Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Lista de ceremonias de boda en esta Web. Temas especiales. Bodas de oro.

Matrimonio, hogar, crianza de hijos. Muchos recursos en esta Web.

 

Ceremonia nupcial

Esta fotografía de manos con anillos matrimoniales contra un trasfondo de flores ilustra la Ceremonia de boda de texto completo Dos radiantes luces se funden en una. Tres preguntas claves, en editoriallapaz.

Tema

Dos radiantes luces se funden en una. Tres preguntas claves.

 

Queridos hermanos y hermanas, damas y caballeros, nos hemos dado cita en esta preciosa tarde con el sublime propósito de unir en santo matrimonio a la Srta. _________________________________________________ y al Sr. ___________________________________________________________.

¿Quién entrega la novia?

En el año ___________, en esta “isla del encanto”, en el Bo. _____________del pintoresco pueblo de___________________, en el hogar de la Familia ____________ _____________, llegó al mundo un hermoso destello de la luz divina y sus padres lo llamaron (Nombre del novio) “____________________ _________________”. Un año más tarde, en el pueblo costero de _______________, en el hogar de la Familia ________________ ________________, vino al mundo una pequeña y bellísima lucecita, enviada desde el cielo, a la cual sus padres le pusieron el nombre (nombre de la novia) “_______________”.

Andando el tiempo, estas dos luces crecieron paulatinamente en potencia intelectual, social y espiritual, evolucionándose hasta convertirse en dos jóvenes llenos de vida y de ilusiones. Cursaban la escuela superior, (novio) ____________ en (lugar) _____________ y (novia) _______________ en (lugar) ____________________, preparándose para el futuro, cuando un buen día, Ida, la amiga de (novia) __________________, se la presenta a su pariente (novio) ______________. A resultado del encuentro providencial de estas dos luces, se encendieron en el corazón de (novia) ____________ y (novio) _______________ las llamas de un amor sincero, el cual, nutrido y fortificado a través de cinco años de noviazgo, los ha traído a este glorioso momento de su boda. Al casarse hoy, se funden sus radiantes luces en una sola, la cual ha de resplandecer con aún más fulgor, pues se trata de las nupcias de una linda pareja cristiana. De hecho, cuando estas dos almas, primero (novia) _____________, luego (novio)___________, tomaron la decisión de seguir a Cristo, confesaron su nombre y se bautizaron en esta iglesia, sus luces se intensificaron notablemente, hechas más poderosas por esa fuerza del Espíritu que fluye del Altísimo, llenando a todo aquel que lo ama y lo obedece.

Queridos hermanos (novio) _____________ y (novia) _____________, nosotros su familia en la común fe gustosamente celebramos juntamente con ustedes este gran evento de su boda. Confiados de que gozan de la bendición de Dios para su unión, les felicitamos y les brindamos nuestro apoyo.

Antes de que tomen los votos matrimoniales, tengo a bien hacerles unas preguntas sencillas. Al escuchar sus contestaciones, de encontrarlas correctas conforme a la sabiduría espiritual, procederemos con esta ceremonia. De otro modo, ¡quizás la detengamos... para pedir más luz!

La primera pregunta: Desean emprender hoy mismo su peregrinaje matrimonial en esta tierra, ¿cierto? Ahora bien, el viajero práctico y organizado escoge un destino específico. Por ejemplo, dice: “Voy para Ponce”, o “Mi destino es Costa Rica”. No sale sin rumbo o destino. Se supone que ustedes dos hayan determinado ya el destino para su matrimonio. ¿Hacia dónde pretenden ir? ¿Adónde quieren llegar como matrimonio? ¿Qué meta persiguen? Muy querido hermano (novio) ________________, aguardamos tu respuesta: ¿Adónde quieren llegar? ¿Qué meta tienen por delante?

[Entre las respuestas aceptables a esta interrogante se encuentran las siguientes: “Pretendemos llegar a la madurez, a la perfección, al cielo.”]

¡Aprobada la contestación!

La segunda interrogante principal la encontramos en Amos 3:3, donde el profeta pregunta: “¿Andarán dos juntos, si no estuvieran de acuerdo?” Pregunto: ¿Están los dos fuertemente comprometidos a andar juntos hasta llegar al destino? ¿“Juntos”, he dicho, y no separados? ¿Unidos en corazón, mente y espíritu, aun cuando las circunstancias de la vida imponen la separación física?

Cuando dos personas desean viajar juntas y coinciden sobre un destino particular, para un viaje placentero, es necesario que también se pongan de acuerdo, antes de salir, en cuanto a la ruta a seguir. Por ejemplo, ustedes establecerán su hogar en (lugar) _________________. Supongamos que un día se propusieran hacer juntos un viaje a (lugar) __________________. Uno de los dos exclama: “Pues, ¡quiero ir por la Ruta Panorámica! ¡Qué linos paisajes por ahí!” Entonces, el otro replica, un tanto molesto: “¡No! ¡Negativo! No me gusta esa ruta. Es demasiada torcida. ¡Yo quiero ir por la autopista!” Suponiendo que persista y agudice esta pequeña rencilla, esencialmente sin gran importancia, bien pudiera desembocar en la cancelación del viaje. Si emprenden el viaje sin haber llegado a un acuerdo mutuo aceptable –por ejemplo: esta vez, iremos por la autopista; la próxima, por la Panorámica- con toda probabilidad pelearían por el camino, ¡no llegando nunca a (lugar) _______________!

(Novia) _____________ y (novio) __________________, ¿han estudiado y discutido los dos juntos las posibles rutas para su matrimonio, llegando a un acuerdo?

Dado el hecho de que los dos son cristianos, creemos saber de antemano su respuesta a la siguiente pregunta. Sin embargo, se la haremos para que todos los presentes escuchen su contestación. ¿Cuál es la naturaleza de la ruta escogida por los dos?

¿Acaso sea la ruta escogida predominantemente material o carnal? ¿Qué dicen? ____________ Claro, dado que ambos son cristianos activos, se supone que previeran anticipadamente que la Ruta Material-Carnal para el Matrimonio sería tan accidentada y peligrosa para su matrimonio en particular que para los chóferes que transitaran por una carretera estrecha y serpenteante que conduce desde (lugar) ____________hasta (lugar) _________________?

¿O es la ruta que han seleccionado esencialmente espiritual, siendo ella la ruta trazada, allanada y enderezada por el Espíritu de Dios?

[La contestación correcta debe ser: “Esencialmente espiritual”, pues esta es la única ruta para un viaje matrimonial feliz y seguro y que conduzca al destino que toda pareja cristiana debería alcanzar.]

Viene la tercera pregunta principal, a saber: ¿Cuánto tiempo durará su travesía juntos como esposo y esposa por estas dimensiones terrenales y temporales del universo material?

[Respuestas aceptables: “Hasta la muerte. Toda la vida. O, hasta la segunda venida de Cristo.”]

Aprobada la contestación.

Respecto al tiempo que abarque su matrimonio, observamos que los dos se casan casi en el umbral del tercer milenio de la Era Cristiana. Dado que el promedio de vida para el ser humano en estos días es de 76 años, si permanecen los dos unidos por cincuenta y cinco años, ¡su matrimonio durará hasta el año 2053! ¿Desean que perdure tantos años? ¿Cincuenta y cinco, o más?

No pocas personas opinan que las próximas décadas serán tiempos todavía más acelerados y agitados que el tiempo actual y que aumentará aún más la perversidad de nuestra raza. En medio de un mundo siempre fluctuante e inseguro, en medio de normas y valores siempre cambiantes, su amor, el amor puro de esposos cristianos ha de ser tan sólido y firme como la Roca inquebrantable e inconmovible que es Cristo, su Señor, y el mío. ¿De acuerdo? Durante los próximos años, las fuertes corrientes de este mundo (Efesios 2:2) y del tiempo mismo fluirán en derredor suyo, revueltos y rugientes, pero su amor, amor “fuerte... como la muerte” (Cantares 8:6), el amor de dos cristianos que aman primero a Dios, luego, con la misma sinceridad, aman el uno al otro, ha de resistir, madurar y perfeccionarse. ¿Concuerdan?

En el “Mundo cibernético” de nuestra famosa “Edad informática”, donde las computadoras proyectan esferas irreales y los medios de comunicación dominan y consumen vidas, su amor ha de ser siempre real, palpable, vivo, dominando y enriqueciendo su vida hasta el momento cuando abandonen esta esfera pasajera para la eterna en los cielos. ¿Concurren?

Ya que han respondido satisfactoriamente a las interrogantes hechas hasta el momento, tenemos a bien proceder con los Votos Matrimoniales. Rodeados de seres que les amamos entrañablemente, observados desde el alto cielo por el Dios de amor y sus santos ángeles, en medio de este escenario adornado con muchísimas floras bellísimas, las cuales simbolizan su desbordante alegría, como también la nuestra, y además, la hermosura y pureza de su amor, harán los votos que los atarán el uno al otro por el resto de la vida.

Los votos matrimoniales

El Espíritu Santo instruye: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo” (Efesios 5:22-24). Estimada Srta._________________________, ¿acepta usted esta enseñanza divina, estando dispuesta a ponerla por obra en su matrimonio? ______

El apóstol Pablo añade: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por Ella” (Efesios 5:25). Y dice en Colosenses 3:19: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas”. Sr._________________________, ¿acepta usted estas directrices asentadas por Dios, estando dispuesto a seguirlas en su matrimonio? _______

Estimada Srta. ________________________y Sr._______________________________, favor de tomarse de ambas manos y de mirarse a los ojos, concentrando los poderes de su mente y espíritu en las expresiones de sus promesas personales que han elegida componer.

[…los términos de gran peso y compromiso expresados en la siguiente promesa que se harán mutuamente:

¿Tienen los dos el firme propósito de vivir maritalmente conforme al mandamiento de Dios, y solemnemente prometen amarse el uno al otro y apoyarse mutuamente, tanto en lo moral como en lo material, cuando estén enfermos o con salud, ya sea que estén pobres o ricos por los bienes materiales, y prometen dedicar sus afectos conyugales el uno al otro, exclusivamente, todo el tiempo que Dios les conceda la vida para vivir como esposo y esposa respectivamente? [dama] ____________, ¿así se lo promete a___________________? [novio] ____________, ¿hace usted esta misma promesa a [novia] _______________?]

 

Intercambio de anillos

Con los anillos, se sellan las promesas y el pacto del matrimonio. El oro es bello, duradero y de mucho valor. El amor matrimonial puro es mucho más bello que el oro, también es perdurable, siendo, además, de muchísimo más valor. El círculo del anillo no tiene fin. Tampoco el verdadero amor entre esposo y esposa.

Sr._________________________, favor de entregar a __________________________el anillo matrimonial que ha seleccionado usted para ella, mirándole y repitiendo:

“Querida _____________, al entregarte este anillo, yo te doy testimonio de mi amor sincero, y contraigo matrimonio contigo. Te hago partícipe de todos mis bienes materiales y me comprometo a serte leal y fiel, y a amarte hasta la muerte.”

Estimada Srta.___________________________, favor de entregar al Sr. _________________________________el anillo matrimonial que tiene usted para él, mirándole y repitiendo:

“Amado _________________al entregarte este anillo, yo te doy testimonio de mi amor sincero, y contraigo matrimonio contigo. Te hago partícipe de todos mis bienes materiales y me comprometo a serte leal y fiel, y a amarte hasta la muerte.”

Sr. _______________________y Srta.__________________________, al haber los dos declarado que se aman con gran amor y que tienen fe el uno en el otro, habiendo hecho mutuas promesas de ser esposo y esposa respectivamente, en mi capacidad de ministro del evangelio del Señor, los declaro esposo y esposa en la presencia de Dios y de las personas presentes, quienes son representantes de la sociedad en que vivimos y testigos de este solemne y trascendental acto, y cordialmente anhelo que Dios los haga felices.

“A los que Dios ha unido, ningún hombre los separe.”

 

Lista de ceremonias de boda en esta Web. Temas especiales. Bodas de oro.

Matrimonio, hogar, crianza de hijos. Muchos recursos en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.