Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

 

¿Cómo se puede probar que el ladrón arrepentido en la cruz no se hubiese bautizado? Planteamiento de Gustavo Calderón. 

“Hola, hermano. Espero se encuentre bien. Mi nombre es Gustavo Calderón, y soy miembro de la Iglesia de Cristo (Romanos 16:16). La congregación está ubicada en Aurora, Colorado, USA. Bueno, hermano, tratando de prepararme más para presentar defensa contra las diferentes religiones que han absorbido a mi familia, les enseño que el bautismo es parte de la salvación. Ellos me argumentaron que el famoso ladrón en la cruz no se bautizó. Bueno, además de lo que explica la Biblia en los cuatro evangelios, recurrí a su Página y me parecieron unos estudios de bendición a mi vida. Y conseguí el estudio del “Ladrón en la cruz no se bautizó”, y mejor exponente no puede haber, que explique de este asunto como usted lo hace. Pero, quisiera agregar una sola idea, si me lo permite, y es el hecho, como yo les digo a mis hermanos mayores, que son evangélicos: De los cuatro evangelios, ¿cuál es el que dice que el ladrón no se bautizó, porque ninguno habla sobre el asunto? Y yo les digo que a lo mejor pudo estar bautizado en el bautismo de Juan, pero no se lo puedo demostrar porque la Biblia no lo dice. Hablamos donde la Biblia habla, y callamos donde la Biblia calla. Y que como ellos afirman que no se bautizó, les digo: ¡Qué cosa! ¿Cómo afirman ustedes algo que la Biblia no lo afirma? Entonces, díganme el nombre de este ladrón, qué tipo de robo hacía, que si era judío o griego, tenía perro o gato, robaba con pistola o armas blancas. Y ellos me dicen que no saben. Y entonces, ¿cómo saben que no se bautizó? Bueno, quería comentarle esta experiencia en mi vida, y que Dios lo siga usando como hasta ahora. Lo amo en el amor de Cristo. Dios lo bendiga.” 

Breves comentarios nuestros. Dios siga usando a usted también, querido hermano Gustavo Calderón. Gracias por arrojar más luz sobre el caso de aquel ladrón arrepentido. Sus argumentos tienen mucha lógica.

Es del todo plausible que aquel ladrón fuese bautizado, bien con el bautismo de Juan el Bautista bien con él de Jesucristo. Quizás durante los seis meses del ministerio del gran profeta Juan el Bautista, o durante la alguna etapa del ministerio del Hijo de Dios. Haber sido sentenciado a la muerte por crucifixión por ser ladrón no significa necesariamente que aquel varón hubiese sido ladrón incorregible por muchos años, quizás desde su juventud. De cierto, sus expresiones indican que reconocía la existencia de Dios y que temía a Dios. Desde cuándo lo temiera se desconoce. Él reprende al otro ladrón, diciendo: “¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condición”? (Lucas 23:40). Claramente, el ladrón arrepentido temía a Dios.

También tenía sentido de justicia. Reconviene al otro ladrón, diciendo: “Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo” (Lucas 23:41). “…éste ningún mal hizo”, refiriéndose el arrepentido a Jesucristo, implica que conociera bastante acerca de la vida y el ministerio del Señor, pues de otro modo ¿cómo pudiera haber testificado a su inocencia?

“Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Lucas 23:42). ¡Aquel ladrón sabía algo del reino que Jesucristo predicaba constantemente! ¿Cómo? Se sobreentiende que escuchara al Señor en alguna ocasión. O que aprendiera acerca del reino por medio de la predicación de Juan el Bautista. Tal vez figurara entre las multitudes que acudieron a Juan el Bautista para recibir el bautismo. “Y salía a él (a Juan el Bautista) Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados” (Mateo 3:5-6). ¡Todos los habitantes de Jerusalén, “y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán”. ¡Casi todo el mundo de aquellos lugares nombrados! Cuántos reincidieran en el pecado se desconoce. Quizás entre los tales este mismo ladrón que se arrepiente en la cruz.

En síntesis, este ladrón demuestra tener ciertos conocimientos espirituales y cierto grado de espiritualidad. Afirmar que nunca fuera bautizado es alegar, efectivamente, lo insostenible, como argumenta usted muy correctamente, respetado hermano Gustavo Calderón.

PS  De por lo menos un detalle podemos tener absoluta seguridad. Definitivamente, ¡aquel ladrón no “robada con pistola”, pues tal arma no existía para aquel entonces!

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.