Regístrese para recibir notificaciones de nuevos materiales.

 

Intercambios relacionados con Yiye Ávila

Pentecostalismo: gran cantidad de temas en esta Web

Yiye Ávila


El Sr. Humberto nos hace varios planteamientos y preguntas acerca del evangelista pentecostal Yiye Ávila que ameritan seria consideración.

-¿Es Yiye "hombre falso", amante del dinero?

-¿1,000 “milagros verdaderos” y 41,000 ficticios?

-¿Desvió Yiye un fuerte huracán para que no azotara a Puerto Rico?

“¿Nunca personas por su mensaje evangelístico han nacido de nuevo?”

-¿No sanado el apóstol Pablo porque “conocía la razón de su enfermedad”?

-¿Deben ser sanados los cristianos enfermos del presente porque
“no conocen la razón de su enfermedad”?
 

Apreciado hermano Homero: 

He leído con interés su carta abierta al hermano Yiye Avila, donde usted critica fuertemente su ministerio. Usted no lo dice tan abiertamente, pero uno se queda con la impresión de que el hermano Yiye es un hombre falso, que ama el dinero, pues no da cuenta de él y por lo tanto habría de parte del hermano Avila una actitud premeditada de fraude o falsedad.  

-Estimado Sr. Humberto, le aseguro que no es mi intención implicar que el Sr. Yiye Ávila sea “hombre falso”, que sea amante del dinero o que sea culpable de fraude premeditado. Quizás se trate de un varón enteramente sincero, desinteresado y vertical. Ojala. Desde luego, él cuenta con los medios para hacer desaparecer en un dos por tres toda duda o sospecha. Es muy sencillo, ¿no le parece? Divulgar sus ingresos y egresos, con la certificación de terceras partes (contables, o banqueros, independientes) confiables. Incluir una declaración fidedigna de su salario, beneficios (fondos para el retiro, etcétera) y posesiones personales adquiridas (casas, terrenos, vehículos) mediante las ofrendas aportadas a él o a “sus ministerios”. Que el informe cubra al menos los últimos cinco años.

-¿Quién tiene idea de los millones de dólares contribuidos a él durante los últimos cinco años? Hace años, un empleado del banco que recibía los depósitos de Yiye comentó a cierto cristiano que el banco salía bien con tal de tener solo a Yiye de cliente. Esta anécdota se trae no para poner en tela de juicio la honestidad del “profeta” sino como evidencia de las enormes sumas que él y su “equipo” manejan.

-Comoquiera que sea el caso del evangelista Yiye , ¿quién negará que el pentecostalismo haya engendrado unos cuantos, para no decir muchos, grandes estafadores religiosos, más un sinnúmero de medianos o pequeños? Jimmy Swaggart , Jim y Tammy Bakkar, Oral Roberts y la lista se alarga con nombres de varias nacionalidades. ¿Qué le parece la tele-evangelista Joyce Meyer? Casa de $2,000,000; avión privado que costó $10,000,000; casa de veraneo de $500,000. Casas que valen $2,000,000 para sus hijos; sueldazo no revelado–todo por medio de explotar a los ingenuos y supersticiosos que contribuyen a sus ministerios. “¡Los pastores sí que viven bien; no pocos a todo lujo!” A expensas de una membresía (¿clientela?) que ignora la “sana enseñanza” del Nuevo Testamento, no dándose cuenta, al parecer, de cuánto Dios deplora y censura a los mercaderes y asalariados. ¿Y debemos callarnos frente a tan descaradas violaciones de la voluntad de Cristo? ¿Entregar el campo a los falsos profetas y estafadores sin emitir siquiera un pequeño grito de advertencia? ¡Me luce casi criminal no alertar al público en general, y en particular a los desorientados seguidores de Cristo que buscan los panes y los peces (sanidad, prosperidad material) a cambio de diezmos y ofrendas enviados al Pastor Fulano! Es más: en vez de criticarme, toda alma sincera, honesta e informada bíblicamente debiera unir su voz a la mía en este grito de alarma. 

Mi respuesta o comentario a su "carta abierta" no tiene como propósito de fondo defender al hermano Yiye, pues de ser cierto lo que usted afirma, de cómo opera el hermano Yiye , se tendría  entonces que indagar o investigar. Me preocupa que al parecer,  según usted,  el hermano Yiye no tiene nada bueno, es decir, que todas las veces que este hermano ha ministrado siempre se ha tratado de milagros mentirosos, solo soluciona problemas sicosomáticos, pues según usted él induce a la gente a tener percepciones semejantes a la hipnosis. Pero mi pregunta es: ¿en todos los casos ha sido así? ¿Nunca ha habido un milagro verdadero? ¿Siempre lo del hermano Yiye es un fraude?  

-Pues, estimado Sr. Humberto, este servidor ha estado presente en varias campañas de “sanidad y salvación” predicadas por Yiye donde muchos pasaron al frente testificando “sanidad”. Pero, ninguno de los “sanados” daba evidencia inconfundible de una “verdadera sanidad milagrosa” a manera de los enfermos o afligidos sanados por Cristo y los apóstoles. Jamás se borra de mi memoria la escena de un adolescente sordomudo que llevaron a la tarima. Alegaban que nunca había pronunciado palabra alguna. En medio de la algarabía de “aleluyas Yiye , con voz tronante gritaba al muchacho que dijera “mamá” y al rato el afligido emitió algún sonido que el “profeta” interpretó como “mamá”. Se vuelve eufórico Yiye, con toda la multitud, llorando, alabando y proclamando “¡Milagro de Dios!” ¿Podía el adolescente hablar con soltura, pronunciar una oración o siquiera dos o tres palabras coherentes? Negativo. Pero, ¡qué tremendo milagro! Más bien, ¡tremendo engaño! A propósito, si el profeta cataloga como “milagro” tan pobre resultado falto de todo rasgo de verdadero milagro de sanidad, ¿cómo debemos catalogar a él? ¿Y debemos callarnos, dejando libre el campo para él y los demás como él que enredan con sus “señales” a las almas? 

-Ensalzando cierta reportera de Puerto Rico a Yiye, escribió que el profeta ha sido el instrumento de hasta 42,000 “milagros”, o sea, ¡mil veces más que Cristo! Pregunta usted: “¿Nunca ha habido un milagro verdadero?” hecho a través de él. Pues bien, este servidor no ha presenciado los 42,000 “milagros hechos por Yiye ”, todos y cada uno. Miles tocados por él testimonian “milagro verdadero” , pero no confío en el “testimonio” de personas que no saben discernir entre “prodigios mentirosos” y milagros auténticos. ¿Ha hecho Yiye 1,000 milagros auténticos y 41,000 ficticios? ¿Hicieron Cristo y los apóstoles algunos auténticos, pero otros de embuste? ¿Eran de índole psicosomática algunas de sus sanidades, representándolas ellos como “sanidades sobrenaturales de condiciones físicas”? No creo. Pero, las “sanidades ficticias” que presencié en las campañas de Yiye me convencen que ninguna de las 42,000 es obra de Dios, pues razono: ¿cómo es posible que algunas sean de Dios, pero otras por estratagemas humanas? ¿Tiene usted explicación para tal dilema? 

¿Nunca personas por su mensaje evangelístico han nacido de nuevo?  

-Sin duda, hay personas que han cambiado su conducta moral al escuchar el mensaje típico que predica Yiye . Al reflexionar pienso que lo mismo puede decirse de casi cualquier predicador de cualquiera secta o religión. Testigos de Jehová, Mormones, Adventistas del Séptimo Día, Bautistas, Metodistas, Presbiterianos, Mita, aun Católicos: ¿no logran sus mensajeros que algunas almas modifiquen su conducta? De ahí, que nazcan de nuevo conforme a las instrucciones del Espíritu Santo es otro asunto.

-Le pregunto: ¿cuándo ha escuchado usted que Yiye, o cualquier predicador pentecostal , o cualquier ministro de los grupos mencionados, anuncie las sencillas condiciones exactas para “nacer de nuevo” que establece el Señor tanto en su conversación con Nicodemo como en la Gran Comisión? (1) Nacer del Espíritu y (2) nacer del agua (zambullirse en el agua “para perdón de los pecados” ). Id, y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere, y fuere bautizado, será salvo” ( Marcos 16:15-16 ). Su llamamiento típico a los pecadores nunca incluye el bautismo, ¿cierto? ¿Por qué prescinden de una de las dos condiciones necesarias para nacer de nuevo? Por la falsa doctrina humana que niega que “el bautismo ahora nos salva” (1 Pedro 3:21). “Levántate, y bautízate, y lava tus pecados” (Hechos 22:16; 2:38). ¿No es así? Entonces, ¿cómo pueden nacer de nuevo las personas que escuchan a Yiye si él es remiso en comunicarles las acciones imprescindibles para tal nacimiento bíblico? Rectificar la conducta no es lo único necesario para nacer de nuevo.  

Quiero ver las cosas desde un punto de vista que sea el más justo posible y no simplemente porque tal o cual hermano me desagrada cómo hace las cosas, yo lo rechazo. Creo que usted y yo debemos tener cuidado de no estar luchando contra Dios, debido a que  lo que hace el hermano Yiye no cuadra con lo que yo entiendo de la Biblia, de como se deben hacer las cosas. Y esto lo afirmo con bastante autoridad porque yo soy un hijo de Dios nacido de nuevo en la iglesia Presbiteriana cuyo ministerio era ejercido por misioneros norteamericanos y hago la connotación de esto, pues ellos ministraban con mucha sobriedad sajona, donde el ruido o cualquiera otra forma de expresión estaban totalmente ausentes. Derivado de esto a mi también me molesta un tanto los excesivos gritos, las danzas, el que se hable en lenguas a todo volumen. Es decir me agrada mucho más lo sobrio que lo ruidoso. Pero eso no significa que porque un hermano ministra el evangelio de una forma que a mí no me agrada, ese hermano sea falso, aprovechador, un individuo con malas intenciones. Debemos tener cuidado con las conclusiones a las que llegamos, aunque obviamente le concedo a usted todo el derecho del mundo para hacer sus planteamientos críticos y al error debemos llamarlo error y decirlo, pero sin perder la dimensión de la verdad.  

-La cordura de sus consejos me impacta, y mi espíritu agradece su preocupación. Dios me libre de criticar o señalar meramente porque me “desagrade” alguna enseñanza o práctica religiosa que caiga en la categoría de lo opinable o de “gustos”, o que sea cuestión de “influencias culturales”. Hasta el momento, se me hace imposible reconciliar el típico culto desordenado pentecostal con 1 Corintios 14:40 donde el Espíritu Santo nos exhorta “Hágase todo decentemente y con orden”. Sea el idioma o la cultura cual sea, hacer las cosas “decentemente y con orden” excluye el desorden, la confusión, la gritería y los desatinos, ¿o me equivoco? 

Para mí no es tan claro y de hecho no lo veo así cuando Ud. se refiere a los milagros que hizo la iglesia primitiva, de que esos hechos portentosos hubieran llegado a su fin, dado que ahora estaríamos completos, perfectos porque tenemos toda la Biblia, que por cierto la iglesia primitiva no tenía. No estoy de acuerdo con esta interpretación porque eso equivaldría a afirmar algo que la Biblia no dice. Para mí la Biblia tendría que decir en forma meridianamente clara : "los milagros van a terminar una vez que tengan toda la Biblia" y esto lo digo por lo extremo que implica esta actitud, que considero más bien de incredulidad.

-La cesación de los dones sobrenaturales (Análisis detallado de 1 Corintios 13:8-13). ¿No tan claro eso de que los dones sobrenaturales cesaran una vez revelado todo el Nuevo Testamento?   responde ampliamente a estos planteamientos.

Es cierto que el apóstol Pablo sufrió de enfermedad, pero qué diferencia con alguno de nosotros: Pablo conocía la razón por la cual estaba enfermo y de hecho el oró al Señor por sanidad, porque él sabía muy bien que el Señor es poderoso para sanar. En cambio millares y millares de cristianos a lo más suponen y lo hacen en forma muy inexacta de las razones porque están enfermos. La mayoría del pueblo de Dios no conoce como el apóstol Pablo la razón de estar enfermo. De parte del apóstol, el solo hecho de orar por su sanidad significaba para él que lo suyo no era un problema menos importante, pues por algo pidió ser sano, pues creo que lo normal es que el Señor sane nuestras enfermedades. Quiero recordar lo que el enfermo Pablo señala en Romanos 15: 17 al 19. Es decir no porque él estuviera enfermo los demás también deberían estarlo. Otra palabra al respecto es la de 2da. Corintios 12:12 Aquí vemos que aún la condición para llamarse apóstol es que ese ministerio debía estar apoyado por "prodigios y milagros", También en el libro de Hebreos su autor en el capítulo 2:1 al 4 habla que la predicación era acompañada de prodigios y milagros y Cristo es Hoy, Ayer y siempre el mismo, su poder no ha cambiado siquiera un ápice.  

-Entonces, ¿Cristo sigue alimentando cada rato con solo unos pedazos de pan y unos pececillos a millares de hambrientos, calmando huracanes o tempestades, caminando sobre el agua, cegando a los que se oponen al evangelio, resucitando a muertos, librando milagrosamente de cárceles,  etcétera? ¡Interesante! Personalmente, no he sabido de tales milagros en estos días. Que sepa yo, ¡ni siquiera Yiye haya intentado o se haya atribuido “verdaderos milagros” de esta categoría! Bueno, mentira: ahora que lo pienso, él sí alegó haber desviado un fuerte huracán que amenazaba a Puerto Rico, haciéndolo pasar por el sur de la isla, pero ese mismo huracán azotó terriblemente al vecino país de la República Dominicana, dejándome a mí, y millones más, con serias dudas sobre “el poder de las oraciones de Yiye”. Respetado Sr. Humberto, nadie pone trabas a Cristo, ni para limitar sus poderes ni para obligarle a usarlos como cuando le gritan “¡Te ordeno Señor que lo sanes!” ¡Qué infantil y ridículo! Durante esta Era Cristiana, el Señor siempre tiene “toda potestad tanto en el cielo como en la tierra” . Cuándo y cómo la manifieste es su prerrogativa, ¿no cree? 

-Referente a toda esta forma suya de pensar, razonar o especular sobre la duración de los “dones sobrenaturales” y, en particular, el don de sanidad para estos días y hasta la venida de Cristo, ya hay disponibles muchas explicaciones y orientaciones entre el material que ofrecemos, bastante añadido durante las últimas semanas. Quisiera creer que todo estudioso imparcial de estos temas no se cansara hasta no examinar objetivamente todos los documentos al respecto.

-Le diré con cierta franqueza, esperando que la soporte, que su argumento sobre por qué Dios no sanó a Pablo enseña matices de “tramado, o forzado”, es decir, en el aparente intento de sostener lo insostenible va en contra del sentido natural de la condición tanto física como espiritual del apóstol. ¿Qué Pablo no fuese sanado porque conocía la razón de su enfermedad? ¿Qué los cristianos del presente deben ser sanados milagrosamente porque no conocen la razón de su enfermedad? Eso de “conocer la razón de la enfermedad” ¿qué tiene que ver? ¿Quién introduce semejante consideración? Usted sí; el Espíritu Santo, ¡no! Romanos 15:17-18 y 2 Corintios 12:12 no sostienen su tesis, pues el apóstol Pablo realizaba tremendas obras tanto antes de su oración por sanidad como después. Ahora bien, el apóstol también pregunta retóricamente: “¿Quién enferma, y yo no enfermo?” (2 Corintios 11:29), implicando que no solo él sino muchos en la iglesia padecían de enfermedades, sin que insinúe su pregunta en lo más mínimo que todos debieran ser sanados. ¿No fue sanado Timoteo de sus “frecuentes enfermedades” (1 Timoteo 5:23) porque conocía “la razón” de ellas? ¡Vaya!, varón: es del todo evidente al que no está obsesionado con “sanidades” que Dios no ha prometido mantener en salud a todos sus siervos todo el tiempo de su vida en la tierra, conozcan o no la “razón de su enfermedad”. De habernos hecho semejante promesa, ¿de qué moriríamos? 

La misma palabra "salvación" en el griego se registra como la palabra " sozo " y no hay en este término una diferencia tajante que solo se refiera al algo exclusivamente espiritual. De hecho se usa para la sanidad física e incluso la sanidad económica. Sin embargo coincido con usted que lo más importante es el espíritu. La verdad más grande es: que es preferible ser eternamente  salvo y seguir enfermo, que ser sano por ejemplo y no ser salvo. 

Sobre el hermano  Yiye , personalmente creo que ha cometido errores. Algunas de sus enseñanzas no tienen mucho apoyo bíblico, sin embargo creo que es un verdadero hijo de Dios y ha significado para muchos un ministerio de mucha bendición. Si usted es equilibrado tiene que pesar todos los antecedentes, no puede quedarse con una caricatura. Por lo demás el Señor, aún usó a siervos que no estaban del todo exactos en cuanto a doctrina. Recuerde el caso del hermano Apolo, que siendo un hombre de Dios tuvo que ser enseñado por Aquila y Priscila quienes "le expusieron más exactamente el camino de Dios" (Hechos 18:26)  

¿Y qué habrá hecho el hermano Apolo al recibir la instrucción impartida por Aquila y Priscila? ¿Alzarse, rechazándola? ¿O aceptarla con gozo ajustando su mensaje de acuerdo con el más amplio conocimiento? 

Espero, querido hermano que usted entienda mi actitud. Obviamente no le pido que esté de acuerdo conmigo, pero creo que un tema tan importante debe enriquecerse a través de un debate serio y con altura de miras  y que nos acerque más a la verdad de Dios.  

Segundo estos nobles pensamientos, deseando siempre expresarme con respeto y reverencia hacia toda alma y pidiendo perdón por cualquier violación de esta preciosa norma. Para servirle en el amor de Cristo, Homero Shappley de Álamo. 

Cariñosamente en Cristo, 

Humberto  

Intercambios relacionados con Yiye Ávila

Pentecostalismo: gran cantidad de temas en esta Web

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

¿Desea colaborar con esta obra? Este sitio de Internet es una obra sin fines de lucro. Su donación la recibirían los ancianos que administran el fondo, utilizándose exclusivamente para ayudar a mantener el sitio y difundir más su contenido por el mundo hispano-parlante. Si usted cuenta con tarjeta de crédito o cuenta de PayPal, pulse sobre el botón "Donar" arriba colocado para hacer su donación completamente voluntaria y del monto con el cual usted desea colaborar.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.