Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.


Adoración en la Iglesia de Cristo según directrices del Nuevo Testamento. Adoración contemporánea.

LISTA, con enlaces, del Contenido completo de estos estudios

Lección 5 del curso La cena del Señor. Guía para clases bíblicas.

 

La cena del Señor

Lección 5

Texto para el maestro

El istmo de Corinto
Teniendo seis kilómetros de ancho, el istmo de Corinto separa el Golfo de Corinto, por un lado, del Mar Sarónico por el otro. En el Siglo VI a. C., los griegos construyeron el “Diolkos”, un camino llano, diez metros de ancho, para halar barcos de un lado al otro del istmo, sobre cilindros de madera o vehículos con ruedas. A través de los tiempos, varios gobernantes y empresas intentaron excavar un canal, pero no fue hasta el año 1893 d. C. que se lograra el canal en uso hoy día. Este, trazado por una delgada línea azul en el centro mismo de la fotografía, tiene 6,343 metros de longitud y 23 metros de ancho. La profundidad de sus aguas es de 8 metros.
Esta imagen “ASTER”, de la NASA, fue tomada el 9 de mayo de 2005.  ( U.S./Japan ASTER Science Team) 

La antigua ciudad de Corinto tenía puertos en ambos lados del istmo.


El Canal de Corinto


   

El Canal de Corinto  
El emperador romano Nerón se encuentra entre los antiguos que intentaron excavar
un canal a través del istmo de Corinto.

La iglesia en Corinto comete numerosos errores al participar de “la cena del Señor”.

Análisis de 1 Corintios 11:17-31

Texto para el maestro. Contestadas las preguntas de la
“Guía para el desarrollo de clases bíblicas”

(17) “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor. (18) Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. (19) Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados. (20) Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor. (21) Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga. (22) Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.

(23) Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; (24) y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. (25) Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. (26) Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. (27) De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. (28) Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. (29) Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. (30) Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. (31) Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; (32) mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. (33) Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. (34) Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.”

        

-A la izquierda, restos del templo de Afrodita.

“Se decía que en el templo de Afrodita en Corinto había un millar de prostitutas dedicadas al aspecto erótico del culto a esta diosa de la fertilidad.” Cita del Diccionario ilustrado.

-A la derecha, termas romanas en Corinto. Se considera probable que Pablo las viera.

-1 Corintios 11:17-19. (17) “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor. (18) Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo. (19) Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.”

1.  ¿Qué actividad de los cristianos en Corinto enfoca el apóstol Pablo, según sus palabras en el versículo 17?

-Respuesta. La de congregarse. “…porque no os congregáis para lo mejor…”

2.  Dar el sentido de “para lo mejor” en el versículo 17, aplicándoselo a la congregación a la cual pertenece usted.

a)  La significación de “para lo mejor” en este contexto sería, a nuestro entender, “para el mayor aprovechamiento”, “para el mejoramiento de toda la congregación”, “para el crecimiento de todos”, “para la adoración que agrada a Dios”, “para la edificación en amor de todo miembro”. “Hágase todo para edificación” (1 Corintios 14:26). Los administradores, predicadores, maestros, dirigentes de culto y quienes administran “la mesa del Señor” tienen la solemne responsabilidad de asegurar que su congregación se congregue “para lo mejor”. Esto lo pueden lograr para todas las reuniones de la iglesia, con tal de haber ellos adquirido pleno conocimiento de la “sana doctrina”, incluso la que imparte Dios sobre “la cena del Señor”, saber instruir eficazmente, dar ellos mismos el ejemplo digno de imitar, y además, imponer –sabia, imparcial y amorosamente- la disciplina necesaria.

b)  Cada cristiano aplica esta norma de reunirse la iglesia “para lo mejor” a su congregación particular, preguntándose: ¿Qué evidencias confirman que mi congregación se reúne “para lo mejor”? ¿Nos sentimos más fortalecidos al salir que cuando llegamos? ¿Más firmes? ¿Más confortados en espíritu? ¿Más decididos a perseverar? ¿Más llenos de entendimiento espiritual? ¿Estamos plenamente conscientes de haber anunciado y conmemorado dignamente “la muerte del Señor” (1 Corintios 11:26)?

3.  Dar el sentido de “para lo peor” en el versículo 17.

-“Peor. (Del lat. peior, -ōris). adj. comp. de malo. De mala condición o de inferior calidad respecto de otra cosa con que se compara. || 2. adv. m. comp. de mal. Más mal, de manera más contraria a lo bueno o lo conveniente. || ~ que ~. expr. U. para significar que lo que se propone por remedio o disculpa de algo, lo empeora. || ponerse alguien en lo ~. fr. Suponer que sucederá algo desfavorable, muy temido o perjudicial. || tanto ~. expr. peor todavía.” (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

-Siguiendo la terminología de esta definición, congregarse “para lo peor” significaría, en lo concerniente a la iglesia, efectuar una reunión “de inferior calidad respecto de” una convocación santa, ideal, ejemplar. Una reunión “de manera más contraria a lo bueno o lo conveniente”. Una reunión que “empeora” la condición de los congregantes. “Mejorar” ha de ser, huelga decir, el propósito prioritario de todas las convocaciones de los santos. “Mejorar” en todos los conceptos espirituales. “Mejorar”, nuestro lema imperioso. Así que, es impensable que una congregación se reúna para “empeorarse”. Sin embargo, tal cual la de Corinto, no pocas lo hacen en el día de hoy, ya por ignorar “los rudimentos de la doctrina de Cristo” (Hebreos 6:1-3), ya por amontonar “maestros conforme a sus propias concupiscencias” (2 Timoteo 4:1-4), ya por ser indignos los feligreses de comer el cuerpo de Cristo y tomar su sangre.

a)  ¿Se congregaba la iglesia en Corintio “para lo mejor” o “para lo peor”?

-El apóstol Pablo afirma que aquella congregación se reunía “para lo peor”. “…porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor(1 Corintios 11:17).

b)  ¿Por qué se congregaba aquella congregación “para lo peor”, según el versículo 18?

-Porque había entre ellos “divisiones”.

(1)  ¿Es aceptable o tolerable que haya “divisiones” en una congregación de cristianos? Anotar la cláusula clave al respecto encontrada en 1 Corintios 1:10.

-No es aceptable o tolerable ante Dios, y por lo tanto, no debería ser aceptable o tolerable para los miembros de la iglesia de Jesucristo. La cláusula clave al respecto en 1 Corintios 1:10 es la siguiente: “…que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer”.

(2)  Identificar una de las causas de divisiones en la congregación de Corinto,  según 1 Corintios 1:12-13.

-Algunos miembros de aquella congregación se abanderizaban con ciertos personajes –Pablo, Apolos, Cefas (Pedro) o Cristo- formando, efectivamente, “partidos religiosos”. “Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.” Mal gravísimo repetido en gran escala en el día de hoy. “Yo soy de Lutero. Yo soy de Calvino. Yo soy de Wesley. Yo soy de Yiye. Yo soy de Font. Yo soy de Benny Hinn. Yo soy del pastor fulano. Yo soy de la pastora fulana. Yo soy del apóstol tal.” Aduladores de hombres y mujeres, los que, a su vez, fomentan la adulación a sus propias personas, descaradamente haciéndose “cabezas, presidentes, apóstoles” de “movimientos religiosos”, “iglesias comunitarias”, “ministerios carismáticos”, etcétera, enriqueciéndose a expensas de ingenuos e ignorantes.

(3)  En el versículo 19, el apóstol Pablo apunta: “Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones.

(a)  ¿Son sinónimos los vocablos “disensiones” y “divisiones”?   Si responde usted en lo negativo, explicar las diferencias.

-Negativo.

-“Disensión. (Del lat. dissensĭo, -ōnis). f. Oposición o contrariedad de varias personas en los pareceres o en los propósitos. || 2. Contienda, riña, altercación.”

-“División. (Del lat. divisĭo, -ōnis). f. Acción y efecto de dividir ( ǁ separar). || 2. Acción y efecto de dividir.” (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

(b)  Explicar cómo puede haber “disensiones” en una congregación que no resulten en “divisiones”.

a)  Las “disensiones” en una congregación no han de desembocar, inevitablemente, en “divisiones”. Si el “vínculo perfecto” del amor fraternal y del amor al Señor es tan fuerte como debería ser, los miembros en desacuerdo persistirán tenazmente en el empeño de resolver diferencias, soportándose “unos a otros” (Colosenses 3:13-14), con tal de preservar la preciosa y valiosa “unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (Efesios 4:3). Ningún bando, o grupo, se subleva impaciente y repentinamente, airadamente separándose de quienes no compartan su creencia. Todos siguen estudiando, analizando, reflexionando, orando, pidiendo más luz. Todos procuran discernir inteligentemente entre meras “opiniones” de hombres y la “doctrina de Cristo”, inspirada, perfecta e indispensable. Siguen el consejo divino: “Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones” (Romanos 14.1).

b)  En la iglesia de Corinto, hubo serias “disensiones” sobre varias doctrinas y prácticas: el trato de fornicarios en la congregación, cuestiones de matrimonio, separación, divorcio y nuevas nupcias, lo sacrificado a ídolos, el uso del velo, el uso de los dones sobrenaturales, la participación de la mujer en la enseñanza, etcétera. Sin embargo, se infiere que todos los miembros, pese a sus “contiendas” (1 Corintios 1:11), seguían reuniéndose “en un solo lugar”. “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar…” (1 Corintios 14:23). Hubo “divisiones” (1 Corintios 11:18) entre los miembros de la iglesia en Corinto, pero no al extremo de formarse distintas congregaciones con nombres, doctrinas y prácticas contradictorias.

c)  Lamentablemente, se dan casos donde dividirse es la única opción bíblica. Para no hacerse partícipe de doctrinas, tradiciones, evangelios, filosofías o prácticas de hombres, diametralmente opuestos a la “doctrina de Cristo”, y cuyo fruto es la apostasía y la perdición del alma. Al respecto, se recomienda la lectura de 2 Juan 9-11; Romanos 16:17-18; Gálatas 1:6-10 y otros textos similares.

(c)  Según el versículo 19, ¿por qué es necesario que haya disensiones entre los cristianos?

-“Para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.”

(d)  ¿Quiénes son los “aprobados” mencionados en el versículo 19?

-Son los que tienen la aprobación de Dios y su Hijo Cristo, por entender correctamente “la doctrina de Cristo”, procediendo y viviendo de acuerdo con sus normas y enseñanzas inspiradas. “Aprobado” es aquel “obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad(2 Timoteo 2:15). “No es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba” (2 Corintios 10:18). En lo referente a “la cena del Señor”, “aprobados” son los cristianos que la celebran conforme a las directrices asentadas en 1 Corintios 11:17-31, el texto que estamos analizando.

(e)  “Aprobados” implica “desaprobados”. ¿Quiénes serían los “desaprobados”, descubiertos por las disensiones en el seno de la congregación?

-Los que no entendían, o que no querían entender, “la doctrina de Cristo”, introduciendo “herejías destructoras” (2 Pedro 2:1-3), y causando “divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido” (Romanos 16:17-18).

(f)  Así pues, había “disensiones” en la iglesia de Corinto. ¿Las hay en  la congregación a la que pertenece usted?     ¿Cómo reacciona usted a disensiones en la congregación? ¿Entre maestros, predicadores o administradores de la congregación? ¿Cuenta usted con suficiente sabiduría y fortalecimiento espiritual para soportarlas? ¿Crece usted espiritualmente a consecuencia de ellas? De responder en lo positivo, explicar cómo. ¿O acaso se debilita usted a causa de ellas?

-(El maestro dedica a estas preguntas el tiempo que le parezca razonable o necesario, de acuerdo con el ámbito que prevalezca en su congregación. Este tema de “disensiones”, “divisiones” y “unidad” es amplísimo, ameritando un curso por separado.)

4.  “Cuando os reunís como iglesia” (versículo 18).

a)  ¿Qué es el significado de “iglesia”?

-“Los llamados”. En griego, “eclesía”.

-Iglesia. “ekklesia, (de ek, fuera de, y klesis, llamamiento. de kaleo, llamar). Se usaba entre los griegos de un cuerpo de ciudadanos reunido para considerar asuntos de estado (Hch 19.39). En la Septuaginta se usa para designar a la congregación de Israel, convocada para cualquier propósito determinado, o una reunión considerada como representativa de la nación toda. En Hch 7.38 se usa de Israel; en 19.32,41, de una turba amotinada. Tiene dos aplicaciones a compañías de cristianos, (a) de toda la compañía de los redimidos a través de la era presente, la compañía de la que Cristo dijo: «edificaré mi iglesia» (Mt 16.18), y que es descrita adicionalmente como «la iglesia, la cual es su cuerpo» (Ef 1.22; 5.22), (b) en número singular (p.ej., Mt 18.17), a una compañía formada por creyentes profesos (p.ej., Hch 20.28; 1 Co 1.2; Gl 1.13. 1 Ts 1.1; 1 Ti 3.5), y en plural, refiriéndose a las iglesias en un distrito.”

b)  ¿Cuándo se reúnen los cristianos del área donde usted reside “como iglesia”?

-¿Cuáles días, y en qué horario?

c)  ¿Pueden los cristianos reunirse para alguna función, actividad o propósito que no sea “como iglesia”?       Explicar.

-Positivo. Pueden reunirse para un “ágape” (Judas 12). Para comer en casas particulares (Hechos 2:46). Para confraternizar. Para realizar obras benévolas (Hechos 2:44-45). Para tratar asuntos controvertidos (Hechos 15).

-Reunirse “como iglesia” se entiende, conforme al contexto de 1 Corintios, los capítulos del 11 al 14, reunirse todos los feligreses de una congregación local “en un solo lugar” con el propósito de “partir el pan”, cantar himnos, orar, ofrendar y estudiar la Palabra de Dios. “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar…” (1 Corintios 14:23).

-1 Corintios 11:20-22. (20) “Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer “la cena del Señor”. (21) Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga. (22) Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.”

1.  Las expresiones “os congregaos” (versículo 17), “os reunís como iglesia” (versículo 18)  y “os reunís vosotros” (versículo 20) resaltan el hecho de que el apóstol Pablo tiene en la mirilla lo que sucedía, o lo que debía suceder, en las reuniones de la iglesia en Corinto. ¿De acuerdo?

-De acuerdo. Positivo. Indiscutiblemente, el apóstol Pablo está pensando en la reunión de “toda la iglesia… en un solo lugar” a llevarse a cabo “cada primer día de la semana” , al impartir él las instrucciones y explicaciones muy detallas halladas particularmente en los capítulos 11, 12, 13 y 14 de 1 Corintios. No está contemplando ágapes u otras reuniones o actividades de la iglesia, pese a que algunos de sus directrices y consejos son aplicables a toda reunión y actividad de la iglesia, por ejemplo, el mandamiento: “Hágase todo decentemente y con orden” .

2.  Cierto o falso. __________ Según el versículo 20, los cristianos en Corinto, al reunirse, no debían comer “la cena del Señor”.

-“Falso.” “Esto no es comer la cena del Señor”, implica, certeramente, que debían reunirse para "comer la cena del Señor”.

3.  Cierto o falso. __________ Según el versículo 20, los cristianos en Corinto debían reunirse para “comer la cena del Señor”.

-“Cierto.”

4.  Cierto o falso. __________ Según los versículos 20 y 21, los cristianos en Corinto comían una cena en sus asambleas, identificándola como “cena del Señor”, pero se equivocaban al identificarla como “cena del Señor” porque era “su propia cena”, y no la “cena del Señor”.

-“Cierto.” Muy cierto. Eso mismo hacían, y por esta misma razón el apóstol Pable dice, parafraseando: “Se reúnen ustedes los cristianos en Corinto, y debería ser para comer “la cena del Señor”, pero lo que comen, llamándola ‘cena del Señor’, no lo es, porque su propósito y proceder son egoístas, materialistas, mundanos y corruptos”.

5.  ¿Por qué dice Pablo que la cena que comían los corintios al reunirse era “su propia cena”?

-Porque comían para saciar el hambre material. Y bebían para saciar la sed material. Por increíble que parezca, ¡algunos aun se embriagaban! “…uno tiene hambre, y otro se embriaga” (11:21). Las diferencias entre “la cena del Señor” (11:20), por un lado, y por el otro, “su propia cena” (11:21) son enormes.

6.  En la reunión de los santos en Corinto, ¿qué acción describe el verbo “se adelanta” en la expresión “Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena”?

-Adelantar. “Exceder a alguien. Aventajarlo.” (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.) La “acción” era la de empezar a “tomar su propia cena” sin pensar en los demás, sin esperar que todos estuvieran presentes para comer todos juntos en la misma hora la verdadera “cena del Señor”. Quizás llegar al lugar de reunión y comenzar enseguida a comer lo traído, a lo mejor por tener “hambre”, como indica el versículo 21. Caminando al lugar de reunión, tal vez desde algún punto distante de la ciudad o los campos, llegando después de las faenas del día, con “hambre”. Lo natural era “adelantarse” y comer para calmar el hambre y la sed, pero este proceder distaba grandemente de ser “espiritual”.

7.  Cierto o falso. __________ Visualizando nosotros la escena en las reuniones de la iglesia de Corinto cuando “cada uno” se adelantaba “a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga”, es lógico inferir que cada miembro llevaba a la reunión los elementos que proyectaba consumir al celebrar “la cena del Señor”.

-“Cierto.” Sin duda, esto mismo es lo que hacían los miembros en Corinto. Cada uno, o cada familia, llevaban a la reunión “pan sin levadura” y “fruto de la vid”. Y probablemente otros alimentos. Esta última observación descansa en las implicaciones de la expresión “su propia cena”. ¿Cenarían, para amortiguar el hambre y la sed, solo “pan sin levadura” y “el fruto de la vid”? Posible, pero dudoso. Además, sabían que Cristo instituyó “la cena del Señor” durante la comida de “la pascua de Jehová”, en la que se consumían carne asada y legumbres. Y por lo tanto, es concebible que asociaran “la cena del Señor” con una comida de la misma índole.

8.  Cierto o falso. __________ Algunos miembros en Corinto llevaban vino a las reuniones de la iglesia. Citar evidencias.

-“Cierto.” “…uno tiene hambre, y otro se embriaga …” (11:21). El jugo no fermentado de la uva no embriaga. Muchísimas fuentes de información (diccionarios bíblicos, manuales bíblicos, enciclopedias, libros dedicados al tema) nos confirman que los habitantes del Cercano Oriente, Grecia y otras áreas del Imperio Romano de los tiempos del Siglo I, tomaban vino frecuentemente, aun todos los días, mezclando una parte de vino con tres partes de agua. No hay razón para dudar que los cristianos de aquel tiempo tomaran así el vino, y que lo prepararan de la misma manera para “la cena del Señor”. El que tomaba el vino sin mezclarlo con agua, o diluyéndolo con una parte de agua, o dos partes, nada más, se tenía por indisciplinado, o viciado. “Yo no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades”, aconseja el apóstol Pablo al evangelista Timoteo (1 Timoteo 5:23).

9.  ¿Por qué habrán convertido algunos en Corinto “la cena del Señor” en “su propia cena”? Buscar una posible explicación en Mateo 26:17-29.

-Porque Jesucristo instituyó “la cena del Señor” durante la comida de “la Pascua de Jehová”, en la que comían la carne asada del cordero “sin defecto” , con “hierbas amargas”.

10.  Cierto o falso. __________ La pregunta retórica “¿No tenéis casas en que comáis y bebáis?” enseña, efectivamente, que “la cena del Señor” no es una cena común y corriente para satisfacer el hambre o la sed.

-“Cierto.” Enfáticamente. Indiscutiblemente.

11.  Cierto o falso. __________ La pregunta retórica “¿No tenéis casas en que comáis y bebáis?” enseña que la congregación en Corinto no se reunía en una casa particular sino en algún local o lugar público.

-“Cierto.” Esta conclusión es la implicación natural de la pregunta retórica. La congregación en Corinto llegó a tener muchos miembros, quizás trescientos, o aún mucho más. Pablo “se detuvo allí un año y seis meses”. El Señor le había dicho “en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles… porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad”. “Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados(Hechos 18:7-11). “Mucho pueblo.” “…muchos de los corintios… creían y eran bautizados.” No cabían en una casa privada. En el tiempo del apóstol Pablo, la ciudad de Corinto contaba con por lo menos cien mil habitantes; algunos historiadores calculan que hasta medio millón.

12.  Cierto o falso. __________ La pregunta retórica “¿No tenéis casas en que comáis y bebáis?” enseña, por implicación ineludible, que los cristianos no debemos llevar a cabo en el lugar de reunión ninguna actividad donde se brinden comidas y bebidas para satisfacer el hambre y la sed. Cualquier sea su respuesta, sostenerla con argumentos sólidos.

-“Falso.”

a)  El enfoque del apóstol Pablo es sobre el culto de la iglesia . Esto ya lo hemos comprobado ampliamente. Él centra su atención en la reunión de “toda la iglesia en un solo lugar” para celebrar “la cena del Señor”, cantar himnos, orar, ofrendar y escuchar mensajes traídos por los siervos de Dios, y este tipo de reunión se llevaba a cabo “cada primer día de la semana”.

b)  Volvemos a enfatizar: Pablo no está contemplando otras reuniones o actividades de la iglesia.

c)  Los miembros de la congregación no debían llevar a esta reunión en particular alimentos y bebidas que se consumaran para apaciguar el hambre y la sed material.

e)  Dando el ejemplo, los primeros cristianos en Jerusalén se reunían en el templo para el servicio del “primer día de la semana” , pero comían en las casas (Hechos 2:46). Cierto es que “perseveraban unánimes cada día en el templo”, como se informa en el mismo versículo 46, pero no celebraban “la cena del Señor” todos los días. Se deduce que confraternizaran en el templo “cada día”, perseverando “en la comunión unos con otros”, y que escucharan “cada día” en el templo las predicaciones y enseñanzas de los apóstoles, pues se nos dice que estos “todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo” (Hechos 5:42). Pero, recalcamos, no celebraban “la cena del Señor” todos los días en el templo, como tampoco comían o dormían en los predios del templo. Los cristianos no eran dueños del templo.

f)  De hecho, hasta donde se haya podido verificar, las congregaciones del Siglo I no poseían propiedades. Por lo tanto, se supone que no fuera absoluto su control sobre los lugares donde se reunían para el culto de “cada primer día de la semana”. En cambio, en el presente, en no pocos países la abrumadora mayoría de las congregaciones que se reúnen “cada primer día de la semana” “para partir el pan”, cantar himnos, orar, ofrendar y edificarse mediante el estudio de la Palabra de Dios, son dueñas de los lugares donde se congregan. Por ende, sus administradores disponen de la potestad para programar reuniones, clases bíblicas y otras actividades en el mismo local de la congregación, en adición a las que se efectúan cada domingo. También, ágapes, confraternidades y cualquier otra obra cónsona con la misión y el funcionamiento de la iglesia regida por el Nuevo Testamento.

-1 Corintios 11:23-25. (23) “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; (24) y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. (25) Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.”

13.  Habiendo el apóstol Pablo establecido la iglesia en Corinto, ¿la enseñó, desde su comienzo, sobre “la cena del Señor”?       Anotar pruebas al respecto.

-Pablo afirma haber enseñado a la nueva congregación en Corinto sobre “la cena del Señor”. “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan…”

14.  ¿Debería todo evangelista, al establecer una congregación, enseñarla desde su fundación sobre “la cena del Señor” ?       ¿Por qué?

-Absolutamente. Porque los apóstoles, guiados por el Espíritu Santo, lo hicieron, y los evangelistas del presente, y de toda la Era Cristiana, son instruidos a seguir su ejemplo. “Pero tú has seguido mi doctrina , conducta…” (2 Timoteo 3:10). “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2). “Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. Por tanto, os ruego que me imitéis (1 Corintios 4:15-16).

15.  Cierto o falso. __________ Quien organiza una congregación, pero no la enseña desde el día de su fundación sobre “la cena del Señor”, no sigue el dechado de Dios para la iglesia, y por consiguiente, es culpable de omitir una enseñanza céntrica del evangelio.

-“Cierto.”

16.  Cierto o falso. __________ El apóstol Pablo había instruido a la iglesia en Corinto sobre “la cena del Señor” antes de enviar a aquella congregación su carta identificada en nuestro Nuevo Testamento como “1 Corintios”.

-“Cierto.” “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado” ya. El vocablo “ya” se sobreentiende.

17.  Si Pablo ya había instruido a los cristianos en Corinto sobre “la cena del Señor”, ¿cómo se explica que muchos en aquella iglesia tuviesen percepciones tan erradas en lo concerniente a “la cena del Señor” y cometiesen errores tan crasos?

a)  El apóstol Pablo establece la iglesia en Corinto el año 50 d. C., permaneciendo dieciocho meses con ella (Hechos 18:1-18). Luego, sale para Éfeso, donde se queda poco tiempo. Partiendo de Éfeso, viaja a Cesarea. Entonces, vuelve a Antioquía de Siria, “Y después de estar allí algún tiempo, salió, recorriendo por orden la región de Galacia y de Frigia, confirmando a todos los discípulos” (Hechos 18:18-23). “Después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso” (Hechos 19:1), donde “continuó por espacio de dos años” (Hechos 19:10). Durante su estadía en Éfeso, escribió 1 Corintios. Entre su salida de Corinto y el tiempo cuando escribió 1 Corintios, transcurrieron, calculamos, un mínimo de dos años, y quizás hasta tres, o más. Durante este lapso de tiempo, llegaron a la congregación en Corinto “falsos apóstoles, obreros fraudulentos” que esclavizaron a no pocos hermanos, devorándolos (2 Corintios 11:12-20) y apartándolos “de la sincera fidelidad a Cristo” (2 Corintios 11:1-4). Es del todo plausible que estos falsos maestros, en particular, los judaizantes, tergiversaran las enseñanzas sobre “la cena” impartidas por Pablo a los corintios, introduciendo nuevas prácticas corruptas en las reuniones de “cada primer día de la semana”, por ejemplo, la de llevar alimentos y bebidas al lugar de reunión.

b)  Pese a tener algunos miembros, tal vez muchos de ellos, dones sobrenaturales, las cartas de Pablo descubren, en términos generales, un bajísimo nivel de entendimiento y espiritualidad en la congregación. Además, un alto nivel de carnalidad y materialismo. Cualquier congregación caracterizaba por tan vergonzosa falta de madurez, por tan insidiosa mentalidad de mundanalidad, fácilmente se inventa percepciones erróneas de la voluntad de Dios y se incurre en prácticas totalmente ajenas a la enseñanza y el espíritu del Nuevo Testamento. Lo mismo ocurre en el día de hoy en el caso de congregaciones con estos rasgos negativos.

18.  En los versículos del 23 al 25, Pablo repite para los miembros en Corinto lo que él ya los había enseñado, relatando lo que hizo y dijo Jesucristo al instituir la cena.

a)  ¿Estaba presente Pablo cuando Jesucristo instituyó la cena?      ¿Dónde estaba?

-Pablo (Saulo de Tarso) no estaba presente en el aposento alto aquella noche de “la pascua de Jehová” cuando el Señor Jesús instituyó “la cena”. No se sabe con absoluta precisión dónde estuviera. Se supone que estuviera en Jerusalén, pues todo varón judío, no importando el lugar de su residencia, debía presentarse en Jerusalén para la celebración de “la pascua” y “la fiesta de los panes sin levadura”, como además, para “la fiesta de las semanas” y “la fiesta de la cosecha”. “Tres veces en el año se presentará todo varón tuyo delante de Jehová el Señor, Dios de Israel” (Éxodo 34:18-23), en el lugar que Jehová escogiera, y el lugar era Jerusalén. Así que, mientras el Señor Jesús y sus discípulos observaban “la pascua de Jehová” y se instituía “la cena del Señor” aquella noche en Jerusalén, Saulo de Tarso también estaba, se deduce, en alguna parte de Jerusalén, celebrando “la pascua”. Cerca de ellos, físicamente, pero muy lejos, espiritualmente.

b)  Si no estaba presente Pablo cuando Jesucristo instituyó la cena, ¿cómo sabía él lo que hizo y dijo el Señor en aquella ocasión?

-Recibió el conocimiento directamente del Señor. “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan…” Saulo de Tarso, llamado luego Pablo, se convirtió a Cristo aproximadamente tres años después del establecimiento de la iglesia en Jerusalén, en Pentecostés del año 30 d. C. Después de su conversión, y llamado al apostolado, Cristo le reveló la institución de “la cena”.

c)  Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas fueron escritos entre el 55 y el 65 d. C., mientras 1 Corintios fue escrito por el apóstol Pablo en el año 55 d.C. (Diccionario ilustrado, en el programa ilumina). Cierto o falso. __________ Lo que relata Pablo en 1 Corintios 11:23-25 lo copió él de los evangelios de Mateo, Marcos o Lucas. Cualquier sea su respuesta, sostenerla con evidencias.

-“Falso.” Lo recibió directamente del Señor. “…yo recibí del Señor…”

-1 Corintios 11:26.  (26) “Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”

19.  Cierto o falso. __________ Las revelaciones de Cristo sobre “la cena del Señor” dadas directamente al apóstol Pablo, incluyeron la expresión “haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí” . En su carta a los corintios, Pablo repite la misma cláusula “todas las veces” (versículo 26), sin especificar cuántas veces, con qué frecuencia o algún día en particular. Por lo tanto, se deduce que tanto Cristo como el Espíritu Santo dejaran a discreción del adorador estos asuntos.         Dar razones que sostengan su respuesta.

-“Falso.”

a)  El Espíritu Santo mismo fija el día en 1 Corintios 16:1-3 y Hechos 20:7. “El primer día de la semana”.

b)  También fija, por inferencia, la frecuencia en 1 Corintios 16:2. “Cada primer día de la semana.” Y por inferencia lógica y necesaria, en Hechos 20:7. Hechos 2:42 armoniza con estos dos textos, apoyando la conclusión según la que los cristianos debemos celebrar “la cena del Señor” el primer día de cada semana, es decir, todos los domingos. Los primeros cristianos “perseveraban… en el partimiento del pan…”

20.  Cierto o falso. __________ Omitir un texto bíblico algún detalle sobre una doctrina o práctica significa que el detalle omitido no tiene importancia, pese a que se encuentra en otro pasaje, u otros pasajes, del Nuevo Testamento.

-“Falso.” Por ejemplo, no todo texto relacionado con los requisitos para recibir el pecador perdón de pecados y admisión al reino de Dios contiene todos los mandamientos al respecto. En Marcos 16:16, Jesucristo asienta dos, a saber, creer y bautizarse, pero no menciona arrepentirse, como tampoco confesar su nombre. En Hechos 2:38, el apóstol Pedro anuncia dos condiciones, a saber, arrepentirse y bautizarse “para perdón de los pecados”, pero no menciona “creer” o “confesar el nombre del Señor”. Para tener “toda la verdad” del Espíritu Santo sobre cualquier tema traído por él, es preciso juntar todos los pasajes bíblicos relevantes. Esto mismo nos corresponde hacer para tener toda la verdad sobre “la cena del Señor”, incluso la verdad sobre el día y la frecuencia para su celebración.

21.  Cierto o falso. __________ Hechos 20:7 no tiene nada que ver con la interpretación de la cláusula “todas las veces”.

-“Falso.” Ya explicamos por qué. No es correcto dejarse llevar solo por la cláusula “todas las veces” (1 Corintios 11:26), habiendo en el Nuevo Testamento otros textos que señalan el día y la frecuencia para la conmemoración de la muerte del Señor.

22.  Cierto o falso. __________ Ya que celebrar el cristiano “la cena del Señor” trae muchas bendiciones, mientras más veces el discípulo la celebre, más bendiciones recibe él. Por consiguiente, le convendría celebrarla varias veces cada semana, y de hecho, la cláusula “todas las veces” le autoriza a hacerlo.

-“Falso.” Mediante instrucciones, ejemplos e inferencias necesarias, el Espíritu Santo establece tanto el día como la frecuencia. ¿Con qué justificación alterar lo establecido?

23.  Cierto o falso. __________ Siendo graves las consecuencias de comer “indignamente” “la cena del Señor”, al cristiano no le conviene celebrarla con frecuencia, ni siquiera el primer día de cada semana, y de hecho, la cláusula “todas las veces” deja a su discreción cuán a menudo tenga a bien participar en “la comunión” del cuerpo y la sangre del Señor.

-“Falso.” Aplica la misma observación hecha para la “22”.

24.  Al comer el cristiano el pan y beber la copa de “la cena del Señor” , ¿qué evento anuncia?

-“…la muerte del Señor…” (11:26).

25.  ¿Qué importancia tiene la proclamación de este evento mediante “la cena”?

-“La cena del Señor” está centrada en la muerte expiatoria del “Cordero de Dios”. Ella proclama este sacrificio como el único válido antes Dios “para quitar de en medio el pecado”. De manera que “interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto” , tanto los que vivían piamente bajo aquel pacto como los que obedecen el “nueve pacto”, reciben perdón (Hebreos 9:15-26).

26.  ¿A quién, o a quiénes, anuncia el cristiano este evento mediante comer el pan y tomar la copa?

-A todos los cristianos presentes, como también a todo incrédulo o indocto que se haya acudido al lugar donde celebra la iglesia “la cena del Señor” (1 Corintios 14:23).

27.  ¿Hasta cuándo ha de anunciar la iglesia este evento mediante comer del pan y tomar la copa?

-“…hasta que él venga” , o sea, hasta que Cristo retorne en su Segunda Venida.

-1 Corintios 11:27-34.  (27) “De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. (28) Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. (29) Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. (30) Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. (31) Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; (32) mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. (33) Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. (34) Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.”

28.  ¿Qué significa “indignamente”?

-El significado de “indignamente” es “con indignidad”. “Indignidad. (Del lat. indignĭtas, -ātis). f. Cualidad de indigno. || 2. Acción indigna o reprobable. || 3. Der. Motivo de incapacidad sucesoria por mal comportamiento grave del heredero o legatario hacia el causante de la herencia o los parientes inmediatos de este.” (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

29.  Anotar por lo menos seis condiciones, circunstancias o atributos que rinden al cristiano indigno de comer el pan y tomar la copa.

a)  Estar cometiendo fornicación, o viviendo en adulterio (convivir, sin ser casado; vivir en concubinato; sostener relaciones íntimas sin ser casado). 1 Corintios 5.

b)  Tener mala fama de ser iracundo, mentiroso, chismoso o culpable de otros pecados de esta categoría.

c)  No proveer por sí mismo o los suyos por ser ocioso e irresponsable. El tal “es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5:7-8; 2 Tesalonicenses 3:6-15).

d)  Ser causante de “divisiones y tropiezos en contra de la doctrina…” (Romanos 16:17-18).

e)  Ser portador y defensor de otro evangelio diferente, de “doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1-5), de una doctrina diferente a “la doctrina de Cristo” (2 Juan 9-11).

f)  No tener conciencia limpia. No congregarse para “la cena” toda vez que pueda.

30.  Dar el sentido de “culpado” en el contexto de la expresión “será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor”.

-“Culpado” ,como si hubiese participado en la crucifixión del Señor, o consentido a su crucifixión. “Culpado” de sacrilegio. “Sacrilegio. (Del lat. sacrilegĭum). m. Lesión o profanación de cosa, persona o lugar sagrados.” (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.) “Culpado” de tocar cosas sagradas con manos impuras; de ingerir cosas sagradas, no habiendo purificado su corazón. “Culpado” de falta de reverencia, seriedad, solemnidad.

31.  Cierto o falso. __________ El cristiano “culpado” de comer “indignamente” “la cena del Señor” es salvo pese a su condición, y esto es así porque el ser humano, una vez salvo por la sangre de Cristo, no puede perder su salvación.

-“Falso.” ¡Totalmente falso! Gálatas 5:1-4, y numerosos textos parecidos, enseñan que el cristiano puede sí perder la salvación de su alma. “De Cristo os desligasteis, los que por lo ley os justificaos; de la gracia habéis caído.”

32.  Según el versículo 28, ¿qué acción debe tomar el cristiano para evitar ser “culpado del cuerpo y de la sangre del Señor”?

-Probarse a sí mismo.Pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa” (11:28). “Coma así” quiere decir: “Coma del pan, habiéndose probado y encontrándose aprobado por haber eliminado todo impedimento”.

33.  ¿Qué pasos toma el cristiano para realizar esta acción de “probarse”?

a)  Revisa continuamente su andar en Cristo, preguntándose: “¿Estoy siguiendo fielmente las pisadas del Maestro?”

b)  Examina, a la luz de las Sagradas Escrituras, no solo su conducta moral sino también su cumplimiento de deberes y responsabilidades que le atañen conforme al rol que desempeña en la iglesia.

c)  Escruta sus motivaciones.

d)  Somete sus actitudes al escrutinio imparcial.

e)  Confronta su propia percepción de lo que significa “la cena del Señor” para él, el valor y la necesidad, o importancia, de celebrarla “dignamente”.

34.  ¿Qué hace el cristiano para “discernir el cuerpo de Cristo” (versículo 29)? ¿En qué concentra sus pensamientos?

a)  En el cuerpo del Señor clavado en la cruz. No visualizándolo como lejos, o como levantado alto en una cruz enorme, sino mirándolo como de cerca. Levantado un poco de la tierra. En una madera tosca. Casi cara a cara con uno. Cuerpo ensangrentado. Herido de latigazos. Corona de espinas. Como de “cordero sacrificado”.

b)  Piensa en el significado de este sacrificio incomparable para toda la humanidad, y para su propia alma en particular. Medita, reflexiona, sobre los distintos aspectos de este sacrificio único.

c)  Son tantos los hechos y enseñanzas relacionados con la obra redentora del Señor. Todos son dignos de estudio y meditación. Todos y cada uno ayudan al adorador sincero y entendido a “discernir el cuerpo de Cristo”.

35.  Definir “juicio” en el contexto de la expresión “juicio come y bebe para sí” . ¿Qué tipo de “juicio”, y con cuáles consecuencias para el “culpado"?

-“Juicio”, en este contexto, significa “condenación”. El culpable se condena a sí mismo. Trae condenación sobre su propia cabeza. Juicio de ser “indigno” de comer el “pan sin levadura” y tomar “el fruto de la vid”. Y no siendo digno, si se atreve a comer “la cena”, ¡peca! Pero, si no la come, no tiene “vida”; no permanece en Cristo, ni Cristo en él (Juan 6:48-58). Por lo tanto, ¡está perdido! Si no rectifica su estado, el “juicio” que trae sobre su propia cabeza se tornará “juicio de eterna condenación”.

36.  El apóstol Pablo escribe: Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen” (versículo 30).

a)  ¿Por qué había en Corinto “muchos” en las condiciones que describe Pablo, de acuerdo con el contexto del versículo 30?

-Porque al comer “la cena del Señor”, no discernían el cuerpo de Cristo. Porque realmente ni siquiera comían “la cena del Señor” sino “cada uno… su propia cena” , ya que comían para satisfacer el estómago.

b)  ¿En qué sentido estaban “muchos enfermos y debilitados? ¿Físicamente, o espiritualmente? Explicar.

-Espiritualmente. El pecado enferma espiritualmente. Hace dormir espiritualmente. Mata espiritualmente. “Estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1).

(1)  Cierto o falso. __________ El cristiano que come “indignamente” “la cena del Señor” siempre se debilita y se enferma físicamente.

-“Falso.” No necesariamente, de modo alguno. No pocos siguen con fuerza y salud física por largos años.

(2)  Cierto o falso. __________ El pan sin levadura y la copa, una vez bendecidos, tienen poder inherente para sanar físicamente al adorador digno de participar de ellos.

-“Falso.” Ninguna intimación de semejante poder se encuentra en el pasaje, u otros textos sobre “la cena”.

(3)  ¿Cuántos de sus hermanos y hermanas en la congregación a la cual pertenece usted se encuentran “enfermos y debilitados” porque no comen dignamente “la cena del Señor” ? ¿Acaso se encuentra usted entre ellos?

[Esta pregunta se hace retóricamente. El maestro aborda a su discreción este tema delicado, teniendo presente que permitir a algunos de la clase expresarse al respecto pudiera resultar contraproducente.]

c)  ¿En qué sentido dormían muchos miembros de la congregación en Corinto?

-En sentido espiritual.

(1)  Cierto o falso. __________ “Muchos… duermen” quiere decir que muchos de los cristianos en Corinto dormían físicamente durante las reuniones de la congregación.

-“Falso.”

(2)  Identificar algunos peligros de quedarse “dormido” por no participar dignamente de “la cena del Señor” .

-El cristiano que se duerme espiritualmente no está preparado para la Segunda Venida de Cristo. “Porque todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan” (1 Tesalonicenses 5:5-6).

(3)  ¿Acaso “duermen” algunos de la congregación a la cual pertenece usted de la manera que “muchos” dormían en Corinto?

[Esta pregunta se hace retóricamente. El maestro aborda a su discreción este tema delicado, teniendo presente que permitir a algunos de la clase expresarse al respecto pudiera resultar contraproducente.]

(4)  Cierto o falso. __________ No todo cristiano que tiene sus ojos físicos abiertos durante la participación de “la cena del Señor” está despierto y sano espiritualmente.

-“Cierto.”

37.  Siguiendo su exposición sobre “la cena del Señor”, el apóstol Pablo observa: “Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados” (versículo 31).

a)  Entre el paso de “examinarnos a nosotros mismos” y el efecto deseable de “no ser juzgado”, se suponen acciones adicionales necesarias para no ser juzgado. Identificar algunas.

-“Corregir lo deficiente” hasta donde sea posible, y orar, suplicando santificación mediante la sangre de Cristo.

b)  Relacionar 2 Corintios 13:5 con 1 Corintios 11:31, haciendo aplicaciones en el contexto de participar con dignidad de “la cena del Señor”.

- “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos”, exhorta el apóstol Pablo en 2 Corintios 13:5.

-Es preciso estar “en la fe” para poder participar dignamente de “la cena del Señor”. No todos los que afirman estar “en la fe” están donde alegan o piensan estar. No todos los creyentes que están en el lugar de reunión para la asamblea del “primer día de la semana” , están, necesariamente, “en la fe”. Si no guardan los mandamientos de Cristo (Juan 14:15-24), no están “en la fe”. Si son partidarios de “doctrinas de demonios”, no están “en la fe”. Solo el que tiene “cuidado de” sí mismo “y de la doctrina”, persistiendo “en ello” (1 Timoteo 4:16), está, verdaderamente, “en la fe” , y por ende, preparado para comer dignamente “la cena del Señor”.

-“En la fe” es sinónimo de “en la doctrina de Cristo”, o en “el Camino” de Cristo (Hechos 24:14). La “fe” en este contexto no es “fe personal” sino el “Camino de la fe”, “el evangelio de nuestra salvación”. El mismo uso de “fe” se encuentra en Judas 3. “Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Esta “fe” no es la fe personal de la persona que confiesa que Cristo es el Hijo de Dios sino que es sinónimo de “evangelio” o de la “verdad” dada por el Espíritu Santo. “Él os guiará a toda la verdad” (Juan 16:13).

38.  En el siguiente versículo 32, el apóstol Pablo observa: “mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo”.

a)  Cierto o falso. __________ “Castigados por el Señor” quiere decir que se debilita y se enferma físicamente todo cristiano que no se examina a si mismo con el fin de asegurar que coma dignamente “la cena del Señor”.

-“Falso.” No todos. Algunos sí, indudablemente.

b)  Si su respuesta para la anterior partida “a)” fue “Falso”, explicar cómo castiga el Señor al cristiano que come indignamente la Santa Cena.

-El Señor castiga, aun en esta vida, de muchas maneras. No solo a través de enfermedades. Quizás también mediante dificultades económicas o sociales, y reveses de distintas naturalezas. Para que seamos humildes. Como en el caso de Pablo y su aguijón en la carne. “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera” (2 Corintios 12:7). Castiga para que comprendamos nuestra fragilidad y cuánto dependemos de Dios. Para que recapacitemos, preguntándonos: “¿En qué estoy fallando?” Nos castiga en ocasiones mediante las censuras y reprensiones de predicadores, maestros o cristianos muy allegados a nosotros. Y todo “para que no seamos condenados con el mundo”.

c)  ¿Qué propósito tiene Cristo al castigar al cristiano que no discierne correctamente su cuerpo y sangre en la Cena?

-“Para que no seamos condenados con el mundo.”

d)  ¿Qué acción de parte del “culpado” presupone el “no ser condenado con el mundo”?

-Arrepentimiento. Corregir lo deficiente.

e)  Cierto o falso. __________ Todo aquel cristiano que es castigado “por el Señor” no será condenado “con el mundo”.

-“Falso.”  Algunos de los que son castigados “por el Señor” se rebelan contra él, quejándose contra él, culpándole por lo que están sufriendo, aun maldiciendo y blasfemando. No aceptan la disciplina del Señor; no la soportan, y por consiguiente, vienen a ser “bastardos” espiritualmente, según el lenguaje de Hebreos 12:7-11.

39.  “Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros” (versículo 33).

a)  ¿ “A comer” qué cosa?

-“La cena del Señor.”

b)  Al considerar la expresión “cada uno se adelanta a tomar su propia cena” en el versículo 21, ¿cuál es, por implicación, la interpretación más acertada de “esperaos unos a otros” en el versículo 33?

-Esperar que “toda la iglesia” esté presente “en un solo lugar” para comer todos los miembros en la misma hora “la cena del Señor”. No adelantarse “cada uno… a tomar su propia cena” sino esperar que “toda la iglesia” esté presente para comer, todos juntos, como “un cuerpo” (1 Corintios 10:17), el cuerpo de Cristo y tomar su sangre.

c)  Cierto o falso. __________ Al decir Pablo “esperaos unos a otros”, está ordenando a todos los miembros de una congregación a esperar hasta que todos y cada uno tengan en su mano el pan, para luego comérselo todos en el mismo instante. La misma directriz ha de gobernar, lógicamente, el procedimiento de tomar la copa.

-“Falso.”

d)  Cierto o falso. __________ Es preciso programar “la cena del Señor” como último acto de la reunión de los santos el primer día de la semana para así incluir a los miembros que habitualmente llegan muy tarde. Solo así puede una congregación acatar debidamente la ordenanza “esperaos unos a otros”.

-“Falso.” Lo ideal es que todos los miembros de una congregación lleguen al lugar de reunión antes de iniciarse el culto. El cristiano responsable y cumplidor lo hace, a menos que tenga alguna razón justificada para no llegar a la hora citada.

40.  La última orientación de Pablo en 1 Corintios 11:17-34 es la siguiente: “Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio” (versículo 34).

a)  Cierto o falso. __________ Según la expresión “Si alguno tuviere hambre, coma en su casa” , saciar el hambre física no es, en definitiva, uno de los propósitos siquiera secundarios de comer “la cena del Señor”.

-“Cierto.”

b)  Cierto o falso. __________ Ya que saciar el hambre nada tiene que ver con la celebración de “la cena del Señor”, un pan pequeño y una cantidad pequeña del fruto de la vid son suficientes para llevar a cabo el acto bíblicamente.

-“Cierto.”

 

 

 

Lección 5 del curso La cena del Señor. Guía para el desarrollo de clases bíblicas.

LISTA, con enlaces, del Contenido completo de estos estudios sobre la cena del Señor

Adoración en la Iglesia de Cristo según directrices del Nuevo Testamento. Adoración contemporánea.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.