Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

-El Espíritu Santo. Desglose de recursos en esta Web

El intercambio registrado en esta Página suscitó al leer Jacob la siguiente materia. 

-Lucio R., de Tehuacán, Puebla, México, envía, a nombre del Espíritu Santo, “un mensaje urgente e importante al ministerio editoriallapaz.org”.  Copiamos electrónicamente su “mensaje”, el cual contiene innumerables errores ortográficos y gramáticos. Tenemos a bien publicarlo, intercalando “Comentarios” de nuestra parte, porque ejemplifica las presunciones, pretensiones y doctrinas equivocadas sobre el Espíritu Santo típicas de pentecostales. Y también porque este tipo de “mensaje” deshonra, a nuestro entender, al Espíritu Santo, ya que, pese a ser atribuido a él, carece de atributos inconfundibles que enmarcan las comunicaciones del Espíritu de Dios en el Nuevo Testamento.

    

Manuscrito griego de 1 Corintios 13, en el que se disciernen algunos signos de puntuación.

Πέτρος δὲ πρὸς αὐτούς, Μετανοήσατε, [φησίν,] καὶ βαπτισθήτω ἕκαστος ὑμῶν ἐπὶ τῷ ὀνόματι Ἰησοῦ Χριστοῦ εἰς ἄφεσιν τῶν ἁμαρτιῶν ὑμῶν, καὶ λήμψεσθε τὴν δωρεὰν τοῦ ἁγίου πνεύματος:

www.greekbible.com

Hechos 2:38 en griego. Signos ortográficos, de respiración y de puntuación claramente visibles.
 

Jacob nos reprocha por ofender a los de poca preparación académica. Luego, hace observaciones en torno a “gramática, ortografía, hebreo y griego” que también nos preocupan.

 

Jacob nos aconseja: “Dedíquese más a la refutación bíblica que a la ofensa personal. Corrija eso para que pueda ganar las almas y no perderlas más de lo que están. Considere lo que le escribo.”

 

-Respondemos. Estimado hermano Jacob, al leer este servidor su correo, hice un alto para considerar seriamente lo que usted escribió. Dios sabe que yo no quisiera ser culpable de ofender personalmente a ninguna persona, tenga o no tenga preparación académica, que busque con sinceridad y afán la salvación de su alma. El Señor me libre de enredar más a las almas. Mi anhelo ferviente es exponer con claridad el evangelio de Cristo, evitando enturbiar aún más el entendimiento espiritual o religioso de las masas. Pensando, pues, en sus consejos, añadí unas cuantas “Aclaraciones preliminares” al principio del intercambio que usted leyó, cuyo título es: El Sr. Lucio R., de Tehuacán, Puebla, México, envía, a nombre del Espíritu Santo, ‘un mensaje urgente e importante al ministerio editoriallapaz.org’.” Su evaluación de las mismas será apreciada.

 

-Después de expresar sus consejos, usted hace unos planteamientos que nos preocupan. Perdone que volvamos sobre más o menos el mismo tema tratado al principio del intercambio aludido, pero nos parece importante esclarecer unas ideas o percepciones que otros creyentes también tienen. Usted escribe:


“Lo revelado a los apóstoles no tiene nada que ver con ortografía y gramática.”

 

-Muy respetuosamente, le ruego considerar objetivamente lo que usted ha dicho. Tengo la fuerte impresión de que esta idea sea muy popular entre no pocos creyentes. Pero, amado, ¿cómo dar a conocer los apóstoles el mensaje que recibieron por revelación sobrenatural sin seguir reglas de gramática? ¿Cómo escribirlo sin deletrear correctamente las palabras? No soy lingüista, ni tengo licenciatura en español, inglés o cualquier otro idioma, más sin embargo, me parece elemental el que la gramática y ortografía correctas sean absolutamente necesarias para la comunicación pura, exacta, legítima, inequívoca, de cualquier mensaje. Los abogados riñen, en algunas circunstancias, sobre palabras, cláusulas, expresiones, precisamente porque su significado verdadero sería vital para determinaciones judiciales. Y, ¿qué me dice de los médicos? ¿No es cierto que estos han de respetar y seguir reglas gramaticales y ortográficas al emitir sus diagnósticos y recetar medicinas o procedimientos? Siendo el Nuevo Testamento el “nuevo pacto” de Dios con su pueblo electo, la iglesia, ¿hemos de pensar que a él no le importara cómo se expresara su voluntad en este “nuevo pacto”? ¿Qué la ortografía y gramática no tuvieran nada que ver con la comunicación de su “buena voluntad, agradable y perfecta” a la humanidad? 

“¿Acaso ellos no tuvieron que usar de traductores para poder enfocar bien el mensaje?”

 

-Pues, querido hermano Jacob, en el día de Pentecostés, los apóstoles proclamaron el evangelio puro de Cristo en las lenguas natales de los oyentes sin tener que recurrir a traductores (Hechos 2:1-13). Los que se congregaron no escucharon a traductores sino a los apóstoles mismos. Al hablar estos “las maravillas de Dios” en los distintos idiomas, no despreciaron reglas de gramática, y esto lo sabemos a ciencia cierta por tener, en Hechos 2, una porción de uno de los mensajes que pronunciaron en aquel día.

 

-En cuanto al don sobrenatural de “interpretación de lenguas” (1 Corintios 12:10), el hermano que lo recibiera fue capacitado milagrosamente, por el Espíritu, para traducir perfectamente cualquier revelación dada al hermano que no podía comunicarla en el idioma o dialecto de los oyentes. Qué conste: el tal traductor hacía una traducción perfecta, hablando perfectamente la lengua (idioma, dialecto) de los oyentes. Para una hazaña tan notable, debía seguir perfectamente las reglas gramaticales de la lengua, cual fuera, de los oyentes. Se trata de una obra del Espíritu Santo. ¿Osamos siquiera pensar que el Espíritu de Dios hiciera caso omiso a la gramática? 

“Recuerde que para ese tiempo no existían reglas ortográficas como ahora. El griego y el hebreo no tenían connotaciones de tilde, coma, paréntesis, signos de admiración, interrogación, etc. Eso se fue añadiendo durante los años. Pero hoy en día no todos se han documentado al respecto.”

 

-Perdone, hermano, pero los hechos no apoyan sus planteamientos. No sé nada de hebreo, y muy poco de griego, pero algo de buscar información en el Internet. Encontré un sitio donde uno puede aprender, gratuitamente, el griego del Nuevo Testamento. www.greek-language.com. La información que traduzco a continuación comprueba que se usaban signos de puntuación en el griego del Siglo I, como también signos ortográficos que determinaban la pronunciación o el significado de vocablos que los llevaban.

-“En algunos casos, los signos de respiración ayudan a distinguir entre palabras deletreadas de la misma manera. Por ejemplo, ἦν quiere decir “era”; pero ἥν quiere decir “cual”. Por esta razón usted debe aprender el signo de respiración de toda palabra que comienza con un vocal.”

-“Al aprender un nuevo nombre o adjetivo, siempre debe aprender donde se coloca su diéresis. βιβλίον. Diéresis sobre la segundai”. Significa “libro”. Tales palabras cambian de forma de acuerdo con su función en la oración.”

 

-“La coma y el punto en el griego tienen la misma forma que en el inglés [o el español], y su uso se asemeja mucho a sus contrapartes en el inglés.

-Griego. Ἐν ἀρχῇ ἦνλόγος, καὶλόγος ἦν πρὸς τὸν θεόν, καὶ θεὸς ἦνλόγος.

-Inglés. In the beginning was the word, and the word was with God, and the word was God. (John 1:1).

-Español: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1).

-“Un punto elevado (·) indica una separación donde anticiparíamos, en inglés, dos puntos (:), o punto y coma.”

-Griego. ἐπροφήτευσεν λέγων· Εὐλογητός κύριοςθεὸς  τοῦ Ἰσραήλ.

-Inglés. He prophesied saying: Blessed be the Lord God of Israel. (Luke 1:67-68).

-Español. “Y profetizó, diciendo: Bendito el Señor Dios de Israel.”

-“El signo griego de interrogación representa el potencial más grande de confusión y debería aprenderse con cuidado. Se parece al punto y coma.

-Griego. τί λέγει;
-Inglés. What does it say? (Romans 10:8)

-Español. “Mas, ¿qué dice?” (Romanos 10:8).

-“Ha de enfatizarse que el griego antiguo (aun el koiné o griego común del Nuevo Testamento) era un idioma asombrosamente preciso y de variaciones o distinciones sutiles. Al fin y al cabo, fue condicionado por dos de los filósofos más grandes que jamás vivieran, a saber, Platón y Aristóteles, sin mencionar otros genios grandes del mundo de habla griego, tales como Sófocles y Eurípides.” (Los manuscritos del Nuevo Testamento, por James Arlandson. 11 de febrero de 2007. www.americanthinker.com)

“Lo que sí debe hacer es corregirles con amor e instarles a que se preparen en cuanto a estas deficiencias, pero no ofenderles. En Cristo. Su servidor, Jacob”

 

-Comentario. Querido hermano Jacob, mi convicción personal es que todo predicador, maestro, maestra, evangelista, anciano (pastor, obispo), en fin, todo aquel que administra de alguna forma “la multiforme gracia de Dios” (1 Pedro 4:10),  tiene el deber y la responsabilidad, ante Dios, la iglesia y el pueblo en general, de prepararse lo mejor posible para la comunicación correcta y efectiva de las buenas nuevas de salvación. Sin embargo, personalmente, no acostumbro, con raras excepciones, corregir errores de gramática, ortografía, etcétera, en mis consiervos del reino de Dios, ni tengo deseo alguno de convertirme en “maestro de gramática”, tarea para la cual no estaría, de todos modos, cualificado.

 

-En el contexto de estos intercambios, mi preocupación es que ninguno atribuya a la Deidad mensajes llenos de errores, de la clase que sean, y que ninguno desprecie o rechace la gramática correcta como necesaria para el entendimiento y la proclamación de la perfecta voluntad de Dios. Un ejemplo sencillísimo pone de relieve la importancia de la gramática en el evangelio. Pedro y los apóstoles dijeron en el día de Pentecostés que el bautismo es “para perdón de los pecados” (Hechos 2:38). “…para…”, preposición, “indica la finalidad de la acción que expresa el verbo principal de la oración”. (Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L. www.thefreedictionary.com) Siendo “bautícese” el verbo principal, “para perdón” es la “finalidad de la acción” de bautizarse, y por consiguiente, el bautismo es necesario para recibir “perdón de los pecados”. Pero, la inmensa mayoría de los predicadores del mundo hacen caso omiso al significado inconfundible y función precisa de la preposición “para”, diciendo, atrevidamente, que “el bautismo no es para perdón”. Obviando o despreciando la gramática, cometen la desfachatez de tergiversar una doctrina fundamental del evangelio.

 

La paz de Dios abunde en usted. Qué su luz divina alumbre cada vez más nuestro entendimiento espiritual.

 

 

Este intercambio entre Jacob y Homero Shappley de Álamo suscitó al leer Jacob la siguiente materia. 

-Lucio R., de Tehuacán, Puebla, México, envía, a nombre del Espíritu Santo, “un mensaje urgente e importante al ministerio editoriallapaz.org”.  Copiamos electrónicamente su “mensaje”, el cual contiene innumerables errores ortográficos y gramáticos. Tenemos a bien publicarlo, intercalando “Comentarios” de nuestra parte, porque ejemplifica las presunciones, pretensiones y doctrinas equivocadas sobre el Espíritu Santo típicas de pentecostales. Y también porque este tipo de “mensaje” deshonra, a nuestro entender, al Espíritu Santo, ya que, pese a ser atribuido a él, carece de atributos inconfundibles que enmarcan las comunicaciones del Espíritu de Dios en el Nuevo Testamento. (Nueve páginas)

 

-El Espíritu Santo. Desglose de recursos en esta Web

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.