Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

Comentario sobre Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Por Homero S. de Álamo

Comentario completo sobre Colosenses

Historia de la Era Cristiana. Muchos documentos en esta Web.

Comentario sobre Hechos por J. W. McGarvey. Boceto del Contenido completo.

 

Hechos de Apóstoles

Por Lucas, el médico amado 

En esta pintura Saulo de Tarso, yendo a Damasco para perseguir a los cristianos, escucha la voz de Jesucristo que le habla desde el cielo, ilustración para el comentario de McGarvery sobre Hechos en editoriallapaz.

 

Comentario por J. W. McGarvey, M. A.

Predicador y escritor de la Iglesia de Cristo

Adaptación del Prof. E. J. Westrup 

Parte Segunda

El evangelio se extiende por Judea y regiones comarcanas

Sección II

Conversión y primeros trabajos de Saulo

PDF de este estudio

 

Hechos 9:1-30

Contenido

1.  Su viaje a Damasco. Hechos 9:1-9

2.   Saulo es bautizado. Hechos 9:10-19

3.   Saulo predica en Damasco. Hechos 9:19-25 .  

4.   Vuelve Saulo a Jerusalén y es enviado a Tarso. Hechos 9:26-30

1.  Su viaje a Damasco. Hechos 9:1-9

     Versículos 1 y 2. De la conversión de un noble cuyo hogar estaba en tierra lejana, vuelve nuestro autor a la del más afamado enemigo de la iglesia en aquel tiempo. Ya presenté a Saulo con lectores al dar cuenta del martirio de Esteban; pues este, el más laborioso y abnegado de todos los apóstoles, aparece en la historia de pie presenciando que lapidaban a Esteban, teniendo a sus pies las ropas de los testigos ejecutores. Sus propias declaraciones de sí mismo nos ayudan a indagar su historia desde período bien anterior. La educación temprana y los recuerdos ancestrales de un hombre tienen mucho que ver en la formación de su carácter y dan cuerpo a su carrera. Los de Saulo se proyectan para lanzarlo en el curso de acción en que primero figura en la narración de Lucas. Nació en la famosa ciudad griega de Tarso, en las riberas del Cydno en Cilicia, cerca del rincón noreste del mar Mediterráneo. Era esta ciudad entonces centro griego que casi rivalizaba con Atenas y con Alejandría, y por su situación sobre un río navegable, y su cercanía a los desfiladeros de las montañas al norte, que por esta dirección llevaban al interior de lo que es hoy Asia Menor, y por el este a Siria, era emperio notable de comercio extenso. En su niñez Saulo adquirió conocimiento de la lengua griega, y se familiarizó con las costumbres griegas, lo que más tarde le sirvió muy bien. Al mismo tiempo, fue rodeado cuidadosamente de otras influencias que lo protegieran de los malos efectos de la sociedad pagana que lo rodeaba. Era de extracción judía pura, "hebreo de hebreos, de la tribu de Benjamín", y sus ancestros eran piadosos (Filipenses 3:5; 2 Timoteo 1:3). Esto dio seguridad de que fuera instruido cuidadosamente en la historia judaica y en la ley de Moisés. Sus padres eran fariseos (Hechos 23:6), así que su comprensión de las Escrituras se vio modificada por las interpretaciones y tradiciones peculiares de esa secta.

     Además de tal instrucción religiosa, fue enseñado a hacer tiendas de campaña. La lana de cabras que se usaba en la manufac­tura de ropa tosca y tela para carpas se producía en gran abundancia en las sierras de Cilicia, y por este detalle se llamó esa tela en griego "kilikion", en latín "cilicio". Puesto que más tarde recibió una educación intelectual costosa ello prueba que su padre lo puso a aprender aquel humilde oficio, no por necesidad, sino obedeciendo al concepto judío de que alguna labor manual era parte importante de la educación de todo joven. El oficio le sirvió de mucho en algunos de los días más sombrías de su vida subsiguiente (Hechos 13:3; 20:34).

     Solo en su niñez se dedica a la instrucción paterna y al dominio del griego y de su oficio, pues luego fue "criado", como dice él, a los pies de Gamaliel en Jerusalén. Bajo la tutela de este sabio fariseo, cuya prudencia y serenidad ya tuvimos ocasión de observar en conexión con el juicio de los doce apóstoles (Hechos 5:33-39), su conocimiento de la ley se agrandó, su celo por ella se inflamó, y sus prejuicios farisaicos se intensificaron. Describe él su progreso en esta escuela bíblica así: "Aprovechaba en el judaísmo sobre muchos de mis iguales en mi nación, siendo muy más celador que todos de las tradiciones de mis padres" (Galalatas 1:14). Tal preeminencia escolar y celo iban acompañados de la más estricta conducta, de modo que al transcurso de muchos años pudo él apelar a los que le conocieron en su juventud, aunque ahora eran enemigos suyos, para que dieran testimonio de cómo había vivido según la más estricta secta de su religión, el fariseísmo (Hechos 26:4,5) y aun pudo declarar que cuanto a la justicia que es en la ley, era irreprensible (Filipenses 3:6). Tales fueron su carácter y su reputación antes de aparecer el en las páginas de Hechos.

    No es probable que Saulo estuviera en Jerusalén en la fecha de la crucifixión del Señor o años antes. Si así fuera, no se explica que en todos sus discursos y sus epístolas no haga alusión a haber presenciado personalmente sucesos de la vida de Jesús. Al tiempo de la muerte de Esteban debe haber sido de treinta anos a lo menos , y probablemente había terminado su escuela hacía diez o más anos. La suposición de que regresó a Tarso antes de comenzar Juan su ministerio, y apareció de nuevo en Jerusalén después de la ascensión del Señor es lo que más se adapta a los hechos que del caso se cono­cen. Al suscitarse el conflicto entre Esteban y los judíos de aquella sinagoga de extranjeros Saulo era sin duda uno de los cilicianos que tuvieron encuentros con él (Hechos 6:9); y su saber superior de la ley naturalmente lo puso en primera fila entre los disputantes. Aparente­mente era miembro del Sinedrio (véase Hechos 26:10), y ciertamente, en aquel grupo que se volvió chusma y apedreó a Esteban, tomó parte como cabecilla; pues "los testigos pusieron sus vestidos a los pies de un mancebo que se llamaba Saulo" (Hechos 7:58); y la aserción formal se hace de que "Saulo consentía en su muerte" (Hechos 8:1). Tras la muerte de Esteban todavía sostuvo su posición de cabecilla en la persecución hasta que la iglesia se dispersó. Durante esa persecución otros fueron muertos además de Esteban, mientras en las sinagogas muchos eran azotados para hacerlos blasfemar del nombre de Jesús (Hechos 26:11).

     Habiéndose esparcido la iglesia de Jerusalén, sin duda Saulo pensó que en efecto había destruido ya la secta aborrecida; pero pronto comenzaron a llegar noticias de varios rumbos de que los discípulos que huían iban estableciendo congregaciones en todas direcciones. Otro menos tenaz que Saulo podría haber perdido las esperanzas de lograr acabar con una fe que parecía avanzar con mas vigor tras cada ataque que se le hacía, y que de la destrucción aparente parecía cosechar vida renovada, pero Saulo tenía una voluntad que se levantaba más alta, resuelta al multiplicarse ante los obstáculos que hallaba, y tal es lo que se representa en el texto que ahora tenemos delante. (1) “Y Saulo respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al príncipe de los sacerdotes, (2) y demandó de él letras para Damasco a las sinagogas, para que si hallase algunos hombres o mujeres de esta secta, los trajese presos a Jerusalén.” La pluralidad que aquí se indica de sinagogas en Damasco muestra que la ciudad tenía población judía considerable, y esto va de acuerdo con lo que dice Josefo, que no menos de 10,000 judíos fueron muertos en un tumulto que acaeció allí en el reinado de Nerón. Cuando llegaron a Jerusalén nuevas de que la fe de Jesús se propagaba entre esta gran comunidad judaica, no conoció límites la exasperación de Saulo y de sus colegas perseguidores; como Damasco era la ciudad extranjera de gran importancia y más cercana, fue elegida desde luego como primer centro de persecución a los discípulos esparcidos. Bajo circunstancias ordinarias, esas letras que Saulo llevaba no le habrían dado autoridad para apresar gente en una ciudad foránea, y luego traerlos en cadena, pero por consideraciones que hoy se tienen en asunto de pura conjetura había razón para creer que las autoridades de Damasco le permitieron obrar así, y que así fue aparece de la prontitud con que el gobernador de la ciudad dio después su auxilio de guardias con el objeto de apresar a Saulo mismo.

     Versículos 3 y 4. Es imposible que una persona se halle en disposición de la mente menos propicia para convertirse a Cristo que la de Saulo cuando partió en esta expedición loca. ¡Cuán notable el contraste entre él, respirando amenazas y muerte contra los discípulos de Cristo, al partir a ciudad foránea para prenderlos y encarcelarlos, y el eunuco que leía juicioso al profeta Isaías cuando salía en viaje de paz a su distante hogar! Con todo, el evangelio de Cristo muestra su potencia admirable de adaptación haciendo que uno y otro se volviese a la vía de salud. La distancia de Jerusalén a Damasco es como 190 kilómetros. La ruta más usual se dirige al norte por la serranía que divide las vertientes por Betel y Siquem a Jezreel, luego al poniente hacia Bethsean en el risco que conduce abajo al valle del Jordán; luego río arriba por ese valle hasta llegar el puente de piedra sobre el Jordán, que hasta hoy está en buenas condiciones; y después por la meseta elevada al oriente del Jordán hasta Damasco. En la jornada final del viaje pasa el camino a lo largo de la falda oriental del monte Hermón, cuya cima nevada limita el horizonte a la izquierda. La tormenta de cólera en que Saulo había comenzado el viaje era natural que se atenuara en los cuatro o cinco días que duraba, poniéndolo en humor más dispuesto para la entrevista que el Cristo había preparado con él. (3) “Y yendo por el camino, aconteció que llegando cerca de Damasco, súbitamente le cercó un resplandor de luz del cielo; (4) y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” Lucas omite detalles importantes de la escena que aquí describe, porque se dan a sus lectores en dos discursos de Pablo que más adelante cita. Es propio que los dejemos fuera también mientras nos damos cuenta de la escena que Lucas nos quiere poner delante. No se nos dice aquí cómo Saulo supo que la luz que brilló repentinamente en su rededor era "luz del cielo": basta saber que su índole era tal que no dejó duda sobre esto. Fue tal su naturaleza que, al brillar sobre él, "cayó en tierra" Saulo; y este era bastante valiente para quedar así amila­nado sin causa adecuada. Que era milagro debe haberlo percibido al instante, y al venir la voz que decía "Saulo, Saulo, ¿por que me persigues"? esta palabra final le fue una referencia llana al proceder que llevaba para los discípulos, y no pudo equivocarla. Fue también manifiesto de modo inequívoco que la voz, lo mismo que la luz, venia del cielo; pero si el que hablaba era Esteban o algún otro discípulo a quien había muerto, o personaje misterioso, no podía saberlo por sus palabras, así inmediatamente se lo pregunta.

      Versículos 5 y 6. (5) “Y él le dijo: ¿Quién eres, Señor? y él dijo: Yo soy Jesús a quien tú persigues. (6) Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que te conviene hacer.” Es imposible para los que desde la infancia nos hemos familiarizado con la gloria del Cristo resucitado, darnos cuenta cabal de lo que pensaba y sentía Saulo, como vislumbre de relámpago que por su alma pasaba, cuando hubo oído estas palabras. Hasta este momento, Jesús había sido para él un impostor maldito de Dios y de los hombres, y sus seguidores, unos blasfemos dignos de muerte, pero ahora este aborrecido se le había de repente revelado en un esplendor de gloria divina. No se puede poner en duda la evidencia de vista y oídos. Allí lo tuvo delante (Versículos 17, 27; 1 Corintios 15:8), en la luz del cielo y rodeado de la gloria de Dios, y le dice: "Yo soy Jesús". -Tenía razón Esteban, y yo he derramado sangre inocente. "¡Miserable hombre de mí! ¿quién me librará del cuerpo de esta muerte?" La suerte estaba echada. Espíritu altivo que cede y corriente de aquella alma potente que retrocede en su conducto para fluir por siempre profunda y fuerte en dirección contraria

     Versículo 7. En este punto revela Lucas que Saulo no iba solo, y con brevedad menciona la conducta de sus acompañantes. (7) “Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas no viendo a nadie.” No es expresión esta de un escritor que en conciencia inventa una historia y cuida de apoyarla con evidencia ficticia: si no, no habría admitido que los únicos que podían haber sido testigos de la presencia de Jesús en unión de Saulo no lo habían visto. Si en realidad apareció, el hecho de no verlo estos no puede explicarse más que en una de solo dos suposiciones: o Jesús de propósito se quedó oculto para ellos mientras le aparecía a Saulo o que por alguna causa que no se menciona en el texto, no volvieron la vista en aquella dirección. La causa verdadera se verá adelante (véase lo de Hechoss 22:9 y 24:14). Entretanto, aunque estos acompañantes no pudieron decir quién hablaba con Saulo, fueron testigos competentes de que la luz apareció, de que una voz se oyó de en medio de ella, y de la ceguera de Saulo que siguió como resultado inmediato.

     Versículos 8 y 9. Sin las últimas palabras que le habló Jesús —"Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que te conviene hacer" —Saulo no hubiera sabido que paso dar enseguida, pero al recibir esta orden, la obedeció lo mejor que pudo. (8) “Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie: así que Ilevándolo de la mano, metiéronle en Damasco; (9) donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.” Las palabras "abriendo los ojos" no indican que los hubiera tenido cerrados desde el instante en que primero apareció la luz, pues entonces no habría visto a Jesús. Además, si los hubiera cerrado, la luz no le habría cegado. El relato llanamente denota que contempló la luz hasta no poder ya más soportar el fulgor. Al levantarse, puede haber empleado algunos momentos esforzándose en afirmar sus nervios, e instintivamente abrió los ojos para hallarse ciego. Lo de "llevándolo por la mano, metiéronlo en Damasco", claramente muestra que todos ellos iban a pie, modo muy común de viajar en aquel tiempo, y no a lomo de caballo o de camello, como la imaginación lo ha pintado con tanta frecuencia. Su abstinencia de toda comida y bebida se puede explicar solo por su miseria extrema al cavilar en sus crímenes espantosos y esperar que se le dijera qué hacer. Según el modo de contar judío, no hay duda que los tres días se entienden, el primero como el resto de aquel en que llegó, el segundo fue el siguiente, y el tercero el lapso de tiempo hasta que recibió alivio.

 

 
Saulo de Tarso es bautizado en Damasco, ilustración para el comentario de McGarvery sobre Hechos 9, en editoriallapaz.

 

2.   Saulo es bautizado. Hechos 9:10-19 .  

     Versículos 10 – 12. De propósito dejó el Señor a Saulo esos tres días en la angustia que le proporcionaban sus nuevas convicciones, antes de revelarle según su promesa lo que había de hacer. Esta demora fijó la atención de todos los judíos incrédulos que le rodeaban, en vano tratando de consolarlo para la causa de su zozobra y su ceguera; y como ya lo veremos, sirvió a buen propósito. Por fin se describe ahora, el medio de alivio que le fue enviado. (10) “Había entonces un discípulo en Damasco llamado Ananías, al cual el Señor dijo en visión: Ananías. Y el respondió: Heme aquí, Señor. (11) Y el Señor le dijo: Levántate y ve a la calle que se llama la Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo de Tarso: porque he aquí el ora: (12) y ha visto en visión un varón llamado Ananías, que entra y le pone la mano encima, para que reciba la vista.” En esta comunicación el Señor se dirige a Ananías como si Saulo le fuera totalmente desconocido, y le revela lo que podríamos haber conjeturado, que en medio de su remordimiento, Saulo se había entregado a la oración fervorosa. La visión que aquí se menciona se concedió a Saulo para el objeto evidente de darle esperanza de restaurar su vista; se dio en conformidad con lo que efectivamente ocurrió a fin de que, al ocu­rrir, Saulo viera la mano de Dios en la correspondencia. La calle llamada la Derecha todavía se identifica sin errar en Damasco por contraste con todas las otras de la ciudad; pues aunque todas las otras son torcidas y hacen curvas y esquinas abruptas en intervalos de 40 a 80 metros, esta recorre más de un kilómetro con solo cinco ángulos muy obtusos. La mención del nombre de esta calle junto con el de Judas en cuya casa se hospedaba Saulo, constituye no pobre evidencia de la autenticidad del relato que tenemos delante.

     Versículos 13 – 16. Mediante esta comunicación impuso el Señor muy ingrata tarea a Ananías. (13) “Entonces Ananías respondió: Señor, he oído a muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén: (14) y aun aquí tiene facultad de los príncipes de los sacerdotes de prender a todos los que invocan tu nombre. (15) Y le dijo el Señor: Ve; porque instrumento escogido me es este, para que lleve mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel: (16) porque yo le mostraré cuánto le será menester que padezca por mi nombre.” El término "santos" lo aplicó Ananías aquí a los discípulos de un modo que indica haber ya adquirido este uso, aunque es la primera vez que ocurre en el Nuevo Testamento. Los designa como gente de vivir santo. La expresión equivalente "los que invocan tu nombre" se usa para los mismos. E nombre es el del Señor Jesús, pues es él quien conversa con Ananías. Este habla de la carrera de perseguidor de Saulo en Jerusalén como rumor que había él recogido, de lo que inferimos que no era él de los que habían huido de Jerusalén tras la muerte de Esteban, sino alguien que allá había sido bautizado en período de paz antes de la persecución. Como oyó que Saulo venía a Damasco para apresar a los que invocaban el nombre del Señor, cuando parecía que nadie sabía de esto mas que los compañeros de Saulo, no es fácil determinar, a no ser que supongamos que los apóstoles recluidos en Jerusalén mandaran mensajeros adelante de Saulo para avisar a los discípulos damascenos del peligro inminente. De esto hay mucha probabilidad.

     Como todos los que se han atrevido a argüir contra una orden del Señor, Ananías encontró que él no da oídos a tales argumentos. La contestación —"Ve"— es terminante; pero se dignó el Señor informarle que había apreciado a Saulo muy diferente de lo que cualquiera podría suponer. En la expresión "instrumento (vasija) escogido", para llevar el nombre de Jesús ante gentiles, reyes e israelitas, compara a Saulo con un estuche cuidadosamente elegido en el que se ha depositado una rica joya digna de ser obsequio para un rey; esa joya es el precioso nombre de Jesús. El joyero siempre guarda las gemas costosas en estuches de valor correspondiente; y así al enviar el Señor su nombre a reyes y a los grandes de la tierra, escogió a este Saulo perseguidor como vasija más adecuada en que depositarlo. Para Ananías tal selección fue de lo más sorprendente, aunque los sucesos posteriores probaron su prudencia. Mucho tiempo después Saulo mismo emplea la misma metáfora, que sin duda la tomó de labios de Ananías, pero materialmente la cambia, diciendo: "Tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la alteza del poder sea de Dios, y no de nosotros" (2 Corintios 4:6-7). Si para Cristo era vasija escogida, a sus ojos no era sino de barro. No mucho, quizá menos sorprendido fue Ananías cuando el Señor añadió, como para mostrar una consecuencia de haber hecho de Saulo tan escogida vasija: "Yo le mostraré cuánto le sea menester que padezca por mi nombre" (Versículo 16). Tal observación llama la atención al hecho, que en todos los tratos de Dios con los espíritus selectos de esta tierra se ve que, cuando los llama a puestos de alta honra y uso notable, los llama a una vida de sufrimiento. Tal resultó ser luego el caso de Saulo de un modo preeminente.

     Versículos 17 – 19. Con estas palabras del Señor cesó el natural miedo perseguidor que hacía a Ananías objetar ir a él. (17) “Ananías entonces fue y entró en la casa, y poniéndole las manos encima, dijo: Saulo hermano, el Señor Jesús que te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno de Espíritu Santo. (18) Y luego le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al punto la vista; y levantándose, fue bautizado. (19a) Y como comió, fue confortado.” De la narración no se ve como supo Ananías que Jesús había aparecido a Saulo en el camino. Lo más probable es que lo haya oído de lo que se dijo por los que hablaban con Saulo en casa de Judas, habiéndose extendido este informe rápidamente entre los judíos de la ciudad. Le dio el cariñoso nombre de "hermano" porque ya era de los creyentes, en la vía de la obe­diencia, no porque fuera israelita hermano. Lo que cayó de sus ojos y se compara con escamas fue sin duda depósito causado por la inflamación aguda que siguió a la deslumbrante luz del cielo. Tam­bién nótese que no fue, como ciertos intérpretes quieren, cosa de simple apariencia para Saulo lo que le cayó; y Lucas lo declara expre­samente. Lo que se dice, "y levantándose fue bautizado", omite la orden para este efecto, que se debe haber dado; mas prueba de lo abreviado de propósito que Lucas hace su relato. La omisión se suple en la narración de Pablo (Hechos 22:14-16). Lo mismo se omite el lugar del bautismo, pero el rió Abana pasa por en medio de la ciudad y da facilidades abundantes para bautizar en él, además de proporcionar muchos estanques artificiales en patios de los edificios más grandes.

     Lo que Ananías expresa, que había sido enviado para que Saulo fuera lleno de "Espíritu Santo", se interpreta por lo común que se le iba a dar el Espíritu Santo por la imposición de las manos. Pero ya hemos visto que, cuando los samaritanos convertidos por Felipe recibieron el don maravilloso del Espíritu, dos de los apóstales les fueron enviados para dárselo, de lo que inferimos que Felipe no tenía esa potencia. Esto no es obstáculo para creer que ese poder le fuera dado a Ananías; con todo, si no hubiera alternativa, no nos veríamos reducidos a esta conclusión. Sin embargo, hay la alternativa que hace tal conclusión no solo innecesaria, sino muy improbable. Ya supimos por el primer discurso de Pedro que cuantos se arrepentían y se bautizaban recibían el Espíritu Santo; se sigue que Saulo recibió el Espíritu Santo cuando Ananías lo bautizó. Esto hizo que el recibir el Espíritu Santo dependiera de la venida de Ananías, y explica bien las palabras de este, sin que tengamos que recurrir a la suposición improbable de que tuviera la virtud de hacer lo que solo los apóstoles podían hacer de ordinario. Obsérvese en este punto que es casi seguro que Ananías fuera un discípulo sin puesto oficial (Versículo 10), y así tenemos un ejemplo de un bautismo administrado por quien no tenía puesto oficial en la iglesia. Muestra que, lo que sea cierto como asunto de propiedad en lo ordinario, no hace que la validez de la ordenanza dependa de que sea administrada por un oficial de la iglesia o un predicador.

     Que inmediatamente después de su bautismo Saulo "comió y fue confortado" muestra que el remordimiento que lo había llevado a su ayuno extremo ya había desaparecido; esto se una con la promesa de remisión de pecados en el bautismo. Más sobre este punto hay en el Hechos 22:16.

      Bien, si antes de terminar con este caso de conversión nos de­tenemos a distinguir entre las agencias divinas y las humanas que las efectuaron y sus conexiones mutuas, Ilegáramos a entender mejor cómo es que Saulo fue traído a Cristo. El rasgo más prominente en este caso es el hecho de haber sido el predicador el Señor Jesús mismo. De la luz del cielo se proclamó su palabra, y probó ser divina por esa luz milagrosa en que él apareció, lo que hizo de Saulo un creyente y lo trajo al arrepentimiento. Vino la fe, como en todos los demás casos, de oír la palabra. Pero si el Señor fue el predicador, si su palabra hizo creer y arrepentirse al pecador, todavía hubo algo que este había de hacer antes de hallar paz, y para que de esto le informaran lo mandó el Señor a Damasco en lugar de dárselo él mismo. Mientras esperaba esta información, aunque padeciera los más agudos dolores del arrepentimiento y derramase su alma en ple­garia, sus pecados estaban aun sin perdón, lo que muestra que la justificación no es consecuencia inmediata de la fe y el arrepentimiento. En tan desdichada condición se quedó por tres días, porque nadie hubo que viniera a decirle qué hacer. Esta es otra peculiaridad del caso, pues ningún otro convertido de que hemos leído experimentó demora similar. Fue cosa del Señor, pues nadie que pudiera decirle qué hacer se atrevía a acercársele, y el Señor todavía no enviaba a Ananías. Como Saulo no sabía por quién mandar, y como ni Ananías ni otro discípulo habría de venir de por sí, fue menester la interposición divina, como en el caso de la misión de Felipe en favor del eunuco; y así, en vez de enviar un ángel como en este caso, el Señor en persona habló a Ananías. Así es que se hace al mensajero humano decir al pecador qué ha de hacer, aun después que Dios mismo le haya aparecido, y el mensajero humano le ayuda a hacer lo que se le dice, bautizándolo. Ya que se ha bautizado, su pena y ayuno terminan, sus pecados le son perdonados, y así acaba la historia de su conversión.

 

3.  Saulo predica en Damasco. Hechos 9:19-25.  

     Versículos 19 – 22. Tan pronto como Saulo obedeció al evangelio y recibió el perdón, comenzó a consagrar todas sus energías a edificar lo que antes había destruido. (19) “Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco. (20) Y luego en las sinagogas predicaba a Cristo, diciendo que este era el Hijo de Dios. (21) Y todos los que le oían estaban atónitos y decían: ¿No es este el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este Nombre y a esto vino acá, para llevarlos presos a los príncipes de los sacerdotes? (22) Empero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, afirmando que este es el Cristo.” "Algunos días” del Versículo 19 naturalmente se entiende que abarca el tiempo que predico y luego se menciona el "luego" del Versículo 20 no es contando después de algunos días, sino del bautismo de Saulo. Sin duda que el mismo día que se bautizó todos los discípulos se juntaron en torno de él y le dieron la diestra de compañía inmediatamente; y al siguiente sábado, un día o seis más tarde, comenzó a predicar en la sinagoga, su primera oportunidad. Quizás algunas sinagogas se abrían en otros días de la semana después que comenzó a predicar, y así tuvo oportunidades más frecuentes que las de reuniones regulares. El primer efecto de esa predicación fue asombro de oír que el que "asolaba" la iglesia en Jerusalén y había venido a Damasco con propósito similar, predicaba la fe que había procurado destruir. El siguiente efecto fue que se "confundían" con las pruebas que Saulo daba de que Jesús es el Cristo. En las palabras — "Saulo mucho más se esforzaba" — va la comparación con lo del Versículo 19 — "comió y fue confortado" — y es referencia a la restauración de su fuerza física, después de lo agotador del ayuno y la agonía de los tres días anteriores. Aquella experiencia era para debilitar mucho a uno muy vigoroso, y no tardó muchos días en recobrarse de sus efectos.

     Esta predicación de Saulo fue esfuerzo prolongado para convertir a la fe a los judíos residentes de Damasco y aunque no tenemos evidencia de nadie que se convenciera, al menos los "confundía". Tal fue el resultado del testimonio fresco e independiente de la resurrección y glorificación de Jesús. No que hubiera visto al Señor tras su resurrección y antes de la ascensión, como los apóstoles originales, pero lo había visto descender del cielo en su cuerpo glorificado, y su testimonio era tan completo como el que Pedro había dado. Si alguien de Damasco dudaba de su veracidad, sus compañeros de viaje podrían testificar con él de la realidad de la luz del cielo y de la voz que procedía de en medio de la luz, mientras su propia ceguera, mejor sabido por los no creyentes que por los que creían, no podía ser fruto de concebir o decir una mentira. Si en la mente de alguien llegaba el pensamiento de que se habrá engañado por alguna ilusión mental u óptica, se disipaba por la consideración de que la ceguera no podía provenir de semejante causa. Así sirvió la ceguera para no dejar escape de la conclusión de que era verídico su informe de la visión; y si la visión era realidad, no había lugar para dudar que Jesús se hubiese levantado de los muertos y ascendido al cielo. Se prolongó la ceguera, comprendiendo la demora de su bautismo que ya mencionamos, para el mismo fin de fijar en la mente de la gente, especialmente de los judíos que no creían, que finalmente sirviese a este propósito importante. Tal fue la fuerza de su testimonio como se les presentó a los de Damasco que le oyeron. Para nosotros está de esta suerte: si la visión que pretendió haber presenciado fue realidad, Jesús entonces es el Cristo y su religión es divina. La ceguera de Saulo, que no puede haber razón de dudar, excluye la suposición de que se hubiera engañado. ¿0 fue el engañador? Toda su carrera posterior como la relatan Lucas y él mismo, declara que no lo fue, pues todos los motivos derivados del tiempo y de la eternidad que pueden impulsar a los hombres a la decepción iban en son de oposición al curso que él después tomó. Su reputación entre los hombres, sus esperanzas de riqueza y poder, su apego a la amistad y su seguridad personal, todo exigía que se hubiese sostenido en su posición religiosa anterior. Al hacer el cambio, a sabiendas sacrificó todo esto, y si practicó la decepción, se exponía al castigo que creía vendría en la eternidad sobre los inicuos. Es posible creer que alguien pudiera, por falta de cálculo en los resultados inmediatos, comenzar a practicar la decepción que comprendiera tales consecuencias, pero es increíble que continuase después de descubrir su error, y que persistiese en él por una larga vida. Es increíble, pues, que Saulo fuera embaucador; tampoco se engañó, ni engañó a otros; su visión debe haber sido una realidad, y Jesús que le apareció es quien que le probó ser el Hijo de Dios.

     Versículos 23 – 25. Ya Saulo ve en Damasco una escena como la en que él había tomado parte en Jerusalén, pero aquí se le cambiaron los papeles. Experimentó algo del maltrato que le había acumulado sobre otros. (23) “Y como pasaron muchos días, los judos hicieron entre sí consejo de matarlo; (24) mas las asechanzas de ellos fueron entendidas de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarlo. (25) Entonces los discípulos, tomándolo de noche, le bajaron por el muro en una canasta.” Según esta relación, parece que cuando oyó de su complot, se escondió; pero sus enemigos, creyendo que trataría de escapar por una de las puertas de la ciudad, y que así podían estar seguros de dar con él, estaban constantemente de guardia. Esta vigilancia la supieron también sus amigos, lo que nos muestra que también estaban de guardia y le proveyeron otro medio para escaparse. Por el muro oriental de Damasco algunas de las casas están construidas contra el muro, con cuartos de madera en alto apoyados en él, y hay también unos pocos sobre el muro del lado sur. Por una ventana de cualquiera de estos aposentos se podía bajar a una persona de la manera que se describe en el texto, y lo mismo podía ocurrir en tiempos antiguos. En caso de un asedio en que las tropas de adentro hubieran menester usar todo el muro, estas estructuras de madera se podían arrancar en pocas horas. Esta tentativa de dar muerte a Saulo es el tercer efecto de su predicación a los judíos incrédulos. El primero fue el asombro que les causó que predicara a Jesús (Versículo 21); el segundo fue confusión al oír su testimonio en pro de Jesús; el tercero fue el complot para matarlo. Este último efecto se vio "como pasaron muchos días", expresión indefinida que pueda ser unas cuantas semanas, meses o aun años. Por su propia declaración en Gálatas 1:17-18, sabemos que su huida ocurrió tres años después de su conversión, y que dentro de ese lapso de tiempo hizo una excursión a Arabia. A que distancia se metió en Arabia o cuánto tiempo quedó allí no lo indica; pero dice que después regresó a Damasco, y es fácil ver que entonces tuviera lugar la tentativa de matarlo cuando volvió. También dice que "el gobernador de la provincia del rey Aretas guardaba la ciudad para prenderme" (2 Corintios 11:32), lo que muestra que estaba entonces bajo el dominio de Aretas rey de Arabia, y que los judíos tenían su cooperación para poder apresar a Saulo a las puertas. Además, como Damasco entonces era dominio del rey de Arabia, el país adyacente y al sur debe haber sido recorrido por sus tropas, y por ese tiempo ha de haberse llamado Arabia. El viaje de Saulo a Arabia puede haber sido por esta región con el fin de predicar en poblaciones y aldeas, y quizás su actividad en esta tarea fue lo que excitó a lo sumo la oposición judía, y al mismo tiempo les dio oportunidad de compro­meter al gobernador árabe en este complot.

     La conjetura de que el viaje de Saulo a Arabia para meditar y prepararse mejor para la obra que le esperaba no tiene base ninguna en los hechos aparte de no adaptarse a lo que sabemos del carácter activo e inquieto del apóstol. Peor está la suposición de que haya ido hasta el monte Sinaí, a más de 500 kilómetros. Como si no supiera de la reprensión que el Señor dio, a Elías cuando huyó de Jezabel, ordenándole que se volviese a terminar su obra.  

4.  Vuelve Saulo a Jerusalén y es enviado a Tarso. Hechos 9:26-30.  

     Versículos 26 y 27. La mortificación que Saulo sintió al verse obligado a escapar así de la escena de sus primeras labores en el evangelio, la recordó muchos años después al querer hablar de lo que concernirá a sus flaquezas (2 Corintios 11:30-33). A nadie había visto de los que fueron apóstoles antes que él, después que salió en su misión asesina a Damasco. Volvió sus pasos en esa dirección resuelto a ir a ver a Pedro (Gálatas 1:18). Pronto en la jornada de esa noche hubo de pasar por donde Jesús lo había encontrado. No trataremos de describir sus emociones al tener a la vista los muros de Jerusalén y las almenas del templo una vez más. Al acercarse a la ciudad, vio el lugar de la crucifixión, y pasó cerca de donde Esteban fue lapidado, mientras el "consentía en su muerte". Iba a toparse de nuevo, en calles y sinagogas, con sus antiguos colegas que había abandonado, y con algunos discípulos que él había perseguido. Dejemos a la imaginación de lector el tumulto de sus emociones y su descripción a escritores de mayor volumen, mientras seguimos el relato de Lucas de cómo le recibieron los discípulos. (26) “Y como vino a Jerusalén tentaba de juntarse con los discípulos, mas todos tenían miedo de él, no creyendo que era discípulo. (27) Entonces Bernabé tomándole, lo trajo a los apóstoles, y contóles como había visto al Señor en el camino, y que le había hablado, y como en Damasco había hablado cotidianamente en el nombre de Jesús.” En esto se ve que al principio los discípulos "todos tenían miedo de el, no creyendo que era discípulo ”; que su tentativa de juntárseles fue rechazada. Por doloroso que esto había sido, no fue sorpresa para él probablemente, pues ¿cómo podía esperar lo creyeran discípulo genuino después de padecer a manos de él? Casi no es posible que no hubieran recibido noticias de su conversión, pero como deben haberlo supuesto capaz de cualquier ardid para ganarles alguna ventaja, les era imposible creer sino con la evidencia más fuerte, que su conversión era genuina. Bernabé fue el primero en convencerse plenamente. Movido de impulsos generosos que le eran característicos, debe haber buscado entrevista con Saulo, o quizás este, teniendo informes de Bernabé, se le acercó como él que podía darle oído cándidamente. En uno que otro caso, no sería difícil para Bernabé dar crédito al relato desprovisto de barniz, como debe habérsele dicho, serio y conmovedor como ningún impostor podía darlo. Una vez convencido Bernabé, fue fácil para él convencer a los apóstoles y estos a los hermanos. Probablemente todo esto fue obra de un día solo. Pedro lo recibió en la casa donde él residía, y lo hospedó por quince días (Gálatas 1:18) Tuvo tiempo bastante y buena oportunidad para saber de Pedro la historia entera de la vida de Jesús, cuyo previo conocimiento debió haberle sido bien limitado. En conexión con esto mismo, dice: “A ningún otro de los apóstoles vi, sino a Jacobo el hermano del Señor” . Por esto sabemos que este Jacobo, aunque sin ser de los doce, era conocido en cierto sentido como apóstol; y Lucas sin duda lo incluye, y quizás a otros de rango similar, entre los hermanos con lo, "apóstoles" a quienes Bernabé trajo a Saulo a ver.

     Versículos 28 – 30. Deben haber recibido los hermanos a Saulo con algún recelo, pero muy pronto el derrotero que siguió le ganó su confianza. (28) “Y entraba y salía con ellos en Jerusalén. (29) Y hablaba confiadamente en el nombre del Señor: y disputaba con los griegos; mas ellos procuraban matarle. (3) Lo cual como los hermanos entendieron, le acompañaron hasta Cesarea, y le enviaron a Tarso.” Durante su ausencia de Jerusalén se había abatido tanto la persecución que él antes encabezaba, que estos judíos extranjeros de nuevo estaban dispuestos a discutir la cuestión; y en intervalos entre conversaciones con Pedro, Saulo les hacía frente en discusión. Pero antes de pasar dos semanas encontraron a su nuevo opositor tan invencible como Esteban; y en la locura de su derrota resolvieron que para él sería también la suerte de Esteban. En tal emergencia hallaron los hermanos oportunidad para dar satisfacción de la sospe­cha con que primero lo habían considerado, llevándolo a lugar se­guro. De sus propios labios más adelante, sabemos que la ansiedad de los hermanos por su seguridad personal no fue la razón dominante para su partida; y que muy fuerte deseo tenía él de mantenerse firme en Jerusalén, a pesar del propósito de los judíos de matarlo. Al llegar a Cesarea, fue corto el viaje para llegar a Tarso, hogar de su niñez y quizás de su primera virilidad. Llegó entre amigos de días antiguos, fugitivo de dos ciudades, desertor de la secta más estricta en la que había sido educado; pero llegaba a traerlas las buenas nuevas de gran gozo. De las páginas de Lucas desaparece en este punto, pero no por quedarse inactivo. En fecha posterior su propia pluma llenó este blanco de su historia, informándonos haber ido a las regiones de Siria y Cilicia a predicar "la fe que en otro tiempo destruya" (Gálatas 1:21-24). Todavía habremos de ver en estos dos países a hermanos que sin duda fueron traídos a Cristo por su predicación (Hechos 15:40-41). También hallamos razón para creer que durante este intervalo encontró porción de sufrimientos que enumera en 2 Corintios 11, y que antes de terminarse experimentó su bien cono­cida visión del paraíso (2 Corintios 2:1-4). Mientras le sobrevenían tales experiencias, nuestro historiador nos introduce a algunas escenas importantes e instructivas en las labores del apóstol Pedro.

 

Continúa en la...

 

-Sección III. Pedro predica en Judea y es enviado a los incircuncisos .  

-Hechos 9:31-44 (enlace para el texto indicado). La iglesia goza de paz y prosperidad. Evangelizando, Pedro llega a Lida. Pedro llamado a Jope. Resucita a Dorcas.

Comentario sobre Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Por Homero S. de Álamo

Comentario completo sobre Colosenses

Historia de la Era Cristiana. Muchos documentos en esta Web.

Comentario sobre Hechos por J. W. McGarvey. Boceto del Contenido completo.

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.