésimo día (antes de la pascua)') es el periodo del tiempo litúrgico (calendario cristiano) destinado por la iglesia Católica Romana y la Iglesia ortodoxa, además de ciertas iglesias evangélicas, aunque con inicios y duraciones distintas, para la preparación de la fiesta de Pascua.” 

-Comentarios.

A.  De manera que, según Wikipedia, algunos países nominalmente “católicos” se glorían en su “carnaval”. Río de Janeiro se lleva el premio en el Libro Guinness de los récords, y Montevideo es declarada Capital Iberoamericana del Carnaval.

B.  Pero, observamos que Wikipedia vuelve a señalar el origen y la naturaleza totalmente no cristianos de esta festividad asociada principalmente con la Iglesia Católica Romana. Leamos de nuevo su informe tan claro e importante para nuestras almas. Los etnólogos encuentran en el carnaval elementos supervivientes de antiguas fiestas y culturas, como la fiesta de invierno (Saturnalia), las celebraciones dionisíacas griegas y romanas (Bacanales), las fiestas andinas prehispánicas y las culturas afroamericanas.” “…celebraciones dionisíacas griegas y romanas (Bacanales)…” Es decir, celebraciones en honor al dios Dioniso. “En la mitología clásica, Dioniso (en griego antiguo Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος Dionysos) es el dios del vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, y un personaje importante de la mitología griega”, informa wikipedia en su artículo sobre Dioniso. “...locura ritual” y “éxtasis” son rasgos sobresalientes de “carnaval”.

1.  “Don Carnal”, el de la fotografía al principio de este estudio, encarna todos estos elementos de carnaval, engañando al incauto, al carnal, al idólatra, su disfraz de “monje”.

2.  La religión de “Don Carna(va)l” se resume así: “Pequemos mucho durante carnaval para arrepentirnos en cenizas y ayunas durante cuaresma, aun con flagelaciones, haciendo abundar más la gracia de Dios”. Se parece en algo a la extraña idea que el apóstol Pablo refuta en su epístola a los romanos. “¿Perseveramos en el pecado para que la gracia abunde?” (Romanos 6:1). “¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?” (Romanos 6:15). A las dos preguntas responde el apóstol con la misma respuesta tajante: “En ninguna manera”, explicando: “Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Romanos 6:2, 16). Pero, los amantes de carnaval se deleitan en vivir en el pecado durante el “período de permisividad y cierto desorden” celebrado cada año.

3.  Y “Doña Cuaresma”, con su disfraz de “monja”, ¿ganará a “Don Carnal” en la “Batalla” por el alma? Pecar con descaro durante “Carnaval”, para luego arrepentirse y purificarse durante “Cuaresma”. ¿Qué juego moral-espiritual es este? Juego de todos los años. Hasta la muerte. ¿Estratagema de quién? ¡Tamaño engaño!

C.  Wikipedia no informa hechos como los siguientes:

1.  Ni “Don Carnal” ni “Doña Cuaresma” aparecen en la Biblia. “Carnaval”, “Cuaresma” y “Miércoles de ceniza” no se mencionan en ningún texto del Nuevo Testamento, el único “pacto” espiritual sellado con la sangre del Cordero de Dios (Mateo 26:26-29). Desde luego, los teólogos y concilios ecuménicos de la Iglesia Católica Romana se arrogan la autoridad de emitir nuevas doctrinas en el nombre de Dios, más sin embargo no se halla en la Biblia ni la más leve insinuación de otorgarles Dios semejante “autoridad”. Consiguientemente, rechazo categóricamente sus pretensiones, recomendando, humilde y respetuosamente, que todo amante de la Verdad y la salvación haga otro tanto. “Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade” (Gálatas 3:15). Amigo lector, si esto es así en lo concerniente a pactos humanos, ¿cuánto más en lo referente al “nuevo pacto” de Cristo? Sinónimo este “pacto” con “la fe que ha sido una vez dada a los santos”, como dice “Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo”, en el Versículo 3 de su corta epístola

2.  Tampoco informa Wikipedia que guardar días, meses o tiempos no agrada a Dios. “¿Cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar? Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros (Gálatas 4:8-11). De todo esto nos ha librado Dios. “A libertad fuisteis llamado; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne…” (Gálatas 5:13). “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo no hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” (Gálatas 5:1).

D.  Dados estos hechos, más todo lo informado en Wikipedia, y corroborado por otras fuentes fidedignas, buscaré a Dios y mi salvación en un lugar donde “Don Carna(va)l” no salga con lo suyo ni “Doña Cuaresma” pretenda rectificar los pecados extravagantes de “Don Carna(va)l”.

E.  Sé que Dios me busca, y que no está lejos de mí. De hecho, estoy convencido de haberle encontrado, no “en templos hechos por manos humanas” (Hechos 17:24-25) sino en las obras que él mismo ha creado, y particularmente, en “toda la verdad” dada por el Espíritu Santo a los apóstoles escogidos por su Hijo Jesucristo (Juan 16:13), verdad completa y perfecta que ellos mismos escribieron en los documentos que componen el Nuevo Testamento. Amado lector, le invito a buscar a Dios en estos mismos lugares. De ser usted católico romano, quisiera asegurarle, con toda sinceridad, no tener el propósito de lastimarle en su espíritu mediante estos temas sino el deseo de arrojar luz sobre ellos. Luz de las Sagradas Escrituras, orando que la deje brillar en su mente y alma.

 PowerPoint

 

 

 

 

 

 

Iglesia Católica Romana. Sus dogmas, tradiciones, prácticas e historia.

La verdadera iglesia de Cristo, según la Biblia

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.