Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Clases bíblicas en esta Web. Gran cantidad. Guías para el maestro. PDF, para PowerPoint, de texto completo.

Conducta moral, sexualidad, modas, vicios, gangas, pornografía.

Más de ciento diez sermones en esta Web. De texto completo, audio y video.

 

Mensaje para edificar a la iglesia  También para evangelizar.

Esta gráfica se escoge para el sermón Está usted preparado para entrar a la presencia de Dios porque proyecta en parte las fantasías de los que aseguran conocer al único Dios verdadero, creyéndose en comunión con él y esperanzados en salvación eterna, pese al sensualismo, materialismo craso y pecados que caracterizan su vida. Conocen algo del amor de Dios, pero de la verdadera santidad de Dios y sus demás atributos poco o nada saben. A este hecho se debe su muy deficiente preparación para entrar a su presencia augusta.

Esta gráfica se escoge para el sermón Está usted preparado para entrar a la presencia de Dios porque proyecta en parte las fantasías de los que aseguran conocer al único Dios verdadero, creyéndose en comunión con él y esperanzados en salvación eterna, pese al sensualismo, materialismo craso y pecados que caracterizan su vida. Conocen algo del amor de Dios, pero de la verdadera santidad de Dios y sus demás atributos poco o nada saben. A este hecho se debe su muy deficiente preparación para entrar a su presencia augusta.

¿Está usted preparado para entrar a la presencia de Dios?

  I.   Introducción.

  A.  Salutación.

B.  El tema: ¿Está usted preparado para entrar a la presencia de Dios?

1.  Son las (8:00 p.m., o la hora que sea). Dentro de tres horas, a las (11:00 p.m., o la hora que sea), entrará usted (supongamos) en el templo celestial de Dios acercándose a su trono hasta verse cara a cara con el Todopoderoso Creador del universo y Padre de su alma. ¿Está usted del todo preparado?

2.  De confiar firmemente en su preparación adecuada, ¿quiere afirmarlo públicamente, en voz alta, repitiendo la siguiente declaración: “Yo estoy… enteramente preparado… para presentarme… ante Dios” ?

3.  ¿No se atreve usted a pronunciar estas palabras? Entonces, ¿qué deduce usted acerca de su propio estado espiritual? ¿Desea prepararse? Puede lograrlo antes de que el reloj marque las (once p.m., o la hora que sea).

II.  Para prepararse, es imprescindible que conozca bien al único Dios verdadero como lo es él en realidad. Que no sea él para usted como un total extraño, un perfecto desconocido. Que no haga preparativos fútiles para el encuentro con un dios puramente ficticio, mera creación de sus propias ilusiones o supersticiones.

A.  Al verse en la necesidad de presentarse ante una persona, por ejemplo, un juez, un profesor, un jefe, un empresario o un oficial superior, cuyas determinaciones o influencia afectaran grandemente aspectos importantes de su vida, le convendría enterarse de antemano de cómo es aquel juez, profesor, oficial superior, a fin de prepararse psicológica, emocional, mental, espiritual y aun materialmente para la cita.

1.  Con muchísimo más razón, le conviene conocer todo lo que pueda acerca de Dios antes de que él lo llame a cuentas, cosa que hará indefectiblemente, pues ya lo ha anunciado al dictar: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10).

2.  Al saber cómo es él, y lo que espera de usted, podrá ajustar sus preparativos a sus ideales y designios.

B.  Levante la mano, por favor, toda persona presente que confía conocer bien al Dios Creador.

1.  Apreciación personal: gran número que profesa “conocer a Dios” en realidad no lo conoce; solo sabe de quién se trata.

2.  Hay una diferencia notable y decisiva entre “saber quién es Dios” y “conocer cabalmente a Dios”.

a)  Amado oyente, ¿”Conoce” usted a este servidor?

b)  Claro que usted sabe quién soy, y quizás aun sepa pronunciar mi nombre difícil, pero ¿me “conoce” realmente? Pocos me conocen bien. Mi esposa me conoce más que nadie. Solo Dios me conoce a plenitud. Ni aun yo mismo me conozco como él me conoce, pues él conoce todo lo positivo y todo lo negativo de mi ser. En cambio, considero del todo probable que no reconozca yo todos mis defectos, pues la tendencia común de nosotros los seres humanos es no admitirlos todos sino justificar hábitos, conductas y aun pecados que nos gustan..

c.  Estas observaciones nos llevan al meollo del asunto. ¿Quién conoce a Dios? ¡Solo aquel que conoce bien todos sus atributos, todos y no tan solo dos o tres, entendiéndolos, y que conoce los designios (propósitos) de Dios para su creación! ¿Cuenta usted con tal conocimiento?

C.  Vuelvo a opinar: en los países del hemisferio occidental, casi todo el mundo asegura conocer a Dios y querer tenerlo en su corazón, pero, desgraciadamente, no conocen bien todos sus atributos ni tienen pleno conocimiento de sus designios para la raza humana. A consecuencia de esta condición, no se están preparando adecuadamente para el inevitable encuentro con Dios, exponiéndose a sorpresas de las más desagradables. Ejemplos:

1.  Creyentes mundanos. “Cristianos” mundanos. Siempre los ha habido, pero quizás más que nunca en el presente (segunda década del Siglo XXI).

a)  Toda generación cuenta con algunos, pero las generaciones nuevas, desde los “hippies” de la década de 1970 hasta la presente y más joven “generación digital” cuentan con un porcentaje descomunal.

(1)  Aluden a Dios, Cristo y el Espíritu Santo en sus conversaciones, canciones y dramas. Portan cruces, crucifijos, camisetas y aun tatuajes alusivos a la Deidad. Abundan movimientos juveniles de índole “Cristo céntricos”, campañas juveniles y congregaciones impulsadas por jóvenes.

(2)  Su tema y lema: “Dios es amor. Jesús me ama. Dios te ama.”   El “AMOR” es, claro, el atributo por excelencia de Dios. Pero, ¿es el amor su único atributo?

(3)  Ejemplos, quizás extremos, de personas, particularmente adultos jóvenes, que profesan conocer y seguir a Dios, pero exhiben crasa mundanalidad y sensualismo pecaminoso.

(a)  En la portada de la revista “¡Vea!” (Publicada en Puerto Rico), aparece una joven, de unos veinte años de edad, en bikini, con el titular: Fulana “se entrega a Cristo, pero no deja de ser sexy”. Se entrega, pero sigue siendo carnal y mundana. No cambia su conducta. “No deja de ser sexy” significa, en realidad, que no deja de exhibir públicamente su desnudez, de causar lujurias, de estimular pasiones desordenadas. ¿Se atreve a presentarse tan “sexy”, “en bikini”, ante el Juez Cristo en el Juicio Final? ¿Ante Dios quien cubrió con túnicas la desnudez de Adán y Eva? Esta joven es típica de su generación para la cual las modas provocativas, el sexo prenupcial, la convivencia, las fiestas y bailes con licor en abundancia y la música violenta o de doble sentido son compatibles con “ser cristiano”. No manchan. No restan de la santidad. Son inocentes. Según dicen. Según creen. Según se manifiestan.

(b)  La revista “Time”, junio 30, 2003, trae un artículo sobre los que practican el nudismo, entre ellos “cristianos”. Tampa, Florida. “Lake Como Family Nudist Resort” (Centro de Recreación Lago Como de Nudismo en Familia). 100,000 lo visitan anualmente. Entrevistado, el joven Gordon, de dieciséis años de edad, dice: “Todos los domingos, después del culto en la iglesia, salimos para el campamento de nudismo”. La “Asociación Americana de Recreación al Desnudo” fue fundada y administrada por un predicador bautista de nombre Isley Boone. Cuenta 259 clubes y centros de recreación al desnudo.

(c)  En la misma revista aparece la joven cantante Beyoncé Knowles. Una de las fotografías la enseña casi desnuda, contorsionando su cuerpo. Pero ella es, según el artículo, “metodista devota” .

(4)  Infinidad de evidencias sostiene que muchísimos integrantes de las nuevas generaciones son puros “devotos” del cuerpo carnal, de la belleza y la sensualidad física, del placer sensual en todas sus manifestaciones, de la música sensual, de las películas explícitamente sexuales y violentas. Curiosamente, muchos de ellos aseguran conocer a Dios, amarlo, particularmente a Jesucristo, y seguirlo. ¿Están preparados para entrar a la presencia de Dios? “¡Afirmativo!”, responden. A pesar de su entusiasmo religioso y espíritu positivo, dudamos de su preparación espiritual. Al parecer, conocen un tanto uno solo de los muchos atributos de Dios, a saber, el amor. Pero, ¿y los demás atributos? Su cuadro de Dios es incompleto, defectuoso, si no conocen y entienden todos los atributos del Soberano Dios del universo.

D.  Otros atributos de Dios, en adición al del amor. Estamos en el deber de predicarlos todos según 1 Pedro 2:9. “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” “Virtudes”, plural, y no una sola. Entre ellas se destaca la “santidad”.

 1.    “SANTIDAD.” Atributo divino.

a)  Algunos pasajes bíblicos al respecto:

(1)  “Sed santos, porque yo soy santo (1 Pedro 1:16).

(2)  “Santo, santo, santo es el Señor” (Apocalipsis 4:8).

(3)  El espíritu inmundo reconoce este atributo: “Se quien eres, el Santo de Dios” (Marcos 1:24).

b)  Este atributo es indispensable en los que profesan conocer a Dios y estar preparados. “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14).

(1)  Al tenerlo y conservarlo, los discípulos se llaman “santos”. Ejemplo: “Saludad a todos los santos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:21).

(2)  ¿Son “santos” los adultos jóvenes presentados en los tres ejemplos? Quizás ni siquiera sean capaces de reconocer o entender la verdadera santidad por falta de conocimiento y espiritualidad necesarios.

-Por ejemplo, opinan que las modas no tengan nada que ver con la santidad. Algunas jóvenes que se identifican con el Señor, llamándose “cristianas”, se presentan osadamente en las congregaciones vistiendo ropa confeccionada para fiestas mundanas, modas que descubren la desnudez de sus senos, cintura, ombligo y piernas.

-Sin embargo, el Espíritu Santo dice: “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia …” (1 Timoteo 2:9). ¿Saben los adultos jóvenes del presente el significado de “pudor” y “modestia”? ¡Dudoso!

-Personas indiferentes en cuanto a su apariencia, tolerantes de cualquier tipo de moda por indecente que sea, descuidadas, sin criterio en cuanto a la ropa, ¿no suelen ellas demostrar también una tendencia notable hacia la anarquía moral? “Todo es aceptable. Lo que te agrade, lo que te guste, ¡hazlo! Cada cual a su gusto. Nada de esto es importante para Dios.” ¿Así? ¿Quién pronuncia tan profunda filosofía para la vida? ¿Acaso una persona bien madura, disciplinada, organizada y, además, santa como Dios es santo?

(3)  Animamos y exhortamos a los “cristianos” de las nuevas generaciones, y de toda generación, a estudiar con detenimiento, oración y objetividad el atributo divino de la “santidad” para que conozcan al Dios que es “Santo” y no queden defraudados al entrar en su augusta presencia.

[Los siguientes atributos de Dios los anotamos, reservándolos para el análisis en futuras ocasiones, pues el tiempo no permite su desarrollo en este mensaje. Dios es...

2.  Justo

3.  Pacífico

4.  Organizado, disciplinado

5.  “FUEGO CONSUMIDOR”

6.  Paciente

7.  Bondadoso, y severo. “Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado” (Romanos 11:22).]

III.  Invitación.

A.  ¿Armonizan nuestros atributos con los de Dios?

B.  Son las (9:00 p.m., o la hora que sea). En aproximadamente dos horas, usted tiene cita para entrar a la presencia de Dios. ¿Está del todo preparado?

1.  ¿Todavía no ha confesado públicamente su fe en Cristo? Es hora de hacerlo, antes de que sea tarde.

2.  ¿No ha sido sumergido en las aguas bautismales para perdón de los pecados, según Marcos 16:16 y Hechos 2:38)? Aun hay tiempo para hacerlo. ¿Cuánto tiempo se requiere para la realización de tan vital paso? ¿Hay agua? Pues, se efectúa enseguida.

3.  Cristiano, ¿ha manchado usted su vestimenta blanca de santidad rociándose con lo mundano? Está a tiempo para lavarla en la sangre del Cordero sin mancha. Lo puede lograr confesando sus pecados, arrepintiéndose y volviendo a andar rectamente.

           

 

Más de 85 sermones en esta Web. De texto completo, audio y video.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.