Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

Lista de estudios sobre Romanos disponibles en esta Web

Análisis de Romanos 11:1-10. Lección 1. Texto del Análisis.

Análisis de Romanos 11

Salvo un "remanente" de Israel

"Su plena restauración"

"Todo Israel será salvo"


www.caribe-betania.com

Lección 2

Romanos 11:11-15

Texto para el maestro

 

-Romanos 11:11.   “Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos.”

A.  “¿Han tropezado los de Israel para que cayesen?” pregunta el apóstol Pablo. Luego, él mismo contesta su propia pregunta, diciendo enfáticamente: “En ninguna manera.”

B.  ¿Significa su respuesta que todo el pueblo de Israel, sin excepción, se salve incondicionalmente, solo en virtud de haber servido como instrumento para el sacrificio del Cordero de Dios?

-Estimaos como imposible que este sea el sentido de su respuesta por las siguientes razones:

1.  Según el Versículo 5, solo se salva “un remanente escogido por gracia”. Se salva un remanente; se pierde el grueso del pueblo por su incredulidad (Romanos 11:20) y no amar la verdad.

2.  En el Versículo 14, Pablo habla de “hacer salvos a algunos de ellos, es decir, “algunos” de Israel, no proyectándose la salvación de todo el pueblo.

3.  Según el Versículo 21, “Dios no perdonó a las ramas naturales” que fueron desgajadas, siendo las “ramas naturales” los judíos, en contraste con las “injertadas”, o sea, los gentiles. No perdonando Dios a los judíos descreídos impenitentes, esta porción del pueblo tropezó, cayendo bajo condenación, pero no perdía toda oportunidad de salvación, pues, según el Versículo 23, “si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar”.

4.  En el Versículo 22, el apóstol Pablo señala específicamente a “los que cayeron”. Así pues, algunos judíos, aun la mayoría de ellos, tropezaron y “cayeron”. Tiempo pasado: “cayeron”. Pero, reiteramos: su pecado no era “pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida”, escribe el apóstol Juan, sino “pecado NO de muerte” (1 Juan 5:16-17), del que sí podían arrepentirse, quedándose injertados de nuevo en el “buen olivo” (Romanos 11:24).

5.  Estos mismos israelitas que “cayeron” se identifican como “enemigos… en cuanto al evangelio” en el Versículo 28, y “desobedientes” en el Versículo 31. Pero, podían cambiar de parecer, arrepentirse y obedecer al evangelio, bautizándose “para perdón de pecados” (Hechos 2:38), y esto es precisamente lo que hicieron decenas de miles.

-Conclusión. A la luz de estos hechos, entendemos que el sentido de la respuesta de Pablo a su propia pregunta es el siguiente: En términos generales, el pueblo de Israel tropezó sobre la “piedra de tropiezo, y roca que hace caer” (1 Pedro 2:8), es decir, sobre Cristo, pero no cayendo colectivamente para jamás poder reincorporarse ninguno de ellos, pues quienes de ellos quisieran, podían arrepentirse de su “incredulidad”, injertando Dios a los tales de nuevo en el “buen olivo”.

C.  Análisis de la expresión “pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos”.

1.  ¿A qué “transgresión” se alude?

-A la de rechazar el pueblo de Israel a Cristo como el Mesías, crucificándolo.

2.  ¿Consintió Israel en su totalidad a la crucifixión de Cristo.

-Negativo. Pese a que la mayoría rechazara a Cristo, algunos “le recibieron”, y a estos él “les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:11-13).

-Los apóstoles y demás discípulos fieles no consintieron a que fuese crucificado (Juan 19:25-27, 38-40; 20:1-10; Hechos 1:14-15).

3.  Ya que no todo el pueblo judío fue culpable de crucificar a Cristo, ¿por qué utiliza Pablo términos colectivos, genéricos o globales, por ejemplo “Israel”, como si se tratara del pueblo completo, y “su transgresión”, como si el pueblo completo fuera culpable de la crucifixión del Mesías?

a)  Probablemente, por ser los que repudiaron al Mesías una mayoría abrumadora.

b)  Observación. Este uso de “términos colectivos, genéricos o globales” bien puede llevar a interpretaciones no acertadas, como también a la formulación de doctrinas erradas, si los aplicamos sin tomar en cuenta enseñanzas aclaratorias, por ejemplo, las cinco anotadas anteriormente en la partida “B”.

4.  ¿Cómo “vino la salvación a los gentiles” por la “transgresión” cometida por la gran mayoría de Israel?

a)  “La sangre de Cristo” hizo posible el acercamiento de los gentiles a Dios, y la reconciliación de israelitas y gentiles “en un solo cuerpo”, la iglesia (Efesios 1:22-23). Esta doctrina fundamental es enseñada con diáfana claridad en Efesios 2:11-16.

b)  ¿“Vino la salvación” a todos los gentiles?

-Sí, potencialmente. La Gran Comisión lee: “Id por todo el mundo, y predicad el evangelio a toda criatura. Mas sin embargo, solo “el que creyere y fuere bautizado” sería “salvo”, siendo condenado todo aquel “que no creyere” (Marcos 16:15-16). “Los gentiles” es otro término global, o colectivo, en este escrito de Pablo, sobreentendiéndose que “la salvación” no la recibe la colectividad entera, sin excepción, sino los integrantes de la colectividad que acatan las condiciones de la Gran Comisión.

5.  ¿Qué es lo que provoca “a celos” a los judíos?

-La entrada de los gentiles en el Reino de Dios. Sabiendo los judíos que el evangelio está siendo predicado “a toda criatura”, y viendo que multitudes de gentiles se bautizan, formándose congregaciones de personas convencidas de que Cristo es el Mesías, quizá algunos de ellos se recapacitaran, razonando: “Si tantos gentiles están aceptando a Jesús de Nazaret como el Mesías, ¿estaremos nosotros ignorando ciega y tercamente las evidencias que convencen a ellos?”

-Romanos 11:12-15. (12) “Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? (13) Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, (14) por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos. (15) Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?”

-Aclaración sobre el desarrollo de este Análisis: no escrutamos, necesariamente, expresiones u oraciones ya estudiadas en estas lecciones.

A.  Tres términos distintos, pero sinónimos, en Romanos 11:12-15, identifican lo que hizo la porción del pueblo de Israel que rehusó aceptar que Jesús de Nazaret fuera el Mesías, consintiendo a su crucifixión. Anotarlos.

1.  Primer término: “su transgresión” (11:12).

2.  Segundo término: “su defección” (11:12).  “Defección. (Del lat. defectĭo, -ōnis ). f. Acción de separarse con deslealtad de la causa o parcialidad a que se pertenecía.” Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

a)  ¿De qué cosa se separaron “con deslealtad” los judíos descreídos?

-Se separaron del pueblo electo de Dios, y por ende, de Dios mismo. Fueron desleales a él, desechando “los designios de Dios respecto” a Israel, “no siendo bautizados por Juan” (Lucas 7:30).

b)  ¿Qué lección imparte su ejemplo para los cristianos del presente?

(1)  Los creyentes en Cristo que niegan al bautismo como esencial para perdón de pecados desechan los designios de Dios para ellos y el propósito que fija él para el bautismo. “El que creyere y fuere bautizado, será salvo” (Marcos 16:16). “Bautícese cada uno… para perdón de los pecados” (Hechos 2:38). “El bautismo… ahora nos salva” (1 Pedro 3.21).

(2)  Los cristianos que abandonan a la iglesia del Señor, yéndose para sectas religiosas o para el mundo, defeccionan, efectivamente, del Reino de Dios, acción que resulta en su eterna perdición, a menos que se arrepientan a tiempo, reconciliándose.

3.  Tercer término: “su exclusión” (11:15). ¿De qué cosa son excluidos?

-Del Reino de Dios. Ya no figuran entre los “escogidos” para vida eterna.

B.  Tres expresiones distintas, pero sinónimas, en Romanos 11:12-15, resaltan el dividendo incomparable que produce la “transgresión”, la “defección” o la “exclusión” de la mayoría de los israelitas a causa de su incredulidad respecto al Mesías y su mensaje. Anotarlas.

1.  Primera expresión: “la riqueza del mundo” (11:12).

2.  Segunda expresión: “la riqueza de los gentiles” (11:12).

a)  Definir esta “riqueza”.

(1)  Se compone de “todas las riquezas del pleno entendimiento ... todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2:2-3).

(2)  Se compone de las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad” (Romanos 2:4).

(3)  Se compone de “las riquezas de la gloria de su herencia en los santos” (Efesios 1:18).

(4)  La componen las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2:7).

b)  Esta “riqueza del mundo”, ¿también incluye riquezas terrenales? O sea, ¿apoya esta expresión “el evangelio de prosperidad”, según el que Dios quiere que todo cristiano sea rico materialmente?

(a)  Si a Dios le place hacer prosperar a los seguidores de su Hijo, poder y voluntad tiene para efectuarlo, pero no ha prometido hacerlo.

(b)  Lejos de prometer “enriquecer a todo cristiano fiel”, Dios advierte lo engañoso y lo peligroso de riquezas terrenales en textos tales como: 1 Timoteo 6:3-10; 2 Pedro 2:1-3; Mateo 6:24; 13:22; Lucas 18:24; Santiago 5:2 y Apocalipsis 18:17.

(c)  Además, las verdaderas riquezas intelectuales y espirituales que dispone Dios para todo cristiano fiel se identifican claramente en los textos citados anteriormente en la Partida 2, a).

3.  Tercera expresión: “la reconciliación del mundo” (11:15).

4.  Los vocablos “mundo” y “gentiles” son de índole global. ¿Significa esto que todos los habitantes de toda la tierra devenguen “riqueza” y experimenten “reconciliación” como fruto de la incredulidad y desobediencia de la gran mayoría de los judíos?

-Negativo. Potencialmente, todos los habitantes de toda la tierra pueden ser enriquecidos y reconciliados a través del sacrificio de Cristo, mas sin embargo, en realidad, alcanzan estas bendiciones solo los que creen en Cristo, se arrepienten y se bautizan “para perdón de los pecados” (Marcos 16:15-16; Hechos 2:38).

C.  Dos cláusulas distintas, pero sinónimas, en Romanos 11:12-15, enfocan la posible salvación de muchos judíos. Anotarlas.

1.  Primera cláusula: “¿cuánto más su plena restauración?” (11:12).

a)  Mediante esta pregunta retórica, ¿acaso está el apóstol Pablo anunciando, o afirmando categóricamente, la completa “restauración” de todo el pueblo de Israel a las tierras del Cercano Oriente que ocupó antes de ser desterrado por el Imperio Romano, primero en el 70 d. C., luego, con más severidad, en el 135 d. C.? Negativo. Por las siguientes razones:

(1)  Cuando el apóstol escribió su epístola a los romanos, alrededor del año 57 d. C., Israel aún ocupaba gran parte del área que Dios le otorgó al salir el pueblo de Egipto. En Romanos 11, Pablo no está contemplando, o vaticinando, algún posible destierro futuro, y por consiguiente, su referencia a “restauración” nada tiene que ver con una posible futura restauración de Israel a su terruño original. La tierra de Israel, la ciudad de Jerusalén y el templo judío no figuran, ni por implicación, en Romanos 11:12-15.

(2)  “Su plena restauración” es la contraparte de “su defección”.

(a)  ¿Cuándo defeccionaron?

-Respuesta: durante el ministerio terrenal de Cristo, y además, el de los apóstoles. ¿A cuáles israelitas tiene Pablo en la mirilla en Romanos 11? Precisamente, a los del Siglo I que no recibieron a Jesucristo como el Mesías.

(b)  ¿Cómo defeccionaron estos israelitas?

-Respuesta: defeccionaron espiritualmente al descreer en Cristo y no obedecer sus mandamientos. No defeccionaron de su nación terrenal. Muy al contrario. Su lealtad fanática a su nación terrenal cegó a la mayoría de tal modo que no podían comprender el mensaje de “Reino espiritual no de este mundo” (Juan 18:30), con un Rey espiritual y una ciudadanía espiritual.

(c)  Deducción. Ya que “su defección” ocurre en el plano espiritual, lógicamente, “su restauración” ocurriría en el mismo plano, es decir, en el espiritual.

b)  Así pues, tratándose solo de la dimensión espiritual, y no de la material, ¿acaso está pautando Pablo la eventual “restauración” espiritual de todos los judíos, sin excepción, a la gracia de Dios? Dice plena restauración”, y “plena” quiere decir “completa, en su totalidad”.

(1)  En Romanos 11:12-15, el apóstol sigue haciendo uso de vocablos o expresiones de categoría “global, colectivo, general”, cayendo “plena restauración” en la misma categoría. Se ha establecido ya que interpretar, o aplicar, literalmente estos términos constituye un error de exégesis, pues en el texto mismo aparecen clarificaciones. Por ejemplo, “en ninguna manera” han tropezado “los de Israel para que cayesen” (Romanos 11:11). Planteamiento global. Pero, las clarificaciones son numerosas: sí, en definitiva, cayeron los que descreyeron, quedándose “desgajados”. Estos son “enemigos” del evangelio; “desobedientes”. “Dios no perdonó a las ramas naturales” que fueron “desgajadas”. Asimismo, “plena restauración” no incluiría a los judíos descreídos que permanecieran en su incredulidad (Romanos 11:23).

(2)  De todos modos, “¿cuánto más su plena restauración?” es una pregunta retórica , y no, en absoluto, una afirmación categórica de completa restauración espiritual. Se trata, entendemos, de una hipótesis, equivalente a decir: “Supongamos que todos los judíos en todo el mundo fuesen restaurados a la gracia de Dios, que recibiesen a Cristo como el Mesías, que obedeciesen el evangelio…”

2.  Segunda cláusula: “¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?”  (11:15).

a)  ¿“Admisión” a qué cosa?

(1)  Al Reino de Dios. A la iglesia. A la gracia de Dios.

(2)  Esta cláusula “su admisión”, sinónima de “plena restauración”, nada tiene que ver con alguna futura “admisión de judíos a su terruño original”.

b)  ¿Qué implica “admisión”?

-Que se encontraban fuera del Reino de Dios. Fuera de la iglesia.

c)  ¿Quiénes son “los muertos” en la expresión “sino vida de entre los muertos”?

-Son los que están “muertos en… delitos y pecados” (Efesios 2:1-2). Muertos espiritualmente. Los judíos que no creían en Cristo estaban “muertos” espiritualmente. Volverían a vivir espiritualmente al recibir a Cristo como el Mesías, obedeciendo su evangelio.

 

Preguntas sobre esta Lección 2 para el desarrollo de clases bíblicas y dar examen

Lista de estudios sobre Romanos disponibles en esta Web

Análisis de Romanos 11:1-10. Lección 1. Texto del Análisis.

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.