Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

¿Ofende a Dios el poner una cruz en una sepultura?

Ana María responde a inquietud de Don Sergio.

 
Cementerio con muchas cruces. San Juan, Puerto Rico
www.nickwinter.com

"Amado Sergio: Con respecto a la pregunta que formuló sobre si ofendía a Dios el poner una cruz en una sepultura, me dispongo a continuación a responderle con todo respeto y amor, deseando que encuentre usted lógica al asunto.

Para comenzar me gustaría exponerle unas palabras de nuestro gran apóstol Pablo cuando expresó a los Corintios: "Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica" (1Corintios 10:23).

Tomando en cuenta esas palabras, el uso de una cruz en un cementerio no denota nada realmente, así como tampoco en las Sagradas Escrituras figura mandamiento específico alguno que haya sido pronunciado a favor o en contra de ésta acción, como entiendo que tampoco sabremos si ofende a Dios o no. Lo cierto es que la Palabra de Dios desde el Antiguo Testamento ubica a la cruz como instrumento de pecado y maldición. Para tener más o menos una idea, es preciso que analicemos lo siguiente:

El uso de la cruz como instrumento de muerte es tan antiguo como pagano. Un ejemplo de esta realidad la podemos ver en el libro titulado "Las Dos Babilonias" del escritor Alexander Hislop, cuando dice: "La cruz fue usada en tiempos pasados como medio de castigo por crímenes notorios en Egipto, Asiria, Persia, Palestina, Cartagena, Grecia y Roma..." (Página 199).

En el Nuevo Testamento se utilizan dos vocablos griegos en referencia a la cruz. Estos son: "STAUROS" y "XULON", que denota la materia (madera o madero) sin determinar forma o figura.

El imperio romano, al igual que muchos otros pueblos, había establecido la crucifixión como medio de castigo y muerte por crímenes notorios. Durante el tiempo del ministerio en la tierra de Nuestro Señor Jesucristo ésta forma y método de ajusticiamiento, condena y muerte estaba establecido en todo el imperio Romano, incluyendo a Palestina como parte del imperio al ser asumida como provincia. Evidentemente Jesucristo murió en la cruz, una cruz pagana, pues era el sistema romano de dar muerte a los reos, más bien era considerado un instrumento de pecado y muerte y era maldito el que fuere colgado en ella (Deuteronomio 21:23; Gálatas 3:13). No es hasta la visión de una cruz que tuvo el Emperador Constantino en sueños que se comenzó a ver la cruz como emblema de victoria, luego de haber soñado que por medio de la cruz vencería al general Maxencio en el año 312 d.C. A partir de ese hecho, la iglesia que era parte del estado (a raíz de la conversión de Constantino el Grande al cristianismo), optó por venerar la cruz de manera que dejó de ser un símbolo pagano para convertirse en símbolo del cristianismo.

Hay y existe un principio en las Escrituras que enseña que lo que realmente tiene valor es la motivación, el fundamento. Un verdadero cristiano NO ADORA UNA CRUZ sino AL CRUCIFICADO (Jesucristo). Por tradición se usan las cruces en los techos de las iglesias, en los púlpitos y en otros muchos lugares así como por ejemplo los cementerios pero esto no quiere decir que constituye un objeto de adoración.  Nuestra fe cristiana está basada en las enseñanzas, hechos, vida y obra del crucificado y en lo que significa Su muerte y sacrificio en la cruz, lo cual es el perdón de nuestros pecados y nuestra oportunidad a la salvación y vida eterna en Cristo.

En lo particular, yo opto por no llevar crucifijos en el cuello ni en ninguna otra forma, tampoco soy nadie para juzgar a quien se lo ponga si desea, pero en amor le mostraré a ese hermano o amigo que no significa nada llevar una cruz, sino más bien seguir al que en la cruz murió por todos. Cuando esta servidora pase a las moradas celestiales realmente me es indiferente que pongan una cruz en la tumba donde descanse mi cuerpo inerte pues mi alma, que es lo que trasciende, estará delante de Aquel que fue crucificado por amor a los hombres, el Cordero de Dios, Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, ESA ES LA ESPERANZA QUE ME SOSTIENE.

Un abrazo en el amor eterno de Jesucristo, para servirle siempre:

ANA MARIA

Pd: Si presenta alguna duda me dice. Espero su respuesta con ansias. DIOS LE GUARDE SIEMPRE."

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.