Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

La iglesia que se rige por el Nuevo Testamento

Encontrando una congregación que se rige por el Nuevo Testamento

Más estudios e intercambios en esta Web sobre los dos Testamentos

Intercambios entre Ilia y Homero Shappley de Álamo sobre la vigencia de la ley de Sinaí, en particular, la de los diez mandamientos.

 

Esta pintura de Moisés con las dos tablas de la ley ilustra el Intercambio 1 entre Ilia y Homero sobre la vigencia de los diez mandamientos.

Intercambio 1

Ilia dice: "No tiene ningún sentido que los diez mandamientos fueron abolidos. ¿Usted si imagina cómo sería este mundo si todos siguieran los diez mandamientos?"

Análisis de Santiago 2:10-13

¿Por qué citaban Santiago y Pablo la antigua ley dada en Sinaí?

 

Estimada dama Ilia:

La paz del Señor sea con usted y los suyos.

Leyendo este servidor un estudio preparado por usted, encuentro las siguientes observaciones: No tiene ningún sentido que los diez mandamientos fueron abolidos. ¿Usted si imagina como seria este mundo si todos siguen los diez mandamientos?”

Respetuosamente, le pido, como se lo he pedido a muchas, muchas personas creyentes en guardar los diez mandamientos, que escriba usted una explicación detallada de 2 Corintios 3:6-17, probando que “el ministerio de muerte”, o “ministerio de condenación”, el que perdió su gloria al morir Cristo en la cruz, no incluya los diez mandamientos. Hasta el sol de hoy, ninguno ha podido hacerlo. Al intentarlo usted, le ruego lea de antemano todos los estudios al respecto disponibles en nuestro sitio de Internet www.editoriallapaz.org/leyes_compilación2.htm. Pues, ¿por qué habríamos de explicar y repetir lo que ya hemos expuesto con lujo de detalle?

Entre los estudios en el sitio se halla uno intitulado “La ley de Cristo punto por punto”. El “cambio de ley” hecho por Dios, según Hebreos 7:12, no es una mera renovación del viejo pacto concertado solo con el pueblo de Israel sino un verdadero “cambio de ley”, siendo la ley moral de Cristo absolutamente superior a la ley moral de los diez mandamientos. Haciendo uso de su pregunta retórica: ¿Puede usted imaginar cómo sería este mundo si todos siguieran esta nueva ley moral de Cristo? No acabo de entender por qué tantos millones del presente tengan tanta dificultad en reconocer esta nueva “ley de Cristo” en el Nuevo Pacto sellado con su sangre vertida en la cruz.

Todo texto del Nuevo Testamento alusivo a alguna enseñanza o práctica del Antiguo Testamento ha de interpretarse a la luz de la abolición total de aquel Testamento dado en Sinaí y la introducción de un “mejor pacto, establecido sobre mejores promesas” (Hebreos 8:6-13). Por ejemplo, Santiago 2:10-13, citado por usted.

-¿A quiénes dirigió Santiago su carta? “A las doce tribus que están en la dispersión (Santiago 1:1), es decir, a judíos que residían fuera del terruño de Israel, en particular, a los que se habían convertido a Cristo. ¿Es, pues, cosa extraña que él se refiera a la ley dada en Sinaí para ilustrar o respaldar algunas enseñanzas impartidas por él a los judíos obedientes al Señor, sin intención alguna de implicar que aquella ley aún estuviera vigente o que rigiera a la iglesia? La citaba, como también lo hacía el apóstol Pablo, especialmente en lo concerniente a principios de conducta social o moral universalmente vigentes. “Principios” revelados y establecidos por Jehová Dios desde Edén hasta el día de hoy. “Principios” que aun los maestros de otras religiones reconocen y enseñan como buenos para la humanidad. Además, “principios” apoyados por el sentido común de lo correcto y justo. Por ejemplo, el principio de “no hacer acepción de personas”. Este es el tema que expone Santiago comenzando en el Capítulo 2:1 de su epístola. Aquella ley de Sinaí sostenía esta misma enseñanza, la cual también figura en la nueva “ley de Cristo”. Para reforzar su enseñanza Santiago apela a aquella ley, no porque estuviera vigente sino porque armonizaba con la nueva “ley de Cristo” en este particular, y porque aquellos judíos conocían aquella ley.

-El apóstol Pablo no solo se refiere a la antigua ley de Sinaí en numerosos pasajes sino que también cita a filósofos o poetas de los gentiles que adoraban a dioses falsos. Por ejemplo, cuando se dirige a los atenienses dice: “…como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: porque linaje suyo somos”. ¿Debemos, por consiguiente, deducir que Pablo estuviera atribuyendo inspiración a aquellos profetas? ¿O debemos comenzar a leer los escritos de aquellos profetas, aplicándonos sus enseñanzas morales, porque Pablo los citara? Negativo, en absoluto. Pues, tampoco deberíamos concluir que la antigua ley de Sinaí siga vigente porque los apóstoles la citaran.

-Santiago 2:10 dice: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos”. “…pero ofendiere en un punto.”¡Cualquier punto! Violando cualquier jota o tilde. Este principio también es universal en el sentido de que quien quebrante cualquier estatuto del código legal o espiritual que sea se hace “transgresor de la ley”. ¿Está sosteniendo usted que es necesario que todo cristiano guarde los diez mandamientos por lo que dice Santiago 2:10-13? Siguiendo la misma línea de razonamiento bien pudiera yo, o cualquier otro, sostener que sería preciso guardar no solo los diez mandamientos sino todos los mandamientos dados en Sinaí. Ni tiene validez alguna esa distinción artificiosa que muchos hacen entre “la ley moral” y “la ley ritual”, pues la ley de Sinaí es un todo, un pacto completo, indivisible. De ahí que también apunta el apóstol Pablo: “…os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley(Gálatas 5:2-3). Igualmente, quien insistiera en guardar el séptimo día estaría obligado a guardar “toda la ley”.

-Habiendo Santiago citado “la ley” en apoyo de su enseñanza sobre “no hacer acepción de personas”, procede a escribir en el Capítulo 2:12: “Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad. Ciertamente, no se refiere él a la ley de Sinaí, o al decálogo en particular, sino a la “ley de Cristo”, la cual es “la perfecta ley, la de la libertad”(Santiago 1:25). Aquella ley de Sinaí, incluyendo los diez mandamientos, hace “esclavos” a los que se someten a ella durante la Era Cristiana por la razón de que no está en vigor. En cambio, la nueva “ley de Cristo” hace “libre” al que la obedece, maravillosa enseñanza expuesta con diáfana claridad en Gálatas 4:21-31 y 5:1-6. ¡A “libertad”nos llama Cristo!

Su referencia a Justino Mártir, ¿realmente de qué vale? ¿Sabe usted que se puede sostener casi cualquier doctrina o tradición religiosa apelando a aquellos “padres de la iglesia”?

¿Cuándo fue abrogada le ley sobre guardar el séptimo día? Cuando Cristo fue clavado en la cruz. Léase bien Colosenses 2:14-17. ¿Qué? ¿Debía el Espíritu Santo, al enseñar la abolición de la ley de Sinaí, anotar en el Nuevo Testamento, cada una de los cientos  de leyes, hasta la más pequeña, hasta el más mínimo detalle, diciendo para cada una “Esta ha sido abrogada”, “Esta ha sido abrogada”? No importa lo que hiciera el emperador Constantino, o lo que escribiera tal o cual erudito del pasado: el séptimo día fue clavado en la cruz, juntamente con el resto de la ley de Sinaí. Cristo es el testador de un Nuevo Pacto (Hebreos 9:15-17). Estando en vigor este Nuevo, ¿con qué razón o justificación volver a someterse a aquel pacto quitado de en medio, derribado, abolido, clavado en la cruz (Efesios 2:11-16)? Al decir “aquel pacto”, siempre se incluyen los diez mandamientos.

Para servirle en el amor del Señor,

Homero Shappley de Álamo

 

 

Intercambio 2 entre Ilia y Homero sobre la vigencia de los diez mandamientos

La iglesia que se rige por el Nuevo Testamento

Encontrando una congregación que se rige por el Nuevo Testamento

Más estudios e intercambios en esta Web sobre los dos Testamentos

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.