Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.
 

Más de 4,000 páginas de estudios bíblicos, mensajes, comentarios, intercambios, guías para clases bíblicas, etcétera, disponibles en este sitio de Internet.

Estimado lector, ¿sabía usted que "Los diezmos fueron abolidos" cuando Cristo murió en cruz?

¿Sabía usted que también fueron clavadas en la cruz, juntamente con Jesucristo, las "ordenanzas de culto" del "primer pacto" y del "santuario terrenal"? Hebreos 9:1-11; 7:12; 8:6-13. ¿Sabía que "El culto conforme al Nuevo Testamento" es notablemente diferente en todo aspecto, incluso la música sacra, al culto bajo aquel Antiguo Pacto y el tabernáculo de Israel? ¿Sabe usted adorar a Dios "en espíritu y en verdad"? "Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán el Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren" (Juan 4:23-24).
 

Escuchar o grabar himnos a capela en...

www.alabanzas.info

Más de 160 himnos y cánticos espirituales disponibles
en distintos formatos

 

(No ofrecemos el audio de himnos en esta Web www.editoriallapaz.org .)

 


Cristianos en Ibarra, Ecuador cantan a capela himnos y cánticos espirituales.

Esta Página contiene el TEXTO de doce himnos del disco compacto:

"Himnos y cánticos espirituales"

Desde el primero "A lugares obscuros" hasta "Por la mañana yo dirijo mis alabanzas".

 

      "A lugares obscuros"

A lugares obscuros por Cristo el Señor 

Pronto iré porque él vino a morir

Por aquellos que viven sin Dios y su amor,

Y les quiero las nuevas decir.

 

Coro
Do me envíes, Señor,
Pronto iré, por doquier,
Para que de tu amor
Pueda oír todo ser.

 

 

Aunque duro el lugar do me llame que esté,

Listo estoy por él sacrificar;

Aunque el mundo me tenga por fatuo, yo sé

Que al Maestro yo debo agradar.

 

Vuestros bienes y vidas ¿por qué malgastar

En placeres del mundo fugaz?

De este sueño y sopor pronto hay que despertar

Para andar con las nuevas de paz.

 

Las ovejas perdidas que busca el Pastor

No han podido su voz escuchar,

Del peligro él las busca salvar en su amor

Y al aprisco las quiere llevar.


 

      " ¡Cuán felices fuimos! "

 

¡Cuán felices fuimos desde que creímos

En el Cristo amado que fuera inmolado!

:] Fue a la tumba fría, y resucitado,

Un hermoso día fue glorificado. [:

 

En la hora postrera, cuando Cristo fuera

En la cruz clavado por nuestro pecado,

:] Tiernamente dijo a Juan y a la madre:

"He aquí tu hijo, he aquí, tu madre". [:

 

Cuando le clavaban y le denostaban,

Imploró clemencia, perdón y paciencia

:] A favor de aquellos que en tinieblas yacen,

"Pues ignoran ellos", dijo, "lo que hacen". [:

 

En su angustia, llama, "¡Sed yo tengo"!, exclama;

¿Y sabéis que hicieron? Vinagre le dieron.

:] Y aquel penitente que buscarle quiso,

Le ofreció la fuente de su paraíso. [:

 

Con solemne calma encomienda su alma

A su Padre Amado que ya le ha dejado,

:] Por el vil pecado de un mundo soez:

Y clama angustiado: "¡Consumado ya es"! [:


 

      " ¿Es cierto que Jesús murió? "

 

¿Es cierto que Jesús murió?

¿Sufrió por mí el Señor?

Verdad es que su vida dio por este pecador.

 

Por mis pecados en la cruz

Sufrió tan cruel dolor:

¡Que compasión la de Jesús! ¡Que sin igual amor!

 

No pagarán mis lágrimas

Mi deuda al Salvador;

Ya para siempre de hoy en más soy tuyo, mi Señor.


 


      "
Manos cariñosas "
 

Manos cariñosas, manos de Jesús;

Manos que llevaron la pesada cruz.

Manos que supieron solo hacer el bien,

¡Gloria a esas manos! ¡Aleluya, amén!

 

Blancas azucenas, lirios del amor,

Fueron esas manos de mi Redentor.

Manos que a los ciegos dieron la visión

Con el real consuelo de su gran perdón.

 

Manos que supieron calmar el dolor,

¡Oh!, manos divinas de mi Redentor,

Que multiplicaron los peces y el pan,

Manos milagrosas que la vida dan.

 

Manos que sufrieron el clavo y la cruz;

Manos redentoras de mi buen Jesús.

De esas manos bellas yo confiado estoy,

Ellas van guiando, pues al cielo voy.

 

¡Oh, Jesús! Tus manos yo las vi en visión

Y vertí mi llanto con el corazón;

Vi sus dos heridas y la sangre vi

Que tú derramaste por salvarme a mí.


      "Te loamos, ¡oh Dios!"

Te loamos, oh Dios, con unánime voz,

Porque en Cristo, tu Hijo, nos diste perdón.
 

Coro
¡Aleluya te alabamos!
¡Cuán grande es tu amor!
¡Aleluya te adoramos,
Bendito Señor!

Te loamos, Jesús, quien tu trono de luz

Has dejado por darnos salud en la cruz.

 

Te damos loor, Santo Consolador,

Que nos llenas de gozo y santo valor.

 

Unidos load a la gran Deidad,

Que es la fuente de gracia, virtud y verdad.


      "Ven, oh Todopoderoso"

Ven, oh Todopoderoso,

Adorable Creador,

Padre santo, cariñoso,

Manifiesta tu amor.

A tu trono de clemencia

Levantamos nuestra voz,

Tu presencia te pedimos

Nuestro Padre, nuestro Dios.

 

Ven, oh Salvador divino,

Dios de nuestra salvación;

En nosotros haz morada,

Vive en nuestro corazón.

Eres tú, Jesús, benigno,

Eres infinito amor,

Óyenos, te suplicamos,

Ven, bendícenos, Señor.

 

Ven, Espíritu divino,

Danos tu precioso don.

Dios Consolador inspira

Paz en nuestro corazón.

La herencia de los santos

Déjanos hallar en ti,

Y la vida de los cielos

Gozaremos ya aquí.


      "¡Oh Padre, eterno Dios!"

¡Oh Padre, eterno Dios!

Alzamos nuestra voz en gratitud

De cuanto tú nos das con sin igual amor,

Hallando nuestra paz en ti, Señor.

 

 

¡Bendito Salvador!

Te damos con amor el corazón;

Y aquí nos puedes ver que humildes a tu altar

Venimos a ofrecer precioso don.

 

¡Espíritu de Dios!

Escucha nuestra voz, y tu bondad

Derrame en nuestro ser divina claridad,

Para poder vivir en santidad.


      " Alabad al gran Rey "

 

Solemnes resuenen las voces de amor,

Con gran regocijo tributen loor

Al Rey soberano, el buen Salvador;

Dignísimo es él del más alto honor.

 

CORO

Alabad, alabad, alabad al gran Rey,

Adorad, adorad, adoradle su grey.

Es nuestro escudo, baluarte y sostén,

El Omnipotente por siglos. Amén.

 

Su amor infinito, ¿qué lengua dirá?

¿Y quién sus bondades jamás sondeará?

Su misericordia no puede faltar,

Mil himnos alaben su nombre sin par.

 

Inmensa la obra de Cristo en la cruz,

Enorme la culpa se ve por su luz.

Al mundo él vino, nos iluminó,

Y por nuestras culpas el Justo murió.

 

Velad, fieles todos, velad con fervor,

Que viene muy pronto Jesús, el Señor.

Con notas alegres vendrá a llevar

Su iglesia a la gloria donde ha de reinar.


      " ¡Cuán grande es Él! "

 

Señor, mi Dios, al contemplar los cielos,

El firmamento y las estrellas mil,

Al oír tu voz en los potentes truenos

Y ver brillar al sol en su cenit…

 

C oro

Mi corazón se llena de emoción.

¡Cuán grande es él! ¡Cuán grande es él!

Mi corazón se llena de emoción:

¡Cuán grande es él! ¡Cuán grande es él!

 

Al recorrer los montes y los valles

Y ver las bellas flores al pasar,

Al escuchar el canto de las aves

Y el murmurar del claro manantial.

 

Cuando recuerdo del amor divino

Que desde el cielo al Salvador envió,

Aquel Jesús que por salvarme vino

Y en una cruz sufrió por mí y murió.

 

 

Cuando el Señor me llame a su presencia,

Al dulce hogar, al cielo de esplendor,

Le adoraré, cantando la grandeza

De su poder y su infinito amor.


      "Loor te ofrecemos"

 

Loor te ofrecemos, Creador y Dios nuestro,

Tributo traemos por tu redención;

Te lo presentamos, y humildes ti adoramos,

Tu nombre bendecimos en dulce canción.

 

Dios de nuestros padres, te glorificamos,

Por niebla y tormenta tu guía nos das.

En dificultades tus sin igual bondades

Nos salvan, y vencerlas, Señor, nos harás.

 

Con voces unidas a ti cantaremos

Antemas gloriosos de grato loor;

Tu mano que guía nos lleva todavía;

Al nombre tuyo siempre daremos honor.


"¡Santo, santo, grande, eterno Dios!"     

 

¡Santo, santo, grande, eterno Dios!

Con alegría hoy te alabamos.

Rey de reyes, grande Capitán,

Todopoderoso Guerrero.

Honor y gloria, luz y dominio,

Tributaremos todos a ti.

 

C oro

¡Santo, santo, eres tú, Señor!

¡Dios de las batallas, glorioso!

 

Alabadle cielos, tierra y mar,

Toda su iglesia, sus mensajeros.

Alabanzas, cantos de loor,

Hoy unidos elevaremos.

Juez majestuoso y reverendo

Fuego y vida eres, Señor.

 

Rey de siglos, solo eterno Dios,

Veraz y justo, incomprensible;

Inmortal, Autor de todo bien,

Eres tú el Anciano de Días.

Y para siempre entonaremos

El canto eterno de redención.


      "Por la mañana yo dirijo mi alabanza"
 

Por la mañana yo dirijo mi alabanza

A Dios que ha sido y es mi única esperanza.

Por la mañana yo le invoco con el alma

Y le suplico que me dé su dulce calma.

Él nos escucha, pues nos ama tanto,

Y nos alivia de cualquier quebranto.

Nos da su mano poderosa y fuerte,

Para librarnos de la misma muerte.

 

Cuando la noche se aproxima, tenebrosa,

En elevarle mi oración mi alma goza;

Siento su paz inagotable, dulce y grata

Porque temores y ansiedad Cristo los mata.

También elevo mi cantar al cielo

Cuando a la tierra baja negro velo.

El sol se oculta, pero queda Cristo,

A quien mis ojos en el sueño han visto.

 

Brilla su lumbre bienhechora mientras duermo;

Pone su mano sobre mí si estoy enfermo.

Me fortalece, me alienta con el sueño,

Pues es mi Dios, mi Redentor y él es mi dueño.

Y al despertar por la mañana siento

Que Dios invade mi alma y pensamiento;

Veo a Jesús, mi Redentor amado,

Por mi pecado en una cruz clavado.

 

 

Veo la sangre de sus manos que ha brotado;

Veo la sangre borbotando en un costado,

Una corona con espinas en su frente,

La multitud escarneciéndole insolente.

Pero, ¡que dicha cuando al cielo sube,

Lleno de gloria en majestuosa nube!

Pero, ¡que dicha cuando al cielo sube,

Lleno de gloria en majestuosa nube!


 

-El texto de los próximos nueve himnos

 

 

 

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.