Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Terremoto de 9.0 y tsunami (maremoto) de casi 8 metros en el norte de Japón el 11 de marzo de 2011

Este es el terremoto más fuerte registrado en Japón y el quinto más potente del mundo de todos los medidos hasta la fecha.

Terremotos, tsunamis y volcanes: ¿castigos de Dios?
Algunas reflexiones de este servidor vertidas al final de esta Página.

Datos sobre más de 40 desastres de esta naturaleza ocurridos a través de 2,500 años
(Ejemplo. En el año 1556 d. C., en la Provincia de Shensí, China, un terremoto causó 830,000 muertos.)

Fotografías seleccionadas de entre muchas publicadas por www.foxnews.com y www.nationalgeographic.com/news.

Detalles específicos después de las fotografías. Tomados de www.wikipedia.org.



Miyako City, Japón. El tsunami se lanza sobre la ciudad. www.nationalgeographic.com/news


Avance del tsunami de casi ocho metros tierra adentro hasta doce kilómetros (siete millas) en algunas áreas.


Cientos de miles se quedan sin hogar.


Barcos pesqueros lanzados sobre la tierra por el tsunami que causó el terremoto.


Se calcula un mínimo de 10,000 víctimas fatales.


Para los sobrevivientes, indecible angustia de espíritu.


Tres plantas nucleares severamente dañadas. Destruida la infraestructura del área impactada.


Kesennuma, Miyagi Prefecture, en el norte de Japón. Un residente local pasa en bicicleta cerca de un barco lanzado sobre tierra por el tsunami del 11 de marzo de 2011. www.foxnews.com  18 03 2011


Otsuchi, Japón. www.nationalgeographic.com/news

    
Yuriage, Japón. A la izquierda, fotografía tomada en el año 2008. A la derecha, después del azote del tsunami el 11 de marzo de 2011. www.nationalgeographic.com/news


Natori, Japón. Una dama llora la pérdida de vidas y la devastación casi total de su ciudad. www.nationalgeographic.com/news

 

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

La siguiente información fue copiada de www.wikipedia.org  Artículo Terremoto y tsunami de Japón de 2011.

Terremoto y tsunami de Japón de 2011

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Intensidad: 9.0 M

Profundidad: 24 kilómetros

Olas de maremoto o tsunamis de hasta 10 metros

La Isla Japonesa movida hasta 2.4 metros

El eje terrestre alterado aproximadamente 10 centímetros

El volcán Karangetang en las islas Celebes (Indonesia) entró en erupción a consecuencia del terremoto inicial.

 

El terremoto y tsunami de Japón de 2011, denominado oficialmente por la Agencia Meteorológica de Japón como el terremoto de la costa Pacífico de la región de Tōhoku de 2011 (東北地方太平洋沖地震 Tōhoku Chihō Taiheiyō-oki Jishin[3] ?), fue un terremoto de magnitud 9,0 MW[4] que creó olas de maremoto o tsunamis de hasta 10 m.[5] El terremoto ocurrió a las 14:46:23 hora local (05:46:23 UTC) del viernes 11 de marzo de 2011. El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi, Japón. En un primer momento se calculó su magnitud en 7,9 grados MW, que fue posteriormente incrementada a 8,8, después a 8,9 grados por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).[6] Finalmente a 9,0 grados MW, confirmado por la Agencia Meteorológica de Japón y el Servicio Geológico de los Estados Unidos.[7] El terremoto duró aproximadamente 2 minutos según expertos. El Servicio Geológico de Estados Unidos explicó que el terremoto ocurrió a causa de un desplazamiento en proximidades de la zona de la interfase entre placas de subducción entre la placa del Pacífico y la placa Norteamericana. En la latitud en que ocurrió este terremoto, la placa del Pacífico se desplaza en dirección oeste con respecto a la placa Norteamericana a una velocidad de 83 mm/año. La placa del Pacífico se mete debajo de Japón en la fosa de Japón, y se hunde en dirección oeste debajo de Asia.

La magnitud de 9,0  MW lo convirtió en el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha[5] así como el quinto más potente del mundo de todos los terremotos medidos hasta la fecha.[9][10]

Horas después del terremoto y su posterior tsunami, el volcán Karangetang en las Islas Celebes (Indonesia) entró en erupción a consecuencia del terremoto inicial.[11] La NASA con ayuda de imágenes satelitales ha podido comprobar que el movimiento telúrico pudo haber movido la Isla Japonesa aproximadamente 2,4 metros, y alteró el eje terrestre en aproximadamente 10 centímetros [12]

Referencias

  1. «Ya hay más de 3.200 víctimas fatales» (13 de marzo de 2011).
  2. Terra (16 de marzo de 2011). .
  3. ↑ 気象庁 Japan Meteorological Agency. «平成23年3月11日14時46分頃の三陸沖の地震について(第2報) 気象庁 | 平成23年報道発表資料». Jma.go.jp. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  4. ↑ Terremoto en Japón fue de 9,0 grados, Consultado el 14 de Marzo de 2011
  5. a b cd «Magnitude 8.9 – NEAR THE EAST COAST OF HONSHU, JAPAN 2011 March 11 05:46:23 UTC». United States Geological Survey (USGS). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  6. ↑ USGS. «Magnitude 8.9 - NEAR THE EAST COAST OF HONSHU, JAPAN». Consultado el 11 de marzo de 2011.
  7. ↑ USGS (13 de marzo de 2011). «USGS WPhase Moment Solution - NEAR EAST COAST OF HONSHU, JAPAN» (en inglés). Consultado el 13 de marzo de 2011.
  8. ↑ Japan Meteorological Agency (2011). «Tsunami Warnings/Advisories». Consultado el 9 de marzo de 2011.
  9. ↑ «8.9 Earthquake in Japan, Tsunami Warning to Russia, Taiwan and South East Asia» (11 de marzo de 2011). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  10. ↑ «Japan quake – 7th largest in recorded history» (11 de marzo de 2011). Consultado el 11 de marzo de 2011.
  11. ↑ «Volcán entra en erupción en Indonesia tras terremoto en Japón», EFE, emol.com, 11 de marzo de 2011. Consultado el 11 de marzo de 2011.
  12. ↑ (12/03/2011). Consultado el 14 de marzo de 2011. «Kenneth Hudnut, geofísico del USGS, reportó a CNN que una de las estaciones GPS ubicadas en Japón se desplazó 2,4 metros, y observaron además, un mapa de la Autoridad de Información Geoespacial (GSI) mostrando un patrón de desplazamiento sobre un área extensa que es consistente con el desplazamiento de la estación.». http://www.venelogia.com/archivos/5534/#content

 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Población de Japón

"Japón está formado por cuatro islas principales: Honshū, Hokkaidō, Kyūshū y Shikoku, que forman el 97% de la superficie total del país, y por otras 6.848 islas menores adyacentes. Tiene una población de 127 millones de personas, la décima más numerosa del mundo. El área metropolitana de Tokio, que incluye a la ciudad capital de Tokio y las prefecturas de sus alrededores, es el área urbana más grande del mundo en términos de población, albergando a más de 30 millones de habitantes. Es el segundo país más poblado de Asia Oriental, después de China."

 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Datos sobre más de 40 desastres de esta naturaleza ocurridos a través de 2,500 años

Tomado del Capítulo Dos del comentario ilustrado
"Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones"

Eventos catastróficos que apuntan hacia el fin del universo y del tiempo.

"Un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra."
(Apocalipsis 16:18; 6:12; 11:19). El "terremoto tan grande" anunciado para el final del "poco de tiempo" será, por cierto, único en su categoría.

 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Terremotos, tsunamis y volcanes: ¿castigos de Dios?

Algunas reflexiones del administrador de editoriallapaz.org

-¿Fue el terremoto del 11 de marzo de 2011 en Japón un castigo de Dios traído particularmente sobre aquel pueblo?

-No cuento con la autoridad de Dios para hablar de parte de él sobre eventos catastróficos de esta naturaleza. Personalmente, lo que entiendo es que todo el planeta Tierra sigue bajo maldición a causa del pecado introducido por nuestros progenitores originales y practicado con gusto, de formas incontables, por la vasta mayoría de la raza humana. El Creador nos informa que esta maldición permanecerá hasta que se consume en la destrucción total y final del mundo, finalizándose también el tiempo mismo. Sucede, pues, que nuestro habitat terrenal, este "planeta azul", es, pese a la maravillosa belleza que exhibe casi dondequiera, un lugar bastante peligroso para nosotros los seres humanos. Algunas partes del globo son más peligrosas que otras. Por ejemplo, el "anillo de fuego" alrededor del océano Pacífico, desde Indonesia, hasta Japón, Alaska, la costa occidental de Norte América, México, el Caribe, Centro América, Colombia, Ecuador, Perú y Chile. Ahora bien, los seres humanos que nacen en tierras comprendidas por el "anillo de fuego", o los que eligen vivir en ellas, se exponen, naturalmente, a sufrir el embate, a veces furioso, de los terremotos, tsunamis y volcanes que, con regularidad, sueltan sus enormes fuerzas destructivas, haciéndolo no solo en tiempos modernos sino desde milenios pasados. Sabiendo que este peligro existe, tendrían, se supone, al menos la opción de tratar de ubicar sus viviendas, pueblos, ciudades, comercios, industrias e infraestructuras en lugares de menos peligro dentro de las áreas sujetas a estos fenómenos amenazantes. De no hacerlo, ¿con qué lógica culpar a Dios de las consecuencias devastadoras de un tsunami tal cual el que inundó porciones considerables del norte de Japón el 11 de marzo de 2011?

-El que opta por establecer su familia en la ladera de un volcán porque la tierra allá es muy fértil, ¿cómo se atreve a culpar a Dios si el volcán irrumpe de repente, obligándole a abandonar su finca, o peor aún, matando tanto a él como a sus seres queridos? La naturaleza misma le advierte el peligro alto de tal ubicación, y se supone que el sentido común le guiara a procurar un terreno más seguro, aunque talvez menos productivo. Pero, lastimosamente, gran número de nosotros los seres humanos hace poco caso siquiera al sentido común, careciendo, por colmo, casi completamente de "inteligencia espiritual".

-Al fin y al cabo, todo ser humano ha de perder, en algún momento, su "habitación terrenal", es decir, su cuerpo físico. Bien por enfermedad, agotamiento, accidente, actos bélicos o desastres naturales. Quienes deseamos vivir eternamente en un lugar libre de semejantes peligros aceptamos la oferta de "inmortalidad", en "tierra nueva con cielos nuevos", que bondadosa y amorosamente nos ofrece el Dador y Sostenedor de la vida misma. La aceptamos, creyendo que él es y que su Hijo es el Salvador del mundo. Creyéndolo, nos apartamos del pecado, en todas sus manifestaciones dañinas, arrepintiéndonos, y también bautizándonos (sumergiéndonos en agua) "para perdón de los pecados", conforme a las instrucciones sencillas de la Deidad (Marcos 16:15-16; Hechos 2:37-47; 22:16; Romanos 6:1-7), para entonces vivir el resto de nuestros días en armonía con el designio de Dios para los humanos, como también en armonía, hasta donde nos sea posible, con la misma naturaleza del mundo material donde residimos por un tiempo limitado.

 


 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.